Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 68

CAPITULO 68

 

Con el propósito de ganar dinero rápido, Sasha se inscribió en el “Club de la Matanza”, un negocio legitimo ubicado subterráneamente sobre Tsurquez, centrado en combates mortales sobre una arena rodeado de espectadores. Los luchadores victoriosos consiguen el efectivo, los perdedores mueren en su mayoría y aquellos presentes que disfrutan del espectáculo se lucran a través de apuestas.

 

— ¿Realmente eres tú el contrincante de mi quinto combate?, ¿una licántropa desnuda y flacucha? –Mare “Escamas Sangrientas” se preguntó con indignación — ¡Hasta un Koboloz se vería más intimidante!, que broma de mal gusto me han hecho.

Las ofensas y provocadoras palabras de la mujer reptiloide de escamas rojas no afectaban en lo más mínimo a la ex-cazadora, toda su atención estaba enfocada en ganar la competencia. Pero para su mala suerte, su estómago vuelve a gruñirle, lo suficiente fuerte para ser oído por su oponente.

 

— ¿Hambrienta?, y encima desnuda… ¿acaso eres una miserable pordiosera que entro aquí buscando ganar dinero sencillo? –Fueron las interrogantes que Mare hizo con aversión —Es oficial, el combate más mierda que he tenido hasta ahora –Suspira la reptiloide —No me queda de otra, tengo que matarte si quiero subir escalones y estar entre los mejores, me tendré que ensuciar las manos con la sangre de una pulgosa perra callejera sin techo.

 

Mare tomo la iniciativa, retrae sus garras y avanza a paso veloz con intenciones de desgarrar los ojos de la loba, pero ella fácilmente esquiva sus acciones hostiles. Aun en un estado famélico, los sentidos de Sasha estaban agudizados, no al 100% de su capacidad, pero lo suficiente para entablar un combate.

 

Gracias a su experiencia contra seres no-humanos en aquella vida como cazadora, su memoria muscular y su cerebro albergaban conocimientos que la hacían un combatiente profesional. No era su primera vez luchando contra un reptiloide, recordaba los rasgos y capacidades de uno, algo básico para alguien que alguna vez ejerció un oficio dedicado a la cazas de criaturas como ellos.

 

Las garras de un reptiloide son tan afiladas como un par de dagas Gear de cobre, pero en términos de daño cortantes, son inferiores a las garras de un hombre lobo. Las escamas de su piel son duras y le sirven como protección útiles contra proyectiles pequeños como esquirlas o metralla, sus cualidades físicas son mayor al humano promedio, pero inferior a un licántropo.

 

En términos de comparación con un hombre lobo, los reptiloides tienen menor FUERZA pero más AGILIDAD que un licántropo, poseen un sistema esquelético y muscular altamente flexible que les otorga una movilidad elástica única. Pero su factor más considerable es su regeneración, de entre todas las razas no-humanas, poseen el mejor factor curativo, dado a que sus células son capaces biológicamente de multiplicarse con una tasa de velocidad mayor y sanar heridas extremas como la perdida de miembros con más rapidez que otros.

 

Enseñando las garras de su mano diestra (derecha), Sasha propina una fatal herida en el hombro izquierdo de su contrincante, toma distancia y observa como el factor curativo de la reptiloide sana la lesión casi de inmediato.

 

—“¡La principiante desnuda ha logrado asestar el primer golpe, pero Mare “Escamas Sangrientas” se ha recuperado por completo, lo cual lo hace un daño casi en su totalidad inútil!” –Fue el comentario del Koboloz con el Gear cilíndrico que amplificaba su voz.

 

La gente vocifera de la emoción, al ver como una total novata, más joven y de aspecto físicamente más débil fue capaz de herir a una luchadora con más experiencia en el “club de la matanza”.

 

— ¡Necesitaras algo más fuerte que eso para matarme pulgosa!, ahora me toca a mí… -Declaro la fémina reptiloide asumiendo una posición de guardia.

 

De una zancada en cuestión de segundo se acerca lo suficiente para atacar con sus garras a la loba, pero la ex-cazadora evade son simpleza sus ataques, hasta que inesperadamente su abdomen es alcanzado. La cola gruesa y espinosa de Mare embiste la zona abdominal de Sasha y la hace retrocede, aterriza en el suelo violentamente rodando hasta detenerse.

 

Los reptiloide tienen largas colas con espinas que pueden retraer de su rabo a voluntad, en situaciones de lucha, la usan como un tercer miembro, capaz de provocar daño contundente y corto-punzante.

 

—¿¡Que te pareció eso pulgosa de mierda!?, ¡espero que se te hayan bajado los humos!, ¡esta victoria… ES MIA! –Exclamo Mare con el levantar de sus brazos y presumir al público.

 

La gente vitoreaba su nombre, era la favorito del combate, dado a que principalmente todos apostaron a favor de ella, su victoria les beneficiaria el bolsillo y no había más razones lógicas que aquellas. Sasha se pone de pie, el daño le dejo unas cuantas heridas de perforación sangrante, no eran graves, eso fue gracias a que la parte de la cola que le agredió, tenían las espinas más pequeñas y menos penetrante.

 

Su regeneración funcionaba con un ritmo increíblemente lento, consecuencia ocasionada por su hambre, incluso las garras que invoco de su derecha, estaban incompleta. Las zarpas de un hombre lobo eran más grande y más filosas, en comparación a las pequeñas y endebles garras de Sasha, aunque lo cierto es que ella aún no dominaba del todo su licantropía.

 

— ¡Terminare con esto de una jodida vez! –Declaro con toda seguridad la no-humana mujer de escamas rojas.

 

Volvió a usar su táctica, avanzar con suma destreza, realizar numerosos ataques de sus garras y finalmente, cuando su oponente concentre sus ojos en las cuchillas naturales de sus manos, realiza el movimiento de su “tercer miembro”. Su cola toma fuerza y se desplaza para propinarle un impacto con blanco fijo a la cabeza de la loba.

 

—“Es mi victoria” –En sus pensamientos la reptiloide afirmo.

 

Pero Sasha ya habría aprendido de su técnica, de hecho, no era el primer reptiloide que enfrenta que realiza tal movimiento con su cola, tenía una contramedida para lidiar con tal maniobra. Sin embargo, hacía uso de Gear a mano para llevarla a cabo, no tuvo más opciones que valerse con lo que tenía.

 

Esquivo la cola de Mare, para luego agarrarla en el acto con sus manos, soporto el dolor de clavar su carne en las espinas del rabo reptilico de su rival inhumano, confió entonces en la fuerza de su nueva condición. Jalo de la cola, no con intenciones de hacer caer a “Escamas sangrientas”, sino para arrancarle su preciado “tercer miembro”.

 

—“¿¡Que estoy viendo!?, ¡la luchadora Sasha le ha arrancado la cola a Mare “Escamas sangrientas”!, ¡carajo, ahora está usándola contra ella como un garrote, la está machacando sin piedad, la novata desnuda primeriza le esta una paliza a la novata con experiencia, que hilarante suceso damas y caballeros!” –Expreso el comentarista.

 

Sasha agitando sus brazos, movía la cola arrancada de Mare para usarle contra la reptiloide a modo de un arma aplastante, golpeando numerosas lados del torso de su contrincante. Mare intenta contraatacar valiéndose de su agilidad y garras, pero la ex-cazadora fácilmente lee sus movimientos, esquivando y propinándole una sacudida con su rabo en consecuencia de sus fallas.

 

—Pulgosa… miserable… -La luchadora escamosa cae un momento de rodillas al suelo escurriendo saliva con sangre de su boca.

 

Cuando se pone de pie mirando al frente y con la persistencia de seguir el combate, Sasha con todas sus fuerzas golpea la cabeza de Mare con la parte más filosa de su cola, era como un bate de béisbol dándole duro a una pelota. Tal fue la fuerza descomunal que la loba utilizo en ese golpe, que la cabeza de Mare es arrancada a la mitad de su cuerpo y se oye el crujir de su cráneo partirse en su mayor parte, no solo la decapito a medias, sino que le provoco un irreparable trauma craneal con hemorragia intensas.

 

La luchadora reptiloide cae entonces al suelo, su cuerpo se sacude, pero esos movimientos solo eran unos reflejos involuntarios de la recién fallecida Mare “Escamas sangrientas”. Aunque los reptiloides posean el mejor factor curativo, si reciben el suficiente daño en la cabeza, más concretamente su cerebro, esa capacidad regenerativa se entorpece y hasta queda inutilizada, pues es el cerebro quien comanda y provee los estímulos que hacen posible la segregación de los químicos naturales del cuerpo necesarios para la regeneración celular de la raza.

 

Cuando Mare cayó al suelo oficialmente muerta ante los presentes, todo el público quedo en absoluto silencio, la inmensa mayoría con rostros estupefactos. Al abrir sus bocas, abuchean a la loba, aun tras haber conseguido ganar legítimamente, la furia de los espectadores era causada por una simple y egoísta justificación, el resultado de las apuestas.

 

Todas las apuestas iban para Mare “Escamas sangrientas”, y ahora que ella perdió, todo ese dinero va a los bolsillos de los dirigentes del “club de la matanza”. Es la primera vez en la historia que algo así ocurre en este evento, donde una apuesta está inclinado al 100% de un combatiente en particular, termina con la derrota de este y toda la ganancia pasa para la casa propietaria. Sasha por su parte, pasaba de largo sus ruidosos comentarios, insultos fuertes y gestos obscenos.

 

—“¡Santa mierda!, ¡Mare “escamas sangrientas” ha sido derrotada, linchada y liquidada, la nudista novata ha ganado!, ¡esto es abrumante, contra todo pronóstico, la luchadora Sasha, quien parecía tener todas las de perder, ha vencido a alguien más grande y robusta que ella!, ¿¡será esta una lección de que los músculos no siempre son anticipo de victoria!?, ¡este combate sin duda no será olvidado por un buen estimado tiempo!”.

 

__________________________________________________________________

 

Sasha volvió a la sala con los demás luchadores por indicación de un miembro Minos que era parte del personal del “club de la matanza”, todos los combatientes registrados que yacían en el lugar empezaron a murmurar en torno a ella. Lo que antes eran meros comentarios desfavorables en torno a su persona, ahora expresaban admiración por la fuerza de alguien cuyo cuerpo solo denotaba fragilidad.

 

—“20B, Sasha” –Un Koboloz la llamo desde el otro lado de la puerta roja.

 

Cruzo aquella puerta donde había ingresado por primera vez cuando culmino su registro y fue guiado por la súcubos llamada Donna “Queen”, se encuentra con el Koboloz quien estaba en compañía de una mujer loba mayor. Llamaba la atención su vestimenta de fina piel roja hecha de zorro que cubría tanto su torso como cintura y la mitad de sus piernas, el sombrero negro con una pluma blanca con gris pegado a esta que llevaba puesto y los calzados de tacón. Algunos anillos de metales preciosos se observaban en dedos y un collar de oro en torno a su cuello.

 

—Loba desnuda, tu lucha sí que hoy nos ha beneficiado inmensamente a mí y a mis compañeros de negocios –Comunico la mujer loba —Aquí tienes tu premio, normalmente este muchachin se encargaría de traértelo –Señalo al Koboloz a su lado —Pero me siento tan grafíticamente de buen humor y he decidido hacerlo personalmente yo misma.

 

80.000 Ralods se le es entregado en un solo fajo de billetes, originalmente serian 70 mil por el combate que sostuvo, pero aquella licántropa le dio un bono extra por el gran beneficio que le adjudico a ella y ciertas compañías suyas. Lo cierto es, que esa mujer loba, era uno de las tantas figuras “propietarias” del “club de la matanza”.

 

Tras darle el dinero a Sasha, se retira alejándose junto al Koboloz, la ex-cazadora mira detenidamente al dinero, 80 billetes de 1000 Ralods cada uno, acomodado en un fajo. Con tal capital, le bastaba para comprar comida, un techo donde dormir y por supuesto, no olvidaba la ropa.

 

—Chica, tienes talento, podrías hacer más dinero del que ganaste esta noche –Alguien en las cercanías le habla.

 

Revelándose como una súcubos de chaqueta negra, peinado picudo y joyería lujosa en dedos como también sobre el cuello, la loba le reconoció de inmediato, era Donna “Queen”.

 

—Seré sincera, creí que tú la palmarias allá abajo cuando el oponente que te toco fue Mare “escamas sangrientas” –Con sinceridad la súcubo declaro — ¿Sabes?, ella era considerada una principiante favorita del público, depositaron su confianza en esa reptiloide novata creyendo que llegaría a luchar con lo más idolatrados de este sitio, pero no paso de su quinto combate y la decepción volvió a apuñalar sus expectativas, incluyéndome.

 

—Tenía una buena destreza y con el entrenamiento que debió someterse para tener ese cuerpo, su fuerza sin duda era mayor a las reptiloide promedio, pero sus habilidades y técnica de lucha cuerpo a cuerpo dejan mucho que desear –Evaluó Sasha de una forma analítica en torno a su vencida rival fallecida —Si tuviera que hacer una conjetura, diría que sus anteriores oponentes de sus cuatro peleas pasadas, o eran peleadores con un estilo de lucha tan nefasto o simples contendientes de inferiores cualidades físicas en comparación a las suyas.

 

—Se nota que tienes una espléndida experiencia en las luchas, ¿eh?, te tengo una proposición –Manifestó la súcubo —Déjame ser tu promotor, ¿en qué consiste?, te lo resumiré con las palabras más simples, con mi influencia y algunos que otros contactos, hablare en tus nombre y podrás luchar en combates más prestigiosos con premios mucho más beneficiosos, cuanto más beneficiosos significa más dinero –Explico Donna —Lo que has ganado hoy, son solo migajas de pan, pueden quintuplicar ese número, ¿qué digo?, hasta incluso ganar 10 a 15 veces más que eso, luchar contra los mejores y quien sabe, quizás contra el actual campeón de “el club de la matanza”, aunque eso son palabras mayores.

 

— ¿Quién es el actual campeón? –Pregunto Sasha con curiosidad.

 

—Se hace llamar “Rey Creta”, y créeme, el tipo parte a la mitad a individuos como Mera solo como calentamiento.

 

Sasha en el fondo sabia de las verdaderas intenciones de la denominada Donna “Queen”, las peleas que sostiene en la arena del “Club de la matanza”, benefician a los espectadores a través de las apuestas. Ella pretende lucrar a través de esas apuestas el talento de la ex-cazadora, pero a Sasha no le importaba, a su manera la necesitaba y por eso acepto que fuera su “promotora”.

 

Si la loba decidiera seguir solo con su propia cuenta, estaría luchando por un buen rato contra meros novatos y ganaría tan solo aquellas sumas menores. Si contaba con el apoyo influyente de Donna como su promotora, podría obtener con más celeridad, encuentros con combatientes de rangos mayores y sacar números de ganancias más grandes.

 

Su objetivo actual seguía siendo el mismo, conseguir dinero, de ser posible, la mayor cantidad posible, cuando su humanidad se desvaneció y su licantropía asumió su nueva identidad. Toda la capital económica que disponía se perdió consigo, pues guardaba una pequeña suma en un banco de una ciudad humana, actualmente le era imposible recuperarlo.

 

Por lo tanto debía hacer nuevo dinero, nuevas ganancias y sustentarse con su nueva condición, por esa razón fue que acepto el trato de Donna como su promotora. La súcubo en señal de buena amistad, acepta pagar su comida, alojamiento y la ya necesaria ropa, pues debía deshacerse cuanto antes de su hábito de nudista público.

 

__________________________________________________________________

 

En alguna parte de Tsurquez, de una lujosa habitación espaciosa, con muebles finos, objetos de arte decorado en las paredes, suelo cubierto por una alfombra roja de magnifica tela y una inmensa cama como para 8 personas adultas. Dos humanas con notorios moretones leves en el cuerpo e inconsciente, se encontraban recostadas sobre las sabanas.

 

Sus rostros lagrimosos y boca babeante denotaba señas de haber padecido agresiones físicas y mentales, sobre sus entrepiernas, fluía en gran cantidad en sus intimidades femeninas de un viscoso liquido blanco. Una tercera humana estaba presente en la habitación, aun consciente, gimiendo con intensos gritos mientras era sujetada por los brazos de un Minos.

 

Un hombre toro, recostado sobre la alfombra, sujetaba las caderas de la fémina con sus rostros de frente, la subía y descendía bruscamente sobre su viril miembro, mientras a la vez le daba fuertes nalgadas que dejaban desde rojo a morado los glúteos de la mujer.

 

— ¡Grita, grita más fuerte puta! –Le ordenaba el Minos.

 

Levantándola y bajando contra su falo con más agresividad y dándole palmadas más fuertes, la mujer entre lágrimas chillaba más del dolor que de placer. Sobre una mesa en la habitación, se hallaba un valioso cinturón de oro, con una placa que ponía escrito “Rey Creta”.

 

Continuara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s