Metalord Revolution Capitulo 124

CAPITULO 124

ENCUENTRO CON UN ROSTRO SEMIHUMANO FAMILIAR

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Era el mismo patrón de emboscada, sobre los muros cinco golem arañas se situaron encima, además lo acompañaban uno de esos nuevos modelos que poseía un cristal Navum en la frente y un cañón por brazo izquierdo, mientras que en el cielo un círculo mágico morado se formó en medio del aire, tres luces esféricas del mismo color surgieron de esta girando alrededor de dicho círculo, si conocía bien como se llevaría a cabo este ataque, entonces lo siguiente que ocurriría…

— ¡Cuidado, las tres luces esféricas de ese círculo mágico en el aire descenderán sobre el campamento como proyectiles explosivos!, ¡y lo hará consecutivamente para bombardear todo este sitio! –Exclame a los líderes.

 

—¿¡Que!?, ¿nos quieren atacar primero desde el aire con esa técnica mágica y luego sus golem de la muralla aprovecharan la confusión para hacer el resto? –Dijo Horaldez determinando la jugada del enemigo.

 

—Es como lo que hicieron contra los aventureros y Templarios –Recordó Jaxthen mi anécdota relatada —¡No lo permitiré!.

 

El semielfo tomo el escudo grande de madera de su espalda y lo cargo apuntando hacia el cielo más específicamente hacia el círculo mágico morado, las luces comienzan a descender pero un evento inesperado ocurre, estas antes siquiera de llegar al suelo, impactan contra algo en el aire, un escudo de energía y explotan en el contacto.

 

Lo mire detenidamente, aquel escudo era producto del semielfo, un aura de poder se manifestó alrededor del objeto defensivo que sostenía, revelando su naturaleza como un artefacto mágico, aquella protección se hizo menester sobre las alturas y eventualmente recibían las luces explosivas del circulo morado.

 

— ¡Resistiré lo posible, pero si no detenemos al causante de ese ataque, antes de que mi defensa se venga abajo, será el fin del campamento! –Advirtió Jaxthen.

 

— ¡Je!, eso es fácil, ¡es esa cosa! –Señalo el líder de Anarquía al golem del brazo izquierdo de cañón y cristal Navum en la frente.

 

De la extremidad izquierda de la armadura de Horaldez, las escritura mágica impresa en rojo que repetían varias veces la palabra “Ataque”, comienzan a desplegarse sobrenaturalmente de esta y forman en la mano misma de la extremidad una espada completamente roja, acto seguido el líder de Anarquía agita el arma desatando un ancho corte de energía rojizo que se extiende hacia las arañas golem y el nuevo modelo.

 

Un estallido explosivo se produce del corte mágico al alcanzar sus objetivos, pero para sorpresa, estos continúan entero e ilesos, pues un círculo mágico morado de protección se había manifestado sobre cada uno de ellos resistiendo el ataque del líder.

 

El nuevo modelo de Golem hacia chispear el cristal de Navum en su frente, cuando los círculos mágicos morados defensivos desaparecieron este dejo de causar dichas chispas, era bastante evidente que él había sido el responsable de defender a los golem de su alrededor, aquello fue una habilidad suya.

 

—Tiene suerte de que a esa distancia mi ataque no sea tan poderoso –Comento Horaldez.

 

Ciertamente ese nuevo modelo de golem inducia la sospecha de ser el posible responsable del círculo mágico con el bombardeo mágico aéreo, pero mi percepción debatía lo contrario, podía sentir la magia fluir de ese fenómeno y no percibía que estuviera anexado a ese ciborg.

 

Mi deducción me llevo a pensar que el auténtico usuario de ese ataque estaba más lejos, al otro lado de esa muralla levantada por los buscadores, no tengo manera de rastrearle aun por medio de ese círculo en el aire que manifestó, pero tengo una corazonada y como el líder de Orden dejo en claro, debe ser eliminado antes de que su escudo no pueda resistir más.

 

Los golem arañas inician su asalto descendiendo velozmente de los muros con sus mecanizadas patas arácnidas hacia el campamento de los buscadores para una confrontación directa contra ellos, el nuevo modelo por su lado se quedó arriba del muro, pero sin duda brindaría apoyo a los suyos desde esa distancia, tenía aspecto de que contaba con poder ofensivo a distancia.

 

— ¡Riha, Allum, Creik y Alan! –Cite el nombre de los cuatro —Ustedes junto a Douglas deben quedarse aquí y ayudar a los buscadores a defender el campamento.

 

— ¿Qué piensas hacer? –Pregunto la Lupian con un tono preocupante.

 

—Encontrar al problemático responsable de eso –Señale al círculo morado en el aire.

 

— ¡Amo, por favor permítame ir con usted! –Pidió el slime.

 

— ¡Yo también quiero acompañarte! –Insistía la loba.

 

— ¡Me niego!, ustedes deben apoyar a los buscadores, si el campamento cae, también será las pistas más cercana para encontrar al responsable detrás de todo esto, confíen en mí, no voy a morir tan fácil, sería demasiado estúpido e idiota caer ahora –Asegure con toda confianza —Acabare tan pronto con esto y volveré, hasta entonces ayuden cuanto puedan aquí.

 

Tanto el slime como Riha dejaron de insistir, se sintieron en cierta parte frustrado, pero comprendían la importancia de este trabajo, tanto el Enano guía como Alan me desearon suerte y sin perder más tiempo me equipe con Intense Iron en su modo Knight.

 

— ¿Qué piensas hacer aventurero? –Pregunta Horaldez.

 

—Patear el culo a quien quiere bombardearnos –Respondí de inmediato y luego me dispuse a correr.

 

Corrí a toda velocidad aumentada por los atributos sobrehumanos de la armadura, al estar a solo unos metros de la pared de la muralla, flexione mis piernas.

 

—Cuanto contigo, compañero –Dije en mis pensamientos dirigidos a cierta entidad.

 

Venas grises surgen del collar dirigidas a las extremidades inferiores de la armadura, estas se tonificaron y acto seguido ejecute un salto, uno lo suficiente alto para superar los 10 metros que abarcaban y sobrepasar la estructura al realizar una zancada en el mismo aire hacia adelante, el nuevo modelo de golem me miraba fijamente, podría darle lucha pero el tiempo era esencial, así que le ignore.

 

Descendí sobre aguas pantanosas pocas profundas, mi aterrizaje produjo una fuerte sacudida que llamo la atención de dos abominaciones, ambos eran “Trueno Bicéfalo”, electricidad morada surge alrededor del cuerpo de los cocos a través de sus púas del mismo color y abren sus bocas a la vez preparados para atacarme.

 

Expulsan rayos de sus fauces y justo en ese instante doy otro brinco sobrehumano alejándome varios metros de ellos, aterrizo a una considerable distancia y continúo mi camino, aquella corazonada me guiaba seguir de frente, pasar de largo toda abominación y no perder el tiempo.

 

Mi intuición no fallo, sea suerte o habilidad, había encontrado al origen del bombardeo mágico parado sobre una pequeña colina, se trataba de un golem de 2 metros de altura, en cada hombro poseía un cañón semejantes a antiaéreos, estos estaban unidos a un ancho cilindro de metal en la espalda que se extendía del cuello hasta la cintura, desde allí obtenía poder mágico que imbuía los cañones.

 

Podía sentir la magia en su cuerpo semejante al círculo bombardero sobre el campamento de buscadores, ver el aura del mismo color que los cristales Navum rodear aquellas finas piezas mágicas con apariencia de cañones modernos de mi mundo y el símbolo de la URSS en el pecho de la criatura mecánica confirmaba su bando.

 

A este punto ya consideraba a la amenaza del Ejército Rojo algo formidable, la mente maestra de todo esto había creado sin duda alguna una armada de ciborg que poco a poco van emulando armamento de mi tierra natal, ese modelo de artillero mezclado con magia era sin duda una magnifica pieza bélica.

 

El golem de los cañones apuntaba con su arma hacia el cielo, en dirección donde procedía el círculo mágico en el aire hacia el campamento, estaba inmóvil mientras el aura mágica morada envolvía su cuerpo, eso significa que debía mantenerse así para continuar su técnica de bombardeo, lo que le dejaba vulnerable, de no ser que no estaba solo.

 

Otros tres ciborg le protegían, dos de ellos eran del mismo tipo con el que luche en el escondite de buscadores en “Campo Malahierba”, mientras que el tercero era uno del nuevo modelo con un cañón por brazo izquierdo y un cristal Navum en la frente, para cuando notaron mi presencia, me encontraba a un alcance efectivo, con mi AK-47 a manos dispare contra uno de ellos.

 

Las balas disparadas de manera automática perforan su blindaje, centrándome en penetrar zonas vitales del pecho y por ultimo cabeza, tan pronto como abatí al primero, el nuevo modelo hace chispear el cristal Navum de su frente, creando escudos mágicos de color morado sobre sí mismo, el ciborg normal restante y el de los cañones.

 

— ¿Qué tan efectivo es esa defensa? –Pregunte en mis pensamientos.

 

Hice una prueba y dispare una bala contra uno de esos escudos, el proyectil en cuestión se detuvo al tocar el círculo mágico defensivo, cantidad de electricidad morada brotaba alrededor de la bala la cual comenzó a moverse como si el objeto tuviera convulsiones y acto seguido es expulsado hacia un costado impactando en el suelo.

 

—Es capaz de repeler una bala de rifle de asalto, interesante –Pensé entonces —Pero también me doy cuenta de algo…

 

Ninguno de los golem se movía para atacarme, se quedaban allí atrás protegido por el escudo, como tampoco podía atacarles, ellos menos podían hacer algo, su defensa también actuaría contra ellos si atacaran de su lado, pero imprevisto, observo un movimiento sospechoso por parte del nuevo modelo.

 

Este levanta su brazo izquierdo, aquel con el cañón, el miembro empiezan a imbuirse de energía mágica de Navum, en la punta del arma estaba empezaba a cargar poder mágico, ¿iba a atacarme?, pero en ese caso tendría que pasar sobre su defensa, pero si levanto su brazo en alto, entonces…

 

— ¡Mierda! –Me di cuenta al final.

 

El ciborg nuevo modelo dispara proyectiles de energía Navum como si fuera un mortero, me encontraba a tan solo unos cien y cuantos metros suyos, evadirlo con Intense Iron era sencillo, pues sus tiros eran lentos, sin embargo eran fuertes, estos al impactar explotaban como un disparo de mortero lo haría.

 

—No puedo tomar a la ligera a esa cosa –Pensé.

 

De uno de mis números bolsillo del cinturón, tome una granada, no era de fuego, acida o humo pestilente, esta era explosiva, el primer modelo de granada de mano, encontrar componentes que denotaran el poder de combustión semejante de una fue difícil, pero se pudo llegar gracias a la colaboración de la bruja alquimista de mi pueblo y las habilidosas manos de las brujas del aquelarre Cognitio, Nita y Maera.

 

Todo se reduce a la combinación exitosa de ingredientes alquímicos mágicos que desembocan en un potente producto inflamable en conjunto con conocimiento de herrería mágica y por último la intervención de energía ESP haciendo uso del fenómeno MIP (Movimiento de Influyo Psionico).

 

Tire del anillo de seguridad y la arrojo hacia el nuevo modelo de golem, la granada cae rodando a unos cuantos metros de distancia a espaldas suyas, el ser mecánico volteo mirando el objeto explosivo pero no lo hizo su defensa mágica.

 

—Lo sabía… -Dije en mi mente.

 

Ese escudo que es capaz de manifestar con ese cristal en su frente, no puede desplazarse, están colocadas fijamente en el sitio donde son creados, el nuevo modelo a tan solo unos cuantos metros de la granada recibe sin posibilidad alguna de evitar la explosión de esta.

 

Su cuerpo es sacudido por el intenso estallido, siendo expulsado hacia atrás hasta darse contra su propio escudo, esta electrocuta su cuerpo y causa el mismo efecto que en el proyectil haciendo que se moviera como si tuviera convulsiones y acto seguido es expulsado hacia un costado con brutal fuerza, entre el daño demoledor de la granada y de su propia defensa, era claro que fue su fin.

 

Los medios defensivos mágicos del nuevo modelo desaparecen, los golem restantes quedan expuestos, el único que podía atacarme me apunta con el brazo que disponía de sus cañones gemelos para dispararme sus balas redondas, pero inefectivo para seguir mi velocidad de movimiento, contraataco con mi AK-47 abatiendo al último guardián del ciborg artillero.

 

Ahora solo quedaba esa cosa, dispare al objetivo principal, primero atine a los cañones de sus hombros, tales estructuras resultando frágiles para mis balas que lograron destruirla, lo que cancelo el poder de bombardeo de esa cosa, pues el aura que le envolvía desapareció.

 

Al verse comprometido su función central para brindar apoyo de artillería contra el campamento de los buscadores, hace uso de uno de sus brazos para atacarme a distancia con proyectiles disparados por los cañones de fuego iguales al resto de los suyos, pero soy yo el primero en volver a disparar y quien le elimina al perforar su armadura en partes vitales del pecho y cabeza.

 

—Con esto el círculo mágico ha desaparecido –Asegure en mis pensamientos guardando mi rifle de asalto en la espalda.

 

Ahora que el golem fue vencido debía regresar con los demás, cuando reflexione sobre lo siguiente que haría, en eso escucho un ruido sospechoso que capto mi atención, provenía de mi retaguardia, al voltear, me encuentro con que el nuevo modelo de ciborg aun podía moverse, no ponerse de pie, pero levantar la parte superior de su cuerpo, me estaba apuntando con su cañón brazo, había cargado la suficiente energía mágica para disparar, tome la AK-47 de mi espalda pero no llegaría a tiempo para apuntarle.

 

Pero otro suceso imprevisto se hace menester, justo delante de mis ojos, una figura veloz desciende con todas sus fuerzas empuñando una pesada alabarda, aplastando la cabeza del ser mecánico y pulverizándolo en el acto, había eliminado a la amenaza que se disponía a atacarme, pero este nuevo individuo, ¿era amigo o enemigo?.

 

Lo mire fijamente, ¡no era humano!, se trataba de una semihumana de aspecto animal cuyo cuerpo lo recubre un pelaje blanco, su hocico se asemejaba al de un felino, con orejas largas similar a las de un conejo sobre una cabellera albina larga, sobre bajo de sus ojos resaltaba una corta línea roja y poseía además una larga cola.

 

Su altura aproximadamente rondaba por los 180 a 185, vestía una armadura de cuero ligera tachonada del torso hasta la cintura, poseía un cuerpo tonificado cuyos brazos denotaban a grandes rasgos ese aspecto, reconocía su raza, era una Sargaria, la semihumana me mira fijamente con ojos de asombro, sentía cierta familiaridad con ella al ver su rostro.

 

—Esa arma… -Dijo ella notando que observaba mi AK-47 — ¿Dónde has conseguido esa arma? –Me pregunto.

 

—Es mía –Le conteste.

 

—Esa arma que llevas, es igual a una que vi hace unos años, la utilizaba un niño, a quien estoy en deuda.

 

Sus palabras pronto hicieron eco en mis pensamientos, flotando alrededor de mi memoria, lo que esta Sargaria dijo me resultaba increíblemente familiar, su aspecto ya lo era en sí, pero con aquella declaración, solo una de su raza había visto mi AK-47 hace unos años atrás.

 

— ¿Tayra? –Pronuncie ese nombre en voz alta.

 

La Sargaria volvió a reaccionar con una expresión de sorpresa en su rostro al oír el nombre citado en mis labios, pues ella también cito un nombre.

 

—Roz…

 

Ella conocía el cómo me llamaba, no había duda, era la misma Sargaria con la que me tope cuando tenía 8 años, en aquellos días cuando la desgracia asolo sobre mi nueva familia llevándose a mi padrastro Walter y mi hermanastro Euber.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Uno de los golem araña es atravesado por Taladro Cinético del disparo secundario de la pistola de Riha, mientras que otro recibe un balazo por parte del revolver de Allum en el cuello encajándose el proyectil adentro del ciborg, acto seguido este explota revelándose como munición explosiva que destroza la cabeza del objetivo, aquellos fueron los últimos en ser destruido.

 

—Todos los golem fueron eliminados –Confirmo Allum.

 

Las cinco arañas golem habían logrado ser abatidas como también lo fue el nuevo modelo, este último a manos de Horaldez quien estaba al lado del cuerpo del ciborg, encima del muro, pronto el líder de Anarquía miro a la Lupian y al slime, más precisamente a las armas de fuego que llevaban consigo.

 

Salta desde donde está cayendo los 10 metros de distancia hacia el suelo y aterrizando sobrehumanamente ileso, avanzando hacia el grupo de aventureros, a su alrededor percibió los números de los fallecidos ante el ataque del ejército rojo, tanto de Orden como Anarquía, mientras que los aventureros, el Enano y el buscador independiente, quienes se mantenían juntos, estaban ilesos.

 

Sentía rabia por dentro, sabía que la razón del porque ese grupo había logrado confrontar fácilmente las maquinaciones del ejército rojo, se debía a aquellos artefactos mágicos inusuales, aquellas que él desconocía como armas de fuego, cuanto más observaba dichos objetos, más tentación sintió por estos.

 

Hasta que finalmente el líder de Anarquía se situó a solo 15 metros del grupo de aventureros, mirando con atención a la Lupian y al slime, o más bien, a las posesiones de sus manos que fueron dadas por Roz.

 

—No lo han hecho nada mal, aventureros –Elogio Horaldez al grupo de aventureros.

 

—Fue sencillo –Comento la Lupian guardando la pistola en la funda.

 

—No dudo que lo fuera, con tal sublime artefacto en manos –Dijo el líder de anarquía sin quitarle la vista a la pistola.

 

Allum se percató de los ojos codiciosos de Horaldez que miraban el arma de la loba, una mala sensación invadió su ser, como su mismo amo sentiría en aquellos momentos de incomodidad con relativa presencia de peligrar la vida, tal fueron sus sospechas que no tardo en recargar su revolver.

 

—Sé que Roz dijo que volvería, pero sería mejor que fuéramos a buscarle, solo por las dudas –Sugirió Riha.

 

—Con tal de salir de aquí, apoyo la moción –Opino el Enano.

 

—Mmm… honestamente no me importa que decidan, yo les seguiré –Dejo en claro por su parte Alan.

 

—Lo mismo digo –Dice Douglas.

 

—Estoy preocupado por mi amo, también quiero ir –Expreso Allum.

 

Tras haber ayudado y conseguir asegurar el campamento como se les pidió, el grupo por decisión de todos habían decidido ir a buscar a Rozuel, hasta que…

 

—No puedo permitir que se vayan –Dijo Horaldez.

 

Buscadores de Anarquía rodearon y desenfundaron sus armas blancas y a distancia contra el grupo de aventureros, magia emanaban en sus cuerpos con intenciones de combatir, Riha y compañía reaccionaron confusos como molestos ante tal hecho.

 

— ¡Oye!, ¿¡qué significa esto!? –Pregunta una furiosa Riha.

 

—Lo sabía… sabía que no podíamos confiar en estos malditos acechadores –Dijo el Enano empuñando su hacha pesada.

 

—No lo entiendo… ¡estamos de su lado!, ¿qué están haciendo? –Pregunto el calvo buscador independiente al líder de anarquía.

 

—Lo que es mejor para la zona prohibida y para Anarquía, van a entregarme esas armas y por su bien pediré la colaboración de ese chico aventurero que posee el resto de artefactos similares consigo, desde ahora tales posesiones pasaran a manos de mi facción quienes se harán cargo del ejército rojo, esta no es una petición, es una orden –Declaro Horaldez.

 

Continuara…

Anuncios

2 pensamientos en “Metalord Revolution Capitulo 124

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s