Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 8

CAPITULO 8

 

Hombre lobo, muchos son los relatos de su existencia, temibles criaturas mitad hombre y mitad bestia, con un ansia voraz por la carne humana, dotados de actitudes físicas sobrehumanas y una capacidad regenerativa, veneradores de la luna llena pues es su símbolo y sus fuerzas aumentan considerablemente cuando su luz se alza en el cielo nocturno.

Peter ahora se encontraba en una situación delicada, pues una de esas criaturas le tenía sometido, la bestia fácilmente situado a espaldas suyas, le bastaba con solo un brazo fornido para sujetarle y mantenerle a raya, incluso en intentos de forcejeo para liberarse de ella, solo basto para que su aprisionadora aplicara un poco más de presión en su agarre para darle a conocer su lugar como prisionero en sus manos.

 

—Es inútil, un humano no es más fuerte que un licántropo –Le deja en claro la mujer loba pelinegra —No malgastes en vano tus fuerzas, las necesitaras para otras cosas.

 

— Te tomas demasiado tu tiempo para volverme tu cena, ¿qué planeas realmente? –Pregunta el muchacho a modo de broma.

 

— ¿Crees que voy a comerte?, eso sería un desperdicio –Dice la bestia llevando su mano libre a la entrepierna del chico —Los únicos que valen como comida son esas mujeres humanas que estaban contigo, en cuanto a ti y al chico del mosquete, tenemos otros planes, en especial a ti, tienes un cabello hermoso, los nuestros consideran el color blanco como un símbolo de belleza y buena fortuna, serás bastante popular cuando te llevemos con nuestra manada.

 

—De modo que planean esclavizarme, no es tan diferente a la que esa mierda de forajida intentaba hacerme.

 

—Mmm… nuestra manada al igual que otras solo toman en su mayoría esclavos masculinos, no como una mano de obra barata, lo entenderás cuando te llevemos allá, mientras tanto creo haber dicho que pasemos el rato a solas hasta que mis compañeras regresen de su cacería.

 

La mujer loba sin vergüenza o pena alguna, baja los pantalones y ropa interior del chico dejando su masculinidad al aire, tomando con cuidado con su inhumana mano, retrae sus garras para facilitar el tenerla en su palma el miembro del joven a quien dé a solo segundos de estar flácida, el tacto de la fémina lupina hace posible su erección.

 

—Vaya, te excitas muy fácil con una mujer que no es humana, eres un pervertido, ¿verdad? –Le dice ella con tono burlón.

 

—No quiero oír eso, de quien que me está agarrando el pene sin mi consentimiento, en términos de perversión sexual, tengo la impresión de que es un rasgo bastante fuerte en ti –Opino Peter.

 

—Oh, buena deducción, es cierto, me gusta demasiado el sexo, diría que BASTANTE –Dice con todo orgullo jalando con fuerza la erección del muchacho.

 

Lame eróticamente el cuello del joven peliblanco mientras su mano manoseaba su pene con disfrute, tales estímulos repercutían placenteramente en el cuerpo de Peter, pero él no se dejó distraer por la lujuriosa situación que le envolvía, mientras ella yacía distraída con su perversión, el chico pensaba en una manera de librarse.

 

Inevitablemente ante el acumulo del placer en pocos minutos sobre su masculinidad, el joven de pelo blanco deja escapar una corrida de su esencia blanca con la cual mancha toda la palma de la mano de la loba con la que lo estimulaba, llevando la fémina lupina dicha palma cubierta de fluidos a su boca y deglutiendo su sabor.

 

— ¿Mmm…?…. este sabor… se siente diferente de otros humanos… es como… si tuviera un gusto único… no sabría la manera de describirlo exactamente, se siente como familiar en cierto sentido… placentero, excitante… je, y hasta podría ser casi adictivo.

 

En ese momento en que la loba con júbilo disfrutaba el sabor de la semilla de su presa, Peter sintió como su depredadora distraída por la fascinación de sus libidos actos, había reducido considerablemente la fuerza del brazo con el que lo sometía, dándole la chance que buscaba.

 

—Ahora o nunca –Pensó el joven peliblanco.

 

El chico logra liberar uno de sus brazos, lleva su mano hacia la empuñadura de su espada consiguiendo alcanzarla, su moral se elevaba deseoso de desenfundar su arma, pero sus planes se ven arruinados cuando la loba con la mano que deleito su lujuria, agarra con fuerza la muñeca del chico de la extremidad con la que había logrado hacer contacto con su espada.

 

—Que lastima, fue un buen intento, los nuestros no poseen sentidos agudizados por nada, veía venir esa movida tuya desde kilómetros, mmm… ¿decepcionado?.

 

Forzando a alejar su mano del arma, la mujer loba vuelve someterle con el mismo brazo aplicando más fuerza en su cuerpo y extremidades superiores del chico, haciendo uso de su brazo libre para sujetar el mentón del muchacho peliblanco y abrir su boca para recibir su pegajosa lengua lobuna que saboreaba su interior.

 

—Incluso allí tienes un buen sabor… no exagero al decir que ciertamente se siente único y especial comparado a otros humanos, no cabe duda de que serás bastante popular cuando te lleve al hogar de mi manada, los nuevos siempre tienen más atención, pero tu… digamos que cautivaras a bastantes cuando te prueben la primera vez, yo pediré las primera rondas, exigiré como mínimo unas 3 o 4 veces.

 

Una vida de esclavitud, sea como una herramienta desechable de trabajo o un muñeco sexual, al ver sus opciones de librarse bastante reducido y las palabras de la chica loba susurrar sobre el destino que le deparaba, el interior de Peter se estremecía, no de temor, ni miedo o terror, aquello que crecía desde el fondo de su ser, era ira.

 

— ¿Yo… de nuevo tendré que pasar por eso? -Pensó el chico en su mente con el acompañamiento de traumáticos recuerdos oscurecidos —No… no…

 

Fragmentos de su pasado alimentaban su enojo, hasta que el forzoso beso y sacudida de la lengua de la loba en el interior de su boca, fue la gota que rebalsó el vaso, desencadenando su furia.

 

— ¡NOOOOOOOOOO! –Exclama a todo pulmón

 

 

Los ojos de Peter se tiñen de negro y sus pupilas de amarillo, intentando nuevamente liberarse de la licántropa con forcejeos bruscos.

 

— ¿Otra vez malgastaras tus fuerzas?, que persistente eres, solo son inútiles esfuerzos en…

 

Pero la loba queda atónica, al ver como aquellos esfuerzos físicos por parte del chico logran librarse de su brazo aprisionador, para luego sentir como una de las manos de Peter se enrolla sobre su cuello presionando con notable fuerza, miro cara a cara al muchacho de pelo blanco quedando más abrumada al ver los rasgos de sus ojos y más aún, los colmillos que brotaban de su boca.

 

—No me subestimes, ¡perra!.

 

Tras aquella ferviente declaración, Peter arrojo a la loba varios metros lejos de él, la hábil lupina hace uso de sus musculosas piernas para aterrizar en el suelo sin problema.

 

—La magnitud de la fuerza con la que se liberó y me arrojo… ¡no son para nada humano! –Pensó la licántropa.

 

Pero el furioso muchacho no se detuvo allí, desenfundando su espada con ambas manos cargando contra la loba, quien reacciona al ver a Peter acercarse y esquiva su ataque ágilmente, siendo testigo de otra muestra impresionante de su fuerza.

 

De sus brazos denotaba numerosas venas al momento de agitar su espada, como la mujer loba estaba fuera de su alcance, su corte es recibido por un árbol de gruesa madera el cual es partido a la mitad y derribado, ningún humano podría ejercer tal poderío sin activar la habilidad de su arma Gear o ser un Novamancer.

 

Sin embargo, pese a que la espada de Peter era un arma Gear, aquel ataque que ejerció era uno normal, cuya magnitud de daño fueron frutos mayormente de los esfuerzos de la fuerza bruta de su portador, en pocas palabras, la hazaña de derribar tal árbol de dura madera, era obra de las propias fuerzas naturales del joven.

 

—No eres humano… -Le dice la licántropa al verle detenidamente.

 

Los rasgos físicos de sus ojos y boca, la anormal fuerza que poseía sin sentir energía Nova que le apoyara, la mujer loba pronto empezó a percibir un aroma diferente en el cuerpo de Peter, uno que desconocía pero agradable a la percepción olfativa, fue aquello que le hizo deducir sobre su naturaleza.

 

— ¿No me digas que eres un…? –Pregunta la chica loba de manera incompleta y un rostro severamente alterado.

 

Peter por su parte comienza a golpearse varias veces en su frente con la palma de su mano derecha, repitiéndose numerosamente en voz alta con un tono grave “vuelve en sí”, hasta que sus rasgos físicos regresan a la normalidad, sus ojos recuperaron su estado original y aquellos colmillos en su boca habían desaparecido.

 

Miro a la loba fijamente, la expresión en su cara revelaba un grado de sorpresa sin igual, como si casi estuviera en un shock emocional, aquello que miraba con esos sobresaltados ojos era nada menos que Peter.

 

— ¿Por qué me mira de esa manera?, no importa, parece bastante distraída, no me conviene luchar si hay más de esas cosas cerca de aquí, tengo que aprovechar e irme al carajo cuanto antes –Pensó Peter.

 

Las fuerzas del chico peliblanco estaban en su normalidad, enfundo su arma en la espalda y acto seguido se dispuso a huir en una dirección en concreto, para cuando la loba volvió en sí, observa como él se aleja a toda velocidad perdiéndose a la vista.

 

— ¡Espera!, ¿¡realmente eres un…!?

 

En vano eran sus esfuerzos por comunicarse con Peter, pues la distancia que los separaban ya era bastante lejana, dejo huir a su presa, aunque a este punto, la licántropa confusa, ya no pensaba en el muchacho como tal, aquel encuentro dejo otra impresión en él, una llena de dudas y fascinación.

 

Sus agudas orejas captan la presencia de alguien acercándose, quien resulta ser una de sus compañeras en su forma completa de licántropa, resaltando en todo su esplendor un salvaje lobo antropomórfico de largo hocico, filosas zarpas en las manos de sus extremidades superiores y largas uñas en los pies de las inferiores, recubierto de un pelaje negro de pies a cabeza, ojos negros y pupilas amarillas, una fornida musculatura y poderosas dentaduras resaltando dos pares de colmillos, sin olvidar por supuesto sus rasgos femeninos de sus pechos que delataban a simple vista su sexo.

 

— ¿Qué tal te fue? –Pregunto la loba pelinegra.

 

—De los cuatro logramos dar con tres de ellos –Responde su compañera lupina.

 

—¿Qué hay del chico con el mosquete?.

 

—Se tropezó y se dio gravemente en la cabeza contra una roca, inevitablemente murió, que frágiles son los seres humanos, ¿qué hay de ti?, ¿dónde está el otro chico?, tenía un cabello bastante precioso.

 

—Él escapo.

 

—¿¡Que!?, ¿una presa escapándose de tus garras?, eso es bastante inusual, ¿qué ocurrió exactamente?, Lyra –Revelo su compañera el nombre de la loba de pelo negro.

 

—Si te lo dijera, no me creerías –Dijo la nombrada Lyra con un rostro serio —Dile a Sarina y al resto que voy tras él, se acaba de ir por el norte.

 

—¿Qué?, ¿¡el norte!?, ¿¡no conduce por esa dirección a la ciudad de Brahim!?, ¿¡porque correr tanto riesgo por él!?… ¿qué es lo que viste exactamente en él?, Lyra.

 

—Es lo que voy a averiguar, temo que tendré que faltar al evento de mañana.

 

— ¿¡Estas bromeando!?… no… tu cara me dice claramente que no lo haces, si estás haciendo esto realmente, es que viste algo bastante especial en ese chico para tomarte estas molestias, lo suficiente para llamar tu atención y demasiado importante como para querer faltar al evento de cacería que planeamos ir en grupo –Suspira la loba compañera —A Sarina no le hará gracia esto, pero se lo hare saber.

 

—Te lo agradezco.

 

La mujer loba compañera de Lyra se marcha por el mismo rumbo por el cual vino, para encontrarse con el resto y darle su mensaje, mientras que la licántropa pelinegra ya decidida se pone en marcha hacia la ciudad de Brahim con intenciones de volver a encontrarse con Peter.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s