Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 60

CAPITULO 60

 

— ¡Ahí esta!, ¡al aullido!, ¡que emocionante!, ¡el rio de sangre ha comenzado! –Exclamo súbitamente emocionada la vampiresa de cabellera gris.

 

—”Aullido de enlace” –Cito la enigmática mujer de túnica blanca y mascara de lobo.

 

Es sabido por las diversas manadas de licántropos en el mundo, que la población masculina de hombres lobos ha bajado drásticamente con el pasar de los años hasta retomarse a la era actual. Dado a su reducido número, es una razón por la cual los lobos machos se han convertido en elementos sumamente valiosos dentro de la sociedad licántropa, pero ello no es la única justificación.

Las razones principales son en total dos, la primera con la finalidad de engendrar descendencia de linaje puro, un licántropo de dos padres lobos es por naturaleza biológica más fuerte que uno cruzado con una raza ajena. La segunda razón principal, es por el “Aullido de Enlace”, una característica principal única de los lobos machos que surgió con el llegar de la era del Nova.

 

Se desconoce su origen, algunos atribuyen a que es una mutación producida con la aparición del Nova, otros que es un rasgo evolutivo que desarrollaron los lobos machos a consecuencia de la reducción de su población. Pues este aullido tuvo su comienzo cuando el número de estos bajo drásticamente hasta que más de la mitad de la población mundial de licántropos, se componían de mujeres.

 

El “Aullido de Enlace” es una habilidad natural que genera una frecuencia de sonido que al ser escuchado por una mujer lobo a la distancia, entra en un estado de trance aumentando sus atributos físicos. La fuerza, velocidad, resistencia, percepción, tolerancia al dolor, regeneración, cada cualidad se potencia, haciendo incluso que la mujer loba con la personalidad más cobarde, se convierta en una fiera salvaje sin temor a la muerte.

 

Una conexión psico-biologico se da con el “Aullido de Enlace” entre el lobo macho y las licántropas bajo el efecto del aullido, el lobo es capaz de ver y percibir lo que a consciencia ellas perciben. Es decir, cada ojo y oído bajo la influencia del “Aullido de Enlace”, formaran parte también de los sentidos del lupino masculino, los que ellas vean, él lo vera, los que ellas escuchan, él lo oirá y lo que ella sientan, él lo sentirá.

 

Convirtiendo entonces al lobo macho, no solo en un elemento primordial para la procreación de linajes puros de la estirpe licántropa, sino también como un arma de gran valor bélico. Una mujer loba potenciada por con el “Aullido de Enlace” multiplica su poderío de dos a tres veces sus capacidades naturales base.

 

Por supuesto, se sabe que el Aullido de Enlace no aumenta las propias actitudes físicas del lobo macho, y estos no afectaran a otros lobos masculinos presente en las cercanías, solo las hembras de la raza se ven afectados por el fenómeno. Las féminas inmersas en el poder del cual han sido dotadas, sentirán por naturaleza una sed de sangre por de erradicar toda amenaza en los alrededores y proteger a su aullador, pues si este muere, el efecto del aullido se disipa.

 

El Aullido de Enlace aplicado en la noche de luna llena, conlleva como resultado a que su capacidad de intensificar la fuerza de las licántropas, multiplique su impacto por tres veces lo normal. Esto para las cazadoras quienes llevaban la ventaja como bando con el mayor número de bajas en la caza lunar, iba a cambiar radicalmente la balanza.

 

Las lobas bajo la influencia del aullido de Peter, entraron en un estado de trance frenético, sus reflejos y velocidad hacían a las cazadoras con armas a distancia atacando en posiciones elevadas, el imposible atinar al blanco. Escalando con las garras de manos y pies, eventualmente las fieras alcanzarían las posiciones de las tiradoras.

 

Su desesperación las hizo disparar impacientemente y malgastar sus últimos disparos, con el fallar de la mayoría y otros impactando en zonas no vitales de las lobas. Las bestias ignoraban el dolor, una de ella recibió una bala de plata en el brazo izquierdo, antes de sucumbir al efecto de su veneno, le arranco el rostro y el pescuezo a dos de las tiradoras.

 

Las cazadoras enfocadas en la lucha en el frente la tuvieron peor, al principio llevaban dominando el terreno gracias a su equipo de Gear de calidad, mayor número y organización grupal de batalla. Hasta que la cólera del aullido poseyó a las lobas con las que luchaban, la ferocidad de todas ellas aumento considerablemente, lanzándose a atacar en masa de manera suicida.

 

Los principales escudos del grupo, encargados de ser la defensa y contener los ataques del enemigo para mantenerlo a raya, eran vapuleados con sus Gear defensivos atravesados o dañados de gravedad hasta dejarlos casi inutilizados. Colmillos destrozaban tráqueas, otras sintieron como su columna vertebral era arrancada de un zarpazo y algunas experimentaron en escasos segundos el intenso dolor de sentir como parte de su masa encefálica era expulsada de un contundente golpe brutal en la cabeza.

 

Pero las lobas no eran solo fuerza bruta, algunas aprovecharon las armas de fuego de las tiradoras asesinadas en las posiciones elevadas y las tomaron para preparar una emboscada contra las poca Novamancer ubicadas en las filas del frente de las cazadoras. Ellas brindaban apoyo a distancia con su Nova con proyectiles de energía generados por su Novamancia semejantes a lanzas arrojadizas, luchaban en conjunto con usuarias de Gear especializados en arquería y ballestería.

 

— ¡Grupo “Arch”, ataquen a las piernas de los objetivos, entorpezcan su movilidad para que nuestras chicas puedan eliminarlos con más facilidad!, ¡no dejen que se acerque a nuestra posición, usen molotov si es necesario! –Fue la orden de la líder del escuadrón de cazadoras del apoyo a distancia.

 

Varias arqueras de repente son derribadas por disparos de mosquetes a la cabeza, algunas pocas ballesteras reciben heridas severas sobre el cuello o en el pecho al nivel del corazón y una Novamancer es desnucada por una bola de cañón.

 

— ¡Mierda!, ¡nos están flanqueando, retroce…!

 

Una granada cae rodando en las cercanías de las cazadoras de apoyo a distancia en el frente, interrumpiendo la orden a la líder del escuadrón. El estallido de esta dispersa una cantidad de pequeños fragmentos de metales que perforan a todo el que estuviera en el rango de su alcance, la propia cazadora que hacía de líder, fue seriamente herida por dichos proyectiles.

 

—Maldición… esas sarnosas bestias usan nuestras propias armas en nuestra contra…

 

Sus piernas y brazos fueron alcanzados por varios de los pequeños fragmentos de la granada, el daño lastimo severamente los nervios de sus piernas hasta el punto de que era incapaz de moverlas. Observo entonces el macabro espectáculo de a su alrededor, aquellas sarnosas monstruosidades con las que luchaban, aniquilaban y devoraban a todas sus camaradas y amistades.

 

Oía los desgarradores gritos de su mejor amiga pidiendo ayuda, mientras su estómago era abierto a mordidas por las fauces de una mujer loba, arrancando sus intestinos a los cuales masticaba con voracidad. Observo como a una invidente cazadora de ojos destrozados de un garrazo intentaba huir, solo para ser tacleada por tres sanguinarias bestias a la vez y devorada en el acto.

 

Una de esas lobas se acercó a la herida cazadora con actitud de líder con las evidentes intenciones de tomar su vida y consumir su carne.

 

— Ni creas que rogare piedad… ¡vete al infierno, saco de pulga mierdoso! –Maldijo y escupió con rabia al sarnoso animal bípedo.

 

La loba reía con suma malicia, acerco su mano dominante sobre uno de los pechos de la herida cazadora, para luego arrancárselo y deglutirlo como si fuera una manzana carnosa. Pone su pie izquierdo sobre el rostro de la herida humana y comienza a aplastarla lentamente hasta oír el crujido de huesos craneales partirse en innumerables pedazos.

 

__________________________________________________________________

 

Peter caminaba con una mirada de júbilo diabólico a paso lento por las calles en ruinas de Lodhret, en las cercanías de las lobas que devoraban con glotona bestialidad a sus depredadas cazadoras. Borbotones de sangre era salpicada por doquier con cada mordida de los cuerpos consumidos, manchando el rostro y pecho del único lupino macho.

 

En la percepción del lobo blanco, una euforia repercutía en su mente a la vez que el “Claro de la luna” se reproducía en su consciencia mientras se deleitaba con el horrido ambiente de muerte y antropofagia.

 

Las pocas cazadoras restantes huyeron enseguida, la caza ya era una causa perdida, los engendros de la luna llena se hicieron con la victoria, el botín y un festín. Poco a poco, todas se juntaron en compañía bañándose entre restos viscerales de los cuerpos apilados, untando su pelaje con los restos de carne de sus presas cazadas, sucumbiendo a su lujuria de bestia entre toqueteos y besos pasionales.

 

Era una orgia de sangre entre licántropas, un hábito común de esta raza platicada en los triunfos de las cazas lunares, desembocando toda su depravación y sanguinario estilo de vida. Y allí Peter se hallaba en el medio, sus manos teñidas de rojo manoseaban los pechos de una excitada loba mayor que él, mientras su endurecida hombría penetraba su inundada feminidad.

 

Su lengua chocaba frenéticamente con la de ella, una mano de la fémina agarra del cuello del joven salvaje para que no le soltara, y las lupinas de a su alrededor no le ignoraron. Sintió la caricia de manos y lamidas, tanto en su pecho, espalda, pezones, cuello y en especial sus testículos, este último donde el aire caliente exhalado se percibía con notoriedad.

 

Los Cryptian alrededor de la zona evitaban acercarse al área donde las sádicas bestias desembocaban su acto de enfermiza lujuria sanguinaria. ¿Sentían acaso como el morboso ambiente estaba cargado de una amenazante aura y sus instintos de supervivencia les alertaba al máximo de no interferir?, ninguna de las monstruosidades quería corroborar el destino que les depararía al interrumpir tal lascivo evento nauseabundo.

 

El aroma de la muerte, la carne lacerada y el sexo salvaje estaban impregnados fuertemente en el aire, las caricias y toqueteos directos se acompañaron de mordidas y garras. Pero en lugar de dolor, solo un inmenso gozo de placer anormal repercutía en todas las presentes, en especial en el lobo blanco.

 

Sus mordidas electrizaban de goce el cuerpo de toda hembra sucumbiendo al orgasmo al instante, así como las mordidas de las féminas estimulaban el dulce placer del macho. Su blanca semilla era esparcida tanto en el interior de numerosas mujeres lobas, como en varios rostros y pechos de notable busto.

 

Cada gota no era desperdiciada, ya fuera lamiendo la intimidad de una de las tantas acabadas, o sus caras o senos, se deleitaban saboreando el jugo masculino de Peter con rostros inmersos en una satisfacción demencial.

 

Eventualmente la caza lunar finalizaría y con ello la hora maldita, los Cryptian menester de dichos horarios se esfumarían y las lobas desembocarían en un sueño húmedo con la fragancia de su perversión aun perdurando en el ambiente. Con el despertar de todas, pronto se dieron cuenta que el viril macho había desaparecido sin dejar un mínimo rastro para seguirle, y el reparto de botín obtenido de las numerosas cazadoras asesinadas junto a los Hemopetra recolectadas se dio entre las licántropas presentes.

 

__________________________________________________________________

 

 

—Mi cabeza… me siento como si me hubiera dado una borrachera de las pesadas…

 

Un somnoliento Peter despierta entre bostezos nuevamente como humano, para notar enseguida que se hallaba totalmente desnudo en un bosque, pero no estaba solo, le rodeaban cuatro sujetos vestidos de túnicas blancas y máscaras de madera con la imagen del rostro de un lobo. Pronto recordó aquellas caras y vestimentas con anterioridad, fue en aquella cueva donde la bestia le mordió y le transmitió la licantropía.

 

—Por tu expresión en el rostro puedo deducir que no nos has olvidado –Una voz femenina resalta a los oídos de Peter.

 

Una quinta persona entra a escena vistiendo el mismo atuendo y mascara que el resto, ella se acercó sin dudar hacia él, hasta estar a escasos centímetros cara a cara.

 

— ¿Quién carajos eres tú? –Le pregunto directamente el joven de blanca cabellera.

 

—En el fondo lo sabes, soy la razón del porque has venido hasta las ruinas de Lodhret y soy quien te ha dado el don del lobo a través de la mordida –Contesto la enigmática persona —Peter Garnier, has corrido tantos riesgos y ahora tendrás las respuestas que anhelas saber.

 

__________________________________________________________________

 

—Esta por aquí…

 

—¿Realmente lo dices en serio?.

 

— ¡Claro que sí!, ¡una autentica Sunlaire!, ese lobo macho la venció anoche y la dejo malherida allí, ¡vamos a llevárnosla y la vendemos a buena suma de dinero!.

 

Con la finalización de la caza lunar, dos jóvenes mujeres lobas veinteañeras, quienes no lograron hacerse con una ganancia destacable, encontraron otra potencial fuente de riqueza. Una de ellas presencio a distancia la derrota de Sasha Sunlaire, rastreo su ubicación hallándola en un deplorable estado y pensó “volveré por ella después de la caza lunar, para llevarla y venderla como esclava o carne fresca para el mercado”.

 

—Si está muerta, su carne de Sunlaire se venderá de maravilla, ya que es un festín poco usual, si está viva, muchos querrán usarla como una muñeca de trapo y luego cuando muera, procesamos sus restos como alimento –Expreso su idea la loba de cómo hacer ganancias con el cuerpo de la cazadora Sunlaire.

 

Pronto llegaron a la habitación del segundo piso por la pared derribada previamente por un poseído Peter, el lugar exacto donde Sasha fue dejada malherida. Pero una sorpresa se cierne sobre el dúo de licántropas, la cazadora ya no estaba allí.

 

—¿¡Que!?, ¡no me jodas!, ¡pero si estaba justo aquí!, ¿¡dónde se ha metido ese cuerpo!? –Se adentró a la habitación mirando por doquier sumamente alterada.

 

Pronto un agonizante grito llega a los oídos de la loba que buscaba a la cazadora, voltea en dirección en donde su amiga estaba, solo para encontrar que había sido apuñalada desde su retaguardia. Un brazo penetro como una lanza su torso y arranco su corazón en el proceso, la agresora la sostenía en su mano para luego exprimirlo por consiguiente.

 

— ¿¡Quien carajos eres tú!? –Exclamo entre nervios y enojo la loba tras presencia tal ejecución.

 

Su amiga cae en el suelo carente de todo signo vital, observa a la responsable de habérsela arrebatado, frente a ella se hallaba una joven de 20 años en su total desnudez de pie a cabeza. De una mirada fría y carente de emociones, con ojos de color amarillo y una cabellera negra.

 

— Aquí está tu “cuerpo” –Dijo con hostil tono la muchacha homicida.

 

Continuara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s