Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 17

CAPITULO 17

 

Anochecer de luna llena – En la profundidad del bosque cercano de la ciudad de Brahim – Lado sur…

 

Situados en el lago en donde Peter se transformó en un hombre lobo completo, su aullido atrajo la atención de tres mujeres lobos que estaban a unos kilómetros cerca, una de las integrantes del trio, se percató de que el aullido era un lobo macho, lo que instó al grupo a investigar, pero en su llegada no encontraron nada más que el cadáver de una cazadora, misma que el chico peliblanco asesino.

 

—Oye, Erian, no es que dudes de tu afinado sentido del oído, pero dudo mucho que realmente haya habido un lobo macho por aquí, ¿no te habrás confundido?  –Dice una de las licántropas.

Erian, otra de las integrantes del pequeño grupo de mujeres lobos, había vuelto a su forma humana, viéndose como una de cabello corto negro, de una estatura de 175, vistiendo un atuendo ligero de tela marrón, en su espalda llevaba un carcaj con varias flechas y su arma predilecta era un arco metálico identificado como un Gear.

 

—Sin duda esto fue obra de un hombre lobo, probablemente una novata en su primera caza, dejo atrás un buen botín –Dijo la segunda loba del grupo examinando el cadáver de la cazadora —Oigan, esta maldita tiene un buen equipo y además aquí trae consigo una bolsa con muchas Hemopetra, valió la pena investigar.

 

Erian observaba la ropa dejada atrás por Peter, cuando una de sus compañeras lo noto hizo un comentario al respeto.

 

—Mmm… se siente que el aroma de un hombre en esas prendas, si considero la situación, probablemente se estaba divirtiendo con esa cazadora y fueron tomados por sorpresa por la loba, el hecho de que la mujer este muerta pero no encontremos el cadáver del hombre con el que estaba, sugiere que esa licántropa probablemente se haya marchado a otra parte con él y esté pasando un momento “agradable” con su compañía para antes de comérselo –Teorizo la escena de los hechos la mujer loba —Esa novata dejo incluso atrás el equipo de ese chico, no nos vendrá mal tampoco.

 

Pero Erian detiene su mano para tomar las pertenecías de Peter.

 

—Sin duda alguna, aquí hubo un lobo macho –La nariz de Erian inhala a fondo el lugar —Volverá, vendrá a buscar su equipo, será el momento perfecto para hacer contacto con él.

 

— ¿Sigues con eso?, bueno, dejaremos entonces las cosas en tus manos –La loba ignora el equipo del chico y se agrupa con la licántropa restante.

 

Las dos lobas del grupo de tres se alejan dejando a Erian allí, quien tenía el plan de esperar a escondidas en el sitio, pues tenía la certeza de que aquel lobo volvería allí por sus pertenencias.

 

—En verdad está convencida de que un lobo macho está involucrada en esto –Comenta una de las mujeres lobas entre suspiro cargando las pertenecías de la cazadora muerta.

 

—Ya, ya, déjale ser a su manera –Responde la otra aceptando las cosas de buena gana.

 

—Podrá ser la loba más joven con el mejor olfato y oído desarrollado de nuestra manada, pero a veces huele como escucha cosas de más, además, ¿cómo sabe diferencia entre el aullido de un lobo macho y una hembra?, nadie de nuestra manada ha visto u oído a un lobo macho aullar alguna vez.

 

—Pero ella si ha oído y visto a uno aullar en persona, cuando tenía tan solo diez años.

 

—Ah, ahora recuerdo que ella lo menciono, casi muere ese día en el bosque a manos de unas cazadoras, entonces ese lobo apareció…

 

__________________________________________________________________

 

El sol se eleva anunciando el amanecer, Erian despierta escondida entre los arbustos percibiendo los primeros rayos del sol, toda la noche se mantuvo allí oculta esperando a que su suposición fuera correcta y aquellos esfuerzos dieron frutos.

 

Un hombre joven desnudo de unos 180 de altura e inusual cabello blanco aparece a escenas caminando con total naturalidad, acercándose a las pertenecías que se presumían era de un varón, miraba su esculpido cuerno masculino apretándose el pecho, deseando en el fondo que realmente fuera lo que ella suponía.

 

La mujer salió de su escondite mostrándose ante el muchacho, a primeras vistas el chico de pelo blanco se mostraba reacio hacia la presencia de ella, aprovechando mientras él lavaba su cara, olfateo su cuerpo desde su espalda.

 

— ¡Este olor… no hay duda…! –Pensó toda emocionada.

 

Peter reacciona de forma hostil intentando empujar a Erian al tenerla demasiada cerca, la chica retrocede a tiempo evadiendo su brazo.

 

—Oye, dijiste que no venias a molestar y me incordia bastante que desconocidos empiecen a olerme, ¿quién mierda eres? –Le pregunto con una expresión desdeñosa.

 

—Lo sabía… -Contesta ella —Eres un hombre lobo.

 

Eventualmente ella revela su identidad también como uno más de la raza de hombres lobos, cuando intento acercarse al chico fascinado de su hallazgo, una hostil presencia amenaza su vida, surgiendo con la evidente intención de tomar la suya.

 

— ¡Él es mío, es mi pareja! –Declara Lyra entre gruñidos con sus dagas empuñadas a mano.

 

Erian no tardo en tomar su presencia como una amenaza y obstáculo, armándose con su arco.

 

—No, él no es tuyo –Objeto ella —Puedo sentir su leve olor impregnado en tu cuerpo, pero este olor se siente ser reciente, debes de haberte encontrado con él hace poco, probablemente en la noche anterior y con total seguridad se aparearon aprovechando la influencia de la luna llena, si realmente fueran parejas, su olor en tu cuerpo sería mucho más intenso, tu afirmación es una mentira y es probable que ese lobo incluso… sea alguien ajeno a tu manada, incluso puede que ni siquiera tenga una –Dedujo Erian.

 

Lyra en lo más profundo de su ser se sintió sorprendido de lo tanto que la loba rival había descubierto tan solo sintiendo el aroma de Peter en su cuerpo, sabiendo la posibilidad que él no tenía manada alguna, no dudaría en llevarlo con los suyos, para las manadas en la actualidad, los lobos machos, eran considerable un recurso valioso y muchas matarían por llevar a uno a su lado.

 

—No te lo entregare –Afirma una Lyra con expresión amenazante dispuesto a dar lucha.

 

La loba tensa el arco sin llevar siquiera una flecha al arma, pues un proyectil surge de inmediato, una flecha hecha de energía producida por estáticas de la composición metálica del arco hace posible este fenómeno, lanza el proyectil pero este es rápidamente rechazado por las dagas de su oponente.

 

—Un arco Gear, puedes crear flechas hecha de nova, aunque esos débiles proyectiles son solo un inútil consumo del núcleo de tu arma, je, me subestimas –Comenta la loba de las dagas.

 

—Esas armas tuyas, son Gear gemelas, el poder equivalente de uno entero fraccionado en dos armas, de otra manera mi flecha de nova habría destrozado tus dagas si hubieran sido ordinarias –Aseguro la arquera.

 

Lyra realiza una zancada sobrehumana para acercar distancia con ella, la arquera no se queda quieta y salta denotando cualidades físicas superiores al hombre, atacando desde el aire con varias flechas de Nova, la loba pelinegra de las dagas rechaza algunas con sus armas y a otras las evade con destreza, aprovechando para acecharse poco a poco mientras evitaba sus proyectiles.

 

— ¡Te tengo! –Contraataca Lyra a la loba del arco al tenerla en su rango de ataque.

 

Pero la arquera toma rápidamente una flecha de metal del carcaj y la dispara en el suelo cerca de sus pies, el proyectil manifiesta concentrar energía nova de su interior y produce una barrera que recibe los letales filos del arma de Lyra, las cuales relevaban un vapor verde salir de las hojas.

 

—Veneno, con que es la habilidad de tu arma Gear –Dedujo Erian al observar el vapor verde.

 

—Un veneno lo suficiente para debilitar a un hombre lobo, casi equivalente que contar con un arma de plata –Dijo Lyra.

 

— ¿Eh?… se ha ido… -Dice una desanimada Erian.

 

—Sí, deberías irte.

 

—Estúpida, no me refiero a eso, él se ha ido.

 

Al voltear Lyra observa que Peter ya ni estaba en el lugar, su ropa incluyendo, no era difícil pensar que mientras las dos luchaban entre sí, concentradas en su duelo, el muchacho se vistió y se marchó.

 

— ¡No puede ser!, con lo que tanto me costó dar con él… -Dice una ahora desanimada Lyra con sus ánimos de luchar desapareciendo.

 

Pero las malas noticias no acaban allí, un fuerte rugido se hace resonar el sitio, fuertes pisadas presagian la presencia de un monstruo acercándose, atraído por todo el ruido producido de su combate, hasta finalmente mostrarse al lugar.

 

—No puede ser… ¡es una jodida broma!… –Exclama Lyra totalmente estupefacta.

 

Un gigantesco Cryptian obeso de 5 metros, tenía una grasienta piel grisácea, carecía de cabello y nariz, sus ojos eran completamente negros, sus brazos y piernas denotaban descomunal físico, su entrepierna estaba cubierta por un denso follaje verde y en su mano derecha cargaba un árbol entero el cual sostenía como si fuera una maza.

 

—Un “Ogro del Bosque Profundo”, no es de extrañar encontrarse con uno, considerando que esta es una parte muy peligrosa de la zona boscosa –Expuso la loba arquera.

 

Por si fuera poco, un grupo de 12 lobos monstruoso de ennegrecido pelaje y ojos rojos, rodean al dúo de lupinas, aquellas bestias salvajes de negro estaban en el mismo bando del ogro, pues como el primero, eran también Cryptian.

 

—Una manada de “lobos oscuros menores”, otro problema más –Añade Erian.

 

__________________________________________________________________

 

Peter por su parte camino por horas en el bosque buscando alguna dirección que seguir, gracias a su Instinto Asesino, podría evitar a los Cryptian en el camino, la razón del porque evitaba luchar contra ellos, es que sería un gasto de energía en vano, pues aun no había comido nada y para ponerlo peor, al no poder volver a la ciudad de Brahim, se hallaba completamente perdido en el bosque.

 

—No tengo ni idea de a dónde voy, podría dirigirme al culo del mundo y ni cuenta me daría, odio admitirlo pero estoy perdido y sin idea de a dónde ir, quizás debí quedarme con esa loba cargosa, quizás… -Pensó en su haber.

 

Una repentina presencia surge a sus espaldas, Peter voltea notando la presencia de una figura de túnica y capucha negra dejar algo en el suelo y luego marcharse entre saltos agiles de varios metros, no sentía poseer hostilidad alguna hacia él y tan pronto lo avisto, este se perdió entre el denso follaje de los árboles.

 

Sintió curiosidad y se acercó a recoger lo que aquel misterioso individuo dejo en el suelo, era una bolsa marrón, estaba cerrado con un nudo fácil de quitar, Peter abrió la bolsa y examino su interior, hallando trozos de carne seca, una cantimplora llena de agua y una nota escrita, la cual leyó de inmediato.

 

—“Si quieres conocer a la creadora de tus nuevas bendiciones, ven al calabozo Moldevil, allí te esperara” –Era lo que ponía la nota.

 

Peter no tardo en intuir que el mensaje hablaba de ella, la mujer lobo de 2 metros con un pelaje blanco mezclado con gris, la que mordió su hombro derecho y transmitió la licantropía, entonces quepa la duda, si ese individuo de túnica dejo esto para que él lo recogiera, ¿quiere decir que todo este tiempo él podría haber sido observado?, ¿y quién no asegura que los estén vigilando aun?.

 

El Instinto Asesino podrá ser una habilidad natural de lo más útil, pero no era perfecto, además tomando en cuenta que los licántropos poseen sentidos más agudos que los humanos y la existencia de herramientas tecnológicas impulsadas por la tal energía nova, puede estar siendo observado sin que su percepción única lo notara, solo si lo atacaran podría sentí y captar sus presencias, pero siendo solo observación, no había modo de corroborar la presencia de posibles sospechoso a su alrededor.

 

—Qué dilema… -Suspira y luego devora uno de los trozos de carne seca —Al menos mis acechadores son considerados y me trajeron comida, suponiendo que no estén envenenados…

 

Antes de continuar su nariz entonces siente algo, un aroma agradable que llama su atención, sintió la curiosidad de seguir el camino a donde llevaba ese rastro de olor, manteniéndose atento en todo momento, la dirección le llevo a dar contra el muro de una gran roca, hasta allí llegada el camino o eso parecía.

 

El olor era más fuerte y venia del otro lado de esa pared de roca, acerco sus manos como si quisiera buscar algo y de repente, estas atraviesan la pared rocosa revelando una pared ilusoria que ocultaba una entrada subterránea secreta, unas escaleras conducían abajo donde el aroma procedía.

 

—Esto me huele a trampas, pero es mejor que andar caminando perdido en el bosque –Dijo en sus pensamientos.

 

Peter no tardo en pensárselo demasiado y bajo por las escaleras, caminando por un estrecho pasillo oscuro, pero su vista ahora era capaz de ver mejor en la oscuridad, otro rasgo ventajoso de su licantropía.

 

Del pasillo llega hasta un extenso lugar bajo tierra con varias edificaciones resistente de madera y ladrillo, iluminados por numerosas antorchas, era como un pequeño asentamiento escondido, Peter olio detenidamente el aroma y se dio cuenta de donde procedía.

 

Sobre un pequeño altar, se hallaba un pesado incensario, un recipiente de cobre en donde su interior yacía un incienso que se liberaba por varios hoyos situados en la parte superior, pero aquel incienso no producía humo, se sentía su aroma en el aire, pero no había señal alguna de humo en el ambiente.

 

Pero Peter no tuvo tiempo para concentrarse en esos detalles, sintió la hostilidad de alguien acercándose rápidamente hacia él desde su lado izquierdo, el joven peliblanco se hace a un lado evitando el ataque de la hostil presencia, quien aporrea el suelo con un garrote de acero cubierto de púas.

 

—Nada mal, intruso –Le elogia la presencia agresiva denotando una voz femenina.

 

El joven peliblanco voltea para hallarse con una mujer adulta de piel bronceada, complexión alta, extremidades fornidas, vistiendo unos ropajes ligeros de piel del cual podía percibirse sus senos y abdomen en forma, sostenía el garrote con solo un brazo.

 

—Dime, ¿cómo hallaste este lugar?, humano –Le pregunta la mujer adulta pronunciando la última palabra con recelo.

 

Entonces noto otros rasgos más en su cuerpo, unas peludas y puntiagudas orejas con pelaje negro (además de llevar un arete perforado en la oreja izquierda), unos amarillentos ojos acompañados con unos notables caninos en su boca y como último detalle, su negra cola lupina, una mujer loba en otras palabras.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s