Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 7

CAPITULO 7

 

Brenda se revela como una forajida sin vergüenza o moral, respaldada por tres aliados, 4 enemigos humanos armados y apuntando con sus armas contra Peter con intenciones de arrebatar sus pertenecieras materiales y social.

Una arquera con un arco Gear, una lanzadora de cuchillos arrojadizos y un tirador de mosquete, eran las potenciales amenazas a distancia que el joven peliblanco centro casi toda su atención, podría predecir sus movimientos, pues la sed de sangre en los tres era más que notable.

 

—Podría ganar con cierta dificultad, solo debo… -Pensó el muchacho en su mente.

 

Pero su oración es incompleta al sentir en su pecho un intenso dolor, una sensación familiar, era el mismo que le sacudió el primer día en que despertó en Eliux, su concentración, sus fuerzas y activa adrenalina se veían entorpecida por tal malicia, por instinto puso una de sus manos en el tórax creyendo que eso disminuiría el dolor, más no solo no lo hizo, sino que revelo aquella debilidad a su enemigo.

 

— ¿Qué es esto?, ¿estas sintiendo mucho dolor en el pecho?, no vi que los trasgos te hayan tocado en algún momento cuando luchaste contra ellos, ¿será cosa de una vieja herida muy molesta?, ¡jejeje!, eso facilitara tu captura –Dijo Brenda.

 

El dolor persistió aun, su grado era menor comparado a cuando inicio, pero aun seguía siendo un estado desfavorable para Peter, pues entorpecía sus actitudes para combatir, odiaba de solo pensarlo, pero luchar no era factible, solo podía recurrir a la opción de huir, pues el luchar desembocaría a dos posibles resultados, morir o ser capturado y esclavizado.

 

Con una profunda inhalación y exhalación, Peter ignora el dolor resistiendo lo más posible su percepción en el cuerpo, permitiéndole momentáneamente que sus sentidos y fuerzas puedan ser utilizados con mayor eficacia, dio un paso hacia atrás y acto seguido se dio media vuelta rápidamente eligiendo como ruta de escape la zona con más follaje del bosque cercano a él.

 

— ¡Que no escape! –Ordeno la líder forajida a los suyos.

 

Percibiendo la sed de sangre de los tres atacantes a distancia, el muchacho del mosquete era el primero en hacer su movimiento, el chico de pelo blanco así lo preveo, el objetivo de su inminente disparo, era asestar en una de sus piernas e incapacitar su movilidad.

 

El forajido disparo su arma de fuego, pero Peter había pronosticado la dirección del proyectil con rumbo a su pierna derecha, con solo ladear a la izquierda por unos cuantos centímetros antes de efectuarse el disparo, la bala es evadida y pasa casi rozando a la extremidad que el tirador tenía como objetivo.

 

— ¡No jodas!, ¿¡acaba de esquivar mi disparo!? –Resalta con asombro el tirador.

 

No era la primera vez para el muchacho de pelo blanco esquivar proyectiles de un arma de fuego, comparado a una pistola moderna de su mundo natal, el mosquete era más lento y más predecible, con el fallido ataque del tirador del arma de fuego, la arquera y la lanzadora de cuchillos fueron los siguientes en intentar detenerle.

 

Sus armas de por si eran aún más lentas que el del mosquete, por lo que a Peter no le tomo demasiada dificulta evadirlos aun con la dolencia en su pecho fastidiándole, lo que dio como resultado una huida exitosa hacia la parte más densa de vegetación del bosque.

 

— ¡Idiotas, no podemos dejar que huya!, ¡si vuelve a la ciudad y da a conocer sobre nuestras acciones perderemos este punto para nuestro “negocios”!, ¡hay que atraparlo, sea vivo o muerto, pero bajo ninguna circunstancia debe salir de este bosque! –Ordeno una seria y molesta Brenda.

 

__________________________________________________________________

 

— ¡Sigan buscando!, ¡tenemos que hallarlo cueste lo que cueste, carajo! –Exclama Brenda.

 

Escondido sobre unos arbustos, allí se quedó el joven de pelo blanco ocultándose de sus perseguidores hasta que su condición mejorase, el dolor en su pecho tras resguardarse había empeorado, resistió sus impulsos de emitir algún quejido para no delatar su ubicación.

 

Sobre el follaje que eligió esconderse, a su lado había un árbol al cual se pegó como una pared con intenciones de descansar, una severa somnolencia le invadió, fue la misma que la anterior vez, sus parpados se vuelven pesados y su vista cesa cayendo su cuerpo en letargo.

 

__________________________________________________________________

 

Había vuelvo a aquella zona forestal sombrío de su mundo onírico, estando completamente desnudo, tal y como en la ocasión anterior.

 

— ¿Otra vez aquí? –Se dice con cierta molestia —Para ser solo un sueño, se siente bastante real, fastidiosamente real.

 

—“¡Jajajaja!, eso es porque esto es mucho más que solo un mero sueño”.

 

Una tétrica voz inhumana hace eco en sus oídos, era imposible de saber de qué dirección provenía, Peter solo pudo ponerse en total estado de alerta al darse cuenta que no estaba solo.

 

— ¿Quién está ahí?, ¡muéstrate! –Le ordena el chico peliblanco sin miedo alguno.

 

—“Como gustes, cachorro”.

 

Una niebla roja se manifiesta a unos pocos metros ante sus ojos, adquiriendo la forma de un horripilante lobo fantasmagórico de ojos negros sin pupilas y monstruosa dentadura, tal entidad la había visto con anterioridad.

 

—Tu… te recuerdo, te vi en aquella ocasión.

 

—“¡Si, tienes buena memoria, cachorro!, por fin podemos cruzar palabras, a diferencia de nuestra primera interacción”.

 

—¿Quién o qué carajos eres?, ¿¡y en donde estoy!?.

 

—“Mmm… no temes en preguntar, no dudas o te pones nerviosa en mi presencia, ¡eso me agrada!”.

 

—No cambies de tema.

 

—“¡Jejeje!, yo soy lo que soy, en cuanto a nombres, puedes decirme, Licantropía Latente, o Licten, es una mezcla entre las dos palabras, y sobre donde estas, se podría definir este sitio como tu actual subconsciente”.

 

Mirando detenidamente a la entidad sobrenatural, no podía percibir rastro alguno de sed de sangre en él, pensó que podría deberse a su naturaleza inusual o que en donde estaba, era incapaz de hacer uso de su habilidad.

 

—“Es inútil, no sentirás nada de mi aun si lo intentas hasta el cansancio, además soy totalmente incorpóreo, no puedo tocarte y tú no puedes hacerlo tampoco, por lo que no podría hacerte daño de ninguna manera” –Le reitera la entidad autonombrado como Licten.

 

— ¿Cómo sabes sobre mi…?

 

—“Se todo lo necesario de ti, cachorro, a diferencia de ti que aún no sabes nada, ¿quieres saber porque tu cuerpo está padeciendo tanto dolor?, aunque en el fondo creo que ya tienes una buena idea”.

 

—Me estoy convirtiendo en una de esas cosas, ¿no?.

 

En su mente recordó a la enorme bestia lupina que le propino la mordida en su hombro derecho.

 

—“Exactamente, cada gramo de dolor que sientes, es una señal de que tu propio cuerpo humano está cambiando biológicamente por dentro y fuera listo para recibir con los brazos abiertos a tu nueva identidad, ¿no es hermoso?”.

 

—Tsk… por culpa de ese dolor, me ha dejado debilitado y a las manos de esos imbéciles de poca monta, tu sentido de la belleza es una mierda, me estás dando demasiado problemas, idiota.

 

—“Oh, pero ya falta poco, solo tienes que resistir hasta la primera noche de luna”.

 

—¿Qué?.

 

—“El tiempo de la charla acabo, nos veremos en la próxima ocasión, hasta entonces mantente con vida, cachorro”.

 

—¡No, no, aun quiero más respuestas y me las vas a dar!.

 

La entidad sobrenatural se desvanece y todo el bosque empieza a desaparecer en un cegador haz de luz.

 

La entidad sobrenatural se desvanece y todo el bosque empieza a desaparecer en un cegador haz de luz.

 

__________________________________________________________________

 

 

Peter había despertado, ya era de noche y para su mala suerte su despertar se dio en una pésima situación, los cuatro forajidos habían hallado su escondite y le tenían cara a cara con sus armas apuntando a su rostro.

 

—Ya no hay donde huir, ni se te ocurra moverte un centímetro o te dejaremos malparado –Le amenazo Brenda —Has sido la presa que más problema nos has dado, una astilla en el culo que no vamos a olvidar, pero se acabó, nos daremos un buen botín contigo, ¡que alguien me pase una cuerda y mientras lo amarro que el resto este pendiente de cada movimiento que haga!, no vamos a arriesgarnos de nuevo.

 

—Oh, pero querida ladronzuela de pacotilla, ya te estas arriesgado bastante al estar aquí –Una voz ajena a los 4 forajidos y Peter se escucha en las cercanías.

 

Todos voltearon para encontrarse con la persona que había dicho esas palabras, allí se hallaron con una mujer de pelo negro con una altura casi de 180 cm, vestía unos atuendos ligeros, una camiseta con el ombligo al descubierto y unos short negros, en su cintura llevaba sobre un cinturón enfundadas un par de dagas de empuñaduras color verde.

 

— ¡Mostrarte así de la nada, que ilusa eres! –Dice Brenda ordenando a la arquera a apuntarle con su Gear.

 

—La única ilusa eres tú, humana –Sonrió con malicia la mujer desnudándose por consiguiente y solo quedándose con el cinturón que tenía sus armas.

 

Pronto el cuerpo de la joven pasa por una inhumana transformación, un pelaje grisáceo brotaba cubriendo todos sus miembros, garras filosas crecen de las uñas de sus pies y manos, aquel pelaje de su cuerpo pronto se extiende desde su cintura hasta el cuello, dejando parte de su abdomen con su piel humana intacta, surge por consiguiente una cola animalesca larga y peluda, sus orejas se cubren también de pelaje adoptando una forma larga y puntiaguda, de su boca un par de caninos aparecen y sus ojos se tiñen de un color amarillo.

 

— ¡E-es una mujer loba! –Dice atemorizado la arquera del grupo.

 

—No puede ser… no me digas que nos adentramos demasiado al bosque y como es de noche, acaso… -Crecían los temores de Brenda al pensar de ello.

 

Varios ojos de brillo amarillento surgían entre las sombras a la espalda de la primera bestia, pronto se revelan como un grupo de 5 licántropos femeninos en su completa forma de lobos parados en dos patas, mirando detenidamente a los forajidos, saboreando el deseoso anhelo de clavar sus fauces en ellos.

 

— ¡Es toda una puta manada de licántropos, huyan! –Ordeno una alterada Brenda la retirada.

 

Tan pronto como los 4 se echaron a correr, fueron inmediatamente perseguidos por la manada, la única que no se movió de su lugar fue la primera mujer loba, al igual que Peter, quien yacía aun en el suelo.

 

— ¡Mierda, no esperaba encontrarme con otra de esas cosas tan pronto, tengo que huir…!

 

Se dispuso a ponerse de pie, sintiendo que su cuerpo pese a que el dolor había desaparecido, se sentía débil, lo suficiente como para ser abrumado por las cualidades físicas de la inhumana mujer en las cercanías, ni el “Instinto Asesino” de Peter pudo reaccionar a semejante velocidad.

 

La mujer loba en solo cuestión de escasos segundos se había desplazo a un costado suyo y atrapado con solo un brazo, la fuerza que con la que le sujetaba estaba a un nivel sobrehumano, el chico peliblanco ni aun teniendo todas sus fuerzas estables podría liberarse de tal agarre.

 

—No, no te iras a un ningún lado, mientras mis compañeras se ocupan de tus “amigos”, ¿qué tal si pasamos el rato a solas hasta que vuelvan? –Le susurró al oído acompañado de una lamida y un leve gruñido bestial.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s