Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 61

CAPITULO 61

 

Despertando en un bosque, se había encontrado rodeado de enigmáticas personas en túnicas y máscaras de lobos hechas de madera, ante Peter se presenta la presunta responsable de transmitir su licantropía.

 

— ¿Quién carajos eres tú? –Le pregunto directamente el joven de blanca cabellera.

 

—En el fondo lo sabes, soy la razón del porque has venido hasta las ruinas de Lodhret y soy quien te ha dado el don del lobo a través de la mordida –Contesto la enigmática persona —Peter Garnier, has corrido tantos riesgos y ahora tendrás las respuestas que anhelas saber.

No pudo evitar recordar a aquella fémina bestia de casi dos metros de altura, morder su hombro, tal dolencia del pasado se transmitió como un reflejo al llevar una de sus manos al mismo hombro donde sintió esos salvajes colmillos.

 

— ¿Realmente eres tú?, ¿o solo alguien que se hace pasar por ella?, ni siquiera sé cómo carajos es sin un solo gramo de pelaje en su cuerpo –Comento Peter.

 

—Entiendo, lo probare entonces.

 

Agito tu cabeza como señal para los cuatro individuos a su alrededor, estos se retiran dejando a los dos a solas, acto seguido la enigmática mujer se quita la túnica y mascara quedando únicamente en sostén y bragas. Detrás de aquella túnica, se revela una belleza de piel blanca, cabellera negra larga y ojos con heterocromía, siendo uno de color ámbar y el otro verde.

 

— ¿Qué?, ¿piensas probarlo dándome un striptease? –Pregunto con un tono hilarante el joven peliblanco.

 

—No, solo pienso relucir mi peluda bestia interior –Contesto ella.

 

Quitándose sus dos prendas íntimas, exhibe su desnudez con toda normalidad.

 

—Mierda, no bromeabas con lo de “peluda bestia” –Comento Peter mirando la entrepierna de la joven desnuda.

 

—Sí, no me gusta el depilado –Contesto ella entre risas —Pero ese no es el punto.

 

Garras y colmillos brotaron de la belleza blanca, una mirada salvaje se torna en un rostro con sus ojos tiñéndose de amarillo, un pelaje a montón de blanco con gris surgían de su cuerpo, su tamaño paso de 175 centímetros de altura a medir a 198. Sus atributos femeninos también manifestaron un aumento, junto a la aparición de notable masa muscular, con su hocico animal al descubierto ruge con la vista al cielo.

 

Peter le miró minuciosamente, cada parte y detalle de su cuerpo, era la misma bestia de aquella cueva, la misma monstruosidad lupina que le mordió.

 

— ¿Y bien?, ¿ahora me crees? –Pregunto la fémina bestia mirando al peliblanco.

 

—Je, ya lo creo.

 

La mujer loba revierte su estado y vuelve a su forma humana en solo unos segundos, para luego tomar asiento.

 

—Mi nombre es Adalia Mirva, ahora que he aclarado mi identidad y revelado mi nombre, podemos tener una charla los dos.

 

—¿Piensas charlar estando desnuda?.

 

— ¿Cuál es el problema?, tu también lo estas, además para los hombres lobos estar desnudo es tan natural y apacible, como lo es para los humanos comer un dulce pastel.

 

El sentido común de la enigmática Adalia era extravagante, pero lo único que Peter tenia de interés en ella, era cierto conocimiento sobre su llegada a Eliux. El muchacho de cabellera blanca toma asiento y con ojos pegados a los de ella, la charla entre los dos da comienzo.

 

—Seré directo, ¿sabes lo que soy? –Pregunto Peter.

 

—Sí, un humano, al menos es lo fuiste originalmente –Contesto Adalia —Pero tu humanidad es muy diferentes a los de Eliux, ya que tú no eres un humano de este mundo.

 

Aquella respuesta lo confirmaba todo, aquella mujer loba era consciente de la auténtica procedencia de Peter.

 

— ¿Cómo supiste que era un humano de otro mundo? –Pregunto Peter —La mordida que me diste, no lo hiciste para variar, lo hiciste sabiendo lo que me ocurriría, que era diferente a los humanos de este mundo que son inmunes a la licantropía, la cuestión es, ¿cómo lo supiste?.

 

—Eso fue porque la voz me lo dijo –Contesto ella.

 

—¿La voz?.

 

__________________________________________________________________

 

[FLASHBACK]…

 

Transitando por un bosque en un día nublado y de frio clima, Adalia vistiendo la túnica blanca y mascara de lobo, se encaminaba junto a cuatro individuos con la misma vestimenta.

 

—Nuestro contacto humano no está muy lejos, Lady Adalia –Le comunica uno de sus acompañantes resaltando su voz femenina —Llegaremos en cuestión de media hora.

 

—No tienes que ser muy formal, Maddie –Le responde Adalia —No estamos en Armenia, sinceramente odio las etiquetas, solo las uso porque mi madre insiste en mantener nuestra imagen en público.

 

—Su madre es la comandante de las fuerzas del Distrito Sur, y usted ya ha sido elegida como su futura sucesora, Lady Adalia –Contesto su subordinada Maddie.

 

Adalia detiene sus pasos, y todos los presentes replican su accionar, acto seguido ella se da vuelta y le quita su máscara de lobo de madera a su acompañante Maddie. Su cara al descubierto revela a una joven de su misma edad, de una piel bronceada, cabellera larga marrón y ojos avellana.

 

— ¿Lady Adalia? —Replica su subordinada confusa.

 

Coloca una mano sobre el mentón de Maddie acariciándolo suavemente y acerca su rostro al de ella, quitándose su propia mascara y con sus labios a solo centímetros de tocarse.

 

—Aunque no me gustan las formalidades, no puedo evitar sentir que eres adorable cuando te comportas de esa manera –Dijo con sinceridad la loba de piel blanca.

 

—Lady Adalia… por favor, aquí no… -Una ruborizada Maddie voltea su mirada para otro lado.

 

— ¡Que ternura eres cuando pones esa cara!, aunque no hay nada que temer, todas aquí quienes nos acompañan son de mi suma confianza.

 

Adalia lame la mejilla derecha de Maddie como muestra de afecto y luego suelta su mentón volviéndose a ponerse la máscara.

 

—Tenemos un camino que seguir, cuanto más pronto terminemos con el asunto del contacto, más rápido volveremos a Armenia.

 

—Sí, lady Adalia —Contesta Maddie colocándose la máscara y sonriendo bajo ella aun ruborizada.

 

Pronto un extraño ruido hace eco a los oídos de Adalia, ella vuelve a detenerse y mira hacia diferentes lados buscando su procedencia.

 

— ¿Qué sucede Lady Adalia? –Le pregunto su subordinada.

 

— ¿Oyen eso? –Fue lo que su superiora le contesto.

 

Pero para sorpresa de la bella loba con heterocromía, solo sus oídos percibían aquel extraño ruido, que pronto se hizo más claro, escuchándose una voz femenina. Una voz de desconocido origen, que la estaba llamando.

 

—“No intentes hallar mi procedencia, está más allá de tu comprensión” –La voz femenina le comunico.

 

— ¿Quién eres? –Pregunto Adalia en voz alta.

 

Sus acompañantes estaban confusas, pues eran incapaces de oír aquella voz, y aunque Adalia se los había explicado, seguía siendo algo extraño ver a su Lady hablarle al aire.

 

—“Quien sea no tiene importancia”.

 

—Al contrario, para mí lo tiene, si no sé quién eres o lo que eres, ¿por qué debería escucharte?, no hay confianza en una charla así.

 

—“Jeje, tan precavida, eres perfecta, aunque solo te escojo porque eres la opción más cercana”.

 

— ¿Escogerme?, ¿para qué?.

 

—“Dime, ¿qué dirías si te dijera que puedes transmitir tu licantropía a un lindo y joven muchacho?”.

 

Tal pregunta hizo que la loba de heterocromía se riera unos momentos.

 

—Te contestaría que suena demasiado sospechoso, aunque tengo curiosidad por saber cómo es ese “joven muchacho”.

 

—“Entonces te marcare el camino”.

 

Una serie de fuertes ruidos sonoros sacudieron la cabeza de Adalia, intensos dolores le hicieron ponerse de rodillas, sus acompañantes reaccionaron al instante tratando de ayudarle. Pronto aquellas molestias auditivas cesaron al instante, con solo una escasa duración de 4 segundos, al concluir este extraño fenómeno, la mente de la loba había recibido cierta información en su consciencia de golpe.

 

—Tomaremos un desvió, hay un sitio que debo ir antes –Ordeno a sus acompañantes con seriedad.

 

En el fondo, no confiaba en absoluto lo que aquella voz le había comunicado, los ruidos que sacudieron su cabeza, le enseñaron una serie de imágenes. No solo le mostraron el camino a seguir para ir a la dirección que la enigmática voz le hablo, sino que además, vio la imagen de un joven de cabellera blanca.

 

—“¿Sera ese joven muchacho del que me hablo?” –Dijo una excitada y emocionada Adalia.

 

__________________________________________________________________

 

La dirección lo había conducido a una cueva, sus acompañantes estaban con dudas, pero aun así, nadie tenía razones para desobedecer a su “Lady”, el respecto que sentían hacia ella no era del típico subordinado-maestro, adoraban a su lady como una amiga de gran apego emocional.

 

Al adentrarse todos a la cueva, se hallaron con un altar de piedra con cadenas, la deducción de uno de los presentes, es que hace mucho tiempo, aquel sitio fue utilizado como un lugar de sacrificios, ¿pero de qué?. Los humanos abandonaron tal práctica barbárica cuando se hicieron con el Nova, los hombres lobos como vampiros tampoco tenían tal afición, preferían devorar a sus víctimas que malgastarla en un ridículo espectáculo sectario.

 

El altar de piedra estaba perfectamente tallada, no parecía tan vieja, y las cadenas, cuatro de ellas para cada miembro, no estaban oxidadas o con señal alguna de tener mucho tiempo dejadas allí. Era como si aquellos objetos hubieran sido colocados hace poco, pero tal teoría es absurdo, ¿quién tallaría tal fino altar y dejaría dichas cadenas en buen estado aquí para luego irse?.

 

—“¿habré caído alguna mala broma y venido en vano?, aquí es donde me indico que viniera, pero no hay nada” –Con incertidumbre fueron los pensamientos de Adalia.

 

Sin tomar en cuenta el altar y las cadenas, no había nada más en la cueva, pensó entonces que aquella voz enigmática, pudo haber sido producto de su imaginación o alguna entidad desconocida haciendo sus travesuras en los asuntos mortales.

 

—“No, no he bromeado contigo, realmente viniste y ahora compensare tu esfuerzo”.

 

La voz nuevamente vuelve a hablarle, pero eso no es todo, Nova se percibe en el aire, no era producto de la Novamancia de alguien en las cercanías, cantidades de partículas de dicha energía emergieron de la nada a la altura. Las partículas se unen creando una especie de portal, de su interior desciende un desnudo joven de cabellera blanca, que lentamente es dejado cuidadosamente en el altar de piedra por una fuerza invisible.

 

Todos los presentes, incluidos la misma Adalia estaban asombrados, su perplejidad no tenía comparación, no solo por la presencia de tal portal cuya cantidad de Nova que manifestaba era de lo más poderoso que hayan visto. Sino la aparición de un ser humano inconsciente en su interior, la bella loba Mirva se acerca al misterioso hombre.

 

Al contemplarlo de cerca, no tardo en descubrir una herida en su abdomen, la pérdida de sangre era menor, pero tal daño en su condición lo mataría en cuestión de tiempo. Miro su cabello blanco y su rostro, se sentía hipnotizado por él, a tal punto de quitarse la máscara y acurrucarse en su pecho para escuchar los latidos de su corazón, la loba sonrió con sumo regocijo.

 

—Ahora eres mío –Confeso en voz alta.

 

Continuara…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s