Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 31

CAPITULO 31

 

“Fergus aun siendo alguien sumiso a mis órdenes, no era el tipo de hombre cuyo libido reaccionaba al instante. Estaba decidido a engendrar un hijo suyo, con nuestros cuerpos desnudos en la cama, no había signo alguno de excitación en él o quizás lo tenía, pero lograba mantener su mente fría, ¿por qué?. Según su propia experiencia, el mato a su padre, y este al suyo, y las generaciones anteriores hicieron lo mismo con su progenitor masculino, siguiendo esa lógica, ¿quiere decir que nuestro hijo lo asesinaría algún día a él?. No soy una psicóloga y no necesito 5 años de estudios para hacer un psicoanálisis e indagar en la psiquis de Fergus para descubrir su temor al sexo por la fuerte posibilidad de engendrar un descendiente, uno que en sus creencias, le mataría a futuro como si fuera algo del destino. Era obediente, no me haría daño porque he sido la única en su vida ajena a su familia, que comprende con todo detalle su modo de vida, aceptarías mis palabras y lo que le diera, ¿qué solución podría acudir para solucionar el problema de su actitud sexual?, la respuesta era sencilla, farmacológicamente sencilla. Fuertes drogas capaces de poner en celo a un elefante, funcionaban también en seres humanos, venían en forma de capsulas e inyectables, pero la segunda era más potente y duradera, le inyecte la dosis en la vena, su cuerpo empezaba a temblar, sentía el mismo dolor que la vez que su síndrome de abstinencia se manifestó en ausencia de su satisfacción homicida, pero ahora la necesidad que su naturaleza le obligaba a satisfacer era puramente sexual, no por nada esta droga de China está prohibida en todo el mundo, valió la pena haber logrado conseguir una dosis y Fergus sí que me dio bastante sus muestras cuando lo hicimos, me pregunto si su resistencia fue producto del fármaco o de su cualidades físicas especiales.

 

Extracto 14 – Lana Garnier”.

Aquel día fue cuando Peter fue engendrado, y la razón o propósito de ello, así como su nacimiento y desarrollo, era meramente por la curiosidad genética y obsesiva de su progenitora, no solo su padre era alguien anormal, incluso la madre que lo había parido, tenía una mente de estándares insanos.

 

“He dado a luz, y como las pruebas concluyeron, nuestro niño es varón y reluce la característica fenotipo del cabello blanco, posee 24 pares de cromosomas como su padre, Peter, como le he bautizado, será la clave para futuros estudios, pero antes tenía una meta vital. Tanto Peter como Fergus poseen cualidades genéticas que rayan de lo impresionante, es un descubrimiento científico en el campo de la genética con una importancia de categoría revolucionaria, ¿podría sus características trasplantarse a otros individuos o conseguir grandes avances para el beneficio de la genética humana?, si presentara este proyecto al mundo mi nombre quedaría grabado en la historia, pero antes debía primero eliminar ciertos rasgos problemáticos en ellos. Su necesidad por matar, ¿a qué se debe este factor?, muchas teorías surgen sobre el origen del linaje de Fergus en relación a sus antepasados, puede que incluso hayan existido hace más de un milenio o quizás mucho más, tomando en cuenta sus características, tendría sentido su ansia obligatoria por el homicidio, los tiempos de antaño eran oscuros, peligrosos y sin moral, a diferencia de la era actual. Le he prometido a Fergus, ahora mi esposo tras registrarnos en el registro civil como casados, que he iniciado un proyecto para un tratamiento que suprimirá su necesidad por matar y la de Peter también.

 

Extracto 28 – Lana Garnier”.

 

Los apuntes mencionaban los inicios de Lana por la creación de un medicamento que actuaría a nivel genético y eliminaría la necesidad fisiológica por matar del padre de Peter, incluso para el pequeño peliblanco en sus años de bebe, aunque no había despertado aun esa cualidades durmientes en sus genes, también recibiría un tratamiento acorde a su corta edad.

 

—Ahora tiene sentido… -Dijo Peter tras hacer memoria de su niñez.

 

Recordaba que todos los meses, desde que tenía uso de consciencia, su madre le aplicaba una inyección con la excusa de que era una medicina importante para él para una enfermedad rara que tenía, la mentira perfecta para asustar a un niño y hacerle obediente aun si odiaba las inyecciones.

 

Cuando llego a los 7 años, las dosis de medicamento pasaron de mensual a ser semanales, cada semana una nueva inyección, no hubo una sola vez que el tratamiento fuera omitido, la última vez que Peter recibió su dosis fue aquel día en que sus padres se fueron a hacer turno en el hospital ese 25 de diciembre.

 

Tanto el tratamiento de su padre y suyo, consistía en una inyección endovenosa, era la única vida por la cual su medicamento podía ingresar con toda eficacia al organismo. ¿Peter habría evitado el despertar de su rasgo “único” si hubiera seguido recibiendo aquel tratamiento?, la respuesta era no.

 

Tras haber indagado la naturaleza anormal de su condición, ya no tenía razones para seguir en aquella casa, pero antes de eso, llevo a cabo un último acto en el hogar que alguna vez habito. Robando todo combustible del auto del actual propietario asesinado, llevo los cuerpos del hombre y la mujer con la que tenía sexo, hacia el sótano oculto encima de la mesa de escritorio.

 

Roció todo el sótano del combustible, resulta que además del documento leído por Peter, su madre había recompilado también información en dispositivos Pendrive, chip de memorias para móviles y DVD que guardaba dentro de cajones de aquel escritorio. Su primogénito no tuvo piedad cada mínimo dato que revelara su naturaleza a otros, lo quemo todo junto a los cuerpos, destruyendo cada evidencia de su condición única y al marcharse de su antiguo hogar, el fuego se expandió a toda la casa.

 

__________________________________________________________________

 

Los recuerdos habían finalizado, la escena regresa a Peter encerrado en aquella sala llena del extraño tejido viscoso del monstruoso ser con su consciencia humana intacta.

 

— ¿Y qué paso después?, ¿qué fueron de tus padres? –Le pregunto la inhumana entidad.

 

—Ya deberías saberlo cuando te conté la vez que me reencontré con mi viejo, resulta que el medicamento de mi madre para contrarrestar la necesidad de matar no es efectiva por siempre –Explico Peter —Funciono una considerable cantidad de años, hasta que cumplí 10, fue el día en que mi padre mato a mi madre en el hospital y causo una explosión para simular su muerte y la suya al disfrazarla como responsable una fuga de gas, eso quiere decir que la “cura” solo era temporal, nunca se podrá suprimir lo que llevo en los genes, lo supe ese día cuando me lo dijo.

 

__________________________________________________________________

 

Un recuerdo rápido viene a la mente del joven peliblanco, semanas después de su reencuentro con su padre e indagar sobre su anormal condición genética, sucedió en una noche de luna llena mientras intentaba dormir, ocurrió en la habitación que alquilaba en el barrio de mala muerte, empezó a sudar considerablemente y una alucinación tan realista se hizo presente en la percepción de sus sentidos.

 

Oscuridad total, fue rodeada de ella como si la luz hubiera sido extinguida, solo su cuerpo era visible, solo él era perceptible físicamente en la penumbra. De pronto las venas de las muñecas de ambas manos empezaban a hincharse exageradamente y sangre broto de una manera sobrenatural, se deslizaba al suelo como una serpiente y se extiende en pequeños hilos rojos que se expanden para separarse y dar paso a la creación de cinco círculos de sangre con una longitud semejante a un carrusel.

 

En el primer círculo se creó la imagen de un hombre fornido de ropaje cavernícola, en el segundo círculo se muestra un gladiador con prendas del periodo de la antigua roma, el tercero mostro a otro hombre pero este vestía atuendos medievales con armas blancas acorde a la época resaltando en él un aspecto de forajido muy peligroso, en el cuarto circulo resulto ser un hombre vestido como un soldado de la época colonial con un uniforme militar azul y armado con un mosquete, y el quinto circulo era un soldado alemán con un rifle Mauser 98 con bayoneta, parte de la vestimenta consistía que en su cabeza llevaba un casco con pincho.

 

Todos ellos tenían el cabello blanco, todos ellos eran en esencia parte del pasado del linaje de Peter, en cada círculo se mostraban visiones de esas vidas pasadas. El homicidio era algo en común en todos ellos, denotando también otras actitudes sádicas y perversas, como en el hombre cavernícola, el gladiador y el forajido medievo, además de los asesinatos que cometían, violaban a diestra y siniestras a incontables mujeres.

 

Pero el soldado colonial y el alemán tampoco se quedaban atrás, además de su homicida comportamiento, relucían también viles actos en el que su lado lujurioso hacia presencia en victimas femeninas, aunque no en mayor grado a comparación con los anteriores. Observando también que los tres primeros hombres del pasado, yacían rodeado de mujeres del cual su semilla fue plantada en ellas, en cuanto a los demás el número de féminas con el cual esparcieron su linaje a próximas generaciones resultaban ser dos o una, sin contar a las víctimas de violaciones.

 

Las visiones de esos pasados cesan y los cinco hombres se manifiestan frente a Peter, le observaban como si fueran conscientes de su presencia. Pronto un sexto círculo se forma, surgiendo de él nada menos que Fergus, y debajo del joven peliblanco se formó el séptimo círculo que lo representaba a él.

 

En un parpadeo la alucinación culmina y Peter vuelve a la habitación con toda la normalidad a su alrededor, miro sus muñecas, no había marca de herida o seña alguna de que sangre haya salido en ellas recientemente, todo fue producto de su mente, pero la sensación que experimento incluso de dolor, fue tan real.

 

__________________________________________________________________

 

De regreso al presente, Peter sostiene aun su charla con el inhumano ser.

 

— ¿Qué fue de tu vida cuando descubriste sobre lo que padecías? –Pregunta la entidad.

 

—Meses después, me encuentro cara a cara con numerosos sectarios, su secta al parecer estaba tras la pista de mi padre, el asesino en serie, y su finalidad al hallarle era reclutarlo en los suyos –Conto Peter —Esta secta veneraba a una especie de deidad, cuya fe expresaban con el asesinato discreto de cierta personas seleccionadas a sus gustos, parecerían el tipo de persona iguales como yo, pero no lo era. Yo asesinaba por la obligación de saciar una necesidad biológica, ellos solo lo hacían por un placer desquiciado, mi locura tenía razón “natural”, la de ellos era algo secundario y no obligatorio, estaban dementes para ponerlos en simples términos.

 

—¿Y te uniste a ellos?.

 

—No sentí hostilidad alguna en ellos cuando me ofrecieron unirme, cuando me encontraron, me habían pillado después de asesinar a alguien, estaba escondiendo el cadáver –Contesto Peter —Por supuesto no confiada del todo en esa secta, les di una oportunidad por el simple hecho de ofrecer un techo más cómodo y discreto que un apartamento en un barrio marginado, mientras no percibiera su hostilidad hacia mí persona, mi cuchillo no rajaría sus cuellos y despellejaría sus caras, era mi manera lógica de hacer las cosas con la vida que tenía.

 

—Parece que te fue del todo bien con esa secta.

 

—Sí, fue un grupo decente en lo que respeta para mí, lo que si me sorprendió fue descubrir que la mayoría de sus miembros y “autoridades” eran mujeres.

 

—Oh, ¿conociste a alguien interesante?.

 

—Ahora que lo dices, si, así fue, había UNA PERSONA que me pareció… fascinante, su nombre era Isabela, tenía una reconocible cicatriz en forma de un pequeño murciélago en el lado derecho de su cuello, pero lo que llamaba poderosamente la atención en ella era la condición que padecía. Isabela tenía una extraña enfermedad mental que trascendía a casi algo biológico, Hemofagia, un gusto placentero a la sangre, cuando apuñalaba a sus víctimas, tenía la costumbre de morderlas y beberla como si fuera un vino de gran cálida, era alguien físicamente débil, pero su agilidad y destreza, casi parecían sobrehumana, eso me dio cierta curiosidad en su persona.

 

—¿Y qué fue de ella?.

 

—Cuando cumplí 18, la secta tuvo la peor idea de seleccionar como sus próximas víctimas a personas afiliadas a organizaciones mafiosas. ¿El costo de sus actos?, varias de esas organizaciones se juntaron para llevar a cabo una “purga” sobre ellos cuando descubrieron de su existencia, yo casi termine asesinado por esa gente, hasta que de la nada por cosas que desconozco llegue a parar a este mundo. En cuanto a Isabela, lo más seguro es que haya muerto, cuando atacaron la guarida, cada uno escapo por un camino diferente, con su condición física, a lo sumo podrá haber asesinado a uno o dos, si los toma por sorpresa, pero sin duda terminaría cayendo como el resto.

 

La conversación de los dos parecía llegar a su fin, justo entonces las piernas de Peter que habían sido arrebatadas casi en su totalidad por su desenlace en el interior de un Cryptian acuático, finalmente las había recuperado. Estaban enteras y totalmente ilesas, la regeneración aumentada gracias a la ayuda de unos tentáculos del inhumano ser, hicieron posible tal hecho.

 

—Bien, no están delgadas, mis piernas se sientan tan fuerte como antes de que las perdiera –Declaro Peter al ponerse de pie y caminar con ellas.

 

—Para un humano ordinario les costaría un poco caminar con normalidad tras una regeneración completa de toda la pierna, los hombres lobos sí que son fascinantes –Opino el inhumano ser —Hmmm… si antes eras humano, ¿cómo te volviste un licántropo?, no vi esa parte en tus recuerdos, ¿qué cosa o suceso te convirtió en uno?.

 

—Una mujer, una bestia… -Peter recordaba en su mente la escena de la mujer loba que le mordió —La encontrare, tienes respuestas a preguntas con importancia para mí.

 

—¿La mataras por lo que te hizo?.

 

—Mmm… quizás, haberme convertido en un hombre lobo ha dado sus frutos, todo dependerá de cómo se desarrolle ese reencuentro –Luego miro a su alrededor por toda la sala y cambio de tema —¿Sabes cómo salgo de aquí?.

 

—Justo quería llegar a esa parte, todo ese material viscoso que mi cuerpo esparció a los alrededores cubriendo la mayor parte de esta sala, han cubierto también la única salida y entrada que hay, intentar destruirla o cortarlas es inútil porque se regeneraran casi al instante y de manera absurdamente rápida –La criatura hizo pausa un momento y suspira con aflicción —Siento tener que ser egoísta, pero necesito pedirte un favor, con esto tu camino estará despejado y yo… podre descansar en paz.

 

—¿Qué clase de favor?.

 

—Mátame.

 

Con tanto tiempo encerrado en constante soledad, el encuentro con otra persona, aun si no era un humano, para una existencia privada de su humanidad, era lo equivalente a un regalo divino. Aunque su rabia y toda emoción negativa se disipo de su mente hace mucho, siempre albergo el deseo de dejar la vida que tenía actualmente, el anhelo a morir en paz, siempre fue incapaz de hacerlo por su cuenta cuando se convirtió en un monstruo, pero cuando Peter llego a él supo que podría cumplir aquella meta.

 

— ¿Estás seguro de esto? –Le pregunto el joven peliblanco desenfundando su gran espada.

 

—He vivido más de lo que necesito y esto… ya no lo considero una “vida”, además solo así el camino para ti estará abierto, con mi muerte toda esta inmunda atmosfera desaparecerá –Contesto la entidad abominable.

 

—¿Algunas últimas palabras?.

 

—“Gracias por la charla y por cumplir mi última voluntad”.

 

—Que así sea.

 

La criatura sugirió que le apuñala en la parte que estaba un poco más arriba de su monstruoso rostro, allí se encontraba un punto vital de su organismo, Peter sin vacilar hundió su arma en el grotesco cuerpo de la criatura. La hoja penetraba la carne inhumana de la entidad, este grito denotando el dolor que percibía, pero aguanto la agonía por la paz que le acompañaría después.

 

Grandes cantidades de sangre junto a intestinos y otros viscerales contenido fueron expulsado de la herida, la sangre tenía una forma asqueante semejante al pus, desprendiendo un inmundo olor. El cuerpo del inhumano ser empezaba derretirse, inclusos los restos de sus órganos y demás contenidos expulsados, era señal de su inminente muerte.

 

La criatura como último gesto, sonrió mientras su vida era extinguida, cuando todo su ser se disolvió un objeto quedo como último vestigio de su existencia. Era una Hemopetra, las típicas piedras de valor que los Cryptian poseen en su organismo y que eran el núcleo principal de su vida, que tal entidad anteriormente humana tuviera una, confirmaba lo que había sido actualmente todo este tiempo.

 

El tamaño del Hemopetra del abominable ser, era equivalente al tamaño de una palma humana adulta, Peter recordó que cuando más grande fueran, mas nova albergaban en su interior, pero también la calidad de esa energía nova se toma en cuenta al canjearlo por dinero. Aun así, un botín es un botín y el joven peliblanco no dudo en llevárselo.

 

Pero un inconveniente se hizo menester, el bolso en el cual llevaba sus pertenencias y efectivo, la última vez que lo vio fue en el interior del Cryptian acuático cuando fue tragado. Tras ser rescatado por la existencia abominable, no se percató de que su bolso ya no estaba con él, miro a su alrededor buscándolo, más no lo encontró.

 

Con la muerte de la criatura inhumana, aquel tejido viscoso que había invadido casi todo el lugar yacía ahora desaparecido en su totalidad, observándose a la vista la única vía por donde salir de allí. Peter se amargo con insultos el haber extraviado su bolso, pero con el Hemopetra que obtuvo, podría recuperar económicamente aquello perdido e incluso obtener una mayor ganancia de su perdida.

 

Planifico rápido lo que haría, primero debía reunirse con Lyra y Sarina, luego encontrarse con aquel misterioso contacto, estaba le problema de transitar por el calabozo por su cuenta considerando los peligros de este como las trampas y la posibilidad de perderse. Pero peor sería quedarse quieto y de brazos cruzados, cuando empezó a avanzar hacia la única vía por la cual continuar, de pronto oyó ruidos sospechosos provenir de la dirección por la cual se dirigía.

 

Eran ruidos de pisadas metálicas, algo corría velozmente dirigiéndose a la sala donde Peter se encontraba, el joven se puso alerta, pues sentía hostilidad venir de esa dirección, no sabía si estaba dirigida a él, pero se preparó con su espada a mano para dar pelea de ser necesario.

 

Entonces una inhumana criatura entro, una armadura pesada viviente de 2 metros de altura, el Hemopetra en su casco revelaba su naturaleza como Cryptian y tal ser metálico al ver a Peter cerca, se detiene tras llegar a la sala, mirándole fijamente y con su propia arma a la expectativa de darle batalla. Eso causo que Peter se manera involuntaria manifestara ciertos rasgos lupinos en su cuerpo, desde grueso pelaje cubriendo sus orejas que habían crecido de manera puntiaguda, colmillos depredadores sobresaliendo en su boca y los ojos amarillentos de una bestia lobuna.

 

Pero el chico de cabellera blanca observo atentamente al Cryptian llamándole la atención ciertos detalles, su cuerpo armadura tenía signos de cortes en varias partes y no parecían muy antiguos sino recientes, inclusive a tal monstruosidad le faltaba el brazo derecho, manejando una pesada alabarda con su miembro izquierdo restante, por la forma en que sostenía el arma, no parecía ser alguien diestro con una mano.

 

Pronto una segunda presencia de hostilidad hizo eco en la percepción de Peter, este se movía a un paso más rápido que la armadura y en cuestión de segundos había llegado a la sala. Era una mujer entre sus 18 y 20 años, de ojos avellana, una altura de 170 y un cabello cuyo color era mitad negro de un lado y mitad rubio del otro, vestía una armadura pesada sin casco y que dejaba su vientre expuesto, sus armas eran un escudo de acero y una espada ligera, dándole un aire semejante a una caballero.

 

Tal chica se desplaza por la espalda del Cryptian y parte en dos su cuerpo al nivel del abdomen abatiendo a la armadura viviente, aquella guerrera era Sasha Sunlaire. Renombrada como “La Paladín”, tal cazadora nota la presencia de Peter en la cercanía y los rasgos licántropos de este.

 

—Te conozco, te había visto con anterioridad, así que esto es lo que eres realmente –Afirmo ella con ojos desdeñosos.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s