Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 37

CAPITULO 37

 

Había despertado en una tienda de campaña desconocida, con una nota que explicaba que fue rescatado del calabozo de Moldevil por una mano desconocida. Dejado con sus pertenecías y un nuevo cambio de ropas, más un mapa que exponía como ir a su siguiente destino que había decidido tras leer la nota encontrada.

Sin embargo, Peter era alguien que no sabía leer muy bien un mapa, viniendo de un mundo donde los mapas eran digitales con más detalles técnicos. Un mapa de las viejas usanzas, era algo que su conocimiento moderno no aplicaba para usarlo, dejo aquel tema para luego de cambiarse.

 

El nuevo conjunto de ropa que le fue dado, lo conformaba un abrigo de diseño gótico negra junto a una camisa del mismo color, pantalón largo marrón y un par de nuevas botas oscuras. La funda para espada estaba incorporado en el abrigo y allí el muchacho coloco su arma sujetándose a la perfección.

 

Toma la hemopetra grande obtenida en el calabozo y sale de la tienda, siempre manteniéndose en alerta, pero no captaba alguna presencia hostil por los alrededores. Una vez fuera, miro hallarse en un prado seco con varios árboles y el sol estaba en lo alto, calculo que quizás era mediodía.

 

Como la tienda fue dejada para su uso y él había perdido la suya, era evidente que se le fue entregado para que se lo llevara consigo. La toco y pronuncio las palabras “Desmontar tienda” causando que esta pasara a convertirse en una estaca metálica, su forma portátil de ser transportada, al no tener un bolso consigo, puso la estaca sobre la cintura sujeta con su pantalón, la nota y el mapa fueron guardado en un bolsillo que por fortuna el abrigo tenia incorporado y cabían ambos objetos, en cuanto al hemopetra la llevo en su mano derecha.

 

—“♪ La fiesta, la fiesta, se acerca, manjares de sangre y té… ♪”

 

Peter entonces oyó a alguien cantar, con el sonar de una música clásica de fondo semejante a obras de Mozart o Beethoven. Con la curiosidad en alto, se acercó al sitio de donde procedía, encontrándose que la música venia de un gramófono, un aparato de grabación y reproducción de sonidos que en la perspectiva del joven, era una herramienta anticuada y antigua.

 

Al lado del gramófono se hallaba una pequeña mesa montada de madera, ocupado por su propietario, un hombre joven vestido con un traje negro gótico remendado y con numerosos parches, usaba un largo sombrero de copas y calzado negro.

 

El hombre tenía la apariencia de un muchacho de 1,78 m de altura, con unos 20 a 25 años de edad, con ojos color rojo, cabello despeinado negro y unos dientes chuecos amarillentos, rellena de su tetera su taza de té con un líquido puramente rojo, al mismo tiempo que recitaba una canción de tinte macabro.

 

—“♪ La fiesta, la fiesta, se acerca, manjares de sangre y té, pasteles de carne de humano humeante, galletas de tripas y caviar de riñones ♪”

 

Tatareaba esa canción al ritmo de la música del gramófono, Peter observo además un par de colmillos en la boca del extraño hombre después de dar un sorbo del té que bebía, pero una de las cosas que llamo su atención, era que no percibía ni el más mínimo rastro de sed de hostilidad en él.

 

Por lo general aunque una persona o individuo no tuviera pensamientos o deseos hostiles, mínimamente conserva en forma involuntaria, una cierta sed de violencia. Sin embargo, aquel hombre colmilludo, estaba totalmente limpio de hostilidad y con tal apariencia, era bastante hilarante de pensar en ello, el enigmático extraño nota la presencia del joven peliblanco y se echa atrás con una fuerte impresión.

 

—¿¡Un humano interrumpe mi fiesta de té privado!?, ¡cuánta mala educación tienen estos jóvenes hoy en día! –Dice haciendo puchero y tomando un sorbo más de su bebida —Un momento…

 

Se acerca a Peter y se detiene a una considerable distancia, mientras daba otro sorbo, fija sus ojos al rostro del licántropo.

 

— ¿Qué carajos me miras tanto? –Pregunto molesto Peter.

 

—Oh, ahora que te veo mejor, me doy cuenta que no eres humano, eres un hombre lobo, ¡disculpa la descortesía de mis palabras y acciones! –Estrecha una de las manos del peliblanco con la que tenía libre — ¡Ven, adelante, bienvenido a mi fiesta del té, joven lobillo, tenemos una deliciosa y exquisita tarta de esófago humano! –Ofrecía en la mesa un repulsivo plato carnoso que denotaba con claridad ser hecha de la carne de un ser humano.

 

—No gracias, vomite el apetito.

 

—No es necesario que seas modesto, eso me recuerda a una niña modesta, una chiquilla inquietante, que chilla en tu oído y te distraje de tus deberes, que tiempos locos.

 

Mientras recordaba aquella anécdota, el hombre volvía a tatarear aquella macabra canción.

 

—Lo que dices no tiene sentido y creo que te falta un tornillo –Dijo con honestidad Peter.

 

—Ah, hablas del “señor locura”, primo de “psicosis” y hermanastro de “demencia”, una vez tuve el honor de almorzar con su amante “esquizofrenia” –Contesto el hombre con una incoherente respuesta.

 

—¿Quién carajos se supone que eres y que haces tomando… té en medio de la nada?.

 

—Joven lobillo, el té se disfruta en cualquier sitio, nieva, truene o lluevan bebes muertos del cielo anunciando el día del juicio final, oh, y mi nombre es Mad, aunque puedes decirme también el “desquiciado Mad”, mis amigos imaginarios a veces me apodan “Madvel”, pero eso ultimo no cuenta porque es nombre de prostituta y como posdata final, soy un fino y caballeroso vampiro amante de los juegos de té –Se presentó a la vez que siguió bebiendo de su infusión.

El joven como tal se retrata como un vampiro, una de las monstruosidades conocidas de Eliux ajenas a los Cryptian, así como lo son los hombres lobos. Peter perdiendo la paciencia entre las incoherentes frases del vampírico muchacho, opta por irse.

 

—Ok, esto es una pérdida de tiempo, me largo de aquí.

 

El joven lupino se voltea para dar por concluido la charla, pero las siguientes palabras del extraño captaron nuevamente su atención.

 

— ¿Por qué la prisa para irse?, la fiesta de té apenas empieza y por tu rostro, deduzco que pareces perdido, ¿buscas un sitio en concreto al cual ir? –Le pregunto.

 

Ciertamente estaba perdido, pero aunque fuera el paso, pensaba que buscar respuesta de un desquiciado vampiro, era algo bastante trillado. Además como alguien proveniente de un mundo moderno, tenía un conocimiento sobre “hombres lobos y vampiros” adquirido por los medios ficticios de televisión y películas, mayormente ambas criaturas eran descritas al juntarse con un odio mutuo que conducía a luchas hasta la muerte.

 

— ¿Un vampiro loco ayudando a un hombre lobo psicópata?, pensé que ambas razas tendrían cierto “conflicto” entre si –Comenta Peter.

 

— ¿De qué hablas?, ¿conflicto?, oh lobillo, los vampiros y hombres lobos dejaron sus diferencias hace ya un milenio, después de que los humanos se hicieran con la tecnología Nova y empezara a masacrar indiscriminadamente a las dos razas por igual, de hecho, actualmente tanto licántropos como vampiros ahora son “mejores amigos” –Responde con el gesto de un abrazo a sí mismo.

 

La coexistencia entre las dos monstruosidades logro grandes progresos en su supervivencia mejorando notablemente la relación entre ambos al verse amenazado por la humanidad. Así como la población femenina predominaba en la sociedad licántropa, sucedía algo similar en la vampírica, con la diferencia de que el 69% de su población la conforma vampiresas y el resto que corresponde al 31% de vampiros masculinos.

 

—La supremacía femenina también está presente en la sociedad de los Minos o hombres toros,  Reptiloides, Koboloz y demonios, aunque de los demonios solo quedan únicamente los súcubos, y están conformado puramente por atractivas mujeres de galantes y sexis cuernos, lascivas doncellas de grandes tetas y adictas al sexo duro y puro –Explico el tal “Mad”.

 

Todas las razas no humanas ajenas a los Cryptian eran clasificadas por la humanidad como “abominaciones”, presentaban en su natalidad una mayor presencia de mujeres. Pero solo en los hombres lobos esa natalidad fémina era crítica en su raza, mientras que los demás presentaban una población masculina del %30 a 40%, en los licántropos en cambio solo quedaba el 4% actualmente, lo que fomentaba que los lobos machos fueran considerados como un “recurso” vital y con gran importancia entre la sociedad lupina.

 

—Sí, sí, bonita clase de historia, pero serio, ¿sabes dónde queda un sitio llamado “ruinas de Lodhret”? –Le pregunto Peter.

 

—Claro que sí, ¿quién no?, un gran sitio escogido como uno de los puntos de “caza lunar” por los hombres lobos, y un excelente lugar para un picnic de viseras –Contesto Mad.

 

“La caza lunar”, un evento mencionado en la nota, si el vampiro conocía lo que era, el peliblanco no dudo en preguntárselo, aunque estuviera desquiciado, era la fuente de información más viable que tenía a la cercanía, para su desgracia.

 

—Eso es sencillo, lobillo, la caza lunar es una cacería especial practicada por los hombres lobos en ciertas áreas de toda Eliux durante la noche de luna llena –Resumió el concepto de aquel evento —Pero seguro te preguntas, ¿qué tienen de “especial” esa caza y esas “áreas” escogidas?, veras, todo se remonta a la luna llena, su gran e impecable belleza astral es la fuente de una energía única con cierta influencia en algunos puntos de este mundo tras la llegada del nova.

 

La luz lunar de la luna llena rebosaba de una energía que los licántropos usaban a su favor de manera pasiva al ser tocado por esta, fortaleciendo sus sentidos y actitudes físicas más allá de la ya poseen. Pero no era todo, en algunos lugares de Eliux, cuando la luna llena ilumina, a la 3:33 AM se crea en ciertas áreas, unas zonas rebosantes en el aire de invisibles pero ricas partículas conformada de Nova.

 

Estas partículas tienen un cierto efecto en el ambiente, creando Cryptian a su alrededor dotados de un hemopetra sumamente valioso. Estos llaman poderosamente la atención de muchos cazadores, pues si bien estos Cryptian no eran muy poderosos, a lo mucho se encontraban criaturas de categoría D y C, muy pero muy rara veces e inusualmente surge un categoría B, pero nunca superior a ese nivel.

 

La calidad de sus hemopetra era mayor a los ordinarios, porque un hemopetra de un categoría D obtenido de dicho evento, tiene un valor de venta de doble o triple que uno de categoría D conseguido a través de un Cryptian cualquier en otro sitio. Era el efecto del área y las partículas de Nova que enriquecían el valor del botín de dichas monstruosidades.

 

Por lógica los cazadores más codiciosos no dudarían en enriquecerse con tal oportunidad, monstruos no tan fuerte con una ganancia bastante sustentable. Pero claro, los hombres lobos también tomaron ventaja de aquellas fechas como su evento personal de cacería, la luna llena es más que solo un símbolo en la licantropía, es una fuente de poder externa.

 

Así como los cazadores desean cazar Cryptian y llenar sus bolsillos de hemopetra, los licántropos desean cazar a los mismos cazadores, llenar sus barrigas con su carne y sus propios  bolsillos de todo el botín que estos llevan consigo. Por no mencionar de otras salvajadas y sádicas ocurrencias que desembocan contra sus presas.

 

—El lugar más cercano de aquí donde se llevara a cabo una caza lunar es en las ruinas de Lodhret, pero al estar a unos 150 kilómetros de distancia de la ciudad de Brahim, habrá bastantes cazadores decididos a ir también –Declaro “Mad”.

 

—De modo que esta “persona” me está invitando a esta cacería, ¿con que objeto?, ¿qué intenta ganar de mi haciendo que le siga el juego?, si no fuera por las respuesta de interés que tiene para mí, habría abandonado este chiste de búsqueda hace rato –Pensó Peter.

 

—Vaya, eso explica con veraz formalidad, las razones del porque quiere ir a ese sitio en concreto –Dice el tal Mad sosteniendo en manos la nota del joven peliblanco con las instrucciones del lugar al que debía ir.

 

— ¿Cómo carajos me la quitaste del bolsillo? –Pregunto incomodado y molesto el lobo blanco.

 

— ¿Realmente quieres saber eso o quizás quienes son “El Reino” y “Armenia”?, te dejare elegir cual quieres que responda, pero ojo, no responderé a la otra si has elegido una en particular.

 

Su actitud excéntrica salió a relucir de nuevo, dejando a elección del muchacho, el responder la forma en que le quito la nota sin que este lo supiera o saber a detalles sobre esos dos nombres mencionados en la escritura dejada consigo.

 

— ¿Qué sabes de esos dos nombres? –Pregunta Peter.

 

— ¡Bingo!, elección escogida –Declara el extraño vampiro levantando ambos brazos.

 

—No me hagas darte una patada en la cara.

 

—Calma lobillo, detesto la violencia, sobre todo si el que va a recibirla soy yo. Te explicare en detalles simples y no demenciales, que son estos dos nombres en particular.

 

El Reino y Armenia, eran los nombres de dos naciones fundadas y gobernadas por hombres lobos, la diferencia entre los dos era su sistema de ideología política. El Reino es una nación que utiliza un sistema monárquico como forma de gobierno, dirigidos por un rey alfa y una reina alfa, a la vez que también por un consejo de licántropos eruditos denominados “Los Sabios Lunares”.

 

Armenia por su parte, es un país que se rige con un sistema democrático, es una inmensa metrópolis divida en cuatro distritos donde cada una tiene el tamaño de una ciudad grande (Distrito Norte, Sur, Oeste y Este). Cada distrito es regido por un “Alcalde”, pero todos responden ante un líder de mayor rango político que lleva el título de “Presidente”.

 

Actualmente en Eliux solo existen dos naciones de hombre lobos reconocidos, sin embargo, existen manadas de licántropos que no viven en ninguna de ellas. A estos grupos o lobos ajenos a uno de los dos países, se los denominan “Manadas libres”, ya que no están sometidas a sus leyes y viven bajo sus propios principios.

 

—Que esta nota te advierta sobre tener cuidado de estos países no es para menos, no vienes de ninguno de los dos, eres un “lobillo libre” –Aclaro Mad —Estos países por lo general mandan grupos de su gente al exterior a buscar lobos machos para “invitarlos” a su país, y hablo de un pase de invitación mayormente a la fuerza con propósitos sexuales, muy SEXUALES… y sin té, ¿qué descaro de invitación es esa? –Bebe un sorbo de su infusión con un rostro desconcertado —Y cómo eres joven, sin duda viril y tienes un cabello blanco, a los hombres lobos les encantan el color blanco, vales mucho para los de tu tipo, pero también esta ese otro “detalle” único en ti, hablo por supuesto de lo que pone en la nota, “guiño” “guiño”.

 

Peter entonces recordó que Lyra antes de morir menciono a “El Reino”, entonces se preguntó si ella procedía de allí, quizás tenía en mente llevárselo a su país, ¿pertenecía a esa clase de gente que el vampiro menciona?. Volvió a centrar su atención en buscar orientación para llegar al destino que la nota ponía.

 

—Mi nula cordura me dice, y sin necesidad de tener poderes para leer la mente, que necesitas llegar a las ruinas de Lodhret antes de la próxima luna llena –Adivino con simpleza el extraño vampiro.

 

— ¿Sabes leer este mapa? –Le pregunto Peter enseñándoselo.

 

— ¿Mapa?, oh lobillo, tengo algo mucho mejor que un mapa, algo maravilloso, algo único y extraordinario, sin trampas ni estafas, algo útil y de uso rápido que cumplirá tus expectativas al instante, llama ahora y recibirás de regalo un juego de té completamente gratis.

 

—Que putas… ¿quieres dejar tus incoherencias de mierda y hablar bien por un rato? –Protesto el lupino peliblanco.

 

—De acuerdo, aquí tienes lo que necesitas –Le enseña una esfera extraña hecha de cobre.

 

El vampiro de excéntrica actitud se le entrega en la mano izquierda a Peter, quien lo examina sin tener la más mínima idea de que servía.

 

— ¿Y qué carajos hago con esto? –Pregunto él confuso y desconcertado.

 

—Debes usar tu imaginación y tu gran deseo… -El vampiro se interrumpe a si mismo echándose a reír un momento —Solo bromeo lobillo, ábrelo y llegaras a tu destino en un suspiro.

 

— ¿Solo tengo que abrir esto y estaré en esas ruinas ahí al instante? –Pregunto.

 

—Te lo juro por la tumba de mi tátara abuela que yace convertido en polvo y seguramente digerido por los miles de parásitos de la tierra… y del averno –Juro de forma estrafalaria el vampiro —Pero debo advertirte de algo, es sobre tu decisión de ir a esa caza lunar.

 

— ¿Qué es? –Pegunto el lobo con suma atención.

 

—Es una idea loquísima, y yo conozco al “señor locura” en persona –Responde Mad.

 

—¿Por qué es una locura?.

 

—Solo te diré, que con la baja población masculina de hombres lobos, jamás en siglos se ha visto a un licántropo macho, participar en una caza lunar, pues todos los lobos participantes son preferentemente mujeres y de las buenas salvajes, “guiño” “guiño”.

 

Ante esa advertencia, el muchacho peliblanco sostuvo la idea de que en aquel evento podría haber licántropos pertenecientes a dichas naciones de hombres lobos, pero sin embargo estaba decidido a correr el riesgo de ir hacia allí.

 

—Cuando estés listo, abre la esfera que te di y buen viaje.

 

Peter no solo carecía de confianza en el extraño vampiro, sino que incluso era incrédulo de creer que abriendo tal esfera llegaría al instante a su destino, el cual por lo que tenía entendido, a pie le tomaría varios días llegar. Pero al no tener nada mejor a la mano, opto por abrir tal objeto, partiéndolo en dos y de su interior un gas verde inunda sobre su persona.

 

—¿Qué… que es esto?… ¿¡que es este gas!?..

 

El cuerpo del joven lobo se siente pesado, cayendo de rodillas y un inmenso sueño sacude su ser, quedando en cuestión de segundos totalmente dormido. Cuando el gas desaparece, Mad se sitúa al lado del adormecido peliblanco mirándole fijamente mientras bebe su té.

 

—Sí que era potente esa cosa, incluso más que ese té laxante, mmm… que recuerdos flatulentos –Dijo el extravagante vampiro entre suspiros.

 

__________________________________________________________________

 

Peter abrió sus ojos, sintiendo una leve resaca que duro solo unos instantes, al mirar a su alrededor nota hallarse dentro de una edificación abandonada. Acostado sobre una vieja y oxidada camilla de hierro con trapos sucios, cerca había libreros viejos, dos mesas para instrumental quirúrgico destruidos y varios frascos rotos, algunos con etiquetas de nombre de medicamentos.

 

Aquello alguna vez fue la sala de un hospital, o quizás de algún manicomio, pues en una de las rotas mesa para instrumental quirúrgico había un chaleco de fuerza desgarrado encima de este. El lugar estaba oscuro, pero los ojos del peliblanco estaban adaptados para ver en la penumbra, los licántropos contaban con una visión nocturna.

 

A su lado encontró un bolso en perfectas condiciones, similar a aquel que perdió en el calabozo. Al abrirlo en su interior hallo sus pertenencias, del cual estaba el hemopetra, la estaca tienda portátil, el mapa y la nota, además de otro escrito en particular nuevo, el cual tomo y leyó.

 

“Buenas mi estimado lobillo, cuando despiertes, habrás llegado a tu destino, como premio por tu voto de confianza hacia mí, te obsequio este útil bolso para guardar tus pertenencias no tan grandes como tu espada. No viene con un juego de té gratis así que lo siento, si sobrevives, nos vemos la próxima ocasión, adiosito

 

Firma el desquiciado Mad, pero no Madvel porque es nombre de prostituta”.

 

Una taza negra de té estaba dibujado junto a su firma de despedida, Peter apretó el escrito volviéndolo una bola de papel y lo arroja lejos. Al ponerse de pie, miro que por el abandonado lugar, una de las puertas estaba derrumbada y solo quedaba un camino libre.

 

Al cruzarlo llego a un pasillo de varios metros que daba con varias habitaciones para pacientes, la mayoría inaccesibles por escombros. Al final del pasillo dio con una gran brecha que daba a la salida, llegando al exterior, se encontró con un paisaje desolador.

 

Con un sol en el atardecer, iluminaba las ruinas de una ciudad completamente abandonada, de arquitectura gótica semejante a Brahim. La vegetación había alcanzado tanto el suelo como las edificaciones pequeñas y grandes a su alrededor.

 

—Así que esto son las ruinas de Lodhret y finalmente estoy aquí –Dijo con alivio el lobo peliblanco.

 

Con su percepción única, capto varias presencias con hostilidad muy cerca de su posición, no estaban dirigidas a él. Las presencias venían de unos pisos más arriba del que se encontraba, Peter despertó en un edificio de 5 pisos en total, él yacía en el segundo y las presencias provenían del cuarto.

 

Una brecha a la vista daba con dicha planta, usando sus cualidades sobrehumanas, el lobo de cabellera blanca no tardo en escalarlas y llegar hasta ella. Con lo primero que dio, fue una especie de sala de recepción, estropeada por el tiempo, llena de suciedad y restos de pedazos de esqueletos humanos.

 

—Están aquí –Dijo en su mente.

 

Dos caminos estaban a su alcance, solo uno de ellos que conducía a un pasillo llevaba a las presencias captadas, cuando dio sus primeros pasos, cinco de esas mismas se acercaban de aquella dirección a su posición rápidamente y una procedía de detrás, por la brecha de la cual llego.

 

En cuestión de segundos se vio rodeado por seis mujeres, todas portaban vestimentas ligeras, llevaban armas Gear consigo, la mayoría cuerpo a cuerpo y dos a distancia. Cada una denotaba rasgos lupinos, lo que confirmaba sus identidades como mujeres lobos.

 

—Sabía que había captado un olor inusual, pero que grata sorpresa es encontrar a un cazador adentrándose a la boca del lobo por su cuenta –Dijo una de ellas.

 

—Podemos divertirnos con él hasta que llegue la noche de la caza lunar –Opina una segunda lamiéndose sus labios.

 

Todas pensaban que Peter era un humano dado a que se mostró ante ellas con su forma humana, cada una tenía en mente una perversidad asesina y sexual sobre su persona. Antes siquiera de que el joven peliblanco pudiera hacer algo, la loba proveniente de la brecha de donde él llego, avanza a paso veloz y sujeta con sobrehumana fuerza sus brazos para retenerle.

 

—Ni siquiera lo pienses, no te dejare usar esa espada tuya –Le dice en el oído la loba que retenía sus extremidades.

 

— ¿Crees que necesito mi espada para ponerte en tu sitio?, estúpida –Comenta Peter con una sádica expresión.

 

Con su propia fuerza licántropa, se liberó fácilmente de su captora y la tomo del cuello, acto seguido la estampa contra el suelo, para luego darle una serie de 3 puñetazos seguidos en el rostro que deja a la loba inconsciente. Tales acciones le llevaron a experimentar una gran adrenalina que hicieron surgir de forma inmediata sus rasgos lobunos, cubriendo sus orejas de pelaje y adoptando una forma puntiaguda, con sus colmillos bestiales sobresaliendo de su boca y sus ojos amarillentos.

 

Fuertes gruñidos escapaban de su boca al levantar a la vista y mirar a las 5 mujeres lobas, todas ellas yacían atónitas al ver que en realidad el cazador, no era tal lo que creían que era.

 

—O-oye… él no es un humano… él es… -Señalaba entre nervios y asombro una de las presentes lupinas.

 

—¿Un licántropo macho?, ¿¡aquí en las ruinas de Lodhret!?, ¿¡justo en el mismo día en que desembocara la caza lunar!? –Exclamo perpleja otra.

 

Continuara…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s