Metalord Revolution Capitulo 134

CAPITULO 134

GUARIDA COMUNISTA

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Había conseguido liberarme de mis ataduras y evitado un trágico destino de esclavitud, pero la máquina dueña y custodia de todo este sitio no me lo pondría fácil para salir de aquí y para empeorarlo, no tenía ni la menor idea de cómo orientarme ante un lugar al que jamás he estado.

 

—“Cami… no… se… guir” –La voz susurra nuevamente en mi cabeza.

Energía morada brota del suelo repentinamente a unos pocos metros de mí cerca de la única puerta de esta sala, toma la forma de una serpiente saliendo de ella por el camino derecho.

 

—“Si… gue… el… ca… mi… no”.

 

— ¿Me está diciendo “sigue el camino”? –Me pregunte en voz alta.

 

— ¡Ja!, en tu desesperación, te has puesto a hablar contigo mismo, siento lastima por ti –Pirer me habla a través del cristal morado de la pared.

 

Solo yo era perceptible a esa serpiente de energía, eso quiere decir que la voz anormal me estaba diciendo que la siguiera, ¿debería confiar?, viendo mi situación, no tengo muchas opciones. Camino saliendo de la sala para llegar a un amplio corredor con una iluminación casi moderna producto de varios cristales de Navum que hacían de foco, sobre las paredes estaban impreso escudos de la URSS a modo decorativo.

 

La serpiente se desplazaba hacia un sitio en concreto, seguirla era lo que debía según la voz, aun si no tenía idea de la naturaleza a la que confiaba, deposite mi pellejo en ello. Llegue hacia una parte del corredor en que el camino se vuelve un cruce con tres rumbos para escoger, por supuesto no soy yo quien escoge sino la misteriosa serpiente.

 

En el siguiente camino soy atacado por dos golem-ciborg del ejército rojo, me equipe con Intense Iron en “Modo Knight” y contraataque usando la AK-47, vencerlos fue sencillo. Continúe siguiendo a la serpiente quien en un cruce de tres caminos escogió la izquierda por consiguiente.

 

— ¡No saldrás de aquí con vida! –Declaro con un tono desdeñoso la entidad artificial.

 

Estaba molesto, eso quiere decir que seguía por buen camino, ¿pero a donde me llevaba esa serpiente?, ¿a la salida realmente o a otra parte?. Seguí por un buen rato, recibí la intervención de algunos golem, aunque equipado con Intense Iron lidiar con ellos era fácil, además de que luchaban contra mí con intenciones de incapacitarme y no matarme, lo que les complicaba su pelea conmigo, pero me resultaba curioso es la poca cantidad de resistencia que Pirer obstaculizaba en mi camino.

 

Llegue a una parte de un corredor en el que daba con unos escalones cortos que subir y arriba se encontraba una puerta bastante ancha como grande. La serpiente se coloca sobre los escalones y señala con su cola a modo de flecha la puerta de allí, luego desaparece.

 

Subí rápidamente hasta llegar a ella, no tenía manija y tampoco se abría empujado, estaba por exasperarme hasta que noto una palanca a mi lado. Al bajarla oigo un mecanismo interno y la puerta se abre al acto separándose en dos, lo primero en ver al cruzarla fue un denso follaje boscoso, seguido de árboles con hojas moradas y un cielo nublado, finalmente había conseguido escapar.

 

Planteaba el reagruparme con el resto hasta que luego me doy cuenta de algo, finalmente había hallado a la mente detrás del ejército rojo, resultando ser una inteligencia artificial consciente de mi mundo. Una maquina Trotamundos programado con un extremo y peligroso fanatismo soviético, ¿realmente consideraba reunirme con los otros?.

 

Me había planteado lidiar con el presunto Trotamundos por mi cuenta para evitar que mi propia identidad como tal fuera descubierta, sin embargo. El enemigo con el que lidio no era alguien sencillo, la ayuda de Allum me vendría de maravilla y Riha era un apoyo secundario que demostró ser bastante efectivo en estos recientes acontecimiento, el problema eran los demás.

 

Tanto Creik, Rahul, Pitt como también Alan, Tayra y Douglas, apenas siquiera los conocía, Douglas en especial era un buscador de Navum, nada tenía que ver con aventureros y tenía sus razones de seguirnos, la cosa con Tayra era similar. Exponer mi identidad como un reencarnado ante ellos era demasiado riesgo, al igual que ir solo sin el apoyo mínimo de Allum, que problemática situación.

 

—“Grrrr…”

 

Escucho unos gruñidos muy cerca, estaba tan abordado en mis pensamientos sobre el tema que no me di cuenta de que tenía a una fiera criatura a unos pocos metros cerca de mí. A simple vista parecía un oso, con la diferencia de su tamaño se compara con el de un elefante, un exoesqueleto negro con apariencia de huesos de hierro recubre su espalda, extremidades tanto superior como inferior y su cabeza, era como una armadura natural y sus garras denotaban mayor filo que no hacia envidiar a ninguna espada recientemente afilada.

 

Era un oso mutante, producto de una evolución forzada del horrido ambiente alrededor, una abominación como tal y puso sus bestiales ojos rojos sobre mí con el instinto de devorarme. Gaste demasiadas balas con el rifle de asalto en mis encuentros con los golem, por lo que considere esta vez usar la escopeta cerbero para manejar a un enemigo un tanto “blindado”.

 

Apuntando a la sien del monstruo espere a que se aproximara más cerca y cuando estaba a solo unos centímetros de disparar, la cabeza del monstruo es destrozado en un instante. Un poderoso disparo lo hizo, pero no de mi escopeta, deduje la procedencia de la bala por la dirección en que salieron volando los restos de la cabeza del abatido oso mutante.

 

El arma responsable era un rifle KSVK Dragón, portado por Allum, un arma antimaterial pesada de color negro, el Slime había realizado el disparo al colocarla en el suelo apoyado por el bípode incorporado en esta. Al ponerse en pie, sostiene el arma con ambos brazos.

 

— ¡Amo! –Exclama con regocijo el Slime al verme y corre hacia mí —¿¡Se encuentra bien!?.

 

Antes de siquiera poder decir algo, Riha es la siguiente en aparecer, siguiendo Creik, Rahul, Pitt, Alan, Tayra y finalmente Douglas. La loba semihumana salta abrazándome para exponer su preocupación, a lo que dije que estaba bien y no era necesario alarmarse más de lo necesario.

 

—Por un momento creí que te habíamos perdido chico –Opino el Enano —De no ser por tu slime y esa Lupian que tenían forma de rastrearte, a saber si hubiéramos dado contigo.

 

—Aunque estaba nerviosa, el aroma de Roz era débil, difícil de seguir, pero no me rendí al igual que Allum –Dijo Riha orgullosa de su olfato.

 

Voltee mirando por la entrada a la guarida del ejército rojo, por dentro como lo vi a la primera parecía una puerta normal. Pero por fuera, esta yacía cubierta por follaje para camuflarse con el ambiente, en pocas palabras esta entrada estaba escondida y de haber permanecido cerrada, posiblemente a ellos les hubiera costado más hallarme, conseguí salir justo a tiempo.

 

—La última vez que los vi, estaban con numerosos problemas –Dije haciendo alusión a la docena de enanos encapuchados productos del original que me rapto.

 

—Lo estábamos, hasta que “él” apareció –Dijo Pitt con suspiro de alivio.

 

Después de que fui secuestrado, más esbirros copias del enigmático enano aparecieron rodeando al grupo, un combate complicado se desataría. Hasta que una inesperada aparición elimina de un ataque a la mitad de los hostiles seres, a escena aparece Mecil Devon, un representante del gremio de aventureros quien nos acompañó a esta peligrosa misión como un supervisor tanto de nuestro progreso y seguridad.

 

Mecil elimino a la mayoría y se unió al grupo, al parecer el representante del gremio también tuvo sus complicaciones cuando se dio la emboscada a aventureros y Templarios por igual perpetrado por el ejército rojo. Las circunstancias lo llevaron a parar en el bosque morado, él se encontraba junto a Terius, hasta que ciertas situaciones causaron que fueran separados.

 

— ¿Dónde está él ahora? –Pregunte por su paradero al no verle con ellos.

 

El grupo había accedido a la petición de Allum y Riha para encontrarme gracias a que podían rastrearme a su manera y si daban con secuestrador intuyeron que posiblemente con la guarida del ejército rojo. Las abominaciones que lidiaron en el camino fueron sencillas, hasta que un problema mayor surgió, el enano encapuchado original les impedía seguir, a su lado los acompaña un pequeño ejército de esbirros creados por el mismo.

 

El grupo estaban decidido a luchar, hasta que Mecil les pidió dejarlo en sus manos y que ellos continuaran. Algunos estaban en contra de su pedido, pero el representante objeto con seriedad a todo pulmón que lo dejasen y continuaran sin él, percibieron un tremendo poder emanar de su cuerpo.

 

El hombre de avanzada edad que no se andaba con rodeos y el grupo reconsidero su petición haciéndole caso al final, incluso Mecil les advirtió que no se atrevieran a volver, pues él los alcanzaría más tarde cuando terminara.

 

—Nos abrió el camino y se quedó a luchar contra ese tipo para que pudiéramos dar contigo –Resumió Creik.

 

¿Podría el representante del gremio poder vencer a esa cosa?, pese a ser otro sirviente de Pirer, no era un golem como tal. Su naturaleza era completamente distinta de una máquina, una clase de monstruo o bestia mágica tal vez, solo podía desearle suerte a ese viejo.

 

— ¿Dónde lleva eso? –Pregunto con curiosidad Douglas al mirar por la entrada del sitio al que escape recientemente.

 

—A la guarida del ejército rojo –Conteste causando asombro en el grupo.

 

— ¿¡Es allí!? –Dijo el Enano con una expresión eufórica que resaltaba del resto.

 

Corrió hacia la entrada y miro en su interior quedando más estupefacto al ver el corredor iluminado por Navum y decorado con escudos de la Unión Soviética. Estaba realmente alterado, como si hubiera visto algo sumamente impactante y difícil de digerir.

 

—Pensaba que no existía realmente… -Balbuceaba en voz alta el Enano.

 

— ¿Qué quieres decir?, ¿conoces este lugar? –Me acerque a preguntarle.

 

—Este sitio es… no hay duda… es “Dnurke”-Cito Creik —Antes del desastre, cuando la ciudad de Prayt estaba creciendo con grandes expectativas a futuro, se rumoreaba que el rey y los altos nobles mandaron a construir una instalación secreta bajo tierra dedicada al estudio en fondo del Navum para usarse como arma. La razón principal por la que lo mantenían a escondidas es para no alimentar el temor de las naciones vecinas.

 

En parte tiene sentido, en la época del Navum, los demás reinos estaban al tanto de que los Enanos buscaban obtener una forma de energía semejante al mana tanto para el desarrollo de nuevos artefactos mágicos únicos que mejorarían la productividad e eficiencia minera de su reino, como incluso las construcción de golem que dependían de dicha fuente.

 

Pero incluso era fácil intuir que tarde o temprano la raza Enana indagaría sobre el Navum para la creación de armas y eso conllevaría al temor de los reinos de que la nación de Nagret obtendría un poder bélico sin igual. Si dichos temores se alimentaran a grandes rasgos confirmándose tal hecho, podría haber causado una coalición entre esos reinos para iniciar una campaña de conquista contra Nagret.

 

Entonces para evitar eso ocurriera, se mandó a construir este sitio escondido bajo tierra manteniéndolo en secreto tanto para su gente como al mundo, donde solo un grupo selecto era escogido para trabajar allí con total confidencialidad. Sin embargo, eso no evito que los chimes y rumores de su existencia se filtraran al exterior conociéndose ese sitio como “Dnurke”, pero al ser solo rumores, nadie tenía forma de comprobar su veracidad, hasta ahora.

 

—Todo esto… pensar que realmente existía… es increíble –Dijo El Enano adentrándose al interior en un estado de trance —Todo este lugar… es parte del pasado de mi gente, que terminara abandonada luego del desastre…

 

Y ahora en el presente era la guarida comunista de una maquina inteligente con ambiciones de conquista. Todos ya habíamos entrado a la inhóspita instalación Enana y repentinamente, la única puerta que conducía con el exterior se cierra de golpe por sí sola, una barrera mágica de Navum la rodea junto a un sello de dicho índole y una risa maquiavélica se hace sonar por el corredor procedente de los cristales luminosos de la pared.

 

— ¡Jajajaja!, sabía que volverías, no dejarías nuestro encuentro inconcluso y traerías contigo a tus “camaradas”, valió la pena hacer ese “numerito” –Confeso la IAC —Desconozco cómo es posible que hayas encontrado la salida como si conocieras este lugar a la perfección, así que saque provecho de la situación y deje que escaparas a propósito. Me es conveniente tenerlos a todos aquí para facilitarme el trabajo de deshacerme de ustedes, cuanto menos se sepa sobre mí en el exterior, mi escondite y mi plan estarán seguro, gracias a que eliminaron a esos molestos grupos de buscadores “Orden” y “Anarquía”, solo faltan ustedes los aventureros y finalmente nadie perturbara mi misión primordial.

 

Ahora veo porque los obstáculos en mi escape eran bastante pobre, este maldito aposto a que regresaría con ellos y eliminarnos a todos, beneficiando su anonimato. Claro está, que en mi caso más que asesinarme, seguramente me dejaría lo bastante herido para incapacitarme y capturarme, muerto no les sirvo, pero a los demás…

 

— ¿Y ese quién es? –Pregunto Alan.

 

—El jefe del ejército rojo, ni se molesten en hablarle, no está aquí, solo se comunica mediante esos cristales de Navum, no se distraigan y tengan cuidado –Les advertí.

 

— ¡No tienes que decírmelo dos veces!, ¡voy a matar a ese bastardo por profanar este sagrado sitio! –Se expresó Creik con el ceño fruncido y su hacha pesada desenvainada.

 

— ¡Si este es el escondite de esos golem, mi gente debe estar por aquí! –Expuso con fuerte corazonada Tayra.

 

—Y también los aldeanos raptados del reino de Luthe deben estar aquí –Afirmo con seguridad Rahul.

 

El problema será dar con ellos, solo pude orientarme la última vez gracias a la ayuda de esa alucinógena serpiente hecha de energía.

 

— ¿¡Eh!?…

 

Mire abrumado atentamente al suelo y de nuevo tan pronto como hable de ello, volvió a manifestarse aquella naturaleza desconocida que solo yo era perceptible. Era nuevamente aquella serpiente de energía morada, mirándome fijamente y dándose vuelta para dirigirse a un camino en concreto el cual me pedía que le siguiera.

 

—“Si… gue… el… cami… no” -La voz volvió a resonar en mi cabeza.

 

— ¿Roz? –Riha me habla haciéndome reaccionar —Luces distraído

 

—No creo que pueda darme ese lujo ahora –Comente tras señalar al frente.

 

Tres golem se dirigían hacia nosotros, pero a diferencia de los anteriores, estos portaban un grueso escudo pesado en el brazo izquierdo, Pirer finalmente ha decidido darnos una persistente lucha para obstaculizar nuestro camino.

 

— ¡Escuchen todo el mundo, no podemos salir y solo nos queda avanzar!, síganme, sé por dónde hay que ir –Me dirigí a ellos asumiendo el papel de liderazgo.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Una lucha se llevaba en el bosque morado, bestia humanoides altas y de corpulentos cuerpos junto a zarpas letales se balanceaban sobre el representante Mecil Devon. El hombre sin manchar su capa marrón que envolvía su cuerpo, avanza con gran velocidad hacia las monstruosidades rebanándolas con su espada fortalecida con su magia.

 

—Nada mal aventurero, no me extraña que hayas podido contener a mis sirvientes y conseguir que tus compañeros escaparan.

 

El enigmático encapuchado de baja estatura felicita a su rival, con su cuerpo creaba en cuestión de segundos más entidades a su servicio que ansiaban derramar la sangre del hombre mayor de barba. Estos situándose al frente de su creador y con firme posición mirando atentamente a su objetivo, levantan en alto sus brazos con garras preparándose para arremeter contra el representante.

 

Pero Mecil es más rápido que ellos y es quien arremete primero, eliminando de un ataque a los recientes sirvientes creados por el enigmático encapuchado, prosiguiendo con su espada hacia él. La entidad encapuchada logra evitar un fatal corte retrocediendo a tiempo pero su vestimenta es rajada severamente.

 

—Oh, eres rápido aventurero y tu espada muy feroz, mira cómo has dejado la preciada ropa que mi Premier me dio –Se echa a reír el enigmático encapuchado —Bueno, tampoco es que importe mucho, de hecho me quitare esto para luchar con más comodidad.

 

Retira la capucha dañada con el que tanto escondía su identidad dejando su torso al descubierto y revela su aspecto ante Mecil quien se asombra en parte al ver su apariencia real.

 

—Para ser una criatura que expide tal malevolencia, que tengas tal aspecto sí que es nefasto –Comento el representante del gremio.

 

Su apariencia como tal era el de un juvenil cuerpo de niño de un metro de altura con un físico muscular que no iba acorde a alguien de su edad, pero su inocente aspecto es borrado completamente por sus inhumanos ojos con escleróticas como pupilas totalmente negras y con iris de color rojo. Un aliento sobrenatural era perceptible a la vista cuando exhalaba de su boca, su aspecto era como el de un niño demonio.

 

Aquel endemoniado ser de infantil forma, resulta ser la misma entidad con la que Rozuel cruzo hostilidad hace 5 años en sus primeros días como aventurero. Pero ahora en su regreso, su aspecto ha cambiado notoriamente tanto física como mentalmente, por alguna razón servía con fidelidad al ejército rojo y a los ideales de Pirer.

 

Sus brazos estaban envuelto completamente en metal decorados con el escudo del bando al que seguía, pero lo que resaltaba también de su cuerpo era el cristal rómbico de Navum incrustado en su pecho a la altura del corazón. Venas moradas se habían extendido sobre la mayor parte de su torso tanto en la parte abdominal como dorsal y un aura mágica mezclada por la nociva energía se manifiesta al exponer su poder.

 

—Prepárate aventurero, por el bien de mi Premier, iré con todo contra ti, te matare y luego seguiré por esos revoltosos que estaban contigo –Declaro resaltando un rostro malévolo con toda confianza mientras su magia aumentaba.

 

Continuara…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s