Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 57

CAPITULO 57

 

—No lo entiendo… ¿qué… que significa esto? –Pregunta una alterada Sasha.

 

—Eso mi querida Sasha, es tu padre –Replico Mad tomando un sorbo de su té.

 

La cabeza de su decapitado padre, denotaba rasgos inhumanos, un pelaje grisáceo como el de un animal se hallaba entre sus orejas, unos colmillos sobresalían de la boca y poseía unos ojos amarillentos.

—No… esta cosa… no es mi padre –Objeta ella.

 

—Pero lo es, ¡giro argumental! –Exclamo el excéntrico vampiro levantando ambos brazos con ridiculez.

 

Cuando más tiempo miraba aquella cercenada cabeza, más confusión era sometida su consciencia, aquellos rasgos era de un hombre lobo.

 

— ¿Mi padre es un…?

 

—Oh sí, es un hombre lobo –Contesto Mad —Con pies de hombre lobo, manos de hombre lobo, cara de hombre lobo, cola de hombre lobo, orejas de hombre lobo y… ¿pene de hombre lobo?, bueno ya deje en claro mi punto.

 

Sasha retrocede con suma inquietud emocional, hasta darse con una pared y recostarse contra esta, estaba en shock, negando que todo lo que veía fuera cierto.

 

—Pero lo es lady Sasha, tu padre es un licántropo y tu madre una cazadora, ¿tan difícil es digerirlo como un pastelillo? –Pregunta Mad tomando de su té.

 

— ¿Por qué?… toda mi vida me la pase jurando enemistad a los hombres lobo, recuerdo perfectamente, una prueba del clan Sunlaire, con 13 años inicie una cruzada personal contra los hombres lobos…

 

—Hmmm… creo que lo estas malinterpretando todo, no hay té que cure una mala memoria hecha a propósito.

 

—¿A propósito?.

 

— ¡Bingo!, como lo dije antes, todo está en tu cabeza…

 

Todo el escenario desaparece para retornar en absoluta oscuridad, para después dar lugar a una casa donde una joven Sasha a los 12 años dormía en su habitación. Un hombre pelinegro de fornidos brazos, su padre Víctor, estaba mientras tanto en la sala de estar ocupándose de unos papeleos en torno a asuntos de mercader.

 

Hasta que la puerta es abierta a la fuerza por un grupo de cazadoras, lideradas por una Sunlaire, Tunrida Sunlaire, hermana mayor de Dasha (madre de Sasha) y responsable de la muerte de la misma. Las cazadoras bajo la orden de la líder, apresan a Víctor, la joven Sasha despierta observando tal impactante escena.

 

Intenta ayudar a su padre, solo para ser atrapada por una cazadora e inmovilizada, las órdenes de Tunrida era llevarse a los dos, el uso de la violencia estaba permitido, con la condición de que ninguno muriera. Víctor es esposado y golpeado con la empuñadura de un Gear pesado en el pecho, el hombre sin resistencia suplica que no le hagan daño a su hija.

 

—Desafortunadamente, no tengo la autoridad para eliminarlos –Declaro Tunrida.

 

— ¿Por qué nos hacen esto?, ¿por qué las cazadora interrumpen en nuestra casa con tanta indiferente violencia? –Pregunta un desconcertado Víctor.

 

— ¿En verdad crees que puedes seguir engañándonos?, sabemos tu verdadera identidad, repulsiva bestia.

 

Tunrida toma de su vestimenta consistiendo en una gabardina larga que le llegaba a las piernas y saca de un bolsillo de esta, una bolsa con un polvo amarillento en su interior. Víctor al observar su contenido, se pone nervioso e intenta disimularlo para no hacerlo evidente.

 

—Por tu forma de reaccionar, deduzco que sabes lo que es esto, “Aconiano” –Revelo Tunrida —Una planta con propiedades toxicas, con ciertas preparaciones puedes crear este polvo que al rociarlo sobre una criatura disfrazada de humano, revele su verdadera naturaleza.

 

La Sunlaire rocía una cierta cantidad del polvo sobre Víctor, causando que de su cuerpo se manifestara un pelaje grisáceo sobre sus orejas, extremidades y rostro. Colmillos surgieron de su boca y sus ojos se tornaron amarillentos, revelándose como tal un hombre lobo.

 

—Vaya, miren el saco de pulgas que tenemos aquí –Comento la Sunlaire con un tono bromista y las risas de las cazadoras a su alrededor le apoyaron.

 

Todo se vuelve en oscuridad, la Sasha actual quien había observado todo, recordó con claridad los sucesos de ese día.

 

—Fue en una fría noche de luna llena… no lo entiendo, ¿la luz de la luna no lo hubiera delatado hace mucho tiempo? –Una interrogante salió a relucir de la confusa guerrera.

 

—Oh, eso es muy fácil mi estimada –Mad se aparece a su lado enseñando un frasco.

 

Dentro del recipiente de vidrio se hallaban pastillas redondas de color blancas.

 

—Esto es “Oviumpellis” o también conocido como “Piel de oveja” –Expuso el excéntrico vampiro.

 

—Conozco esa droga…

 

—Oh, ¿lo recuerdas?, eso nos ahora una terapia de electroshock imaginario.

 

Los lobos de ciudad, son aquellos licántropos que se han resignado a vivir en ciudades humanas, alejados de las manadas, sin embargo, el riesgo de ser expuesto y condenado a morir es algo presente en todos los días. La humanidad ha desarrollado medios para detectar a seres inhumanos que yacen disfrazado bajo una falsa piel humana, el Aconiano funciona tanto también para vampiros como hombres lobos y otras criaturas semejantes enemigos de su raza.

 

De entre las numerosas monstruosidades ajenas a los Cryptian, los hombres lobos son quienes más problemas tienen para ocultar su identidad, varios son los factores que pueden llevar a terminar exponiéndolos. Desde la misma luna llena, las intensas emociones como la ira, profundos sueños que influyen en que de manera involuntaria a que saque a la luz sus rasgos lupinos y también el problema de su reproducción.

 

Una loba de ciudad buscando la necesidad de concebir descendencia tiene sus dificultades, el sexo supone una sensación de euforia de gran magnitud causando que en medio de su libertinaje la posibilidad de mostrar sus partes animales. Otro detalle está a la hora de parir a sus hijos, los hombres lobos recién nacidos nacen como humanos que exhiben orejas puntiagudas con pelaje y un pequeña rabo, sus colmillos y garras no surgirán hasta sino más adelante.

 

Dichas características evidentemente delataran su naturaleza autentica, además de que la mayoría de las mujeres lobas tras el parto quedan agotadas y precisan reposar, en un día recuperaran todas sus fuerzas. Es aquí donde el Oviumpellis cobra importancia, como una droga creada por y paras hombres lobos, su función primordial es inhibir o suprimir poderosamente ese lado animal.

 

Un hombre lobo que ha consumido Oviumpellis no es afectado por la luna llena, tampoco sus emociones fuertes influirán a exponer sus rasgos bestiales, puede conciliar el sueño tranquilo aun en compañía de otro humano. Pero su detalle más provechoso, lo sacan a relucir las mujeres lobas en el transcurso de su embarazo.

 

Permitiendo desarrollar un parto normal, del cual los recién nacidos nacen como bebes normales, por supuesto la madre debe llevar un consumo de esta droga durante el periodo de gestación para que la sustancia se filtre en el feto y desarrolle su función. Por supuesto, como toda droga, tiene sus efectos secundarios, suprimir a la bestia significa también a su fuerza, un hombre lobo sella un inmenso porcentaje de sus cualidades sobrehumanas e incluso su propia capacidad regenerativa.

 

—Lady Sasha, sé que usted nunca se olvidaría ese día, y yo tampoco, jamás borrare de mi mente aquel momento en que mis manos llego una gran reliquia –Exclamo un emocionado Mad.

 

La oscuridad recrea el interior de la casa de Sasha, quien es traída por dos cazadoras armadas y arrojada con brusquedad al piso, los sucesos se desarrollan tras la ejecución de su padre. La pequeña a sus 12 años, se encontraba en una situación en la que se debatía si viviría o moriría, una decisión que el clan Sunlaire decidirá.

 

—Muy bien sangre contaminada, aquí te quedas hasta que comience el “examen de pureza” –Le informa una de las cazadoras.

 

—No intentes algo estúpido como huir, hay un perímetro de vigilancia custodiando por varias cazadoras alrededor de esta casa, al menor intento y te eliminaran en el acto –La segunda le advirtió.

 

Ambas se retiran dejándola encerrada en su propio hogar, el silencio inundo toda la casa, sus padres ya no encontraban en esta vida, la pequeña cae de rodillas con la desesperanza tiñendo su cara en infelicidad. Deseaba que todo fuera una pesadilla para poder despertar, sus manos temblorosas y rostro lagrimar delataban su agonía psicológica.

 

Luego recordó lo que ella y su madre hacían cuando estaba triste, la mente de Sasha se calma y camina hacia la cocina, tomando de alacena una pequeña caja que contenía en su interior numerosos sacos de té. Preparo uno de ellos y tomando asiento se dispuso a beberlo, sintió el confort de la presencia de su madre a su lado mientras disfrutaba de la infusión.

 

—Esto demuestra que sin duda alguna, siempre hay un momento para gozar de un buen té, incluso en las penurias –Una voz se oye en la sala.

 

Voltea para encontrarse sentado a un joven de vestimenta remendada de gótico aspecto y destacaba por su sombrero de copa, una mezcla entre caballero y vagabundo. Aquel enigmático personaje bebía su propio té como si nada y no tardo en observar sus rojizos como los colmillos en su boca.

 

—Usted… es un vampiro… -Una asustada Sasha se pone de pie y retrocede con espanto.

 

—Tranquilo pequeña lady, aun en mi naturaleza no humana, puedo jurar ante el o los mismísimo creadores y sus elefantes que sostienen este mundo, que jamás me atrevería a lastimarle –El extravagante vampiro le jura con una mano en el pecho.

 

— ¿Elefantes?… –Con confusión ella replica.

 

—Oh, pequeñas referencias, mi lady, por favor acompáñame a la hora del té, se disfruta mejor en compañía –Le invito con caballerosidad —Que modales los míos, permítame presentarme, soy Mad, pero no Madvel, ya que ese es un sucio nombre.

 

Tenía miedo, pero de alguna forma la presencia de aquel vampiro no le parecía denotar malicia o mal alguno, con cuidado ella se acercó y tomo asiento para beber del té que había preparado. Podía pedir ayuda a las cazadora que yacen afuera de su casa, pero la pequeña no sentía la necesidad de hacerlo, ¿habrá caído en la carismática hipnosis de aquel ser sobrenatural?.

 

—Dulce galletas de pulmones caninos, ya no los hacen como en las épocas de peste, ¿dónde quedaron aquello panaderos clandestinos motivados por la euforia de su profesión? –Expuso bebiendo su té con el acompañar de sus manjares dulces de rara procedencia.

 

Sasha no comprendía en absoluto las declaraciones de su extraña visita, pero no evitaba sentir cierta gracia por su forja de comportarse y sus estrafalarios monólogos.

 

—Veo cierta tristeza en ti, pequeña lady, algo pesado que perturba tu felicidad con gran impacto, ¿un mal amor quizás?, ¿una broma pesada de alguna niña noble arrogante?, ¿o es quizás la incertidumbre de una muerte anunciada? –Pregunto el extravagante vampiro.

 

La pequeña mira su taza de té, recordando los horribles sucesos que llevaron a la muerte de su único familiar y el inevitable juicio al que estaba sometida. Bebiendo un sorbo, relata los pesares momentos que estaba padeciendo, sin obviar algún detalle importante hasta llegar a donde estaba, confinada en su propia morada donde fue criado por sus fallecidos padres.

 

—Ya veo, eres uno de esos “sangre contaminada” –Dijo Mad con interés.

 

— ¿Hay otros como yo? –Pregunta ella.

 

—Los hubo, no eres la primera Sunlaire nacida del cruce con una criatura de origen no humano, los ha habido antes y en el futuro es inevitable que otros nazcan –Explico Mad —Yo los llamo los “sentenciados del clan Sunlaire”.

 

—¿Qué fueron de ellos?.

 

—La mayoría murió.

 

La cruda verdad impacto negativamente en el bienestar emocional de la pequeña, pero entonces el vampiro le conto acerca del llamado “Examen de Pureza”. Horribles y dolorosos experimentos se tornaran sobre la pequeña con el uso del Aconiano, ya sea en forma de polvo, líquido y a manera de gas, ¿la intención?, sacar a la luz su lado biológicamente “inhumano”.

 

—Los sometidos al “examen de pureza” conllevan a tener dos posibles resultados, la constante e intensa exposición al Aconiano estimula la parte “no humana” a manifestarse físicamente, ¿qué ocurre después?, ya fuera un hombre lobo o un vampiro o un reptiloide, o muere por intoxicación del Aconiano, lo cual es sumamente letal para su organismo, o son ejecutados de manera visceral y dolorosa por cazadores del propio clan.

 

— ¿Y cuál es el otro resultado? –Pregunta Sasha.

 

—Si el sometido, no expone ningún rasgo o aspecto ajeno a su humanidad, se le declarara su genética “segura”, pero se le prohibirá toda posibilidad de tener sus propios hijos y será puesto a una intensa prueba para mostrar su lealtad a su propio clan y su raza humana –Contesto el vampiro.

 

La pequeña Sasha estaba asustada, temía morir, ya fuera por el Aconiano o siendo ejecutada sanguinariamente por una cazadora.

 

— ¿Yo… pasare el “examen de pureza”? –Se preguntó en voz alta temblándole el cuerpo.

 

—Me temo que eso es imposible para ti en este momento, pequeña lady –Le notifico Mad.

 

El excéntrico vampiro señala uno de los dedos de Sasha, ella observo atentamente, una de sus uñas había crecido más de la cuenta, no era un tamaño normal y su filo no era ajeno a un cuchillo.

 

—No puede estar pasando… por favor… no… -La pequeña mira estupefacta y con gran penuria esa uña que cataloga como “maldita”.

 

—Sus primeros rasgos heredado de vuestro padre, sus garras.

 

Una segunda uña de su otra mano no tardó en dar indicios de un crecimiento anormal, los hijos de nacidos de licántropos machos, tienen un 50% de heredar su naturaleza. Los primeros rasgos en desarrollar ya sea en la pubertad o en los últimos años de su niñez, son los colmillos y las garras.

 

—Quizás no lo sepa, pequeña lady, pero su padre en algún momento debió darle unas pastillas redondas de color blanca en alguna momento de su vida, ¿a qué tengo razón? –Le pregunto el excéntrico amante del té.

 

Entonces ella recordó, acerca de unos “dulces medicinales” que le era dado cada uno a dos meses, su padre bajo la excusa de que era para evitar una cierta “enfermedad”. Era necesario que los consumiera y lo mantuviera en secreto de la gente o el mismo clan Sunlaire. Pronto Sasha empieza a toser hasta producirse la necesidad de vomitar en el acto.

 

Un extremo picor pronto empezó a repercutir en todo su cuerpo, tal fue la magnitud del malestar que se empezó a desvestir para rascarse su desnuda piel, quitándose cada prenda sin la más mínima vergüenza, no le importaba ser visto por el vampírico visitante. Sentía una comezón insoportable que luego se convirtió en intenso dolor, cayéndose al suelo y teniendo por consiguiente convulsiones.

 

—Hmmm… ¿quién lo diría? –Mad sorbe de su té con toda calma —Efecto rebote.

 

Unos colmillos empezaron a formarse en la boca de la pequeña, y pequeños rastros de un pelaje grisáceo crecía sobre su nuca.

 

Continuara…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s