Metalord Revolution Capitulo 152

CAPITULO 152

LA BATALLA DE PRAYT (Parte 2)

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Un Afligido alto cuya característica especial eran un par de alas de plumaje rojas y negras, se aparece ante Rozuel y compañía, era un nuevo tipo que antes no había visto. La entidad hostil aletea sus alas y produce una fuerza que agrieta el pavimentado que tenía a su alrededor.

 

—“Se siente como si el ambiente se hubiera vuelto más pesado” –Pensó Rozuel.

Douglas apunta con su ballesta mágica y dispara virote de fuego contra el Afligido, cuando este estaba a un considerable rango de su objetivo, noto algo sospechoso. El proyectil perdió velocidad, y la criatura tomo ese punto a su favor evadiendo con mera facilidad el ataque.

 

— ¿Qué acaba de pasar? –Se preguntó el buscador confundido.

 

Activa una habilidad secundaria de su arma a distancia, disparando tres virotes de fuego de manera consecutiva, pero en consecuencia, cada proyectil tenía la mitad de su poder comparada a uno disparado de manera individual. Las tres llegado a un determinado rango del Afligido pierden velocidad, dos de ellas los evadió y al tercero lo bloqueo con la mano con fuerza bruta.

 

—Hmmm… -Miro pensativo el buscador al monstruo.

 

En la parte supere de su ballesta estaba yacía incrustado una piedra mágica de fuego de esencia pura, la retira para poner en su lugar una piedra mágica de esencia pura color aguamarina, cuya interior rebosaba de poder elemental de viento. El propósito era cambiar el tipo de virote mágico empleado en su artefacto mágico.

 

Realizo otro disparo haciendo uso del virote de elemento viento, a diferencia de sus proyectiles de fuego, los de viento poseían una mayor velocidad pero en términos de poder era menor al anterior. El resultado volvió a ser el mismo, la saeta disminuyo su velocidad llegado a cierta distancia del Afligido, pero gracias a que era más veloz que su predecesor, la pérdida no fue tan considerable y basto para que no pudiera evadirlo en su totalidad y término rozando una de sus mejillas.

 

Una herida superficial, pero revelaba al grupo que la habilidad del monstruos no era del todo formidable, tras ser dañado por el ataque del buscador, el Afligido ruge clamando su enojo y contrataca. Esferas oscuras surgen a su alrededor lanzándolo contra los cuatro, cada uno fortalece con su magia sus actitudes físicas para movilizarse y salir del rango de ataque del ser, Rozuel por su parte utiliza el Intense Iron en su Modo Knight.

 

Las esferas de oscuridad al tocar el suelo, ejercen una fuerte presión que dejan pequeños pozos sobre el pavimento, como si hubieran sido golpeados por un inmenso objeto de gran fuerza. Douglas vuelve a disparar otra flecha, pero la criatura levanta sus brazos y crea un muro hecho de unas partículas incoloras levitando, cuando el proyectil del mago lo toca este se detiene, se movía agitándose pero no avanzaba, como si hubiera sido privado de su derecho de seguir avanzando.

 

Acto seguido la saeta de viento es cambiado de dirección impactando en el suelo, Rozuel habiendo notado en buen detalle el poder del Afligido, no tardo en comprender su funcionamiento.

 

—Gravedad… -Cito él en voz alta —“Esa cosa es capaz de conjurar magia para crear enormes fuerzas gravitatorias, llegando a poder generar a su alrededor una especie de campo de fuerza gravitacional sobre cualquier que se le acerque para entorpecer su movilidad o en el caso de ser atacado a distancia, debilitar la velocidad de dichos ataques dirigidos y esas esferas que arrojo parecían haber golpeado el suelo como si fueran enormes mazos”.

 

Rozuel le advirtió a todo sus compañeros que no intentaran acercarse o realizar un ataque cuerpo a cuerpo sobre su enemigo, explicando que este hacia uso de un poder para generar un “aura que entorpecía la movilidad de todo aquel que estuviera en su rango de efecto”.

 

—Eso explicaría por qué mis flechas se volvieron lentas cuando se acercaron a esa cosa, ¿así que también nos ocurrirá a nosotros si nos acercamos bastante a esa aura suya? –Planteo entre dudas Douglas.

 

—No es un problema para mí –Expreso Allum su opinión con su revolver en alto.

 

—Ni menos de mi parte –La Lupian hizo la misma afirmación con su Desert Eagle.

 

El esper aunque supo que ese campo de fuerza gravitacional entorpecía la velocidad de todo aquello que se le lanzara, si la saeta elemental de viento de Douglas no fue tan afectada en su trayectoria por la habilidad del monstruo, concluyo entonces las balas de sus armas de fuego cuya velocidad de desplazamiento era aún mayor, casi ni serian afectado.

 

— ¡Allum, Riha! –Pronuncio sus nombres mientras apuntaba con su AK-47 al Afligido.

 

El dúo captando su mensaje, apuntan con sus respetivas armas al engendro y los tres disparan a la vez, las balas perforan el duro blindado de la criatura, Roz recordó que si se eliminaba el núcleo de un Afligido, este moriría al instante. Calculo entonces que dicho objeto vital de la entidad, yacería en el torso ubicado al nivel del corazón.

 

Apunto al pecho, jalo del gatillo y varias balas fueron disparadas consecutivamente, pero su enemigo tenía un as bajo la manga, agito sus alas invocando un muro en su defensa. No era algo tangible, el muro tenía la forma de cientos de partículas incoloras levitando entre ellas, la misma que utilizo contra Douglas, volvió a manifestar ante los proyectiles de Roz y los demás, al tocarlas detienen toda su movilidad al instante.

 

— ¿Detuvo las balas? –Dijo sorprendido el Esper.

 

No solo de un AK-47, de un revolver colt Python y una pistola Desert Eagle, cada uno suspendido en el aire al tocar aquellas partículas incoloras, Roz no tardo en comprender la causa. El Afligido creo un muro que concentraba una fuerza de gravedad considerablemente aumentada, uno capaz de ejercer una presión lo suficiente alto para detener munición que se mueve a más de 700 metros por segundo.

 

El muro del Afligido desaparece, logrando drenar con su fuerza gravitacional toda la energía cinética de las balas retenidas, cayendo estas por consiguiente al suelo como meros restos inservible. La monstruosidad se plantea ponerse a la ofensiva, extiende su plumaje preparándose para atacar, hasta que un sonido de metal perforado se oye provenir a espaldas del ser.

 

Algo había impactado en el Afligido, algo le había atacado desde su retaguardia, algo lo suficiente fuerte para hacerle tambalear y acto seguido caer boca abajo. Ellos se acercan cuidosamente al ser apuntándole con sus armas y observan detenidamente un agujero sangrante rojo en el medio de la espalda a nivel de la columna, ese “algo” le atravesó con suma facilidad aquella parte que estaba blindada y ocasiono un daño a una zona vital de la criatura.

 

—“La sangre que escurre es de su huésped transformado, aquello que le dio en su espalda debió destruir su núcleo” –Pensó Roz.

 

Más tarde que nunca el responsable de abatir al gigante alado se muestra ante ellos, era un elfo oscuro, de ojos color negro, cabello ámbar, un parche en su ojo derecho y vestía una túnica marrón con la insignia de una organización representado por la figura divina de una mujer de vestido blanco y una larga cabellera del mismo color. Pero lo más llamativo era el arma que portaba en sus manos, un rifle Mosin-Nagant.

 

—Con que tuviste la oportunidad de conocer a otro de los nuevos juguetes que nuestros “amigos” del Nexus crearon últimamente –Comento el elfo.

 

—No tienes idea –Responde Roz entre suspiro.

 

La manera en que los dos charlaban de manera amistosa, daban a entender para la Lupian y el buscador que se conocían, y al ver que se trataba de un elfo, comprendieron el porqué.

 

—Es bueno ver que estas bien acompañado –Su vista se centró en el resto.

 

—Hola Einquel –Le saludo el slime de metal.

 

—Un gusto volvernos a ver Allum, y un placer conocer a los demás compañeros de Rozuel –Mostro sus buenos modales presentándose a ellos —Si viniste aquí, debo suponer que son por razones muy importantes –Volvió a centrarse en Roz.

 

—Sí, es en relación con lo que va a ocurrir aquí, no hay mucho tiempo, cuanto antes lo sepas mejor.

 

—Hmmm…  en ese caso debemos darnos prisa, los demás están cerca –Indico el elfo oscuro el camino.

 

— ¿”Los demás”? –Pregunto Douglas confundido.

 

—No soy el único por aquí, estos chicos están conmigo –Contesto Einquel.

 

La bola de pelo que había guiado al grupo, se acerca al elfo oscuro y se sube a su hombro, convirtiéndose él en su nuevo guía, para conducirle a donde yacen el resto de los hombres de la Ordinen Deam que se habían adentrado a Prayt.

 

__________________________________________________________________

 

Hostiles miradas entre el comandante Frederic y Coyote Fugaz se entrecruzan, Templarios y buscadores luchando entre ellos, como una guerra entre dos de las facciones invasoras de Prayt. Todos buscando el premio mayor, los buscadores para enriquecerse con el Navum más concentrado del área inexplorada y los Templarios hacerse con la fuente absoluta de esta enigmática energía.

 

— ¿Piensa ese Templario solo luchar contra los cinco a la vez?, tiene agallas –Opino el buscador de la maza a una mano junto a un escudo metálico.

 

—Obsérvalo muy bien, lleva una armadura de cobre, es un comandante, el rango más bajo de caballeros dentro de la organización Templarías –Aclaro Coyote a su grupo —Dentro de la Orden Templaría, los caballeros representan la elite de sus fuerzas, no son meros soldados, ellos están por encima de ese rango, sería muy imprudente subestimarlo.

 

Viniendo el consejo de nada menos que de Coyote, sus palabras no eran para tomar a la ligera, aquel hombre veterano tenía una reputación y una gran confianza inculcada en sus camaradas de armas. El comandante desprendía una considerable cantidad de poder mágico, calcularon quizás, él era un mago de nivel A.

 

—Ustedes deben ser los “famosos” acechadores de Navum, del que los Enanos tanto mencionan –Le dice el comandante a Coyote.

 

—Somos buscadores, no acechadores, no es tan diferente del trabajo de un mercenario que busca el sustento en el campo de batalla, nosotros arriesgamos nuestra vida en la zona prohibida por la fortuna y el reconocimiento –Fueron las palabras del veterano buscador.

 

—Je, para los Enanos y la mayoría del mundo ustedes no son más que criminales, entrando sin permiso a terrenos prohibidos de otro país, al menos los mercenarios tienen la cortesía de presentarse mayormente –Expreso el comandante entre risas y con tono burlón —Y no puedo darme el lujo de que escorias como ustedes, interfieran con nuestra misión.

 

—Justamente me he preguntado, ¿qué trae a los Templarios a este sitio?, suena hipócrita cuando dices que somos criminales, pues tu gente sin duda vino por las mismas razones ambiciosas que la nuestra, ¿o me equivoco? –Declaro Coyote.

 

—Hmmm… lo único que puedo garantizarse, es que no saldrás vivo de esta –Aseguro el Comandante.

 

Tanto Coyote como el resto se pusieron en guardia, Frederic por su parte se mostraba todo tranquilo, en su lugar se hizo una pequeña herida en uno de sus dedos para obtener una minúscula gota de su sangre. Estaba realizando el procedimiento de invocación de un Espírano.

 

—No malgastare mis fuerzas con ustedes, pero “este chico” bastara para encargarse de este trivial asunto –Concentra su magia en la gota de sangre.

 

La gota adopta el aspecto de un diminuto brillo de luz que flota para luego pasar a convertirse en un portal mágico, el proceso de invocación estaba completo. Del interior surge el ser invocado, un toro gigante bípedo de 4 metros de altura, poseía un grueso pelaje colorado, sus largos cuernos median 1 metro cada uno, sobre su cintura vestía una armadura de cuero tachonada con protecciones metálicas de hierro que le llegaba hasta la rodilla.

 

De su gran hocico bovino resaltaba su notable aliento con cada exhalación que realizaba, acompañado de su aterradora mirada de ojos completamente negros carente de pupilas. De un cuerpo abrumadoramente tonificado, cuyos músculos de extremidades tanto superiores e inferiores sobresalían las venas, pero aquello que llamo la atención de Coyote, como a varios buscadores y soldados Templarios en los alrededores, era el tremendo poder mágico que desbordaba la criatura en forma de aura.

 

—Que posea tal espíritu familiar… realmente este comandantes no es de alardean… -Dijo Coyote en voz alta con un rostro sumido en un asombro de incertidumbre.

 

—Admito que ese Espírano posee un considerable poder, ¿pero porque reaccionas de esa manera?, comparado a todos las abominaciones de gran tamaño que hemos enfrentado, esto solo debería ser otro reto para nosotros –Expreso su compañero de la espada a dos manos.

 

—En verdad ninguno de ustedes reconoce a ese Espírano –Suspiro Coyote —Aquel espíritu familiar es “Minoz; Fuerza Implacable”, uno de los Espíranos legendarios.

 

La reacción de estupefacción de sus camaradas de armas no se tardó en manifestarse, la existencia de Espíranos únicos de su tipo era de conocimiento común en toda Avalia. Pero solo algunos son capaces de presenciar a estos seres que estaban arriba del espíritu familiar promedio.

 

—No bromees, ¿¡hablamos de los mismísimo Espíranos legendarios que poseen una cantidad de magia ridículamente grande!?, ¿¡aquellos que no se dejan pactar por nadie al menos que se considerado digno de su poder!? –Exclamo entre sudoración otro de sus compañeros.

 

—Si… sin duda ese espíritu, es Minoz –Confirmo con angustia el veterano buscador.

 

__________________________________________________________________

 

Espiria es el hogar natural de procedencia de los espíritus familiares denominados Espíranos, para pactar con uno de estos seres, se realiza el acto ritual denominado “Llamada del Invocador”. El mago debe crear un círculo mágico en alguna superficie plana albergando un poco de su sangre dentro de esta, el círculo puede ser creado por cualquier medio, aunque la utilización de sustancias mágicas aumenta la probabilidad de que el llamado sea más efectivo, pero si o si su sangre no debe faltar.

 

Sus manos deben estar abiertas y apuntar hacia abajo señalando el dicho círculo, concentrar su magia para depositarlo en él, a la vez que se debe recitar el credo del espíritu.

 

CREDO DEL ESPÍRITU: “Por mi magia y mi sangre, te convoco, por mi voz y voluntad, imploro tu presencia, con mi vida y mi alma, ofrezco tributo. Creador de los espíritus, regente de Espiria, bendíceme con el poder de tus hijos y que un lazo nos una hasta el final de mis días”.

 

El credo debe ser repetido numerosas veces hasta que el círculo reaccione, sin embargo, hay que tomar en cuenta que se debe tener afinidad con los Espíranos para poder pactar con estos y no todos los magos la poseen. Cuando el círculo reacciona tras realizarle el rito, un portal mágico se crea acudiendo de su interior un espíritu familiar.

 

Con el espíritu invocado, el mago debe darle un nombre y entonces el pacto entre los dos se realiza de manera oficial, el tipo de Espírano convocado así como la magnitud de su poder, depende del usuario que ha realizo el ritual. Este es el procedimiento conocido para llamar a un Espírano y hacerle su compañero espiritual.

 

Naturalmente el nombre del Espírano es dado por su invocador, pero se conoce la existencia de unos espíritus únicos de categoría legendario. Estas entidades de gran poderío, poseen su propio nombre y fueron los primeros en ser creados por el regente de Espiria. A diferencia del espíritu familiar promedio que es aceptado por el mago que le invoco, los Espíranos legendarios son quienes deciden si el pacto se realizara o no, pues ellos determinan si su convocador es digno de ser su compañero.

 

Los Espíranos legendarios existentes son 12 en totales, cada uno portador de su propio nombre y título, siendo estos:

 

MINOZ: Fuerza Implacable

 

CEREH: Madre Creadora

 

AMALTEU: Devoto Protector

 

GERMEST: Doble Realidad

 

ASTREIA: Filo Justo

 

ODYSIO: Aguas Turbulentas

 

ARIÓN: Ponzoña Colosal

 

PAX: Equilibrio Espiritual

 

ABYSUS: Oscuridad Profundad

 

CARCINO: Viento Nocivo

 

LYOZ: Voluntad Ígnea

 

KIRON: Cazador Alado

 

__________________________________________________________________

 

El comandante Frederic portaba uno de esos legendarios seres como su espíritu familiar, la mítica criatura humanoide de varios metros ruge haciendo temblar el suelo a su alrededor a escasos segundos. Un abrumante poder mágico inundaba el ambiente, su procedencia por obviedad venia del ente espiritual.

 

Tal era la intimidación que infundía en aquellos que le rodeaba, que el propio veterano Coyote con sus años luchando contra los horrores de la zona prohibida, consideraba plantear su huida antes que enfrentar a tal entidad. Pero lo cierto es que no podía darse ese lujo, tenía razones personales para haberse adentrado a Prayt y arriesgar su vida, para que su cometido en la inexplorada ciudad fuera un éxito, debía vencer a Minoz o perecer en el intento.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s