Metalord Revolution Capitulo 112

CAPITULO 112

AMANECER ROJO

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

La batalla contra las abominaciones había llegado a su fin, de momento, tras la lucha quedaron las consecuentes secuelas, heridos en los dos lados, por el lado de los Templarios dos escuderos no magos fueron las víctimas, el primero atravesado por un jabalí lanza en el abdomen, aún vive, pero su estado es crítico y los usuarios con magia curativa no dictan mucho de mejorar su condición.

El segundo fue mordido en el brazo por un lobo necrófago, el primer síntoma que está padeciendo es fiebre y cansancio. Por la parte de los aventureros, contando las bajas desde Reredy y las chicas compañeras suyas que están desaparecida (y a estas alturas dadas de baja), 3 fallecidos y 3 heridos.

 

Uno fue tocado por los cuernos de un astas toxica, recibiendo un veneno paralizante que lo ha dejado inmóvil por un par de horas, sobrevivirá pues no tiene lastimaduras serias o moderadas, el segundo fue apuñalado por un jabalí lanzas en el brazo derecho, en este momento el adolecente rubio del grupo del hombre del mostacho, está atendiéndole.

 

De su mano revela magia curativa en forma de una energía amarillenta que envuelve la herida del miembro para aliviar el dolor, detener la hemorragia y posiblemente evitar alguna infección, luego envolvieron su brazo con una venda, el tercero se llevó la peor parte, pues fue mordido por un lobo necrófago en el hombro derecho.

 

Además de haberle dejado una notable marca de sus fauces, el aventurero en cuestión empezó a presentar síntomas aún más intensos que el Templario enfermo, no solo fiebre y cansancio tenia, incluso llego a vomitar, no había magia o poción curativa que pudiera sanar su estado, solo calmar su aflicción y dejar que la suerte haga el resto.

 

Tanto Allum, Riha y yo, volvimos a situarnos alrededor de nuestra fogata, me ocupaba de abastecer la munición de la Torreta Slime 2.0, llevaba la munición de reserva almacenada en la pequeña caja metálica de la cintura.

 

— ¡Esa cosa también es realmente impresionante! –Opino Alan.

 

No había notado su presencia hasta que hablo, estaba a unos cuantos centímetros a mi lado, mirando a la torreta con ojos inmerso en la fascinación.

 

— ¡La forma en que eliminaba a las abominaciones con facilidad y los destrozaba, genial, y ese ruido intimidante que hacia cuando disparaba lo que sea que fuera con lo que mataba a los monstruos, es alocadamente genial!.

 

— ¡Si, las creaciones de Roz son increíble!, ¿¡verdad!? –Una animada Riha contagiada de la fuerte admiración de Alan le da charla sobre el tema.

 

— ¡Si, son espectaculares, una genialidad de otro mundo! –Alabo el aventurero pelinegro.

 

—¡Lo sé, podría hablar sobre lo espectacular que es todo un día y no me cansaría!.

 

Y los dos se dispusieron a charlar sobre lo “asombroso, impresionante, genial, único, bello y un largo etc” que eran mis armas de fuego, decidí ignorarlo, aunque para un inventor ser idolatrado por sus creaciones era parte del crédito, no podía perder el tiempo con triviales emociones, la zona Prohibida ha dejado claro en su primer día lo muy peligrosa que es.

 

Aún recuerdo la charla que Mecil y Creik tuvieron hace un momento sobre las abominaciones que nos atacaron, en especial aquella gigantesca que liquide con la granada.

 

__________________________________________________________________

 

FLASHBACK: Media hora antes

 

Los primeros minutos se llevaron a cabo para ir por los heridos y comenzar los tratamientos para sus heridas, estaba volviendo a la posición de la fogata con los demás cuando los escuche a los dos charlar de ello…

 

—Un “Controlador Navum”, una oleada de tres tipos de abominaciones que atacan en conjunto y ese enorme monstruo… algo anda mal aquí –Argumenta un preocupado Creik.

 

— ¿No es muy usual que esto ocurra? –Le pregunta Mecil.

 

—Para nada, ¡esto es sumamente anormal!, las abominaciones nunca han atacado como una manada, jamás se ha visto a jabalí lanzas con lobos necrófagos juntos sin que estos se matasen entre ellos y lo mismo diría con los astas toxicas incluyéndolos, esto… esto no tiene sentido, no debería haber ocurrido, por eso algo anda mal –Expreso el enano guía.

 

—¿Qué piensas al respeto?, ¿qué ideas tienes sobre lo que está ocurriendo?.

 

—Una inquietante certeza, esa cosa enorme creo que puede tener mucho que ver, jamás había visto a un tipo de abominación como esa y que empezara a ocurrir todo esto tras la aparición de esos hombres lagartos con armaduras, siento que estamos lidiando contra algo realmente grande y peligroso, algo que supera por mucho nuestras capacidades, algo… inaudito de este mundo

 

__________________________________________________________________

 

PRESENTE:

 

Incluso Creik comprende lo peligroso que esto se ha vuelto, desde que vi la marca de la Unión Soviética, aun me cuesta aceptarlo, digerir que realmente esté relacionado con todo esto, que su aparición solo sea mera casualidad, pero en el fondo sé que solo me engaño en vano, intento rechazar la idea de que realmente hay soviéticos en este mundo medieval de magia.

 

—También creo que ese artefacto que tiene es bastante impresionante.

 

Recibo los elogios de parte el enigmático aventurero Ars quien yacía sentado alrededor de la fogata junto a su compañera Camira.

 

—Más me impresiona saber que eres el creador, ¿eres un inventor de artilugios mágicos? –Me pregunto.

 

—No, solo soy un adolecente y un aventurero por oficio, nada más que eso –Conteste.

 

—Joven y de admirable habilidades –Opina alguien más

 

El aventurero del mostacho se había acercado hacia nosotros en compañía del Sargario y el adolecente rubio.

 

—Pasaba para saludar y agradecerte por salvar a mi compañero Syhér, no muchos se tomarían siquiera en decirle “hola” a un Sargario –Dijo el aventurero del mostacho —Soy Rahul, el joven a mi lado es Pitt y nuestro amigo grandote es Syhér.

 

—Estoy sinceramente agradecido por haberme ayudado, joven aventurero –Agradece el Sargario de nombre Syhér bajando su cabeza en señal de respeto.

 

— ¡G-gracias por salvar a nuestro amigo, señor…! –Da las gracias por su parte el aventurero rubio llamado Pitt.

 

—Rozuel, Rozuel Drayt, pero con Roz basta y sobra –Me presente —Agradezco sus palabras, aunque la razón del porque lo hice es porque tu también salvaste la mía, cuando le lanzaste esa piedra a la abominación oculta, impediste que esa cosa dejara de agredirme, me estaba carcomiendo la cabeza con un intenso dolor que de haber seguido, podría haber terminado como él –Señale el cuerpo de Reredy.

 

Su cuerpo acribillado por las balas de la torreta, aun seguía allí tirado, era el único cadáver humano en el lugar, la sola idea de que nadie se pensara en enterrarle o cubrir con una manta o lo que sea su cuerpo carente de vida, dejaba en claro el respeto como ser humano que sentían por él.

 

—En cualquier caso, has ayudado a uno de los míos, tienes mi gratitud –Comento Rahul.

 

— ¿Quieren acompañarnos? –Propuso Ars —Cuanto más hayan con quien hablar alrededor del cálido fuego, más reconfortarte es la compañía en este inhóspito sitio, ¿no lo crees?.

 

—Me has quitado las palabras de la boca –Dijo Rahul concordando con Ars.

 

De esa manera alrededor de la fogata se sumaron ellos, entre nuestro grupo, Alan, Ars y su compañera, el aventurero del mostacho, el adolecente rubio y el Sargario, éramos un conjunto extraño a los ojos de otros.

 

No negare que una charla entre todos nosotros se sintió reconfortare como el mismo sujeto del casco lo dijo, ¿cuándo fue la última vez que tuve una plática amistosa entre tantos rostros?, posiblemente no sean muchas las ocasiones para experimentarlas, de entre toda la charla, un tema interesante surgió en medio.

 

— ¿Han oído hablar sobre el “Djinn” de la zona prohibida? –Les pregunto Rahul.

 

—Mmm… yo lo escuche nombrar algunas veces, pero nunca supe que era –Dijo Alan.

 

—También he escuchado esa palabra, pero nunca la historia de por medio –Comento Ars.

 

Rahul relato que cuando la zona prohibida se creó, con los primeros años posteriores también lo hizo una poderosa entidad, bautizado con el nombre de el “Djinn”, nacida del mismo Navum, se dice que solo se encuentra en el corazón de donde todo empezó, la ciudad de Prayt, en las instalaciones abandonadas de los Enanos donde reside el cubo de donde proviene la energía Navum.

 

Pero dado a la inmensa cantidad de concentración de dicha energía por los alrededores de la desolada ciudad, es extremadamente difícil circular allí sin exponerse a morir por envenenamiento, pero lo imposible era sobre todo intentar poner un pie a las cercanías de aquella instalación donde yace el cubo.

 

Según se descubrió, alrededor de las instalaciones abandonadas, reside a su alrededor una especie de barrera hecha de Navum que apenas con solo tocarla, es capaz de matar de inmediato a cualquiera que intente cruzarla, no existe protección alguna para evitarla o resistirla, por esa razón nadie ha podido poner un pie en aquella instalación.

 

Se cree que el “Djinn” es el responsable de crear la barrera, la mayoría de los buscadores de cristales de Navum consideran su existencia más que solo una leyenda, una fuente de poder anhelada, pues se cuenta que quien logre encontrarse al Djinn, podrá hacerse con todo su inmenso poder y el control a voluntad del Navum.

 

—Un poder que dio forma a la zona prohibida, si alguien se hiciese con ello, se volvería el amo y rey de este sitio –Comento Rahul.

 

—Pfff… ¿y solo conformaría con la zona prohibida?, creo que si ese “Djinn” tiene tanto poder como se dice, quien lo obtenga, codiciaría mucho más –Opino Alan.

 

—Cierto, de un gran poder muchas cosas pueden surgir, incluso un hombre de malignas ambiciones –Opino Syhér.

 

—Mmm… pensar que solo una leyenda residente de esta zona olvidada de la mano de Deux, podría albergar tal medio para desatar una calamidad sobre Gresswold –Expreso Ars.

 

—Pero solo es una leyenda, ¿verdad? –Pregunto con cierta preocupación Pitt.

 

Pero la respuesta fue un incómodo silencio que duro casi un minuto.

 

—De cualquier manera, sea o no una leyenda, dudo mucho que este encargo nos lleve a parar en la ciudad de Prayt –Dijo Alan.

 

—Sería bastante problemático si los responsables de todo esto se encontraran allí, pues el encargo en cuestión supondría un peligro que estaría fuera de nuestras manos –Opine.

 

—Y de ser algo que aventureros como nosotros no podamos lidiar, el encargo quedaría anulado –Dijo Rahul.

 

—Pero igual cobraríamos una cierta parte del trabajo como quedo acordado –Recordó Alan en voz alta aquel detalle de la paga.

 

Siendo el principal sospechoso un posible Trotamundos, temo que las circunstancias puedan realmente salirse de las manos, pero lo peor es que el “Nexus” también podría estar implicado o lo estará muy pronto, Einquel ya me lo advirtió, de seguro ya debe estar en la zona prohibida, a su manera está haciendo las cosas aquí, seguro que pronto lo volveré a ver.

 

En cuanto al resto de la charla, se volvió ordinaria y en cierta parte aburrida, al final la culminamos para irnos a dormir, el descanso es vital para despertar con el mejor rendimiento posible, en la zona prohibida estar lo mejor preparado no era mera opción, era una ley de supervivencia.

 

Allum, Riha y yo nos fuimos a nuestra tienda levantada, tras apagar la fogata, deje preparado la Torreta Slime por seguridad y finalmente me fui a dormir, las camas de las tiendas eran dos sacos hechos de una cómoda y calidad piel que estaban lo suficiente alejados entre los dos, de momento prefiero las cosas de esta manera y por suerte la Lupian parecía entenderlo (por ahora).

 

__________________________________________________________________

 

Me desperté, aún era de noche, todos estaban dormido sin duda alguna, Riha en especial parecía alguien con el sueño pesado, dormía con una postura tan relajada que ignoraba estar en uno de los sitios más peligroso de este continente, Allum por otro lado se encontraba durmiendo en su forma de slime como siempre a mi lado.

 

Cuidadosamente me levante y salí de la tienda evitando despertar a los dos, como era de suponer estaba completamente oscuro y no había un solo aventurero despierto, o quizás había alguien haciendo guardia, no podía verle bien con esta oscuridad, Alan quien se había unido a nuestro grupo dormía en el suelo alrededor de los restos que usamos para hacer la fogata.

 

Me aleje unos 3 metros de la tienda, tomando con mi mano izquierda una pequeña porción de metal de la caja metálica, la mire detenidamente intentando de nuevo aquello que había descubierto hace tan solo un año y medio.

 

—¿Amo?.

 

—Te desperté, disculpa por eso.

 

Allum se había levantado también, notando rápidamente mi ausencia en la tienda y saliendo a buscarme en su forma humana, me miraba preocupado sabiendo lo que hacía.

 

— ¿Es sobre esa habilidad de nuevo? –Me pregunto.

 

—Un nuevo don con tantas puertas… –Dije.

 

En mi mente lo imagine y el trozo de metal se expande transformándose en tan solo unos segundos en una moderna pistola con mira laser y visión nocturna, no era mi habitual poder ESP de moldear el metal, había despertado algo nuevo.

 

La pistola sin embargo no duro mucho tiempo, empezó a derretirse y termino convertido en un charco gris de metal líquido inservible, mi poder no tenía autoridad o influencia sobre aquellos restos que alguna vez se habían convertido en lo más cercano a una autentica arma de fuego en todo los aspectos modernos de mi mundo natal.

 

—Y tantos inconvenientes aun –Complete mi oración.

 

— Deberíamos volver a la tienda, amo, es mejor para usted que duerma –Me aconsejo mi pegajoso compañero.

 

—Cierto… es lo mejor.

 

Sentí un leve mareo, producto de un consumo excesivo de Psi, aún era un don inmaduro, gestándose en mis células ESP, la primera vez que lo descubrí quede tan impactado que pensé que todo era producto de un demencial sueño cruel que intentaba fastidiarme psicológicamente, cuando comprendí que era real, yo pude confirmar que era un…

 

— ¿No es demasiado tarde para un aventurero estar despierto a estas horas? –Me pregunto alguien acercándose a mí.

 

Resulto ser la persona que menos esperaba entablar una charla, el comandan Templario Frederic, en sus manos sostenía un farol iluminado por una piedra mágica de luz.

 

—Lo mismo podría decir de usted –Conteste de mi parte.

 

—Alguien tiene que hacer guardia para velar por mis hombres, ya que dieron una espléndida lucha contra esas abominaciones, decidí darle la noche para que descansen, ¿no soy un comandante considerado? –Argumento él.

 

Considerado o no, no dejaba de darme una mala vibra en torno a él, incluso diría que la torreta me acompañaba en el sentimiento, pero el arma automatizada por medios mágicos apunto al comandante Templario porque se encontraba a una distancia sospechosa y estaba en su programación hacerlo, pero no disparara hasta que él haga algo que se considere hostil.

 

—Le pediré por favor que se aleje, aquella cosa tiene la orden de atacar a todo lo que se acerque demasiado, incluyéndole –Le sugerí.

 

—Entiendo, disculpa las molestias –Dijo dándose la vuelta y a punto de marcharse —A propósito, tienes artefactos mágicos bastante interesante, ¿has pensado alguna vez en presentarlo ante los Templarios?, podrían recibirte bastante bien entre sus filas y puedo asegurarte que la vida de un comandante, es bastante alentador.

 

—No tengo planes de compartir mis creaciones con los Templarios o cualquier otra orden –Dije con sinceridad.

 

—Es una verdadera lástima, ver ese talento desperdiciarse como un aventurero, hasta luego chico, mantente siempre en alerta y cuídate de los peligros de a tu alrededor, nunca se sabe cuándo algo en la zona prohibida podría arrebatarte la vida en cualquier momento –Se despidió dedicándome aquella advertencia.

 

Las cosas se tornaron tranquila para cuando el comandante finalmente se perdió a la vista y quedamos Allum y yo.

 

—Ese humano me da una mala sensación –Opino el slime de metal —Amo, es mejor mantener distancia de él.

 

—Sí, lo sé.

 

Volvimos a la tienda y nos fuimos a dormir, como esperaba, Riha seguía dormida y no nos escuchó.

 

__________________________________________________________________

 

El amanecer de un nuevo día, el primero en despertarse fue la Lupian quien hizo de despertador quitándome el sueño de una lamida en el rostro.

 

—Hora de despertarse Roz, nos espera un largo día de aventuras –Dijo una toda entusiasmada Riha.

 

—Agradecería que me despertaras como cualquier persona corriente lo haría, con las manos o las palabras y no babeándome el rostro –Comente.

 

Los tres salimos de la tienda viendo los primeros rayos de sol salir, con la noche culminada, el trabajo vigilante de la torreta también término, por lo que la comprimí a su forma de canica y la guarde en la caja recipiente metálica, Riha se mantenía ocupaba con la tienda junto a Allum.

 

Los aventureros y Templarios también se estaban preparando, pues la mayoría ya estaba despierto y desmontando las tiendas y guardando sus sacos de dormir.

 

—Buenos días, compañero –Saluda un Alan totalmente lucido y animado —¿Eh?, ¿qué es eso?.

 

Alan señalo algo que capto no solo su atención o la mía, sino incluso de casi todos los presentes, algo se encontraba de pie a unos cuantos metros de distancia.

 

— ¿Quién es ese? –Pregunto el aventurero pelinegro.

 

Alan confirmo que aquello a la distancia era alguien, una persona, sus rasgos eran una baja estatura y cubría su cuerpo con una túnica negra con capucha, era de esperarse que incomodara a casi todos los aventureros o Templarios, uno podría creer que se trata de un buscador de cristales de Navum de tantos que rondan ilegalmente en la zona prohibida.

 

Pero la mayoría pareciera sostener lo contrario, incluyéndome, la sola presencia de aquel enigmático sujeto era sin duda sospechosa y aquellas sospechosas pronto se convirtieron en inquietud cuando vimos lo siguiente.

 

Docenas y docenas de hombres lagartos cubierto de aquella armadura en todo el cuerpo, igual a aquel cadáver de muestra que vimos en el cuartel de los Enanos, se habían agrupado a espaldas de aquel enigmático individuo de baja estatura, era a quienes estábamos buscando y ellos fueron quienes dieron con nosotros, nos superaban en inmenso número.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s