Metalord Revolution Capitulo 121

CAPITULO 121

EL EJÉRCITO ROJO

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Un grupo desconocido se adentró por la fuerza a una guarida escondida de buscadores de Navum, todos estaban con la vista por el corredor de donde vendrían y sus manos sobre su arma predilecta, con su magia elevada listo para manifestarse cuando la situación lo amerite.

Pasos se oían acercándose del corredor, eran los invasores, estaban cerca, se podía sentir el pesar del aire entre los nervios de varios de alrededor, el grupo hostil llega hasta aquí revelándose, siendo un total de 4 individuos.

 

—Un momento… ¡pero sin son…! –Exclame en mis pensamientos.

 

Yo sabía quiénes eran esos cuatro, entrando de forma violenta y armando un alboroto que se podría desencadenar en una sangrienta lucha, el cuartero lo conformaban; Riha, Allum, Alan y el Enano guía Creik Rockfist.

 

La loba apuntaba con la pistola Desert Eagle X4 a los buscadores, Allum con el revolver Colt Python, Alan de sus dagas de empuñadura negra y hojas verdes, y el Enano su hacha doble, tan pronto la semihumana noto mi presencia me hablo.

 

— ¡Es Roz!, ¡allí esta Roz!, ¡hey Roz, por acá! –Su faceta seria que mantenía apuntando a los buscadores, pronto cambia a una amistosa al verme.

 

— ¿Los conoces? –Pregunta Douglas.

 

—Sí, son el grupo con el que estoy, tal parece que estaban buscándome y me encontraron –Le conteste al calvo hombre.

 

—Tus amigos son unos idiotas, venir a causar bullicio en un escondite de los nuestros, ¿acaso quieren morir? –Opina el hombre con exasperación.

 

Me alegro de saber que estaban bien y lo mejor es que me habían encontrado, pero en parte me desconcierta como preocupa la manera en que me hallaron, llevara a esta problemática situación.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Sobre la casa de una granja desconocido en un campo, era el edificio cuyo sótano llevaba a una guarida de  buscadores de Navum, Riha y compañía se encontraba en la entrada al dicho sótano, una trampilla de hierro ubicada en el suelo dentro de la abandonada casa de una pequeña habitación que alguna vez se usó como el cuarto de alguien.

 

— ¿Es aquí? –Pregunta el pelinegro Alan.

 

—No hay duda, es aquí –Corrobora Riha con su olfato.

 

—Sin duda, el amo esta allí abajo –Reafirma Allum.

 

—Entonces no perdamos tiempo y vamos por el muchacho –Sugirió Creik.

 

Pero aun tomando de la manija a la trampilla esta no se abría, pues estaba fuertemente cerrada, una voz se oyó del otro lado hablar a los cuatro.

 

—Santo y seña –Solicito la voz al otro lado de la entrada.

 

El custodio a la entrada de la guarida solo habría a quienes la contraseña conocían, pero ninguno de los cuatro tenía la menor idea de cuál sería, más la preocupación de Allum y Riha se hizo aún más notoria al descubrir que dicho lugar donde se hallaba Roz, estaba habitada por otros individuos.

 

—¿¡Hola!?, ¡nuestro amigo se encuentra allí dentro y quisiéramos ir por él! –Hablo Alan sin nervio o duda.

 

—Buen intento imbécil, sin santo y seña, ¡nadie entra! –Dejo en claro el custodio.

 

Esa respuesta solo hizo enojar al slime y la loba humanoide.

 

—¿¡Quieres un santo y seña!?, ¡te daré una que no olvidaras! –Patea furiosa Riha la trampilla y luego la apunta con la pistola Desert Eagle X4.

 

— ¡Ja!, ¿quieres intentar abrirla a la fuerza?, buena suerte, ¡el metal que la compone esta imbuido con magia para aumentar su resistencia! –Se mofa el guardia de la loba.

 

La Lupian no era tonta, un disparo normal no bastaría, así que fue por el disparo secundario del arma.

 

— ¡“Taladro Cinético”! –Exclamo el nombre de la modalidad del disparo secundario de la Desert Eagle como el santo y seña que el custodia recordaría de por vida.

 

¡BANG!…

 

La bala fácilmente atraviesa la puerta del sótano, atravesándola fácilmente e impacta contra el suelo del corredor, aquel que custodiaba la puerta tenía la suerte de haber estado asomado a uno de los lados cuando el disparo se efectuó.

 

Entre el fuerte disparo y la impresión de ver como penetro la estructura reforzada con magia de la trampilla, más el agujero que dejo el proyectil al dar contra el suelo, sus oídos le dolían, pero estaba más abrumado con el poder que presencio para que los intrusos tuvieran la oportunidad de adentrarse.

 

La trampilla quedo con un agujero notable, Allum convirtiendo sus manos en un par de garras, las clava en el debilitado metal y con fuerza la arranca dejando la entrada abierta para los cuatro, el custodio entre un intenso miedo se pone a correr para alertar al resto, moviéndose con todo prisa por el corredor para llegar a la sala principal del sitio en donde informaría a todos de la intrusión del cuarteto.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Con la violenta entrada que se dieron, todos los buscadores le tenían en alto aborreció, decidí intervenir cuanto antes de que esto se volviese un baño de sangre, pero antes de que pudiera hacer algo, Douglas se me adelanta.

 

— ¡Muy bien todos, cálmense, ellos no son una amenaza, son un grupo bastante ruidoso, pero no vinieron a ocasionar realmente problemas! –El calvo buscador actúa de mediador, situándose entre los dos grupos con las manos en alto.

 

— ¡Maldita sea, Douglas!, ¿¡eso tiene algo que ver contigo!? –Pregunta el gordo mercader pelón encargado de gestionar el sitio.

 

— ¡En realidad tiene que ver conmigo! –Me situé al lado de Douglas para hablar con todos — ¡Soy un aventurero, y ellos están conmigo! –Señale a mi grupo.

 

—Tu eres ese chico que Douglas trajo, ¡carajo Douglas!, ¿¡trajiste a un aventurero en mi negocio!?, ¿¡te volviste loco o el Navum finalmente te convirtió en un demente!?, ¡te todas las cosas problemáticas que has hecho, esta sin duda, es la peor! –Exclama furioso el comerciante apretando sus puños con rabia.

 

Los buscadores respaldaban los comentarios del comerciante, abucheando al calvo hombre que era su camarada, pero a Douglas poco le importaba, mantenía la calma en todo momento.

 

— ¡He llegado a un acuerdo con este aventurero! –Me señala a mí con el mover de su cabeza — ¡Llevamos a un mutuo arreglo para lidiar con el “Ejército Rojo”!.

 

La muchedumbre pronto cambio sus irritantes comentarios a unos centrados en lo demente que sonaba la propuesta del buscador.

 

—Tsk… ¡es absurdo!, ¡y si aún fuera el caso!, ¿¡en serio creen que un pequeño grupo de aventureros podría lidiar contra ellos cuando ni grupos enteros de buscadores pudieron hacer algo aun!?, ¡alardeas como dices estupideces! –Se expresó el comerciante.

 

Nuevamente el dueño del sitio tenía el favor del público de buscadores de Navum a su lado, ellos volvieron a linchar verbalmente a todos nosotros y en cualquier momento de las palabras, se tornaría a la violencia física, ¿cómo lidiamos esta situación?, lo que menos quiero es evitar este confrontar inútil, nada sacaríamos con asesinar a todos estos buscadores.

 

— ¡Dime Sahadoris! –Pronuncio Douglas el nombre del comerciante mientras le señala —¡Sabiendo que la amenaza de el “Ejército Rojo” se está volviendo un problema más serio a cada día que transcurre en la zona prohibida!, ¿¡qué piensas hacer tu al respeto!?, ¡porque no veo que tu o los tuyos hagan algo útil para variar!, ¿¡qué crees que ocurrirá cuando ellos encuentren tu guarida!?, ¡lo perderás todo!, ¡toda tu inversión y tú misma vida en el proceso!, ¡lo único absurdo es que critiques cuando ni comprendes por un mínimo de sentido común que todo el negocio del Navum corre jodido peligro y nosotros con ello también!.

 

El discurso de Douglas callo las agresivas palabras de los buscadores, murmullos se oían entre ellos difíciles de entender, pero era evidente que entendían el mensaje del calvo hombre, Sahadoris se mostraba frustrado como enojado de que alguien le diera un sermón, se notaba por el apretar de sus puños y la manera en que se mordía el labio.

 

—¡¡A callar!! –Golpea Sahadoris colérico la barra con sus manos cerradas — ¡¡Cuando vea siquiera que pueden lidiar al menos con un puñado de esos malditos del ejército rojo me creeré tus absurdas palabras!!…

 

— ¡AYUDA!…

 

Un hombre herido de una gabardina de cuero gris, llega desde el corredor por la destruida entrada al sótano jadeando de cansancio y con su boca sangrar.

 

— ¡Se…. se… se… acercan…

 

El hombre se desploma en el suelo cayendo boca abajo, revelando en su espalda la presencia de heridas de proyectiles penetrantes, por la forma del daño, dichos proyectiles parecían tener un aspecto pequeño y esférico.

 

El abatido sujeto era un buscador de Navum, sus heridas que sangraban, habían finalmente culminado con su vida, con sus últimas fuerzas, había corrido hacia aquí como si quisiera dar una advertencia, “Se acercan”, es lo que trataba de decir, ¿pero quienes?.

 

— Alguien se acerca, oigo varias pisadas venir por la entrada –Advirtió Riha con su sentido auditivo superior.

 

Ahora podía escucharlo como también como el resto, pisadas mecánicas provenientes del corredor se dirigían hacia aquí, no tardamos en ver a los intrusos quienes se detuvieron al notar ellos también nuestras presencias, quede anonado en parte al observarlos por primera vez, un grupo de 3 individuos inhumanos, o más bien unas máquinas.

 

Portaban una pesada armadura de pie a cabeza, no percibía rastro orgánico alguno en ellos, el casco que poseían tenía la forma de los cascos militares de mi mundo natal empleados en exoesqueletos de cuerpo completo, sobre la espalda tenían conectado un ancho cilindro de metal que se extendía del cuello hasta la cintura, pero la prueba definitiva de la naturaleza hostil de ellos, era el símbolo rojo era la URSS grabada en el pecho de su metálico cuerpo que revelaba su bando.

 

— ¡Son esos golem del ejército rojo, todos cúbranse! –Advierte Douglas a todo pulmón.

 

—“Amenaza hostil detectada, procediendo a directiva de combate” –Habla uno de los golem con una robótica voz —“Sométanse al Ejército Rojo o perezcan”.

 

El trio mecánico apunta al unísono con el brazo derecho, revelando en la muñeca de estos, la presencia de dos pequeños cañones semejantes a las de un arma de fuego, al ver que era lo que describí claramente, le advertí a mi grupo.

 

— ¡Resguárdense! –Ordene seriamente a Riha y los demás.

 

Los golem atacaban desde el corredor, tanto el Enano, Alan, Allum y Riha salieron de su visión de tiro al situarse al costado en la pared que se desembocaban a dicho corredor, los mecanizados soldados abrieron fuego, observe como todos aquellos buscadores que estaban en la línea de disparo recibían los proyectiles.

 

Ellos los disparaban continuamente desde esos pequeños cañones de la muñeca, no había duda, eran como mis armas de fuego, proyectiles metálicos lanzados a gran velocidad, penetraban la piel y protecciones metálicas que portaban algunos buscadores victimas de tal masacre.

 

—Pensar que habría alguien más que yo que usa la tecnología de armas de fuego –Pensé entre nervios.

 

Pero note algo que llamo mi atención, los golem solo podían disparar 20 rondas consecutivas y luego se tomaban 4 segundos para recargar, otra cosa era que el daño de penetración de su munición no parecían ser tan fuerte comparado a un balazo de mi AK-47, mientras estaba inmerso en ello, los buscadores se ubican en una segura cobertura y atacan a la distancia con proyectiles imbuido en magia y esferas de mana mientras los golem recargaban.

 

Los ataques de energía mágica eran poco efectivo pues la armadura del golem lograba resistirlo con eficacia aun cuando los recibía en números, flechas mágicas de arcos y ballestas por otra parte lograban clavarse en su metálica protección, pero solo se hundía hasta la punta, resaltando en evidencia el grosor de su defensa ante sus proyectiles fortalecidos con magia.

 

El trio mecánico estaba por atacar nuevamente, los buscadores se resguardaron, en cuanto a mí, les había pedido a mis compañeros no hacer nada aun, pues tenía que probar algo, me situé al borde de la pared e hice que venas grises salieran del collar dirigiéndose a uno de mis brazos, el cual se envolvió en la armadura de Intense Iron, los golem abrieron fuego y yo puse al descubierto en el corredor aquel brazo envuelto en la armadura en la línea de tiros de ellos.

 

Era un experimento arriesgado, pero debía comprobar mi punto, los proyectiles que los golem empleaban en el brazo blindado eran pequeñas esferas metálicas que disparaban a gran velocidad, se habían concentrado en fijar todos sus disparos en el miembro que les deje como tiro al blanco a propósito, el resultado fue satisfactorio.

 

Sus balas eran mediocres, no podían atravesar el brazo protegido con la armadura, sentía dolor evidentemente dado a que me golpeaba algo hecho de metal que se desplazaba rápidamente, pero su poder de penetración era inferior a mis armas de fuego, entonces era momento de comprobar mi otro punto.

 

— ¡Intense Iron – Modo Knight! –Me equipo con la armadura por completo.

 

Salí de la cobertura de la pared para situarme al frente del trio de golem, lo hice justo cuando estaban recargando, apunte deprisa con el AK-47 y dispare en modalidad automático, las balas de mi arma penetran su gruesa protección acribillando a los tres, gaste todo un cargador, pero comprobé que incluso la dureza de su defensa metálica no era rival para mi rifle de asalto.

 

Dos habían caído, pero el tercero seguía en pie, la cantidad de balas que había recibido fue menor a los otros dos, dado a que estaba situado a la espalda de ellos y uso a sus compañeros como escudos para que recibieran la mayor parte del daño.

 

—“Falla… de sistema… huida estratégica… en marcha”

 

Pensaba en huir, no podía permitirlo, aquella cosa volteo dirigiéndose a la salida mientras yo recargaba mi arma, pero no precise disparar, el último tiro lo dieron ellos dos, Allum y Riha, quienes eliminaron al último golem disparando al mismo tiempo mientras este intentaba escapar, habíamos logrado eliminar a ese pequeño grupo del ejército rojo.

 

—Oye… lo consiguieron… eliminaron a esos tres golem del ejercito…

 

— ¿Esto es real?, acaban de matar a esas cosas de una manera tan fácil…

 

— ¿Qué son esos artefactos mágicos que usaron para eliminar a esos golem?, es impresionante.

 

Los buscadores que habían logrado sobrevivir quedaron perplejos y abrumados con el poder que deslumbramos para acabar con el trio mecanizado, Douglas quien en todo momento se mantuvo resguardado observándonos a nosotros pero no ataco, se acercó al cuerpo de una de esas cosas y fortaleciendo su fuerza con su magia, arrastro el cuerpo de uno de ellos llevándolo lo más cerca de los ojos de Sahadoris.

 

— ¿¡Ahora crees en mis absurdas palabras!? –Exclamo él calvo buscador de Navum.

 

El comerciante estaba aún en shock emocional ante los recientes sucesos, su negocio invadido y atacado por golem del amenazante ejército rojo, y la eventual derrota de esto por los aventureros intrusos que fueron traídos por Douglas, al recobrar el sentido y asimilar las palabras del hombre calvo, balbucea con tartamudez en creerle sus absurdas palabras.

 

Mire los cuerpos de los golem abatidos, notando que por los agujeros resultados de los balazos que recibieron, brotaba un líquido morado oscuro, casi parecía sangre, con curiosidad me acerque tas retirar el Intense Iron de mí y estaba por tocarlo con los dedos de mi derecha.

 

— ¡No toques eso! –Me advierte Douglas —Esa cosa esta compuesta de Navum.

 

—No me gusta estar de acuerdo con la escoria de los acechadores del Navum, pero lo que dice es cierto –Confirmo el Enano ese punto al poner el medidor Navum cerca del líquido morado, haciendo que este reaccionara emitiendo un sonido leve que confirmaba la presencia de dicha energía en el residuo.

 

—Somos “buscadores”, no “acechadores” –Le corrige el buscador calvo mirando con antipatía al Enano.

 

—Claro, como todo en el reino de Nagret lo creen así –Opina Creik sarcásticamente

 

Ignorando el intercambio visual de desprecio entre el buscador y el Enano, decidí checar el cuerpo más detenidamente evitando tocar ese líquido toxico, el metal de este golem era sin duda de buena cálida, el grosor bastante notorio pero también me percate de otros detalle cuando puse mis manos en ellas.

 

—Ustedes deben de haber eliminado a unos cuantos de estos –Le hable a Douglas —¿Han tratado de ver como son por dentro?.

 

—No, matar a uno de esos golem implica penetrar su armadura e inevitablemente que derrame más de ese Navum líquido, eso los destruye, imagino que ese Navum en su interior actúa como el medio que les permite moverse –Contesto el buscador.

 

—Entiendo el punto, ¿pero porque no se han puesto a examinar estos golem más detenidamente con abrir a uno?.

 

—Porque cuando una de estas cosas “muere”, en cuestión de poco tiempo los cuerpos de estos golem se vuelven sumamente tóxicos e irradian Navum con más fuerza, los chicos de Sahadoris tendrán que sacarlos de aquí antes de que vuelvan su negocio una potencial fuente contaminada de Navum.

 

En decir que en cierto momento, que el cuerpo de los golem eliminados se torna en peligroso material contaminante de Navum, entonces debía proceder con mi examinación más deprisa, me puse a hurgar en la zona del pecho evitando las partes afectadas por los balazos y cuando llegue a tocar el casco confirme mi sospecha.

 

Más allá debajo de este pesado metal, había algo que no estaba hecho de lo mismo, gracias a mi habilidad ESP, no solo manipulo el metal, sino que los años que he estado en contacto con él me ha permitido hacerme con un tacto único.

 

Al poner mis manos y sentirlo, es como si lo escaneara y en mi cabeza se grabara una imagen parecida a la de una tomografía, podía ver todo el cuerpo del golem imaginado en un plano mental y la cantidad abundante de esta en su interior y en esa “examinación”, detecte algo que no concordaba bajo ese casco.

 

— ¿Qué es esto?…

 

La idea de retirárselo fue lo siguiente que se me vino a la cabeza.

 

— ¿Qué hace amo? –Me pregunta Allum.

 

—Quitarle este casco –Le dije.

 

—Suena interesante, me gustaría ver como son esas cosas por dentro –Apoyo la loba mis intenciones.

 

—Más bien suena inútil –Afirma Douglas —No hay tiempo para desarmar esas cosas, la armadura de estos golem están fuertemente pegados y antes de que logres abrir ese casco o quitarle la cabeza, para entonces se volverá toxica y mortal para el contacto –Advierte él.

 

Pero yo contaba con algo mejor para retirar ese molesto metal de encima, mis propias capacidades como esper, no perdí tiempo y puse enseguida la palma de mi mano derecha sobre la cara del golem, concentre mi poder, que mi energía ESP hiciera lo suyo, el PSI me permitió hundir los dedos en el interior de la metálica estructura y acto seguido, con fuerza lo retiro revelando que aquella cosa era realmente un casco y no solo una cabeza de golem, pues descubrimos enseguida la auténtica identidad de este “golem”.

 

— ¿¡QUE MIERDA!?…

 

— ¿¡QUE SIGNIFICA ESO!?…

 

— ¿¡ESO ES UN GOLEM POR DENTRO!?…

 

— ¿¡ESTO ES REAL!?…

 

Numerosos comentarios de fuerte impacto surgieron al mostrarse el auténtico rostro del golem, incluso yo quede atónico al presenciarlo tan de cerca, bajo el casco había una cabeza humana, pero no solo una cabeza, dentro del mismo golem, lo conformaba el cuerpo entero de una persona.

 

La piel del individuo era albina, su cuero cabelludo casi ausente como si hubiera quedado calvo de golpe, estaba frio, evidencia de que ahora era un cadáver, pero no hay duda alguna, no era una máquina, era un ser humano dentro de una.

 

—Riha, ¿podrías hacerle un corte a la mejilla? –Le pedí a mi compañera lupina.

 

—Enseguida –Contesto animada creando una pequeña cuchilla con su poder para generar acero.

 

Hizo una pequeña incisión con mis indicaciones sobre una de las mejillas del cadáver, de la herida brotaba sangre morada oscura, confirmando que aquello era su sangre, pero mi sorpresa no termina allí, con mi habilidad ESP detecto algo más impactante.

 

El cuerpo de aquella persona, estaba anexado al golem como parte de su fisiología, es decir, su cuerpo estaba combinado con piezas mecánicas, no solo el exterior, sino su interior también, podía sentir el metal dentro de su organismo, a este pobre diablo se lo introdujeron minuciosamente de alguna manera quirúrgica quizás, pero no había duda, era un humano convertido en máquina, convertido en un golem.

 

Entonces recordé sobre los secuestros, de aquellos llevados a la fuerza de las aldeas del reino de Luthe y los secuestrados buscadores de Navum que Douglas menciono, según en detalle él dice que los raptados, según testigos, eran siempre humanos, nunca semihumanos, entonces…

 

—Creo que encontramos a las personas secuestradas –Afirme en voz alta ante todos los presentes.

 

—Espera… ¡espera un momento!… esa cosa… no es humana… ¡es un golem! –Dice Douglas alterado.

 

—Es tanto golem como humano, a este sujeto lo han sometido a un proceso en el que su cuerpo fue fusionado con partes mecánicas –Aclare.

 

— ¿Dices que es una especie… de mitad golem y humano?, ¿existe siquiera algo así?, eso es… absurdo –Opino el buscador seriamente conmocionado por tal verdad.

 

No solo suena absurdo, es increíblemente descabellado, pensar que alguien, un Trotamundos ha conseguido los medios para hacerse con esta tecnología en este mundo, pues sin duda alguna esto es lo que la ciencia definiría como un “organismo cibernético”, un ciborg y puede que la naturaleza del “Ejército Rojo” sea esta.

 

Continuara…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s