Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 43

CAPITULO 43

 

Bralia toma la iniciativa, con la mayor parte de sus extremidades superiores envueltas en un metal, golpea con puños endurecidos a Karen. La joven toma la defensiva esquivando alguno de los movimientos de su rival y bloqueándolo otros con el guantelete de acero de su mano izquierda, un choque entre sus puños libera una notable presión de aire con concentraciones de Nova en el ambiente.

 

— ¿Qué significa esto?, ese Gear que tienes en tu mano, no se siente que este hecho para un duelo de puños –Percibió la fortachona Bralia.

—Hmmm… de modo que los Gear que tienes en tus brazos están especializado en la lucha a puño, ¿no? –Contesto la licántropa veinteañera.

 

—Soy Bralia “Puños Sonoros”.

 

— ¿”Puños Sonoros”?, ¿a qué viene ese apodo?.

 

Una mueca maliciosa se tiñe en el rostro de la loba fortachona, uno de sus puños que apuntaba contra el de su contrincante, desencadena una especie de onda que golpea a Karen empujándola y haciéndola retroceder unos pocos metros.

 

—Eso que me golpeo… no fue viento, ¿ondas de sonido? –Dedujo ella.

 

—Mis Gear gemelos tienen la capacidad de producir ondas sonoras capaz de dañar a mi oponente, este es mi estilo de combate –Declaro Bralia.

 

—Hmmm… ya que estamos en eso, no tiene caso seguir guardando las apariencia.

 

Del guantelete de Karen surgen unas filosas garras metálicas, la presencia de Nova en el Gear pronto se hizo más notorio, pues había liberado su auténtica forma. Acto seguido abanica la garra metálica y libera unas zarpas en forma de energía contra su oponente, Bralia responde con un puñetazo en el aire que libera una serie de ondas sonoras.

 

El choque entre las dos fuerzas de naturaleza Nova produce una pequeña explosión de energía, pero parte de la zarpa de Karen logra pasar a través del explosivo fenómeno y causa un corte poco profundo en la mejilla derecha de Bralia.

 

—“¿Su ataque es más fuerte que el mío?” –Se cuestionó en su mente la loba fortachona.

 

Mientras su regeneración licántropa asistía a su herida, la mujer loba de Armenia se prepara para volver a atacarle sin cuartel, al menos ese fue su plan hasta que otro obstáculo interfirió. Su nariz como oídos le revelaron movimientos sospechoso a su alrededor y en un acto de reacción, salta hacia atrás evadiendo lo que a su percepción, eran unas especies de agujas hecha de Nova que habían sido disparado hacia ella, con objetivo de dar en su sien.

 

— ¡Viene de aquella dirección! –Calculo la bestial guerrera.

 

Abanica su Gear donde estimo la procedencia de las agujas de Nova, las zarpas de energía consiguen causar dos cortes a algo que se ocultaba físicamente. La atacante se revela, pues se había hecho invisible gracias a su habilidad, el ataque de Karen solo consiguió dejarle dos cortadas en la prensa de su torso que consistía en una camisa gótica sin mangas, evitando lesión alguna en su piel.

 

La responsable de las agujas era una joven pelinegra con sus evidentes rasgos lobunos, una seguidora de Fraila, Sujan, había entrado en escena. En cada una de sus manos, sostenía una cerbatana de metal.

 

—Esa manera de pelear… -Saria observo a Sujan con cierta familiaridad en la licántropa.

 

—Lo notaste, ¿no? –Dice Fraila.

 

Sujan haciendo uso de su habilidad vuelve a ocultarse a la vista, Karen centro entonces su atención en la lupina invisible. Apunto sus garras hacia ella, pero Bralia no se lo permitió, se acercó lo suficiente a la loba de Armenia y empezó a lanzar puñetazos cargados con el poder de su Gear.

 

Karen consigue rechazar sus ataques con el uso de sus zarpas de Nova, y cuando se prepara para contraatacar, sentía a las agujas de Sujan acercarse que apuntaban a zonas vitales del cuerpo, manteniéndose otra vez a la defensiva para evitarlas. Volviéndose una lucha en la que era obligada a estar en la defensiva, Bralia atacaba a corta distancia y Sujan le respaldaba a larga distancia, una combinación que resultaba molesta para la loba de tez oscura veinteañera.

 

—La mocosa de las cerbatanas, ¿es una “Espectro de la luna llena”? –Pregunto Saria.

 

—Está bastante familiarizada con esa manada, ¿no es así? –Fue la contestación de Fraila.

 

—Las mujeres lobas de esa manada, tienen un estilo de lucha enfocado en el sigilo y asesinato rápido, nunca luchar de frente, no tiene sentido que una de ellas este contigo, son asesinos a sueldos, no guardaespaldas.

 

—Podría decirse que ella está en una etapa de “entrenamiento”.

 

—Je, una iniciada, ¿eh?.

 

Chocan tensas miradas entre la quinta princesa lunar y la leal soldado de Armenia.

 

—No te atrevas a morir rápido –Fue la petición de la princesa loba.

 

Saria solo respondió con silencio y su hostil mirada, Fraila toma la iniciativa y arremete con su estoque de 120 centímetros. La mujer loba de Armenia se defiende con su espada corta de 55 centímetros, el sonar del choque de sus armas se oía con claridad a grandes distancias.

 

—Nada mal, para valerte de un arma con una hoja tan corta, en verdad eres toda una profesional –Elogio Fraila a su oponente.

 

La hoja del arma de Saria pronto comienza a realizar extraños movimientos, tambaleando como si estuviera hecho de goma y en un instante, su tamaño crece a 140 centímetros, sorprendiendo a la princesa loba. Pero las sorpresas no acaban allí, la punta de la espada de la licántropa de Armenia se separa de la hoja y cae clavándose en el hombro izquierdo de Fraila.

 

Ella retrocede ante el inesperado daño recibido y hace uso de su estoque para retirar aquel pedazo de espada, al quitárselo lo manda a volar lejos, pero un extraño fenómeno vuelve a ser partícipe de aquel fragmento. El pedazo de hoja que había sido lanzado hacia una dirección en concreto, cambia de ruta hacia donde estaba Saria, más concretamente a su espada.

 

Vuelve a pegarse a esta como si nada, la punta que se había separado del resto, había retornado para completar la hoja. Acto seguido se encoge de tamaño pasando de sus 140 centímetros a ser nuevamente de 55.

 

—Ese Gear… tiene habilidades bastante interesantes –Opino Fraila —No solo puede modificar el tamaño de su hoja, sino que también es capaz de separarse y atacar por voluntad propia, ¿me equivoco?.

 

El Gear de Saria tenía impresa tres estrellas, marcando su categoría como “Oro”, al igual que el estoque de la princesa, era de dicha categoría. Por otra parte el guantelete garra de Karen también era de tres estrellas, en cuanto al Gear gemelo de Bralia, solo tenía impreso dos estrellas, las cerbatanas de Sujan en cambio, no tenían impreso ninguna estrella.

 

—Bien, cambio de táctica –Dijo Fraila en voz alta.

 

Su estoque pronto empezó a brillar, acumulaba una cierta cantidad de Nova, acto seguido arremete su arma en el aire, y de su punta lanza 5 proyectiles de energía semejantes a virotes pero de un tamaño mucho mayor.

 

—“¿¡Perforador de Blindaje!?” –Dedujo Saria en sus pensamientos la naturaleza del ataque de su contrincante.

 

La loba chasquea sus dedos, materializando una pequeña barrera con aspecto vidrioso sobre su cuerpo, los 5 proyectiles chocan contra esta. El resultado esperado mostraría a la defensa de Nova de Saria hacerse añicos en un instante, pero en cambio, los proyectiles dan media vuelta siendo redirigidos hacia su usuaria.

 

— ¿¡Que!? –Exclamo la princesa perpleja.

 

—“A esa distancia no podrá moverse a tiempo para esquivarlo” –Pensó Saria.

 

Pero incluso la soldado bestia de Armenia se llevó su sorpresa, la princesa que solo disponía de 2 segundos antes de que fuera alcanzado por su propio ataque devuelto. Logro movilizarse hacia un lado esquivándolo al final, pero lo más abrumante es que los ojos de Saria ni siquiera pudieron percibir su movimiento, fue demasiada rápida a su perspectiva.

 

—Eso estuvo cerca, en verdad si me hubiera alcanzado, estaría en un estado fatal, pues los daños de este estoque, ralentizan un poco le regeneración –Comento Fraila —Ahora bien, ¿qué fue eso?, esa barrera que salió cuando chasqueaste tus dedos, no es una habilidad de tu Gear, era Nova producto de tu propio cuerpo, ya veo, eres una Novamancer.

 

—Te diste cuenta, algo tarde –Expreso Saria exponiendo una porción de energía nova en su cuerpo.

 

—Hmmm… la cantidad de Nova que desprendes es insignificante, pero sigue siendo una Novamancer, y eso que usaste… no era para nada una barrera defensiva hecha de la Fase Regular, no, era algo mucho más complejo que eso, ¿tu habilidad “despertar”?.

 

La princesa empezó a deducir aquello que su oponente utilizo, pero para llegar a una conclusión más objetiva, opto por realizar una prueba que confirmara su punto. Arremetió contra Saria, chocando el metal de su Gear con el de ella, para luego retroceder rápidamente y cargar con un proyectil de nova de su estoque.

 

Eso llevo a que Saria invocara nuevamente aquella barrera vidriosa, con el chasquear de sus dedos. El proyectil de Fraila toca la barrera y retorna hacia ella, la lupina hábilmente se defiende de su propio ataque golpeándolo con la punta de su arma y deshaciéndola fácilmente.

 

—Ahora lo entiendo, tu habilidad te permite reflejar todo ataque de naturaleza Nova –Concluyo Fraila —Sin embargo, los ataques físicos ordinarios como el de una espada o incluso el disparo de un mosquete, están fuera de jurisdicción de tu poder.

 

La debilidad del poder de Saria consistía en que todo ataque o fuerza dañina ajena al Nova, no era afectado por su habilidad y precisaba siempre chasquear de sus dedos como un medio para activarlo.

 

—Un Gear que puede separar su hoja para atacar a voluntad propia y una habilidad de Novamancia que puede reflejar ataques de Nova –La princesa se hecha a reír tras describir las cualidades y puntos fuertes de su oponente — ¡Como era de esperarse del dúo “Saria & Karen las bestias leales de Armenia”!, quienes sobrevivieron a un encuentro mortal hace años con Firagaa Pyre “Llama Demencial”, una de las cazadoras Top 10 de la humanidad, la décima más fuerte para ser preciso.

 

—Hablas del pasado, no me compares a quien era hace 5 años –Fueron las palabras de la bestia leal de Armenia.

 

—Hmmm… solo trataba de elogiar tu fuerza, eres alguien fuerte, no niego eso, pero tampoco he sido del todo honesta –Las palabras de la princesa estaban acompañado de una maliciosa y arrogante faceta.

 

En un parpadeo, Fraila quien estaba a 5 metros de distancia de Saria, aparece instantáneamente a uno de sus lados cargando con su estoque. La loba de Armenia consigue responder hábilmente contra el metal de su rival interceptándolo con su Gear y luego toma distancia de ella, estaba perpleja de la descomunal velocidad de la princesa lunar.

 

—“1 segundo… ¡en solo 1 segundo apareció a mi lado como si nada y ni siquiera la vi acercarse!, tampoco pude sentirla” –Describió en sus pensamiento la inquietud de lo que experimento —“¿Es su habilidad de Novamancer?, ¿un aumento considerable de velocidad acaso?”.

 

— ¿Qué sucede?, luces algo nerviosa –Una sonrisa maliciosa y burlona se tiñe en la cara de la princesa —El calentamiento termino, ahora vamos a divertirnos de verdad.

 

Fraila adopta una posición de combate, y en un parpadeo de Saria, la loba de sangre real vuelve a desplazarse al instante a uno de sus costados cargando con su estoque mientras sonreía macabramente.

 

__________________________________________________________________

 

La luna llena se alza sobre las ruinas de Lodhret, numerosas cazadoras yacen en una lucha sin cuartel contra grupo entero de mujeres lobas en sus formas bestiales completas. Era una guerra, una de tantas batallas entre la humanidad y la licantropía, cerniéndose sobre la hora maldita.

 

Un hombre lobo macho en particular, de notable pelaje blanco y cabellera blanca destacaba del resto, cargaba una espada pesada de plata con un conjunto de dientes en su hoja. Frente a él, se hallaba una muchacha de unos aparente 18 a 20 años, ojos avellana, 170 de altura y un cabello cuyo color era mitad negro de un lado y mitad rubio del otro, vistiendo una armadura pesada sin casco y que dejaba su vientre expuesto.

 

La identidad de la joven es Sasha Sunlaire, en su mano derecha portaba una espada de plata y en la otra un escudo hecho del mismo material. Su fría mirada describía la inmensa hostilidad que sentía a la bestia lupina blanca que estaba frente a sus ojos y una inevitable lucha a muerte como si el destino lo clamara, se desencadenaría entre los dos.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s