Metalord Revolution Capitulo 131

CAPÍTULO 131

AARÓN AINZ RYSTHER VS EL CAMPEÓN ROJO (Parte 2)

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Fue en un intervalo de pocos segundos. Nadie sabía cuánto, quizás 2 o 4, pero fue el tiempo necesario para que Aarón Ainz Rysther actuara. Su magia había sido suprimida por una vara de metal con un cristal de Navum incrustado encima el cual fue lanzado por el colosal golem, generando dicho instrumento un campo que anula todo poder mágico ajeno del Navum.

Fue la estrategia que el campeón rojo se planteó contra el poderoso mago de nivel SS con un resultado inesperado. El golem gigante ataco al mago con los proyectiles de sus cañones principales en su momento de debilidad al no poder valerse de su magia, pero sus planes no resultaron acorde a su frío y calculadora especificaciones.

 

Aarón levanto su izquierda de inmediato, y produjo un círculo mágico explosivo que recibió el primer proyectil disparado por su mecanizado oponente. Como resultado la fuerte explosión causa un fuerte viento endemoniado que lo empuja hacia atrás de manera brusca haciendo que el joven mago consiga salir del rango antimagia de la vara metálica, pero para su desgracia tuvo que lastimar su propio brazo izquierdo para salvar su pellejo.

 

Su miembro afectado yacía humeando con serias heridas de quemadura de primer grado que dejaron su brazo inutilizable de momento. El golem no lo comprendía, el mago para salvarse de los disparos de sus cañones uso su magia, sus poderes mágicos dentro del campo de anulación antimagia.

 

—“Estrategia fallida, analizando errores, fallas no comprensibles; el mago obstáculo ha utilizado magia dentro del campo del disruptor mágico, buscando indicios que dieran la posibilidad de tal suceso…”

 

Desconocía el como fuera posible, el campo que se supone suprimiría los poderes del joven mago, no habían surtido efecto del tono, ¿a qué se debía tal suceso?. Fue que analizando minuciosamente con todo detalle de su memoria el momento exacto en que Aarón realizo su maniobra de escape de su estrategia que lo vio con más claridad.

 

El mago había elevado a un grado exorbitante su poder mágico en forma de aura hasta tal punto que el disruptor mágico no pudo bloquearle su magia, pero un detalle se percibe en tal suceso y es que Aarón hace uso de un utensilio. Un anillo de plata en el dedo índice de su mano derecha que tenía incrustado un pequeño cristal violeta con forma de rombo.

 

A primera vista el golem pensó que la piedra podría ser “Arkania”, un poderoso mineral mágico que amplifica el poder de la magia, pero luego noto que el color era diferente, pues la Arkania es purpura y la piedra del anillo de Aarón era de color violeta. Aun así supo que aquel artilugio en el dedo del mago tuvo que ver con el repentino suceso.

 

En el momento en el que el mago levanto su brazo izquierdo, el anillo empezó a brillar con leve intensidad y sobre el cuerpo de su usuario de una manera discreta un aura de magia con un enorme pico de poder mágico se manifestó hasta el punto que el disruptor no pudo suprimir tal cantidad. Esto permitió a Aarón conseguir invocar un circulo explosivo lo suficiente fuerte para defenderlo del primer proyectil y empujarle hacia atrás para que saliera expulsado del campo de antimagia de la vara metálica.

 

—“Detección de enormes niveles de mana en el objetivo obstáculo, potencial mágico notable percibido actualizado; Nivel de categoría aún desconocido, enviando información a superior directo”

 

Aarón tras haber experimentado una experiencia casi cercana a la muerte, reacciona de una manera emocionada, pues en su forma de pensar se había encontrado con un oponente que casi le mata. “Luchar con los más fuertes” era su meta anhelada, por ello no había enfado o ira por lo de su brazo izquierdo herido, al contrario pues se sentía extasiado de hallar a alguien que pudiera llevarlo a tales situaciones, considerando a su oponente digno de su tiempo.

 

—Conseguir herirme con mi propio mano para garantizar mi vida, ¡sin duda este combate se ha vuelto emocionante! –Dicta Aarón  levantando su brazo restante aun ileso.

 

El golem vuelve abrir más compuerta de su hombro tanto del lado izquierdo como derecho, otras varas metálicas iguales al anterior salen de su interior situándose en un ángulo de 45 grados. El mago de nivel SS había percibido las intenciones del siguiente movimiento del gigantesco ser mecanizado.

 

—Si vuelve a atraparme dentro de otro de esos campos de antimagia, no me dará sin duda ni el menor segundo para dejarme escapar –Pensó él —¡Acepto el reto!, veamos quien es más rápido, tus preciadas varas metálicas anula magia o… mi confiable velocidad.

 

El mago fortaleció su cuerpo, adopto una posición como si se prepara para un maratón y miro fijamente al golem esperando el momento justo para actuar. El campeón rojo lanzo las primeras varas metálicas, en consecuencia Aarón emprendió su marcha trascendiendo a una velocidad sobrehumana que rozaba casi al del sonido.

 

Las varas apenas tocaban el suelo, se abrían y activaban el campo anulador de magia. Aarón fácilmente podía evadirlo, pero su gigantesco enemigo le estaba robando terreno seguro al esparcir varios de sus objetos supresores de magia para cubrir gran parte alrededor del área.

 

En total el golem lanzo 30 disruptores de magia en las cercanías, Aarón observo desde lo alto de un árbol el panorama a su alrededor. La mayor parte de las zonas que cubrían el campo antimagia eran aquellas seguras para transitar, dejando al joven mago los caminos en las cercanías con presencia de FTN en ellas, esa era la jugada del campeón rojo.

 

Ryg haciendo caso a la petición de Aarón, se mantenía al margen para tan solo observar en silencio todo el combate, aun si su compañero se encontrara en una desagradable situación. Nunca tentaría de romper su palabra y hacer enojar al mago de nivel SS. Con emociones exaltables como la rabia pura o el júbilo extremo, sacan del mago joven gran parte de su inmenso poder.

 

Ryg se había dado cuenta entonces que de la situación actual que Aarón estaba desenvolviéndose en su lucha contra el colosal golem, observaría en cuestión de tiempo otra vez aquella faceta de él. No sería la rabia la contribuyente en este escenario, pues en el rostro de su compañero mago resaltaba una gran excitación de regocijo.

 

El campeón rojo apunta con sus cañones principales a Aarón y no tardo en dispararle. El mago salta sobrehumanamente comenzando a descender hacia una parte del suelo donde abundaba el campo antimagia de uno de los disruptores de magia. La mayoría pensaría que Aarón estaba en serios problemas, Ryg por otra parte conocía el resultado de lo que se aproximaba.

 

—Supongo que este combate ya puede darse por terminado –Pensó el muchacho de cabellera picuda azul.

 

El anillo de plata de Aarón con el pequeño cristal violeta con forma de rombo de su mano derecha empezó a emitir un notable brillo, gran cantidad de poder mágico del cristal se liberaba. Todo el mana se concentró en un sitio especifico, en la palma de la mano del mago, este la abrió apuntando hacia el suelo y una sonrisa sádica hizo eco en rostro.

 

Círculos mágicos explosivos surgieron dentro de los campo de antimagia de los 30 disruptores encima de los cristales de Navum de estos, estos ignoraban su efecto supresor contra la magia, el campeón rojo aun con toda su frio y logístico pensar, no encontraba explicación alguna a tal contradictorio fenómeno a su estrategia. Los círculos explosivos llevaron a cabo su propósito, al explotar todos los cristales Navum de los 30 disruptores se hicieron añicos y con ello los campos antimagia desaparecieron en un parpadeo.

 

Aarón aterriza sobre sano y salvo sobre el ya nuevamente seguro terreno que hace solo unos segundos, era la pesadilla de todo mago. El colosal golem estaba perplejo, pues ahora venía con más notoriedad la razón del porque su estrategia nuevamente había fallado.

 

La magia desbordante que el mago libero para llevar a cabo la destrucción de los disruptores de magia, ahora se había concentrado en todo su cuerpo en forma de una descomunal aura de energía mágica. Un aura que llevaba a extenderse hasta cinco metros de altura.

 

La intensidad del poder mágico que concentraba tal aura, causaba que el suelo mismo que pisaba el mago se agrietara y el viento soplara de forma violenta a su alrededor. Tales fenómenos solo eran posible cuando enormes picos de mana eran manifestado en el ambiente, el golem entonces logro registrar una actualización del potencial mágico de su objetivo a destruir.

 

—“Potencial mágico notable percibido actualizado; los niveles de mana se salen de la cifra lógica, amenaza considerablemente mayor, buscando contraofensiva, sin resultado posible”.

 

La inmensa maquina mágica cuyo pensamiento inteligente actuaba bajo una calculadora y fría lógica superior al hombre, ahora carecía de ideas o forma de plantear estratégicamente su lucha contra el mago de nivel SS. Pues era ahora cuando la máquina de empírico pensar, conocía el concepto humano de la “desesperación”.

 

—Oye gigantón, ha sido un encuentro bastante interesante, no me arrepiento de haber venido hasta aquí, pero está claro que te has quedado sin nuevos trucos, en dado caso lo terminare rápido antes de que se ponga aburrido –Le comunica Aarón desembocando de expresión una maliciosa sonrisa.

 

Lentamente empezó a avanzar hacia el campeón rojo, la soviética maquina ya no contaba con más disruptores de magia, uso los cañones principales de sus brazos para atacar, disparando de los dos al mismo tiempo. El joven mago los evadía desvaneciéndose de la trayectoria por la cual estos seguían y reaparecía al instante a escasos metros a uno de los costados siguiendo con el mismo ritmo de velocidad, uno creería que hace uso de la teletransportacion, pero lo cierto es que solo se movía a grandes velocidades a corta distancia con la ayuda del fortalecimiento físico en su cuerpo.

 

El golem pese a ya tener conocimiento de la descomunal velocidad de su mago rival, insistía en seguir el mismo patrón de disparos, creyendo que con un buena tasa de posibilidades, conseguiría acertarle uno.

 

—Lo estás haciendo de nuevo, estas como al principio, decepcionándome.

 

El campeón rojo entonces vuelve a usar su primer ataque inicial, una descarga de rayo Navum disparado por su ojo-visor, solo que este yacía con mayor grado de concentración de energía y por lo tanto generaría una descarga aún más fuerte que los ordinarios. Pero el resultado solo siguió por mal curso, los proyectiles de energía de sus cañones principales eran más rápidos y si Aarón ya podía evadirlo con simpleza, al mago suspiro del aburrimiento haciéndose a un lado de la “temible” ofensiva del mecanizado ser.

 

—Esto confirma mi punto, ya has dado todo lo que podías de ti, fue entretenido mientras duro y te felicito por haber conseguido que mi brazo izquierdo saliera herido… uh, ya no lo está –El joven mago movía con normalidad aquel brazo supuestamente herido.

 

Aquella extremidad inutilizada por quemaduras de primer grado se encontraba ahora mayormente curado, aun prevalecía algunas heridas de tal índole, pero el inmenso poder que abundaba en su usuario y el uso de fortalecimiento, aceleraba su autocuracion a un ritmo fugaz.

 

—Lo acabare todo, en un puñetazo –Declaro el mago cerrando su mano derecha.

 

Toda su inmensa aura, toda la desbordante cantidad de energía mágica manifestada en el exterior sobre su cuerpo, ahora se concentraba en todo su brazo derecho, un círculo mágico surge sobre el dorso de la mano. Aarón distanciado a tan solo 150 metros de su objetivo, se desplaza sobrehumanamente en solo 1 segundo justo encima del rostro del campeón rojo, la maquina ni con todo su pensar lógico había previsto tal resultado.

 

—“Posibilidad de impacto enemigo: 100%, Calculando… derrota inminente…” –Fueron sus últimos datos a procesar.

 

Aarón golpea con su puño derecho el visor del golem colosal envuelto en una barrera defensiva mágica de la máquina, una corriente huracanada de mana se hace presente destruyendo al instante la defensa mágica del campeón rojo y luego se genera una desorbitante explosión cegadora. Cuando la visibilidad se tornó normal, era notorio el resultado de tal suceso, la mitad del torso para arriba del campeón rojo había sido desvanecido, ni un solo trozo o porción de este quedaba a la vista.

 

Lo único que aún conservaba el golem, era la parte que simulaba la estructura abdominal para abajo, la formidable máquina del ejército rojo se viene para abajo como un árbol talado al perder la parte superior, fue la victoria del mago joven más poderoso de Avalia.

 

— ¿Eh?, ¿qué es eso? –Se preguntó con curiosidad Aarón al notar algo en los restos del vencido campeón rojo.

 

La parte abdominal que quedaba del golem, tras haberse abierto revelaba en su interior a tres humanos varones conectado en su cuerpo con un conjunto de piezas mecánicas, como si formaran parte de la estructura artificial del ser, los tres mostraban los mismos rasgos. Una notable calvicie, una piel sumamente pálida y sus ojos yacían cerrados como si en un profundo letargo estuviesen.

 

Pero había algo más, sobre el pecho de cada uno de ellos, tenían incrustado sobre el torso una porción de un cristal de Navum del tamaño de un puño, estos estaban anexados a ellos con un soporte metálico insertado quirúrgicamente sobre la piel. Además de que en la espalda de cada uno se encontraba pegado un ancho cilindro de metal que se extendía del cuello hasta los pies, eran similares a los que cargaban los golem ordinarios, con la diferencia de que el tamaño en los sujetos observados era aún mayor.

 

Aarón se acercó a los tres individuos para examinarlos más de cerca, pero los hizo a una considerable distancia sin recurrir a tocarlos, pues ellos estaban en contacto con el Navum, en sus cuerpos irradiaba tal nociva energía. El mago entonces no tardo en deducir el estado del enigmático trio de personas mediante la percepción del mana en ellos.

 

—Están muertos, pero sus muertes parecen recientes, ¿eso quiere decir que estaban vivos mientras luchaba contra este golem y murieron cuando destruí la mayor parte del cuerpo? –Se preguntó  a sí mismo.

 

No le encontraba sentido a lo que veía, humanos en el interior de un golem, una maquina producto de ingeniería mágica, por su mente lo relaciono con algún tipo único de artefacto mágico mezclado con la tecnología de golem, pero su indagación y curiosidad se vieron interrumpidos de repente.

 

Varios pasos se hacen sentir en las cercanías y pronto se revela la presencia de una docena de otros golem surgiendo a escena, de entre ellos 8 eran de los modelos básicos, 3 de los modelos arañas y el restante era aquel que portaba un cañón por brazo izquierdo, poseyendo potencia de artillería y yacía incrustado con un pedazo de cristal Navum en la frente del casco que le otorgaba la capacidad de generar barreras de defensivas de dicha energía.

 

— ¿Aun había más de ellos?, aun estos se ven más pequeños y débiles –Opino el joven mago de nivel SS.

 

Cada maquinación apunto sus armas a distancia contra Aarón dejando en claro sus hostiles intenciones, el mago tomo sus gestos como un desafío y a punto de responderles con un circulo explosivo. Pero este es detenido con la repentina presencia de Ryg a su lado al sujetar su brazo derecho con quien tenía en mente manifestar su explosivo poder sobre los golem.

 

—Como acordamos, no interferí en tu combate contra ese golem gigante, pero ellos son una excepción, me hare cargo desde aquí –Asumió la situación él muchacho de picuda cabellera azul —Ya hiciste demasiado “bullicio” a tu alrededor con tu previa lucha, mejor no asumir más riesgos del necesario.

 

Aarón miro a su alrededor, en el terreno donde se llevó a cabo su pelea contra el campeón rojo, el daño a las cercanías del área del inhóspita pantano se notaba a claridad, desde numerosos hoyos, fragmentos dispersos de rocas de gran tamaño destrozados, árboles derribados, follaje estropeado y la numerosa presencia de un suelo agrietado, todo resultado de tal eventual lucha.

 

—De acuerdo Ryg, tú ganas, te lo dejo a ti –Suspira Aarón accediendo a dejar el resto a su compañero.

 

—Lo hare rápido y sin necesidad de causar más estragos.

 

Del cuerpo del joven de cabellera azul destellos eléctricos surgen e inmediatamente se intensifican sobre la palma de su mano derecha, grandes concentraciones de electricidad de origen mágico se hacen menester y acto seguido el cuerpo mismo de Ryg empieza a manifestar un cambio revelador.

 

Un grueso pelaje surgía de su piel y un hocico le crecía surgiendo además otros rasgos animales en él, mostrando en realidad una identidad semihumana, la de un lobo antropomórfico de un completo y azulado pelaje.

 

El semihumano lobuno dirige un rayo de su mano derecha sin necesidad de apuntar hacia los golem, este impacta en uno envolviendo su cuerpo en una mortal descarga de cientos de voltios, pero la cosa no termina allí. Del primer golem que recibe el electrizante ataque, este se desplaza a modo de cadena hacia el siguiente, y luego a otro, alcanzando a los 12 por consiguiente al final.

 

Los cuerpos metálicos de cada una de los mecanizados seres desprendían chispas eléctricas acompañadas de un humeante olor, yacían completamente inmóviles hasta que segundos después repentinamente se dejan caer al suelo sin mostrar la más mínima señal de actividad o movimiento, fue el repentino fin del pequeño escuadrón de golem a manos del lobo humanoide.

 

—Como se esperaba de los Lupian del clan “Colmillo Fulminante”, su magia de rayo es poderosamente monstruoso –Comento Aarón entre risas.

 

—Lo dice el “monstruo” que venció a un golem de varios metros con solo la mitad de su poder –Opino Ryg —Pero no creas que no vi que usaste “eso” –Señalo el anillo de plata de Aarón con el pequeño cristal violeta con forma de rombo.

 

—Oh, te diste cuenta, bueno era bastante obvio, que esta pelea me llevara a tener que usarlo, este gigantón en verdad fue un rival emocionante –Dijo el mago.

 

—Lo dices como si fuera un anillo ordinario, te recuerdo que ese artefacto es el mismísimo anillo “Magik”, una de las 12 reliquias Logianos, procedentes de una poderosa y extinta civilización de hace más de dos milenios –Cito Ryg el objeto legendario que Aarón portaba en su mano derecha.

 

El anillo “Magik” era un artefacto mágico legendario, procedente de la extinta civilización Logiano, tal mítico objeto de gran poder albergaba la habilidad de amplificar la magia de su usuario y a la vez recargar su mana, era como la combinación perfecta entre la Arkania y una piedra de mana, pero con mayores grados de capacidad y su actual poseedor, era el joven mago de nivel SS.

 

—Solo use una porción del poder del anillo, calculo… unos 10% y los combine con mi poder –Aclaro Aarón —Ese campo antimagia que uso el golem era muy problemático, entonces pensé que podría contrarrestarlo con probar aumentando mi poder mágico para ver si era capaz de suprimir mi magia en escalas mayores, use el anillo para acelerar el aumento de mi poder y también use otro 5% para los círculos explosivos que destruyeron esas varitas que generaban esos molestos campos de antimagia.

 

— ¿Acaso sabias que aumentando tu poder podrías contrarrestar el campo de antimagia en ti? –Le pregunto su compañero lobuno.

 

—No, la verdad era una apuesta que hice, de no haber resultado pude morir –Contesta el joven mago entre carcajadas.

 

—Eres el único que se reiría de algo así…

 

—A propósito, ¿tu brazalete mágico para adoptar forma humana sigue funcionando? –Le pregunta Aarón.

 

Sobre la muñeca del Lupian de la mano izquierda, se encontraba un brazalete plateado de naturaleza mágica, un artefacto mágico.

 

—Claro que funciona, solo deja de hacer efecto cuando uso mi magia, pero en unos minutos volverá a funcionar y recuperare mi forma humana –Respondió él.

 

—Sigo creyendo que no necesitaba ese brazalete, ¿para qué ocultar el hecho de que seas un Lupian? –Pregunta el mago.

 

—Ya llamamos demasiada la atención contigo, prefiero ser discreto y ocultar mi autentica forma, cuestión personal –Contesto el Lupian.

 

—Con razón incluso pediste que el brazalete tuviera la capacidad de volverse invisible cuando comienza a ejercer su poder, de esa manera nadie notaria que usas una –Expreso Aarón —Pero sigue pareciendo extraño.

 

—Lo mismo podría decir de ti y tu afición por pelear con tipos fuertes hasta el punto de traernos hasta aquí –Opino Ryg.

 

— ¡Jajaja!, me declaro culpable.

 

Sin saberlo, sobre los restos del campeón rojo, una voz mental debatía de manera reflexiva en torno al gigante derrotado, aquella voz era de Pirer. Cada creación, cada golem, estaba vinculado a él, podía escuchar o ver lo que su ejército rojo percibía.

 

—“Mi preciado campeón rojo, aun en tu derrota no debes avergonzarte, has demostrado todo tu potencial y sacrificio a la madre patria. Jamás creí que tu oponente fuera un mago de escalas de poderes extraordinarios. ¿Con que eso es lo que llaman un mago de categoría nivel SS?, es fascinante, es alucinante. Mi campeón rojo, tú has sido mi más codiciada creación desde que te planee hace casi una década, de tu fuente de poder precise tres magos de nivel A, ¿qué majestuosa creación habría logrado con un nivel SS en mis manos?, temo que por ahora la pregunta quedara en la duda. Pero más importante, aunque me duela, no puedo permitir que tus restos tengan la posibilidad de caer en las primitivas manos de estos imperialistas monarcas, Då svidaniya camarada” –Pirer hace una pausa en señal de respeto a su campeón caído y luego cita una frase a modo de comando —“Activar sobrecarga Tzar”.

 

Los cristales Navum del campeón rojo comienzan a emitir leves brillos que aumentan de intensidad poco a poco y a cubrir en un aura morada a todo el metálico cuerpo restante del gigante vencido, grandes cantidades de poder mágico se estaba concentrando sobre el Navum mismo que poseían los tres cuerpos de magos conectado al ser mecanizo.

 

— ¿Qué?, ¿acaso aún sigue funcionando? –Pregunta Ryg sorprendido.

 

—No… no se está moviendo, tan solo está concentrando una vasta cantidad de poder mágico –Dijo Aarón.

 

—Si no se mueve, ¿para qué está concentrando todo ese poder mágico entonces?.

 

La cantidad de magia que los restos del campeón rojo acumula, llegan hasta un punto en el que manifiestan una segadora luz morada.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Estábamos cerca de llegar a nuestro destino, hasta que de repente escúchanos un inmenso estruendo proceder de muy lejos a nuestras espaldas, era el sonido de una gran explosión y provenía del sitio donde Aarón quedo para luchar contra ese golem gigante.

 

— ¡Miren! –Señala Alan.

 

Y fue que todos lo vimos, una nube con forma de hongo de color morado, la magnitud de la explosión que la produjo habrá arrasado una considerable distancia a su alrededor y por fortuna no estábamos a su alcance. Pero más me pregunto ahora, ¿será cosa de Aarón o de esa máquina bélica mágica soviética?, ¿seguirá aún vivo ese mago?.

 

__________________________________________________________________

 

Habíamos llegado, eran los últimos tramos del área del pantano corrompido y unos cuantos metros dimos con la entrada al bosque morado, tal y como Tayra lo describió. Ante nosotros se encontraba a la vista de una zona boscosa con tétricos arboles de hojas color morado, el follaje como arbustos y la hierba del suelo permanecían con su color natural.

 

Un camino de tierra que daba con el bosque morado era la ruta que tomaríamos, pues según Douglas, transitar fuera de dicho camino e ir entre los arboles es correr el riesgo de exponerse al Navum y a varios FTN. Hasta este punto, era vital que cada uno tomara una poción de resistencia contra el letal veneno morado, Tayra al no tener uno, se le fue dado de nuestras reservas.

 

Cuando finalmente dimos nuestros primeros pasos, tan pronto puse un pie en los límites del área del bosque morado, un intenso dolor de cabeza se manifestó en mí, era el único que lo sentía pues el resto no parecía mostrar índices de cefalea alguna.

 

—“A….yu…”

 

Una voz fantasmagórica se oye en mi cabeza, no era mi consciencia, no era Myldark, era algo completamente ajeno. A los pocos segundos el dolor desaparece y los demás reaccionando con preocupación por mi reciente malestar (en especial Allum y Riha) me preguntan por mi estado, a lo que respondí que todo estaba bien.

 

Físicamente lo estaba, pero psicológicamente una clara incertidumbre repercute en mí, ¿qué fue de ese repentino dolor que apareció de la nada?, ¿y aquella voz que oí tras experimentar tal dolencia?.

 

De todas maneras, habíamos llegado al bosque morado, estábamos cada vez más cerca de dar con ellos, con la guarida del ejército rojo y su problemático líder Trotamundos.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s