Metalord Revolution Capitulo 113

CAPITULO 113

FUERZA DE EMBOSCADA

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Los hombres lagartos que estábamos buscando finalmente han aparecido ante nosotros, por su propia voluntad, bajo la guía de un enigmático encapuchado de negro con baja estatura, ¿quién era él?, ¿y era humano siquiera?.

—Ustedes proceden del reino de Luthe, ¿no es así? –Hablo el enigmático individuo denotando una voz masculina.

 

—¿¡Tú eres el responsable de los raptos en las aldeas!?, ¿¡son esos hombres lagartos cosa tuya!? –Hablo Mecil Devon.

 

—Jejeje, aunque sería un placer llevarme el mérito, toda obra es parte del plan de la mente brillante del “Premier” –Respondió él.

 

— ¿”Premier”? –Replica Mecil sin la menor idea.

 

Con oírle decir “Premier”, ya era totalmente oficial, realmente el responsable de todo esto tiene una directa fijación a la Unión Soviética, pues el “Premier” era el equivalente al presidente del país, básicamente el Premier era el cargo que ejercía el jefe de estado de la extinta URSS, como lo fueron figuras reconocidas como Lenin o Stalin.

 

—Abrir diálogos con ellos es un gasto inútil de fuerzas, hemos encontrado a los responsables de los crímenes de secuestro, ¡encarguémonos de ellos cuanto antes! –Dijo en voz alta el comandante Frederic.

 

— ¡Espere comandante!, ¿no lo ha oído?, él no es la mente maestra de todo esto, hay alguien más, ese tal “Premier”, debemos averiguar más sobre él –Sugirió Mecil.

 

—Podremos averiguar todo lo que sea, una vez que acabemos con esos lagartos abominables y capturemos a ese enano, es lo más lógico, ¿no lo cree así, mi estimado Mecil?.

 

El burócrata del gremio de aventureros no objeto, como si quisiera evitar una discusión innecesaria y dada a la situación que teníamos, era comprensible, el enemigo estaba a solo unos metros de todos nosotros, nos superaban en número y su inminente aparición no es coincidencia, quieren eliminarnos porque saben que vamos tras ellos.

 

— ¡Soldados, a las armas! –Ordeno el comandante a sus Templarios.

 

— ¡Aventureros, atentos y en guardia! –Aconsejo Mecil a los suyos.

 

Mientras tanto yo… mire detenidamente el cielo, no sé si lo hizo por instinto o casualidad, entonces observe un círculo mágico morado formado en medio del aire, tres luces esféricas del mismo color surgieron de esta girando alrededor de dicho círculo.

 

— ¿Qué es eso? –Pregunte con dudas.

 

Las luces se hicieron un poco más grande y luego dejaron de girar, uno de ellos empezó a caer a gran velocidad e impacto a unos pocos metros al frente de ambos grupos explotando, el fuerte impacto levanta una inmensa cortina de humo, antes de que mi visión fuera entorpecida por esta, note el caer de otra de esas luces explosivas.

 

¡KABOOM!

 

La tercera también fue arrojada y dudaba de que fuera a ser la última, oí atentamente los sonidos de la confrontación, aquellos hombres lagartos de armadura se habían lanzado al ataque aprovechando esta pantalla de humo, pude oír una cuarta explosión igual de potente a las anteriores, estos tipos nos están atacando tanto por aire y tierra.

 

Una de esos escamosos blindado se me balanceo por la izquierda aprovechando esta cortina para tomarme por sorpresa, haciendo uso de zarpas metálicas adherida a su vestimenta defensiva, dirigió su ataque hacia mi esternón.

 

Un proyectil en forma de estaca surge de mi lado y golpea en la cabeza de la criatura, no atraviesa su blindaje, pero la contundencia del golpe interrumpe su ofensiva haciendo que se detuviera, aprovecho esta ocasión para apuntarle con la pistola Mauser C96, disparo a la altura de su frente, la bala perfora su defensa y atraviesa su cabeza.

 

—Su blindaje no es tan resistente contra las armas de fuego por fortuna –Dije en mis pensamientos.

 

Aunque lo cierto es que esta Mauser C96 no era ordinaria, su largo cañón es producto tanto de mis poderes ESP como de la intervención de procesos mágicos introducidos sobre la estructura de esta, el cañón cuenta como un medio “potenciador”, además de realizar disparos normales, al hacer uso del efecto mágico del cañón activo una de sus dos modalidades.

 

Modalidad 1: disparo certero, casi como un misil guiado, al apuntar sobre un objetivo, el cañón como si emitiera una mira laser invisible hecho de mana, enfoca sobre el blanco y la bala disparaba se desplaza siguiendo al objetivo apuntado, incluso si el enemigo objetivo se moviera a un lado para esquivarlo, el proyectil no seguirá recto, sino que perseguirá al blanco marcado, sin embargo, su distancia de efecto es 20 metros máximo, pasando esa distancia la bala perderá su cualidad de guía y seguirá recto como cualquier bala ordinaria.

 

Modalidad 2: Impacto taladro, siguiendo casi la misma modalidad que la pistola Desert Eagle XP4, realiza un disparo potenciado cuya finalidad es atravesar blindaje, al golpear sobre una estructura dura el proyectil sigue desplazándose girando como un taladro reduciendo la dureza del objeto blindado en cuestión y lograr su trabajo perforador, su distancia máxima es de 15 metros, superando la distancia permitida la bala pierde su efecto potenciado y se vuelve ordinaria.

 

Las balas antes de salir del cañón son imbuidas por magia y fortalecidas, realizando los efectos de sus modalidades, además pese a que el concepto de su potenciación es mágica, no pueden ser percibido sensorialmente sea por un mago o cualquier individuo natal de Avalia, la razón es que tanto en el cañón como en las balas imbuidas por su magia, también poseen rastros de mi psi, camuflando su percepción.

 

— ¡Roz!, ¿¡estás bien!? –Pregunta Riha toda preocupada.

 

Haciendo uso de su habilidad como Lupian del clan colmillo de acero, genero aquella estaca con la que ataco al hombre lagarto que se lanzó contra mí, al lado de la semihumana estaba Allum en su forma humana con el revolver en la mano teniendo la misma preocupación por mi bienestar.

 

—Estoy bien, lo que importa ahora es mantenernos cerca y alejarnos de aquí, estamos justo sobre donde ellos nos quieren –Sugerí al grupo.

 

— ¿Dónde está Alan? –Pregunto Riha notando su ausencia.

 

—No podemos arriesgarnos a buscarlo, no expondré a mi amo a peligros innecesarios –Dijo de forma directa Allum.

 

—Supongo que tienes razón… -Dijo la loba algo apenada de aceptar la sola idea de abandonarle.

 

Tres lagartos aparecieron rodeándonos, dos de ellos nos apuntaban con ballestas adheridas a su brazo, el tercero se valía de dos largas cuchillas curvadas gemelas, en mi defensa esta vez no hice uso de la Mauser, en su lugar finalmente decidí que era momento de que volviera a usar a mi “vieja amiga”, tome la AK-47 de mi espalda retirándola de su funda, ha pasado algo de tiempo desde que la use, pero hoy volverá a la acción.

 

Ya no es la misma AK de antes, ya no, con el tiempo transcurrido, sabía que para enfrentar a las nuevas adversidades por venir, debía “actualizar” a mí preciado rifle de asalto, y así como me lo propuse, lo conseguí.

 

Apunte con el arma y dispare a modo de ráfaga a los dos hombres lagartos que tenían las ballestas, atravesando fácilmente su blindaje, realice la primera ráfaga sobre uno apuntando a su pecho, luego la segunda sobre el otro en el mismo punto, luego al primero con la segunda ráfaga apuntando a su cabeza y en el otro realice la misma acción disparando en dicha zona vital, abatiendo a los dos.

 

Allum y Riha acabaron con el tercer lagarto con sus respetivas armas de fuego, la vestimenta metálica de la criatura no era rival para la potencia de un revolver y una pistola como la que ambos poseían, tras haber repelado al trio escamoso, una explosión se produce cerca de nosotros, más de esas esferas usadas como morteros estaban cayendo y cerca de nosotros.

 

— ¡Vamos, tenemos que alejarnos! –Les dije a los dos.

 

Correr en dirección contrario a donde están los aventureros era la opción correcta, los impactos de esas esferas moradas están centrados en ellos, además por dónde íbamos nos llevaría fuera del rango del humo, evitar cuanto ante la ofensiva de mortero era de sentido común, pero también corríamos otro riesgo.

 

Nos desplazamos con una vista reducida, estábamos en la zona prohibida, aún no he olvidado sobre los “FTN”, fenómeno trampa de Navum, el pisar solo una era semejante a poner un pie sobre una mina explosiva, aunque según Creik aquellos fenómenos podían ser percibidos por una buena percepción mágica o el detector Navum, estábamos tan centrados en huir que no prestábamos atención a esos detalles.

 

¡KABOOM!

 

Para empeorarlo, una de esas esferas cae muy cerca de nosotros y la explosión producida nos golpea con su onda expansiva, a los tres somos sacudida por estas y desplazados en diferentes direcciones, a mí me llevo por la misma que seguíamos los tres, la fuerza de la onda me levanto unos cuantos metros en el aire.

 

De aterrizar a tal altura, podría lastimarse severamente, manifesté el Intense Iron sobre mis manos y pies, obteniendo equilibrio en medio del aire y permitiéndome caer de pie en el suelo, pero la fuerza y velocidad con la que venía descendí provoco un aterrizaje turbulento, pues me resbale y rodé violentamente.

 

Para cuando me detuve, me empecé a poner de pie, tenía el cuerpo adolorido, pero era un dolor soportable, nada estaba roto y no había pérdida de sangre, al levantarme me di cuenta de que rodeando bruscamente había salido de la cortina de humo, pero no fue lo único en notar…

 

—No creí que alguien lograra salir tan pronto.

 

A unos pocos metros estaba aquel enigmático enano encapuchado de negro, me miraba fijamente, pero sus brazos los tenía sobre su espalda, estaba parado con una postura tranquila, tome la AK-47 y le apunte con ella.

 

—No eres muy listo –Dijo el enigmático individuo y luego señalo al cielo.

 

Aquello a lo que señalaba era al círculo mágico morado en el cielo, el cual creo otras tres esferas e inmediatamente me di cuenta de algo, estas venían hacia mí, para cuando centre mi vista nuevamente hacia el enano encapuchado, este se había alejado a una considerable distancia, caí en su trampa repentina.

 

—“¡Intense Iron – Modo Knight!” –Exclame.

 

El collar negro de mi cuello se expande y envuelve mi cuerpo con una armadura negra, el casco toma la forma de la cabeza de un dragón oscuro y en la frente llevaba las iniciales “ML”, las cualidades físicas de mi cuerpo se intensifican y con ello obtengo características sobrehumanas.

 

Viendo el inminente ataque aéreo dirigido hacia mí, realizo sobrehumanamente un salto hacia atrás para alejarme y evadirlo cuanto antes, pero esta impacta tras haberme alejado unos pocos metros, y para peor, las tres esferas tocan suelo al mismo tiempo, generando una fuerza explosiva combinada abrumadora.

 

Me cubrí con mis brazos y sostuve el AK-47 con todas mis fuerzas mientras la abrumante onda expansiva de la explosión me arrastra por las alturas a una elevada velocidad, la dirección que seguía era la misma que la primera explosión me traslado, me estaba alejando del grupo, no eran metros, eran kilómetros de distancia.

 

__________________________________________________________________

 

Estaba descendiendo, mi punto de aterrizaje era un campo abierto de yerba secas con varios árboles a su alrededor (algunos sin hojas), dada a la velocidad con la que caía, la inercia del choque me destrozaría, con Intense Iron todo el daño se acumularía principalmente en las piernas, pero no pensaba dejar que eso ocurriera.

 

— ¡Oye, ahora sería un buen momento para echarme una mano! –Me dije a mi mismo en voz alta.

 

Pero en realidad aquellas palabras iban dirigidos a alguien más, a alguien que llevo conmigo en mi cuello desde hace ya 5 años.

 

—“Que ruidoso eres, como sea, estoy al tanto de tu descuido por terminar en esta lamentable situación” –Dice Myldark hablando en mi cabeza.

 

—Sí, dame el sermón después, ahora me gustaría algo de ayuda extra para no terminar hecho puré o en defecto, como un minusválido.

 

—“Je, tener un portador así, sería demasiado problemático y aburrido, concéntrate y prepárate”.

 

Venas grises surgían de la armadura cubriendo las extremidades inferiores, estas se inflan como si desarrollados músculos surgieran de su metálica estructura, podía sentir mis piernas ser aún más fortalecidas, un flujo de mana que recorrió tanto mis piernas como al resto del cuerpo, pero era sobre mis pies donde toda la concentración de poder provenía.

 

Aterrice de pie, el choque contra el suelo como era de esperarse genero una onda expansiva muy ruidosa, el violento viento surgido de esta causa sacudió hojas de los arboles cercanos, no sentí dolor alguno, ni siquiera sobre mis pies, había aterrizado desde una elevada altura mayor a los 30 de aquella vez que me enfrente a ese Wyvern del granito.

 

150… 200, calculaba que fue un aterrizaje de 250 metros o quizás un poco más, fui desplazado muy lejos de mi grupo, no tenía idea de saber cuánto era la distancia, pero no había duda de que estaba muy lejos y para peor parte, tenía que ser en la zona prohibida.

 

— ¿Qué de…?

 

Una repentina fatiga repercute en mi cuerpo, mi vista se tornaba borrosa.

 

—“Lo siento chico, al parecer la cantidad de magia empleada, ha dejado algo… tenso tu cuerpo y en consecuencia te forzara a descansar por un rato, calculo una hora quizás” –Me advirtió Myldark.

 

—¿¡Me tomas el pelo!?, ¡no puedo simplemente tirarme al suelo y dormir en este sitio!.

 

Rugidos salvajes de abominables bestias se podían oír acercándose a la proximidad, puede que el ruido de ese aterrizaje los haya atraído.

 

—“Estas en un serio aprieto, sabes que podría…”

 

— ¡Ni se te ocurra! –Exclame interrumpiendo su sugerencia —Aun recuerdo lo de la última vez, prefiero no arriesgarme a hacerlo en un lugar como este.

 

—“¿Tienes una idea mejor?, no pienso pasar el resto de mi vida pudriéndome en este sitio, si llegas a morir”.

 

—Solo una hora, ¿eh?.

 

Saque una canica metálica del inventario de la caja de mi cintura, dejándola sobre el suelo muy cerca de mí, manifestando su forma verdadera, era la torreta Slime 2.0 y la había desplegado con un propósito fijo, protegerme.

 

—Esto debería cubrirme mientras tanto…

 

Mi cansancio aumento aún más considerablemente, obligándome a recostarme sobre un árbol, era increíblemente estúpido la sola idea de tener que dormir una siesta en esta zona mortal, pero las opciones más lógicas no estaban de mi parte, mis ojos se cierran poco a poco, en vano intento llevar la contraria y caigo en el forzoso letargo temporal.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s