Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 69

CAPITULO 69

 

Con su desnudez total exponía todo un cuerpo tonificado de pie a cuello, su cabeza era la de un toro con una cabellera negra corta, se trataba de un minos masculino en sus 30 años de edad. En pleno acto sexual con una humana, su imponente miembro erecto tenía un tamaño aproximado de 37 centímetros, aporreaba el interior de la fémina sin piedad.

Los minos destacaban por ser la raza dotada de la mayor fuerza física natural (superando a vampiros, hombres lobos o Reptiloide) y son quienes tienen mejor resistencia a los impactos, la dureza de sus huesos son biológicamente comparable al hierro. Pero otro llamativo rasgo en la biología de esta raza, eran sus hombres, para ser más específicos en su aparato reproductor.

 

El miembro erecto de un Minos llegaba a medir entre 32 a 41 centímetros de largo, y sus mujeres por razones biológicas eran capaces de abarcar tales medidas durante el coito. La proporción en la población Minos es mayormente femenina, estimado en un 61% mujeres y 39% hombres, aunque la cifra masculina es menor, la preocupación de la natalidad de hombres dictada por la misma raza es catalogada como “menor”.

 

— ¡Por favor basta… YA BASTA…! –Suplico la mujer con el lagrimar de sus ojos.

 

— ¡Ni hablar puta!, ¿¡tienes idea de cuánto me costaste!? –Le responde el Minos con agresividad.

 

Los glúteos de la mujer estaban casi en su totalidad morado, producto de nalgadas propinadas por la fuerza descomunal del ser inhumano, de los 37 centímetros de su masculinidad, solo había insertado hasta los 12 en el interior de la fémina.

 

—Ahora ya estas preparada para el resto… -Dijo el minos poniéndose de pie y sujetando las caderas de la mujer.

 

—No… espera… no lo hagas… ¡nooo! –Rogo la humana.

 

— ¡Cállate puta!.

 

El minos abofetea la mejilla izquierda de la mujer, no solo callando en el acto, sino dejando un notable moretón en la zona lesionada con inflamación sobre la piel y sangre leve siendo expulsada de su boca. Sin embargo, eso no detuvo a la criatura de proseguir con sus intenciones.

 

— ¡Aquí voy! –Sus manos sujetaron fuertemente la cadera de la mujer.

 

15 centímetros, 18 centímetros, 20, 22, 24… ¡28 centímetros!, la mujer se agitaba de intenso dolor, tal tamaño no estaba hecho para que su interior pudiera contenerlo.

 

— ¡AAAAAAAAAAAAH!… ¡SACALO… SACALO… SACALO!… –Exclamo sin importa el temor a ser abofeteada numerosas veces.

 

— ¡Que perra tan escandalosa!… ¡solo un poco más!…

 

El cuerpo del Minos temblaba y cuando finalmente llego a los 35, un sonido desgarrador se produce dentro de la fémina, acto seguido brota de la propia vagina un manantial de sangre.

 

— ¡AAAAAAH MIERDA!… ¡ESTOY EN MI LIMITE! –Con euforia el ser inhumano expreso.

 

De la sangre se mezcló un líquido blanco espeso de gran cantidad, ambos salían expulsado violentamente de la vagina de la muchacha, para detenerse varios segundos después. La alfombra roja de magnifica tela que cubría todo el suelo de la habitación queda manchada con los fluidos vitales de la chica, a lo que el minos arroja a la mujer a un lado molestándose de ello.

 

— ¡Maldita puta!… me van a cobrar extra por este desastre, pero al menos valió la pena –Suspira con satisfacción el ser con cabeza de toro.

 

La puerta es golpeada y pronto abierta con el ingresar de un apuesto hombre pálido de cabellera corta café, vistiendo una fina gabardina negra y con el calzar de unas botas con tacos marrones. Sus ojos color rojizo y colmillos en su boca dejaran en claro que pertenecía a la raza vampira.

 

—Vaya desastre que te has montado mi rey… otra vez –Suspiro el vampiro.

 

—Lo siento por la alfombra, Joe.

 

El vampiro se acercó a la mujer que yacía en el suelo tras ser arrojado por el “rey”, solo para comprobar que ella estaba muerta.

 

—De nuevo mataste a otra, ¿cuánta veces debo decirte que sin importar lo que hagas el resultado será el mismo? –Le reitero el vampiro —Las humanas no están hechas para soportar el pene entero de un minos, solo mírala, es evidente que cuando la penetraste con casi todo tu miembro, le provocaste una cantidad brutal de lesiones por dentro y en consecuencia, severas hemorragias, eso la mato casi en el acto.

 

—Tsk… ¿acaso importa?, estas putas al final de cuentas son esclavas, ya fueran cazadoras capturadas o pobres diablos con la mala suerte de estar en el lugar y momento incorrecto –Se excusó el ser con cabeza de toro —Al imperio de la humanidad le importa el destino de unos cuantos de los suyos, además, ellos no dudan en usar a mi gente como mano de obra barata, así como nos esclavizan a la mínima oportunidad, hacemos lo mismo con su raza, ¿no es lo justo?.

 

—No puedo debatir contra esa lógica –Expuso Joe.

 

El minos toma de un velador, una caja de madera que contiene en su interior puros, tabaco de la mejor calidad, su habitual consumo después del sexo se ha hecho una costumbre popular. Lo enciende y con sumo gozo, lo fuma con satisfacción.

 

— ¿Por qué no me dices la verdadera razón del que estés aquí? –Dijo el minos mirando detenidamente al vampiro —La única razón para venir a mi cuarto en medio de mi diversión, es que algo interesante ha ocurrido, ¿o acaso la fecha de mi siguiente pelea ha cambiado?.

 

—Sí, la fecha de tu pelea ha sido modificada para llevarse a cabo un día antes, ya no será en el domingo, sino un sábado.

 

—Je, que trivial –Opino el ser con cabeza de toro —Pudiste habérmelo comunicado mañana, sin necesidad de interrumpir mi momento de relajación, al fin de cuentas apenas es miércoles, ¿y bien?, ¿qué novedad realmente interesante me traes ahora?.

 

—Jeje… me conoces bastante bien, “rey”, se trata de una luchadora, una novata mujer loba.

 

—Hmmm… ¿es buena?.

 

—Venció en su primer combate a una luchadora Reptiloide que llevaba 5 combates ganados, y era considerada una favorita por el público.

 

—Pff… suerte de novatos, no es nada interesante, es aburrido.

 

—Pero eso no es todo…

 

Joe le cuenta al “rey” que la reptiloide vencida era Mare “Escamas Sangrientas”, el minos tenia cierto interés en la luchadora ya que prometía ser una rival interesante a futuro, pero al averiguar que fue derrotada por una aún más novata que ella, se decepciono bastante. Pero lo que llamo su atención, eran las condiciones en que aquella loba consiguió su victoria.

 

—Se deduce que es una licántropa en sus 19 o 20 años, estaba desnuda y según reportes, muerta de hambre, solo lucho para hacer dinero rápido, pero su manera de luchar contra Mare… era como si tuviera un nato conocimiento de combate contra reptiloides, casi como… ¿una cazadora? –Dedujo el vampiro.

 

Minos se queda en silencio unos breve momentos, fuma de su puro y exhala humo de sus fosas nasales, para luego echarse a reír.

 

—Joe, eres mi promotor porque confió en ti –Comento el “rey” —Si no te conociera bien, dirías que me estas advirtiendo que esa novata licántropa que parece una pordiosera, es una amenaza a considerar para mí, el actual campeón del “club de la matanza”, el “Rey Creta”.

 

—Solo quería que lo supieras para ver si te parecía algo interesante, de ti depende creer si es alguien digno o no –Dejo en claro el vampírico promotor —En fin, te dejare para que prosigas con tu… relajante diversión.

 

—Oh si, el “campeón” en mi entrepierna está listo para otra ronda –Dijo el “Rey Creta” con su flácida masculinidad recobrando su vigor.

 

El inhumano toro observo que una de las dos mujeres recostada en la cama, empezaba a moverse, había despertado débil y confusa, el “rey” se aproxima a ella y la tomo de la espalda con ambas manos.

 

—Excelente, te despertaste en un buen momento, tengo ganas de hacer un anal –Le comunico el minos abriendo su cavidad rectal con sus manos.

 

— ¡NOOOO!… ¡BASTA!… ¡NOOOO!… ¡AAAAAAAAAAAH!… ¡DUELE!… ¡DUELE!… ¡DUELE!…

 

Sin importar cuanto protestara o llorara, el “rey” no se detenía, de hecho, le excitaba.

 

—Como me encanta hacerle a las zorras como tú por el culo y que giman del dolor, ¡el anal es de lo mejor cuando hay gritos y agonía!, ¡es mi preferido! –Una carcajada lasciva inunda el rostro del campeón, mientras mueve su cadera para embestir el interior de su víctima.

 

— ¡AYUDA… ¡AYUD… AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!…

 

Cuando más de 30 centímetros de ese carnoso falo entraron de golpe en la mujer, el sonido de algo desgarrarse internamente no se hizo de esperar.

 

— ¡Oh, estoy cerca!… ¡tómalo todo zorra inmunda! –Exclama con el acompañar de un gemido de goce.

 

Joe quien ya se encontraba fuera de la habitación de su campeón, no puede evitar suspirar con cierto malestar.

 

—Otra vez ha llenado la cama con sangre y semen… recepción se va a molestar mucho y soy quien tiene que cargar con las quejas –Expreso Joe con cierto disgusto —Puedo entender que el dinero no sea un problema, ¿pero tiene idea de lo difícil que es conseguirle esclavas sexuales humanas?, ningún no-humano quiere hacerlo con él después de ese “accidente” que termino con el culo de esa vampiresa destrozado en pedazos… literalmente.

 

Su luchador era un gran guerrero de notoria reputación y fuerza, pues era el actual campeón del “club de la matanza”, pero sus maneras de aliviar su estrés y divertirse siempre terminan con el sexo anal forzoso. Conllevando a la fatalidad de matar por heridas serias interna a las mujeres que se las practica, ya que el rey tiene un cierto fetiche personal.

 

—Todo porque le encanta el sexo anal con seres ajenos a su raza –Dijo el vampiro con cierto pesar —¿Por qué no puede ser un minos normal como la mayoría de los suyos?.

 

Bajo esa interrogante, el vampiro Joe se marcha, lo siguiente que tenía que hacer era buscar nuevas esclavas humanas para que “divirtieran” a su campeón.

 

__________________________________________________________________

 

Aun tan tarde en la penumbra, una posada que habría casi toda la noche para su clientela nocturna, recibe el pedido de una súcubo para llevar comida a la mesa donde se sentaba Sasha Sunlaire. Cuando el pedido llego, grandes trozos de carne de ternera y pollo, acompañada de salsa y puré, junto a una botella de cerveza como la bebida para acompañar, fue servido completamente ante los ojos de la famélica ex-cazadora.

 

La desnudez de la loba fue resuelta con un juego de ropa nueva pagado por la súcubo, vistiendo una camisa corta blanca, en conjunto con un pantalón de tela azul y un calzado de cuero duro. Sasha empezó a deglutir la comida servida y no con modales, llevo a su boca el pollo envuelto en salsa y la comió como una fiera desesperada.

 

Eso llamo la atención de varios clientes a su alrededor, quienes veían como un espectáculo como esa muchacha comía como una autentica animal sin la más mínima pizca de fineza de su lado humano. Mordía ferozmente la carne de ternera y cuando arranco un trozo, tomo entonces la botella de cerveza y la bebió casi todo en un sorbo rápido.

 

—Carajo… ¿cuándo fue la última vez que comiste algo? –Pregunto con cierto asombro la súcubo Dona “Queen”.

 

—Dos días… -Hablo Sasha con la boca llena de carne de ternera y puré.

 

La súcubo se pidió para ella una taza de café, pues no tenía mucho apetito, al menos no de ese tipo de comida.

 

—Muy bien mi angurrienta lobita, hablemos de negocios –Manifestó Dona toda emocionada con el beber de su infusión —El negocio que te convertirá en la futura campeona del “club de la matanza”.

 

Continuara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s