Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 39

Capitulo 39

 

Las lobas habían quedado estupefactas de la sorpresa al enterarse que el nuevo lobo en llegar al “Puntos de encuentro” era realmente un genuino hombre lobo macho de pie a cabeza, y en especial entrepierna. El joven peliblanco sintiendo las boquiabiertas miradas por doquier a causa de su presencia, solo pudo suspirar y quejarse de la exageración del resto.

 

—Saben, no diré que es ridículo, porque sobresale la escala de estupidez –Opino él en voz alta.

 

Cuando su masculina voz llego a oídos de todas, era la última pieza que necesitaban para confirmar en más de un 100% su auténtico género, la incredulidad era fuerte al principio y ahora, se había desvanecido. Como una horda, ellas se balancearon sobre el muchacho con sumo interés.

 

— ¡Encantada de conocerte soy…!

 

— ¡A un lado perra, yo la vi primero!…

 

— ¡Quítate tú, puta de mierda, yo estaba más cerca de él cuando llego!…

 

— ¡Vete al carajo tú y la fulana con una teta más grande que la otra!…

 

— ¡Te arrancare los pezones de una mordida si te atreves a pasarte de lista conmigo, yo llegue primera!…

Las féminas bestias no tardaron en hostigarse unas tras otras por el derecho de entablar una conversación con el único macho en escena. Fue una lucha entre gruñidos, mordidas y garras, no para matar a la otra, sino para someterla y dejar en claro quien predominaba entre el resto.

 

—De acuerdo, yo no me meto en esto –Dijo el peliblanco retrocediendo.

 

Sintiendo una sospechosa presencia de hostilidad a sus espaldas, voltea en dirección hacia donde lo percibe y lleva su mano derecha a la empuñadura de su espada. Pero sorpresivamente, no había nadie atrás y algo agarra con fuerza de su brazo con el que pensaba tomar su Gear, impidiéndole desenvainarlo.

 

—Siento que hay algo allí pero… no lo veo, ¿me lo estoy imaginando o qué? –Se preguntó confuso en sus pensamientos

 

Su respuesta llego a los pocos segundos después, cuando una joven chica de cabellera corta pelinegra con una estatura igual a la suya surge en frente de él de la nada y era quien sostenía su brazo para impedirle tomar su espada. Vestía una camisa gótica sin mangas, en conjunto con unos pantalones largos azul oscuro, sobre su espalda cargaba una mochila hecho de un cuero de notable calidad y en su cintura portaba un cinturón marrón oscuro con varios bolsillos.

 

—Shhh… -Le chito haciéndole la seña del dedo.

 

Acto seguido, tanto su cuerpo como el de la joven son imbuidos por energía Nova a manera de aura y sus cuerpos se vuelven transparentes entre sí, pareciendo fantasmas.

 

— ¿Qué demo…?

 

La enigmática muchacha le interrumpe con el gesto del dedo en la boca y luego le señala a las numerosas féminas que luchaban entre sí.

 

— ¡Oigan, el chico desapareció! –Dio el aviso una haciendo que el resto detuviera la agresividad.

 

—¡Carajo es verdad, se esfumo y de la nada!.

 

— ¡Todas búsquenlo y quien lo encuentre se lleva el mérito de pasar un rato con él primero!

 

Las lobas quienes hace un rato luchaban entre sí, dejaron a un lado sus hostilidades para buscar a Peter, quien por alguna razón no podían verle que estaba parado en la misma posición donde le encontraron por primera vez.

 

— ¿Acaso no me ven? –Pregunto el lupino confuso en su mente.

 

Incluso sentir el aroma del chico era algo que les dificultaba, pero sin duda alguna, eran incapaces de verle, cada una de las bestias féminas presentes le estaba buscando, deseosas de hallarle y conocerle a fondo. Mientras la enigmática chica joven le hizo una seña de caminar en silencio hacia una dirección en concreto y que procurara evitar que ella le soltara.

 

—De modo que ella hace que seamos invisible mientras me sujeta, le seguiré el juego, todo sea por evitar a esta jauría de perras en celo –Dijo el peliblanco en su mente.

 

Con cuidadosos pasos silenciosos, los dos avanzan hacia uno de los dos corredores que yacía al frente, desembocando a una zona llena de puertas que daban con habitaciones. Algunas estaban inaccesibles o derrumbadas, pero la mayoría era utilizable. Peter podía oía con claridad el sonido de gemidos femeninos tras ellas.

 

No era difícil suponer que las licántropas mantenían sus relaciones de dicho índole en privada con otras mujeres, pero por el número de voces, se podía deducir que lo hacían entre más de dos personas. La enigmática chica le llevo hasta la puerta de una habitación en concreto, mirando que nadie estuviese viendo, la abrió y los dos entraron rápidamente.

 

No era precisamente una habitación lujosa, pero era cálida para los tiempos fríos, iluminado por una lámpara de luz, se hallaba una gran cama usada para ser ocupado por un numeroso grupo. La muchacha suelta a Peter y sus cuerpos retornan a su condición normal.

 

—De modo que tú nos hiciste invisible al resto –Dijo Peter.

 

—Sí, esa es mi habilidad “Despertar”, soy Sujan –Mucho gusto.

 

Tras presentarse, manifestó sobre sus orejas un pelaje negro, junto a unos notables colmillos en su boca y ojos amarillentos, revelando su identidad inhumana frente al chico peliblanco. Como todos los demás en el edificio, era evidentemente una mujer loba.

 

—Pero estoy sorprendido, cuando estaba usando mi poder, pudiste darte cuenta de mi presencia, ¿cómo es posible?, casi no emití un solo sonido de mis pisadas y mi olor es casi indetectable en ese estado –Planteo ella a la duda.

 

Para Peter fue fácil sentir su presencia, no por el sonido o el aroma, su hostilidad aunque mínima y sin señales de agresividad real, era bastante perceptible a la consciencia del lupino peliblanco.

 

—Yo tengo una cuestión más importante, ¿a qué vienes trayéndome aquí?, solo accedí a seguirte para alejarme de esa manada de locas –Evadió la pregunta y lanzo la suya.

 

—Escuche que querías descansar hasta la hora de la caza lunar, y curiosamente me planteo hacer lo mismo –Contesto la tal Sujan caminando hacia cama y desvistiéndose.

 

Se quitó hasta la última prenda, dejando a la vista su peluda y excitada vagina, además de los rasgos lupinos anteriormente mencionado. Sobre sus brazos y piernas, predominaban su pelaje negro de loba e invito al joven en frente suyo a acompañarle en la cama.

 

— ¿Quieres “descansar” un buen rato conmigo? –Le planteo con una pose erótica.

 

Peter podía sentir como el libido de su lado bestial manifestándose con dureza en sus pantalones, un pelaje blanco se hizo presente en sus extremidades tanto superiores e inferiores. Inclusive el pelaje se extendió alrededor de su cuello como una especie de melena y no tardó en dar su respuesta al despojarse de su vestimenta y quedar completamente al desnudo.

 

__________________________________________________________________

 

Con la luz de la lámpara apagada, el dúo se dejó llevar por su lujuria, Peter recostándose boca arriba, devoraba con su lengua la feminidad de Sujan. Mientras su duro falo era saboreado por la hambrienta boca de ella quien estaba encima de él.

 

No solo se concentró en la endurecida masculinidad de su compañero, sino incluso jugo con sus bolas usando únicamente su hábil lengua. El cosquilleo repercutía en placer sobre el peliblanco hasta el punto de desconcentrarse en su labor oral, llegando primero al clímax y la esencia de su hombría es disparada sobre toda la cara de la licántropa.

 

La muchacha saboreaba toda golosa el sabor de Peter, causando que su cara se enrojeció notablemente, su respiración se agito más, su grado de excitación había aumentado drásticamente y todo por la esencia del peliblanco.

 

—Me siento tan caliente… que me arde por dentro… -Dijo con una incómoda picazón en su zona sensible —¡Ya no lo aguanto más, lo quiero ahora!.

 

Quito su feminidad del rostro de Peter para concluir con su servicio oral sin que llegara a correrse aun. Era su ansia por llevar su carnalidad a otro nivel, pues un cunnilingus ya no podía satisfacerla como tal, necesitaba algo más estimulante y no tardo en tomarlo con impaciencia de su pareja.

 

Mientras el peliblanco seguía boca arriba, ella inmediatamente se montó encima de su miembro para hundirlo en su vagina lo más dentro posible. Más de la mitad logro entrar, y una intensa sensación electrizante repercutió en toda su columna y luego pasó directo a todo su cuerpo, transformándose en un placer indescriptible.

 

Durante toda su vida, Sujan nunca ha llegado a tener relaciones sexuales con alguien de su sexo opuesto, todo su libertinaje siempre era satisfecho en relaciones de tal índole con otras mujeres lobas. Su primera vez y las siguientes siempre habían sido con consoladores o juguetes eróticos semejantes, nunca había probado uno autentico.

 

No era su primera vez cerca de un lobo macho, pero todas las veces anteriores eran meros encuentros sin relación carnal alguna. Ahora, experimentaba un placer como ninguno, el sexo mutuo entre un lobo macho y hembra, era una sensación que jamás había disfrutado en su vida, era la primera vez que sentía un éxtasis de júbilo más allá de lo que habría soñado.

 

Sus gemidos se hicieron tan altos que superaba a los vecinos de las habitaciones adyacentes. Ella misma movía sus caderas de manera demencial, estaba totalmente perdida en la lujuria, no deseaba detenerse, incluso si alguien intentara atentar contra su vida, más ella no se percataría en absoluto, el libido de la bestia se apodero de su mente.

 

Peter coloco sus manos sobre la cintura y con sus fuerzas hundió los pocos centímetros de su hombría que quedaban al descubierto en el interior de Sujan. Otra sensación electrizante se hizo menester sobre el cuerpo de la lupina y desencadeno su inminente corrida, pero inesperado también esa sensación se filtró al cuerpo del peliblanco.

 

—Aaaah… mierda… que apretada…

 

Fue la percepción que Peter sintió y causo su eyaculación, los dos licántropos llegaron a su clímax al mismo tiempo y sus lujuriosos fluidos se mezclaron entre sí. El peliblanco recordando sus experiencias sexuales pasadas, no olvido en esta ocasión hacer uso de sus peculiares dotes biológico de hombre lobo y hacer que sus espermatozoides fueran estériles, de esta manera no cometería el mismo error otra vez. Sujan cae rendida sobre el pecho de su pareja jadeando de manera erótica, conservando una expresión lujuriosa en su rostro.

 

—Fue… ¡increíble!… no… más bien… ¡fue maravilloso, fuera de este mundo!, podría hacerlo todo el día y para siempre –Dijo la loba con toda honestidad.

 

—Primera vez, ¿eh? –Le pregunto Peter.

 

—Claro que sí, no hay muchos como tú en el mundo, y los que hay, o están bien escondidos o pertenecen a manadas poderosas –Respondió ella.

 

—Tsk… no exageres tú también, ya fue el colmo el ver a todas esas licántropas intentar matarse entre sí por poca cosa –Opino Peter recordando aquella escena con vergüenza ajena.

 

— ¿Por qué dices eso?, ¿acaso tienes una imagen poco valorada de ti mismo? –Pregunto Sujan.

 

—No es eso, simplemente si arriesgo mi vida, es por algo que valga la pena para mi supervivencia y claramente las intenciones de esas tipas son ajenas al concepto de la palabra –Aclaro Peter.

 

—En realidad, no es tan diferente a cono tú lo crees –Le dice la chica loba —Siendo un lobo macho, los nuestros siempre buscan aparearse y concebir la descendencia de alguien como tú.

 

—Si se trata de reproducirse, ustedes pueden hacerlo con los humanos, ¿no?, por lo que dudo que el tema de su extinción este siquiera cerca de mencionarlo, aun si solo hay puras mujeres en su raza –Opino Peter.

 

—Cierto, las mujeres lobos pueden reproducirse de un humano y dar a luz a uno de su misma raza sin problemas, la cuestión es que en termino biológicos de fuerza, un hombre lobo nacido de padres lobos son tres veces más fuerte que uno nacido de un padre lobo y un humano –Dejo en claro Sujan —Como un instinto de “supervivencia” siempre buscamos procrear con los nuestros, los humanos son solo una “reserva” a causa de nuestra situación de natalidad. Por esa razón, matarnos entre nosotros lo vale para perseguir esa meta, el deseo de reproducirnos con alguien de nuestra semejanza es tan fuerte que no se puede evitar, es parte de nuestra salvaje naturaleza.

 

—Sigo creyendo que se complican demasiado las cosas –Opino Peter de su parte.

 

—Jeje, está bien, es solo una visión que tenemos, por cierto, ¿te importaría preñarme? –Le planteo de manera repentina ella.

 

—Ese tema está fuera de discusión, y no lo vuelvas a mencionar, aprecio el sexo por placer, pero no por otras razones ajenas, es todo lo que necesitas saber, además, ¿no eres bastante joven para ser madre?.

 

—Pfff… mi propia madre me tuvo a los 18 años, yo estoy ahora en esa misma edad, los nuestros se vuelven acto para tener sus propios cachorros a esa mínima edad, es algo común para los nuestros, ¿por qué la pregunta tan obvia?.

 

La puerta de la habitación de pronto se abre de golpe y alguien ingresa lentamente tras cerrarla, tanto Peter como Sujan voltean inmediatamente en dirección de donde yacía el intruso.

 

—Vaya Sujan, tienes el descaro de “aprovechar” la situación y no compartir con los demás –Dijo el intruso identificándose como una chica.

 

Quien había entrado a la habitación, era nada menos que Fraila, quien con una mirada seductora, fijo sus ojos en el lupino blanco.

 

— ¡L-lo siento mi…!

 

Sujan se levantó rápidamente de la cama y con una mirada arrepentida estaba por hacer una reverencia en señal de respeto y disculpa a la tal Fraila. Pero ella la detiene y calla poniendo un dedo en su boca, para luego besarla y lamer parte de la semilla de Peter que tenía ella impregnada en su rostro.

 

—Dejemos las palabras a un lado, preferiría que me lo compensaras de otra “manera” –La loba caucásica empuja a Sujan a la cama y ella de inmediato comienza a desvestirse hasta quedar completamente desnuda —Ya que tuviste el gusto de conocer a fondo a una de mis queridas amigas, ¿te importaría hacerlo de nuevo con las dos a la vez?.

 

Exhibiendo su lascivo cuerpo desnudo junto a sus rasgos lupinos que deleitaba un pelaje grisáceo en extremidades y sobre sus senos. Frota por consiguiente sus pechos con los de Sujan a la vez que la besa profundamente metiendo su lengua en ella, solo para excitar a Peter, el peliblanco ni siquiera tuvo que esperar a que su masculinidad volviera a la vida. Para cuando la loba intrusa se desvistió por completo, había despertado nuevamente para otra ronda.

 

__________________________________________________________________

 

Alrededor de las ruinas de Lodhret predominaba un bosque, en las cercanías se encontraba un campamento montado por docenas de cazadoras. Pero no era solo uno, sino una de varios que yacían cerca, eran el conjunto de aquellas personas que venían por el evento de la “hora maldita”, para lucrarse con los Cryptian que surgirían en dicho momento.

 

De entre las numerosas presentes, una destacaba del resto, era una mujer entre sus 18 y 20 años, de ojos avellana, una altura de 170 y un cabello cuyo color era mitad negro de un lado y mitad rubio del otro, vestía una armadura pesada sin casco y que dejaba su vientre expuesto. Aquella cazadora era Sasha Sunlaire y su presencia en el sitio confirmaba su participación en el evento que se desembocaría pronto.

 

Sentada sobre un tronco con la mirada perdida en el suelo, su rostro denotaba seriedad y frustración, en su consciencia repercutían dolorosos recuerdos de su derrota en manos de la licántropa. Apretaba sus puños con ira cada vez que los revivía en su mente, se había hecho con un par de nuevas armas Gear, un escudo de plata y una espada de plata, preparándose para recibir la ocasión de su revancha.

 

Continuara…

 

Anuncios

Un pensamiento en “Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 39

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s