Metalord Revolution Capitulo 162

CAPITULO 162

FUENTE DE NAVUM

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Mi visión retorna, luego de haber tocado el cubo de Navum, todo mi cuero se sintió electrificado y un estallido de luz ciega mis ojos, pero mi vista se recupera y quedo perplejo ante lo que veía. Un cielo completamente morado, a mí alrededor se encontraba un paisaje teñido de oscuridad absoluta y pocos metros frente a mí, se hallaba una gigantesca serpiente hecha de Navum.

— ¿Eres tú?, ¿quién todo este tiempo me ha hablado? –Le pregunte a la enigmática entidad.

 

—No, el solo ha sido el medio, todas las palabras que has oído, venían de mi –Una voz claramente masculina se oye provenir encima de la gran serpiente de Navum.

 

Pronto dejado de la entidad se materializa una especie de trono hecho de metal, sentado a este se manifiesta la aparición de un muchacho adolecente de un inusual cabello largo despeinado color morado, ojos color café y de piel caucásica. Aquel joven estaba encadenado de pie al cuello sobre el trono, con solo su cabeza visible, incapaz de levantarse o moverse por su cuenta.

 

Reconocí de inmediato a este muchacho, es el mismo al que vi en aquella extraña visión.

 

—Eres tú… al que vi en aquella ocasión, ¿eres real? –Pregunte.

 

—Alguna vez existí físicamente en el mismo mundo que tú, un mundo habitado por Esper –Contesto el misterioso muchacho.

 

Ahora noto que todo a mí alrededor abundaba enormes cantidades de PSI en el propio ambiente, mi sentido de la “sincronía” estaba que enloquecía. Este muchacho que desprendía Psi era un esper y aquella enorme serpiente, estaba hecho totalmente de energía ESP.

 

— ¿Esa cosa acaso es…? –Pregunte a medias señalando a la serpiente.

 

—Sí, aquello es un tulpa, mi tulpa –Contesto de inmediato.

 

Los tulpas son un concepto proveniente del tibetano, definidas como entidades imaginarias creadas por el pensamiento de la persona con voluntad propia. Con la llegada de la era de los Esper este fenómeno cobro mucho más sentido y con un concepto más exacto.

 

Los tulpa en la era de los esper, son entidades materializados a través del propio psi del usuario, es decir, una extensión de las habilidades de un esper totalmente ajenas a su poder original. La apariencia y tamaño de un tulpa es totalmente diferente con cada usuario, y este posee la misma habilidad que su portador.

 

Por supuesto, no todo esper tienen la posibilidad de poseer su propio tulpa, dado a que dicha entidad es una materialización hecha de psi, la cantidad necesaria de energía ESP es grande. Por lo tanto solo Esper de categoría A y S, quienes poseían grandes reservas de Psi, tenían esa capacidad.

 

Pero llegado a un tiempo, se confirmó la existencia de varios Esper de categoría B capaz de materializar su propio tulpa, pero ante tal evento hubo tragedias. Algunos de esos esper pertenecientes a dichas categorías que consiguieron manifestar su propio tulpa, fueron asesinados eventualmente por este.

 

Las circunstancias se deben a que los tulpa creados por un esper inferior a categoría A, son seres materializados inestablemente, con una voluntad incontrolable y fuertemente hostil a su propio creador. Pocos Esper de categoría B han conseguido dominar a su tulpa sin terminar en desastrosas consecuencias. Desde mi partida de mi mundo natal, nunca se confirmó la existencia de Esper de Categoría C o menor rango, capaz de materializar su propio tulpa.

 

Y la pregunta que muchos se hicieron cuando los tulpa se dieron a conocer, ¿cómo se los creaba?, ¿cuál era el medio principal para que un esper materialice a su propia entidad imaginaria hecha de PSI?. Tal incógnita surge a causa de que un tulpa pueden manifestarse como también no hacerlo en algún momento de la vida de un esper, es decir, nadie era capaz de desarrollar uno a voluntad, estos seres solo surgían a uno por una cuestión de posibilidades.

 

Algunos atribuían que el mayor factor de probabilidad era siendo por obviedad un esper de categoría A o superior, pero incluso han existido usuarios de dicho nivel que no poseyeron su propio tulpa. La mayoría preferiría resumirlo a una cuestión de suerte.

 

¿Y qué habilidades disponía un tulpa?, además de poseer el mismo poder que su esper creador, estos seres eran como una extensión del propio cuerpo de su usuario. Imagina tener un par de brazos y puños capaz de flotar, agredir a golpes a la distancia y usar tu propia habilidad ESP a través de dicha extensión, las ventajas de poseer un tulpa eran inmensas.

 

Otra cuestión es la manera de lidiar con uno, si un tulpa es dañado por un esper a través de su habilidad ESP, dicha entidad puede regenerarse del daño inmediatamente mientras su usuario tenga psi. Pero si un tulpa es dañado por otro tulpa, su regeneración se hace más lenta conforme reciba el daño, lo que significa que para tratar con uno de estos seres, conviene que otro le haga frente.

 

Entonces todo este tiempo, aquella serpiente de Navum que vi durante mi trayecto en la zona prohibida, resulto ser un tulpa, y su usuario, un Esper proveniente de mi mismo mundo natal se encontraba encerrado en el interior del dichoso cubo de Navum.

 

—Esto solo plantea más preguntas, ¿entonces todo este tiempo hablaste en mi cabeza?, ¿tu intención era acaso traerme hasta aquí?, ¿cómo llegaste a terminar en este mundo de todas maneras?.

 

Tantas preguntas, y tan poco tiempo, en lo que tardara en respondérmela, aquel misil caería encima de Prayt, llevándose a Allum y Riha junto al resto.

 

—Si te preocupa que el misil de aquella IAC caiga en cualquier momento, no tienes que alarmarte, mientras estas aquí, el tiempo en el plano normal donde tu cuerpo se encuentra, está detenido –Comunico el enigmático muchacho.

 

— ¿Dices que mi cuerpo sigue en donde está el cubo pero mi consciencia… está aquí? –Le pregunte.

 

—Si, donde tu cuerpo esta, el mismo tiempo se ha congelado, hasta que tu consciencia regrese de vuelta –Aclaro —Dicho esto, podemos tomarnos el tiempo necesario para que poco a poco entiendas que está ocurriendo, la razón del por qué te he llamado y como he terminado en este sitio.

 

—Entiendo, a propósito, ¿cómo te llamas para empezar?, si voy a hablar contigo, mínimo sería de agradecer saber tu nombre –Le solicite decirme su identidad.

 

— Niels Becquerel.

 

A medida que me adentraba a la zona prohibida, el tal Niels Becquerel noto mi presencia por “Sincronía” e intento comunicarse conmigo telepáticamente sin éxito. Pero no fue sino hasta que pise el bosque morado, en donde tuvo el alcance necesaria para hablar en mi cabeza.

 

Pero dicha posibilidad, solo fue posible gracias a su tulpa, él todo este tiempo se encontraba encerrado dentro del cubo de Navum, sin ninguna manera de salir, atrapado por muchísimo tiempo. Su tulpa cumple la función de ser sus oídos y ojos en el exterior.

 

— ¿Entonces este “Navum”?… –Pregunte.

 

—“Navum” es el término que la gente de este mundo le ha dado mi poder, en realidad, mi habilidad ESP es generar una energía radiactiva con propiedades propias a la radiación común –Concluyo el esper aprisionado —Al principio, mi tulpa solo podía mostrarme lo que yacía alrededor del propio cubo, cuando se desato el desastre que creo la llamada “zona prohibida”, entonces todo la zona misma y áreas afectadas por mi energía, estuvieron al alcance de mi compañera para ser vista y oídas por mí.

 

—¿Acaso fuiste tú el responsable del desastre de Prayt?.

 

—No, la misma mano de los Enanos fue la causante, era algo que sucedería eventualmente, si ni siquiera la tecnología de mi mundo pudo evitarlo, tampoco una civilización menos avanzada como esta sería la excepción, aun contando con esta fuerza llamada “magia”.

 

—Espera… ¿“ni siquiera la tecnología de mi mundo pudo evitarlo”?, ¿escuche bien?, ¿ósea que algo semejante ocurrió también en el otro mundo?.

 

Un silencio incomodo se hace menester, el esper de cabellera morada cierras sus ojos y baja la mirada un momento, su melancólico rostro lo decía todo, era un trágico suceso pasado.

 

—He llevado atrapado aquí por tanto tiempo, ¿cuánto?, he perdido el sentido de las décadas, no siento sed, hambre o sueño, eso significa que mi cuerpo físico que alguna vez existió “murió” hace mucho tiempo –Declaro Niels —Lo que vez ante ti, es solo los restos de la consciencia de un esper prisionero, mi “consciencia” o “alma”, como te apetezca llamarlo, está ligada a este cubo, a esta mi celda eterna, mi prisión, mi infierno.

 

Niels entonces poseería una edad mayor a la mía, el cubo fue encontrado en 1262, hoy es 1353, asumiría que fueron 91 años, 9 décadas en total, pero ese dato puede ser solo relativo. ¿Y si llevaba más tiempo presente en Avalia hasta que fuera encontrado por los Enanos?, un hecho claro, Niels llevaba todo su tiempo confinado aquí con la misma apariencia de un adolecente.

 

—Cuanto entraste a la zona prohibida, pude sentir tu psi, sabía que serias mi esperanza, la que he estado esperando cada minuto, hora y año en esta mentalmente agonizante prisión –Dijo Niels.

 

— ¿Esperanza?, ¿para qué? –Pregunte.

 

—Para liberarme, tú eres el único capaz de hacerlo.

 

—¿Qué?, ¿liberarte?, ¿y cómo lo haría?, ¿destruyendo el cubo?.

 

Niels observo durante mi trayecto en la zona prohibida las capacidades de mi poder ESP, una manipulación inferior sobre el metal, el dichoso cubo estaba hecho de dicho elemento. El cubo estaba protegida por poderosas barreras psionicas, eran protecciones formidables hechos de psi capaces de resistir hasta munición contra blindados, construido sobre un metal para soportar una explosión termonuclear.

 

—Con el pasar de los años, las barreras psionicas se han debilitado, aun son lo suficiente resistente para soportar armamento moderno de alto calibre, pero… no lo suficiente para ser alcanzados por tu habilidad ESP, tu poder puede deshacer el cubo sin necesidad de tocar las barreras –Concluyo Niels.

 

—Entiendo tu punto, ¿pero que pasara contigo?, tú mismo lo has dicho, este cubo está ligado a tu consciencia, tu “alma”, ¿eso quieres decir que morirás? –Fue la siguiente incógnita que surgió.

 

—Quizás, las consecuencias de mi “liberación” son un caso que no me he planteado con claridad, posiblemente muera, posiblemente no, o solo quizás… mi propia existencia alcance un nuevo estado –Fue la respuesta de Niels generando solo más dudas —Pero sin importar lo que ocurra, será mejor que seguir prisionero de este lugar.

 

Una conclusión lógica, considerando que estuvo que estar sentado allí por décadas, incapaz de conocer el sueño, el hambre o la sed, la condena digna de un inmortal maldecido.

 

—Por esa razón me comunique contigo, cuando mi voz pudo llegar hacia ti, solo tenía que guiarte, era una apuesta traerte con vida hacia aquí –Confeso Niels.

 

— ¿Y las visiones que vi sobre el misil cayendo?, ¿es cosa tuya? –Recordé entonces esos extraños fragmentos reproducido en mi consciencia.

 

—Sí, también lo era, todo gracias a mi tulpa y a través del… “Navum”, induje en tu mente una remota posibilidad de lo que ocurriría.

 

— ¿Creaste una falsa visión en mi mente usando mi propio hogar para influenciarme emocionalmente con el fin de convencerme de ir por el maldito cubo?.

 

Esa clase de manipulación la odiaba, no sé cómo habrá accedido a mis recuerdos para crear esa presunta “visión” en mi mente o si el Navum mismo se encargó de hacerlo por cuenta propia. Pero no deja de ser algo que detesto realmente, hasta el punto de rabiar.

 

—Tienes todo el derecho de odiarme –El esper encadenado bajo la cabeza con pesadumbre —Necesitaba la manera de atraerte hacia aquí, pero aun si mi visión es falsa, no quita el hecho, de que el impacto del misil pueda causar un desastre semejante, quizás tu hogar se vea envuelto o quizás no, al destruir el cubo, ambos podremos salir beneficiados de la situación.

 

Un argumento conveniente para excusarse, podría solo ignorarlo, dar la vuelta y regresar por donde vine, pero entonces… ¿todo este viaje habría sido en vano?. Los Templarios, el Nexus o la misma nación de Nagret estaban al acecho de hacerse con el cubo, entre la posibilidad que el impacto del misil desencadene una posible catástrofe mediante el cubo o que alguno de ellos se haga con esta cosa, destruirlo era la mejor opción, odio admitirlo, pero no está del todo errado.

 

—No negare que destruir el cubo puede ser lo mejor, pero no quita el hecho de que apelar a mis recuerdos para manipularme emocionalmente, es algo que me asquea –Deje en claro.

 

—Sin duda, ya que te he contado la razón del porque te he traído hasta aquí, debes estar preguntándote, ¿cómo he llegado a terminar en este mundo de magia? –Dedujo con certeza el aprisionado esper —He oído sobre la existencia de personas llamadas “Trotamundos”, individuos provenientes de mundos paralelos que de alguna forma fueron convocados hacia este en particular o por desconocidas circunstancias terminaron en él, yo soy del segundo tipo.

 

Mi circunstancia también fue desconocida, el “reencarnar” es la única pista que poseo, ¿pero porque reencarne en Avalia y no en mi propio mundo?, ¿cuál fue el desencadenante de ese evento?. ¿Podría este esper tener la respuesta a mi incógnita?, algo dudoso, pero no perdía nada escuchándole.

 

—A través de tu paso por la zona prohibida, te mostré una serie de “eventos” en torno al mundo donde provenimos, una en donde me viste físicamente por primera vez – Niels hace mención a aquella “visión” en donde era molestado por un grupo de bravucones.

 

—Lo recuerdo, todo resulto en un estallido, ¿no?.

 

—Eso sería una versión mal resumida de los hechos, pero no responde por completo a la pregunta principal, solo fue uno de los tantos eventos que llevaron a terminar donde estoy –Aclaro Niels —Ahora, te contare como ocurrió todo realmente…

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Estados Unidos – Pueblo de Hillstown – Año 2090…

Despertando a las 7 AM de la mañana, un joven de inusual cabellera morada y un brazalete plateado en su muñeca derecha se levanta de la cama para vestirse una camisa blanca con corbata azul y pantalones negros largos. Un pequeño documento en forma de tarjeta revelaba sus principales datos personales de su identidad.

 

NOMBRE: Niels Becquerel.

 

EDAD: 17 años.

 

OCUPACIÓN: Estudiante de secundaria.

 

Su dormitorio era un pequeño y sucio cuarto, con solo un colchón en el suelo y un deteriorado armario sin puertas con ganchos oxidados y algunas prendas en su interior. El joven toma una arrugada mochila y luego se viste con un viejo abrigo compuesto de numerosos parches.

 

Sale de su habitación llegando a un pasillo con cuatro puertas, la primera por donde vino daba con su recamara, la segunda era la habitación de un obeso hombre pelón durmiendo en una cama en calzones con una camisa blanca sucia puesta y botellas de cerveza a su alrededor. La tercera era el baño, con un lavamanos, una ducha rota y un inmundo hedor que provenía de un inodoro atascado.

 

El joven utiliza el lavamanos, y abre la canilla con la finalidad de limpiar su somnoliento rostro, pero solo consigue tras abrir el grifo unas míseras gotas de agua.

 

—Otra vez… -Suspira en decepción.

 

Sale del baño para ir a la cuarta puerta y dar con la cocina, una maloliente sala donde platos sucios estaban apilados a un lavaplatos sin funcionar, y con un sofá gastado frente a una televisión anticuada para la época. De la cocina cruza la puerta para ir al exterior, revelándose vivir en un complejo de apartamentos de económica calidad ubicado en un ruin suburbio.

 

El cielo yacía totalmente nublado con fuertes vientos helados, eran los primeros días del invierno, Niels caminaba con destino a la escuela secundaria a la que asistía. Su cuerpo tiritaba, el viejo abrigo que vestía poco le ayudaba con el friolento clima que azolaba, pero era lo único que tenía a su disposición para valerse.

 

__________________________________________________________________

 

La escuela a la que asistía tenia fuerte influencias europeas en su implementación, por lo que el uso de uniforme obligatorio era una de ellas, las chicas visten una falda negra como parte de su vestimenta. Pero en épocas de invierno, hay excepciones para acompañar al uniforme que permiten para abrigarse del hostil frio.

 

—Hola Niels…

 

A la entrada de la escuela, un trio de estudiantes de su misma edad interceptan al joven bloqueándole el paso, el primero poseía una complexión delgada, el segundo era gordo y el tercero denotaba un cuerpo en forma con un peinado estilo mohicano. El chico del mohicano, se erigía como el líder del trio y quien su voz fue la que llego a los oídos de Niels, el fornido muchacho toma al esper de cabellera morada del hombro y le sujeta con brusquedad.

 

—Mi viejo y querido “amigo” Niels, justo la persona con la que tanto deseo hablar –Dijo el joven del cabello mohicano con una desconfiable sonrisa.

 

— ¿Qué necesitas… Bick? –Un inquietado Niels le pregunta con miedo.

 

—Necesito tu ayuda, ¿has oído sobre que la banda “Deepmetal”?.

 

—Sí, es una banda muy famosa y vendrán aquí a Hillstown por primera vez…

 

— ¡Muy bien!, eso es correcto, Deepmetal lleva 20 años tocando y nunca han puesto un pie en este miserable y pútrido pueblo, ¡pero por fin van a hacerlo!, ¡y como un gran fanático debo asistir a su concierto!.

 

Bick tenía un gran aprecio por la música rock, en especial por el género del heavy metal, un malicioso gesto de placer se cierne en los labios del bravucón al pronunciar “Deepmetal”.

 

—Pero hay un problema con mi deseo… –Relato Bick con una falsa tristeza —Las entradas son algo caras, y en verdad apreciaría tu colaboración para ir a ese concierto, sé que aceptaras mi buen Niels, no te preocupes, no pagaras todo, yo pondré algo de mi parte, digamos esta es la porción que cada uno pagaremos.

 

Escrito en un papel, Bick le enseña el precio de la entrada y el porcentaje que Niels debía pagar y el que su bravucón aportaría de su parte, el rostro del esper de cabellera morada se llena de angustia.

 

—Bick… me toca pagar más de la mitad, y su costo es elevadísimo, son prácticamente meses de salario de mi trabajo de medio tiempo –Las manos de Niels temblaban por solo ver las cifras en su mente.

 

—Por suerte las entradas en preventa serán más barata y comenzaran a estar a la venta en tres meses, espero de tu parte que puedas conseguirnos el dinero para que mis muchachos y yo podamos disfrutar del gran concierto de Deepmetal, no puedo esperar que llegue ese día.

 

— ¿Son tres entradas en total lo que necesitas? –La incertidumbre del Esper de cabellera morada aumenta con creces.

 

—Por supuesto, somos tres en total, ¿acaso pensabas que fuera únicamente yo al concierto y dejara plantado a mis amigos?, ¿¡que pasa contigo Niels!?.

 

—Oye Bick, no nos está tomando en cuenta –Opino el bravucón de complexión delgada.

 

—Después de todo lo que hicimos por él, que egoísta pedazo de basura –Comento el bravucón de obesa barriga.

 

Los demás alumnos que ingresaban a la escuela, ignoraban a Niels por completo quien estaba siendo intimidado por el trio de maleantes puberto. Conservaban entre ellos, reían y enviaban mensajes como escuchaban música de sus dispositivos electrónicos a la mano, el joven estaba solo por su cuenta, pronto la campana suena, la hora de las clases estaban por empezar.

 

—No puedo pagar todo eso Bick, hablaremos después, es hora de ir a clases.

 

Niels se retiraba, pero una cadena hecha un nudo corredizo le sujeta de la cintura como la soga de un vaquero y lo arrastra hacia el suelo en dirección de regreso hacia el trio, tal objeto provenía del interior de la palma derecha del bravucón de delgado físico. Era su habilidad ESP, de su palma izquierda podía almacenar una cierta cantidad de objetos y con su derecha lo retiraba.

 

—Niels, parece que estas olvidando “tu posición”, yo pido algo, tú cumples mi petición, así funciona esto –Le dejo en claro Bick —Después de todo, nosotros tres cuidamos de tu “seguridad”, este mundo es peligroso, no puedes voltear a una esquina sin tener que estar mirando a tus espaldas todo el tiempo, una distracción y es una puñalada segura por la espalda.

 

Los dedos de Bick se convierten en navajas, era capaz de modificar la forma de la cuchilla y su filo no envidiaba a una espada, aquello era su don principal. Acercaba sus dedos afilados al rostro del asustado y tembloroso Niels, pasándolo cerca de sus mejillas y ojos.

 

— ¿Recuerdas a ese chico llamado Norbert?, era un estudiante de esta escuela también, cuya absurda habilidad ESP era volver salado toda comida que tocaba con sus dedos –Bick se hecha a reír junto a sus compañeras —Un perdedor al que nadie quería estar cerca, veraz Niels, resulta que Norbert era la persona anterior a ti, que recibía nuestra “protección”, cuidábamos de su seguridad a cambio de cierta compensación, pero… un día no pudo satisfacer nuestra demanda y mi paciencia estaba a su límite, ¿sabes lo que ocurre cuando me pongo irritante?.

 

—N-no… no lo sé… -Responde Niels.

 

—Cosas malas Niels, tú no quieres que te ocurran cosas malas, ¿verdad?, ¿¡VERDAD!? –Le replico el bravucón con una expresión iracunda.

 

— ¡No por favor!… no quiero que me pasen… cosas malas…

 

—¿Recuerdas que fue de Norbert?.

 

Las circunstancias en torno a Norbert ocurrieron el año pasado y llego a difundirse como noticia a varios existentes, la nota expone a un estudiante que desapareció y a los pocos días fue encontrado muerto. El cuerpo poseía numerosas lesiones, desde golpes contundente, cortes y marcas punzantes, también se confirmó en la autopsia restos de numerosas drogas en su sistema, cuando murió estaba totalmente dopado de sustancia de procedencia dudosa, nunca se pudo hallar a los responsables o posibles pistas para facilitar una investigación, el caso sigue sin resolverse.

 

—Hay mucha gente allá fuera, que pagaría una buena cantidad solo para usar a perdedores como tú, como un saco de boxeo por simple diversión o para desquitarse –Le susurro Bick al oído de Niels —Son como animales, están rabiosos y solo quieren destrozar a gusto, las suplicas solo hacen que se sientan más excitados a golpear con mayor fuerza.

 

— ¿P-porque… porque me dices esto? –Le pregunta un aterrado Niels.

 

— Norbert vivía en el mismo barrio que tú, a nadie le importo su muerte, ¿crees que cuando fue encontrado sin vida la policía hizo algo para buscar a los responsable?, todo lo contrario –Afirmo el bravucón del mohicano —A nadie le importa un pobre diablo, da igual si mueren tres o siete como ellos, es como tu Niels, si llegaras a desaparecer y luego ser encontrado muerto, solo serias otra víctima del montón para entretener a los periódicos digitales y noticieros locales, luego las cosas volverán a seguir su curso, ¿entiendes?, un donnadie miserable e indefenso como tú que no puede ni siquiera usar su propio poder ESP… –Toca su brazalete plateado de su muñeca derecha —Necesita de mi “protección”, sin mí, no puedo garantizar que esos “hombres malos” que mataron al pobre Norbert, no lleguen a ti.

 

Diabólicas carcajadas se manifiestan en el rostro del trio, un miedo asfixiante se hace menester en Niels, un terror que recorre su columna y nauseas que casi lo hacen vomitar. Temblaba involuntariamente y no era por el frio, solo basto con imaginarse ser secuestrado y padecer el mismo trágico destino de Norbert.

 

—Tres meses Niels, esfuérzate para conseguir ese dinero, realmente deseo con toda mis ganas ver a Deepmetal, no me decepciones –Fue la obligatoria condición que Bick le impuso a Niels.

 

La cadena es retirada de su cuerpo, introduciéndose en la palma izquierda del bravucón esper delgado para guardarse en un almacén esencialmente único, los tres se retiran satisfecho dejando a un desmoralizado Niels. El joven se levanta a los pocos minutos y camina hacia la escuela, llegando a su salón correspondiente de clases.

 

Es reganado por el profesor quien ya estaba impartiendo la clase, no toleraba su retraso y fue sermoneado cruelmente siendo tachado de vago y perezoso, lo que lo convirtió en el hazmerreír del salón. Toma su asiento con un fatal estado de ánimo y sacas los apuntes de su mochila.

 

Las clases culminan a las 14:30 PM, los estudiantes eufóricos salen de los salones deseosos de regresar a sus hogares, pero para Niels la historia era diferente. Una vez culminaba su horario en la escuela, su siguiente destino era hacia su trabajo de tiempo parcial.

 

Un establecimiento de comida rápida era el único empleo que con sus limitadas capacidades podía ejercer sin problemas, las leyes actuales permitían a personas con un mínimo de 17 años poseer legalmente un trabajo de medio tiempo. El joven de esper de morada cabellera llega al lugar recibiendo primero un regaño de su jefe.

 

Su horario laboral comienza a las 15:00 en punto, y el había llegado a las 15:06, su superior como castigo le descontaría una pequeña parte de su paga al llegar el día de cobro. Niels no podía protestar, las reglas de su sitio de trabajo eran estricta con los empleados, y su jefe haría lo que fuera por los medios legales para pagarle lo menos posible, solo pudo soportarlo y continuar con sus deberes en el local.

 

A las 18:00 en punto su turno finaliza, saliendo del establecimiento lo más rápido posible, con las clases y el trabajo concluido, estaba libre para ir de regreso a casa. Pero no era su siguiente parada, el muchacho tenía planes para ir antes un sitio en particular, solo después regresaría a su respetivo hogar.

 

__________________________________________________________________

 

La noche pronto caería, le tomo media hora llegar a su destinado sitio, un terreno baldío abandonado, restos de inservibles columpios, balancines y un carrusel decoraban estas olvidadas tierras. La presencia de extensa maleza delataba la más evidente falta de atención en el área.

 

Niels se queda mirando fijamente al terreno que tenía ante sus ojos, recuerdos pasados en torno al terreno abandonado revelan que alguna vez fue una atractiva plaza pública para niños. Los pequeños montados en los columpios, arriba de los balancines y dando una vuelta en el carrusel, pero un recuerdo en particular detallaba la presencia de un pequeño de cabello morado y una figura femenina tomados de la mano.

 

—Fueron tiempos felices… los únicos…

 

Se pone de rodillas sin quitar la imagen del niño y la figura femenina, poco a poco sus manos se sueltan y todos los niños a su alrededor desaparecen, las atracciones se oxidan hasta romperse y el suelo se cubre de malas hierbas a montón, volviéndose lo que es actualmente.

 

La frustración, la desesperación e indignación acumuladas en la psiquis de Niels finalmente cobran factura en él, se pone a llorar con gran angustia y golpea al suelo gritando con rabia hasta que sus manos quedan enrojecidas y adoloridas.

 

—No es justo…

 

Maldecía su destino, odiaba su vida, anhelaba que todo terminara, que algo acabara con su atormentada existencia, un fin sin la más mínima dolencia, deseaba un final indoloro.

 

—Quisiera morir… pero incluso soy tan cobarde para quitarme la vida por mi cuenta…

 

En eso un ruido proveniente de la maleza se vuelve más notorio en dirección hacia el depresivo esper, Niels lo escucha y voltea, encontrándose con la presencia de una serpiente. Una de exótica apariencia, poseía una escamosa piel verde oscura, rodeada de numerosos anillos morados, y sobre su cabeza tenía cuatro cuernos pequeños.

 

La reacción más común de la gente seria horrorizarse a plena vista, pero Niels en cambio no sintió ese típico miedo de la inmensa mayoría. Se sentía cautivado por aquella serpiente y aquel encuentro marcaría un antes y después entre los dos.

 

Continuara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s