Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 38

CAPITULO 38

 

Peter revela su identidad licántropa ante las mujeres lobas, la reacción de inmensa perplejidad no se hizo de tardar. En toda la historia de esta raza ligada a la “caza lunar”, la presencia de un lobo macho ha estado ausente en siglos a causa de su baja natalidad poblacional.

 

— ¿Quién sigue? –Desafío el joven peliblanco a una de las cinco lobas de pie que tenía en frente.

Las licántropas le habían confundido con un cazador humano al verse totalmente inmerso como uno, su “disfraz” era tan convincente que incluso el aroma se ocultaba casi a la perfección. Eso basto para que el chico tomara bastante desconfianza contra ellas y estuviera a la ofensiva.

 

—Si no piensan dar el primer paso, entonces iré primero –Puso su mano sobre la empuñadura de su espada.

 

— ¡Espera! –Exclama una de las lobas entre nervios — ¡Discúlpanos por favor!, en verdad creíamos que eras un humano.

 

—S-sí, nunca nos atreveríamos a asaltar a uno de los nuestros, e-en ve-erdad lo sentimos mucho –Una segunda salió a defender dicho punto.

 

Las cinco trataban de explicar el malentendido disculpándose con Peter para calmar su hostilidad, luego de ver como fácilmente sometió a una y la noqueo a puños. Temían que fuera peor provocarle y estallara en una pelea, además de que contaba con un arma hecha de plata y siendo un auténtico macho de su raza, matarle se consideraría un sacrilegio dada a la problemática de natalidad de los suyos.

 

—En verdad la cagaron…

 

Una mujer loba de piel morena y cabellera corta oscura llega por el pasillo por el que las cinco vinieron, aparte de sus rasgos lupinos, desembocaba un cuerpo fornido y esculpido de pie a brazos. Por su altura de 190 centímetros y características físicas, podía relucirse que era una bestia fémina en sus 30 y picos de años, a diferencia de las anteriores que denotaban edades más jóvenes de entre 20 y algo.

 

— ¿Por qué no te retiran?, el chico realmente las tiene con mala estima –Le sugirió la fornida loba.

 

—Pero…

 

— ¿Quieres que esto termine en un baño de sangre para todas ustedes?, al final de cuenta ustedes se la buscaron, tomen a la loba inconsciente del suelo y retírense, no hagan las cosas más difícil para el resto, y procuren no decir nada de esto a las demás.

 

Las cinco bajan sus orejas en señal de tristeza, toman a la chica loba noqueada y se retiran sin protestar por donde vinieron, la licántropa morena fija su atención en Peter como si le evaluara.

 

—En verdad cuanto más lo veo más me resulta difícil de creerlo, un lobo macho joven aquí en las ruinas de Lodhret –Dijo ella en voz alta.

 

—Carajo esto ya es el colmo… ¡sí, soy un hombre lobo!, ¿¡no pueden aceptar algo tan simple!?, mierda ustedes arman un drama por nada –Se quejó el lupino peliblanco.

 

— ¿”Por nada”?, se ve que no tienes ni la más mínima idea de lo que dices –Corrige la mujer loba —Tiene MUCHO de importancia, el hecho de que estés aquí en este preciso día, significa que tienes pensado participar en la cazar lunar.

 

—Duh, ni que viniera aquí a hacer turismo –Opino con sarcasmo.

 

—No se ha visto a un ejemplar macho en siglos participar en uno, ¿tienes idea de lo que significa tu presencia aquí?.

 

— ¿Por ser un hombre lobo y venir aquí a ese evento me hace alguien famoso?, je, ¿qué sigue?, ¿firmar autógrafos?, vuelvo a decirlo, ustedes tiran mucha mierda dramática por nada –Replico su queja Peter —No me salgas con esa putada de “oh, un lobo macho que no se ha visto en siglos en este evento”, sinceramente, me importan muchos carajos y me chupa un huevo y medio, y si alguien tiene un problema, me lo rebano en dos –Hizo una seña su cabeza señalando a su espada.

 

—Yo podría chuparte ambos si eso quieres –Dice otra loba proveniente del pasillo.

 

Con una altura que rozaba a los 170 centímetros, mostraba ser más joven que la fornida lupina, una chica de piel caucásica, pelo largo marrón y vistiendo ropaje ligero que denotaba a la vista casi en su totalidad sus pechos. La loba se presenta como “Fraila”, saludando con amistosa intenciones y mucho interés en el joven peliblanco.

 

— ¿Qué haces aquí Fraila? –Le pregunta la fornida lupina.

 

—“Bralia”, es bastante injusto que seas la única que pueda hablar con este hermoso muchacho –Contesta ella saboreando sus labios mientras miraba fijamente a Peter.

 

—Tremenda cara de violadora serial que tienes, mantén tus manos donde pueda verlas y no tendré la necesidad de dejarte sin brazos –Le advirtió el lobo peliblanco.

 

—Nunca me atrevería a hacer tales fechorías con tal bello macho sin su consentimiento, palabra de bestia educada.

 

—Suficiente Fraila –Volvió la tal Bralia a su conversación con Peter —Entiendo que para ti esto no tiene un significado, pero dudo que tu manada te diera permiso de venir aquí, no se arriesgarían a exponer a un macho a tales peligros, ¿a qué manadas perteneces?.

 

—Tsk… ¿acaso me estas interrogando?, empiezas a caerme bastante pesado –Opino Peter evitando la pregunta.

 

—Solo tengo curiosidad, si lo deseas puedo decirte de que manada procedo también –Aclaro ella el malentendido.

 

—No vienes de ninguna manada, ¿verdad? –Fue la conclusión de Fraila.

 

La loba caucásica había acertado, no conjeturo esa afirmación a bases de hechos o pistas, fue pura corazonada. El silencio del muchacho confirmaba su punto sin necesidad de palabras y obtuvo respuesta de manera más eficiente que su compañera.

 

—Ahí lo tienes Bralia, el no viene de ninguna manada, lo que podría concluirse que no fue criado ni siquiera entre hombres lobos, un “lobo de ciudad” en pocas palabras –Dedujo entonces.

 

—No había pensado esa probabilidad, es cierto que existen licántropos que nacen y pasan cierta parte de su juventud entre ciudades humanas, pero la mayoría al despertar su licantropía o llegado cierta edad, optan por mudarse a zonas para convivir con los suyos, pocos se quedan a coexistir en secreto con la humanidad –Dijo en voz alta Bralia —¿Eres uno de ellos acaso?.

 

—Si te digo que sí, entonces más te vale responder a mis preguntas –Dio de condición Peter —Si, nací y crecí entre humanos y desperté mi licantropía a cierta edad, ¿feliz?.

 

Ocultar su auténtica procedencia y el hecho de su inmunidad a la plata, sabía muy bien la repercusión que causaría de saberse lo segundo, mantenerlo en secreto era el consejo que seguiría de esa nota que leyó de su misterioso “salvador”. Además debía ser precavido, por si hubiera mujeres lobas de aquellas naciones de licántropos que se encuentran entre las lobas presentes e incluso podría ser que ambas con las que hablaban fueran pertenecientes a dichas facciones.

 

—Estoy aquí para la caza lunar por mis propios asuntos, ¿será aquí? –Pregunte.

 

—Permíteme ser quien te lo responda –Tomo Fraila la palabra —Efectivamente la caza lunar se llevara aquí en estas ruinas, por supuesto fuera de este edificio, comenzara en esta noche de la luna llena, iniciara a las 3:33 AM y finalizara a las 5:55 AM como todas las cazas anteriores.

 

Cada cacería ha tenido el mismo tiempo de duración con su eventual puntualidad de iniciarse a las 3:33, momento en que se denomina “hora maldita”. Su duración asegura 2 horas con 22 minutos exactos, los cazadores para entonces se habrán situado en las ruinas preparados para dar caza a los Cryptian que surjan del evento, y los hombres lobos lo estarán contra ellos.

 

—Aún queda un buen rato para que comience, no ha anochecido aun, apenas son las seis de la tarde, el sol empieza a ocultarse a esa hora y anochece a las 18:30 o a las 18:40 a más tardar –Aclara Bralia.

 

En Eliux la noche tenía mayor duración, en otoño y primavera con una duración general de 15 horas y media, y el sol tan solo iluminaba 8 horas y media, en temporada de invierno el anochecer dura unas 16 horas y media, habiendo solo 7 horas y media de sol. En el verano 14 horas y media dura la noche con 9 horas y medio el día. Actualmente es otoño y el amanecer en dicha estación comienza a las 10 AM, al igual que en primavera.

 

— ¿Y en cada luna llena sucede este evento? –Pregunto Peter.

 

—Pues sí, cada mes la caza lunar se realiza unas tres veces seguidas –Contesto Fraila.

 

— ¿Tres veces en un mes?, ¿la luna llena sale tres veces por mes?, ¿no sale una vez al mes? –Pregunta sorprendido el peliblanco.

 

— ¿Pero qué cosas dices?, la luna llena no aparece una vez al mes, todos los meses como mínimo aparece una tres veces –Deja en claro Bralia.

 

En Eliux, el ciclo de la luna llena era una vez por semana, con excepción de la cuarta semana, es decir, en un plazo de 28 días, la luna llena se mostraría el día 7, 14 y 21, pero en la cuarta semana que correspondería al 28, no aparecería, sino que lo haría en la siguiente.

 

—Hoy toca “la tercera luna llena consecutiva”, luego habrá una espera de 2 semanas para que vuelva a aparecer la siguiente –Explico Fraila.

 

Para Peter fue una valiosa información el hacerse con el conocimiento de la duración del sol y el anochecer en Eliux, además del ciclo de la luna llena. Siendo las 18 PM, faltaban 9 horas con media hora para que iniciase la cacería lunar.

 

—Es todo lo que necesito saber, si queda rato entonces para la caza lunar, entonces matare el rato descansando –Dijo Peter.

 

—Eres un lobo un tanto extraño, pero no juzgo a alguien por algo tan superficial –Opino Bralia.

 

—En cualquier caso, si descansar quieres, arriba está el “punto de encuentro” del cual nosotros usamos –Le notifica Fraila señalando arriba.

 

Los “Puntos de encuentro” de la caza lunar para los hombres lobos, era la terminología dada a los sitios escogidos o usados por los licántropos como lugares de descanso o preparación para antes del dicho evento. Existen más de un “Punto de encuentro” por zona, cada una albergando docenas de licántropos reunidos que pueden superar el centenar.

 

—Síguenos, es por aquí –Fraila hace de guía para Peter —A propósito, mantén tus rasgos licántropos al descubierto, todos los lobos aquí lo hacen, de lo contrario podrían confundirte con un humano.

 

El peliblanco con máxima precaución y en total alerta, sigue a la lupina, Bralia le seguía por detrás, vigilo en ambas su presencia de hostilidad, preparado para cualquier posible trampa. Del corredor dieron con una escalera que llevaba al quinto piso, la planta final del edificio, la siguiente trayectoria era un corredor lineal, dado a que otras direcciones estaban bloqueadas por escombros.

 

Peter podía captar que hacia donde se dirigía había numerosas presencias, todos con sus hostilidades en minino y ajenos a él. La cantidad era considerable, llegando a percibir docenas y docenas.

 

—Aquí estamos, siéntete cómodo como si fuera tu manada –Le dijo Fraila.

 

Al final del corredor habían un par de cortinas blancas malgastadas, al cruzarlas dieron con una inmensa sala muy animada decorada, era el sitio de reunión de las bestias lupinas. La vista alrededor revelaba a docenas de mujeres lobas de todas las edades, algunas con la misma edad de Peter, la mayoría eran jóvenes de 20 y pico, estando en menor cantidad aquellas de 30 años.

 

Algunos yacían dándole mantenimiento a sus Gear fueran armas blancas o de fuego, otros se encontraban en grupos planeando una estrategia de cazas. Luego estaban aquellos juntados que jugaban a las cartas, conversaban y bebían alcohol para matar el rato. Aun no se habían enterado de la presencia del joven peliblanco.

 

Cuando finalmente todas notaron a Peter con sus rasgos lupinos en él, la concentración entera de lobas se había quedado boquiabierto. Tal fue el punto de la impresión, que algunas que sostenían una botella de alcohol a la mano, por distracción la dejaron caer rompiéndose esta en el suelo, pero ni se inmutaron por la pérdida de su bebida, pues sus ojos estaban fijos en el muchacho de pelo blanco.

 

—Momento, ¿de verdad van a creer que este es un lobo macho? –Dijo una incrédula lupina de 20 acercándose a Peter —Abran esos ojos y miren bien, no es más que otra de esas hembras marimachos que tienen ese fetiche de vestirse como uno, chequen esto, incluso se armó un bulto entre las piernas.

 

Sin permiso o vergüenza, la loba con atrevimiento introdujo su mano en el pantalón y ropa interior de Peter para tocar su miembro.

 

— ¡Jajaja!, ¿incluso te pusiste un falso pene?, que hobby tan ridículo, esperen… esta textura… este olor… -La incrédula loba empezó a ponerse nerviosa volteando lentamente para mirar a la cara a quien acusó de “marimacho”.

 

Inmediatamente Peter le da a la licántropa un fuerte puñetazo justo en el rostro que la manda a unos pocos metros hacia atrás quedando esta inconsciente. Acto seguido hace sonar los nudillos de ambas manos.

 

— ¿Alguna otra retrasada que quiera que le aporree el rostro? –Dejo en claro Peter para el próximo que intentara pasarse de listo con su persona.

 

—Yo quisiera que me aporrees, pero no con el puño y no precisamente en la cara, si tú me entiendes –Guiño Fraila un ojo con connotaciones picantes.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s