Metalord Revolution Capitulo 191

CAPITULO 191

TROTAMUNDOS AMERICANO

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

¿Cuándo fue la última vez que interactué con un Trotamundos?, si, aquellas personas traídas a Avalía, ya fueran por medios mágicos de invocación o que, al morir en sus respetivos mundos de origen, se les dieron una segunda oportunidad para experimentar una nueva vida en este lado con todos sus recuerdos intactos. Mi existencia es un claro ejemplo del segundo tipo de Trotamundos, soy un reencarnado como tal, en un mundo donde la magia fantástica es real y yo… herede por razones que aun desconozco, mi habilidad esper.

 

Pero remontándome a mi pregunta, ¿cuándo fue la última vez que interactué con un Trotamundos?, recuerdo a PIRER, un ejemplo del primer tipo de Trotamundos, sin embargo, no era un ser humano, o en su defecto un ser vivo, era una IAC (Inteligencia Artificial Consciente), una maquina con razonamiento semejante a la humana. Mi interacción con PIRER fue totalmente hostil, un encuentro que culmino con su destrucción.

Pero hubo otro encuentro aparte, Niels Becquerel, el esper confinado en el dichoso cubo de Navum, pero su humanidad físicamente dejo de existir y tan solo eran los restos de una esencia humana convertida en un modo de energía (Navum). A diferencia de PIRER, mi encuentro con él fue amistoso, incluso salvo mi vida, a consta de terminar cayendo en un continente ajeno, pero es mejor que haber muerto… por segunda vez.

 

Pero hasta ahora, nunca he tenido un encuentro “normal” (por llamarlo de alguna manera) con un Trotamundos, alguien de carne y hueso, humano o semihumano, alguien con quien hablar, dialogar y que no culminase en una balacera. Eso cambio, hasta que conocí a este muchacho.

 

—¡Presentándose señor!, ¡Cabo Carlos Ramírez, mercenario de Academi, división latina! -Crok se presenta ante mí —O al menos, “era” un cabo en mi anterior vida, pero esa identidad militar ha quedado relegada a mi distante pasado.

 

Un Trotamundos del tipo reencarnado, por su nombre, ¿latinoamericano?, pero pertenecía a un grupo, “Academi”, ¿norteamericano entonces?.

 

—¿Academi?, ¿qué no era una empresa militar privada de Estados Unidos? -Pregunte.

 

—Esa misma, formaba parte de una división establecida por Academi, en el que todos sus integrantes eran hispanos contratados con un grado o formación militar mínima que precisaba la empresa -Contesto Crok —Aunque casi todos los que conformaban esa división eran colombianos, y no puedo culparnos, eran excombatientes de la FARC.

 

—Entonces… ¿eres hispano o norteamericano? -Pregunte, por consiguiente.

 

Crok tomo asiento en el suelo y relato su historia.

 

—Mis padres eran oriundos de México, ciudad Juárez, hasta que se mudaron a los Estados Unidos -Conto el Trotamundos —Y debo aclarar, que lo hicieron legalmente, nada de entrar al país de polizones en camiones o escalar muros -Aclaro con cierta gracia.

 

Crok nació y fue criado en los Estados Unidos, lo que le convierte en un norteamericano como tal, su infancia como adolescencia según sus palabras no fueron nada interesante que destacara o valiera la pena contar, fueron normales y con algún que otro roce de tinte racista por parte de algunos otros norteamericanos, discriminando su lado latino heredado por sus padres. Dominaba dos idiomas como tal, español e inglés, el primero una herencia cultural enseñado por sus padres y parientes, el segundo adquirido en el seno de su crianza por la cultura de la nación del cual formaba parte.

 

—Entiendo, pero… ¿cómo terminaste formando parte de academi? -Fue la pregunte principal a la que quería llegar.

 

—Larga historia, todo comenzó en parte por mi viejo…

 

El padre de Crok, al menos el de su vida pasada, hizo un servicio militar en su país natal (México), a Crok siempre le pareció interesante los temas en torno a los ejércitos armados, hasta el punto de fantasear siendo un soldado bélico semejante a la vista en películas o videojuegos.

 

—¿En serio?… lo que te motivo la vida militar, ¿fueron series y videojuegos ficticios del género bélico?.

 

—Solo en una minúscula parte, pero de corazón me uní al servicio militar cuando cumplí la edad requerida, y tras finalizar mi educación primaria como secundaria -Relato.

 

—¿Entonces te convertiste en un marine?.

 

—En un principio lo fui por un par de años…

 

La mirada de Crok se torna depresiva e intenta disimularlo mirando hacia el cielo, quedándose unos leves segundos en completo silencio.

 

—Es algo… de lo que no me gusta platicar, malos recuerdos.

 

Podría deducir que algo ocurrió durante su carrera militar, algo que lo llevo a una baja deshonrosa, y en algún momento después termino uniéndose a una empresa militar privada, del cual fue aceptado gracias a su experiencia y formación, pero esto es solo una mera especulación mía. Aunque podría preguntar (como insistir) para conocer más a fondo su vida personal de su identidad pasada, no se sentiría agradable traer a la fuerza esos “malos recuerdos”.

 

Claro que existe también la posibilidad de que lo de ser un soldado fuera una mentira, e intenta proteger “su verdadera identidad” de aquella vida, que haya recibido instrucción militar bajo una vida criminal, ya sea como un extremista radical, un asesino a sueldo o incluso un sanguinario mercenario. No hay autentica certeza de quien sea, hasta indagar su pasado de una forma que garanticé sobre quien dice ser, aunque existen artefactos mágicos para detectar mentiras, es un extremo que de momento no voy a cruzar.

 

No le conozco en sí, la única relación interesante en él, es que ambos venimos del mismo mundo, suponiendo que ambos mundos modernos sean el mismo y no mundos paralelos como tal, aun debía corroborar ese punto también. Preferiría tratarlo de manera neutral, no lo veo como un aliado al mismo grado que Riha, pero tampoco lo he descartado como una potencial mano amistosa, en especial, tomando en cuenta que es el primer Trotamundos de carne y hueso con el que interactuó y además posee conocimientos de combate moderno militar.

 

Se que no debería criticarlo por una posible vida criminal que haya tenido con anterioridad en su mundo natal, más tomando en cuenta la mía en mi vida pasada, pero toda preocupación es poca, tengo que asegurarme de que sea alguien de fiar, si resultase alguien peligroso y más teniendo experiencia autentica militar, mi descuido me llevaría a un fatal desenlace. Tomare con calma lo de indagar sus vivencias pasadas, tratar de no levantar sospechas y averiguar su auténtica naturaleza como Trotamundos.

 

—Esta bien, no es necesario que me lo cuentes, si es algo realmente malo, prefiero pasar del tema -Concluí entonces —Dejando a un lado tu vida pasada, preferiría saber algo de tu actual “´yo”, como Crokrengunn.

 

—¿Quién soy en esta nueva vida?, seguro, no tengo problema con hablar de quien soy ahora -Accedió de buena gana hablar del tema —Lo cierto es que soy un… hombre amazona.

 

—¿Eh?, ¿escuche bien?, ¿hombre… amazona?.

 

—Si.

 

—¿Tiene alguna relación con esa raza de mujeres amazona?, ¿aquella sociedad conformada exclusivamente por mujeres guerreras ubicada en una remota isla al sur del continente de Gresswold?.

 

—Ese mismo.

 

Las amazonas en Avalía eran una poderosa tribu cuya sociedad era regida por mujeres, un sistema matriarcal, del cual yacía en una isla ubicada al sur de Gresswold, sus miembros eran fornidas mujeres altas, con natos talentos en armas pesadas cuerpo a cuerpo y la arquería, es decir, guerreras por naturaleza. Se cuenta de que en la isla amazona, la presencia de los hombres está prohibida, pues en el momento en que uno ponga un pie allí, será su ejecución.

 

Dado a que solo la habitan mujeres, se describen en varios libros de que las amazonas secuestran hombres o compran esclavos masculinos con fines reproductivos, podrá sonar como una oferta tentadora para un hombre que desee estar atrapado en una isla de mujeres, pero es todo lo contrario. A menos de que seas un masoquista con gusto por intensos torturas físicas y mentales, los hombres bajo su yugo eran explotados en minas, como mulas de carga u obligados a luchar a muerte contra otros hombres y criaturas salvajes para el disfrute de las guerreras, según se cuenta era una vida de tortura.

 

—Es imposible, biológicamente, solo hay mujeres amazonas, ellas solo dan a luz mujeres, ¡nunca se ha oído hablar de un hombre amazona! -Proteste ante su argumento sobre quien era.

 

—Hay hombres amazonas, pero el solo nacimiento de uno ya es increíblemente raro, el ultimo que data antes de mí, fue hace como 200 años -Explico Crok —Y por obvias razones, no dejan que nadie sepa sobre ellos, o dejan que se vayan al exterior.

 

Según Crok, las mujeres amazonas al llegar a una cierta edad en la cual se las considera “adultas”, se les da el permiso para abandonar la isla y hacer su vida en el exterior, pudiendo regresar con su gente cuando ellas crean que ya fue suficiente. La finalidad de este “permiso”, es con la intención de permitir a la amazona experimentar el mundo exterior, el cual mejoraría sus actitudes como guerreras, maduraran psicológicamente ante las adversidades del exterior y encontrar algo de valor que beneficie a su tribu tras su retorno.

 

Claro que no es obligatorio abandonar la isla, pero tienen un fuerte apego por el honor y el deseo de ayudar a su tribu, el respeto es algo que atesoran a mucha honra, tornándose en una competencia para dejar su huella o marca en los anales de la historia de su gente, además de que la contribución que hagan a su pueblo, será el estatus que reciban. Y por si fuera poco, es gracias a dicho “permiso” que tienen la oportunidad en el exterior de concebir descendencia, lo que añade otro motivo para que ellas partan fuera de su hogar natal.

 

Sin embargo, Crok era una excepción a ese permiso, siendo el único varón con sangre amazona corriendo por sus venas, lo convierte en un valiosísimo miembro de la tribu.

 

—Los hombres amazonas son confinados en la isla sin posibilidad alguna de salir, son cuidados por la clase social más alta de la tribu y entrenados todos los días para forjar su lado guerrero, hasta que eventualmente llegue a la adultez y es emparejado con la matrona -Afirmo él.

 

—¿”Matrona”?.

 

—Es el titulo que recibe aquella que gobierna sobre todas en la isla, como una alcaldesa, o más bien presidenta, ya que rige sobre cada amazona, pero con menos tintes políticos.

 

La matrona tiene como derecho, el reclamar al hombre amazona como su pareja, con la finalidad de engendrar sus descendientes, la líder de todas las amazonas es elegido por sus dotes como guerrera y líder nato. Y aunque el hombre amazona este emparejado con la absoluta mandamás de la tribu, no tiene autoridad alguna.

 

—Parece una buena vida, consentido por toda una isla de mujeres, siendo el único hombre en ella -Opine de mi parte.

 

—Si… al principio uno creería que es el paraíso, pero conforma pasan los años, no deja de parecer una prisión -Expreso Crok.

 

Aunque tenia una vida gratificante, sus libertades y decisiones estaban restringidos, solo tenía un propósito y era la de proveer un linaje puro con la amazona más fuerte, seria incapaz de conocer el exterior y aunque era puesto en entrenamientos en el arte de la espada o el arco, sus secciones de practica eran blandas a comparación del entrenamiento exhaustivo a la que eran sometidas las mujeres. La razón era muy simple, no podían arriesgarse a que el único hombre sufriera una lesión, por esos sus entrenamientos son menos intensos y más sencillos.

 

—Imagina mi impresión al descubrir que en este mundo la magia era real, ¡magia autentica! -Dijo él con cierta emoción —Todas esas criaturas fantásticas vista en películas, comics o videojuegos, desde elfos, Enanos, dragones, hombres bestias… -Su emoción pronto se convierte en desanimo —Se me ofreció una segunda vida, con todo mi “yo” anterior en este nuevo mundo, pero con un destino ya decidido… en el ejército tenías un deber al que servir, pero al menos te garantizaban libertades que podías disfrutar, en la isla amazona… no había libertad, solo obligaciones.

 

Crok expresó su deseo de conocer este nuevo mundo, quería tener ese mismo derecho que el resto de las mujeres amazonas, dejar la isla, experimentar sus vivencias en el exterior, y cuando llegue el momento, volvería con su tribu para llevar a cabo las obligaciones que se le fueron asignados. Por más que su condición como hombre amazona cubrían sus necesidades básicas (Alimentación y seguridad), era una rutina eterna monótona y carente de emoción.

 

Como un humano nacido en un mundo diferente, con costumbres diferentes y donde el sentido de la libertad era distinto a la que su nueva vida le brindaba, no dejaba de sentirte como un prisionero, quien este segundo saldría de su confinamiento al cumplir su condena (semanas, meses o años). Pero Crok tenia una sentencia perpetua por su obligación a la tribu, nunca jamás le dejarían irse de la isla.

 

—Quería salir de la isla… no para siempre, volvería un tiempo después, ¡quería conocer este mundo completamente nuevo para mí! -Explico sus intenciones Crok —Pero sin importar cuanta veces lo dijera, mi pedido era rechazado, pues “mi lugar” en la tribu ya fue decidido, sin mi consentimiento.

 

—Entiendo, querías salir y te negaban ese derecho, ¿entonces escapaste? -Le pregunte a continuación.

 

—No, me secuestraron.

 

—¿Qué?.

 

Crok intento varias veces escapar, todas fallaron, pues las amazonas tenían un buen ojo vigilante sobre su único miembro masculino, cuando era atrapado en el acto, se le confinaba con supervisión estricta por un tiempo especifico y se le quitaban ciertos derechos (como beber alcohol, participar en fiestas o ser espectador en los diversos combates que se organizaban entre las amazonas para debutar su fuerza ante toda la tribu, esto último era lo más cercano a un medio de entretenimiento).

 

—Una flota pirata, tuvo la “gran idea” de desembarcar en la isla amazona en una noche para asaltar el lugar y tomar todo lo que tuviera de valor -Relata Crok.

 

Aunque los piratas contaban con un amplio número a su favor, con magos y hábiles combatientes cuerpo a cuerpo como a distancia, las amazonas tampoco tenían que envidiar en cuanto a números se trataba, además en términos de habilidades con la fuerza bruta y la magia del cual ambos talentos son entrenados desde su infancia, más la ventaja de ser locales. Fue una paliza brutal hacia los piratas por parte de las amazonas, por cada guerrera caída, los piratas perdían entre 10 o más de los suyos, no tuvieron más opción que emprender la retirada.

 

—Con toda la conmoción que ocurrió durante la invasión pirata, la vigilancia hacia mi se reduco considerablemente, aproveche la ocasión entonces para escapar -Cuenta el Trotamundos —Pero… termine siendo tomado por sorpresa por un grupo de piratas con habilidades de caza, del cual uno era un mago hábil y con su poder, pudo fácilmente someterme y capturarme.

 

Los piratas que consiguieron escapar, solo pudieron reclamar un botín, Crok, un hombre amazona era de por si una mercancía bastante valiosa en el mercado de esclavos.

 

—Días después, el barco fue atacado por una flota de esclavistas, todos los piratas fueron asesinados y sus posesiones reclamados a sus nuevos propietarios.

 

Los marineros esclavistas eventualmente terminarían llevando a Crok al continente de Sharya, en el reino de Quíatar, y con ellos, otros sucesos desencadenantes terminarían con él, encerrado en la fortaleza Hasr.

 

—Y esa es la historia de mi actual vida e identidad hasta el momento -Culmino con su historia el Trotamundos —¿Qué hay de ti?, se que es atrevido preguntar, ¿pero como pudiste conseguir fabricar auténticas armas de fuego?, por más magia que haya en este mundo, no parece que pueda ser posible crear tales piezas bélicas.

 

Con que directo, ¿eh?, no seria de extrañar que su mayor duda fuera en torno a mis creaciones, al final de cuentas, fue un militar en su vida pasada.

 

—Los cree con PSI -Conteste de inmediato.

 

—¿PSI?, ¿no es esa cosa o poder que tienen los esper?, ¿eres un esper?.

 

Esto corrobora ese punto, viene del mismo mundo que yo, los esper surgieron en el año 2016, él por obvias razones es posterior a dicho época, ¿en qué año específicamente?, estaba aun en la incógnita.

 

—Mi poder ESP me otorga la capacidad de manipular el metal, es una manipulación de bajo nivel que precisa contacto físico, pero es lo que me ha permitido crear armas de fuego -Le explique.

 

Me expongo bastante al contarle dichos secretos, siendo un Trotamundos como yo, no debería haber problema, pero aun no confiaba en todo en él, he allí mi preocupación.

 

—Un esper, ¿eh?, con un poder así, me imagino que antes de terminar en este mundo, usabas tu don para labores de metalúrgicas o algo semejante, ¿no? -Pregunto Crok.

 

—Oh si, muchos “labores de metalúrgicas”, fabricando armas y vendiéndolas clandestinamente -Conteste entonces.

 

—¿Eras un…?

 

—¿Traficantes de armas?, si -Le confirme con sinceridad —¿Algún problema con eso?.

 

—No, al contrario, suena emocionante.

 

—¿Emocionante? -Replique confuso —Es bastante extraño que lo diga alguien que sirvió una vez como marine de los Estados Unidos.

 

Crok se hecha a reír un momento como si quisiera llorar de ello.

 

—Por favor, ¿crees que el gobierno estadounidense en su largo historial militar de operaciones llevados a cabo en países extranjeros no recurrió o utilizaron los servicios clandestinos de traficantes de armas? -Planteo él —Además, dos palabras “Escandalo Irangate”.

 

—Touché -Exprese apoyando su punto.

 

No le molestaba en absoluto mi historia como traficante de armas, de hecho, la respetaba, el intercambio de información fue favorable para ambos, aunque si bien hay hechos que ocultar por ambas partes, es un buen comienzo. De hecho, es la primera persona a la que le he contado mi condición como esper, ni Allum, Riha o mi propia madre, nadie sabía al respeto sobre mi autentica identidad como reencarnado.

 

—“Algún día… ¿podre decírselo a Allum o siquiera a Riha?” -Me pregunte en mis pensamientos.

 

Contar sobre mis verdaderas capacidades y mi condición de reencarnación, es sinónimo de que estoy depositando una considerable confianza en dicha persona, a pesar de que no confió bastante en Crok, hice una excepción por su naturaleza como Trotamundos. Y no negare, que se siente agradable conversar con alguien de mi propio mundo.

 

En mi mundo natal, sin tomar en cuenta a los clientes a quien les vendía mis creaciones, la única interacción social que tenia con personas, ajenas a mi trabajo clandestino, era únicamente por internet (con una identidad falsa por supuesto). Es la primera vez en mucho tiempo, que conversaba con alguien de mi propio mundo, frente a frente, quizás por eso, se siente reconfortante en cierto modo.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Mientras una charla era llevada a cabo entre Rozuel y Crok, los prisioneros liberados integrantes de los rebeldes y aquellos civiles apresados injustamente por el nuevo régimen, se encargaban de preparar las carretas para marcharse de la fortaleza Hasr, antes de que las fuerzas militares del enemigo volviesen a tomar el sitio. Pero había alguien quien, a escondidas, tenía sus oídos fijos sobre el dúo.

 

Se escondía detrás de una carreta que era cargada por los presos liberados, la cual estaba a una distancia prudente de Rozuel y Crok, evitando el contacto visual, los oiga desde su posición gracias a su sentido auditivo desarrollado, pues era una Lupian de oídos atentos. Sentada en el suelo, escuchando a los dos charlar entre ellos, Rozuel ignoraba que había algunas personas cerca que le oían, pues eran nativos de este reino y al quitarse el anillo traductor, todo lo que dijera, ellos no lo entenderían.

 

Pero la Lupian era una excepción, ella podía oír y entender a los dos a la perfección, Rozuel no se percato de su presencia, pensó que, al no verla en las cercanías, su compañera semihumana se encontraba dentro de los pisos de la fortaleza ayudando a Adil y compañía a llevarse todo el botín del lugar. Pero la realidad era, que aquella Lupian, los estaba escuchando a escondidas, oyendo cada palabra intercambiada entre los dos, descubriendo entonces aquello que su compañero le había ocultado todo este tiempo.

 

—“Trotamundos, ¿eh?” -Pensó con una faceta emocionalmente indiferente en su rostro.

 

Continuara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s