Metalord Revolution Capitulo 128

CAPITULO 128

EL AVANCE DE LOS ROJOS

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

En “Campo Malahierba” el rumor se extendió entre los buscadores de Navum, acerca del ejército rojo y sobre que sus golem eran creados a partir de seres humanos, y que la razón de que ellos secuestren personas, era para convertirlos en tales seres mágicos mecanizados, un trio de buscadores discutía del tema mientras volvían al escondite de Sahadoris para cambiar el botín de cristales de Navum que traían consigo por dinero, el sol estaba ocultándose.

—Suena una locura… ¿golems creados a partir de humanos fusionados con ellos? –Dice el primero costándole digerir tal revelación.

 

—Se dice que un grupo de esos golem del ejército rojo ataco el escondite de Sahadoris, lograron vencerlos y uno de allí abrió a una de esas cosas con un poder que le permitió quitarle el casco que traía encima, dentro había una cabeza humana –Confirmo el segundo.

 

— ¡Maldición!, eso si da escalofríos, ya era demasiado con las abominación en este sitio, como para ahora tener que lidiar con estas máquinas mágicas –Opina el tercero.

 

— ¿Creen… que nos estén acechando alguno de esos golem ahora? –Pregunto con temor el primero.

 

— ¡Oye no digas esas cosas!, es de mala suerte –Expreso asustado el segundo.

 

—Preferiría pisar un FTN que ser capturado por uno de ellos, no sé cómo harán para convertir humanos en golem, pero de seguro debe ser jodidamente doloroso –Comento el tercero.

 

Una serie de pasos se oyen proceder a varios metros del trio de buscadores, al voltear se percatan de la presencia de dos golem del ejército rojo quienes habían estado escondido entre un follaje y algunos árboles del campo.

 

— ¡Tiene que ser una broma!, ¡son esos Golem! –Exclamo aterrado el primer buscador.

 

—Luchar con ellos es demasiado riesgo, ¡huyamos! –Sugirió el segundo.

 

— ¡No!, ¡aquí también hay más! –Declaro el tercero al voltearse para escapar.

 

Dos golem más yacían del otro lado del trio de buscadores, sumando 4 de ellos en total, habían rodeado al grupo en plan de una emboscada, la misión que aquellas maquinas tenían era simple, capturar vivos a más personas, se les permitía herirlos, pero lo suficiente para incapacitarlos, no para matarlos, solo se permitía recurrir al asesinato si no había opción.

 

__________________________________________________________________

 

En una oscura sala de un enigmático lugar, el misterioso encapuchado de negro de baja estatura, se encontraba platicando con el líder del ejército rojo, la entidad se comunicaba con su subalterno, a través de un cristal de Navum pegado a la pared en el cual emitía su voz.

 

—Premier “Pirer”, ¿cuándo cree que llevaremos a cabo la operación “Revolución Bolchevique”? –Pregunto el enigmático servidor encapuchado.

 

—Paciencia mi fiel camarada, la operación se llevara a cabo a su tiempo, mientras tanto he descubierto algo interesante que podría beneficiar a nuestros planes –Comunico la voz denominada como Pirer.

 

Pegado sobre otra pared, se hallaba otro cristal de Navum con el triple del tamaño del cristal por el cual el Premier se comunicaba, su tamaño abarcaba igual a un candelabro de techo, el cristal emitía una intensa aura mágica que irradiaba en toda su cristalizada estructura hasta manifestar una serie de imágenes semejantes a una cámara de seguridad, se movían, estaban a color pero no había sonido alguno.

 

En las imágenes grabadas y mostradas sobre el cristal, se captaba al grupo de aventureros que se habían adentrado a la zona prohibida junto a un escuadrón  de Templarios para investigar sobre las desapariciones de los aldeanos en el reino de Luthe, más concretamente las imágenes denotaban ser de la noche en que ellos habían sido atacados por numerosas abominaciones.

 

Las imágenes se centraron específicamente sobre un aventurero en concreto, Rozuel Drayt, las armas de fuego que empleaba para luchar contra las criaturas había sido de sumo interés para el Premier, incluso el encapuchado sintió cierta curiosidad al verle utilizarlas, hasta poner una mano en su cabeza y sentir como si una jaqueca le invadiera.

 

— ¿Estas bien? –Pregunto su Premier —Noto inquietud en tu mente.

 

—No, no es nada mi Premier… -Asegura el enigmático encapuchado.

 

—Las imágenes captadas fueron registrado por uno de tus familiares que sobrevolaba el sitio –Le reitero el Premier —Tus ojos y la de nuestros soldados, esta anexados a mí, todo lo que vean y oigan, también lo percibiré, somos una unidad, somos el cambio revolucionario que marcara un antes y después a este mundo.

 

—Mis ojos siempre serán suyos, mi Premier –Expreso el enigmático encapuchado fiel a su líder soviético.

 

—El joven aventurero que vez en el cristal, las armas que porta, son auténticas herramientas de la civilización de la que provengo, jamás creí ver tales creaciones en estas primitivas tierras –Declaro Pirer.

 

—Premier, ¿qué tiene en mente con ese aventurero? –Consulta su leal seguidor.

 

—Captúralo vivo, si el joven aventurero es lo que creo que es, sus creaciones servirán a la causa de nuestro planes, con tal armamento en nuestro poder, el progreso de la operación “Revolución Bolchevique” dará un paso agigantado hacia el del fin de la imperialista burguesía, el proletariado se hará con el poder que le corresponde –Manifestó el Premier.

 

—Llevare a cabo su voluntad, aunque me cueste la vida.

 

—El joven aventurero no será alguien fácil con que lidiar, inclusos con tus habilidades, subestimar a un oponente que podría contar con otras armas como tal, sería un fatal error,  dejare que mi mejor creación te acompañe –Aseguro el Premier.

 

—Mi Premier, ¿habla de…?

 

—Sí, mandara al “Campeón Rojo”, encárgate de que la captura haya sido un éxito, el resto de los individuos que acompañan al objetivo, son irrelevantes, mátalos sin son necesario, tráeme al joven aventurero, la victoria de la madre patria estará segura si completas esta vital tarea.

 

—¡Así será, Premier!.

 

El enigmático encapuchado se voltea perdiéndose en la oscuridad de la sala, el Premier reproduce nuevamente los registros visuales obtenidos de los ojos del familiar de su leal soldado encapuchado.

 

—Los Trotamundos son entidades realmente muy extraños, incluyéndome –Dijo Pirer en voz alta.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Con plena noche, recorrer el “Pantano Corrompido” en el panorama nocturno no era tan diferente de caminar en una cueva llena de serpientes venenosas con los ojos vendados, los depredadores son más activos y hostiles en el manto de la oscuridad, la opción idónea entonces era resguardarnos y continuar en el amanecer.

 

Tayra nos guio por un camino seguro del cual casi no había abominaciones con los que toparnos y Douglas, con sus años de experiencia como buscador de Navum, conocía un sitio cerca donde podríamos descansar.

 

Entre numerosos árboles, la baja profundidad de agua y la vegetación acuática, dimos con un escondite bien oculto entre unas grandes rocas, una vieja casa abandonada alguna usada quizás por un cazador hace mucho tiempo, en su interior una trampilla conducía a un sótano, estaba profundamente oscuro.

 

Douglas saco de su bolsillo, una piedra mágica de luz de esencia parcial obteniendo una mejor visión entre la densa oscuridad, metiéndola dicha piedra dentro de un farol que se hallaba colgado en una pared, la iluminación del objeto aumenta en cuestión brindando un sótano iluminado de manera decente.

 

—Existen otras guaridas de descanso alrededor de esta área como esta, muchas aéreas la tienen, la mayoría hecha por buscadores, el objetivo es simple, brindar refugio para resguardarse cuando anochece, por supuesto, se necesita de una piedra mágica de luz si quieres que la guarida sea utilizable, ningún buscador se adentra tan a fondo, sin llevar un buen puñado de estas y conocer de memoria o con un mapa, las localizaciones de estos lugares –Explico Douglas.

 

—Los acechadores sí que están algo organizado que digamos –Opino Creik a modo de elogio y burla a la vez.

 

—Es un suicidio subestimar a la zona prohibida, Enano.

 

Todos nos acomodamos en el lugar, debido a lo pequeño que era, montar las tiendas no era una buena idea, tal vez si lo que estuvieran aquí fueran dos personas, pero en nuestro caso éramos como ocho en total.

 

—Entonces, apenas amanezca, ¿nuestra siguiente parada será el bosque morado? –Pregunto el Enano.

 

—Si, según Tayra, los exploradores de las facciones siguieron la pista de la guarida del ejército rojo hasta ese lugar, hasta que murieron… por cierto, ¿qué mato al grupo en el que estabas? –Pregunte.

 

—Apenas pudimos notarlo, era rápido, muy rápido… -Empezó a relatar la Sargaria.

 

El bosque morado lleva su nombre por las hojas de los árboles que se habían teñido de dicho color al absorber grandes cantidades de Navum disperso por el boscoso sitio, es una de las áreas clasificada como una de las más peligrosas de la zona prohibida.

 

Las abominaciones que habitan allí son de temer, enfrentarlos un riesgo elevado y la cantidad de guarida apostados allí para descasar son muy escasas, fue uno de los problema que afronto el grupo de exploradores de Orden.

 

La noche había caído para ellos, y la criatura más sigilosa del área los acechaba, de los 10 hombres que contaba originalmente el grupo (sin contar a la semihumana), 4 perecieron a manos del monstruo para que el resto pudiera huir, pero los demás, cayeron a manos de otra cosa, según en palabras de Tayra.

 

—No era una abominación, eso sin duda…

 

Su velocidad era monstruosa, apenas era capaz de ser notado a los ojos de cada uno de los buscadores de Orden, y la mayoría de ellos, eran magos con destacadas cualidades sensoriales, sentir su presencia según ellos, era como jugar al gato y el ratón, ocultaba muy bien su poder mágico mientras se movía con rapidez.

 

Primero una densa niebla morada se manifestó sobre el grupo causando que la visión entre ellos fuera más difícil de notarse, luego uno por uno empezaron a caer, Tayra logro quedarse al lado de uno de los buscadores sin perderle de vista, pero al ver que el atacante desconocido hacía de las suyas abatiendo a su paso a los buscadores, solo les quedaba una alternativa a ellos, una retirada inmediata.

 

Recordando los pasos por donde vinieron, Tayra y el buscador de Orden que estaba a su lado, se dieron la vuelta echándose a correr para huir de allí, abandonar el bosque y eso significaba dejar a atrás a los demás miembros del grupo y darlos a todos por muertos, incluyendo a los de Anarquía.

 

Pero la semihumana sintió una horrida presencia, acercándose deprisa por su retaguardia, no le daba el tiempo de responder ante tal amenazante enemigo, sin duda era el mismo que acabo con los demás, ahora iba por ella, pensó que sería su fin, hasta que…

 

— ¡No te detengas, corre! –Exclamo el buscador de Navum empujando a la Sargaria.

 

El atacante apuñala la espalda del explorador de Orden, un humano en sus veinte y pico de años, apuñalando su espalda con un brazo metálico que atravesó incluso el pecho del buscador, Tayra desde allí lo observo con claridad, el agresor no era una abominación.

 

Su estatura era baja, vestía una túnica negra con una capucha que cubría su cabeza, ambos brazos eran metálicos y con aquellas extremidades logro perforar al buscador fácilmente al alcanzarle, pero aquel ataque estaba dirigido originalmente a ella.

 

— ¡CORRE HE DICHO! –Le exclamo nuevamente el buscador que recibió el golpe por ella.

 

La semihumana aceptando su gesto, no deja que su sacrificio sea en vano, sigue corriendo dejando atrás a su salvador, el buscador por su parte no se rindió sin dar pelea, Tayra escucha una fuerte explosión producirse en la dirección de donde estaba él y el misterioso agresor, no volteo para ver que ocurría, simplemente siguió sin detenerse hasta lograr salir del bosque morado, eventualmente se cruzaría conmigo.

 

—Desconozco porque arriesgo su vida por mí, quizás vio que tenía más posibilidades de salir vivo de allí, pero también… era la persona que me veía con más tolerancia en el grupo, lo mínimo que podía hacer, era conseguir salir de allí e informar de lo que vi –Culmino la Sargaria su historia.

 

Tanto Riha, yo, Allum, como los demás, chocamos con sospechosa y pensativos nuestras miradas entre si cuando Tayra menciono que el agresor era un misterioso encapuchado enano, tales características, la habíamos visto antes.

 

—Ese enano de capucha, es el mismo que estaba presente cuando fuimos emboscados por esos hombres lagartos –Saco al tema Rahul.

 

—Entonces… esos hombres lagartos, ¿eran también alguna especie de Golem? –Pregunto Pitt.

 

—Ahora que lo pienso, desde que fuimos emboscado por esos hombres lagartos, no hemos sido atacados nuevamente por ellos, en su lugar, han aparecido esos Golem hecho a partir de humanos –Comento Alan.

 

— ¿Golem hechos de humanos? –Pregunto Rahul confundido.

 

Rahul y su joven compañero Pitt, así como Tayra, no sabían del tema, así que se lo resumimos, el horroroso descubrimiento de golems que nos habían atacado, yacían en su interior, humanos transformados por algún proceso desconocido en esas máquinas mágicas.

 

— ¿¡Humanos convertidos en Golem!? –Dice impactado Pitt de tal novedad.

 

—Suena tan absurdo… pero si ustedes lo dicen, entonces tal barbaridad… debe ser cierta –Dijo Rahul con pesadez emocional.

 

La Sargaria por su parte ni se inmuto, como si hubiera esperado venir tal descubrimiento.

 

—Así que es cierto… eran humanos… -Dijo Tayra.

 

— ¿Eh?, ¿lo sabias? –L pregunto Riha.

 

—Decapite a una de esas cosas, fue por un momento… pero percibí en la cabeza un cierto aroma… a humano, no entendía porque tenía ese aroma un golem, hasta ahora –Conto ella.

 

Tayra parecía llevar bastante en la zona prohibida, ¿por qué ella se había adentrado a este inhóspito sitio?, era momento de conocer a detalle sus razones.

 

—Tayra, ¿por qué estas…?

 

—Si tu duda es la razón del porqué estoy aquí, te lo contare –Se me adelanto ella —Iba a decírtelo en un principio, ¿lo recuerdas?.

 

Es cierto, estaba por decirme sus intenciones, pero justo Rahul y Pitt habían llegado con los demás encima de una montura de Espirano, tras haber huido de Orden y Anarquía después de que ellos nos traicionaran.

 

—Todo comenzó un mes atrás…

 

La gente de Tayra era nómada, carecía de un hogar propio, se quedaban en un sitio un tiempo estimado y luego se desplazaban hacia otro, la razón de no quedarse en un mismo lugar, es por posibles represalias y ataques de grupos como esclavistas con mucho desprecio hacia su raza, los Sargarios que viven en comunidades son conocidas como “Dolafh” que es como una palabra equivalente a “manada”.

 

El Dolafh de Tayra se componía de unos 350 Sargarios, además de su hermana Eutel, ella no tenía otros familiares de sangre, pues sus padres habían muerto, por fortuna, los grupos de Sargarios tienen fuertes lazos de familia entre ellos aun sin dicha relación sanguínea, otros cuidaron de ella como su hermana.

 

Vivian en una parte escondido al este del reino de Luthe, donde se quedaron por unas largas temporadas, las veces que fueron atacados, fue a manos de bandidos mayormente y en pocas ocasiones de mercenarios esclavistas, para la suerte del Dolafh, solo hubo heridos y ninguna perdida.

 

Había llegado el momento de mudarse a otras tierras como su modo de vivir lo estimaba, entonces algo inesperado ocurrió, un grupo de Sargarios del Dolafh encargados de recolectar comida para el largo viaje, habían sido atacados, no sería un problema de no ser, que los agresores en este caso, eran diferentes.

 

Eran numerosos, 4 docenas de ellos aparecieron con intenciones hostiles sobre los Sargarios que recolectaban la comida, hombres lagartos envuelto en una armadura completa de pie a cabeza, algunos de mayores tamaños a comparación de otros, incluso contaban con la presencia de su variante “hombre lagarto de las cenizas” distinguidos por sus escamas rojas.

 

Los Sargarios encargados de recolectar la comida lo conformaban un grupo de 50, pese a tener la ventaja numérica por 2 unidades más a su favor, los monstruos de armadura resultaron ser una fuerza abrumante y mejor equipada.

 

— ¿Estuviste presente allí? –Le pregunte a Tayra.

 

—No, yo estaba con el grupo encargado del mantenimiento de las armas y armaduras –Contesto ella —Uno de los sobrevivientes nos contó de todos los hechos cuando se reunieron con nosotros.

 

—¿Sobrevivientes?.

 

De los 50 Sargarios, 13 regresaron con el resto del Dolafh, los demás, no murieron, sino que habían sido capturados por estos monstruos y llevados a rastras, detallo que la manera de luchar de estos hombres lagartos era innatural, como si usaran un estilo de pelea enfocado en incapacitar al oponente en vez de matar.

 

—Mi hermana estaba con el grupo encargado de recolectar comida, era su primera vez, recuerdo lo emocionada que estaba cuando llevo su arco y flechas, a sus diez años, quería experimentar el arte de la caza con su gente y ayudar en tanto como pudiera al Dolafh, entonces… -Con incomodidad a Tayra la cuesta hablar del asunto.

 

—Un mes… si mal no recuerdo, la razón de este encargo que hacemos, es porque hace varias semanas, ellos atacaron varios poblados humanos en el lado este del reino de Luthe, secuestrando a la gente que habitaba en ellos –Conté como anécdota en voz alta.

 

— ¿Qué quieres decir? –Me pregunto Riha con curiosidad.

 

—Si secuestran humanos para convertirlos en Golem… -Dijo a medias Creik.

 

—Entonces, que tengan Golem hechos a partir de hombre lagartos… -Deleito Rahul por su parte.

 

— ¿Eso quiere decir que ahora tienen en mente crear Golem a partir de Sargarios? –Dejo en la incógnita Alan.

 

Tal teoría dejo perplejo a todos, pero quien más quedo afectado, fue Tayra.

 

Continuara…

 

EPILOGO:

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Desplazándose por el manto de la noche entre el denso follaje morado del bosque que llevaba el nombre de dicho color, un grupo de Golem se movilizaba hacia un sitio en particular, pero de entre todos, uno de ellos resaltaba del resto.

 

Un gigante de 10 metros de rojo y amarillo, un inmenso ser mecanizado de naturaleza mágica, cuyos pasos hacían resonar con cada pisada, su cabeza denotaba como medio de visión, una larga línea horizontal color morado, sobre su pecho tenia grabado en grande la insignia de la hoz y el martillo, bajo la marca de su bando tenia tallado una palabra escrito en ruso que ponía “ГУЛАГ”.

 

La persona encargada de que tal gigantesca maquina mágica llegara a su destino, era nada más y menos que el enigmático encapuchado de baja estatura de brazos metálicos quien oculto a distancia, supervisaba el avance de las tropas.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s