Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 41

CAPITULO 41

 

“El Reino” es un país fundado y gobernado por Licántropos de gobierno monárquico, sus principales mandatarios son el Rey Alfa y la Reina Alfa, a su vez que también es manejado por “Los Sabios Lunares”. Los reyes de dicho país tienen por ley fundamental y obligatoria el de procrear su prole para perpetuar la especie y la sangre real.

 

Debido a la baja natalidad de machos en los hombres lobos, los lobos masculinos dentro de una manada tienen que emparejarse con numerosas hembras y aparearse con ellas con fines reproductivos. Por supuesto, no todas las mujeres lobas en una manada tienen ese privilegio, se elige un determinado número de candidatas que se consideran “apto” para mezclar su sangre con el macho del grupo.

Pero entre todas las elegidas, la primera en aparearse y tomar la semilla del macho es la loba alfa y le sigue después la loba beta para concluir con el resto. En el Reino se aplica este mismo concepto con el Rey Alfa, la reina es la primera en concebir dicha descendencia, seguido de la beta y otras candidatas selectas.

 

El Rey alfa actual es Quyroz M´ond Deimos, emparejado con su Reina alfa y tres concubinas reales. La reina dio a luz a tres lobos, la beta a dos y las concubinas restantes parieron entre uno a dos descendientes.

 

Los hijos nacidos de un Rey Alfa poseen el título de “Príncipe Lunar” o “Princesa Lunar” para resaltar la herencia de su sangre real. Frailaloup Quilto Deimos, es la quinta princesa lunar e hija del actual Rey alfa, ella es designada como la “quinta” en su nombre porque es la segunda descendiente nacida de la loba beta quien dio a luz a dos hembras.

 

Por lo tanto los primeros tres hijos del Rey con la reina portan el titulo designado de “Primer, Segundo y Tercer Príncipe o princesa Lunar”, porque fueron los primeros en nacer. La loba beta en cambio dio a luz al “Cuarto” y “Quinto” príncipe o princesa lunar, revelándose la quinta como una joven lupina de nombre Frailaloup Quilto Deimos, Fraila para resumir.

 

Karen y Saria, lobas procedente de Armenia, habían dado con la presencia de Peter en las ruinas de Lodhret, encontrando el “punto de encuentro” donde se hallaba y que era utilizado por los hombres lobos reunidos para el evento de la caza lunar. Pero para su mala suerte, se vieron descubiertas por Fraila, quien era acompañada a su lado por Bralia y Sujan, siendo el trio licántropas de El Reino.

 

—Cuesta creer que alguien de tan distinguido linaje este en este lugar, quinta princesa lunar, Frailaloup Quilto Deimos –Revela Saria la identidad de Fraila.

 

—Oh, veo que los talentosos soldados de Armenia están inculcados para reconocer los rostros importantes, al menos una de ustedes lo está –Se mofa Fraila del intelecto de Karen a la vez que elogia al de Saria —Ustedes dos, déjenme adivinar… son un escuadrón enviado al exterior para buscar y recolectar a todo lobo macho para enviarlo a su país, ¿o me equivoco?.

 

—Podría decir exactamente lo mismo de ti, aunque solo buscas un lobo macho para ti, al menos yo aporto algo por el bien de mi nación, a diferencia de ti –Concluyo Saria como su punto.

 

—Tienes agallas para hablarle de tal irrespetuosa manera a la quinta princesa de El Reino, a pesar de saber quién es –Comenta Bralia con una mirada desdeñosa a la loba veinteañera del lunar pequeño en la mejilla derecha.

 

—No estamos en El Reino, los títulos no tienen importancia aquí, solo la fuerza impone sobre el otro –Dejo en claro Saria devolviendo la indiferencia con su propio ojos a la fortachona lupina.

 

Un intercambio de miradas tensa el ambiente, tanto Karen y Saria sabían que el encuentro culminaría en solo un posible resultado.

 

—Ustedes sabían de nosotros antes de que llegáramos, ¿quién les dio esa información? –Pregunto con fuertes sospechas la loba veinteañera.

 

—Jejeje… quien sabe, solo puedo asegurarte que fue un buen samaritano –Respondió Fraila con un tono presuntuoso.

 

__________________________________________________________________

 

1 Hora antes de los acontecimientos, Peter yacía recostado junto a Fraila y Sujan gozando del libertinaje bestial. Fuera de la habitación, vigilando la puerta se hallaba Bralia haciendo guardia, pues ella era la guardaespalda personal de confianza de la quinta princesa.

 

—La princesa sí que está bastante animada con ese chico, siendo un hombre lobo no dudo de que ella quiera hacerle su alfa –Pensó la fortachona protectora —El problema es ese muchacho, dudo mucho que quiera emparejarse con la princesa por voluntad, llegado a ese punto… ¿cómo se tornaran las cosas?.

 

Los pensamientos de Bralia se ven interrumpidos con el tarareo de una lúgubre melodía que capto su atención y su instinto ante el peligro. El tarareo pronto se convierte en un canto que recitaba la siguiente letra:

 

“♪ La fiesta, la fiesta, se acerca, manjares de sangre y té, pasteles de carne de humano humeante, galletas de tripas y caviar de riñones ♪”

 

— ¿Quién anda allí? –Pregunto alerta y con ojos atento a todas las direcciones.

 

Una hoja vuela encima de Bralia y aterriza en mano de la loba, estaba confusa, pues desconocía de dónde provenía, como si este hubiera surgido de la nada. Revisando la hoja, observa que había escrito un mensaje, uno que hace reaccionar sus ojos de manera sorpresiva, pues aquel pedazo de papel contenía una información que llamo su atención y seria de vital importancia para informar a su princesa.

 

— ¡Fraila es urgente! –Bralia entro de inmediato a la habitación sin siquiera tocar la puerta o notificar de su presencia.

 

Se encontró con la princesa siendo penetrada en cuatro patas sobre la cama por el chico peliblanco, a la vez que este devoraba con lujuria animal la feminidad de Sujan pegado a su rostro. Ambas gemían de gozar con sus jugos empapando buena parte de la cama y sus cuerpos, junto a la esencia del joven en sus respetivos pelajes de sus rasgos inhumanos.

 

La fortachona sintió el olor de las feromonas sexuales del macho filtrarse en su nariz, era inevitable que se sonrojara y empezara a excitarse, pero ella estaba entrenada para resistir tales tentaciones naturales en momentos importantes. Soporto el deseo del sexo e informo a su princesa de la situación, manteniendo escondido por supuesto su identidad como miembro de la realeza al lobo con quien se apareaba.

 

— Fraila… ¡tienes que leer esto, es urgente! –Replico ella su aviso.

 

—Oh Bralia… ¿has decidido unirte a nosotras?, vamos ven, no tiene nada de malo relajarse un poco, ¡aaaah, justo ahí!… –La loba Caucásica estaba sumida en el placer.

 

Bralia se acercó resistiendo el aroma a su alrededor y a su libido, mostro ante los ojos de su princesa la nota escrita. La licántropa al leer lo que aquella hoja exponía, adopta una expresión seria y se sale de la cama dando por concluido de manera incompleta su apareamiento con el muchacho.

 

— ¡Oye, oye!, ¿qué está pasando? –Pregunto inconforme el lupino peliblanco —Primero insistes en follar y luego lo cortas en el mejor momento, ¿qué clase de “bestia educada” eres?.

 

—Discúlpame por eso –Sonrió Fraila tomando su ropa y vistiéndose —Ha surgido un “asunto” importante que debemos atender, Sujan vístete deprisa de inmediato, debemos irnos para “revolver un problema” –Declaro aquellas palabras para la loba pelinegra.

 

Sujan inmediata reaccionas a la orden de la chica caucásica y se disculpa con Peter por la brusca forma de culminar el acto sexual, saliendo de la cama para tomar su ropa y vestirse.

 

—Pero ten por seguro que no voy a dejarte con el rabo así de duro, claro que no, tendrás tu “diversión” –Aseguro Fraila.

 

Ella camino hacia la puerta, la abrió y al situarse fuera de la habitación, junto dos de sus dedos llevándola a su boca para dar un fuerte silbido. Al cabo de tan solo unos pocos minutos, seis muchacha de edades cercanas a los veinte y de ligeras vestimentas, cada uno portador de un Gear y de naturaleza licántropa, se reúne con Fraila.

 

— ¿Nos ha convocado? –Pregunto una de ellas.

 

Eran las seis mujeres lobas quienes habían tenido aquel malentendido de encuentro con Peter, cada una conocía la identidad de Fraila, pues ellas le servían fielmente.

 

—Sí, tengo una tarea para ustedes chicas, adelante pasen –La caucásica muchacha las invito a la habitación.

 

Al encontrarse frente a tal macho de su especie totalmente desnudo y con la dureza de su masculinidad palpitando en frente suyo, sintieron su corazón latir más rápido, su rostro enrojecerse, su respiración agitarse y una picazón mezclado con un calor viniendo de la entrepierna de cada una.

 

—Conozco esos rostros, fueron las perras que querían ponerme en mi lugar cuando llegue a este sitio –Dijo Peter sin olvidarse de sus caras.

 

—Yo… lo siento por ello… no teníamos idea de que eras un hombre lobo… -Una de ellas con timidez pide disculpa por lo ocurrido anteriormente.

 

—Ya todo quedo en el pasado, es importante comenzar de nuevo y que todos se lleven bien, ya lo sé –Intercede Fraila por ellas — ¿Qué tal si se disculpan ofreciéndole un “servicio especial” a nuestro querido lobo? –Propone con una mirada de lujuria perversa.

 

— ¿Usted dice… que nosotras… con él…? –Una de las jóvenes lupinas menea su cola animal con regocijo.

 

—Seré directo, quiero que ustedes seis se apareen con él –Fue la tarea que les asigno a todas.

 

Ninguna hizo alguna objeción en contra, pues las seis se sentían con todo gusto de complacer la orden de su superior, de hecho, querían llevar cuanto antes dicha tarea, el calor en la entrepierna aumentaba a cada rato que se imaginaban que tendrían tal erecto falo a su disposición.

 

—Como Sujan y yo no podemos terminar el resto del “trabajo”, te dejare con unas preciadas amigas para culminar lo que dejamos inconcluso –Le dice Fraila al peliblanco —No es un mal trato, ¿verdad?, tendrás tu “diversión” por seis, ¿serás capaz de aguantar el ritmo?.

 

—Je, eres toda una “bestia educada”, no te preocupes por mí, me las apañare bastante bien en mi “deber” –Manifestó Peter con toda confianza y excitación que deslumbraba en su pene.

 

—En ese caso diviértanse y aparéense mucho.

 

Fraila se retira junto a Sujan y Bralia, miraba la nota que se le fue entregada, releyendo nuevamente el mensaje que este tenía escrito.

 

“Dos mujeres lobas de Armenia se aproximan a las ruinas de Lodhret, su intención inicial es dar con cierto joven lobillo de cabello blanco llamado Peter, la identidad de estas licántropas son Karen y Saria”

 

—Karen y Saria –Replico Freila aquellos nombres con cierta familiaridad —Son unas muy conocidas soldados del Distrito Oeste de Armenia, de modo que les asignaron a las dos el trabajo de buscar en el exterior a todo licántropo macho para su querida nación, que bonito.

 

—Oí sobre ellas también, son muy fuertes –Comento Sujan.

 

— ¿Y dices que esas dos se acercan aquí?, ¿a estas ruinas?, ¿a este mismo lugar a dónde estamos?, ¿qué tan verídica es esa información?, la recibí de la nada por alguien que ni se quién es y aunque me sentí exaltada tras leerla, aún tengo mis sospechas si lo que expone es cierto o no –Dio Bralia su opinión.

 

Pero la princesa tenía una fuerte certeza de que aquella nota de un informante anónimo, podría ser autentica y la advertencia sobre aquellas bestias féminas acercándose no era tan falso como creía. Todo se resumía a una simple cuestión de actitud cautelosa, las razones de su manera actuar eran evidentemente por Peter.

 

Después de haberse apareado con él, tras conocer la lujuria en carne propia con un macho de su raza, no quería dejarle escapar tan fácil, ella quería hacer al muchacho peliblanco suyo. Su pareja, su amante y su Alfa, quería apoderarse de todo su ser y hacerle suyo, es por eso que tenía que asegurarse de que ningún obstáculo interfiriera con sus planes.

 

—Sujan, Bralia –Nombro a sus compañeras —Vamos a encargarnos de esas perras de Armenia, no dejare que nadie me arrebate a mi preciado lobo –Una sonrisa maliciosa se tiñe en su rostro.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s