Metalord Revolution Capitulo 151

CAPITULO 151

LA BATALLA DE PRAYT (Parte 1)

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Docenas de buscadores se adentra por primera vez a la ciudad fantasma que nunca antes fue pisada por varias décadas, desde concentradas movilizaciones a pie y hasta magos con Espíranos como monturas voladoras. Calles pavimentadas con diversas estructuras desde 4 metros, 8 metros, 10 o incluso unas pocas que llevaban a tener alturas de 12 metros.

Esta zona urbana producto de la mano de obra Enana habrá sido una envidia para muchas naciones en su época, y no es de extrañar siendo la raza por excelencia con hábiles artesanos y constructores por naturaleza. Hoy en día, esa envidiable metrópolis, estaba invadido por abundante suciedad, maleza y el deterioro del tiempo, tanto pavimento y edificaciones por igual.

 

Y sus actuales habitantes, las mutaciones concebidas por las elevadas dosis de Navum, habían dado por resultado una ciudad de abominaciones. Como tan repentinamente los buscadores se adentraron, las criaturas captando con sus desarrollados sentidos la presencia de los invasores, y su instinto natural básico solo dictaba una forma de actuar, “acabar con ellos”.

 

De entre los primera en mostrarse, resaltaba un gato demoniaco de dos cabezas con el tamaño de un león adulto, en lugar de pelaje, exhibía una piel escamosa poco frágil, de largos colmillos filosos, unas fornidas patas con garras letales y una cola cuya punta estaba compuesta por una bola carnosa de duro aspecto con pinchos a su alrededor. Tal monstruosidad fue revelada por Creik bajo el nombre de estos seres como Bipredadores.

 

Un segundo tipo de criatura se presenta, un gigante de 13 pies de altura con una piel putrefacta grisácea, su cuerpo salpicaba una especie de sustancia toxica verde morado. Su veneno no actuaba con efecto acido al hacer contacto con objetos inanimados como armas o armaduras, sin embargo, si este tocaba alguna prenda defensiva como una pechera, tenía la cualidad de filtrarse a través de esta y por la misma ropa hasta llegar a la piel, de allí se adentra al organismo y con su ponzoña afecta más de un órgano vital causando una fatalidad en su víctima. Varios fueron testigos de cómo buscadores con armaduras pesadas murieron de severas dolencias en cuestión de minutos tras ser sus vestiduras de metal tocados por la sustancia del ser gigantesco.

 

Un tercer tipo de criatura surgió, gruñía como una bestia salvaje y caminaba en cuatro patas como un can, pero su aspecto era como el de un hombre de brazos y piernas deformados para movilizarse como un cuadrúpedo, con un cuerpo cubierto de un denso pelaje rojo sangre y la parte superior de su cabeza estaba fundida con un casco de soldado hecho de hierro, dejando solo su boca visible para enseñar unas fauces inhumanas. Era Capaz de realizar saltos de varios metros, sus extremidades tanto delanteras como traseras eran poderosas y capaz de rivalizar con un mago con Fortalecimiento, y para empeorarlo, venían en manadas de 5 a 6 por grupo.

 

Por los alrededores también se observó la presencia de “Cazadores del Navum” y “Manipuladores del Navum”, los primeros destacados por atacar en sigilo al volverse invisible completamente y el segundo por ser capaz de agredir la mente de su víctima hasta reducirlo a ser un esclavo zombi. Pero además, también estaban los FTN, en la ciudad abandonada no difícil percibir a simple vista estos fenómenos mortales que abundaban en el área.

 

Aquello que se había vuelto una zona de guerra, los buscadores luchaban contra las feroces criaturas para continuar con su avance y adentrarse a la profundidad de Prayt, donde se alberga el Navum más concentrado y valioso. Rozuel y su grupo se movilizaban bajo una formación semejante a una T, con él en el centro, Allum a su izquierda, Riha a su derecha y Douglas a sus espaldas, atacando a distancias a las monstruosidades que tenían en la mira o estuvieran lo bastante cerca de ellos.

 

Hechizos de fuego, rayos, agua, energía explosiva, proyectiles elementales perforadores e invocaciones por doquier de familiares de apoyo albergaba los alrededores. La muerte se servía a sus anchas tanto del bando humano e semihumano como también de las abominables entidades.

 

— ¡Atento con uno grande! –Exclamo Coyote.

 

Su grupo conformado por 5 buscadores profesionales actuaron ante la siguiente presencia hostil que avistaron al frente, el gigante toxico de 13 pies de altura. Su piel putrefacta escurre de su ponzoña al agitar uno de sus brazos, los buscadores que le estaban dando lucha toman distancia para evitar tocar su veneno.

 

— ¡Todos, formación R! –Pronuncio aquellas palabras para sus compañeros.

 

Los cinco se movilizaron en sincronía, cuatro de ellos se desplegaron alrededor de la monstruosidad rodeándole, al verse la criatura en dicha situación vomita para lanzar una abundante cantidad de su veneno con trayectoria a dos de los cuatro buscadores. El dúo responde a su ofensiva con rápida movilización para evadir la sustancia nociva.

 

El quinto lleva a cabo su aparición en la formación, mientras los demás rodearon a la abominación habiendo conseguido captar toda su atención, él toma por sorpresa al monstruo con un ataque desde el aire. Descendiendo ágilmente, Coyote armado con su hacha a dos manos realiza un poderoso movimiento rebanando en dos la cabeza del ser.

 

Su hacha de naturaleza mágica estaba imbuido con un poder que le brindaba al filo del arma un aumento bestial de fuerza en sus impactos, como si atacara con la potencia de 8 guerreros entrenados a la vez. Un artefacto mágico impregnado con magia de fortalecimiento como tal para brindar un mayor aumento de daño.

 

La gigante abominación como tal muere al verse su cabeza destruida, pero un segundo surge en las cercanías avistando a los cuatros para dar batalla. El arquero del grupo entonces desplego el poder de su artefacto mágico, disparando proyectiles de luz para asestarlo sobre la espalda del abominable ser.

 

De pronto, un intenso dolor sacude a la criatura, eran las flechas como tal del arco del buscador, estos una vez en contacto con el objetivo tenían el efecto de drenar una pequeña parte de su poder mágico y utilizarlo para emitir fuertes dolores semejantes a la sensación de una descarga eléctrica, lo que entorpecía la capacidad combativa del afectado.

 

—Todo tuyo –El buscador del arco le hizo una seña al del bastón de hierro con un cristal amarillo incrustada en la punta.

 

De la punta del cristal 5 proyectiles flotantes amarillentos se manifiestan alrededor del bastón, el mago eleva en alto su arma y mirando fijamente al monstruo, los proyectiles como tal se combinan creando una lanza elemental de rayo y sale disparando a gran velocidad hacia el blanco fijado. Con un destacable poder de penetración, perfora el cuello de la monstruosidad causando un intenso daño de quemadura hasta el punto de destrozárselo por completo y decapitar de la criatura, lo que culmina con su definitiva muerte.

 

—Buen trabajo equipo –Felicito Coyote a los suyos hasta avistar algo próximo acercarse a paso veloz —¡CUIDADO!.

 

Una abominación cuadrúpeda, aquel con el denso pelaje rojo sangre en su cuerpo y la parte superior de su cabeza yacía fundida con un casco de soldado hecho de hierro. Se movilizo con un sigiloso depredador veloz para atacar al buscador del bastón por su retaguardia, para cuando este se dio cuenta volteo para ver con abrumada expresión como la fiera monstruosidad había saltado y sus manos compuesto por largas uñas sucias como largas semejantes a garra, iban a aferrarse a su cara.

 

—¡No, no lo harás!.

 

Con el exclamar de aquellas palabras, una figura surgió en defensa del buscador del bastón al situarse este al frente para lidiar con la criatura, se trataba de su compañero armado con un mazo a una mano y respaldado con un escudo metálico en la otra. El hombre adopta una postura para cubrirse con su escudo y cuando la criatura hace contacto con esta, una fuerte presión de viento embiste a la abominación haciéndola retroceder varios metros.

 

Ese era la cualidad especial del artefacto mágico defensivo del buscador, su escudo era capaz de liberar una fuerte ráfaga de aire para hacer retroceder a sus atacantes. La criatura tras recuperarse corre dirigiéndose hacia el buscador y salta sobrehumanamente para darle un zarpazo con todas sus fuerzas.

 

El buscador se defiende utilizando el mazo que disponía como su medio ofensivo, golpeando el suelo y creando a solo unos centímetros de donde realizo dicho golpe, un círculo mágico. Justo la abominación en medio del aire se situó por encima de aquel círculo que de repente, crea un grueso cono de tierra con varios metros de largo, la punta de está tan filosa como una lanza atraviesa su pecho y deja a la bestia de rojo clavado aún vivo en aquella invocación de tierra.

 

Acto seguido el mago fortaleciendo su cuerpo, salta para alcanzar la altura de donde yacía incrustado la monstruosidad de rojo pelaje y golpea con todas sus fuerzas la cabeza del ser destrozándoselo, lo que culmino con su victoria. Pero lejos de poder tomar un respiro, una manada de 5 abominaciones iguales al anterior se acercaban como animales coléricos.

 

El grupo de Coyote estaba más que preparado para dar seguir dando pelea, hasta que presencian como una de las abominables criaturas es abatido con una serie de proyectiles veloces justo en su cráneo, que fácilmente atraviesan su casco de soldado. Rozuel había intervenido apoyándoles con su AK-47, y en su accionar, Riha le acompaño con la pistola a manos, Allum con el revólver y Douglas con su ballesta mágica utilizando virotes de fuego.

 

En cuestión de poco tiempo la manada es aniquilada y los buscadores toman un leve respiro antes de continuar, Coyote agradece al joven sangre de bruja, mostrando aún más sombro a los artefactos que empleaba él y sus compañeros. En los alrededores, con los minutos transcurridos se observaba la presencia de numerosos cadáveres de abominaciones y buscadores en las calles, pero aquello solo era prólogo de esta masacre, los emprendidos en buscar la fortuna no retrocedieron y a medida que eliminaban cada horrido ser a su paso, seguían avanzando en conjunto.

 

—En solo cuestión de tiempo, los buscadores terminaran llegando al centro de Prayt –Opino Coyote —Con el inmenso número a favor de los buscadores, y contando con los miembros de la facción “Orden” y “Anarquía”, es más que probable que se consiga, morirán mucho más en el trayecto, lo que permitirá al haber menos de los nuestros que los que sobrevivan hacerme con mayores ganancias a la vez.

 

Un breve análisis de la situación de los suyos, pero lejos de saberlo, una amenaza desconocida a su saber, yacía merodeando como una fuerza invasora más por la corrompida ciudad. Eventualmente el cruce entre diferentes bandos se daría tarde o temprano, y para los buscadores había llegado ese inconveniente momento.

 

— ¡CUIDADO! –Exclamo un mago guerrero blandiendo su arma ante una monstruosidad dura de eliminar.

 

Una bestia roja de cuerpo blindado con una estructura mecanizada semejante a un golem se apareció ante ellos, medía 4 metros de altura, su cabeza se asemejaba a un cráneo inhumano y recubierto por un casco metálico, en sus manos sostenía un martillo de guerra a dos manos de un tamaño descomunal hecho a su medida.

 

Pero tal monstruosidad no estaba solo, lo acompañaban otros tres seres, eran más pequeño, pero no por eso, menos peligroso. La forma de su torso era como una coraza dura de tono carnoso, un tejido viviente palpitante con tinte metálico, se sostenía con cuatro musculosas piernas de garras con 10 cuchillas cada una, su cabeza como el gigante, era un cráneo inhumano, de su boca se observaba numerosos fauces amarillas con la fuerza suficiente para triturar material resistente.

 

—“Afligidos” –Pensó Rozuel al percibirlo a los lejos.

 

La presencia del “Nexus” era oficial a su perspectiva, estaban buscando lo que los Templarios también anhelaban hallar, el cubo de Navum, origen de la misma y enigmática fuerza enérgica. Quien se haga con dicho artefacto a su poder, solo podría causar una gran calamidad a futuro, pero ahora el objetivo de Rozuel se centró en hallar a Einquel.

 

Las abominaciones en las cercanías no solo eran hostiles hacia los buscadores, sino incluso con los mismos Afligidos, sin embargo, estos tenían una alta tolerancia hasta ser casi inmunes al veneno toxico de los gigantes ponzoñosos. Y las monstruosidades de pelaje rojo poco o nada podían hacer con su fuerza ante los blindados seres del Nexus.

 

Los buscadores no se quedaron de brazos cruzados, como a las abominaciones, también dieron su lucha ante la amenaza de los Afligidos, aun desconociendo la auténtica naturaleza y bando de estos seres. Los monstruos creados del Nexus eran poderosos, Rozuel noto que estos eran aun un poco más fuerte, comparado a los que enfrento la anterior vez cuando conoció a la organización Ordinem Deam por primera vez.

 

—Prayt sí que no piensa ponérnosla fácil, esas abominación sí que dan bastante repelús de solo verlo –Agrego Coyote al ver a los Afligidos —Pero es extraño, ¿por qué las abominaciones también los atacan?, la forma en que los agreden, es como si fueran diferente a ellos –Dedujo el experimentado hombre.

 

Ningún buscador era consciente de la existencia de los Afligidos como tal, menos de saber sobre el Nexus, a sus ojos, aquello eran solamente otras mortales criatura engendradas por el Navum de la inexplorada ciudad fantasma.

 

—“Es mejor no intervenir aun, dejar que los buscadores que luchan con ellos se encarguen, ahorrar munición es lo sensato” –Pensó el Esper.

 

—Amo… -Dijo Allum mirando a los Afligidos a la distancia.

 

—Lo se Allum, debemos encontrar lo más rápido posible a Einquel.

 

— ¿Alguna idea de dónde empezar a buscar? –Pregunto Douglas.

 

—Podría olfatear la ubicación de esa persona que buscas, pero necesitaría algo que tenga su olor, si esta hecho de metal, aun mejor –Sugirió Riha.

 

Ciertamente Rozuel entendió que buscar a su amigo elfo oscuro en Prayt ya era un lio bastante complicado, entre tener que lidiar con las abominaciones, Afligidos y el entorno misma llena de trampas mortales, era un riesgo elevadísimo. Y para empeorarlo, aún estaba el tema del misil que caería pronto sobre la ciudad, por lo que el tiempo también jugaba un inmenso factor.

 

— ¿Hmmm?, ¿qué es esa cosa? –Dijo la Lupian notando algo acercarse a ellos.

 

Era una bola de pelo acercándose hasta situarse lo bastante cerca del grupo de Rozuel, inmediatamente se revela como un ratón que mira fijamente al Esper. El joven no tardo en entender de quien era producto tal criatura, el pequeño roedor movía su cabeza como si señalara una dirección en concreto.

 

—Entiendo –Dijo Roz ante el gesto del animal.

 

El ratón regresa a su forma como una bola de pelo rodante, desplazándose hacia una dirección, su intención era mostrarle un camino que le llevaría a la persona que buscaba.

 

—Debemos seguirle –Notifico Roz al grupo.

 

— ¿Sabes qué o quién es ese ratón? –Pregunto la Lupian con curiosidad.

 

—Pertenece a alguien asociado con Einquel, si está cerca de aquí, entonces también lo estará él –Concluyo como su respuesta.

 

La dirección por la que se dirigía el ratón era contraria a donde el grupo de Coyote se dirigía, lo que significaba el momento de separarse. Coyote no se sorprendió o se molestó en lo absoluto, pues conocía que el joven tenía sus propios objetivos personales.

 

—Fue un breve momento, pero ha sido un placer hacer equipo contigo chico –Estrecho el buscador profesional su mano.

 

—Lo mismo digo, te deseo suerte en tu búsqueda de riqueza y ojalas sobrevivas –Fueron las palabras dedicadas de Rozuel a Coyote y lo acompaño con su mano.

 

Un apretón se da por ambas partes, era la despedida para que cada grupo siguiera su propio camino. Coyote marcho por donde la mayor parte de los buscadores se dirigían, pues diversos equipos de estos se conformaron para seguir distintas rutas que la ciudad corrompida ofrecía.

 

Rozuel y compañía por otro lado, seguían un sendero que los llevaba a tomar una dirección donde ningún buscador se encamino. En su avance encontraron cierta resistencia de abominaciones aunque no al mismo grado cuando acompañaron a los buscadores. Las principales amenazas constaban de las bestias de pelaje rojo y los gigantes tóxicos, pero para su fortuna no tuvieron que lidiar contra los peligros de un Bipredador o un Cazador del Navum o incluso un Manipulador.

 

Llegado a una cuadra con 3 caminos a escoger, la bola de pelo andante estaba por encaminarse a la derecha, cuando de pronto algo descendiente de las alturas a gran velocidad cayendo a pocos metros de ellos. Se presentaba como una monstruosidad cuyo torso metálico rojo robusto de aspecto carnoso recordaba bastante a cierto tipo de criaturas.

 

—“Un Afligido… pero este es uno que no había visto antes” –Dijo Rozuel en sus pensamientos.

 

Su tamaño era inferior al Afligido Blindado, pues poseía una altura de 3 metros en su comparación, sus extremidades tanto superior e inferior estaban tonificados con manos equipadas de letales y largas garras oscuras. Un cráneo inhumano gris era otra característica que compartía con el resto de sus semejantes, pero el rasgo más llamativo y propio de esta ser, era el par de alas de plumaje rojas y negras que disponía, dándole la apariencia de un demonio alado.

 

__________________________________________________________________

 

Coyote y su grupo siguiendo al resto de los buscadores, no solo llegaron al punto de enfrentar a abominaciones y Afligidos en su camino, pues para inesperada sorpresa, otro bando enemigo hace acto de presencia, pero a diferencia de los demás, este estaba compuesto principalmente de una fuerza militar de humanos y golem, de una distinguida organización de talla global.

 

— ¡Templarios! –Exclamo uno de los buscadores.

 

Un escuadrón de siete soldados Templarios y tres golem X-1 viniendo de otra dirección en medio de un cruce, manifiestan su hostilidad contra los mismos buscadores y monstruos del lugar. A la orden de uno de los soldados que dirige al grupo, emite la directa eliminación tanto de los monstruos como los “criminales” individuos que buscan fortuna en Prayt.

 

Los golem equipados con sus lanzallamas, desatan el infierno sobre ellos, un chorro ardiente que alcanzaba los 20 metros terminan incinerando tanto a humanos, semihumanos como abominaciones que estaban en su rango. Tal mortífero armamento sembró el terror entre las masas conscientes, más de lo que un mago de fuego podría provocar.

 

Una lanza elemental de rayo golpea la cabeza de uno de los golem destruyéndosela mayormente en el proceso, eliminando a una de las tres infernales máquinas presente, eso llamo poderosamente la atención del jefe del escuadrón y al resto de sus chicos. Los atacantes se presentaron como cinco buscadores en particular, eran Coyote y compañía.

 

—Míseros criminales, ¡que ardan como el resto! –Ordeno el jefe de escuadra a los golem.

 

De repente una mano toca su hombro, sintió un intenso escalofrió, pues le pertenecía a un Templario de mayor rango al suyo, más concretamente, al que dirigía toda la operación de la fuerzas. El comandante Frederic hace acto de presencia mirando a Coyote y a aquellos que le seguían.

 

—C-comandante, no es necesario que se moleste con estas escorias, yo solo… -El jefe de escuadra es interrumpido por su comandante con unas palmadas en el hombro.

 

—Esos hombres claramente no son unas escorias sencillas que lidiar como los demás, y no me puedo dar el lujo de perder a más golem –Declaro Frederic —“Equipo de calidad; deben poseer habilidades y armas para luchar en igualdad contra escuadrones de soldados escuderos y sargentos, además están posicionados bajo una formación específica; poseen quizás experiencia de milicia para trabajar en equipo” –Dedujo el comandante como amenaza a simple vistazo a Coyote y sus seguidores.

 

Varias preocupaciones transitaron por la mente del comandante que encabezaba a las fuerzas Templarías en Prayt.

 

—“No puedo permitirme perder a más hombre hasta llegar a estas instalaciones donde se dice aguarda el Djinn, ya no dispondré de más refuerzos, las abominaciones ya es un problema con lo que nos preparamos, pero a diferencia de esas criaturas…” –Volteo mirando el cadáver de un Afligido del tipo regular —“Esas cosas con cráneos por cabeza, había más de un tipo y eran más problemáticos para lidiar que las abominaciones con los que nos cruzábamos, pero lo más alarmante es la manera de comportarse y actuar de esos monstruos, para empezar son hostiles a otras abominaciones y casi parece que dan la idea de que son manipulados por alguien más” –Concluyo en su consciencia el líder militar —“Encontrarnos con estos aclamados buscadores de Navum ya es más de lo que puedo tolerar, si son como los aventureros, la mayoría será fácil de lidiar, pero sin duda habrá una pequeña minoría cuya fuerza destaque del resto y eso son problemas para mí”.

 

Comparo a Coyote y sus compañeros como un grupo de aventureros lo suficiente experimentados para darle problema a buena parte de sus escuadrones. Si ese era el caso, entonces preferiría lidiar con ellos personalmente, para evitar más pérdidas innecesarias de soldados que disponía.

 

—Me encargare personalmente de estos criminales, esta es una orden, retrocedan y den apoyo cuando yo lo precise –Ordeno el comandante al jefe de escuadra.

 

Su subordinado poniéndose firme, juntando sus piernas y poniendo una de sus manos en el pecho como gesto de honor y respeto, capta la orden y la cumple obedientemente. Un cruce de mirada se da entre el comandante Frederic y el apodado “Coyote Fugaz”, una potencial lucha entre figuras distinguidas estaba próxima a desencadenarse.

 

TIEMPO ESTIMADO PARA EL IMPACTO DEL MISIL: 39 Minutos.

 

Continuara…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s