Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 15

CAPITULO 15

 

Peter estaba en problemas, el cuartero de cazadoras que encontró en su primer día en Eliux y habían visto su lado licántropo, se encontraban sobre la gran puerta custodiada por numerosos guardias de Brahim, una de ellas mirándole fijamente le reconoce.

 

— ¡TU! –Le señala una de las cuatro cazadoras, la chica de gabardina negra y espada pesada en su espalda —Ese cabello blanco, ¡eres ese…!

 

—Mierda, a este paso me va a delatar –Pensó él chico.

Sintió su sed de sangre en aumento e incluso la de sus compañeras de caza, Peter tomo la opción que considero más idónea, salió corriendo a todo paso cruzando al lado de la cazadora que había reconocido su identidad, ignorando la orden de la guardia para detenerse y ser inspeccionado.

 

— ¡Deténganlo, es un hombre lobo! –Revela la cazadora de gabardina negra.

 

— ¿Dijiste un hombre lobo?, ¡atención a toda la guardia apunten al objetivo! –Ordeno la guardia a cargo señalando hacia el chico peliblanco.

 

Peter aun le faltaba decenas de metros para salir del rango de visión de las armas de fuego y los cañones de artillería que le tenían en la mira, la guardia líder levanto el brazo a segundos de declarar la orden de fuego, cuando cerca de sus pies cae un objeto cilíndrico gris, ella lo miro detenidamente notando que era una…

 

— ¡Granada!…

 

Explota, pero de su interior no es fuego lo que libera ni algo mortal, era humo, una granada de humo había caído a los pies de la líder y desatado una extensa cortina que perjudicaba la vista, los fusileros y miembros de artillería cesaron su atención en el lobo que huía para asistir a la ayuda de su jefa, temían de un ataque vandálico sorpresa en la entrada.

 

__________________________________________________________________

 

Cerca de una hora después de alejarse de la entrada, Peter había tomado asiento en el suelo y recostó su espalda contra un árbol para descansar, recobrar el aliento y mientras lo hacía, reflexionaba sobre lo ocurrido.

 

—No esperaba que volviera a encontrarme con esas cuatro y lo peor… en el puesto de entrada de la ciudad, ¡carajo! –Refunfuña ante los recientes eventos surgidos.

 

Luego recordó la escena de su huida, vio que los guardias y las cazadoras estaban cegadas por una cortina de humo, alguien se los había lanzado, no sintió la sed de sangre de la persona responsable, quizás porque estaba fuera de su rango o demasiado centrado en la huida.

 

— ¿Quién habrá sido? –Se preguntó en su haber.

 

Tenía sus sospechas, pero sea quien fuera, gracias a la presencia del humo en escena, pudo huir ileso con éxito, ahora se encontraba con otros problemas, como su identidad inhumana fue revelada ante la guardia, es de esperar que ya no pueda entrar más a la ciudad de Brahim.

 

—Mi vida en una sociedad humana se fue al demonio –Llego a esa conclusión en voz alta —Ahora… tengo encontrar un asentamiento nuevo, podría arriesgarme a ir a otra ciudad lejos de Brahim, aunque a saber si mi identidad se extenderá allí, el problema es… que no conozca ni mierda donde estoy siquiera.

 

Su vida como cazador se ve opacado por la necesidad de encontrar civilización que le permita subsistir de dicho oficio, solo en una ciudad o poblado semejante encontraría un sitio para cambiar sus botines de Hemopetra por dinero, si cazara Cryptian ahora solo desperdiciaría fuerzas, necesitaba asegurarse primero de hallar un sitio al cual instalarse.

 

—¡Esta es la dirección por la que se fue!.

 

Una voz se oye a las cercanías, Peter también percibió varias presencias hostiles, escondiéndose entre unos gruesos arbustos, escucha las pisadas de numerosas personas rodeando el área en el que hallaba, todas eran cazadoras.

 

—¡Debe estar por aquí, hay que encontrarlo!.

 

Se confió al quedarse demasiado tiempo descansando que no pensó en que sería perseguido, para que las cazadoras pusieran bastantes ánimos en hallarle, solo podía deberse a cierto lucro benéfico que sacarían de él.

 

—¡El pelaje de ese hombre lobo vale bastante como para dejarlo ir tan fácil!.

 

Entre los numerosos comentarios de las cazadoras, destacaron aquellos que hablaban del valor de su pelaje, debido al escaso número de lobos machos como Lyra había explicado, para las cazadoras encontrar uno era bastante raro, lo que denotaba mucho valor en el mercado las partes de su cuerpo como su pelaje, colmillos y había otra cosa aparte también.

 

—¡Y tengan mucho cuidado de no dañar sus genitales, dicen que pueden fabricar esplendidos medicamentos afrodisiacos con los testículos de un hombre lobo!.

 

Incluso el propio aparato reproductor de Peter tenía valor económico y productivo en la sociedad humana.

 

— ¡Que hijas de puta, encima de querer despellejar mi cadáver, también me quieren castrar! –Pensó molesto el joven peliblanco conteniendo su ira.

 

El área del bosque en donde se hallaba, yacía totalmente invadido por las cazadoras, tratar de huir seria riesgoso, podría hallar a una o más veteranas problemáticas entre ellas y peor aún, a una Novamancer, aunque aún no había tenido una pelea contra uno, el hecho de saber que era alguien capaz de manipular una forma de energía como si fuera magia, era demasiado peligro para asumir.

 

Solo le quedaba la opción de esperar pacientemente a que todas se alejaran, eventualmente se cansarían de buscarle al no encontrar algún rastro suyo, sería un largo rato y a Peter la espera se le tornó en un inmenso aburrimiento.

 

__________________________________________________________________

 

—Me aburrí hasta el punto de terminar dormido, otra vez me encuentro aquí…

 

Volvió a encontrarse en el bosque tétrico del plano onírico, pero ahora había algo allí que antes no, sobre el sobrenatural cielo negro carente de estrellas, una luna llena se elevó, Licten quien estaba cerca, la miraba fijamente como si su mirada estuviera perdida en su luz.

 

—Está aquí… -Dijo la entidad lupina fantasmagórica.

 

— ¿Qué cosa? –Pregunto Peter desconcertado por su actitud de misterioso.

 

—La luna llena está aquí –El ente volteo mirando a Peter —La fase final de la transformación, ha llegado.

 

__________________________________________________________________

 

Volvió a la realidad de manera repentina, las últimas palabras de Licten le recordó algo que olvido cuando era perseguido, no sintió presencia alguna de hostilidad en los alrededores, era probable que las cazadoras ya se hayan marchado.

 

Pero había otro problema, la noche había caído, su sueño aunque corto, en el plano real habían transcurrido varias horas, miro detenidamente al cielo y allí lo vio, la auténtica y luminosa luna llena, los ojos del chico peliblanco la miraron fijamente.

 

— ¿Hmmm?… no siento nada.

 

No experimento sensación alguna, ni picazón, ardor o dolor, pensó entonces que su preocupación ante la manifestación de la luna era sumamente puro drama y la advertencia de Lyra solo una excusa para recurrir a su ayuda, pero como estaba comprobándolo, nada le ocurrirá, salvo que tenía sed, pero no podía culpar a su licantropía por una necesidad normal.

 

No traía consigo algo bebible y buscar en la ciudad era la peor elección, solo le quedaba el hallar la solución en la madre naturaleza del bosque, por eso se puso en marcha adentrándose más en el territorio boscoso.

 

En cuestión de minutos su búsqueda dio resultado, saliendo hacia un prado verde, hallo un lago de cristalina agua, Peter se acercó con cautela y bebió de ella, la frescura en su garganta aliviaba su sed y se dispuso a beber más como si quisiera saciar hasta el último tramo de su ansia.

 

—Para ser una noche con vientos frescos, empieza a hacer calor –Comento Peter con el secar de sudor en su frente.

 

Pronto más calor empezó a repercutir en su cuerpo, sintiendo la necesidad de quitarse el abrigo marrón y la camisa blanca, la refrescante brisa del aire en su torso al desnudo alivio un poco su acaloramiento, pero en cuestión de poco tiempo, su pecho se cubría de sudor al igual que su rostro.

 

—Este calor no es por el clima, no es normal –Dijo él y luego volteo mirando a la luna, intuyendo la situación — ¿Entonces está ocurriendo?, ¿en verdad la luna me está ocasionando esto?.

 

Su confianza otra vez le costó caro, tal fue el calor que sentía que termino por quitarse el resto de las prendas y sumergirse desnudo en el lago, el agua fría calmo su condición, sentía que solo estando allí podría soportar tal incordia sensación, hasta que…

 

— ¡Alguien se acerca! –Exclamo en sus pensamientos.

 

Una presencia se acercaba, aunque su sed de sangre era baja, seguía siendo un potencial problema, salió del largo y tomo su espada situado entre sus prendas, preparándose para cualquier situación que se avecinara, la presencia repentinamente se muestra como una mujer en sus veinte de largo cabello café, atuendo ligero de tela con alguna protecciones metálicas livianas, cargaba una mochila en su espalda y la lanza en sus manos de inusual aspecto que daba pistas de ser un Gear, revelaba a la chica como una cazadora.

 

— ¡Mierda!, creí que todas se habían marchado, no esperaba que una siguiera buscándome –Pensó Peter con inquietud.

 

— ¿Eh?, vaya, que encuentro tan “animado” con el que me topo –Dijo la mujer con tono de picardía mirando la masculinidad al aire de Peter.

 

— ¿Estás buscando también al licántropo? –Pregunto él.

 

— ¿Qué licántropo?, yo solo salí a cazar Cryptian y perdí la noción del tiempo hasta darme cuenta que ya era de noche –Contesto la cazadora — ¿Qué hay de ti?, ¿qué hace un apuesto y viril joven muy adentro del bosque en plena noche?.

 

—Solo digamos que salí a darme un chapuzón, ha sido un largo día –Se excusó el muchacho peliblanco.

 

Sintiendo la sed de sangre de la cazadora en los niveles más mínimo, ella no parecía mentirle, no sabía nada de la caza llevada a cabo contra suya, era ignorante de la auténtica identidad de Peter y eso fue un alivio oportuno.

 

El muchacho sintiendo el calor volver, regreso al lago para refrescarse, la cazadora con una mirada sagaz, empezó a desvestirse también y dejo su lanza justo sobre su ropa para meterse en el agua.

 

—Creo que también tomare un merecido descanso en el lago, no te importa, ¿verdad? –Dijo la cazadora nadando boca arriba cerca de Peter.

 

—Si no te molesta estar desnuda delante de un desconocido, por mí no hay problema –Dejo en claro el chico.

 

—Oh, al contrario, es todo un gusto.

 

Peter con casi todo su cuerpo sumergido en el lago, miro a la luna llena, sentía que con cada segundo que la observaba, todos sus problemas se tornaban en el olvido en su mente, como si hubiera encontrado paz interior.

 

Hasta que un par de brazos femeninos se aferraron a su cintura desde su retaguardia y un par de llamativos senos frotaban sobre su mojada piel de su espalda, era la cazadora cautivando el lado lascivo del joven.

 

—Oye, conozco una mejor manera de relajarnos, ¿te interesa? –Le propuso al oído con palabras seductoras.

 

Era una petición que no podía rechazar, Peter se percató de que su deseo carnal se manifestaba con mayor intensidad que antes, sintió un entusiasmo que antes no encontraba en todas las veces que fomentaba relaciones de tal índole.

 

Una de sus manos de desplazo con hábil destreza hacia la vagina de la mujer, escuchando sus gemidos mientras la boca del encendido peliblanco devoraba su pecho izquierdo con voraz apetito y su mano restante acariciaba salvajemente la otra.

 

—Ya no aguanto más… ven… vamos a la orilla –Le pidió la cazadora tomando del brazo a su excitada pareja.

 

En la orilla continuaron con su intimidad, la mujer se recostó boca arriba y Peter se situó sobre ella con toda su erecta masculinidad invadiendo su interior, sus carnosas paredes sentían las sacudidas de su miembro, la cazadora chillaba con sumo placer alentándole de ir más rápido.

 

—Estas caliente…. muy caliente… -Comento la cachonda mujer —No es broma… realmente estas que ARDE…

 

La temperatura corporal de Peter subía con intensidad, desencadenándose lo inevitable, de sus manos las uñas se volvieron garras, sus colmillos y ojos amarillento también se hicieron menester, pero los cambios apenas habían comenzando.

 

Pelaje blanco broto de sus extremidades superiores y luego inferiores, su cuerpo se tornaba corpulento, de su rostro empezaba a surgir con la visibilidad de numerosas venas, un hocico animal junto a un peludo rabo, un extremo dolor sacudía todo su ser exclamándolo a todo pulmón en inhumanos gritos desgarradores, mientras su humanidad daba paso a la transformación de un hombre hecho bestia.

 

La cazadora estaba horrorizada, al ver que su pareja se convertía en un monstruo, todo su placer se envolvió en miedo y horror, intenso quitárselo de encima, pero la fuerza de Peter alimentando por su nueva condición le brindaba una fortaleza mayor a la humana, para cuando la mujer vio que todos sus intentos eran en vano, la transformación de Peter concluyo.

 

Se había convertido en una bestia bípeda lupina con dos metros de altura, un majestuoso pelaje blanco, sus extremidades y torso estaban tonificados, sus amarillentos ojos miraban fijamente al rostro de la cazadora, la pobre estaba petrificada del terror, totalmente sometida al hombre lobo.

 

Peter abrió su hocico y empezó a chupar los pechos de la muchacha mientras su ahora licántropo miembro continuo empujando el interior de ella con toda brusquedad, con sus fuertes manos tomo a la chica de las nalgas clavando sus garras en su piel y se levantó con ella cogiéndosela de pie.

 

Sus embestidas se volvían más fuerte, más brutales, el clímax estaba llegando, podía sentirlo, entonces de forma inesperada clavo sus fauces en el cuello de la mujer y eyaculo inundándola de su semilla inhumana mientras la asesinaba.

 

Al culminar el acto, soltó a la cazadora dejando caer al suelo un cadáver con la garganta desgarrada y una vagina chorreando semen, Peter entre gruñidos mira a la luna llena y como un instinto natural le dedico un fuerte aullido.

 

__________________________________________________________________

 

A unos pocos kilómetros del bosque se hallaban un grupo de tres licántropas en su forma bestial, devorando los cuerpos de dos cazadoras que tuvieron la desafortunada suerte de toparse con ellas en noche de luna llena, mientras degustaban su comida, escucharon el aullido de Peter.

 

—Oh, alguien esta presumida esta noche –Dijo una de las lobas creyendo que quien aullaba era una mujer.

 

—Parece que no somos las únicas en faltar a “la caza lunar” –Comento la segunda.

 

Pero la tercera licántropa sin embargo, dejo de comer y se puso de pie mirando en dirección de dónde provino el aullido con sus oídos en alto, era una joven mujer loba de pelaje negro, media 190 cm y llevaba consigo un arco Gear.

 

—Es un lobo… -Dijo ella.

 

—Es obvio que lo es, duh.

 

—Me malinterpretas, lo que estoy diciendo es que ese aullido, es de un lobo macho.

 

Las demás licántropas dejaron su gula de por medio cuando oyeron la afirmante revelación de la loba del arco.

 

Continuara…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s