Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 63

CAPITULO 63

 

Adalia y Maddie transitaban por el bosque en las cercanías de las ruinas de Lodhret, su destino era Armenia, tras dejar un grupo a cargo de la vigilancia de Peter, solo les quedaba retornar a su hogar natal. La loba de heterocromía de repente cesa sus pasos, observa detenidamente a su acompañante, quien yacía completamente quieta con la vista en frente y uno de sus pies en alto como si hubiera sido congelada.

 

El sonido de la naturaleza también había cesado de golpe, pero lo más llamativo, eran las aves paralizadas en medio del aire, evidentemente la Lady inhumana no tardo en comprender la anormalidad de la situación. Todos los acontecimientos apuntaban a un hecho en concreto, era producto de algo manifestado con Nova y su responsable se hallaba arriba de una rama, bebiendo una taza de té.

— ¡Buenas mañanas cordiales!, ¡señor Locura te manda sus saludos también! –Saludo el anormal vampiro amante de su infusión favorita.

 

—Es extraño verte sin haberte invocado, Mad –Opino Lady Adalia con una sonrisa siniestra y los brazos cruzados.

 

—Oh querida, la cortesía de un caballero no se mide por el sombrero, sino por sus exquisitos gustos por el buen té –Argumento él —Pero no es la necesidad de una elocuencia sutil mi invocación, ¿pienso detenidamente o actuó con improvisación?.

 

—A veces quisiera ver lo que hay en tu mente, pero luego recuerdo que eres la antítesis de la misma normalidad, ya que estas aquí, dime con sinceridad, ¿fuiste tú acaso? –Pregunto ella.

 

—Oh no, ¡no no no no no no no!, ¡absolutamente no!, ¿con que propósito enajenado sucumbiría a un acto tan ridículo de privar a una existencia alterna su hogar original? –Concluyo el vampiro extravagante —Ahora lo noto como las manchas rojas en los cortes del primo psicosis, ¿no está la vampirilla contigo?.

 

—Illusia ya cumplió con el propósito por el que fue contratada, obviamente se ha marchado para seguir brindando de sus servicios al mejor postor –Contesto Adalia.

 

—Es una dama realmente interesante y única, aunque no tan especial como lo es el joven lobillo, admiro la decisión que has tomado por sus peludas y redondas nalgas he de comunicar –Declaro Mad.

 

—Es obvio, si le privara de su libertad, sería como arrebatarle lo que le hace particularmente especial.

 

—Pero si hablamos de algo especial, ¿no entraría en esa categoría tú también? –El vampiro con exagerado aire pensativo miraba fijamente a la loba mientras se rascaba el mentón con la mano derecha y sostenía con anormalidad su taza con el pie izquierdo —A pesar de que eres una licántropa, durante la luna llena en la caza lunar, mantuviste tu forma humana en todo momento, la bestia interior siempre sucumbirá al cambio de manera obligatoria al contacto con la luz de la luna llena, incluso el joven lobillo no fue la excepción, se transformó cuando dicha luz llego a su ser –Hizo una breve pausa tomando un sorbo de su infusión —Pero… tu eres asombrosamente, ilógicamente, disparatadamente, incoherentemente… una excepción a la regla de la luna llena, ¿cómo has conseguido dominar algo que ningún licántropo ha podido aun en estos tiempos?, aun con la túnica puesta, la luz siempre se filtrara por toda la vestimenta sin importar lo gruesa que sea, la única forma de evitar sucumbir a la transformación forzosa, es encerrándose en una habitación sellada donde ni la más mínima luz lunar llegue, es lo que hacen los lobos de ciudad para evitar aquellas noches donde su identidad corre riesgo de ser expuesto a sus vecinos humanos.

 

—Tú sí que eres bastante curioso con los detalles, ¿ser un entrometido es tu pasatiempo también? –Le pregunto Adalia con una relajada mirada.

 

— ¡Claro que no!, mi pasatiempo es gozar del buen té, y de vez en cuando disfrutar de un buen partido de póker con señor Locura y hermanastro Demencia, mientras amante Esquizofrenia duerme profundamente –Declaro él —Cuando tienes un “Full House” te sientes el rey de tus pantalones, hasta que aparece una “Escalera Real” y entonces sientes como tu ropa interior se prende fuego de la decepción, ¡oh dama fortuna!, ¿¡porque te entretienes del sufrimiento de tu fiel amigo con beneficio!?.

 

—Je, nunca cambiaras esa anormalidad tuya.

 

— ¡Pues claro!, ¿dónde quedaría lo divertido si todo el mundo fuera normal?, ¡cambio y fuera!.

 

Mad desaparece a la vista de Adalia con el siguiente parpadear de sus ojos, las aves vuelven a moverse, el sonido retorna y Maddie vuelve a caminar notando la atenta mirada de Lady en dirección a la rama donde se encontraba el desquiciado vampiro.

 

— ¿Lady Adalia?, ¿sucede algo? –Su fiel compañera con preocupación pregunto.

 

—Jejeje, nada, solo he visto algo gracioso, es todo, continuemos.

 

__________________________________________________________________

 

— ¿Te conozco? –Le pregunto Peter mirándole hostilmente —¿Quién carajos eres?.

 

—Soy Sasha Sunlaire.

 

Su viaje hacia Tsurquez se ve interrumpido por la inesperada presencia de una adversaria con quien ha tenido más de un enfrentamiento anteriormente.

 

— ¿Sasha Sunlaire?, ¿Sunlaire?…

 

Los recuerdos grabados en lo recóndito de su mente reproducen entonces las luchas llevadas a cabo en el pasado contra dicha persona, la primera culminando en su derrota aplastante y casi muerte. La segunda llevada a cabo en las ruinas de Lodhret durante la caza lunar, donde sus fuerzas estaban parejas y de pronto el resto del combate, queda en memorias borrosas que poco a poco iba recuperando con el tiempo.

 

— ¿Eres esa Sasha?, ¿la cazadora que intento matarme?, te ves un tanto… diferente –Noto el peliblanco una diferencia notoria en el cabello de la muchacha —Antes tenías una mitad de otro color y… bueno, ahora tu cabello no se ve como el culo, felicidades al estilista que lo arreglo.

 

Ella sin decir nada y en completa tranquilidad aun en su total desnudez, comienza acercarse lentamente hacia Peter, él desenfunda su espada Gear y detiene el avance de la fémina al tener la punta del arma sobre su cuello.

 

— ¿Qué estas esperando?, acaba conmigo –Le dijo ella.

 

— ¿Ah? –Replico Peter con confusión.

 

—Solo un centímetro más, con perforarme el cuello con esa espada de plata, bastara para matarme.

 

—¿Me estas… estoy escuchando bien?.

 

—Sí, te estoy pidiendo que me mates, con esa espada de plata tuya.

 

Peter estaba ciertamente confundido, ¿era la misma cazadora de deleitaba total agresividad y desprecio hacia los “monstruos” con el que lucho anteriormente?. Estaba allí parada, con una mirada indiferente, sin ropa alguna, como humana tendría vergüenza de tal condiciones, pero ella se comportaba con un radical giro de 180 grados, exigiendo su muerte en dicha desnudez y en total calma.

 

— ¿Estas borracha?, ¿drogada?, ¿te fumaste alguna mierda de este bosque?, ¿o la mierda de algún animal de este mismo bosque? –Pregunto anonado el joven peliblanco.

 

—No, estoy en total lucidez –Respondió Sasha —Tan solo te hago petición porque ya no tengo motivos por el cual vivir, desde que descubrí que soy una licántropa, lo he perdido todo.

 

Las nuevas capacidades olfativas de Peter le permitió notar que el cuerpo de la cazadora emitía un olor completamente diferente a cuando lucho contra ellas en las ruinas Lodhret. No solo era su cabello o su comportamiento, su olor también evidenciaba un cambio total en ella, la revelación dictada por Sasha era la última pista que necesitaba para entenderlo con claridad.

 

— Todo este tiempo… ¿eras una licántropa? –Pregunto Peter.

 

—Eso parece –Contesto ella con indiferencia.

 

— ¿En serio?, ¿y todo ese rollo de “soy una cazadora que exterminara a los monstruos bla bla bla… protegeré a la humanidad… bla bla bla”?, ¿en serio? –Repite la misma frase con indignación —¿¡Casi me matas solo porque soy un licántropo y todo este tiempo eras una creyendo ser humana!?.

 

—Quizás mi mente jugo todo el tiempo con mi verdadera identidad, hasta que luego lo entendí, nunca fui quien creía haber sido, y aquí me encuentro, estas en todo tu derecho de matarme.

 

Tras expresar dichas palabras, Sasha cierra sus ojos y levanta sus brazos entregando su vida para ser tomada por la espada del lobo que le había vencido y llevado a descubrir lo que era realmente. Podría odiarlo, pero lo cierto era, que culpaba al lado humano de su psiquis por ocultarle la verdad sobre su padre y su identidad como una mujer loba.

 

—Aquí me tienes, haz lo que quieras conmigo, rebana mis extremidades, apuñala mi corazón, perfora mi cuello, decapita mi cabeza, haz lo que te parezca…

 

Su sumiso dialogo es interrumpido por un fuerte puñetazo diestro del lobo blanco en el estómago que hace expulsar todo su aire de golpe, Sasha cae al suelo en posición fetal con sus manos masajeándose en la parte golpeada. Solo para recibir por consiguiente un escupitajo en la cara por parte del chico peliblanco.

 

— ¡Vete a la mierda, puta loca hipócrita! –Le exclamo un furioso Peter enseñándole el dedo del medio en su rostro.

 

El lobo blanco siguió su camino ignorándola por completo, al cabo de unos momentos noto entonces que ella le estaba siguiendo.

 

— ¡Deja de seguirme! –Le exigió Peter.

 

— ¿Por qué no me matas?, matarme debería ser más satisfactorio para ti –Le pregunto Sasha.

 

—No, sería más satisfactorio para ti –Argumento Peter —Tu misma lo dijiste bien claro, “ya no tienes motivos para vivir”, por ende si te matara, sería como quitarte de tu miseria, y siendo sincero, prefiero que los hijos de puta que me caen mal sigan sufriendo, así que por mí, vete a que te orine un caballo.

 

Sasha quedo completamente callada por los siguiente 5 minutos, siguiendo aun a Peter, para luego retornar la conversación con otro tema.

 

— ¿Puedo saber a dónde vas?… por favor –Pregunto ella con humildad.

 

—A un lugar llamado Tsurquez –Contesto Peter.

 

—¿Allí viven… otros como tú y yo?.

 

—Por lo que entiendo, si, así como también vampiros.

 

El joven peliblanco se detiene para revisar el mapa con el cual se guiaba, asegurándose de tomar el camino correcto. Aunque si bien no sabía leerlo del todo, tomo como referencia el punto anotado donde él despertó y estaba marcado en el mapa, Sasha con curiosidad mira el mapa a sus espaldas notando entonces un error en el trayecto que Peter seguía.

 

—No quiero sonar mal, pero… estas tomando el camino equivocado hacia ese lugar llamado Tsurquez –Expuso Sasha.

 

—¿Qué?, ¿sabes leer esta cosa mejor que yo?.

 

—Como cazadora que fui alguna vez, siempre he utilizado mapas para guiarme –Declaro —Y… según este mapa, si mis cálculos son correcto, el camino hacia Tsurquez está para esa dirección.

 

Sasha señalo para el otro lado, dicho de una manera simple y directa, Peter estaba yendo por dirección contraria.

 

—Me estas jodiendo, ¿no? –Pronuncio con iracundo tono.

 

—No… según el mapa, el camino a Tsurquez está por allá.

 

Venas sobresalían de la sien del peliblanco, la ex-cazadora podía sentir la rabia emanar de Peter, tomo una prudente segura y entonces observo como este estallo en cólera, derribando un árbol en solo una tajada con su Gear. Para luego rugir con intensa furia hacia el cielo, como si insultara a lo más sacro del mundo.

 

— ¿Estas… bien? –Le pregunto Sasha.

 

No contesto palabra alguno, el peliblanco solamente guardo su arma y camino siguiendo la dirección indicada por la desnuda ex-cazadora, ella continúo siguiéndole y en total silencio. Con tal mal humor, a Sasha le era imposible volver a establecer conversación alguna con Peter, solo podía esperar a que se calmara.

 

__________________________________________________________________

 

Un día y medio había transcurrido hasta entonces, Peter nunca se detuvo ni para descansar o comer, salvo las necesidades de orinar, el peliblanco estaba deseando llegar cuanto antes a su destino. Fue entonces que llegando a un punto, volvió a sentir con su instinto asesino, la hostilidad a su proximidad.

 

Un disparo de un arma de fuego cerca de sus pies le obliga a pararse, pero no se inmuta ante tal agresión, la atacante se revela como una mujer adulta armado con un mosquete, pero su naturaleza no era humana. Poseía escamas de reptil en brazos, piernas y sobre su rostro, con colmillo en conjunto con una lengua semejante el de una serpiente y tenía además un grueso rabo verde con su propio conjunto de escamas espinosas.

 

Pero no era la única, sobre el árbol, una agresora le apuntaba con una ballesta Gear, una vampiresa de cabellera café y llamativos aretes rojos en las orejas. Una tercera atacante se presentó aterrizando a escasos metros de Peter, el pelaje animal presente en ella, revelaba su identidad como licántropa.

 

Tenía una intimidante estatura de dos metros, un largo cabello negro, usaba ropa que dejaba al descubierto su ombligo  y largas piernas, su arma predilecta era un Gear con el aspecto de un pesado mazo negro al cual cargaba con solo una mano. Miraba fijamente a Peter, con una faceta demencial, sonriendo maliciosamente y acercándose a él, hasta detener a escasos centímetros del peliblanco y mirarle cara a cara, saborea sus labios dos veces haciendo notorio ruidos a propósito.

 

—Vaya, que dulce sorpresa tenemos aquí, estas muy lejos de casa, humano –Le dijo la licántropa alta exhalando su aliento en el rostro de Peter.

 

—Maldición, Zycra, no vayas a matarlo en el acto –Le pidió la mujer de las escamas —En Tsurquez los esclavos humanos nunca sobran, además nos pagaran a las tres por entregarlo a las autoridades, no me quejo del salario como guardias de Tsurquez, pero el dinero extra viene de maravilla.

 

—Concuerdo, Zycra, abstente de asesinarlo, vivo nos beneficia más –Expreso la vampira apoyando el punto de la escamosa mujer.

 

—Jejejeje… calma, también me gusta el dinero, aunque… la sola idea de retorcer de dolor y humillar a este humano es las maneras más vulgares y asquerosas… es excitante.

 

Sus mejillas se enrojecían a la vez que una macabra sonrisa digna de un psicópata se tiñe en su cara, pensamientos sombríos y sanguinarios se cernieron en la mente de la licántropa en torno a Peter. Su tentación era poner sus manos en él, infligirle tanto dolor físico y psicológico de la manera en que ella siempre lo hacía en sus víctimas, no por nada se labro un afamado sobrenombre.

 

“La Sonriente Sádica Gigante Desquiciada amante de las lágrimas de agonía”.

 

Continuara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s