Metalord Revolution Capitulo 123

CAPITULO 123

CONFLICTO PANTANOSO

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Otro Ciborg, diferente a los anteriores se aparece ante nosotros al hacer contacto con un grupo de tres buscadores de la facción de Anarquía, su arquero es asesinado con el brazo lanza de la mecánica criatura e inmediatamente fija su blanco en otro de ellos.

 

— ¡Otro de esos golem araña del ejército rojo! –Exclamo el buscador de Anarquía del hacha pesada.

Apunta con su brazo derecho que tenía los cañones al mago del bastón de madera con un pequeño cristal de mana en la punta, el hombre en cuestión reacciona como si supiera el siguiente movimiento del monstruo máquina, creando una barrera con su magia, fortificándola con todo su poder mágico mientras obtenía más mana del mismo cristal.

 

El ciborg dispara de los cañones, balas redondas como de las maquinaciones inhumanas anteriores, por suerte, la barrera del mago resiste los proyectiles, pues las armas de fuego del ejército rojo eran inferiores a las modernas, con una defensa robusta y más aún impregnada de magia, se podría lidiar con ella.

 

Por desgracia, la defensa del mago del bastón no era absoluta, empezaba a agrietarse, en consecuencia la última bala antes de que la maquina quedara sin munición e iniciara su modo de recarga, logra atravesar la barrera del buscador y asesta en el hombro derecho de este, la herida ocasionada destruye la concentración del usuario de magia desvaneciendo su habilidad defensiva.

 

Mientras el mago cae de rodillas al suelo deteniendo la hemorragia causada por el proyectil, el golem inicia la recarga de su arma de fuego, el cual consistía en dejar inmóvil su brazo con dicho armamento unos segundos y de este un sonido de su interior se produce como si un mecanismo interior se activase, confirmando tal accionar de recarga al volverle al miembro de Anarquía.

 

Pero el buscador del hacha pesada no dejo a su compañero a su suerte, con el ciborg teniendo toda su atención en el herido mago del bastón, el robusto hombre ataca el brazo con los cañones propinándole una tajada sobrenatural de un poder mágico que había fortalecido el filo del hacha con un aura azul.

 

La maquinación pierde la mitad de su miembro con el arma de fuego, privándosele de esta última, valiéndose de su lanza de la izquierda, con la cual responde atacando a su agresor, pero un disparo en la lanza por el revolver de Allum desvía y hace retroceder al ataque del ser mecanizado.

 

Acto seguido realizo 9 disparos con mi AK-47 en su pecho que perforan su blindaje ocasionándole notable daño y le sigue Riha con un disparo de Taladro Cinético por parte de su pistola que atraviesa como frágil papel el pecho del monstruo, este tambaleaba mientras chorreaba a montón de su sangre morada.

 

Alan y Creik fueron los últimos en darle el golpe que derribo a la criatura, con una embestida de sus armas en la cabeza de este, además de hacer añicos el rostro metálico del ser, cae como un árbol derribado haciendo fuerte ruido en su impacto contra el suelo.

 

El buscador del hacha quien se encontraba asistiendo a su herido compañero, estaba abrumado por con nuestro poder, en especial de las armas que Riha, Allum como yo empleamos, a sus ojos eliminamos con mera facilidad a un monstruos que seguro para ellos les habría costado aún más.

 

—Como te he hemos dicho, venimos a ayudar –Le habla Douglas al buscador de Anarquía —Necesitamos contactar cuanto antes a los líderes de ambas facciones y estoy seguro de que tu herido amigo, agradecerá asistencia cuanto antes.

 

El hombre se mostraba aun algo desconfiado, pero mirando al esbirro del ejército rojo abatido, reconoció quizás en su haber, que el poder que disponíamos no era algo para alardear, levanto a su herido compañero para ayudarle a caminar y nos dijo “síganme” confirmando que nos llevaría a las personas con quienes debíamos hacer contacto.

 

Mire detenidamente al ciborg eliminado, mirando las partes nuevas que diferenciaban con los anteriores con el que tuvimos ese encuentro, me puse a pensar que quizás no sería el primer y único variante de esta cosa.

 

—El ejército rojo debe de poseer diversos modelos de ciborg a su disposición, como esta cosa dijo, se llama a sí mismo el “modelo Pauk” –Pensé en mi mente —Quien sabe que otros tipos de maquinaria de guerra cibernética posea y más si considera que usa el Navum como fuente de energía, magia y tecnología moderna combinada, que aterrador resultado cuando el enemigo hace uso de ella.

 

__________________________________________________________________

 

Guiado por el buscador de Anarquía, transitamos por un camino seguro del pantano, con el anochecer casi a cada minuto, las abominaciones de este sitio podían estar al acecho, lo que nos incitaba a estar en guardia y constante vigilancia a la mayoría de nosotros sobre nuestro alrededor, la fauna en si era una enemiga también como el ejército rojo.

 

Llegamos hasta un campamento montado sobre una extensa colina donde las aguas pantanosas no tocaba, al subir a ellas nos fijamos en las numerosas tiendas levantadas, los alrededores protegidos por muros que superaban los 10 metros, hecho de tierra mezclada con madera evidentemente fortificada y producto de magia, la parte no amurallada era de donde nosotros veníamos y estaba fuertemente vigilada por una dura barricada con buscadores armados a distancia.

 

—Esto es mala idea, es como meterse en la boca del lobo –Opino Creik sintiendo los nervios al acercarse entre tantos buscadores.

 

—Increíble, incluso los buscadores en término de recursos y personas que lo conforman, no tienen mucho que envidiar a los aventureros –Comento Alan.

 

Se podía observar la variedad de razas en el ambiente, tanto humanos como semihumanos, incluso elfos que era la primera vez que observaba a algunos en el lado de los buscadores, otro detalle que note era en los símbolos de la vestimenta de algunos.

 

Mientras que el símbolo de Anarquía era identificada con la imagen de un buscador de Navum vistiendo las mismas ropas que ellos, ocultando su cara con la capucha con solo su boca visible, con los brazos en alto, en su mano izquierda sostenía un cristal de Navum y en su mano derecha un cetro que irradiaba magia en forma de un aura.

 

Los de “Orden”, por su parte presentaban una imagen de un buscador vistiendo prendas similares que ocultaban su rostro con solo su boca visible, pero en él, sus manos sostenían una espada desde la empuñadura la cual yacía apuntando hacia el suelo, en la espalda portaba un inmenso escudo.

 

No me costaba deducir o interpretar ambos símbolos, en el de “Anarquía”, denotaba esa imagen de poder y riqueza con el cetro y el cristal de Navum en las manos, mientras que en el de “Orden”, se percibía esa sensación de “honor” y “protección” con la espada en las manos, la postura en la forma que lo sostenía y el escudo en la espalda, pero era meramente mi interpretación.

 

Los hombres de la barricada nos detuvieron, pero al ver al buscador de Anarquía cargando a su compañero herido, no se mostraron tan fuertemente hostil con nosotros, el sujeto del hacha hablo con ellos primero, evitando los conflicto incensario, a los pocos minutos un grupo de Anarquía se llevan al mago herido, lo más seguro es para que le brinden la atención curativa que necesitaba, el buscador del hacha vuelve hacia nosotros para comunicarnos el asunto de nuestra petición.

 

—Pueden pasar, pero deben seguirme, los llevare con ambos líderes, no intenten nada sospechoso o sufrirán las consecuencias, pues nadie confía en ustedes, incluso en ti, buscador independiente –Esa última advertencia fue dirigida a Douglas.

 

Nos dejaron pasar tal y como el buscador de anarquía nos dijo, no estuvimos fuera de la mirada de desconfianza y sospechosa de casi todos en el campamento levantado, los alrededor se podían notar no solo tiendas de campañas usadas para descansar, incluso se armó para una herrería, un pequeño laboratorio de alquimia, un hospital y una zona en donde comer.

 

Podrán ser dos facciones ajenas a un gobierno o fuerza armada, pero no tenían que envidiarle a una, poseían todos los elementos para formar una armada, o en este caso una resistencia, ya que al fin de cuentas ellos están luchando contra la amenaza del ejército rojo.

 

De tanto observar a nuestro alrededor, no nos habíamos dado cuenta de que habíamos llegado a nuestro destino, a una tienda considerablemente llamativa, era la más grande de todas y a sus lados se encontraban unos estandartes de las facciones, la del lado izquierdo estaba de Anarquía y del derecho la de Orden.

 

—Dentro de encuentran el líder de la facción a la que pertenezco y la de Orden, ambos han sido informados de su llegada, se los advierto, no les hablen de manera altanera y provocadora, no les falten el respeto, en especial a nuestro líder, están advertidos –Nos deja en claro el buscador del hacha pesada.

 

Al ingresar, notamos la inmensa mesa plagada con numerosos papeles y un mapa que detallaba la zona del pantano corrompido, hojas que ilustraban al enemigo y sus puntos débiles como fuertes, entre ellos a los hombres lagartos de armadura, los primeros ciborg con los que luchamos y aquella con la parte inferior igual a una araña.

 

Incluso note que unas pocas hojas que describían en detalle sobre otro modelo de un ciborg con el que aún no habíamos tenido un encuentro, su apariencia en tamaño es igual a los primeros del trio que irrumpieron en el escondite subterráneo de los buscadores, su brazo derecho portaba los dos cañones de fuego, pero el miembro izquierdo era más semejante a un cañón, por la forma deducía, ¿un lanzacohetes?, no, la boca del arma tenía una forma semejante al de un cañón de esas de la época colonial y el último detalle en notar era la presencia de un pedazo de cristal Navum pegado en la frente del casco.

 

—Con su permiso, he traído a los “visitantes” del exterior junto al buscador de Navum independiente –Notifica el hombre del hacha pesada a los líderes como si fuera sus superiores.

 

Los líderes estaban acompañado de algunos otros buscadores de sus respetivas facciones y de seguro de su mayor confianza al estar a su lado, un dato curioso es que de parte de Anarquía estaban presente integrantes mayormente humanos y en Orden la mayoría eran semihumanos.

 

En cuanto a sus respetivos líderes, el jefe de Anarquía tenía el aspecto de un viejo veterano, mientras que el de Orden se veía como alguien joven, pero no era del todo humano, en el sentido de que lo era a la mitad.

 

El líder de Anarquía se veía como un hombre de piel caucásica, portaba una armadura pesada negra sin casco, escritura mágica impresa en letras azules y rojas yacían sobre las extremidades superiores de su vestidura metálica, del izquierdo ponía en rojo en letras grandes y repetidas varias veces la palabra “Ataque”, mientras que el derecho en azul ponía varias veces y repetidas la palabra “Defensa”.

 

Su largo y despeinado cabello originalmente parecía ser de color negro, pues el color blanco se había apoderado de su cuero cabelludo, junto a la existencia de una barba del mismo color, denotando su edad avanzada, de sus ojos café, tenía una cicatriz del ojo izquierdo que relucía en él la mirada tenaz de un luchador nato y su cuerpo robusto dejaba en claro su excelente condición física.

 

El líder de Orden mostraba una faceta más amistosa, con una piel casi bronceada, sus orejas eran puntiagudas, lo que denotaba su linaje elfico, pero a la vez observando con más atención las orejas, estas se veían más pequeñas que la de un elfo promedio y un poco más redondeadas que las de un humano, ¿qué significaba esto?, que él en realidad era un semielfo, un hibrido nacido entre la unión carnal de un humano y un elfo.

 

El semielfo portaba una armadura pesada de color gris, adornado con un grueso pelaje de animal, en su espalda cargaba un escudo grande de madera, junto a sus ojos esmeralda y corto cabello rubio, se notaba a grandes rasgos la belleza de su ascendencia elfica y lo más probable, era la herencia mágica nata de ellos.

 

El líder de Anarquía era presentado bajo el nombre de Horaldez balbamacabrus, de un temperamento serio, gruñón e indomable espíritu, mientras que el líder de Orden se llamaba Jaxthen Belomante, de actitud indulgente, paciente y fuerte sentido de la confianza.

 

—Con que aventureros, ¿eh?, la sola idea de tenerlos cerca, debería ser más que suficiente para ordenarle a mis hombres que los maten y hagan uso de sus cuerpos como carnada para los abominaciones de este pantano, después de todo lo que los suyos nos hacen pasar –Hablo Horaldez con hostilidad hacia nosotros.

 

—Cálmate Horaldez, no todos los aventureros ostentan la caza de buscadores, además es evidente que las razones para adentrarse a la zona prohibida son ajenas a ello, ¿no es así? –Hablo Jaxthen en nuestra defensa mostrando más tolerancia.

 

—Es tal y como dice, señor Jaxthen –Dice Douglas dirigiéndose educadamente a él.

 

—No es necesario ser formal, adelante, habla con total libertad –Le pidió el semielfo.

 

—No hay mucho que decir de mi parte, salvo que he venido con intenciones de ayudar a detener al ejército rojo, pero quizás ellos, en especial este joven –Me señalo a mí —Tiene algo más relevante que contarle y también impactante.

 

Douglas me dio la palabra, quizás su intención era que revelase la verdadera naturaleza de los “golem”, puede que hasta ahora nadie de las dos facciones lo haya notado aun y no sé cómo reaccionarían, los buscadores de aquel escondite subterráneo cuando tenían la evidencia delante de sus ojos, veían tal verdad con deseos de ignorarla, en especial los humanos quienes repudiaban al ver que esas cosas originalmente eran como ellos.

 

—Oh que bien, ¿ahora escucharemos a un aventurero?, ¿qué tan bajo hemos caído? –Opino con desdén el líder de Anarquía.

 

—Guarda tu desprecio para el enemigo, Horaldez, el aventurero puede que tenga y posea información que pasamos por alto –Comenta el semielfo.

 

—Je, ¿me pregunto qué tan “valioso” es esa información? –Se ríe con incredulidad.

 

Empecé a relatar el principio de como un grupo conformado por varios aventureros y Templarios nos adentramos a la zona prohibida en busca de un enemigo que había causado numerosas desapariciones en pueblos del reino vecino de los Enanos, de nuestro encuentro con los hombres lagartos de armadura, el cómo fuimos emboscado por ellos y termine separado de los demás, no detalle a fondo el uso de mis armas por supuesto, solo resumí lo importante.

 

Mi encuentro con Douglas en ese local de buscadores oculto, así como mi reencuentro con Riha y los demás, nuestro primer confrontar contra los “golem” del ejército rojo y la llegada al pantano donde nos topamos con el grupo de tres buscadores de Anarquía.

 

— ¿Dices que ellos vencieron fácilmente a ese golem araña? –Pregunta Horaldez a su buscador del hacha pesada.

 

—Sí, usaron esos extraños artefactos mágicos –Señalo el hombre mi rifle de asalto —Atravesaban sin problema la armadura del golem y uno ejecuto el disparo de un poderoso proyectil que fácilmente dejo un agujero en esa cosa.

 

—Hmmm…. –Se tornó pensativo el líder de Anarquía mirando mi AK-47.

 

Seguí con mi explicación pues aun no había llegado a la parte que importaba y era, que les conté acerca de la naturaleza de los “golem”, la verdad que se oculta ante todo ese metal imbuido con Navum, que dejado de ese montón y frio material, se hallaban seres humanos, la reacción de todos fue de suma estupefacción y la mayoría denotaba escepticismo.

 

—Esto es difícil de creer, ¿tienes alguna prueba de ello? –Solicito Jaxthen ante mi afirmación.

 

—Maldición… con un maldito carajo… -Se levantó Horaldez con una expresión de horror en el rostro.

 

Se quitó el guantelete izquierdo de su armadura revelando portar un anillo en el anillo anular, era de color caoba y tenía engranado una pequeña piedra cuadrada color blanco, cuando se la enseño a los buscadores de su facción, como al semielfo, estos quedaron boquiabiertos.

 

—Cuando dijo la parte de los “golem”, el anillo no reacciono como mentira ante esa afirmación –Dijo Horaldez.

 

—Ahora lo recuerdo, tu anillo es un artefacto mágico con el poder de detectar mentiras –Explico Jaxthen.

 

El artefacto mágico en cuestión era un objeto con la misma funcionalidad que un detector de mentiras, sin embargo, para funcionar necesitar estar lo bastante cerca de la persona y el usuario tiene que estar mirando fijamente a la persona que habla y pronuncia la afirmación, de esa forma, el anillo enviara un impulso a su dueño notificándole si aquello es verdad o una mentira, además otro rasgo aparte, es la piedra incrustada cuadrada, dependiendo de la veracidad de la afirmación, será blanco si es verdad y si es mentira se teñirá de negro.

 

—La piedra es blanca… entonces lo que el aventurero dijo… -Dice el buscador del hacha perplejo.

 

— ¿Son realmente… seres humanos con lo que hemos luchado?… –Expresa el semielfo su incomodidad emocional al saber la verdad acerca de los golem.

 

Todos los buscadores de la tienda yacían abruptamente impactados, que el ejército rojo pudiera crear tales “golem”, seres mitad máquina y humano, nunca en toda la tecnología mágica, se vio algo semejante, pues en muchas formas generaría repudio al considerarte esto antinatural en muchos aspectos.

 

—Humanos o monstruos, siguen siendo nuestros enemigos –Opina Horaldez con los brazos cruzados —En el instante en que se atrevieron a matar a los nuestros, a poner en peligro nuestro estilo de vida y tiranizar estas tierras, se volvieron nuestros jurados enemigos y de todo buscador en la zona prohibida, como tal tienen que desaparecer, que sean humanos no quita el hecho de que deban morir, son ellos o nosotros y bajo ninguna razón pienso ceder mi vida a esas cosas.

 

La determinación de Horaldez fue más que suficiente para motivar en sus buscadores y en el líder de Orden a no dudar de su lucha, cierto es que aun siendo su origen humano, seguía siendo el enemigo y no estos no dudarían en matarnos, como maquinas, tienen la ventaja de no ser perceptibles a las emociones.

 

—La razón por la que vinimos, es para saber si sus facciones pudieron lograr averiguar algo sobre donde podría estar el escondite de El Ejército rojo, de esa manera irrumpir a su base y destruirla, quedaría solucionado el problema, pero es más fácil decirlo que hacerlo –Comente.

 

—Mmm… ahora que lo dices, enviamos dos grupos de exploradores, cada grupo conformado por miembros de nuestra facción respetiva, con el objetivo de rastrear alguna pista que nos lleven a dar el sitio en donde se oculta el cuartel del ejército rojo, lo más sensato como arriesgado, es que sigan a uno de esos Golem –Comunico Jaxthen.

 

—Y lo más arriesgo, es que permitiste que esa semihumana formara parte de tu grupo, ¡ni siquiera es miembro de tu facción o una buscadora siquiera!, y para el colmo, pertenece a esa “raza” –Opino el líder de anarquía con un tono desdeñoso.

 

—La situación es demasiada problemática como para tomar en cuenta esos puntos tan triviales, yo no juzgo a alguien por su apariencia, a diferencia de ti –Le contesto el semielfo.

 

—Como sea –Cambio de tema Horaldez —Si viniste a ayudar, podrías empezar por decirme, ¿de dónde obtuviste esos artefactos? –Miro con tentativa atención mi rifle de asalto —Según mi buscador esas armas pueden fácilmente atravesar la armadura de un golem araña, y por lo visto no es única en su tipo –Expreso ese último comentario en relación a la pistola de Riha y mi Mauser C96.

 

No me gustaba a donde iba esto, sentía tensión en el aire, una que ponía en alerta mis sentidos, ese buscador líder de toda una facción de los suyos, miraba mis creaciones con evidente interés más allá de la fascinación.

 

— ¿Por qué no me dejas verlo más de cerca? –Me pregunto él extiendo uno de sus brazos.

 

—Puede verlo con los ojos, no con las manos –Dije en claro denegando su petición.

 

—Insisto –Replico él y sus buscadores se situaron a nuestro alrededor como si nos rodearan —Si realmente has venido a ayudar, entonces lo más sensato es que no nos ocultes nada, si esas armas son capaces de lidiar bastante bien con esos golem, ¿no sería mejor que nos contaras acerca de ellas?,  para empezar, ¿dónde las conseguiste?.

 

La pesadez del ambiente se hizo más notorio, este hombre pintaba ser más problemático de lo que creía, ya bastante era tener lidiar con todo un ejército de ciborg de un posible Trotamundos con fijación a la URSS, si las cosas empeoran, en el peor de los casos, tendríamos a toda una facción de buscadores de Navum como enemigo.

 

—Carajo, sabía que no debíamos haber venido –Opino el Enano guía sintiendo la inseguridad a su alrededor.

 

—Rozuel, esto no me agrada –Opino la Lupian con la misma mala sensación que percibía.

 

—Amo, cuanto usted lo diga… -Dice Allum como si esperase la señal para iniciar un tiroteo.

 

Alan disimulaba bastante bien su tranquilidad, sin dejar de estar atento a lo que se armaría y con sus manos cerca de sus dagas, en cuanto a Douglas, se mantuvo en silencio y notando que miraba a su alrededor, no se encontraba en su confort, el ambiente a cada segundo se hacía más tenso, el semielfo tracto de hablar con el líder de Anarquía para hacerle razonar de lo que sea que tenía en mente.

 

— ¡Oye Horaldez!, no sé qué en que estás pensando, ¡pero no nos des más problemas!, no es necesario hacer las cosas de esta manera –Insisto el líder de orden.

 

—Eres blando Jaxthen, por eso mi facción es el que más territorio ha abarcado en la zona prohibida a comparación de la tuya –Comento él haciendo molestar a los miembros cercanos de Orden —El problema con el que lidiamos ahora, la amenaza del ejército rojo, no es algo para tomar a la ligera, esta no es una lucha ordinaria, es una guerra, y hare lo que sea para que mi facción salga ganadora.

 

Sus frías palabras de seriedad hicieron que me pusieran más en guardia, mire fijamente al líder de Anarquía chocando miradas de enemistad, sus hombres parecían esperar la señal de su jefe para actuar, no había duda de que esto desembocaría en problemas bastante tediosos.

 

— ¡EMERGENCIA!, ¡ESTO ES UNA EMERGENCIA! –Entra un buscador de Orden a la tienda todo alterado y nervioso.

 

— ¿Qué sucede? –Le pregunta su líder.

 

— ¡NOS ATACAN!, ¡LOS GOLEM DEL EJERCITO ROJO INVADEN EL CAMPAMENTO!.

 

— ¿¡QUE!? –Exclamo Horaldez corriendo hacia fuera de la tienda.

 

Todos salimos hacia fuera y los vimos con nuestros propios ojos, la noche había caído y bajo el oscuro manto, encima de los muros cinco golem arañas se habían subido a ella, además lo acompañaban uno de esos nuevos modelos que poseía un cristal Navum en la frente y un cañón por brazo izquierdo.

 

Pero lo peor se manifestó con lo siguiente, del cielo un círculo mágico morado se formó en medio del aire, tres luces esféricas del mismo color surgieron de esta girando alrededor de dicho círculo, lo recordaba, ¡es como aquella vez que usaron para emboscar a los grupos de aventureros y Templarios a la vez!, lo estaban haciendo de nuevo.

 

Continuara…

 

EPILOGO:

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

En alguna parte de la zona prohibida, una base oculta se halla entre altas zonas rocosas y densa vegetación seca de árboles de varios metros, un cuartel escondido con la bandera templara en alto revelaba los dueños de esta morada.

 

Un amplio patio del que transitaban numerosos miembros del personal tanto militares como eruditos, un edificio de varios metros y pisos, constituidos por numerosas áreas, mostraban en evidencia ser una instalación Templaría costosa.

 

Un escudo se erigía alrededor de la base, mantenido por una piedra de mana del tamaño de un hombre adulto y resguardada en lo alto de una torre, aquello tenía el poder de ocultar la presencia tanto física como mágica de los Templarios y sus estructuras.

 

Un pequeño escuadrón Templario atraviesa el escudo, lo conformaban 10 personas, el líder se presentaba como un hombre de pelo oscuro corto con un flequillo que casi le cubre el ojo izquierdo, complexión fornida, llevaba puesto una armadura de cobre de cuerpo completo con excepción de su cabeza, cubierto con un manto blanco con el emblema Templario, en su cintura llevaba de su lado derecho una cimitarra con un cristal rojo incrustado en la empuñadura y en su izquierda una espada liviana con un cristal amarillo en la empuñadura.

 

Aquel era el Comandante Frederic y a su lado lo acompañaba su más fiel soldado, un hombre de lentes de cabellera castaña que llevaba consigo un cofre de hierro que contenía en su interior las pociones de resistencia al Navum. El comandante es recibido por un erudito joven cuya vestimenta la conformaba un grueso manto blanco que abarcaba del cuello a los pies, con el emblema Templario en el pecho y espalda de la ropa.

 

—Lo estábamos esperando, Comandan Frederic –Le recibe el erudito mostrando sus respetos.

 

—Siento la tardanza, el enemigo que nos embosco nos dio bastante problema, pero aprovechamos la situación para separarnos de los aventureros –Relata el comandante Templario —¿Y bien?, ¿todo está preparado?.

 

—Sí, mi comandante, llegaron hace unos días de Sanctuary.

 

El erudito señalo una serie de cajas pesadas con semejanza a contenedores, apiladas en el patio de forma ordenada una encima de otra en pilas de tres.

 

—Vaya, me pregunto por cuanto habrán sobornado a los Enanos para que hicieran la vista gordo y permitieran traer esto hasta aquí –Comento Frederic.

 

—Parte del ejercito de los Enanos ocultan el secreto de nuestra base a sus superiores, mientras llenemos de oro sus bolsillos, mantendrán la boca cerrada, no hay de qué preocuparnos –Dijo el Erudito.

 

Repentinamente la torre emite un pitido semejante a un chirrido metálico que cesa unos segundos.

 

— ¿Qué fue eso? –Pregunto Frederic.

 

—Es la señal de alerta cuando intrusos atraviesan la barrera, mire –Señalo el erudito.

 

Desde un lado de la barrera, abominaciones de la zona prohibida surgían del otro lado para invadir la base templarías, de la docenas de monstruos estas estaban conformada por “Astas Toxica”, “Jabalís Lanzas” y “Lobos necrófagos”.

 

—Malditos monstruos, como si no fueran suficiente esos hombres lagartos extraños –Dijo Frederic preparado para darles pelea.

 

—Espere comandante, no será necesario que malgaste sus fuerzas, esta es una ocasión perfecta para probar el nuevo modelo de Golem de la serie X-1 que nos enviaron –Propuso el erudito.

 

Dos de los varios contenedores se abrieron de ambos lados, de su interior surgieron numerosos golem, maquinaciones bípedas pesadas de tres metros de naturaleza mágica, con un grueso blindaje gris, su cabeza se asemejaba a una humana pero carente de ojos o boca, solo poseían en el rostro un círculo rojo mágico que emulaba los movimientos de un globo ocular, en sus hombros además del emblema Templario, tenían grabado “X-1”, pero lo que destacaba más de esta unidad mecanizada por magia, era el arma principal que portaba.

 

En su espalda cargaban un depósito de tres cilindros unidos y conectados entre ellos, estos cilindros se encargaran de llevar dentro aceite de rana Fira, el cilindro del medio yacía conectado a un tubo metálico que se expandía hasta el brazo izquierdo del golem en forma de un pequeño cañón, mientras que su brazo derecho lo conformaba una espada y estaba anexado con un escudo en uno de sus lados.

 

Los golem se formaron en una fila como obedientes soldados, conformando dos docenas de ellos y avanzaron sin duda o titubeo hasta la horda de abominaciones, acto seguido las maquinas mágicas apuntaron con el cañón a las monstruosidades y escupieron fuego de su arma.

 

Las abominaciones no tuvieron oportunidad, las llamas del cañón del golem quemaban sin piedad a las horrendas criaturas, sus gritos de agonía se escucharon al unísono mientras su carne podrida ardía, el comandante como el erudito observaban emocionados el buen trabajo de las unidades X-1.

 

—Jejeje, sin duda Sanctuary me ha enviado un juguete de lo más impresionante, con esto podremos llevar a cabo nuestro verdadero objetivo –Dice el comandante adoptando una seria expresión —Vamos por ese “Djinn”.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s