Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 20

CAPITULO 20

 

Sus ojos se abrieron con confusión al ver los primeros rayos del sol, la parte inferior de su cuerpo estaba sumergido en el agua, al bostezar y con sus sentidos todo despierto, miro a su alrededor y recordó las acciones que llevo a cabo en las últimas horas.

 

—Claro, ahora lo recuerdo –Dice Peter.

Se encontraba desnudo en el lago, no es el mismo donde sostuvo relaciones sexuales con aquella cazadora y eventualmente la asesino al transformarse por primera vez en un hombre lobo, era otra localización en el mismo bosque, este lago en términos de tamaño era más pequeño comparado al anterior, había pasado la noche durmiendo allí.

 

—Primero quería descansar luego de caminar varias horas en el bosque de noche, cierto, halle este lago y me relaje en él, el agua tiene una temperatura cálida…

 

Un inusual árbol grande de madera y hojas rojas estaba situado en medio de aquel lago, fue el punto donde Peter recostó su espalda mientras se relajaba en él, se dejó llevar por el rato y eventualmente el sueño le invadió quedando por consiguiente dormido, pues el agua donde su cuerpo sumergió no era fría ni muy caliente, casi como un baño termal, tenía una temperatura cálida que al cuerpo agradaba.

 

Al salir, noto que no tenía un solo signo de arruga en su cuerpo pese a la cantidad de horas que se quedó allí adentro, el agua siguió manteniendo esa reconfortarte temperatura, Peter se percató que en todo momento que estuvo recostado sobre el árbol de madera rojiza tampoco era fría, sino también cálido como el lago, ¿podría el extraño árbol tener alguna naturaleza única responsable de la temperatura del lago?.

 

Se dirigió hacia su ropa situado en la orilla para vestirse inmediatamente, pues no tenía nada a la mano con que secarse y le daba igual seguir su camino a pie aun empapado, pues se le secaría eventualmente con el pasar del rato, pese a que el clima era algo fresco y se encontraba desnudo fuera de la calidez del agua, no sentía frio alguno.

 

—Mmm… ¿será porque soy un hombre lobo?.

 

Otra ventaja de los licántropos era su calor corporal, les permitía valerse aún mejor que el humano promedio en ambientes frescos aun sin abrigo o vestimenta de invierno, esto le daba a los hombres lobo la resistencia de resfriarse o caer víctima de enfermedades por choque de temperaturas en su cuerpo.

 

—Alguien se aproxima…

 

Su instinto le advirtió, de dos proximidades acercándose hacia su dirección, la sed de sangre de ambos era considerablemente bajo, no hubo tiempo para esconderse, pues las presencia llegan al lugar revelándose como dos mujeres de vestimentas ligeras, una portaba un mosquete en la espalda y la otra una espada en la cintura.

 

A primera visto parecían cazadoras con esos atributos, pero luego el muchacho percibió un olor familiar que también había notado en individuos como Lyra, la loba del arco Erian y Tharja, eventualmente noto la relación, era el aroma por excelencia de un animal salvaje oculto en piel humana, una que reconocía bastante bien, un licántropo, Peter había aprendido la habilidad de olfatear a los suyos en su forma humana.

 

— ¿Eh?, ¿pero que tenemos aquí? –Nota la mujer del mosquete a Peter.

 

—Mmm… lindo –Saborea con su lengua la segunda —No sé qué hace un humano aquí, pero me gusta que el desayuno este servido.

 

Pero antes de que alguna de las dos actuara, la loba del mosquete detiene los pasos de su amiga, ella haciendo uso de su nariz, percibe el aroma del joven peliblanco, Peter sabía que su propio olor revelaba también su naturaleza inhumana.

 

—No me lo creo… amiga, él no es un humano, ¡su olor no es para nada humano! –Dice la loba del mosquete conteniendo la emoción.

 

— ¿Eh?, ¿entonces qué es? –Pregunta entre dudas la licántropa de la espada.

 

— ¡Parece difícil de creer, pero creo que él es…!

 

Un cuchillo arrojado se clava cerca de las dos lobas poniendo sus sentidos del peligro en alerta, mirando en dirección de donde procedía.

 

— ¡Por aquí, encontré unos hombres lobos! –Exclamo la voz de una mujer de la dirección de donde vino el arma arrojada.

 

—¡Mierda!, ¿¡cazadoras a tan temprana hora!?, ¡vámonos de aquí! –Aconsejo la del mosquete huyendo.

 

—Adiós desayuno servido… -Dice su compañera entre suspiro retirándose también.

 

Peter ni se movió del lugar, pues tuvo una muy buena razón, la primera es que solo había una presencia procedente de la dirección de donde aquella supuesta cazadora da la llamada a los suyos para alertar de la presencia de hombres lobos en la zona y la segunda siendo la más destacable, era que dicha presencia la reconocía perfectamente, su sed de sangre es algo que vio en varias ocasiones.

 

De entre el follaje la presunta cazadora se muestra, siendo en realidad Lyra, quien acude al lugar emocionada al ver nuevamente a Peter.

 

— ¡Por fin te encuentro!, no tienes idea de cuánto llevo buscándote, estuve casi toda la noche haciéndolo, luego me dio sueño y descanse arriba de un árbol, sentí por fortuna tu aroma cerca y aunque era débil, pude hallarte, menos mal –Meneaba su cola licántropa.

 

—Lo haces sonar como si tuviéramos alguna clase de relación, de modo que voy cortar tu emoción de manera brutal y directa aclarándote las cosas –Dice Peter mientras se vestía —Lo nuestro en esa noche solo fue nada más que sexo casual, solo eso, simple y llanamente sexo casual, nada de relaciones cursi como noviazgo o emparejamiento, solo sexo casual y punto, es como tú misma dijiste, los licántropos son sexualmente activos, siguiendo tu lógica, entonces para ustedes el sexo casual debe ser algo tan ordinario como echarse un meo o masturbarse a mano cambiada.

 

—Bueno, entiendo lo del sexo… -Dice Lyra con sus orejas lobunas bajas.

 

—Perfecto, entonces no hay más que discutir, gracias por la noche de relax para mi ahora licántropo compañero de “allí abajo”, buena suerte y que la puerta no te dé en el culo al salir, con eso ultimo me refiero a que estas por cuenta, chao –Se despide Peter ya vestido y con su espada larga en la funda de su espalda.

 

El chico de pelo blanco sigue su camino guiándose por el mapa que tenía a la mano, le costaba entenderlo pero confiaba que estaba en buena dirección, en cuanto a la chica loba, no se dio por vencida, opto por seguirle caminando a su lado.

 

—Lo digo en serio, ya déjame en paz –Le dice Peter.

 

—Vamos, no seas así, ¿por qué no quieres unirte a una manada? –Le pregunta ella.

 

—Porque no se me da la gana, prefiero confiar y valerme por mi cuenta.

 

—Los hombres lobos son una raza que conviven mayormente en grupo, los lobos solitarios viven una vida amargada y excedidas de riesgo, normalmente esos tipos de lobos son aquellos que han sido expulsado de una manada como castigo, la tienen dura por su cuenta, ¿realmente quieres tener una vida así de difícil?.

 

—Consejo gratis niña, la vida no es fácil, o te adaptas y consigues una manera sustentable de vivirla o te rindes y que la mierda se te eche encima, así ha sido mi vida en los últimos 8 años, comparado a esto, es un mal chiste.

 

Lyra lo estaba perdiendo, su objetivo era conseguir convencerle de venir a su manada, pero el muchacho se mostraba reacio de socializar con los suyos, desconocía el porqué, sospechaba que quizás su vida como humano antes de que su licantropía apareciera no fue fácil y eso desemboco en que sostuviera el rasgo de no desear estrechar relaciones de confianza son otros.

 

—Al menos puedes decirme a dónde vas –Le pregunta ella.

 

— ¿Por qué debería hacerlo?, no me fio de ti y presiento que de decírtelo, iras con tu manada a avisarles de mi para luego emboscarme y llevarme la fuerza con tu gente, yo paso –Denegó Peter a contestarle esa pregunta.

 

—Que cruel, no soy alguien que apuñalaría por la espalda a alguien que me cae tan bien y tuvimos grandes momentos de libertinaje juntos –Dice ella con una solemne expresión de júbilo al recordar esos candentes hechos —Por mi parte quede reunirme con una amiga en el calabozo Moldevil.

 

Al escuchar Peter a donde iría ella, detuvo sus pasos.

 

— ¿Qué ocurre? –Pregunta la loba al notar su repentina cesar de caminar.

 

— ¿Dónde dijiste que vas?…

 

—Al calabozo Moldevil.

 

—Oye, ¿es tu primera vez en un calabozo?.

 

—No, he estado en algunos más de una vez, por ejemplo el de Moldevil, en varias ocasiones, ¿por qué esa repentina pregunta?.

 

Peter no podía evitar sentir en grandes rasgos el deseo de poner su palma sobre su cara para mostrar su exasperación al destino, ella tenía el mismo rumbo que él y en el fondo, el chico no confiaba del todo su manera de orientarse con el mapa, una oportunidad se le presenta de tener un guía hacia el sitio que esperaba llegar, pero no solo eso, la loba revelaba poseer experiencia con calabozos, en especial al que iba, lo que suponía un beneficio para su supervivencia al encontrarse en dicho terreno, pero tendría que aceptar su compañía para contar con esos beneficios.

 

Negar su ayuda era lo que más anhelaba, pues no deseaba unirse a ninguna manada, sentía que eso quebraría su estilo de vida, pero rechazar la ayuda de Lyra podría suponer un riesgo para la suya, desde perderse en el camino al calabozo al no seguir una orientación adecuada y con ello eventualmente nunca llegar a su destino o perderse en el mismo calabozo al su primera vez en uno, por lo que se tragó sus quejas y opto por la opción más lógica.

 

—Porque… tengo asuntos pendientes… en el calabozo Moldevil –Contesto Peter revelando sus planes.

 

— ¿También vas a ese calabozo? –Lyra sintió ese confesar como otra oportunidad y su cola animal se muestra por si sola meneando de una facilidad que no podía controlar.

 

Quiso abrazar al joven peliblanco de la emoción al ver que los dos viajarían juntos, pero él rechazo la sola idea fisiológica de hacerlo, el sexo era una cosa, pero los abrazos sentimentales por razones cursi era algo que prefería evitar.

 

Los dos continuaron la marcha de su viaje juntos, no había mucha charla de por medio, de hecho casi nada, pero eso a Lyra no le afectaba, el solo hecho de acompañar a ese lobo macho, la hacía sentir lleno de regocijo y de buen ánimo.

 

__________________________________________________________________

 

Su largo recorrido los llevo a salir del bosque, sus pasos los llevo hasta dar con un extenso camino rural en un amplio campo a su alrededor, llevaban varias horas de viaje y el atardecer estaba llegando.

 

— ¿Cuánto camino nos falta? –Pregunta Peter.

 

—Varios kilómetros más, no llegaremos para antes del anochecer, ¿te place acampar en la noche? –Le propone la loba.

 

—Podríamos llegar para este día si seguimos sin detenernos, además, ¿no tiene que reunirte con alguien?, debe ser molesto el tener que esperarte allá mientras tú te demoras a tus ganas.

 

—No te preocupes, estamos al día, la fecha límite de espera es de mañana, de hecho, íbamos a llegar con tiempo de sobra.

 

—No quiero imaginarme cómo íbamos a matar el rato si teníamos que esperarle nosotros.

 

—Oh, creo que lo sabes –Una expresión de picardía se hace menester en el rostro de la loba.

 

Siguieron transitando hasta toparse en su recorrido con algo que llamo su atención, con el camino de tierra se encontraron con una carreta detenida fuera del mismo por el que debería circular, una sospecha hizo eco en la intuición del dúo lupino.

 

Avanzando discretamente se encuentran con que su conductor, un joven hombre de la misma edad de Peter, yacía tirado en el suelo rodeado de 9 bandidos, responsable de detenerle y asaltar al pobre muchacho desarmado, la banda de criminales se componía de 8 mujeres y un hombre.

 

La mayoría de las féminas rosaban una edad de 20-25 años, también se hallaba una muchacha adolecente de 14 o 15 años siendo la más joven del grupo, el único hombre bandido tenía un aire veinteañero también y había una mujer cuya edad daba para 30 y pico, siendo la ultima la líder del revoltoso grupo delictivo, cada uno equipado con protecciones ligeras de tela y cuero, armada con dagas, espadas, pistolas y ballestas, pero todos en común usaban una bandana roja sobre su cabeza.

 

Continuara…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s