Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 75

CAPITULO 75

 

“Solo acepte este trabajo por una razón, para rescatar a mi hermana menor, era la única familia que me quedaba, cuando decidió convertirse en una “recolectora”, un peligroso oficio destinado a cazar Cryptian para obtener sus hemopetra, no pude evitar sentir un agobiante golpe en mi pecho”

 

—¿¡Tienes idea de lo peligroso que es este trabajo!?, ¡los índice de mortalidad son altos! –Le sermonea enojada.

 

— ¡Eliza, entiendo que te preocupes por mí, pero ya es suficiente!… –Reclamo ella con el cerrar de sus puños —Ya no soy la pequeña e indefensa “hermanita” de la que tanto te jactas en cuidar, ¡soy una adulta como tal!, tengo derecho a tomar mis propias decisiones, ¡me convertiré en una “Recolectora”!, si tú misma has podido cargar con tal peligroso oficio, ¡entonces yo también, es todo lo que tengo para decir.

Una discusión sostenida en un bar de Tsurquez, dos vampiresas, dos hermanas, la mayor era identidad a la menor, solo que su cabello era largo y de color marrón, mientras que la otra muchacha poseía una cabellera corta que mezcla entre el negro y el marrón. La gente a su alrededor oyendo tal discusión, hicieron ojos y oídos atento al dúo de vampiras consanguíneas.

 

—Annia… -Pronuncia la hermana mayor.

 

—Me retiro, adiós Eliza.

 

Observo a su hermana menor marcharse con enojo, marcando un duro corte en su relación como familia, la chusma viendo que lo interesante ha concluido, vuelven a sus asuntos y conversaciones triviales.

 

“Los recolectores de los no-humanos es el equivalente de los cazadores de la humanidad, los Cryptian no solo eran las únicas presas, todo lo que tenga valor, desde lo encontrado bajo una piedra, un calabozo o incluso la vida de otros, comercio de esclavos. No es una novedad, la esclavitud ha sido un lucrativo negocio en toda Eliux desde hace varios siglos, solo que para el imperio humano, sus esclavos deben ser legalmente no-humanos, es decir, nosotros”.

 

Habían sucedido varios meses desde aquella discusión, las hermanas no se habían vuelto a ver desde entonces, Eliza estaba sumamente preocupada, pues Annia, le evitaba a propósito, entonces una alarmante noticia llego a los oídos de la hermana mayor.

 

“Un grupo de esclavistas humanos merodeando en las cercanías de Tsurquez, fueron visto por última vez en el bosque del sureste, Annia cazaba Cryptian con mucha frecuencia en esa dirección, ¿ella acaso pudo haber sido…?”

 

Su corazonada le llevo a unirse a un grupo de “recolectoras” experimentadas, quienes rastrearon la dirección en que se encaminaron los esclavistas humanos. El plan era simple, encontrar a los esclavistas, neutralizarlos (vivos o muertos) y rescatar a los que hayan sido capturados por ellos.

 

“Parecía algo tan simple, no era la primera vez que se trataba con tales humanos problemáticos, aquel día… nunca lo olvidare…”

 

El rastreo a los esclavistas los termino llevando a parar bajo la noche, hasta un abandonado pueblo a casi 100 kilómetros de Tsurquez, alguna vez este sitio en el pasado fue un asentamiento de no-humanos, hasta que la fauna local de peligrosos Cryptian y el bandolerismo perpetrado tanto por humanos como también otros seres no-humanos, hicieron de este lugar inhabitable con el tiempo. Solo quedaron ruinas de pequeñas casas en los alrededores de un amplio prado, en un frio terreno rodeado de paisajes montañosos y arroyos.

 

“Su mirada, sus ojos, esa cazadora con su Novamancia era capaz de crear una llama tan brillante como el sol, los elimino a todos tan fácilmente como si fueran meras hormigas, todos menos a mí”.

 

Una joven belleza rubia, portaba una armadura pesada alimentado por Nova en conjunto con un Gear con la forma de una espada pesada, de la palma de su mano izquierda invoco una esfera llameante dorada que iluminaba la zona con una gran luz, cadáveres de licántropas, reptiloides y algún que otra Minos yacían sobre la cazadora, todos carente de vida y quemados hasta quedar carbonizados mayormente.

 

—Me he entretenido bastante en esta área, pero ya me aburrí –Dijo la cazadora rubia —Hagan lo que quieran con el resto, yo me vuelvo a casa, adiós.

 

“Ese clan, los más fuertes de su raza, cuanta vanidad, cuanto poder, es evidente de donde procede la arrogante punta de la avaricia humana, los odio con todas mi alma… porque fueron ustedes quienes iniciaron esta guerra hace mucho tiempo”

 

Una moribunda Eliza quien había conseguido sobrevivir, desde el suelo e inmóvil era testigo del horror de observar a sus compañeros asesinados por tal abrumante poder humano, la cazadora responsable se marcha satisfecha con una sonrisa sádica en su rostro. La frustración corroe las emociones de la vampiresa y sus heridas de quemaduras de segundo grado la ponen a dormir ante tal cantidad de lesiones acumuladas.

 

“Oigo su voz… Annia, estas viva, hermana… mis parpados ya no pesan tanto, me siento mejor, ya no hay dolor, aguarda hermanita”.

 

Su despertar la lleva a parar totalmente desnuda dentro de una jaula, en una de las tantas casas destruida del abandonado pueblo, a su alrededor se encontró con otras jaulas que albergaban seres no-humanos en su misma inhumanidad y condición de desnudez, desde mujeres lobas, minos, Koboloz y ella era la adquisición vampírica. Las quemaduras en su cuerpo fueron curadas a través de su factor curativo, pero sus manos y pies fueron cortadas, colocándose sobre las heridas un recipiente de acero para impedir su proceso de regeneración y con ello entorpecer todo intento por escapar. Era un método bastante común aplicado por los esclavistas humanos, para someter a sus botines no-humanos.

 

Pero el horror más grande, fue ser testigo de tal ultraje a su única familia, a solo escasos metros, cerca de una fogata, las cazadora jugaban con una desnuda Annia, al igual que Eliza, sus manos y pies fueron cortados para ser reemplazados con artefactos de acero para evitar que estas se regeneraran. Un grupo de 5 cazadoras manoseaban con deleite y perversión a la vampiresa, manos que pellizcaban sus pezones, varios dedos que penetraban su vagina y ano a la vez, forzada a complacer con su boca la feminidad de otra.

 

—Esta mocosa sabe usar bien la lengua, no lo hace mal para ser una alimaña vampira –Opino con un notorio gemido la cazadora que forzaba a Annia a platicarle un cunnilingus.

 

—Comparado a otras abominaciones, los vampiros son lo que más cercano se parece a una humana, no tiene ese asqueroso pelo de esas bestias lupinas, esas duras y ásperas escamas de las lagartijas y esos horribles cuernos de vaca –Expreso una segunda con el profanar del recto de la joven vampiresa.

 

—Oye, Erner tiene que disfrutar de esto, ¡Erner, ven aquí carajo!.

 

Un hombre fortachón de tez morena se mostró ante todas, era el único cazador masculino del grupo, sus superioras le ordenaron quitarse toda la ropa, enseñando su erecto falo de color ante el rostro de Annia. Abriendo sus nalgas y sin escrúpulos, de un solo empujón, profanar analmente a la indefensa muchacha no-humana.

 

Una horrorizada Eliza, tan solo podía observar como su hermana lloraba ante los dolorosos empujones de su perpetrador, quien sin delicadeza la fuerza a sentarse sobre él, con su manos sujetando bruscamente su cintura, clavando sus uñas en la piel de la chica. Las cazadoras se reían de ella, orinándose en su propia cara, aun con la sangre filtrándose del recto por un desgarro, el fortachón no se detuvo, sino que se excito aún más haciendo de sus movimientos más salvajes.

 

“Lo recuerdo, soy un monstruo, creí que no tendría que volver a hacerlo, ¿pero qué más da?, este dolor… ¡es el infierno!, solo me queda esta opción, solo… me queda… esta elección, que jure alguna vez… nunca utilizarla bajo cualquier costo… ahora no me importa nada”

 

El cuerpo de Eliza comienza a crecer, sus extremidades, torso y cabeza se tornan deforme, tal es la magnitud de su transformación que destruye el acero que envolvía sus manos y pies ya regenerados, e incluso la misma prisión en la que yacía.

 

— ¡Puta mierda, se está transformando! –Exclamo una de las cazadoras con sumo terror.

 

— ¡Oye!, ¿¡no se supone que con las drogas que le metimos no sería capaz de utilizar su “forma sanguinaria”!?, ¡debería estar débil y sumisa como el resto de la mercancía! –Exclamo con agobio una segunda.

 

—¡Esa forma sanguinaria no es normal!, ¿¡qué clase de vampira es esta!?, ¡a este paso…!

 

Su tamaño destruye toda la estructura abandonada, su consciencia se apaga y su lado salvaje se deja fluir por el ambiente, solo oye gritos, eran las cazadoras, suplicando patéticamente, llorando y muriendo.

 

“Es cierto, no soy una vampiresa ordinaria… soy un monstruo como tal, mi forma sanguinaria habla por mí, mis acciones incontrolables dictan lo que es este lado aborrecible que poseo”

 

— ¿Annia?… Annia… no… no…

 

Las cazadoras estaban muertas, esparcidos en incontables pedazos de entre ruinas de casas destruidas, pero no solo ellas, también los no-humano capturados y drogados se convirtieron en víctimas, pero el eje central del dolor de Eliza, estaba justo en sus brazos. Sostenía la parte inferior de Annia, su cintura, con su reluciente vagina y ano profanados por los fallecidos esclavistas, era lo único que quedaba de ella, el resto ya no existía.

 

—Annia… je… jeje… jeje… jajaja… ¡jajajaja!…. ¡¡¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!

 

Su dolor se convierte en risa, su carcajada en histeria, su excitada locura en demencia justificada.

 

“Esto es lo que era, esto es lo que soy, aún recuerdo el día en que fui a mi primer trabajo como recolectora junto a mis padres, una manada de Cryptian nos acorralo, estábamos al borde de la muerte. Yo me convertí en esa “cosa”, todo los Cryptian murieron, mis padres también, yo los asesine a todos, nunca se lo dije a mi hermana, ella siempre pensó que fueron los monstruos los verdaderos responsables, nadie conoce mi autentico yo, porque todo aquellos que lo ven… mueren”.

 

__________________________________________________________________

 

—Lo has hecho novata…  me has puesto en una situación en la cual me veo obligada a mostrar un lado… aborrecible de mí.

 

Las palabras de Eliza acompañados de un demencial gesto, la llevan a convertirse en un enorme monstruo de 6 metros de altura, sus dedos se habían convertido en enormes lanzas, al igual que los de sus pies, su piel se tornó de un rojo palpitante con venas negras sobresalir de esta. Su cabeza tenía el aspecto de un quiróptero con dos glóbulos oculares totalmente carmesí, sus orejas eran dos largos aprendices que chorreaban un líquido verde, de una inmensa boca abierta con fauces deformes y amarillentas. De sus pechos de proporciones colosales, numerosos pezones le surgieron como tumores semejantes a gusanos que se retorcían en su carne y su vagina era una boca con sus propios colmillos que expulsaba gruesos como largos tentáculos rojos con la apariencia de sanguijuelas.

 

—“¿¡Esta cosa… es su “forma sanguinaria”!?” –Pregunto la ex-cazadora en sus pensamientos con alarmante inquietud.

 

Así como los licántropos poseen una “forma bestial”, los vampiros tienen su contraparte, “forma sanguinaria”, mientras que los hombres lobos toman la imagen de su trasformación a la imagen y aspecto de un lobo, los vampiros toman dichos rasgos de los quirópteros o murciélagos hematófagos.

 

—“No es la primera vez que veo una forma sanguinaria… ¡pero de ninguna manera esto puede llamársele siquiera con tal nombre!” –Expreso una desconcertada Sasha.

 

La forma sanguinaria le provee a los vampiros mayor fuerza y resistencia, pero sacrificando velocidad, pero su Hematoquinesis alcanza un nivel de manipulación aun superior, pero la inmensa mayoría de los vampiros deciden no utilizarla, con un pensamiento en la mayoría ligado a darle una importancia superficial a su belleza, estéticamente dicha forma los hace ver como horrendos seres.

 

Pero Eliza era un caso distinto, aquello no era una “forma sanguinaria” del montón, aquello era una manifestación única de su tipo, aquello era la forma de un auténtico monstruo vampírico, así fue como el propio público e incluso el comentarista lo veían. “Doncella de la sangre” se había convertido en una encarnación de pesadillas.

 

—“¡Esto es… alucinante!, ¡me tiembla hasta los huesos!, ¡la combatiente Eliza “Doncella de la sangre” se ha transformado en… una cosa descomunal y… terrorífica!” –Expreso el comentarista Koboloz con el temblarle del cuerpo.

 

Eliza estaba cerca del límite de tocar el techo del sitio, sus ojos miraron fijo a Sasha, pero inmediatamente voltearon a ver al público, movió entonces sus brazos con sus dedos lanzas hacia ellos, el público con horror grito. Fue entonces que las defensas de la arena se activaron, una barrera de Nova separa de los espectadores con los luchadores, el impacto de las lanzas-dedos de la monstruosa vampiresa es detenido.

 

—“¡Eliza “Doncella de la sangre” ha perdido el control tras su transformación!, ¡está atacando al público!” –Notifico con horroroso sentimiento el comentarista.

 

Un rugido es expulsado de su boca, todos a su alrededor se cubren adoloridos los oídos ante tal doloroso estimulo sonoro, con el sangrarle a la inmensa mayoría, entonces la monstruosidad vuelve a atacar con más fuerza la barrera de Nova, en su segundo impacto la debilita. El público reacciona a tiempo y comienza a huir, pero era tarde, Eliza rompe la defensa y sus lanzas empalan a docenas de victimas de distintas razas, llevándolas a su boca, triturándolos hasta convertirlos en carne picada y restos de huesos que son tragados.

 

Una de sus víctimas, un vampiro quien fue atrapado con el empalar de una de las lanzas en su cintura, consigue liberarse y caer al suelo de la arena, con su factor curativo se regenera de dicho daño para intentar huir, pero el infortunio hace acto de presencia. La dentada vagina de la vampiresa, con sus largos y gruesos tentáculos le atrapan, las bocas de sanguijuela se clavan en su piel, succionándole la sangre, el pobre suplicaba ayuda en vano, su piel se tornaba en palidez y los tentáculos captores lo llevaron hacia el interior de la feminidad del monstruo, solo para que el resto de él sea pulverizado por un interior que nada tenía que envidiarle a un matadero.

 

—Es inútil… no puedo luchar contra algo así…  es como aquella con ese Cryptian de categoría B…

 

Sasha estaba paralizada, un miedo interno del pasado surge en su presente, la imagen de tal monstruosidad le recordaba a aquella criatura que casi tomo su vida en aquella ocasión. Eliza entonces volteo y se fijó atentamente en la ex-cazadora.

 

—“¡Mierda!… ¡está viendo hacia aquí!” –Exclamo la loba con escalofríos.

 

Su cuerpo temblaba, la valiente guerrera ahora estaba emocionalmente vulnerable y se sentía físicamente endeble ante tal enemigo, la monstruosidad vampírica extendió uno de sus brazos y ataco a la ex-cazadora. Ella le ordenaba a su cuerpo moverse, pero el miedo era mayor a su razonamiento, lo presentía, que aquello era su fin.

 

—“Lo siento madre… padre… les falle… y tirare mi vida aquí… en vano” –Pensó Sasha arrepentida con el cerrar de sus ojos.

 

La criatura gime de dolor, la loba oye el reconocible sonido de la carne siendo rebanada por acero, al abrir sus ojos, observa como los dedos-lanzas de la monstruosa Eliza habían sido cortados con un filo y habilidad sublime. La habían hecho retroceder y su vida salvada, el responsable de tal suceso estaba a solo pocos metros de distancia, le reconocía.

 

—Sabía que no era mala idea probarla, este nuevo “juguete” empieza a valer lo que costo.

 

Su varonil voz, su cabello blanco, sus fornidos brazos con el que sujetaba una espada negra y rojiza con una hoja formada con un conjunto de dientes de sierra, aquel muchacho era un hombre lobo, su rostro y nombre era algo que nunca había olvidado desde su primer y último encuentro.

 

—Oh, eres tú, la puta loca hipócrita de antes –Le hablo el muchacho —Han pasado varios días, no te ves tan hecho mierda como la última vez.

 

—Peter…

 

Continuara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s