Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 9

CAPITULO 9

 

La ciudad de Brahim era rodeada por un muro para proteger a sus habitantes de las peligrosas criaturas que abundan en el exterior, la ciudad solo cuenta con dos entradas y salidas, la primera ubicada en el lado norte y la segunda en el sur, pues ambos desembocaban a caminos hacia otras localizaciones exactas.

 

Un agitado Peter logra llegar corriendo aun ante las adversidades nocturnas, hacia la puerta sur, misma que uso la primera vez que llego, los guardias notando sus alarmantes expresiones faciales le piden detenerse, el muchacho obedece con intenciones de no levantar más problemas para su persona.

—Un muchacho de cabello blanco… -Dijo la guardia líder mirándole fijamente —Los guardias del horario diurno reportaron a un joven con tus mismo rasgos físicos ser acompañado de una mujer de lentes.

 

—Si preguntas por ella, ya debe estar muerta, la muy hija de puta se hacía pasar por cazadora para engañar a otros, posiblemente recién llegados, y llevarlos a un punto en concreto del bosque para emboscarlo con un grupo de su gente –Le revelo el chico peliblanco.

 

—Dios santo… había oído de falsos cazadores que llevaban a cabo actividades ilícitas en el área, pero jamás pensé que la cosa fuera tan seria, ¿y que paso con todo el grupo?, ¿tu… los mataste? –Pregunto la guarda.

 

—No, para mi conveniencia, una manada de hombres lobos nos atacó, la mayoría persiguió al grupo de esa mujer, a mí solo una de esas bestias, logre quitármela de encima de puto milagro y más aún llegar hasta aquí –Le detallo.

 

Aunque la muerte de las forajidas no estaba del todo confirmado, el tener como perseguidores a un grupo de licántropos en lo profundo del bosque daba para declararlos por muertos, la guarda a cargo ordeno a una de sus subalternos tomar nota de lo declarado por Peter y luego le dio luz verde al muchacho para dejarle entrar.

 

—Disculpe, quisiera preguntarle sobre donde hallar un sitio en concreto.

 

El lugar al que buscaba encontrar, era “La Asociación”,  pues allí podría cobrar la recompensa de las Hemopetra que había conseguido tras las problemáticas circunstancias. Le costaba entender aún más a comparación de cuando pidió indicaciones para hallar “La Osa Golosa”, pues eran más direcciones desconocidas que tomar.

 

Por lo que la guarda como gesto de agradecimiento por informar de lo ocurrido sobre la falsa cazadora y su grupo vandálico, le dio un papel con indicaciones graficas bien dibujadas sobre cómo encontrar el sitio al que buscaba.

 

__________________________________________________________________

 

El panorama nocturno de Brahim se veía como era de esperar, tétrico, las oscuras calles invadidas por cuervos en los alrededores y el transitar de menos gente con pinta fúnebre en su vestimenta, no era muy acogedor como foco turístico.

 

El muchacho ni tomo en cuenta el lúgubre aspecto a su alrededor, pues enfoco su atención en el papel para hallar “La Asociación”, por suerte los dibujos le indicaban en detalle su punto de partida de la puerta del lado sur, con unas flechas que le mostraban las direcciones que seguir.

 

Siguiendo al pie de las letras los caminos que tomar de las instrucciones, le tomo media hora llegar a su destino, allí se encontró con un amplio edificio hecho mayormente de madera, pese a tener una gran altura tan solo constaba de un piso, en su interior albergaba un extenso salón con personas armadas, todos con el oficio de cazador y como era de esperar, la mayoría eran mujeres que portaban los mejores equipos y aire profesional, la presencia masculina era minoría resumida solo en dos hombres.

 

Hacían filas para tener su turno y ser atendido en unas ventanillas, habían varias de ellas y con ello la fila avanzaba con rapidez, Peter formo en una y espero paciente su turno, hasta que finalmente le toco.

 

—Buenas tardes, joven, ¿me permite sus Hemopetra? –Pregunto cortésmente el empleado de la ventanilla.

 

Un hombre pelinegro de piel caucásica y gabardina marrón era quien yacía en la ventanilla atendiendo, Peter tomo de la bolsa todas las piedras rojas y se la entrega al empleado, quien usando una máquina de apariencia cuadrada, la abre desde arriba e introduce las piedras en el interior, cerrándola por consiguiente.

 

Tras jalar una ligera palanca por unos leves segundos, la máquina inicia su evaluación usando energía Nova en su interior que recubría las Hemopetra, el hombre observaba desde una pequeña pantalla de vidrio de la maquina el aparecer de numerosos letras y números encriptados con un idioma que solo él podía entender.

 

—Según la “evaluación”, todos estos Hemopetra son de Cryptian “Categoría E”, todos ellos trasgos, me asombra la cantidad recolectada –Informa el hombre de los resultados del valor de las piedras rojas —Tenemos 12.000 Ralods en total por todo esos trasgos.

 

El Ralods era el dinero empleado en Eliux, venia tanto en forma de monedas como billetes, pero por razones económicas y comodidad, convenientemente su distribución era mayormente en “papel moneda”.

 

Peter recibe su ganancia entregado en 12 billetes de cada uno con un valor de 1000 Ralods, dentro del bolso había dinero de su anterior portador, un total 5000 Ralods en 5 billetes, sumando su ganancia obtenida recientemente con su capital actual, poseía un total de 17000 Ralods en su poder.

 

—Gracias por su transacción, vuelva pronto –Le desea el hombre de la ventanilla.

 

Con los beneficios conseguidos, su siguiente parada era un sitio en el cual poder comer algo y descansar, “La Osa Golosa” era lo único que tenía en mente.

 

—Vaya mierda de primer día como cazador, no quiero ni imaginar cómo será el segundo y el tercero –Pensó en su adentro el joven mientras caminaba hacia el local.

 

__________________________________________________________________

 

El horario nocturno del negocio era más movido en comparación del día, no solo los alrededores de La Osa Golosa estaban más lleno, sino que destacaban además el espectáculo brindado para su clientela predominantemente femenino.

 

Numerosas cazadoras comían y bebían mientras observaban las lujuriosas danzas de strippers masculinos que deleitaban su erotismo en un escenario con caño o con un baile privado, los elegidos para este empleo eran por supuesto jóvenes atractivos de cuerpo esculpidos que llevaban ropa ajustada, sobre todo calzones negros que sobresalía el bulto de su hombría.

 

—El mundo se ha ido tan al carajo –Peter interpreto en sus pensamientos ante lo que veía.

 

Busco sentarse sobre la barra de bebidas para mantenerse lo más lejos posible de los strippers, el barman de horario nocturno le atiende, resultando ser otro rostro guapo como todos en el negocio.

 

—¿Ordenara algo?.

 

—La comida con carne más barata que tenga y algo de alcohol, barato.

 

Mientras esperaba su pedido, a la distancia algunas cazadoras miraron con cierto interés hacia donde se encontraba Peter, pues era el único hombre del local ajeno a los empleados, tres de ellas se levantan caminando hacia donde estaba él.

 

—Vaya, ¿qué tenemos aquí? –Dijo una bella mujer en sus 24, con brazos fornidos, larga cabellera marrón con tintes negros, gabardina café sin mangas y una larga espada pesada enfundada en su espalda, sentándose al lado izquierdo del muchacho —No hay muchos clientes hombres en este lugar, ¿eres un cazador de casualidad?.

 

Las otras dos mujeres semejantes a su edad y que le seguían ocuparon el lado derecho, una de ellas era una pelinegra con un bastón de acero decorado en uno de sus lados con una estrella de cristal rojizo en la punta y la segunda era una rubia que usaba sombrero y llevaba un mosquete a espaldas.

 

—Pues sí, lo soy, comencé no hace mucho –Respondió Peter.

 

—Mmm… luces como alguien fuerte, además de atractivo, dime, ¿formas parte de algún grupo de caza?, en caso de que aún no, no nos vendría mal tenerte en nuestro grupo, todas somos cazadores experimentadas, a propósito, me llamo Verónica, un gusto conocerte –Proponía la mujer presentándose a la vez.

 

—Peter Garnier, de momento no estoy interesado en unirme a un grupo –Dijo con toda sinceridad el chico.

 

Tras su encuentro con la mujer de nombre Brenda, Peter supo que debía ser más cuidadoso desde ahora con las compañías, incluso si el trio de mujeres resultasen ser auténticas cazadoras, para el muchacho unirse a ellas suponía muchos inconvenientes, no hacía falta tener un gran IQ para suponer que lo que ellas querían obtener del chico peliblanco no era sus cualidades como cazador sino el libertinaje de por medio.

 

En simples palabras, veían a Peter como un objeto sexual más que como un compañero de caza, otro inconveniente que considero es con respeto a su licantropía, estar en constante compañía de cazadores podría desatar que si llegasen a ver aquel lado inhumano del chico, no dudarían en matarle, debía ser listo y lo más idóneo era valerse por su cuenta.

 

—Oh, vamos, ten por seguro que la pasaras bien cazando con nosotras y te harás más fácil el conseguir sustento como cazador –Insistía la tal Verónica.

 

—Vuelvo a decirlo, de momento prefiero cazar por mi cuenta –Repite el chico peliblanco su mensaje.

 

—Mmm… eres terco, tierno aunque duro de convencer, si supieras las monstruosidades que hay allá afuera, es fácil encargarse de Cryptian de “Categoría E”, pero los de “Categoría D” en adelante, la mayoría de los novatos mueren al enfrentarlos solo contra una de esas cosas, ¿no te sería más conveniente tener otra espada a tu lado que te ayude?.

 

—Ya te dije que no…

 

Verónica había puesto su brazo alrededor de la espalda de Peter aferrándose a él, sentía la fuerza de la cazadora presionándole, la mujer no estaba dispuesta a renunciar fácilmente a tener el muchacho para sí misma y sus chicas.

 

—Puta madre, lo que me faltaba, una mujer con más testosterona que razonamiento –Pensó el muchacho ante la problemática situación que le envolvía — ¿Qué hago?, ¿debería montar un escándalo y mandar todo a la mierda o tener paciencia?, ¿pero qué mamadas estoy diciendo?, ¡nunca he tenido paciencia para estas idioteces! –Charlaba sobre sus opciones en su cabeza —Calma… recuerda que eres un desquiciado, con las hormonas de un puto perro rabioso que podría joderme la noche… y la vida.

 

Si buscaba solucionar el problema con la violencia, corría el riesgo de ser echado, además Peter sostuvo la idea de que incitar su adrenalina podría ser un potencial estímulo para que su lado inhumano se manifestara y con tantas cazadoras, era como invitar a la muerte a su funeral.

 

Continuara…

Anuncios

2 pensamientos en “Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s