Metalord Revolution Capitulo 167

CAPITULO 167

DESTRUCCIÓN TOTAL

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Interior de la instalación abandonada…

 

—Aun no es mi fin… no pienso morir… hasta vengarme…

 

Su cuerpo se expandía hasta alcanzar una tonificación de proporciones bizarras, era una desnuda masa de carne musculosa palpitante cuyas extremidades habían sido reemplazadas por cuchillas curvadas de tinte esquelético. Su tamaño superaba con creces la longitud de un caballo y se sostenía como caminaba de manera cuadrúpeda.

 

Todo su cuero cabelludo se deshizo en consecuencia quedando en absoluta calvicie, su rostro se deforma hasta el punto de que su propia piel devora uno de sus ojos, valiendo de su globo ocular restante el cual obtiene un crecimiento desproporcional.

 

— ¡Yo soy… un comandante Templario… yo soy… el comandante Frederic!… y no dejare que un mocoso me elimine…

Su exposición al Navum forzó una mutación severa en todo su código genético, lo que antes era un humano, ahora era toda una abominación viviente de la zona Prohibida. Su ira ante la derrota a manos de Rozuel Drayt, le concedió al comandante Templario la fortaleza inhumana para su venganza.

 

—Mmm… mis sentidos se han agudizado… ahora puedo ver más allá de simple ojos mortales… mis oídos captan a la perfección el grito más lejano… y mi olfato… puedo sentir su aroma… el aroma de ese mocoso… está cerca e iré por ti… jejejeje…

 

Buscando una salida de la instalación, se desplaza a una velocidad abrumante mientras reía desquiciadamente con un tono grave y diabólico.

 

__________________________________________________________________

 

Prayt – Posada abandonada (Punto de Reunión de la Ordinem Deam)…

El hechizo de teletransportacion masiva fue estropeado, conllevando a privar de la única ruta de escape rápido de la Ordinem Deam antes de que el misil impacte en Prayt. Los Protecto ante este eventual hecho, sienten como el estrés comienza a nublar su cordura, sus superiores Vigidentes tratan de calmarles y pensar en una rápida solución.

 

— ¿Oyen ese ruido? –Un atento Garet pregunto con sus sentidos de la audición en alerta.

 

Aquel ruido de repente se hace menester en la percepción auditiva de todos los presentes y lo que presenciaron era un hecho difícil de creer, ¿lo estaban delirando?, una posibilidad de respuesta. A las alturas algo descendía hacia ellos, algo de gran tamaño, mucho más que una casa, este se acercaba rápidamente hasta estar al alcance visual de todos.

 

Un barco volador, su diseño era un galeón flotante, la nave de naturaleza mágica transitaba por los cielos ignorando todo FTN a su paso como si estos no le afectaran. Descendía en dirección hacia los miembros de la Ordinem Deam hasta conseguir aterrizar a escasos metros de ellos.

 

— ¿De dónde salió este barco volador y como es que puede viajar ileso por el cielo? –Se preguntó Hamelín con tantas sospechas.

 

El barco se encontraba en un estado bastante deplorable, si ya de por si era impresionante ver que uno transitara por los cielos de la Zona prohibida, también lo era el que pudiera volar en tales condiciones.

 

— ¿Quién estará manejando esa cosa siquiera? –Pregunto Benito.

 

Pero el tuerto elfo oscuro del rifle Mosin-Nagant tuvo su propia opinión al respeto, sin importar la procedencia del barco o quien estaba al mando de este, lo que sus ojos vieron en la nave era una oportuna ruta de escape.

 

— ¡Tenemos que subir a ese barco!, ¡¡ahora!! –Exclamo Einquel.

 

Los Protecto junto a Douglas fueron los primeros en cumplir su orden, adentrándose a la embarcación flotante, siguiéndole los Vigidente y el ultimo en subir era el único Custo presente, Zan. Pero el Vanish pronto noto que el slime, Allum, estaba perdido en sus pensamientos con un rostro impotente, no tardo en deducir la causa de su aflicción y se acercó a él rápidamente.

 

—No puedo imaginar el dolor que debes estar sintiendo, pero no puedes permitirte morir ahora, ¿crees en tu amo?, entonces sabes porque debes seguir viviendo –Fueron las palabras que Zan le dijo al oído a Allum, al mismo tiempo que tomo de la cintura del humanizado slime.

 

Con Fortalecimiento brinco sobrehumanamente sujetando a Allum, hasta aterrizar sobre el barco sin complicaciones, con todos a bordo pronto la nave comienza a ascender. Toma altura y se encamina alejándose de la ciudad de Prayt.

 

—Justo a tiempo, es de agradecer al capitán por esperarnos a todos –Opino Benito.

 

Einquel observo que sobre el barco tenia grabado en la cubierta un estandarte, representado con la imagen de la cabeza de un soldado Enano barbudo usando un casco para cubrir sus ojos. Un hacha de batalla posaba bajo la cabeza con la parte filosa hacia abajo y sobre la punta del arma grabada, lo acompañaba un yunque dorado.

 

—El estandarte del reino de Nagret… -Cito Einquel.

 

Los Enanos son una raza generalmente guerrera, pero también eran maestros de la herrería, en especial con la fabricación de artefactos mágicos, el hacha era su arma predilecta para ellos. El primer rey Enano, llevaba un hacha como su arma principal, de allí que esta se convirtiera en un símbolo de su gente.

 

Algo impacta sobre el barco con la fuerza suficiente para hacer temblar la embarcación flotante y que todos sus tripulantes sintieran ese brusco desbalanceo de breve duración. Al final por una de las orillas allí lo vieron al instante, a la monstruosidad mutada de lo que alguna vez fue un comandante Templario.

 

— ¡Puedo olerte!, ¡te huelo desde allí arriba!, ¡TE MATARE MOCOSO!, ¡TE MATARE!, ¡JAJAJAJAJAJA! –La esclerótica de su único globo ocular se tiñe de rojo mientras reía a carcajadas con demencia psicópata.

 

Con sus extremidades guadañas se aferraba al barco volador, escalando para llegar a la cubierta, la embarcación no contaba con cañones mágicos para defenderse.

 

— ¡Maldición está subiendo!, ¡dispárenle con algo e impiden que llegue hasta aquí! –Garet dio el aviso a todos los combatientes a distancia.

 

Proyectiles de ballestas, arcos, esferas de fuego y otros elementos fueron arrojados contra la monstruosidad que escalaba la embarcación, incluso los disparos de Einquel de la Mosin-Nagant, pese a todo el daño que recibía, este se regeneraba con una velocidad insana. No podían usar proyectiles de magia explosiva por temor a que el propio impacto dañara la misma nave y en consecuencia terminaran cayendo todos.

 

— ¡Es imparable, el desgraciado monstruo no se detiene con nada! –Un Protecto Draconiano comento con inquietud.

 

Zan entonces pensó en una idea un tanto peligrosa, saltar y caer en picada contra la monstruosidad con todo el poder de su fuego azul, cuando este llegue a soltarse, usar el cuerpo de la criatura para dar un brinco sobrehumano a tiempo y volver al barco. Pero existía el riesgo de que no lo consiguiera y pudiera terminar cayendo junto al abominable ser, era un 50/50 entre las dos posibilidades.

 

—Yo me hare cargo de él.

 

Una voz detuvo al Vanish de llevar a cabo su cometido, a su lado estaba Allum sosteniendo en sus manos el rifle antimaterial de calibre 12,7 mm, el KSVK Dragón. Se situó a la orilla apuntando con el arma a la monstruosidad y coloco una bala en específico en la recamara del arma.

 

— ¡TE ENCONTRE!, ¡EL AROMA, LA FUENTE DEL AROMA DE LO QUE TANTO DESEO DESTRUIR! –Exclamo la mutada criatura mirando al slime humanizado.

 

Allum presiona del gatillo, la bala del arma impacta sobre la criatura justo sobre su cabeza y acto seguido la potencia del proyectil de 12,7 mm parte en dos a la abominación de manera vertical. La herida desbordada un intenso calor, aquello era producto de la munición que se empleó, una bala incendiaria, creada con magia de fuego de una piedra mágica de dicho elemento. La mitad de la criatura cae hacia abajo, la otra seguía aferrando de no soltarte, aún estaba vivo.

 

— ¡Noooo…! ¡NOOOOO!, ¡DEBO MATARTE!, ¡QUIERO MATARTE!…

 

Con solo menos de la mitad de su cabeza, biológicamente aquella monstruosidad aún seguía en vida, pero la fatal herida producto del arma de Allum le impedía regenerarse con normalidad. El fuego impregnado en su carne por la bala incendiaria, dañaba sus tejidos constantemente y eso le costaba auto-sanarse a normalidad.

 

— ¡Debo vengarme…! ¡TE ODIO!… ¡TE ODIO, TE ODIO, TE ODIO, TE ODIO!…

 

Sus fuerzas empiezan a mermar y eventualmente no puede seguir aferrado al barco, siendo inminente su caída a una elevada altura, maldiciendo con todas sus fuerzas mientras caía a alguien que denominaba únicamente como “Mocoso”.

 

—Estuvo cerca… diablos, que alivio –Dijo un relajado Garet.

 

—Esa cosa sí que tenía mucho odio en su interior por alguien, no venía por mí, ¿verdad? –Bromeaba el Cait Benito.

 

—Lo importante es que ha sido neutralizado, y todos aquí están a salvo –Agrego Hamelín de su parte.

 

—Lo peor no ha pasado, ¡miren! –Señalo Einquel hacia lo alto del cielo con abrumante expresión.

 

TIEMPO ESTIMADO PARA EL IMPACTO DEL MISIL:

 

00:00:05…

 

00:00:04…

 

00:00:03…

 

00:00:02…

 

00:00:01…

 

Ante la vista de todo, observaron la presencia de un objeto metálico con forma de vara de unos 13 a 14 metros de tamaño y 83 centímetros de diámetro. El símbolo de la hoz y el martillo impreso en el artefacto descendiente revelaba su pertenecía a Pirer, este caía a gran velocidad con rumbo a Prayt.

 

Su impacto desemboco una explosión como nunca antes presenciaron, un estallido que en sus perspectivas parecía de proporciones bíblicas, como un anuncio del fin del mundo. Toda Prayt era arrasada por una onda de fuego de tinte morado, y una nube con forma de hongo del color del Navum se alzó a la mirada de los presentes.

 

La explosión causó con su onda de choque una turbulencia intensa sobre la embarcación voladora, casi parecía que todo estaba perdido, pero logro soportarlo gracias a encontrarse a una distancia segura. Lo siguiente que presenciaron sobre la destruida Prayt, era que esta fue cubierta por una extensa niebla morada.

 

—Si Roz no nos hubiera advertido, formaríamos parte de todo ese desastre de allí abajo –Expreso Einquel.

 

—Tanta destrucción, ¿qué clase de arma era esa vara metálica gigante? –Pregunto un desconcertado buscador Douglas.

 

—Una que de solo imaginar que hubieran tantas como esas y se utilizaran a la vez… seria el fin de Avalia, el fin de toda vida en este mundo –Opino Xiz por su parte.

 

El mundo fue testigo de un arma balística por primera vez, una abandonada ciudad Enana fue la que probó el poder de tal bélico artefacto. Aquel día seria conocido desde entonces como “La Destrucción total de Prayt”.

 

__________________________________________________________________

 

Tras los acontecimientos de Prayt, el barco volador siguió su curso, los Protecto y algunos Vigidentes como Hamelín y Xiz, se pusieron a explorar el interior de la nave. Para su sorpresa, no encontraron a nadie, la nave en sí, estaba siendo tripulada por su propia mano.

 

— ¿Cómo es esto posible?, ¿acaso este barco volador está encantado o algo así? –Pregunto un confuso Einquel.

 

—Esto no es todo mi estimado Einquel, también nos dimos con otro descubrimiento sorprendente dentro del barco –Informo Hamelín.

 

—Los barcos voladores pueden volar gracias a un núcleo mágico muy complejo que proporciona la magia de vuelo, se podría definir estos núcleos como un “corazón” –Explico Xiz —Dependiendo del barco volador en cuestión, la mayoría solo tiene uno, pero se construyeron otros modelos que poseen desde dos de estos núcleos e incluso tres como máximo, a mayor numero, mayor es la potencia de su magia de vuelo y cuenta con más capacidad de magia para apoyo tanto ofensivo como defensivo.

 

— ¿Qué sucede con el núcleo de este barco? –Pregunto el tuerto elfo oscuro.

 

—Allí está la sorpresa mi buen Einquel, el núcleo de vuelo de este barco está destruido desde hace mucho tiempo –Revelo el Ratman Vigidente.

 

Los núcleos de vuelo de los barcos voladores siempre son situados en el centro de la embarcación, celosamente protegidos con una barrera, su magia emana por toda la nave como la sangre recorriendo las venas en el cuerpo. El núcleo está fabricado a partir de cristales puros de mana fusionados con una coraza esférica de hierro y encantado con la magia que le permite surcar por los aires, su tamaño aproximado media casi la cabeza de una persona adulta.

 

Y para sorpresa de todos, el núcleo del barco volador al cual se encontraban a bordo, estaba abierto y partido a la mitad, la sala donde se situaba dicho objeto se encontraba en su totalidad destruida e inaccesible. Deleitando a la vista el corazón de la nave entre las ruinas, entonces como el medio principal de vuelo de la embarcación estaba destruida, ¿cómo era posible que este barco pudiera volar?.

 

—Desde la parte inferior del barco, se puede sentir la emanación de una gran cantidad de energía, su procedencia es desconocida –Aclaro Xiz.

 

— ¿Dices que abordamos un barco volador “no muerto”? –Concluyo Einquel como pregunta.

 

—Iba a sugerir la palabra “poseído” o “maldito”, pero también es una forma valida de llamarlo –Opino Hamelín.

 

— ¿Al menos alguien sabe a dónde nos dirigimos?, como nadie vivo maneja esta cosa… -Fue la siguiente incógnita del tuerto elfo oscuro.

 

Mientras los miembros de la Ordinem Deam discuten sobre dicha problemática, Allum se aproximó hacia Zan Rittono quien se encontraba descansado contra la pared sentado en el suelo en total alerta. El humanizado slime se sitúa a su lado y toma asiento.

 

—Cuéntame, ¿cómo ocurrió? –Pregunto de manera directa.

 

—Si quieres saberlo… -Suspiro un breve momento el Vanish —Te lo contare todo.

 

__________________________________________________________________

 

Minutos antes – Área alrededor de la instalación abandonada…

Tras una explosión proveniente del techo de la instalación, el campo es bombardeado por relámpagos que arrasan con todo aquello que eran alcanzados por estos o su onda expansiva. Pero incluso con tal mortal tempestad, la lucha entre Zan y Travis seguía en curso.

 

—Las cosas sí que se están poniendo interesante, ¿no lo crees Zan? –Le pregunto su jurado enemigo Travis con una elocuente sonrisa.

 

—Acabare contigo esta vez, Travis –Le aseguro un enfurecido Vanish.

 

—Jojojo, cuanta rabia, eso es bueno, la ira ayuda a aclarar y evitar dudas de cuando debes matar a alguien –Opino el muchacho pelinegro conformado por un flequillo puntiagudo en la parte de delante de su cabellera —Oye, ¿no es esa tu amiga la Lupian?, parece que lleva mucha prisa.

 

Zan pensó que podría tratarse de una artimaña, que voltear la mirada solo un poco y quitarle los ojos encima un leve segundo conllevaría a ser atacado por Travis, pero luego sintió la fuerte presencia de Riha.

 

—No voy a atacarte solo por mirar que hace tu amiga la semihumana, no sería divertido llevar la lucha a ese nivel aun –Le aclaro su rival del flequillo.

 

Zan volteo entonces rápidamente y observo a Riha, quien se dirigía a una exorbitante velocidad hacia una dirección en concreto, a la instalación abandonada.

 

—“¿Pero qué está haciendo?” –Se preguntó confuso el Vanish de ojos celeste.

 

Pronto se dio cuenta que a donde apuntaba no era al interior del edificio, sino al techo de este, comenzó a escalarlo haciendo uso de sus poderes de Lupian del clan de acero para conseguir su objetivo.

 

—La manera en que se mueve es casi como el Fortalecimiento de un mago de Clase SS, pero es evidente que esa semihumana no es de dicho nivel –Comento Travis con observación —Hmmm… ¿estará usando Arkania para haber logrado tener semejante destreza física?, ¡jajajaja!, a este punto ella estará muerta de ser el caso.

 

Las intenciones de Riha era un completo misterio para Zan, pero lo que su enemigo había declarado no era algo ridículo, a primera vista el Vanish sabía que la Lupian no era una maga de alto nivel. Para haber conseguido tal abrumante velocidad, no pudo ser producto de algún artefacto mágico que se haya guardado a la manga, recordó entonces que ella poseía una piedra de Arkania en una sortija de su mano derecha.

 

—“¿Por qué arriesga su propia vida de esa manera?”.

 

De repente una segunda explosión se da nuevamente en lo alto de la instalación, era más fuerte que la primera, derribando la torre blanca y roja de la estructura. Liberando una cantidad de electricidad a modo de onda expansiva que se observa en escasos segundos, tras aquel acontecimiento, la presencia de Riha desaparece sensorialmente en la percepción de Zan.

 

Un relámpago cae en la cercanía de los dos, estos toman distancia retrocediendo sobrehumanamente y vuelve a chocar sus miradas. Pero Zan al voltear hacia el cuartel abandonado donde los Protecto yacían reguardado, reflexiona la situación al percatarse de que aquel lugar recibió el daño de uno de los numerosos relámpagos, luchar con Travis ya era una pérdida de tiempo.

 

—Oh, ¿te iras tan pronto? –Pregunto su enemigo con un tono burlón.

 

—Nuestra lucha queda pospuesta, hasta que nos volvamos a encontrar –Una mirada iracunda acompaño su respuesta —La vida de esos Protecto valen más que mi venganza.

 

—Vaya, quien diría que pondrías tu sentido del deber primero, que honrado –Travis se hecha una leve carcajada —De acuerdo señor Custo, la próxima vez será, adiós.

 

Otro relámpago cae cerca de ellos, tras el impacto de este, Travis se había desvanecido a la vista del Vanish, el Custo Fortaleciendo sus sentidos y actitudes físicas, corre hacia el cuartel abandonada para regresar con sus hombres.

 

— ¿Cuál es la situación? –Fue la pregunto que hizo a uno de los Protecto.

 

—Varios muertos, múltiples heridos, ¡Mi Custo, debemos irnos de aquí cuanto antes! –Le informo su subordinado.

 

La situación no era favorable, más de un relámpago alcanzo en las cercanías al cuartel abandonada, la estructura ha sido lo bastante comprometido como para seguir dando protección. Varios han sido severamente heridos y otros murieron en el acto, sin contar a los muertos que fueron abatidos por los enemigos en los alrededores, las pérdidas fueron demasiadas.

 

—S-señor… -Un herido Protecto humano le hablo acercándose a su superior.

 

Su cuerpo estaba severamente herido, con notables hemorragia  a la vista de su uniforme túnica estropeada sobre las extremidades y abdomen, le faltaba una de sus manos, pero aun en tal estado lograba mantenerse de pie. Sujetaba en sus brazos un Slime de metal, el Vanish no tardó en darse cuenta quién era, la criatura estaba inconsciente, producto de recibir el daño de una onda de choque de uno de los tantos relámpagos que azotaban el área.

 

—Logre… mantenerlo a salvo…

 

Fueron las últimas palabras del Protecto para luego caer colapsado al suelo, otro intenso socorrerle para atender sus heridas, pero en vano era, ya estaba muerto ante la pérdida de sangre que padeció. Su espalda era la que más daño había recibido, es como si hubiera usado su retaguardia como escudo para proteger a la criatura.

 

—Debemos salir de aquí… -Declaro Zan.

 

— ¿Qué hay del chico?, La Lupian también acaba de marcharse a la Instalación –Dijo uno de los Protecto.

 

—Me temo… que ya no podemos hacer nada por ellos.

 

Fue una dura decisión, pero después de haber presenciado las acciones de Riha, algo en el fondo le decía, que ya era tarde para ayudar a los dos. Pero no para ayudar a sus Protecto, podría ganarse el odio y desprecio del pequeño Slime, pero estaba decidido a cargar con las consecuencias venideras. Tomo entonces de su traje blanco, una pequeña piedra redonda celeste que emanaba gran magia.

 

— ¿Mi Custo? –Pregunto confuso el Protecto ante tal objeto.

 

—Esto nos teletransportara inmediatamente a la posada donde están Einquel y los demás, es un hechizo de “Viaje Rápido” que solo funciona a corta distancia y solo una vez –Explico Zan.

 

Zan arroja la piedra celeste al suelo, este al partirse libera una gran cantidad de mana que activa un círculo mágico que atrae a todos los miembros de la Ordinem Deam aún vivos. El propio Vanish cargo en sus brazos al inconsciente slime de metal y eventualmente todos desaparecen para ser teletransportados a la ubicación dicha por el Custo.

 

__________________________________________________________________

 

[PRESENTE]…

 

—Creo que ya conoces el resto –Dijo Zan.

 

Allum recuerda haber despertado sobre el hotel abandonado donde todos se preparan para irse por la ruta de escape preparado por la Ordinem Deam, el cual tuvo un desastroso resultado. Lo que lleva al barco volador en el que estaba abordado, pero él sabía que debía asimilar la realidad, Rozuel ya no estaban a su lado, Riha en su intento por ayudarle, también desapareció.

 

—No te odio por la decisión que tomaste –Le dijo Allum a Zan y luego se puso de pie —Te agradezco que me contaras lo ocurrido.

 

Zan sintió un gran alivio, vio en aquel pequeño slime con apariencia humana, alguien de un corazón amable, como su dueño.

 

—Creo en mi Amo, sé que el no ha muerto, él está vivo, creo firmemente en que lo está –Dijo en voz alta con toda confianza.

 

—Seguro lo está, a pesar de apenas conocerlo, puedo darme cuenta que ese chico por tan joven que sea, es un hueso duro de roer –Opino Zan.

 

Mientras Allum contemplaba el panorama aéreo desde la orilla de la embarcación, una serie de recuerdos en torno a su amo se manifestaron en su mente. Separarse de él de esta manera es un golpe duro, pero no estaba decidido a darse por vencido y dejar que la depresión carcomiera su ser.

 

—“Él está vivo…”

 

Una voz enigmática susurro a la mente del slime humanizado, volteo para todos lados y al único que tenía cerca lo suficiente para oírle, era a Zan, pero aquella voz era totalmente diferente a la suya. El tono de la voz denotaba ser de un chico, un joven quizás, pero era de alguien que el slime desconocía en su totalidad.

 

De repente a los oídos del slime oye el sonido de estática, al acercarse hacia un apartado del barco del cual nadie se encontraba en la cercanía, aquel ruido se hace más fuerte. Y en un parpadeo surge una manifestación hecha de electricidad de color morada en forma de un diminuto portal, del cual expulsa una serie de objetos que caen sobre la cubierta del barco.

 

—Esto son…

 

Se trataba de una chaqueta negra sin mangas, junto a una camisa blanca, un pantalón largo negro, ropa interior masculina, seguido de un cinturón de cuero marrón con numerosos bolsillos con una pequeña caja cuadrada metálica del tamaño de un puño adherido al mismo cinturón. Pero eso no era todo, un AK-47 y una pistola Mauser C96 también se encontraban entre los dichosos objetos.

 

—Las pertenecías del amo… -Dijo el slime con sumo asombro.

 

Zan se percató del extraño comportamiento de Allum y se encamino hacia donde se encontraba él, con la misma confusión se preguntó cómo llegaron dichos ítems que no tardo en deducir a quien le pertenecía.

 

—El amo esta en alguna parte, y lo voy a encontrar –Juro el slime con una mano cerrada al pecho.

 

Tomo la caja cuadrada de metal, metiendo en su interior tanto el conjunto de ropa, el cinturón y las armas de su amo dentro del recipiente y luego lo introduce dentro de su propio cuerpo de slime donde quedara resguardado con seguridad. Tal caja es un valioso almacén mágico del cual solo su dueño tenía acceso, se puede introducir objetos en su interior, pero solo Rozuel tenía la capacidad como permiso para retirarlos, y hasta volverse a encontrar con él, Allum estaba más que dispuesto a proteger tal recipiente con su propia vida.

 

Una serie de turbulencias sacuden toda la embarcación, los Protecto entran en su mayoría en pánico, mientras que sus Vigidente manteniendo la calma intentan averiguar con rapidez la causa de tales violentos movimientos.

 

— ¡El barco!, ¡el barco está descendiendo sin control! –Afirmo el mestizo Garet al mirar sobre la orilla de la cubierta y descubrirlo con sus propios ojos.

 

La embarcación estaba perdiendo altura, primero lentamente, hasta que empezó a tomar velocidad en su descenso, en su trayecto “automático” había tomado una considerable altura. De impactar a la distancia que encontraba hacia el suelo, podría desembocar en la inminente muerte de todos sus tripulantes.

 

— ¡MALDICION!, ¡MALDICION!, ¡MALDICION! –Repetía un histérico Douglas.

 

— ¡SUJÉTENSE EN ALGO! –Aconsejo Einquel.

 

— ¡IMPACTO INMINENTE EN MENOS DE 10 SEGUNDOS! –Notifico Hamelín.

 

__________________________________________________________________

 

Varios día después…

Ubicados a una gran sala compuesta de una gran multitud de Enanos de vestimentas que revelaban su estatus de acaudalados y nobleza, al fondo un trono protegido por varios guardias, resguarda con alguien sentado en el. Un Enano de notable avanzada edad, pero con un cuerpo aun en forma, su larga barba blanca, su armadura dorada decorada con una capa de fina tela con el emblema del reino de Nagret y la corona que ostentaba en su cabeza con varias piedras preciosas, revelaban su identidad como la mayor autoridad de su raza.

 

A un metro de él, se hallaba un espacio abierto del cual la multitud no se acercaba, allí sobre un lado se encontraba Allum en su forma humana, sentado en una silla con sus manos arriba de una pequeña mesa. Un Enano de corta cabellera marrón, con una extravagante túnica y monóculo se le acerco, y con un dialecto educado hablo al slime humanizado.

 

—Metallum, alias Allum, Slime de metal domesticado del aventurero de Rango 2, Rozuel Drayt –Describió el Enano del monóculo —Señor Metallum…

 

—Con Allum está bien –Corrige él.

 

—De acuerdo, señor Allum, ¿es consiente del porque fue llamado aquí?, ¿en el reino de Nagret?, ¿en este juicio llevado a cabo en presencia de nuestro rey? –Le pregunto el educado Enano del monóculo.

 

—Sí, soy totalmente consciente de la razón –Respondió Allum.

 

Continuara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s