Metalord Revolution Capitulo 199

CAPITULO 199

EL ENIGMÁTICO LECIUS

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Una segunda flecha iba a ser disparada por el arco de Livia Archan, sin embargo, un extraño acontecimiento se produce en medio, aquella primera arrojada a Rozuel Drayt y que aun yacía incrustado en su brazo izquierdo, produce un estallido. La explosión resulta ser lo suficiente para mandar al esper a retroceder violentamente hacia atrás, y, además, dejar temporalmente cegada a la bruja arquera.

—“¿La flecha ha estallado?”… -Se pregunto confusa —“Eso no tendría que haber ocurrido aun, el estallido se produciría después de haber lanzado la segunda, con ambas estallando a la vez”.

 

Las flechas imbuidas con el poder de “Umbra” (emociones negativas convertida en poder) tenían la particularidad de utilizar aquel mana oscuro almacenado para concentrar sus energías en una explosión en el momento requerido por el usuario. Livia Archan planeaba arrojar una segunda flecha y al conseguir asestarla en Roz, provocaría entonces el estallido de ambas a la vez, dicho plan quedo arruinada, cuando la primera flecha estalla antes de tiempo contra su voluntad.

 

—“Aun no tengo absoluto control de Umbra, la primera flecha ha estallado sin mi orden, no logre mantener la suficiente concentración y su mana termino por desestabilizarse” -Pensó la bruja arquera.

 

La ceguera producto de aquella explosión, eventualmente comienza a desaparecer, su vista poco a poco retorna a la normalidad y con ello, su caza hacia el sangre de bruja.

 

—“La explosión lo debe haber hecho retroceder no tan lejos de mi posición, con tal estallido en su propia cara, dudo que haya muerto, esa armadura mágica lo habrá protegido” -Concluyo Livia —“Pero sin duda habrá quedado herido o lo suficiente desorientado para aprovechar y acabar con él, es ahora o no tendrá una mejor oportunidad para eliminarle”.

 

Planeaba continuar con su caza, erradicar de una vez por toda a ese sangre de brujas, aun recordaba esas palabras pronunciada por él, criticando sus acciones, usando el nombre de su fallecida hermana para juzgar sus actos. Tal cosa enfurecía inmensamente a la bruja, de haber Rozuel no pronunciado tales oraciones ofensivas hacia la joven cabellera verde oliva, quizás habría pensado en dejar al esper solo herido y retirarse después de haberle estallado aquella flecha con Umbra. Pero ahora era “personal”, la bruja despreciaba a su antiguo compañero al punto del odio, no podía perdonar aquello que dijo, quería que pagase con su vida.

 

Cuando estaba por avanzar en dirección de donde aquello explosión pudo haber mandado a volar al sangre de bruja, cesa sus pasos de inmediato para retroceder velozmente. Fueron sus sentidos o su intuición del peligro, que le permitió evadir a tiempo el ataque de cuatro sables arrojados hacia ella. Los sables clavados en el suelo, se mueven por cuenta propia y comienzan a levitar.

 

La bruja arquera voltea en dirección del cual procedía una presencia que emanaba magia, encontrándose con un mago de piel bronceada, robusta constitución, cicatrices contundentes como de cortes en torno a su torso y cara, pero su rasgo más llamativo, eran que no poseía brazos.

 

—¿Quién eres?, ¿un lugareño del lugar acaso? -Pregunto ella.

 

—Despides una oscuridad abominable -Le responde el mago sin brazos.

 

—No entendí nada de lo que has dicho.

 

La barrera de idiomas le impedía a la bruja arquera el entender las palabras pronunciadas por Assim, pero con bastar que su ataque le hacia su enemigo, era más que suficiente para saber de qué forma trataría con él. Pronto más sables flotantes se aparecen entre el denso follaje para atacar por sorpresa a Livia, pero la bruja con notoria agilidad y fortalecimiento mágico, consigue evadir cada uno de sus ataques encantados.

 

—“11 Sables flotantes que atacan a voluntad, no son Espíranos y puede que ni siquiera sea todo el numero de ellos, que enemigo tan problemático” -Describió la bruja arquera en sus pensamientos —“Deben ser armas encantadas materializadas, si el usuario muere, estas desaparecen, no tan diferente en el caso de un Espírano”.

 

Al momento de plantear una lucha contra Assim, una flecha se acerca hacia ella, Livia la intercepta usando su arco materializado para bloquearlo de manera exitosa como si de un escudo se tratara. A pesar de ser un arma hecho de madera que consigue resistir una flecha de hierro, su materializado arco no posee daño alguno, el aura oscura que rodea al arma también en parte, fortalecía la resistencia del objeto en cuestión.

 

—¿Refuerzos?… -Una frustrada bruja se preguntó.

 

Podía oír con claridad varias voces en un idioma que ella desconocía, en la misma dirección de donde procedió aquella flecha, pronto tendría que lidiar no solo con el mago sin brazos, sino también arqueros y quien sabe que otros individuos armados.

 

—“A este paso me terminaran rodeando, y no me encuentro en mi mejor condición” -Pensó Livia en torno a su oído izquierdo dañado.

 

El traumatismo acústico que el sangre de brujo le dejo, le privo de la audición de su odio izquierdo, como alguien adiestrado en el arco, una arquera precisa tanto de sus ojos y oídos (como otros sentidos) para manipular con eficacia su arma. En tal condición, aunque consiguiera vencer a algunos, las posibilidades de resultar gravemente heridas o morir en el transcurso, eran altas, y el mago sin brazos, era el que más le mantenía en alerta.

 

—“¡Maldición!… estoy obligado a retirarme, no solo no he podido encargarme de ese maldito sangre de bruja, tampoco podre llevar a cabo la tarea designada de mi ama… ¡¡MALDITA SEA!!… todo por culpa de ese infeliz sangre de bruja, juro que lo matare la próxima vez que lo vea” -Expreso enfurecida una irritada bruja.

 

Aun en contra de su voluntad, la bruja arquera utilizo sus fuerzas en fortalecer su cuerpo con magia y plantear la huida de allí, su ama le ordeno no morir, que, si el plan fallaba, debía retirarse a como de lugar. Los arqueros que acompañaban a Assim, disparan contra Livia, pero al ser flechas ordinarias, no podían competir contra la agilidad y destreza sobrehumana de la bruja, eventualmente ella conseguiría salir de la línea de tiro de los arqueros rebeldes.

 

—¡Se esta escapando!.

 

—¡Hay que perseguirla y atraparla, viva o muerta!.

 

—¡Reagrupémonos y avancemos en la dirección en la que huye!.

 

—Olvídense de ella -Ordeno Assim —Concéntrense en buscar al otro.

 

Assim observo el área a su alrededor, entre arboles y suelo que delataba signos de un combate transcurrido recientemente, no tardo en deducir la presencia de un segundo personaje en escena y se planteo a sospechar con gran posibilidad, de quien se trataba. Observo en el suelo, la presencia de varios objetos metálicos desechables que ya había visto con anterioridad, en su ignorancia desconocía que eran, pues el nombre de tales cosas era “casquillos”.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Dolor… es lo primero que percibo al abrir mis ojos, miro de donde provenía tal molesta sensación y entonces me di cuenta.

 

—Es real…

 

Quería creer que lo ultimo que vi, era una alucinación producto de la sacudida violenta tras aquella explosión, pero al final, resulto que, si había ocurrido, perdí mi brazo izquierdo. Mirando detalladamente, todo el antebrazo izquierdo ya no existía, aunque por fortuna la destrucción del miembro no alcanzo al hombro.

 

—¿Esto es… un vendaje?…

 

La herida abierta de mi brazo destrozado, tras despertar noto que estaba vendada, pero no por vendajes hechos de lana o un material cercano, sino, hecho de raíces y plantas, que cubrían la totalidad de la herida y una gruesa rama yacía atado alrededor para mantenerla. La pregunta es, ¿quién lo hizo?, pronto percibo también la presencia del rifle M89SR a mi lado, y, además, me encontraba en otra parte ajena al sitio en donde perdí la conciencia.

 

Era una especie de cueva, el suelo estaba hecho de raíces, el camino era uno solo, con un lado a total oscuras, mientras que el otro, era iluminado por varios objetos verdosos del tamaño de un puño y que yacían incrustados en la pared. El solo hecho de que uno de los caminos estuviese iluminado me era sospechoso.

 

—“Quien me trajo aquí, ¿me esta diciendo que vaya a esa dirección?”.

 

No podía evitar sentir, que mi sentido de la alerta estaba en un pico alto, físicamente, me encontraba casi débil, pero con las fuerzas suficiente para ponerme de pie y cargar el rifle con mi mano restante. Las vendas que cubren mi brazo perdido, aunque parecen rudimentario o de una calidad inferior a un vendaje medico normal, cumplían con su función de evitar la pérdida de sangre.

 

—“Aunque con lo débil que me encuentro, ¿cuánta sangre ya he perdido en el proceso?” -Me pregunte inquieto.

 

Mientras avanzaba, note la presencia de una planta extraña adherido a una de los lados de la pared, estaba cerca del objeto iluminante verde, era un girasol de pétalos purpuras cuyo centro circular era de color rojo.

 

—Que girasol tan… extravagante -Opine.

 

Mi percepción me revela, además, que tal girasol emanaba mana, era una planta con propiedades mágicas, aunque llamo por un momento mi atención, ignore al excéntrico girasol y continúe el camino iluminado. Eventualmente este me lleva hasta un extenso salón, de cual aviste cuatro columnas de 4 metros cada una, se encontraban alrededor de un pedestal, encima de este, yacían raíces en torno a la estructura que se movían y latían como si tuvieran vida propia y sujetaban firmemente un objeto de aspecto cristalizado. Era como un corazón, de un azul profundo, emitía un brillo constante con el emanar de mana de concentraciones en cantidades variadas.

 

—¿Qué es este lugar?.

 

El suelo aquí, como las columnas, estaban hecho de alguna piedra de considerable dureza, era evidente la presencia de arquitectura en el sitio y más si tomo en cuenta la iluminación anteriormente vista. ¿Cómo termine aquí?, ¿quién me trajo aquí y por qué?, ¿qué es ese corazón de cristal que emite magia?, tantas preguntas y nada de respuestas.

 

—Que sorpresa, verte por aquí, joven…

 

Una voz familiar e inquietante retumba en mi proximidad, se trataba de un individuo que llevaba un grueso abrigo de piel color negro que cubría casi todo su cuerpo, de un cabello largo plateado y una piel azul con orejas puntiagudas de elfo.

 

—Lecius… -Pronuncie su nombre.

 

Apuntar el arma con un solo brazo era difícil, por no mencionar casi imposible en mi condición, estaba débil a consecuencia de la herida ocasionada en mi batalla contra la traidora.

 

—Por favor, no es necesario medirnos en hostilidades -Dijo el enigmático elfo azul.

 

—¿Qué haces aquí?, ¿qué es lo que buscas? -Le pregunte.

 

No sentí cuando llego, solo cuando me hablo fue que me percate de su presencia, este tipo es sumamente peligroso, y con mi condición actual, una lucha seria como un acto de suicido voluntario.

 

—Vine por las mismas razones que tu preciada “amiga” la bruja -Declaro Lecius señalando con su mano abierta el pedestal con el corazón cristalizado azul —Me sorprende que hayas llegado primero, ¿cómo lograste sortear todas las medidas de seguridad?.

 

Desconozco a que “medidas de seguridad” se refiere, yo llegué aquí de la nada luego de mi confrontación con Livia, involuntariamente es como terminé llegando a este sitio. ¿Pero porque vienen en busca de ese objeto?, ¿es alguna clase de artefacto de gran poder?, ciertamente emite una gran cantidad de mana, pero tampoco era algo para sorprenderse.

 

—No es necesario que me respondas si no te apetece, joven, no es obligatorio, solo es mera curiosidad de mi parte -Comento el tal Lecius —Evidentemente, tu llamada aquí no tiene que ver con este objeto en cuestión, solo has sido atraído con la intención de dar conmigo, ¿no es así?.

 

—No se que planeas, pero viniendo de alguien etiquetado como “traidor”, nada bueno puede salir -Declare de mi parte.

 

—Jejeje, veo que tu contacto con la “Ordinem Deam” no ha sido para menos, ¿ahora formas parte de ellos? -Lecius con cierta duda me pregunto.

 

—No soy un miembro “oficial” que digamos, solo simpatizamos en ciertos asuntos de interés -Deje en claro —A pesar de que no ser parte de dicha organización, no dudaron en contarme bastante sobre ti, en especial un tema que Liha saco a relucir cuando nos vimos por primera vez, Dagota.

 

Dagota era una ciudad del reino de Wilstone que reposaba de una población de casi 10 mil habitantes, del cual se enlazaba con otras ciudades importantes de dicha nación en lo que respeta al comercio. Se encuentra en la proximidad con la frontera del reino de Nagret (Nación Enana), lo que destacaba un importante flujo de comercio en dicho punto, tanto nacional como internacional (con Nagret).

 

—Estuviste a punto de sacrificar casi 10 mil vidas humanas como semihumanas para algún plan mórbido tuyo -Revele entonces —¿Qué clase de retorcida mentalidad es la que hizo que un apreciado ex-miembro de la Ordinem Deam se convirtiera en el traidor con el que es marcado hoy en día?.

 

Lecius se hecha a reír tras oír mi pregunta, deteniéndose enseguida y disculpándose por su carcajada.

 

—Es mejor el sacrificio de 10 mil vidas, que millones de muertos en el futuro -Declaro él.

 

—¿Me estas diciendo que planeabas sacrificar esas vidas para evitar una masacre peor? -Le pregunte con inquietante duda.

 

—Dime joven, ¿qué tanto sabes sobre el “Nexus”?.

 

De lo que se sobre ellos, es lo que la Ordinem Deam me contaron y lo que presencie en personas cuando me enfrente a sus Afligidos por primera vez, creando estas criaturas a través del secuestro y transformación de humanos como semihumanos con cierto grado de magia. Una amenaza que se ha esparcido por todo el continente de Gresswold, la Ordinem Deam teme que puedan volverse un peligro para toda Avalia.

 

—Lo único que se que son un dolor de trasero para toda Avalia.

 

—No tienes idea de lo que son ellos, El Nexus… su implicación en este mundo -La voz relajada de Lecius se vuelva seria y fría —Si tuvieras una mínima idea de sus planes, de lo que son capaces, no considerarías una locura el sacrifico de 10 mil vidas, todo con tal de tener los medios para detenerles.

 

—Oh, ¿y cual es el plan de el “Nexus”?, déjame adivinar, ¿dominio mundial? -Expuse con sarcástico tono —Pues que vayan a la fila, pues los Templarios también llevan queriendo hacer lo mismo hace un buen rato.

 

—Tu ignorancia es una bendición, los Templarios son una amenaza insignificante al lado del “Nexus” -Revela Lecius —Ahora ellos se encuentran en una etapa de vulnerabilidad, recuperando sus fuerzas de antaño y deben ser eliminados antes de que lo logren, porque cuando el “Nexus” vuelva a estar al tope de sus capacidades reales, no habrá ejército en este mundo que le oponga, no será una guerra, será un exterminio.

 

La forma seria en que lo decía, podría estar tomándome el pelo, exagerando hechos en torno a él “Nexus”, pero desde la primera vez que me encontré con este enigmático elfo azul, sentía que no era alguien ordinario o a ignorar. Que quizás ocultaba secretos de gran importancia, revelaciones impactantes y que actúa bajo una razón enigmática que podría o no, involucrar a buena parte de Avalia, aunque claro, eran conjeturas mías producto de una corazonada en torno a él.

 

—¿Qué son el “Nexus” en realidad? -Pregunte con ciertos nervios.

 

—Si te lo dijera, ¿estarías dispuesto a seguirme? -Fue su respuesta junto a una proposición —He visto tus capacidades, joven Rozuel Drayt, son bastante peculiares y destacables para alguien de tu edad, los artefactos que empleas en batalla, no dudo de que, si estuvieras a mi lado, las posibilidades de detener al “Nexus” serian bastante altas.

 

Me estaba proponiendo unirme a su causa, un enigmático elfo de piel azul, capaz de sacrificar miles de vida, con el propósito de detener al “Nexus”, para llegar a tal punto que ni la Ordinem Deam cruza por principios morales.

 

—¿Tanto es tu deseo de destruir al “Nexus”?.

 

—No, no es mi deseo, es mi propósito principal -Declaro él —No albergo otras metas, no anhelo otras finalidades, la total destrucción y extinción del “Nexus” es mi único propósito, cuando haya acabado, podre irme en paz, no hay nada más para mi en esta vida, que no sea erradicar toda existencia de ellos.

 

No estaba bromeando, por su forma de hablar, sus expresiones desdeñosas al pronunciar su nombre, tenía una inmensa aversión hacia el “Nexus”, quien sabe lo que le hayan hecho a este hombre, quizás perdió a seres queridos, a lo que más apreciaba. Independientemente de sus motivos, estaba dispuesto a buscar la destrucción del “Nexus” aun si tuviera que sacrificar a decenas de miles de vidas.

 

—No me crees, siendo el caso, difícilmente me creerías si te contara lo que se sobre ellos -Expreso un Lecius con su nuevamente tono relajado —Dejare entonces que los acontecimientos mismos te lleven a ellos, que atestigües con tus propios ojos y consciencia, la horrida naturaleza de lo que es el “Nexus”.

 

Luego tras hacer esa declaración, se acerca al pedestal envuelto en raíces vivientes, que sujetaban el cristalizado corazón que emitía mana.

 

—¡Alto! -Le apunta con el rifle con notoria dificultad -No sé qué es ese objeto, o lo que sea que haga, pero si llevártelo es tu propósito, no pienso dejar que lo hagas, solo un mal presagio ocurriría, si permitiera que lo hagas.

 

—Jeje, tan precavido, ¿eh? -Dijo un contento Lecius —Ciertamente, al mirarlo detenidamente, ya he sacado mis conclusiones, remover la fuente, conllevaría al colapso de este lugar y también de toda la densa diversidad de vegetación que yace en pleno desierto.

 

¿Esta hablando del desierto que rodea al “Corazón del Oasis”?, según sus palabras, parece expresar que ese cristalizado corazón, es una pieza fundamental llamada “fuente” y es lo que parece mantener la existencia de esta peculiar selva en medio de un desierto.

 

—¿Sabes que es esa cosa?, ¿su finalidad?.

 

—Oh, joven, se mucho más que eso, observa.

 

El elfo azul, tras pasar su mano sobre el pedestal, pronto sobre la estructura se manifiesta una marca, tenía la forma de un triángulo azul con un círculo negro en su interior que se asemejaba a un ojo y a su vez lo componía otro circulo más pequeño con la diferencia de que en ambos lados poseía unos brazos curvados que simulaban un par de alas y arriba de dicho circulo denotaba la cabeza dibujada de un búho mirando de frente.

 

—Reconozco esa marca…

 

—Si, la marca de los Logiano -Asegura Lecius —¿Ahora lo entiendes joven?.

 

Todo este lugar, ese pedestal, el corazón cristalizado y la selva en medio de un desierto, ¿todo es obra de aquella extinta civilización Logiano?.

 

—Los 12 Artefactos Logianos, no son la única muestra que queda de dicha civilización -Expuso Lecius —Alrededor del mundo, existen ruinas que aun poseen reliquias que albergan poderes únicos, compleja maquinaria mágica y única, con capacidades inimaginables, incapaz de ser replicado o igualado por algún reino o nación en toda Avalia, joven, ¿lo entiendes ahora?, la gran importancia que tiene este lugar.

 

Entonces esto lo confirma, aquel objeto cristalizado, de alguna manera, es el “corazón” de todo la selva, producto de una máquina mágica de los extintos Logianos, ¿pero como pudo haber creado un bioma entero en medio de tierras áridas?.

 

—Es impresionante, lo sé, la magia que fluctúa de esta reliquia, se extiende por toda la superficie a varios kilómetros a la redonda de manera constante, utilizando raíces subterráneas como su medio para emanar el mana hacia el exterior -Explico Lecius —Si tuviera que hacer añadir algo más, diría que tomo alrededor de varios años o décadas, para que el pedazo de tierra desértica allá arriba, se volviera una abundante vegetación de varios kilómetros para convertirse en la selva que es hoy en día.

 

—Terraformacion… -Pronuncie en voz alta de manera instintiva.

 

No cabe la menor duda, la manipulación de procesos geológicos y ecológicos, con la finalidad de formar un ambiente dinámico, manipular las propiedades atmosféricas, climáticas y la húmeda del propio ambiente, entonces esto es el origen de una abundante selva viviente en medio de un desierto. La terraformacion comenzó en mi mundo natal, como una propuesta para intervenir en planetas muertos, para manipular su entorno y fomentar el desarrollo que recreen las condiciones necesarias para la vida terrestre.

 

Existían esper capaz de manipular el clima o modificar en un espacio limitado la presión atmosférica a su alrededor, pero eran manifestaciones de manipulación ambiental bastantes limitadas y reducidas a cubrir pequeñas áreas o afectar un numero estimado de objetivos. Esta máquina mágica, consiguió en un largo plazo de tiempo, manipular todas las condiciones del ambiente en un pedazo de tierra seca de un desierto, para crear kilómetros de selva, y aun esta el tema de la vida silvestre en ella.

 

¿Los animales también son producto de esta máquina?, de las plantas podría entenderlo, pero hay vida animal típica de una zona selvática, ¿cómo pudo originarse tal vida una vez que la selva fue creada?, considerando que no hay otra región como esta en todo el reino, con dichas formas de vidas acorde a este bioma. Entonces, si tuviera que hacer una deducción, esa maquina mágica, no solo manipulo un entorno para crear un bioma aparte, sino también toda la vida silvestre que le conforma. De ser así, la civilización Logiano es sin duda alguna, una bestia en cuanto a tecnología con la magia, podría suponer que quizás sea más avanzada que mi mundo natal, pero eso es mera teoría, hasta no conocer a detalle más de sus avances tecnológicos.

 

— “Terraformacion”, ¿es la manera en que defines conceptualmente el proceso que llevo a cabo esta reliquia? -Lecius pregunto con suma intriga —Una palabra bastante… interesante, nunca he oído hablar de ella en todo este mundo, ¿de dónde lo has sacado?.

 

—Eso es irrelevante, ¿qué planeas hacer con esta reliquia?, ¿vas a tomar acaso la tal “fuente”? -Pregunte —Tu mismo lo has dicho, removerlo conlleva a que todo este sitio y la selva se venga abajo.

 

—Correcto, la “fuente” es la pieza fundamental y central que mantiene en funcionamiento esta reliquia -Concluyo Lecius —Es por ello que he venido aquí.

 

Tras confirmarme sus intenciones, le apunte con el rifle (con notoria dificultad), no podía permitir que arrancara el cristalizado objeto con forma de corazón, la extinción de esta selva llevaría al “Corazón del Oasis” a la ruina y actualmente es mi único refugio seguro en este continente.

 

—No te lo llevaras, la fuente se queda aquí -Deje en claro.

 

—Joven, ya te he dicho que no es necesario la violencia, además ya he sacado mis conclusiones tras hacer una observación detallada, esta reliquia, ya no me sirve.

 

¿Está diciéndome que esta reliquia por la que tanto se molesto en venir a ver ya no le era útil?, no, debe estar jugando conmigo, una artimaña.

 

—Veras, las razones por la que tengo interés en ruinas Logianas, se debe a las reliquias que aun funcionan, necesito de ellas o más bien sus “fuentes”, concentran importantes existencias de suministro mágico que preciso para propósitos personales que tienen la finalidad de utilizarse contra el Nexus -Declaro el elfo azul —Esto nos lleva a la fuente de esta reliquia, no me sirve en absoluto, tras un vistazo general, he confirmado que remover la fuente de su lugar, lo terminara convirtiendo en un pedazo de piedra inservible.

 

—¿Cómo demonios sabes eso?.

 

—En cuanto a ruinas Logianas o todo lo relacionada a dicha civilización, poseo un abundan y extraordinario conocimiento personal -Afirmo Lecius —La fuente de esta reliquia, lleva tanto tiempo en funcionamiento, que ha formado un enlace o conexión con este dispositivo mágico, removerlo de su sitio, provocaría un daño en ese “enlace” y su mana se volvería inestable, desatando una violento liberación de su energía almacenada y convirtiendo en el proceso a la fuente, como lo he dicho antes, en un pedazo de piedra inservible -Explico —En conclusión, esta reliquia funciona adecuadamente con el propósito que se le construyo, pero me es inútil para mis planes, no tengo razones para seguir aquí.

 

Pronto el cuerpo de Lecius se vuelve incorpóreo por unos segundos, retornando a su estado normal.

 

—Para que he llegado al limite de su “utilización” -Dijo Lecius mirando detenidamente sus manos.

 

Cuando manifestó ese extraño aspecto momentáneo, pude percibir una inusual fluctuación mágica en torno a él, una sospechosa que me llevo a concluir algo sobre su persona, la que “aquí” yace presente.

 

—Eres una proyección mágica -Reafirme.

 

Lecius expresa una mueca sonriente y da unos cuantos aplausos, no parecía ser sarcástico, sino todo lo contrario.

 

—Bravo, no solo eres joven, fuerte y con un intelecto peculiar, sino también, de un agudo ojo para lo mágico, ¿podría ser una ventaja producto de tu sangre de un linaje de brujas? -Comento Lecius conociendo mi identidad étnica sanguínea.

 

—Nunca tuve oportunidad alguna de herirte, pero tu tampoco a mi o a cualquiera que te fuera hostil -Concluí.

 

Las proyecciones mágicas eran manifestaciones extracorporales, replicar una imagen del cuerpo mismo hecho de mana para desplazarse a una distancia aproximada y sin exponerse físicamente, eran habilidades raras utilizadas con el propósito de la exploración y el espionaje. Claro está, que tiene sus desventajas, la cantidad de terreno que puede cubrir es generalmente poco, no hay mucho desarrollo en artefactos mágicos para replicar tal condición o habilidad, casi todo dicho poder solo puede encontrarse en su mayoría como habilidades propias o desarrolladas de un mago, pero con numerosas limitaciones. Lo que lleva a que generalmente se utilicen Espíranos, para cubrir dicho terreno.

 

Entre las desventajas de la proyección mágica, es que no tienen forma de hacer contacto físico con otros objetos sólidos, los contactos con objetos hostiles pueden inestabilizar la propia “proyección” y hacerla desaparecer, es aquí lo que llama mi atención. Lecius, o, mejor dicho, esta proyección mágica suya, pudo hacer contacto con el pedestal para revelar la marca que delataba a todo este sitio pertenecer a la civilización de los Logianos.

 

Sin embargo, también hay otro detalle aparte, por lo general las proyecciones mágicas, tienen en su haber, una apariencia más fantasmagórica, es muy difícil (más no imposible) conseguir una apariencia bastante corpórea a la vista. Se requeriría ser un nato maestro con dicha habilidad, además, por lo general son fácilmente identificables en la percepción sensorial, pero no me di cuenta de lo que este “Lecius” era, hasta que empezó a manifestar aquellas perturbaciones en su proyección que delato su lado incorpóreo. Este sujeto, o tiene un aliado realmente muy poderoso que lo está ayudando con esta magia, o en términos de poder, es alguien a quien catalogaría de monstruo.

 

—Pero si eres una proyección mágica, significa que el verdadero “tú” está cerca, es imposible que estés manejando esta proyección desde otro continente -Expuse entonces.

 

—Es cierto, me encuentro no tan lejos, no te lo diré, aunque decírtelo no cambiaría nada de todas manera, ya que estoy a una distancia lo bastante lejano y en la condición que te encuentras, te seria imposible para ti, alcanzarme -Afirmo el elfo azul.

 

La proyección mágica de Lecius pronto empezó a volverse más incorpóreo, estaba desapareciendo, concluyendo con su “utilización”.

 

—Es una pena que no pueda hacer uso de esta reliquia, sentí el mismo pesar con Dnurke -Conto Lecius.

 

—¿Dnurke?, ¿hablas de esa instalación Enana secreta del reino de Nagret?.

 

—Y que fue originalmente una instalación secreta de los Logianos -Dejo en claro el elfo azul —Su fuente se perdió para siempre con el colapsar de toda la instalación, por supuesto, la red subterránea sigue funcionando con normalidad, pues la fuente no resulto dañada, solo es inalcanzable, incluso para una proyección mágica como la mía.

 

Todo encajaba a la perfección, la instalación secreta y la red subterránea, también era producto de otra maquina mágica de esa civilización extinta.

 

—Ha sido una plática interesante, hubiera deseado tener más tiempo para charlar contigo, y por supuesto, contigo también “núcleo” -Lecius volteo su mirada a otro lado tras decir aquella ultima oración.

 

De la dirección en donde Lecius miraba, se manifiesta de la nada una figura femenina de vestido blanco con el vientre expuesto, larga cabellera negra y un punto purpura en su frente, era esa chica de antes, a la que seguí al principio y a la que vi después de perder la consciencia.

 

—No me habría imaginado que esta reliquia precisara un “núcleo” en su “fuente” -Manifestó Lecius —La fuente es necesario para el funcionamiento de la reliquia, pero eres tu la que mantiene activado a la fuente misma, un “núcleo consciente”, fascinante.

 

La proyección mágica de Lecius se disipa por completo, ya no había rastro alguno de él en todo el lugar, tan tolo quedamos, yo y aquella extraña muchacha, ¿por qué la llamo “núcleo”?.  No percibí su presencia hasta que se manifiesto en persona, no es humana, ¿esta de alguna forma enlazada a esta maquina mágica?, el punto en su frente, ¿tendrá alguna relación con Amira o Adil?.

 

—¡Aaaah…!

 

Siento un dolor angustiante procedente de la herida del brazo que perdí, volteo solo para descubrir que, del vendaje hecho de raíces y plantas, mi sangre se filtraba a gotas de esta, la hemorragia no fue contenida del todo, a este paso podría morir. Nuevamente caigo rendido al suelo, débil y adormecido, mi visión vuelve a tornarse borrosa, lo ultimo que llego a ver es a esa muchacha enigmática y finalmente la oscuridad nubla mi consciencia.

 

Continuara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s