Metalord Revolution Capitulo 161

CAPITULO 161

¿VICTORIA O CATÁSTROFE?

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

El arma de Riha no disparaba, sin importar las veces que apretara del gatillo, este no ejecutaba su disparo, no era por problema de balas, pues la recamara estaba rebosante de munición. Solo podía encontrar una posible explicación para tal desesperante circunstancia, era una falla técnica.

 

— ¿Acaso… se averió? –Se preguntó a sí misma en voz alta.

—Con que tu arma se encuentra en mal funcionamiento, Deux está de mi lado –Elogio el sargento Blez su suerte.

 

Numerosos proyectiles son disparado por los Protecto ubicados en el cuartel abandonado hacia el Templario dan en su cuerpo, solo para terminar atravesándole y él desaparecer como fantasma, otra vez.

 

—Está usando alguna habilidad mágica –Dedujo Allum.

 

—Ciertamente, este es mi poder natural.

 

El Sargento Blez volvió a surgir a unos pocos metros a solo un costado de Allum y Riha, los Protecto apuntaron de nuevo sus armas contra el templario, mientras que otros se lanzaron a atacarle cuerpo a cuerpo por la espalda. El resultado fue igual, sus armas atravesaron al sargento y este eventualmente desaparece nuevamente para volver a surgir en las cercanías.

 

—He observado la manera en que se desenvuelven ustedes dos, incluso su compañero el que marchó a la instalación abandonada, también lo vi –Hablo el sargento de lentes —A pesar de su joven edad, es inusual la manera en que luchan, más inusual es que no percibo magia alguna en esos artefactos mágicos que utilizan, a pesar de su notable potencial, ¿realmente son armas mágicas?.

 

Las preguntas de Blez son calladas por un disparo del revolver de Allum, la bala no le hiere, solo le atraviesa para volver su cuerpo a desaparecer. El slime estaba decidido a matar al sargento Templario, en sus pensamientos conscientes, reflexiono sobre las consecuencias de que él viviera, si informara a sus superiores sobre los hallazgos en torno a las armas de fuego de su amo, Rozuel estaría en problemas.

 

—Que grosero, solo he hecho una pregunta –Critico el sargento la manera de actuar de Allum.

 

—La única respuesta que tengo para ti, es una bala –Contesto el Slime humanizado con el disparar de su arma.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

— ¡AAAAAAAAAAAAH! –Exclame a todo pulmón mientras disparaba con la M259 a Minoz.

 

Entonces note un cierto inconveniente en la ametralladora, la M259 es un sucesor de la M249, cuya potencia de fuego estaba mejorado gracias a la fuerza electromagnética. ¿Qué cambio percibí al instante sobre el arma?, la fuerza electromagnética que disponía, ha desaparecido.

 

La M259 pertenece a la denominada “generación de armas electromagnéticas”, el MIP de mi energía ESP, me permitía replicar la fuerza electromagnética que poseían los armamentos de dicha generación. Cabe destacar que dicha armas, siguen utilizando pólvora, con la diferencia de que su poder de disparo es aumentado por el fenómeno electromagnético, el fusil gauss era la única que carecía del uso de pólvora.

 

Mi AK-47 no posee dicha fuerza electromagnética, ¿por qué no le ha empleado también en mi rifle predilecto?, la respuesta era que nada de ese poder es eterno y tiene sus complicaciones. Replicar la fuerza electromagnética en un arma me lleva semanas o incluso más de un mes, por no mencionar también que no todas son compatibles para poseerlo, es decir intente colocarlo en el AK-47 y está rechazo mi poder.

 

Los defectos de usar un arma bajo la fuerza electromagnética es que primero, tienen un límite de duración, dicho fenómeno electromagnético desaparece del arma en cuestión de tres semanas o menos y tengo que volver a aplicárselo (tomando más tiempo de lo que dura). Lo segundo es que el degaste del arma que utiliza la fuerza electromagnética es mayor, por lo tanto es más propenso a descomponerse o averiarse, es básicamente, potencia sacrificando la durabilidad.

 

— ¡AAAAAAAAAAAAH!…

 

Minoz estaba a solo tres metros de distancia de mí, para ser un blanco a quemarropa del M259, ¿sin la fuerza electromagnética apoyándome seria mi derrota definitiva?, ni de cerca. Las balas calibre 5,56 mm perforaban la piel y carne espiritual de Minoz, mientras que a la vez su hacha era destruida por la lluvia de proyectiles de la ametralladora.

 

De sus numerosas heridas emanaba partículas de energía comparable a sangre, toda la mano derecha del legendario Espírano es destrozada y sus piernas trituradas causan su tropiezo e inminente caída. El poderoso Minoz “Fuerza Implacable” había sido derribado por el poder de una ametralladora ligera, vaciando toda la munición que el arma disponía.

 

La M259 a pesar de no contar con su poderosa fuerza electromagnética, tenía un poder de fuego base mayor a la M249 y al AK-47 y Minoz de primera mano lo experimento. El ser espiritual de renombre quedo hecho jirones, con numerosos agujeros sobre su pecho, como extremidades superiores e inferiores, perdiendo su arma materializada, un cuerno, una mano, la mayor parte de ambas piernas y su ojo derecho en el proceso.

 

— ¿Te burlas de mí?… ¡infeliz! –Exclamo el minotauro con gran rabia.

 

En su intento por hablar, jadeaba intensamente por mantenerse consciente, semejantes heridas lo estaban matando, aunque una existencia como la suya no es una muerta absoluta. Vomita un líquido semejante a saliva, los Espíranos tenían ciertos fluidos como la saliva misma, pero la sangre o juzgo gástricos estaban ausente en su biología exotérica.

 

— ¿¡QUE CLASE DE ARTIMAÑA ES ESA!? –Miro con desdén el arma en mis manos.

 

—Esto es el poder de un arma de fuego, ¿lo has notado?, no depende de magia –Conteste a su pregunta.

 

— ¿”Arma de fuego”? –Replico con asqueo — ¡Suena como algo que un cobarde empuñaría, no es digna de un guerrero verdadero!.

 

Su forma de pensar era bastante predecible, la mentalidad de Minoz se regía en su manera de luchar semejante al de un guerrero orgulloso, y los guerreros en este mundo en su inmensa mayoría utilizan como arma primordial una de cuerpo a cuerpo. Ya fueran espadas, hachas, lanzas, mazas, picas, ect.

 

Él odiaba todo aquella arma empleada a distancia y que no fuera para luchar de frente, por lo que arcos, ballestas u hondas estaban en su lista de desprecio. Para él, cruzar su fuerza con la hoja de otro era una confrontación que desbordara poder mágico era considerado de “honor”, para demostrar superioridad, no podía evitar sentir que su forma de ver el mundo era un burdo chiste.

 

— ¿En verdad eres tan estúpido e idiota? –Le pregunte.

 

— ¿¡QUE ME HAS DICHO!? –Pregunto molesto.

 

— ¿¡DIJE SI ERES TAN IMBECIL!? –Le volví a repetir la pregunta levantándole la voz con hostilidad — ¡Hablas pura mierda sobre luchar como un guerrero!, ¿¡en verdad crees que uno apostaría su vida solo para complacer tu fetiche!?.

 

— ¿¡”Fetiche”!? –Replica Minoz con indignación.

 

— ¡Te puedo asegurar que a la mayoría le importa un comino tus quejas!, ¡a mí no me importa en lo más mínimo!, ¡ya que tu manera de pensar es sosa y anticuada!, ¿¡crees que las armas cuerpo a cuerpo son el camino verdadero y absoluto al auténtico poder!?, ¡DESPIERTA TARADO!, no lo son… -Le aclare al legendario espíritu.

 

Con el surgimiento de las armas de fuego y su progreso en la historia, las armas enfocadas en el cuerpo a cuerpo quedaron relegado a un plano menor. Le dije a Minoz que sin importar cuanta fuerza tuviera, cuanta magia poseyera para aumentar su capacidad de combate cuerpo a cuerpo, era solo una insignificante mota de polvo que con el pasar de los tiempos eventualmente será superado ampliamente en un parpadeo por el surgir de armas más poderosas que este mundo fabricaría con el paso de las eras y estarían centrados en combate a la distancia.

 

—Solo toma por ejemplo esta arma –Le señale la M259 —Tu fuerza es de lejos mayor a la mía, no poseo dominio de la magia, utilizo únicamente esta armadura mágica que me ofrece un cierto aumento de cualidades físicas y esta arma de fuego, no emplea ni un poco de naturaleza mágica en su uso, todo el poder que experimentaste, vino exclusivamente de este arma y aun así basto para darte una paliza, solo mírate, eres un desastre.

 

La mirada de Minoz desbordo incertidumbre, esperaba que me contestara con el típico “cobarde” o “ridículo”, pero en lugar de eso, su silencio hablo por él mismo. Pronto todo su cuerpo empezaba a desaparecer, estaba en su límite, con las fatales heridas sufridas, volvería de nuevo a Espiria para recuperarse.

 

—Si quieres vivir en tu mundo de “fantasía”, de que la lucha con espadas, hachas o cualquier arma cuerpo a cuerpo prevalecerá eternamente, hazlo si te apetece –Le exprese con cruda sinceridad —Pero recuerda, tu “Fuerza Implacable” no será algo que perdure por siempre, ¡o te actualizas para adaptarte a los tiempos venideros o te estancas para quedarte como un miserable apegado al pasado!, escoge lo que creas mejor para ti, “guerrero”.

 

—Esa arma… ¿es la única que existe de su tipo? –Hablo Minoz haciendo la siguiente pregunta.

 

—Claro que no, hay armas de fuego de todos las formas y tamaños, algunas más fuerte que esta si eso es lo que preguntas, si hubiera usado una más poderosa, no estaríamos ni teniendo esta charla.

 

—Ya veo… con es así…

 

Cuando Minoz desapareció en su totalidad, lo último que me pareció ver en él… ¿fue una arrogante sonrisa?, o quizás me lo habré imaginado, ¿por qué sonreiría alguien cuyo orgullo como guerrero fue pisoteado por lo que más odia?. En consecuencia de la “muerte” del legendario Espírano, los muros de tierra que había invocado a mí alrededor para arrinconarme, desaparecen por consiguiente.

 

Observe entonces el combate entre el comandante Frederic y el Capitán Enano Ralsel, el Templario con su cimitarra equipado con un cristal rojo en la empuñadura le permitía invocar ataques ígneos a distancia en el acto. El Capitán Ralsel con su hacha doble era capaz de desatar una lluvia de rocas semejantes a proyectiles como flechas.

 

El choque de ambos elementos ocasiona la destrucción mutua de los dos, aunque el comandante parecía ser quien mayor reserva de mana poseía, el Enano lograba arreglársela para lidiar con sus ataques mágicos, hasta que…

 

—Mi cuerpo, no puedo moverlo –El capitán inmediatamente quedo paralizado.

 

Cosa que el comandante aprovecha desplazándose rápidamente hacia él para apuñalarle en el pecho con su cimitarra, imbuyendo su hoja en llamas poderosa que penetran la armadura pesada del Enano. Había exprimido todo el potencial de su artefacto mágico en conjunto con su poder mágico para conseguir un ataque que perforara la protección del capitán Enano, Ralsel escure sangre por su boca ante el crítico daño recibido.

 

—Maldito… volviste a usar ese truco barato tuyo…

 

A pocos metros a espaldas del Enano se hallaba clavado en el suelo la espada liviana de Frederic la cual estaba equipada con un cristal amarillo en su empuñadura. Note la cantidad de poder mágico emanar del arma en forma de una corriente eléctrica.

 

—Tu armadura posee una protección mágica de una buena calidad, eso lo admito, te dio una buena resistencia contra los primeros ataques de mi espada paralizante –Aclaro el comandante Templario —Sin embargo, dicha resistencia puede ser superada cuando se carga la cantidad necesaria de energía para contrarrestarla.

 

Eso quiere decir que en todo momento, el maldito de Frederic intento paralizar en las primeras oportunidades al Enano, al no conseguirlo, dejo clavado su espada mientras lucho contra él. Su espada parece tener la capacidad de concentrar grandes cargas paralizantes si se le da tiempo y desatarlo sobre sus enemigos, de esa manera sobrepaso la defensa mágica de la armadura encantada del capitán Enano.

 

—Eres un comandante… pero tu táctica de lucha es la de un cobarde…

 

—Sí, gracias por el cumplido, ahora muérete –Hunde más su cimitarra en el pecho del Enano a la vez que convoca el fuego para quemarle por dentro.

 

La muerte del Enano es inevitable y colapsa en el suelo escurriendo sangre tanto por la herida de su pecho como por su boca, retorciéndose de dolor mientras la llama de su vida va apagándose. Frederic voltea hacia mi dirección, al encontrarme solo a mí y no a su invocación, su rostro se torna de perplejidad.

 

—Tenía una certeza de que iba a ocurrir, pero era tan pequeña e insignificante, tú… en verdad venciste a Minoz –Expreso su asombro e incertidumbre —No solo no eres alguien ordinario, eres una existencia excéntrica y peligrosa, para personas como yo.

 

Pude sentir su hostilidad en aquellas palabras y antes de que me hiciera algo, tome la AK-47 la cual estaba acoplado magnéticamente en la espalda del Intense Iron Juggernaut. Tan pronto mis dedos se acercaron al gatillo, fui paralizado al instante, otra vez.

 

—“¿¡Esa cosa puede paralizarme desde esta distancia!?” –Me pregunto con tanta frustración.

 

Había una distancia de casi 15 o 14 metros, pese a ello era capaz de dirigir con ese alcance su carga electrizante para dejarme inmóvil e incapaz de actuar. Pero eso no es todo, el Templario me arroja un proyectil de fuego de su cimitarra y esta golpea el AK-47 para sacarlo de mis manos, el arma cae a pocos metros alejándolo de mí.

 

—Se acabó mocoso, tú sigues, te matare, tomare tus cosas y luego ese cubo, es una victoria como debe ser para la orden Templaría, mi ascenso está asegurado –Ríe con tanta arrogancia.

 

Incapaz de moverme, estaba en completa desventaja, por más que lo intentara, apenas un minúsculo musculo lograba moverse, a este paso terminaría como el capitán Enano.

 

—“Siempre encuentras formas de salir de un aprieto y meterte en otro” –La voz de Myldark resonó en mi cabeza.

 

— ¿Qué puedo decir?, es otro día de trabajo en la oficina –Le conteste mentalmente en mis pensamientos.

 

—“No comprendo el humor humano” –Opino Myldark —“De cualquier forma, has demostrado una interesan resolución al vencer a Minoz, claro que no es cosa que alardear para mí, pero para un mocoso como tú, derrotar a un Espírano Legendario, es un acto digno para verte como mi portador”.

 

—Bonitas palabras, pero ahora estoy en un aprieto y no creo tener tiempo para una agradable conservación –Le dije de mi parte.

 

—“Tampoco tengo en mente una aburrida platica contigo, solo a ofrecerte una solución para tu tal aprieto” –Declaro el dragón oscuro —“Puedo concentrar una insignificante porción de mi poder en la armadura, para aumentar tu resistencia a la magia que te tiene paralizado y recuperarte, pero no te confíes, tu inferior cuerpo solo recibirá un aumento que durara un corto periodo de tiempo”.

 

—¿De cuánto tiempo hablamos?.

 

—“Estimo unos 10 segundos”.

 

10 segundos para contrarrestar la paraliza y vencer en ese tiempo a Frederic antes de terminar nuevamente en la misma situación, sin presiones. La AK-47 estaba a pocos metros de mí, moverme hacia su ubicación me llevara un puñado de segundos, pero eso alertara a Frederic lo suficiente para tomar medida para complicar las cosas y no poder vencerlo en el tiempo que queda.

 

La pistola Mauser C96 era otra opción, estaba en la funda del cinturón, pero dado al calibre menor del arma en comparación a otras, era la menos potente. Pero estaba para respaldarle sus dos modalidades de disparo, la primera disparaba una bala que seguía a su blanco hasta un máximo de 20 metros, la segunda era un disparo semejante al Taladro Cinético del Desert Eagle XP4 que posee Riha.

 

El problema que utilizarla requiere unos segundos para que el mecanismo mágico que permite dichas modalidades se active y el tiempo era un recurso esencial, además estaba inseguro sobre si alguna de las dos conseguiría asestar un golpe fatal al comandante.

 

—“Piensa Roz, algo que use de manera rápida y le ocasione un daño mortal en solo un impacto” –Pienso y a mi mente un arma resalta para esta situación.

 

Pero para utilizarla deberé también poner en uso mi PSI, le hable a Myldark para que se prepara para brindarme parte de su poder y librarme de la parálisis. Un flujo de poder mágico se manifiesta en torno a mi cuello, expandiéndose a toda la armadura.

 

—“¡AHORA!” –Exclamo el dragón oscuro.

 

Recupere mi movilidad y el conteo de 10 segundos dio inicio, rápidamente tome del almacén dimensional una canica la cual retorne a su estado original. Frederic como era de esperarse, reacciona confuso y desconcertado al ver que podía moverme sin la más mínima complicación.

 

—¿¡Cómo es que puedes moverte!?, ¿qué es esa cosa…? –Realizo aquella última pregunta en torno al arma que estaba empuñando.

 

Había traído a mis manos el RPG-7 y con mi energía ESP, replique una pequeña porción de masa metálica y la materialice en un cohete cargándola en el arma. El comandante Templario no tardo en percatarse de que se trataba de otra arma, al ver cómo le apuntaba con el lanzacohetes, inmediatamente creo una barrera concentrando gran cantidad de poder mágico combinándola con un muro ígneo mediante su cimitarra.

 

Traer el RPG-7 a mis manos tomo 2 segundos, replicar y crear el cohete unos 5 segundos, apuntar al objetivo me llevo 2 segundos y dispare en el último segundo. La parálisis vuelve a entorpecer mi movilidad, pero consigo disparar mi última esperanza, la cual se desplazaba a una abrumante velocidad impactando contra las defensas del comandante Templario.

 

¡KABOOM!

 

Frederic sale expulsado hacia atrás con una fuerza brutal hasta chocar con la pared, su armadura de bronce se hace añicos, el cohete no exploto sobre él, pero si a solo un metro de distancia. Su barrera no tuvo manera de defenderse de algo así, severas quemaduras de segundo grado yacen en la mayor parte de su zona abdominal, brazos, piernas y cara.

 

Acompañado de heridas sangrantes y extremidades como huesos fracturados, por la intensa agonía que experimentaba y la constante tos de sangre, pudo habérsele producido una hemorragia interna. El arrogante Templario ahora maldecía su suerte en un patético llanto.

 

— ¡No es justo!… ¡AAAAAAAAAAH!… ¡NO DEBERIA HABER TERMINADO ASI!… ¡MALDICION!… –Oigo los quejidos del malherido comandante Templario.

 

Con todo ese daño recibido, era incapaz de ponerse de pie, sin la atención médica necesaria, eventualmente morirá, lo que garantiza mi victoria. Para mi deleite, la espada que enviaba corrientes eléctricas paralizantes comienza a debilitarse y mi cuerpo se mueve con normalidad.

 

Intense Iron Juggernaut desaparece de mi cuerpo en el acto contra mi voluntad retornando a su forma de collar, y una sensación de fatiga mental inunda mi cabeza. Mi condición vuelve a la normalidad a los pocos segundos, aquello fue consecuencia de utilizar mi habilidad Esper para crear aquel cohete, dado a que mi reserva de Psi es pequeña.

 

“Tu camino está llegando a su fin, ven a mi…”

 

“Solo uno será recompensado, calamidad, tragedia o un desenlace definitivo para este artefacto”

 

“Ven a mí, estoy esperando tu llegada… Esper”

 

La voz hablaba en mi mente, era aquella entidad llamándome, mire entonces al cubo de Navum y comencé acercarme cuidadosamente, temí que aquella barrera que repelió un ataque de Minoz, pudiera hacerme lo mismo.

 

“No temas… no te hare daño… por favor… acércate… toca el cubo…”

 

La voz suplico su petición, hacer contacto con la fuente del Navum, extiendo mis manos conforme voy avanzando. Abro mis palmas y finalmente me encuentro ante el dichoso cubo, tocándolo con ambas manos, sujetándolo sin que ninguna fuerza me rechazara.

 

— ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAH!…

 

Una repentina cantidad de energía invade todo mi cuerpo, me electrocutaba, sentía como si las venas se me fueran a reventar, no podía soltar el cubo, estaba inmóvil. Padeciendo una dolencia de mil diablos, hasta que pronto un estruendo se oye a mis oídos y todo se pone blanco.

 

TIEMPO ESTIMADO PARA EL IMPACTO DEL MISIL: ¿¿??

 

Continuara…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s