Metalord Revolution Capitulo 132

CAPITULO 132 EN LA BOCA DEL OSO

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

No se cómo llegue a parar a esto, ¿por descuido o prepotencia?, es cierto que las armas de fuego me confieren una cierta ventaja en un mundo tecnológicamente primitivo, pero aún estoy lidiando contra fuerzas sobrenaturales. La magia llega a circunstancias capaces de volverse un peligro que supere mis capacidades.

 

Es evidente darme cuenta de ello mientras me hallo sentado sobre una silla de madera con los brazos y piernas aprisionadas por grilletes de metal, me hallaba en sitio desconocido totalmente oscuro. ¿Qué era aquello en frente de mí?, ahora lo veo con más claridad, un cristal Navum pegado a una pared.

 __________________________________________________________________

 

UNAS CUANTAS HORAS ATRÁS…

 

Nos habíamos adentramos al bosque morado, el clima mostraba ser nublado hoy como la mayoría de los días en la zona prohibida. La vegetación alrededor abundaba desde arbustos y pasto seco, pero su caracterización principal eran los numerosos árboles de hojas moradas, producto de la absorción de fuertes concentraciones Navum en su corteza.

 

Los arboles no eran tóxicos al contacto, el Navum yacía en su interior, pero he aquí un dato interesante, no están podridos o muertos, al contrario se han fortalecido. Douglas las señalo como “unas plantas únicas de su tipo”, el Navum le había conferido algún tipo de fuerza natural con la cual adaptarse para sobrevivir con o sin luz solar, absorbiendo también la misma húmeda y sequedad del ambiente.

 

Seguíamos por un camino, pues atravesar esta área por los alrededores era exponerse a fuentes con altos niveles de Navum, todos habíamos tomado nuestras pociones de resistencia, pero no éramos invencibles. Todo la zona prohibida desde su creación, la misma naturaleza que la origino marco las rutas transitables.

 

¿Cómo explicarlo?, la única forma de entrar a la zona prohibida es a pie, los medios aéreos están descartados por la incontable cantidad FTN indetectables en el aire y la primera área a la que se puede acceder es a “Campo Malahierba”. Es decir, si alguien quisiera entrar a la zona prohibida comenzando por el área del bosque morado, no podría, simplemente ya que de hacerlo moriría.

 

Entrar a la zona prohibida desde el bosque morado es imposible porque las rutas para acceder a ellas están bloqueadas por altos niveles de Navum que actuaban de barrera, lo mismo para el área “pantano contaminado”. Todo estaba armado, si querías entrar al bosque morado, primero debías pasar por el pantano y para eso antes debías entrar al campo malahierba.

 

El campo malahierba era el principio para todo individuo que se adentrara a dichos dominios, existen muchas rutas para llegar allí y era obligatorio sí que querría acceder a este inhóspito sitio. No respetar las rutas de la zona prohibida y pasarse de listo era el equivalente a morir, los caminos inaccesibles están bloqueados por Navum y era razón suficiente para no hacer alguna estupidez.

 

Por esa razón nos movíamos por el bosque morado siguiendo la ruta correcta, por supuesto, eso no significa que los FTN y localizaciones fuertemente contaminadas no fueran un obstáculo, habíamos pasado recién por unos, con la justa advertencia de los medidores Navum.

 

—“El… cami…no… ayu…”

 

Nuevamente oigo esa voz en mi cabeza, y para peor, la alucinación empezó a tonarse visual, veía un fantasma sin rostro, uno incompleto, una entidad incorpórea de color morado como el Navum. Estaba a la mitad, tan solo su cabeza y parte del torso estaban formada, no sentí nervios o miedo, pero aquí lo más extraño, percibía a esa cosa con cierto “familiarísimo”, uno que denotaba de mi mundo natal, ¿pero que era?, lo desconocía.

 

—Amo, ¿está bien? –Me pregunto Allum caminando en su forma humana a mi lado.

 

Riha también estaba cerca, fingí para no llamar la atención al resto, lo que sea que estaba viendo, era preferible mantenerlo en secreto hasta estar seguro de lo que era. Llegar a esta área fue la parte sencilla, ahora venía la parte complicada, tratar de hallar el posible escondite del ejército rojo.

 

—Oigan, ¿hace más frio de lo normal o soy yo? –Pregunto Alan.

 

La temperatura empezó a disminuir, aun con el nublado era demasiado sospechoso, pero lo que lo hizo aún más fue la espesa niebla que empezó a formarse. Tayra se sintió inquieta, y llevo sus nervios hasta armarse con la alabarda y mirar a todos lados como si alguien la acosara.

 

— ¡Todos manténganse cerca! –Advertí al grupo.

 

No éramos lentos, la niebla era prueba de que habíamos hallado el sitio correcto, ellos finalmente han comenzado a actuar. Si es como Tayra nos contó, debíamos mantenernos cerca, atento a nuestro alrededor, la niebla era su medio para entorpecer a las amenazas en número y sabíamos cómo debíamos lidiar con ello.

 

— ¡Allí esta! –Señalo Creik.

 

Un encapuchado de baja estatura se muestra entre la densa niebla, lo habíamos reconocido, era el mismo que vimos ese día en que fuimos emboscados. El enigmático individuo mostraba brazos hechos de metal, a los cuales convierte en cuchillas y con un gesto amenazante de sus extremidades filosas, se lanza al ataque.

 

Alan, Creik, Rahul, Pitt, Douglas, Riha y Allum, todos estaban en guardia y listo para contraatacarle, pero yo me adelante al tomar mi AK-47. Dispare a modo de ráfagas sobre el objetivo, las balas fácilmente atrasaban su pecho y sale de sus heridas un líquido oscuro a modo de sangre.

 

Fácilmente abatí al misterioso individuo lo cual se sintió raro, ¿el sujeto que lideraba ese pequeño ejército golem de hombres lagartos era así de débil?. Nos acercamos a su cuerpo y pronto notamos que este empezaba a moverse, convulsionaba y acto seguido su cuerpo se tiño de oscuridad y empezó a empequeñecer hasta reducirse al tamaño de una pelota de futbol.

 

Se había convertido una asquerosa bola palpitante de carne oscura con numerosas bocas retorcidas en forma de aprendices que jadeaban en silencio como si estuvieran una fatiga de muerte. Las bocas dejan de moverse y aquella bola de carne comienza a derretirse hasta quedar de restos un nauseabundo líquido de dicho color.

 

— ¿Qué era eso? –Pregunto con incertidumbre Pitt.

 

—No lo sé, e imagino que tampoco podemos preguntarles a ellos –Contesto Alan alertándonos a todos.

 

A solo escasos metros, se encontraban numerosos encapuchados enanos igual al anterior, había como una docena de ellos, ¿¡entonces eran varios!?, en el fondo pensé que había algo sospechoso con todo esto. No podíamos bajar la guardia, acabe con uno fácilmente por la ventaja de un rifle de asalto, pero ahora había varios de ellos y no eran precisamente lentos, con que solo uno pudiera alcanzarnos, sería complicado y más si topo en cuanto que uno basto para cagarse a un escuadrón de magos de buscadores de la facción Orden.

 

—“Peli…gro…”

 

Aquella voz de nuevo, pero no fue lo único, la entidad incorpórea a la mitad vuelve a manifestarse, esta vez con un brazo entero formado, estaba… ¿señalando hacia una dirección?, ¿hacia mi espalda?. No sé si fue una casualidad o algo más, por la dirección donde aquel ser incorpóreo señalo otro encapuchado aterriza desde mi retaguardia tomándome por sorpresa.

 

Inevitablemente soy atrapado por este, pero no por sus brazos, su vestimenta actuaba con vida propia, sus mangas crecieron y a gran velocidad se enredaron en todo mi cuerpo, pasaron 3 segundos entre su aparición y mi sometimiento, para el cuarto segundo salto sobrehumanamente alejándome del grupo. Riha apunto hacia la criatura que me tenía atrapado, pero no dispara expresando frustración de ello, quizás por el temor de que la bala pudiera herirme a mí.

 

El enigmático encapucha captor saltaba de árbol en árbol separándome de mis compañeros, me llevaba hacia una parte, era incapaz de liberarme por mi propia cuenta o usar el AK-47 y no podía darme el lujo de permitirme que llegara a su destino.

 

— ¡Intense Iron – Modo Knight! –Exclame.

 

Con el recubrirme de la armadura en todo mi cuerpo mis cualidades físicas sobrepasaban a sus desafiantes ataduras, me libere en cuestión de segundos y tanto yo como esa cosa caímos hacia el suelo. Por mi parte logre aterrizar evitando un desenlace brusco, pero en cuanto mi captor, para su mala fortuna termina pisando un FTN.

 

El fenómeno de trampa Navum manifiesta destello a su alrededor y produce una explosión eléctrica que pulveriza la mayor parte de su cuerpo en pedazos mandándolo al aire. Pero tampoco contaba con tanta suerte de mi lado, el medidor Navum que llevaba conmigo empezaba a pitar moderadamente, significa que la concentración de Navum aquí es mediana y debía alejarme o estar de manera prolongada aquí podría causar que terminara envenenado por la nociva energía.

 

Para peor, me había alejado demasiado del resto y estaba muy adentro del área boscosa, los arboles de hojas morados a mí alrededor era una indicación de peligro de sitios con niveles peligrosos de concentraciones de Navum y FTN a los alrededores, tener el medidor conmigo es bastante favorable a mi situación.

 

—Mi sirviente no pudo cumplir con su cometido completamente, al menos logro alejarte de los demás, eso facilitara las cosas –Fueron las palabras de alguien muy cerca de mí.

 

Voltee a solo unos centímetros a mi derecha, sobre la rama de un árbol allí se encontraba otro enigmático encapuchado de baja estatura, pero este era diferente a los demás y no solo porque podía hablar. Sentí un poder mágico notable en él.

 

—Eres muy diferente a los demás –Le compare.

 

—Es porque no soy como “los demás”, aquellas personificaciones eran sirvientes creados por mi cuerpo, yo soy el “autentico”.

 

Ahora tenía sentido, demasiado fácil de eliminar fue el primero, entonces aquellos eran meras “copias baratas” de este tipo, ¿eso significa que él es fuerte?. No podía darme el lujo de subestimarlo, más considerando el terreno donde me hallaba, además del este misterioso sujeto, el Navum era otro peligro que tomaba en cuenta.

 

—Me separas del resto para tenerla fácil de matarme, ¿eh?, buena estrategia –Elogio su jugada mientras apuntaba con el AK-47.

 

—No, tengo órdenes de llevarte vivo –Aclaro el enigmático enano encapuchado.

 

—¿Ordenes?, ¿de quién?.

 

—Del Premier.

 

El trotamundos soviético, entonces este sujeto solo era otro esbirro más, pero a diferencia de los golem, denotaba una mayor imagen como amenaza, solo superado por ese gigante que Aarón quedo a enfrentar.

 

—Como el “campeón rojo” no ha podido completar su objetivo, entonces me hare cargo personalmente.

 

—¿Hablas de ese golem gigante?.

 

—Sí, es la mejor creación de mi Premier, pero tu captura según sus palabras, supondrá un progreso inmenso para el ejército rojo, compensara el sacrificio del campeón rojo.

 

Ese Premier me quiere vivo ante su presencia, ¿podría ser que esté interesado en lo que creo que es?, suspiro de solo pensarlo, no puedo permitirme ser capturado y menos por un Trotamundos desquiciado con aires de una ideología anticuada.

 

—Siento darle malas noticias a tu Premier, paso de su invitación –Puse mi dedo en el gatillo.

 

—Je, no es una invitación que puedas rechazar y sin duda alguna vendrás sin falta –Aseguro con toda confianza con los brazos cruzados.

 

Un gas negro surge a mi alrededor, alarmado miro al suelo notando al lado de mis pies la presencia de una bola de carne negra con varias bocas retorcidas en forma de aprendices iguales a los resto del primer sirviente copia de este tipo. Pero sus bocas no emitían sonido, en su lugar expulsaban este sospechoso gas.

 

—Este sirviente que cree para capturarte, le provee de la capacidad de expulsar un gas somnífero solo en caso de lo vencieras, sin que te dieras cuenta con sus últimas fuerzas se acercó a ti sigilosamente y llevo a cabo su propósito ordenado, que leales siervos los míos, ¿no lo crees?.

 

Me aleje rápidamente del rango del gas somnífero, mi vista se nublaba, ¿este gas pudo incluso traspasar la armadura y filtrarse en mí?, no era ordinario, este tipo… es muy problemático… mi cuerpo pierde fuerzas… Intense Iron se retira automáticamente en contra de mi voluntad… he caído en su trampa.

 

— “Sladkiye mechty”, el Premier te vera pronto –Fueron las últimas palabras que oí de ese maldito antes de perder la consciencia por completo.

 

__________________________________________________________________

 

— ¿Dónde estoy?…

 

Recuerdo todo lo ocurrido, había caído en la trampa de ese sinvergüenza encapuchado y ahora de la nada me encuentro en lo que parece ser el pasillo de una escuela de mi mundo natal.

 

— ¿Es esto una ilusión?, ¿es cosa de ese Premier?…

 

Oigo unos lloriqueos proceder muy cerca de unos casilleros, había algo allí, mirando detenidamente era una figura humana de color morado sentado en el suelo con la espalda apoyada en un casillero. Era aquel ser incorpóreo que vi anteriormente, pero observándolo ahora, denotaba una conducta semejante a un crio adolecente.

 

—“Ya basta, no más por favor” –Dice la entidad incorpórea con voz llorosa —“Por favor…”

 

—No entiendo nada…

 

Todo el lugar tiembla y numerosas grietas se hacen presente en todas las paredes, estas se destruyen emitiendo el mismo sonido de un cristal o espejo partiéndose. Todo a mi alrededor se rompe de la misma manera haciendo el mismo ruido y me quedo en la oscuridad total, incluso aquel ser incorpóreo había desaparecido junto a sus llantos.

__________________________________________________________________

 

Abro mis ojos pero esta vez no era un sueño, me halle en un oscuro sitio sentado sobre una silla de madera con los brazos y piernas aprisionadas por grilletes de metal, entonces me di cuenta al instante, estaba en la boca del oso. Una luz morada ilumina el lugar, procedía de un cristal Navum pegada sobre una pared.

 

—Bienvenido a mis actuales aposentos, joven Trotamundos –Una voz emergente del cristal Navum me habla.

 

—Tú debes ser el presunto “Premier” –afirme.

 

—En efecto, soy el Premier Pirer, encantado de conocerte, de hecho, he ansiado este encuentro cara a cara desde la primera vez que te vi a través de mis golem.

 

—Pfff… dices cara a cara y me hablas a través de un cristal, dudo mucho que esa sea tu autentica cara.

 

El Trotamundos no contesta ante mi declaración, el silencio inunda el lugar por un minuto entero, hasta que finalmente dice algo.

 

—Tienes razón, es de mala educación no charlar con mi invitado de frente, con tu permiso, me mostrare.

 

Cerca del cristal que iluminaba, sobre unos cuantos metros más arriba una parte de la pared se abre revelando una especie de pasadizo, vapor morado sale de allí pero no es lo único. El torso de un golem sin brazos ni piernas, con solo una cabeza cuyo único ojo artificial emitía una luz del color del Navum, había surgido de tal pasadizo siendo movido por algún mecanismo automático hasta detenerse justo sobre la pared cubriendo por donde había llegado.

 

La apariencia de aquel torso mecánico de golem sin extremidades era algo curioso y llamaba fuertemente la atención, sobre todo el cristal Navum que poseía. Uno inmenso con la forma de un cono, estaba pegado a su pecho, sobre su espalda se observan dos tubos largos cilíndricos pegados a tal maquinaria.

 

El cristal Navum del pecho del ser mecánico empieza a reaccionar manifestando poder mágico, un aura visible morada se observaba y acto seguido un suceso imprevisto se da. La imagen de una cara surge del cristal, era el rostro de un humano calvo, no era una ilusión óptica, la cara parpadeaba y me miraba fijamente como si fuera un holograma.

 

—Permíteme presentarme, soy el Premier Pirer, mi nombre “Pirer” es un acrónimo para “Procesador Inteligente del Revolucionario Ejército Rojo” o simplemente PIRER –Declaro la entidad del cristal.

 

No podía creer lo que estaba viendo, era absurdo y difícil de creer.

 

— ¿Eres una… inteligencia artificial? –Pregunte con rostro anonado.

 

—Elemental joven, este es quien soy realmente, LO QUE SOY en realidad –Asintió el rostro del cristal.

 

No había duda, todo este tiempo que creí que era obra de un Trotamundos humano, resulto en realidad que el auténtico autor era una IA, hablándome desde ese golem, una máquina de este mundo que funcionaba con magia y aquella máquina de mi mundo, esta inteligencia artificial lo manipulaba con toda naturalidad.

 

Pero también note algo extraño, la manera de actuar de esta IA, su forma de comportarse, eran muy avanzados, esos rasgos de conductas eran bastantes “humanos” y la forma en que actuó todo este tiempo para dirigir al ejército rojo, ¿podría ser lo que creo que es?.

 

—No eres una IA ordinaria, ¡eres una IAC! –Afirme.

 

—Aplaudiría tu ingenio joven, si esta unidad tuviera brazos –El rostro del cristal emite una placida sonrisa —En efecto, no soy una Inteligencia Artificial corriente, soy una IAC.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s