Metalord Revolution Capitulo 150

CAPITULO 150

¡LA BARRERA DE LA CIUDAD FANTASMA CAE!

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

— ¡VAMOS DEPRISA VÁMONOS!

 

— ¡DEBEMOS LLEGAR CUANTO ANTES!

 

— ¡POR EL NAVUM DE LA TIERRA MALDITA INEXPLORADA!

Más de un centenar de buscadores de Navum empezaron a movilizarse en numerosos grupos, incluido los grupos de Anarquía y Orden, era como ver el despliegue de una pequeña fuerza armada, el destino de todos era obvio, Prayt. El poblado abandonado donde estábamos, tenía un camino de tierra que llevaba en dirección hacia la inexplorada ciudad fantasma.

 

— ¡Es hora chico, vámonos también! –Dijo Coyote emprendiendo marcha.

 

—“Por fin iremos a Prayt, espero que Einquel esté bien” –Desee en mis pensamientos.

 

Mi grupo estaba preparado, armado con su revolver Allum cuidaba mi espalda, con la Desert Eagle XP4 a la mano Riha estaba en mi flanco derecho y en mi lado izquierdo tenia a Douglas equipado con su ballesta metálica.

 

El grupo de Coyote se desplazaba bajo una formación, tanto él como su compañero de la espada a dos manos estaba situados al frente en fila, a espaldas de ellos se encontraban el que llevaba un arco largo y el bastón de hierro con un cristal amarillo incrustada en la punta, dejando al quinto miembro de la maza a una mano y un escudo metálico protegiendo la retaguardia de estos dos últimos. No era difícil de entender su formación, sus integrantes con la mejor capacidad de atacar a distancia yacen en el medio, y los destacados cuerpo a cuerpo le protegen tanto por el frente y atrás, si alguien los ataca por sus costados, fácilmente entre los tres podrían repelerlos, pero si son atacados en todos los lados a la vez, dependerá de nosotros el apoyarle.

 

— ¡Atento chico, aquí vienen las abominaciones! –Me advirtió Coyote.

 

Mientras avanzábamos a campo abierto, a varios metros de la marcha de los buscadores, sobre una elevación, un gran número de monstruosidades se manifestaron para convertirse en un notable obstáculo. Denotaban un cuerpo humanoide con una altura de 2 metros, totalmente desnudo y carente de genitales como otros mutantes, estaba tonificado de músculos marcado de pie a cabeza y su característica más llamativa era una joroba en forma de volcán, su piel poseía un color entre gris y negro, su cabeza se asemejaba a un cráneo y en lugar de ojos tenía dos cuencas vacías que desprendían constantemente un humo rojo, otro detalle era que pegado a su propio cuerpo y quizás a nivel orgánico tenía pequeños fragmentos de Navum.

 

— ¡Es un “Cañonero” la pesadilla de muchos usuarios que atacan a distancia! –Explico Coyote.

 

Pero el cañonero no era la única clase de monstruo presente, estos estaban acompañados de otro tipo de criatura, se veían con una baja estatura midiendo como un metro, pero con un peculiar y llamativo rasgo suyo, poseían una cabeza exageradamente grande e hinchada que palpitaba y además flotaban constantemente en el aire. Varias venas de su inmensa cabeza se sobre notaban de esas horridas criaturas de piel arrugada gris, como los anteriores, estaban totalmente desnudo, con un cuerpo sumamente delgado, ausente de genitales y sus ojos eran completamente blancos, emanaba un aura mágica considerable perceptible a la vista.

 

—Escuche sobre esas cosas de boca de varios buscadores, los llaman “Terra Horror” –Expuso Douglas —Nunca me he encontrado con uno en persona, dicen que esas cosas por muy frágiles que se vean, son ridículamente fuerte.

 

—Estas en lo cierto buscador, esas cosas son de temer, mantengan toda preocupación posible, esto apenas es el principio del recorrido –Nos dice Coyote.

 

Las abominaciones Cañonero disparaban de su joroba volcán esferas brillantes de energía mágica color morada que toman una elevada altura. Cayendo sobre los buscadores y desatando explosiones donde aterrizara, si lo pienso detenidamente, esas cosas eran morteros vivientes, pues su joroba cumple con las características exactas de un arma semejante, y como nos encontrábamos en un campo abierto y ellos sobre una elevación, tenían la ventaja del terreno.

 

Inevitablemente aquellas explosiones se llevan a varias víctima, algunos falleciendo en el acto con una o varias extremidades despedazadas, otros con la mayor parte del cuerpo severamente dañada con órganos vitales comprometidos y hubo quienes en su desesperación por evitar las explosiones, corrieron descuidadamente hasta pisar un FTN (Fenómeno Trampa de Navum) siendo mandados a volar por una explosión mágica de naturaleza eléctrica.

 

Hay quienes consiguieron protegerse formando en conjunto barrera e escudos que repelían hacia otra dirección el proyectil mágico y otros los esquivan moviéndose sobrehumanamente antes de que cayeran sobre ellos, nosotros replicábamos este último accionar.

 

—¡Intense Iron – Modo Knight!.

 

Para casos como este, era necesario estar mejor preparado, los disparos del Cañonero tenían un rango de alcance de 650 metros y estábamos justo sobre esa distancia que cubría. Lo ideal sería que Allum tomara su KSVK Dragón y los abatiera, pues las largas distancias era la especialidad del rifle, pero de momento no era necesario recurrir a nuestro mejor armamento, ya que los buscadores que nos rodeaban no eran tan inútiles como aparentaban.

 

Invocando Espíranos voladores para acercarse a los Cañoneros sin elevarse demasiado para ser víctima de un FTN aéreo, los buscadores a una distancia considerable de las abominaciones jorobados, saltan enfundando armas blancas impregnada con magia. Desde espadas, hachas, alabardas o mazas con pinchos, atacan a las monstruosidades sin titubear, las armas fortalecidas con poder mágico brindaban mayor daño a las ordinarias.

 

Pero estas criaturas no eran fáciles de derribar, su robusto cuerpo era resistente, los ataques que recibían de espadas deberían partirle en dos, pero en cambio les ocasionaban un corte poco profundo con pérdida de sangre, de un inusual de color negro gris. Los impactos de las mazas les hacían entorpecer sus intentos de defenderse, y los usuarios de hachas fijaban sus ataques a los pies para hacerles caer y acabarlos con más facilidad.

 

A una distancia cercana, los Cañoneros tenían desventaja, pues se valían de sus puños y una fuerza bruta considerable, pero al ser demasiado lentos, cualquier individuo con una mínima considerable de velocidad o reflejos era capaz de esquivarle. Pero tampoco era sinónimo de bajar la guardia, una de esas cosas se arrodillo, no por el daño a sus pies, sino a voluntad, solo para poder apuntar su joroba a unos buscadores cercanos y cargar su potente disparo mágico.

 

— ¡Va a disparar, cuidado! –Advierte uno de los combatientes buscadores cerca de la criatura atacante.

 

Un buscador en concreto que luchaba con un estilo marcial, le dio una patada a un cañonero en el pecho que lo manda varios metros hacia atrás, situándolo en el rango de tiro de la abominación que estaba a punto de disparar. El resultado de su hábil plan, provoco que el monstruo terminara matando a uno de los suyos, eso levanto la moral de los demás para eliminar al resto.

 

Magos que materializaban cadenas sobrenaturales, sujetan a varios de los cañoneros para entorpecer su movilidad hasta el punto de casi no moverse y yacer completamente indefenso de las armas blancas de los guerreros. Todo parecía indicar que los buscadores tendrían la victoria, hasta que seis los denominados Terra Horror, se involucraron en la contienda.

 

Uno de ellos hace levitar un pedazo de roca y acto seguido lo lanza con una velocidad ridícula que atraviesa el peto de hierro de un buscador con suma facilidad, dejando en el moribundo hombre un hueco que sangraba a borbotones y concluyendo con su inevitable fin, pues había sido perforado a la altura del corazón. Estas cosas invocaron pronto una numerosa cantidad de rocas flotantes, para luego moldearlos hasta tomar la forma de lanzas y otros de flechas.

 

Las flechas eran arrojadas a buscadores de mayor distancia, mientras que las lanzas a los que estaban cerca de ellos, su poder de penetración fácilmente podía lidiar con armaduras de metal. Independiente de que estuvieran encantados o no. Algunos consiguen acercase a los Terra Horror y arremeter con sus armas blancas fortalecidas con magia contra ellos, solo para ser detenidos por una especie de muro invisible muy resistente.

 

—Ahí está, la habilidad defensiva más problemática de los Terra Horror a la hora de lidiar con ellos, su “Barrera Invisible” –Afirmo Coyote.

 

Esa barrera que utilizaban esas criaturas, por alguna razón, me eran increíblemente parecidas a las que utilizaban los Esper capaces de realizar MIP (Movimiento de Influjo Psionico). De hecho, desde que empezaron a usar sus poderes, podía percibir su magia casi de una manera mínimamente similar al psi, era como si experimentaba “Sincronía”, la capacidad de un Esper de percibir el psi.

 

Estas abominaciones se especializaban en magia del elemento tierra, pero sin necesidad de tomar la que estaba en el ambiente, ellos mismo la creaban con su magia. Capaces de originar un elemento, moldearlo a la imagen de un arma en concreto y lanzarlo a grandes velocidades los cuales cargaban con un poder de penetración de temer.

 

— ¡Cazadores del Navum! –Exclamo un Buscador de una determinada dirección.

 

Un buscador es asesinado por una criatura invisible que arranca su cabeza, parte de su sangre mancha el cuerpo de su monstruoso asesino quien revela su apariencia. Tenía una piel fornida gris y oscuro, carente de ojos y su boca era una inmensa quijada que se abría en dos de manera vertical con voraces fauces, poseía una larga lengua con una forma semejante a una sanguijuela.

 

La criatura pronto vuelve a ser invisible, dejando en desconcierto a los buscadores que lo tenían cerca, pero tal parece que este “Buscador de Navum” no era el único, había otros. Pues se oían grito desgarradores de pobres infelices siendo asesinados por una amenaza incapaz de ser visto físicamente y difícilmente de ser captado de manera sensorial.

 

—Oye chico, concéntrate, ya tenemos nuestros propios problemas, que los demás se ocupen de ellos –Fue el consejo de Coyote haciendo volver en sí.

 

Me concentre tanto en las abominaciones capaces de volverse invisible, que olvide que en nuestro frente ya teníamos nuestras propias monstruosidades que ocuparnos. Los cañoneros era un asunto a considerar, aunque aún quedaban algunos, los buscadores centrados en ellos bastarían para ocuparse del resto.

 

Preferí centrarme en los Terra Horror, repelían los ataques cuerpo a cuerpo de los buscadores con su barrera invisible, además de que contratacaban con numerosos lanzas de tierra, algunos eran asesinados en el proceso y otros heridos pero aun capaz de luchar. Son un total de seis, mientras se encontraran ocupados con los buscadores, me acerque a una distancia prudente y les apunte con mi AK-47.

 

Dispare en modalidad semiautomática, teniendo el cuidado de no ocasionar fuego aliado con algún buscador cercano. No hubo barrera que detuviera a las balas, de hecho, literalmente aquella defensa que obstaculizaba a los demás para alcanzar a estas abominaciones, no fue el caso conmigo, mis disparos lograron alcanzar a tres de los seis objetivos, enfocando en darle justo en su hinchada cabeza que considere su punto débil.

 

Había conseguido eliminar a tres de inmediato, y me faltaban otros tres para culminar, pero pronto los Terra Horror restantes fijan su atención en mí, reconocieron que era una amenaza bastante problemática para ellos. Numerosas lanzas y flechas flotantes de tierra se materializan a su alrededor, yo era el principal blanco de todo su ataque.

 

Estaba a punto de disparar otra vez antes de que ellos me atacaran con todo su poder, hasta que pronto atestiguo como una de esas honrosas criaturas es partido en dos por un atacante sigiloso de un hacha a dos manos desde su retaguardia. Aquel responsable de eliminar a la abominación era Coyote, y pronto los restantes tuvieron un mismo final, uno con la cabeza cortada por una espada y el tercero aplastado por una maza.

 

De los cinco miembros en total del grupo de Coyote, todos los especializados en el combate cuerpo a cuerpo se habían desplazado sigilosamente para atacar a los Terra Horror por la espalda. Dejando al arquero y al del bastón de hierro con el cristal amarillo atrás para respaldarles en caso de ser necesaria, no eran aficionados, trabajan en equipo y coordinados, eran auténticos veteranos.

 

—La situación ha vuelto a ser favorable para los buscadores –Expreso Douglas.

 

Los Cañoneros en su mayoría habían sometidos por los demás buscadores, los pocos que quedaban al verse superado en número, habilidad de combate y equipo, en cuestión de tiempo caerían como el resto. Los Cazadores de Navum quienes aparecieron repentinamente y sembraron a los pocos segundos un gran pánico, fueron abatidos con la rápida intervención de los buscadores de “Orden” y “Anarquía”, sus líderes, Ronarut y Jarquez lideraron el frente al momento de eliminar a dichas abominaciones.

 

Los monstruos fueron vencidos, era la victoria de los buscadores, pero lejos de poder regocijarse del triunfo, otra amenaza inesperada se acerca a ellos. A diferencia de los anteriores, estos no eran horribles bestias mutadas, sino, que eran una pequeña horda de no-muertos reanimados, acercándose con los típicos gemidos de un muerto viviente.

 

Vestían prendas de cuero, algunos de hierro y otros una capucha con túnica, armados genéricamente con armas blancas como espadas, hachas, lanzas, ect. Otros portaban arcos y ballestas. La piel de estos reanimados era pálida, con varias manchas moradas visibles y dispersas de manera aleatoria en cualquier parte del cuerpo como si fueran un extenso tatuaje, en su vida pasada sin duda estos alguna vez fueron buscadores.

 

—“Zombis del Navum” –Cito Douglas la identidad de aquellos Reanimados —Algunos pobres diablos que tienen la desgracia de morir en las áreas más peligrosa y con mayor concentración de Navum de estas tierra malditas, terminan a veces convertido en no-muertos, revividos sin consciencia para atacar a todo ser vivo que no sea una abominación o uno de ellos.

 

Entonces son cuerpos reanimados por fuentes concentración de Navum, la sola presencia de las manchas moradas evidencia ese punto. Douglas explico que para eliminar de manera efectiva a un Zombi del Navum, se le debía destrozar su cabeza, ya que perforar su corazón, cortarle sus miembros y desangrarlo, no lo matara, pues ya están muerto y la destrucción de su cerebro corta de manera definitiva su existencia como un reanimado.

 

Por fortuna las mordidas y arañazos de estos zombis no transmiten Navum, pero físicamente son más fuerte que el humano promedio, ya que están dotado de mayor fuerza a causa del Navum concentrado en sus cuerpos. Además, aun siendo reanimados sin consciencia racional alguna, eran capaz de ejecutar con total experiencia las armas que portaban como lo hacían en vida, al igual que utilizar la magia y sus respetivas habilidades si estos difuntos fueron magos, sus recuerdos como combatientes permanecen latentes en estos no-muertos.

 

Los buscadores no se asustaron, no se mostraron nervioso o señal alguna de dar marcha atrás, su moral estaba al tope, alzando sus armas, un grito de lucha desencadenan otros que enciende la flama del coraje en todos los presentes. Con docenas de Zombis de Navum conformando la horda, los vivos estaban alentados a erradicar a los reanimados.

 

Numerosas flechas y proyectiles elementales se elevaron cayendo como una lluvia sobre los Zombis, eliminando a un buen puñado de no-muertos situados en la primera línea de frente y consiguiendo herir a otros para debilitarles al hacerles perder algún miembro o causar en las zonas lesionadas una mayor vulnerabilidad para el próximo ataque que recibieran.

 

Llego el turno de los buscadores que cumplían el rol de fuerza de choque, en conjunto avanzaron rápidamente para entrar en combate directo contra los no-muertos. Algunos eran apoyados por Espíranos centrados como ellos en la lucha cuerpo a cuerpo, como era de esperarse, los reanimados ofrecieron considerable resistencia.

 

Utilizaban las armas que tenían equipado y la magia que poseían para luchar contra los vivos, para desplazarse eran lentos, pero a la hora de combatir estos no-muertos se movían con toda la agilidad de un hábil guerrero. Ninguno de los zombis invoco un Espirano, si alguna vez fueron magos en su mayoría, era evidente que estuvieran pactado con algún espíritu familiar, pero imagino que una vez muerto ese pacto culmina de forma definitiva y ni aun siendo reanimados podían restaurarlo para llamar a dichos espíritus en su apoyo, al menos, esa es mi teoría.

 

En la lucha dispare a cuanto pude atinando a la cabeza, Riha hizo lo mismo con su pistola, Allum se acercó lo suficiente para que su revolver destrozara cabeza y Douglas apoyaba a la distancia con su ballesta mágica disparando virotes elementales de viento. Comparado a las anteriores abominaciones que nos atacaron, estos zombis eran más fáciles de lidiar, puede que su número abrume, pero no era una amenaza considerable ante la fuerza actual de esta concentración de buscadores.

 

__________________________________________________________________

 

Eventualmente la victoria fue otra vez para los buscadores, sin embargo las bajas sufridas fueron considerables, pues docenas habían muerto, la mayoría hasta ahora pereció con los bombardeos de los Cañoneros. La segunda racha de muerte se la llevaron los Terra Horror, seguido de los Cazadores de Navum y para fortuna, pocos murieron a manos de los Zombis de Navum.

 

Aún quedaban más de un centenar de buscadores vivos, algunos con heridas leves e insignificantes que las trataron enseguida, aquellos que recibieron daños severos o críticos, que ni la magia o pociones curativas con la que contaban podrían reponer toda su salud al instante, ya que precisaban descansar también para que sanaran con totalidad, se vieron obligados a retirarse con fuertes sentimientos de impotencia y frustración.

 

Solo quedaron los más actos para continuar, emprendieron la marcha nuevamente por el sendero marcado, los botines como el equipamiento de los no-muertos o los fragmentos de Navum del cuerpo de los Cañoneros fueron ignorados. Y no es de extrañar, desde la perspectiva de su codicia, aquello eran migajas, comparado a la riqueza que podrían tomar de Prayt.

 

—Chico, tú y tu grupo tienen armas bastante asombrosas –Coyote elogio mi AK-47 al igual que las armas de fuego de Riha y Allum —¿Dónde conseguiste semejantes artefactos mágicos?.

 

— ¡Roz la hizo, por supuesto! –la Lupian no tardó en responder por mí.

 

— ¿En verdad tú las creaste?, jejeje, suena verdaderamente difícil de creer –Opino el buscador veterano —Esos artefactos a comparación de un arco o cualquier arma a distancia mágica, son sin duda bastante formidables, su poder destructivo puede asemejarse o superar a un hacha o lanza pesada especializada en perforar armaduras de mucho grosor y contando con la ventaja de ser utilizadas a distancia, incluso observe, que más lejos de lo que un arco puede llegar.

 

Analizo mi AK-47 acorde a las armas de naturaleza mágica de su mundo, su observación era buena, no estaba muy errado, utilice el rifle de asalto a una distancia considerable de 300 metros, los arqueros máximo tomaban distancias de 200 a 250 metros para efectuar disparos efectivos. Fui muy descuidado, pues Coyote no fue el único en notarlo, llame la atención de otros ojos interesados, sobre todos aquellos centrados en la ofensiva a distancia.

 

—Calma chico, no es como si tuviera intención de tomar tus armas, respetare la privacidad de indagar de tus artefactos, lo importante ahora es Prayt –Las palabras de Coyote acompañada de sus expresiones corporales no parecían mostrar seña alguna de mentira —Y después de ver de lo son capaces, honestamente me siento bastante reconfortado al tenértelos luchando a nuestro lado, ¡jajaja! –Opino el hombre pelinegro con mechones canosos.

 

El sendero nos llevó a lo que era los límites del Valle Desolación, un cruce rodeado por elevaciones montañosas conducía al único camino conocido mayormente para ir hacia Prayt. Nos tomó unos minutos cruzarla, para fortuna de todos, las únicas abominaciones que se cruzaron en nuestro caminos fueron pequeños grupos de 3 a 5 zombis del Navum que fácilmente eran eliminados.

 

Salimos del cruce y avistado por un inmenso campo de hierbas como árboles secos, aquella metrópolis abandonada, la ciudad de Prayt. Solo veíamos una parte de ella y era fácil calcular que era mucho más grande que el poblado anterior, como se había divulgado, la barrera que impedía el paso y durante todo este tiempo repelía letalmente a cualquier que se acercaba, se veía muy transparente, frágil, como si en cualquier momento pudiera ser derribada por una piedra lanzada a mano.

 

—“La barrera aún no ha caído, entonces nadie ha puesto un pie aun allí, je, entonces cuando desaparezca, todos los bandos lo harán al mismo tiempo” –Comente en mis pensamientos.

 

Todos los buscadores se acercaron lo suficiente sin adentrarse a las pavimentadas calles de Prayt, no se observaba la edificación de muros defensivos rodeando la ciudad, ¿Los Enanos habían planeado construirla desprovista de tal medida de seguridad?. Los muros eran una construcción de vital importancia en estos periodos para las grandes ciudades, la finalidad era para la defensa contra saqueadores, bestias mágicas y otras amenazas considerables.

 

¿Pero porque esta no posee tal medida defensiva?, tomando en cuenta además de que si por algo los Enanos son reconocidos en toda Avalia, es por su ingenio en el arte de la artesanía, herrería y construcción, sobre todo para manejar material mágico, se me hacía algo bastante sospechoso.

 

—Oye chico, tu amigo Einquel, ¿no estará por aquí? –Me pregunto Douglas sacándome de mi distracción.

 

Es cierto, ya que estamos en las cercanías de Prayt, buscar a Einquel era algo primordial, mire a los alrededores, un extenso campo nos rodeaba, en las cercanías se hallaba un bosque, pero no sentí señal alguna de su presencia en el área. ¿Debería adentrarse a la zona boscosa?, cabe una posibilidad de que se encuentra allí.

 

—Reconsideraría la idea, si vas a entrar a ese bosque –Douglas me aconsejo —Estamos cerca de Prayt, esta área es donde el Navum abunda con mayor cantidad, es de esperar entonces que las zonas boscosas cercano a este sitio estén muy contaminados de dicha energía y la cantidad de FTN que abundan deben ser bastante alarmante, además de no olvidar a las abominaciones que las habitan.

 

Después de presenciar cómo numerosas muertes de buscadores por la mortal fauna de este lugar, no tarde en entender que me expondría bastante si me dirigía a ese bosque, además de que es posible que Einquel no se encuentre allí. Conociéndolo, junto a los demás miembro que le acompañan de la Ordinem Deam, deben estar escondido en alguna otra parte, sin duda cerca de Prayt, observando la barrera desaparecer, aguardando el momento para adentrarse.

 

—“De modo que donde más tendré chances de hallarlo es en la misma ciudad fantasma” –Pensé entonces.

 

Salgo de mis pensamientos al oír fuertes exclamaciones por parte de los buscadores, quienes a todo pulmón estaban aclamando la llegada de la hora esperada.

 

— ¡ESTÁ DESAPARECIENDO, LA BARRERA DE PRAYT!…

 

Por décadas su inquebrantable presencia le ha impedido el paso a todo que se acercara a la ciudad fantasma, desde el día en que la zona prohibida se creó, defendía las 24 hora con una irrompible defensa, todo intento por adentrarse a la cuna del Navum. A donde se originó el desastre y le dio vida a estas tierras corrompidas, pero finalmente el día en que el área inexplorada seria pisada había llegado.

 

La barrera que alguna vez se erigía como un obstáculo indestructible, comienza a disiparse, los buscadores vitorean emocionados, deseos de cargar hacia la ciudad. Cada uno saco su poción de resistencia al Navum y la utilizo de inmediato, sin duda no había uno solo que no tuviera uno consigo, pues era un ítem de esencial importante para adentrarse a la zona prohibida.

 

Tanto de mi parte, como Riha, Douglas e incluso Allum tomamos nuestras propias pociones, Creik nos hizo entrega de algunas dosis extras antes de separarnos, ya que para el grupo que se dirigía al Campo Malahierba con los aldeanos y Sargarios rescatados, ya casi no las necesitarían.

 

— ¿Están todos listos? –Nos preguntó Coyote.

 

—Sí –Conteste de mi parte con el rifle de asalto cargado y preparado.

 

— ¡Totalmente preparada! –Declaro Riha con la pistola preparada y aguantando la emoción.

 

—Preparado –Afirmo Allum con el revolver en óptimas condiciones.

 

—Cuando gustes –Contesto por su parte Douglas con su ballesta en manos.

 

La barrera se disipa en su totalidad y todos los buscadores corren a toda velocidad, como un ejército con la moral en alto invadiendo tierras ajenas. Se podía oír con claridad, las jubilosas exclamaciones comentadas por los codiciosos buscadores deseosos de poner sus manos en los cristalizados “tesoro” de Prayt.

 

— ¡VAMOS, VAMOS, RAPIDO O SE LLEVARAN EL MEJOR BOTIN!…

 

— ¡YA PUEDO OLER EL NAVUM!…

 

— ¡GRANDES RIQUEZA ALLI VOY!…

 

TIEMPO ESTIMADO PARA EL IMPACTO DEL MISIL: 55 Minutos.

 

Continuara…

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Con la barrera caída, los cristales de Navum de los dispositivos mágicos de los Templarios habían desaparecido también, pero cumpliendo con su objetivo de derribar el obstáculo que impedía cruzar la ciudad, ahora tenían luz verde para adentrarse a la inexplorada área abandonada.

 

— ¡La barrera ha caído, es hora mis hombres! –Dedico el Comandante Frederic una palabras a sus soldados —Por la Orden Templaría y el Gran Maestre, ¡traeremos la gloria o moriremos con honor!, ¡A POR LA VICTORIA! –Exclamo con el levantar en el aire su cimitarra con el cristal rojo incrustado en la empuñadura.

 

Docenas de Soldados y Golem de la serie X-1 marchan a la ciudad abandonada, su objetivo era hacerse con la fuente de Navum, el “Djinn”, eliminando a cualquier que interfiera en su misión. Pero lejos de ser los únicos, Luzbel también se prepara para iniciar la movilización de sus fuerzas.

 

—Tomen la fuente origen del Navum y eliminen a cualquier que interfiera, “Madre” Lo desea –Declaro el fiel servidor de Nexus.

 

Numerosos Afligidos de diversos tipos responden a la orden del enigmático hombre al marchar hacia la ciudad abandonada, pero no eras las únicas criaturas bajo su mando. Las armaduras gigantes viviente de 4 metros de altura entregado por Alice Kyte estaban a su disposición, en su pecho tenia grabado la imagen de una doncella de largo cabello mordiendo una manzana de tinte oscuro enredada con ramas espinosas, era la marca personal impresa por la bruja Yudaz.

 

Y por último, y no los menos importantes, el elfo de piel azul, Lecius, movió su cabeza como señal al joven de nombre Travis de emprender el avance a Prayt con las fuerzas que contaban. Acompañando al muchacho de cabellera negra y flequillo puntiagudo en la parte de delante de su pelo, le siguieron tres individuos de aspecto raramente humano.

 

El primero era un hombre de cabello blanco, dotado de largas piernas gruesas, vestía un chaleco de cuero y pantalones largos, su principal características era que portaba unos dispositivos metálicos de naturaleza mágica que cubrían todas sus extremidades inferiores.

 

El segundo era un fortachón extremadamente musculoso, piel morena, con una altura de dos metros, vestía únicamente un pantalón largo negro flexible a su corpulencia, junto a unas botas del mismo color y la parte superior de su cabeza la cubría un yelmo de hierro, dejando solo su nariz y boca a la vista, deleitando una dentadura sobrehumana semejante a la de un tiburón.

 

Y por último el tercera integrante, era una chica con la apariencia de una joven de 13 años, con una estatura de 130 centímetros, llevaba puesto un abrigo marrón de tela similar a un poncho, un raro calzado de hierro, de una cabellera verde y su ojo derecho lo cubría un parche de cuero.

 

—En marcha chicos –Ordeno Travis erigiéndose como el líder del grupo.

 

Continuara…

Anuncios

2 pensamientos en “Metalord Revolution Capitulo 150

    • si mal no recuerdo el mismoo autor dijo en varios capitulos atras q esta saga o arco (no me acuerdo como se lee dice) esta basado en stalker y tambien en algo llamado pinic extraterrestre o algo asi este ultimo creo que es un libro, no me acuerdo en qe capitulo dejo ese comentarrio el autor

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s