Werewolf & Assassin [Reboot] Capitulo 1 – 2 – 3 Y 4

 

GENERO: Aventura, Ciencia Ficción, Fantasía y Erotismo

 

ADVERTENCIA: Contenido explícito de violencia gore, lenguaje soez y sexual

 

SINOPSIS: Imagina ser transportado de manera desconocida a un mundo alterno de pinta victoriana en el que la caza de peligrosos monstruos denominados “Cryptian” con artefactos tecnológicos y poderes sobrenaturales empleados por una fuente de energía con propiedades especiales llamada “Nova” sea un oficio popular, ahora añade que dicho mundo el género dominante tanto físico como social sean las mujeres y como plus extra, se te prive de tu humanidad apenas llega tras ser mordido por una mujer lobo.

Así comienza la historia de Peter Garnier, un muchacho de 18 años con tendencias psicóticas al homicidio, adaptándose al entorno que le rodea mientras su cuerpo sucumbé a los cambios de la licantropía.

 

__________________________________________________________________

 

CAPITULO 1

 

El fuerte hedor de la muerte inundaba el alrededor con diversos cuerpos cortados, tripas y órganos con miembros cercenados y algunas cabezas decapitadas, cubrían el suelo junto al mar rojo, todo desde la ubicación de un lúgubre y sucio sótano.

 

Un foco iluminaba cuanto podía la macabra escena, del paisaje repleto de cadáveres de hombres con pinta de matones, armados con bates de aluminio, navajas y nudillos de hierro, todos y cada uno privado de su último aliento.

 

El autor de tal matanza se hallaba en la esquina de una pared sentado, intentando cubrir con su mano la hemorragia de su abdomen a causa de un disparo de pistola.

 

El autor se revela como como un muchacho en sus 18 años, de un inusual cabello color blanco corto, poseía ojos azules y una altura de 180 cm, el arma predilecta de su sangrienta hazaña era un machete.

 

Su cuerpo presentaba diversas heridas de cortes en sus brazos, piernas y algunas en su espalda y pecho, pero fue la herida de bala en su abdomen en que finalmente azoto su vitalidad, recordó el momento de su descuido que lo dejo en tal fatal estado.

 

Era su última víctima, un obeso hombre a quien con su machete abrió su regordete estomago privándole de sus gulosos contenidos, el hombre en su agonía apunto con la pistola 9mm de su mano y asesto con su balazo.

 

—999… solo he llegado a matar 999 personas… -Dice el herido muchacho de cabellera blanca en voz alta —Tan solo… faltaba uno más para el mil…

 

Su mirada se tornaba borrosa, notaba como sus fuerzas iban mermando, siendo arrastrado por el inevitable fin, sucumbe a la oscuridad al cerrar sus parpados.

 

—Aun no me apetece… ir a dormir en el más allá… mi sed de sangre… proclama más…

 

__________________________________________________________________

 

Abrió sus ojos nuevamente, presenciando una escena desconcertante, se hallaba desnudo y recostado boca arriba sobre un altar de piedra, inmovilizado por cadenas en cada una de sus extremidades, la herida de su abdomen se encontraba cubierto por una venda la cual no recuerda haberse colocado una.

 

Miro a su alrededor para buscar alguna explicación pero solo hallo más confusión, vio que se encontraba en una cueva desconocida, rodeado de 4 misteriosos individuos vestido con túnicas blancas y máscaras de madera con la imagen del rostro un lobo, dando a la fuerte sospecha de ser sectarios.

 

Pero lo más impactante era aquello que se encontraba a escasos centímetros al frente de él, estaba allí parado mirándole fijamente con unos penetrantes ojos amarillos, una cosa inhumana, un lobo bípedo con casi 2 metros de altura, su cuerpo estaba cubierto por un pelaje blanco mezclado con gris, presentaba en su cabeza un cuero cabelludo negro largo y el par de senos de su pecho resaltaban a la criatura como mujer.

 

Era una bestia sobrenatural, mitad lobo y mitad hombre, un licántropo. El muchacho de pelo blanco pensó entonces que todo se trataba de un anormal sueño, pero el grado de realidad que percibía le hacía dudar de aquella hipótesis.

 

La bestia avanzo lentamente hasta subirse al altar y caminar en cuatro patas hasta el muchacho, acerco su hocico al rostro del chico mirando sus azulados ojos, la licántropa no desprendía hostilidad alguna, no gruñía o mostraba sus colmillos con intenciones de comérselo.

 

Abrió su boca y con su lengua, empezó a lamer el desnudo pecho del muchacho, saboreando la sangre de sus heridas de cortes, subiendo hasta pasar por su cuello y seguir haciendo de las suyas por un par de minutos.

 

Se detiene unos momentos y vuelve a mirar fijamente al muchacho, colocando una de sus peludas manos sobre la mejilla izquierda del chico, acerca su lengua lamiendo con afecto su hombro derecho unos segundos y luego emite una leve risa, acto seguido muestra sus colmillos y muerde con intensidad el hombro al que lamia.

 

El chico percibe un dolor inimaginable, mientras gritaba ante la dolencia que sucumbía, uno de los sectarios entrega a la licántropa un recipiente de piel rellenado con un líquido en su interior, la criatura llena su boca con el brebaje pero no lo traga, a la fuerza toma con una mano la cabeza del muchacho peliblanco y con la otra abre su boca, introduciendo ella su boca en la de él para forzar a hacerle tragar aquella bebida.

 

El herido joven siente el amargo sabor de aquello que tragaba, a solo poco tiempo, la sensación de dolor de la mordida disminuía y pronto su vista se vuelve mareada, un profundo sueño envuelve su consciencia y fuerza sus parpados a cerrarse, regresando a la oscuridad.

 

__________________________________________________________________

 

Nuevamente sus ojos vuelven a abrirse, se encontró de nuevo en aquella cueva, completamente desnudo y sobre el altar de piedra, solo que ahora estaba solo y ya no había cadenas aprisionando sus extremidades, era libre de ponerse de pie.

 

No había rastro alguno de los sectarios y la bestia lobo, el muchacho sumido en la confusión nota que las heridas que tuvo alguna vez en su cuerpo habían desaparecido como por arte de magia, ni un solo corte encontró, ni siquiera la grave herida de su abdomen.

 

Incluso hasta la venda que tenía hace poco había desaparecido, no había ni el más mínimo rastro de sangre o cicatriz en él, ni siquiera su hombro derecha presentaba lesión alguna y aun recordaba psicológicamente la mordida de aquel monstruo lupino, era como si nunca hubiera sido herido alguna vez.

 

No comprendía que sucedía, no entendía que ocurría, pero ignoro todo eso, pues vio que estaba vivo y con que su encuentro con la muerte haya sido interrumpido, le bastaba para reconfortarse de momento, pues ahora se centró en averiguar lo que a su alrededor estaba pasando.

 

Vio un camino que seguir de la cueva, pues era el único, al llegar afuera mira hallarse en un bosque, con un cielo todo nublado y un ambiente frio.

 

— ¿Dónde carajos estoy? –Se pregunta él.

 

El último lugar que recuerda haber estado antes que todo lo extraño ocurriese, era aquel sótano donde confronto a los matones que iban por él, pero ese lugar se encontraba en el callejón en una ciudad, ¿cómo fue posible que terminase de allí hasta donde se encontraba actualmente?, por no añadir también la existencia de la licántropa que la mordió.

 

Un estornuda interrumpe sus pensamientos, el frio ambiente a su alrededor empezaba a afectarle, buscar algo que le diera calor era su tarea primordial ahora, empezó a caminar por el bosque atento a su alrededor, ante los peligros de la fauna salvaje o peor, de otra criatura inhumana.

 

Con vista aguda no se rinde en buscar y sus esfuerzos dan fruto, a unos cuantos metros había avistado algo que llamo su atención, corrió para encontrarse sobre un sendero un carruaje negro derribada, restos humanos de cadáveres despedazados hasta quedar irreconocibles se hallaban sobre el vehículo.

 

El chico camino sin inmutarse pisando los carnosos pedazos de los muertos, buscando algo de valor que cubriese su necesidad vital, fue entonces que escucho el gemir de una voz masculina, había un sobreviviente.

 

Encontró entonces a un muchacho de pelo castaño de su misma edad, estaba seriamente herido de gravedad, recostado sobre un lado del carruaje, jadeando mientras trataba de detener en vano la pérdida de sangre con unas vendas.

 

Le habían arrancado casi todo su brazo derecho y la mitad de la piel de su rostro de su lado izquierdo como si una bestia le hubiera dado brutales mordiscos, su carne lacerada era totalmente visible y tan pronto vio el herido chico al muchacho desnudo de pelo blanco, detuvo su vendaje en su cuerpo para mirarlo fijamente con nervios.

 

— ¿Quién… quien eres tú? –Pregunta aterrorizado el seriamente herido chico.

 

—Peter Garnier, ¿y tú quién eres tú? –Se le acerca sin inmutarse de la impresión por las heridas de herido joven de pelo castaño — Sí que estas hecho mierda, ¿quién te dejo así?, ¿un puma?, ¿un oso?.

 

—Lo…bo… lo…lo…bo…

 

—¿Eh?, ¿un lobo?.

 

Recordó entonces la imagen de aquella bestia bípeda.

 

—Así que también te encontraste con aquella cosa –Dijo Peter en voz alta.

 

El herido chico intento formular unas últimas palabras, pero su cuerpo sucumbe ante las heridas y vomita una considerable cantidad de sangre que culmina con su pulso.

 

— ¡Oye!, ¡no te mueras aun y dime donde rayos estoy!, carajo… ya la palmo.

 

Ruido de follajes cercanos revelan la presencia de animales salvajes acercándose a Peter, el muchacho voltea para encontrarse rodeado de una manada de lobos grises, presenciando un festín ante sus ojos con los restos de los cuerpos despedazados, el cuerpo del recién fallecido chico y por supuesto, el joven peliblanco.

 

El muchacho busco rápidamente algo cerca que tomar para defenderse, y fue que lo hallo al lado del chico de pelo castaño muerto, una larga espada de plata semejante en aspecto a un cuchillo de carnicero con una hoja de 80 centímetros, la espada tenía un conjunto de dientes en su hoja con similitud a una motosierra.

 

—¿¡Quieren una probada de mi perros de mierda!?, ¡pues venga el que pelotas tenga! –Empuño Peter con ambas manos la espada desafiando a los lobos.

 

Peter fija sus ojos detenidamente al lobo que reconoce como el líder de la manada, los dos cruzan sus miradas y de repente se da un hecho imprevisto, el lobo alfa gime del miedo y se da vuelta para huir, el resto de los depredadores hacen lo mismo.

 

El joven peliblanco se alivia al verse a salvo, pero aún no se encontraba del todo fuera de peligro, con el frio aun afectándole, se enfocó nuevamente en la tarea de buscar algo que le diera calor, fue entonces que miro el cuerpo carente de vida del chico de cabello castaño, entonces comprendió que debía hacer.

 

—Lo siento compañero, pero muerto a ti ya no te sirve, y con este frio siento casi congelado los brazos y piernas, y creo que también mi testículo izquierdo.

 

Con aquel argumento, Peter se hace con las prendas del muerto.

 

Continuara…

 

 

__________________________________________________________________

 

 

NOTA DEL AUTOR

 

Si esta es la primera vez que lees esta novela, debes saber que esto es un reinicio ya que tuvo una anterior versión, conservando todo los personajes y eliminando varias cosas en cuestión con dicha versión, solo aquellos que lo hayan leído lo entenderán, argumentalmente es similar, con sus respetivos cambios, tengo en mente avanzar la trama hasta donde deje la anterior versión con los nuevos añadidos del reinicio, un saludo y muchísimas gracias por leer esta novela =).

 

 

__________________________________________________________________

 

CAPITULO 2

 

Desvistió al joven muerto y se hizo con su ropa sin importar la sangre impregnada en ella, vistiéndose con un abrigo marrón en conjunto con una camisa blanca, largos pantalones color café junto a unas botas negra y hasta incluso los calzoncillos, deshaciendo su problema de desnudes siente como poco a poco el calor llega a su cuerpo con la indumentaria tomada.

 

Además consiguió como botín extra, un bolso con correa larga que llevaba adentro dinero en forma de unos billetes verde que recordaba al dólar y una pistola, pero aquella que encontró tenía un aspecto más primitivo a las armas de fuego que él conocía, esta se asemejaba a una pistola del siglo XVIII.

 

Con el problema del frio resuelto, la siguiente tarea era averiguar donde se encontraba, el bosque que le rodeaba era una localización totalmente nueva para él, la mayor parte de su vida siempre la ha pasado en la ciudad, no tenía la menor idea de adonde estaba, yaciendo perdido hasta no indagar más allá del problema.

 

Pero otro asunto se sumo a la lista, del nublado cielo y la poca luz que trasmitía, observo como este disminuía, era un indicio de que la noche no estaba lejos de llegar, necesitaba encontrar un lugar en el cual pasar la noche, ya fuera un poblado, establecimiento o hasta le bastaría con una cabaña, lo que fuera que le evitara exponerse a los peligros nocturnos del bosque, seguir el sendero era la mejor opción, pues llevaría con más posibilidad a la civilización más cercana.

 

__________________________________________________________________

 

Camino una hora por el sendero y el cielo estaba casi por oscurecerse por completo, pronto los oídos atentos de Peter habían captado un ruido, su curiosidad le hizo acercarse con sigilo al lugar procedente de aquello que oía, desde la seguridad de un arbusto observo una escena que le hizo dudar aún más de la realidad que él conocía.

 

Sobre un pequeño campo abierto del bosque, observo a cuatro mujeres adultas armados con armas blancas, una de ellas una chica de gabardina negra sostenía una pesada espada con las dos manos, la segunda usaba un hacha en una mano y en la otra un ancho como pesado escudo de hierro, la tercera por su parte usaba un arco de metal y estaba distanciada de las dos primeras y la cuarta quien también mantenía distancia no poseía arma alguna en manos, estaba desarmada.

 

Las cuatro yacían luchando contra una bestia oso descomunal, poseía un tamaño mayor de 2 metros y medio, de garras filosas como espadas con 7 dedos en cada extremidad superior, su pelaje era puramente negro compuesto de púas en su espalda, sus ojos eran rojos como el fuego, poseía una cola larga como látigo y en su frente tenia pegado una piedra roja muy llamativa.

 

La bestia ataca a la mujer espadachín, pero este es bloqueado por la poseedora del escudo quien resiste el impacto sin problema, arroja su hacha asestando en uno de los ojos del monstruo y acto seguido el arma desaparece y reaparece por medio de teletransportacion hacia la mano de su dueña.

 

La arquera tensando el arma manifiesta sobre las cuerdas un proyectil de energía incolora con destellos eléctricos, la cual dispara asestando en el ojo restante de la criatura, la vista del ser salvaje se ve completamente destruida, la sangre chorreaba de sus inexistentes globos oculares, hasta que vapor empieza a salir de ellos, se estaba regenerando lentamente.

 

La espadachín aprovecha y haciendo uso de un par de botas especiales metálicas realiza un brinco sobrehumano de 3 metros con un giro en el aire, con el filo de su arma desciende sobre la criatura, la hoja desprende una forma de energía similar a la del arco y esta se convierte en un intenso calor envolviendo a la cuchilla del arma en altas temperaturas.

 

De una pasada, la espadachín corta con fuego uno de los brazos del monstruo, su intención era su cabeza, pero aun así logra provocarle un daño severo, la bestia ruge en agonía mientras de su herida perdía más sangre.

 

— ¡Ahora! –Exclamo la espadachín mirando a la persona que no poseía arma alguna en manos

 

Pero incluso sin algo de equipo a su favor, no era alguien indefensa, empezó a mover sus manos creando de ellas la misma energía incolora con propiedades eléctricas, dando la forma de una esfera la cual lanza hacia el monstruo impactando en la cabeza y produciendo una explosión, el oso moribundo cae de espalda hacia el suelo.

 

Peter ante lo visto trataba de digerir aquella “realidad”, se daba a la desesperante idea de que todo lo que veía hasta ahora fueran crudas alucinaciones, que su imaginación se había vuelto mentalmente inestable.

 

Pero él sentía que todos sus sentidos estaban orden, sabía con detalle y claridad que su cuerpo estaba bien y su mente como su cerebro no estaban alterados con extrañas percepciones surrealistas, todo lo que veía, era la auténtica realidad.

 

Se alejó siguiendo su camino y reflexionando sobre ello, pero a los pocos segundos de emprender nuevamente su caminata una fuerte agitación sacude el interior de su cuerpo, un intenso dolor en su pecho que le hace caer de rodillas, sus ojos se tiñen de un amarillo inhumano y un par de colmillos como de un animal salvaje se forman en su boca.

 

—Calor… siento dolor y mucho calor… ¡aaaaah!… duele como la mierda…

 

Su agonía es oída por el cuarteto de mujeres quienes llegan hacia el sendero por el cual se encontraba, observando a Peter de rodillas, una de ellas se acerca con intención de darle una mano.

 

— ¡Hey chico!, ¿estás bien? –Le pregunta la espadachín acercándosele.

 

El dolor de Peter se reduce lo suficiente para ponerse de pie y darse la vuelta para responderle a la mujer, pero tan pronto ella mira los rasgos inhumanos en sus ojos y su boca, retrocede con una expresión de alerta.

 

— ¡Es un hombre lobo! –Avisa a sus compañeras.

 

Su solidaridad es cambiada por hostilidad, el grupo armado de mujeres apunta sus armas hacia el chico peliblanco, Peter era consciente de que ellas realmente iban a matarle, luchar no era una alternativa, el dolor persistía aun, la desventaja sobrepasaban sus oportunidades si decidiese dar pelea.

 

La espadachín fue la primera en atacar, con el agitar de su enorme arma blanca de manera horizontal, Peter observa como el filo de la espada de su agresora aumenta de temperatura, como hizo contra la bestia oso, evadiendo su letal corte caliente la hoja roza contra la corteza de un árbol dejándole una notable quemadura, pronto el elevado calor del arma va desapareciendo volviendo a su estado ordinario.

 

— ¡Mierda!, se le acabo la energía del núcleo a mi “Gear” –Dijo la espadachín.

 

La mujer revisando un bolsillo de su gabardina negra, toma de ella un objeto cilíndrico del tamaño de una pila grande (D2), el objeto en cuestión estaba de hecho de un vidrio transparente con dos electrodos sellando los lados izquierdo y derecho de esta, se podía observar el contenido de su interior, un cristal incoloro flotante con forma de estrella que irradiaba energía con destellos eléctrico constantemente.

 

La espadachín revela una ranura desde la empuñadura de su arma, en el cual retira un cilindro igual al primero, con la diferencia de que el cristal incoloro de su interior no brotaba energía alguna, insertando en la ranura aquella que si la poseía.

 

— ¡Ahora si está cargada, a darle duro a este perro sarnoso! –Exclama con el manifestar de elevado calor en la hoja de su espada.

 

Peter se echa a correr para salir del sendero y meterse de lleno al bosque, incluso si corría el riesgo de perderse, era mejor que morir, la mujer del grupo que no poseía un arma blanca, desenfunda una pistola y dispara hacia el muchacho asestándole la bala en el brazo izquierdo, pero incluso aquella herida no detuvo al chico de seguir corriendo.

 

El muchacho quien poseía un arma de fuego también guardada en el bolso, la toma con su brazo sano y mientras huía realiza el único disparo que tenía hacia la atacante pistolera, sin embargo, ella crea con extraños poderes una barrera con la misma energía que manipulo en su lucha contra el monstruo y rechaza el proyectil de Peter desviándolo hacia el suelo, pero aunque no pudo herirla eso basto para hacer tiempo y lograr meterse al interior del bosque, sus agresoras no parecían dispuesta a perseguirle.

 

El muchacho siguió corriendo hasta que la noche llego, aguantando el dolor desconocido en su pecho y la bala en el brazo izquierdo, fue entonces que la fatiga pronto detiene sus pasos tropezándose en el instante, cae bruscamente rodando en el suelo, sentía que su consciencia se desvanecía y sin resistirlo cae en la inconciencia.

 

Unos pasos se oyen acercando al inconsciente muchacho, alguien se detiene justo a su lado, una silueta femenina.

 

__________________________________________________________________

 

Un sombrío bosque, una tétrica y lúgubre zona forestal de un cielo sobrenatural completamente negro carente de estrellas y nubes, fue la siguiente parada del chico peliblanco, apareciendo allí todo desnudo, hojas flotaban danzando en el aire con la ausencia de brisa o viento alguno, no había frio o calor en el ambiente.

 

— ¿Dónde fui a parar ahora? –Se preguntó Peter desconcertado.

 

Un rugido bestial hizo eco en sus oídos, venía de unos pocos metros a su espalda, se dio vuelta rápidamente y observo la aparición de una entidad con el aspecto de una niebla roja, que formaba la imagen de un horripilante lobo fantasmagórico de ojos negros sin pupilas y macabros dientes monstruosos, se acerca a Peter mientras emitía una risa diabólica.

 

— ¡JAJAJAJA!…

 

__________________________________________________________________

 

Peter despierta del extraño sueño, hallándose recostado en la calidez de la cama en el interior de una habitación desconocida con el torso desnudo y descalzo, a su lado se encontraba una mujer canosa abrigado con ropaje blanco, leyendo un libro en su mecedora con la luz de una lámpara de aceite en un velador.

 

—Despertaste muy rápido, eso es una buena señal –Dijo la mujer.

 

El dolor de su pecho ya no estaba y la herida en su brazo izquierdo tampoco.

 

—No te preocupes, el metabolismo de tu cuerpo se encargó de curar la herida de aquella bala una vez que te la extraje –Le notifico la mujer.

 

Sobre una mesa de madera, se hallaba una bandeja de acero con una pinza quirúrgica ensangrentado, un paño humedecido teñido de rojo y un proyectil redondo, evidencia oficial de que la bala había sido retirada de su cuerpo, además de que allí se encontraba también su abrigo marrón y la camisa blanca.

 

—Cuanto te traje note por un momento ciertos aspectos llamativos en tu rostro y a juzgar por la forma en que sano esa herida, obviamente no eres humano, con todas esas características… eres un hombre lobo, ¿no? –Le pregunta ella.

 

Peter se sintió alertado tras ese comentario, dado a su experiencia reciente de casi morir por aquella razón, pero el muchacho no sintió hostilidad alguna en la persona que tenía en frente.

 

—Puedes estar tranquilo, ya sean hombres lobos, vampiros o demonios, no tengo nada en contra tuya –Dejo en claro la mujer mayor.

 

— ¿Quién eres?.

 

—Me llamo Nora, y esta es mi cabaña del bosque.

 

—¿Vive sola en este bosque?.

 

—Algunos preferimos la calma de la naturaleza, antes que la hipócrita y ruidosa civilización de una ciudad.

 

—Dudo mucho que haya tanta calma en este bosque con esas cosas rondando allí afuera.

 

—Oh, hablas de los “Cryptian”.

 

Una palabra desconocida resalto en la conversación, pero no fue la única.

 

—No te preocupes por ellos, con los cazadores rondando por estas áreas a menudo, ninguno suele aparecer por aquí, además la mayoría de los Cryptian que se encuentran por estos lares son de baja categoría, hasta el punto de que el cazador más novato podría arreglárselas para matar a uno con el Gear más mediocre sin problema –Explico la mujer.

 

“Cryptian, “Cazador” y “Gear”, la última palabra la había escuchado con anterioridad de la boca de aquella mujer espadachín.

 

—No entiendo nada de lo que dice, ¿qué esos esos Cryptian?, ¿esos cazadores y esos… Gear o como se llamen? –Se pregunta el joven peliblanco en voz alta totalmente confuso.

 

— ¿Qué cosas dices?, es de sentido común en toda Eliux saber algo tan simple.

 

—¿”Eliux”?.

 

—El nombre de nuestro mundo, oye chico, ¿acaso pasaste toda tu vida viviendo bajo una roca?, es como si no supieras nada de este mundo.

 

“Este mundo”, con aquella palabra entrecruzando en su cabeza, Peter Garnier llego a una conclusión, una absurda y carente de mucha lógica pero a la vez tan racional como sensato, después de todo lo presenciado, era la mejor idea de que se le había ocurrido, su conclusión era pues que donde se encontraba actualmente, no era su mundo, sino que su misma existencia como la conocía, le habían situado en la realidad de otro mundo.

 

—Si… pase toda mi vida bajo una roca –Dijo en voz alta con su mano en su cara tratando de digerir tal verdad.

 

—Si necesitas ponerte al tanto de las cosas, dejare que Amy se ocupe de ti –Dijo la mujer mayor poniéndose de pie.

 

—¿Amy?.

 

Tan pronto pronuncio aquel nombre, la puerta de la habitación se abre, ingresando una enérgica muchacha de cola de caballo pelinegra de la misma estatura y edad de Peter, vistiendo una camisa marrón junto a una falda del mismo color, en la cintura de su ropaje tenia enfundada un sable.

 

— ¡Volví con la caza de hoy, abuela! –Notifico la chica.

 

—Buen trabajo Amy, me encargare entonces de a preparar la cena para los tres –Dice Nora caminando hacia la puerta.

 

— ¡Espere! –Peter le habla deteniendo sus pasos —Dado a que estoy recuperado, puedo marcharme, por lo que le ahorraría el preparar ese tercer plato.

 

—Jejeje… eres un muchacho testarudo muy tonto, y dime, ¿a dónde iras? –Le formulo la mujer una pregunta vital —Hasta donde sé, no tienes idea de los Cryptian y una caminata nocturna con ellos afuera no es una buena idea, podría apostar a que no tienes la menor idea de que parte del bosque estas  o a donde ir, en simples palabras, apenas abandone esta cabaña y te valgas por tu cuenta de manera tan precipitada, será cuestión de tiempo para que mueras muy pronto.

 

—Yo… -Dijo Peter a medias sin palabra alguna con la que defenderse.

 

—Quédate hasta el amanecer aunque sea, y deja que Amy te aclare un poco la mente, cuanto más lo veo, más creo que has vivido bajo una roca todo este tiempo.

 

Nora abandona el cuarto cerrando la puerta, dejando al cuidado del joven en manos de la muchacha de nombre Amy.

 

—Cielos, en verdad eres un caso único –Le sonríe Amy —Dice la abuela que eres un hombre lobo, ¡que genial!, siempre quise conocer a uno.

 

—Te confías demasiado, ¿no temes que pudiera ser peligroso? –Le pregunta él con una expresión maliciosa.

 

—No, porque si hicieras algo sospechoso, te mataría sin dudarlo –Contesto ella deleitaba una sonrisa sombría con sus palabras.

 

Peter sintió lo peligrosa que podía ser aquella chica, provocarla no era una buena idea, además la espada que traía consigo no la tenía a su lado, Amy notando que el muchacho buscaba su arma ella le explico que se encontraba en la sala principal junto al bolso que traía, misma sala que es en donde la mujer mayor estaba haciendo la cena.

 

—Por ahora relájate y descansa un poco, la abuela dice que te explique unas cuantas cosas, con mucho gusto lo hare, a cambio, quisiera que me hicieras un favor –Le pidió la muchacha.

 

—Mientras no sea dinero o mis orgasmos, por mi bien.

 

— ¡Jajaja!, descuida no será algo inquietante, en cuanto a lo que quieres saber, ¿por dónde comenzamos?…

 

Continuara…

 

__________________________________________________________________

 

CAPITULO 3

 

Fue hace 1000 años cuando del cielo numerosos meteoritos cayeron sobre Eliux, la histeria supuso para los humanos el fin del mundo, pero el mundo no acabo como muchos creyeron y no fue el fin de los tiempos, sino el preludio del avance del hombre.

 

De las numerosos meteoritos estrellados, se encontró un material especial, una roca de composición metálica que poseía propiedades únicas que llamo la atención del hombre, en su interior albergaba una fuente de energía que se convirtió en la llama del progreso para la humanidad, aquella energía fue bautizado como “Nova”.

 

“Nova” le dio a la que era la raza más débil de Eliux, la fortaleza para elevar su poderío, gracias al “Consejo de 10”, diez grandes mentes eruditas y científicas, cuyos conocimientos dieron a luz a la tecnología Nova, entre sus creaciones más notables estaban los “Gear”, herramientas dotadas del poder de “Nova”.

 

La humanidad hizo uso de su nueva tecnología para someter a las demás razas que antaño los cazaban como ganado. Vampiros, hombres lobos, dragones, demonios… los humanos se volvieron fuerte e iniciaron una cruzada sobre sus sobrenaturales enemigos, algunas especies fueron cazadas hasta la extinción, otras lograron esconderse del brazo letal del hombre.

 

Fue entonces que surgieron los “Cryptian”, monstruosidades nacidas de las zonas donde se estrellaron los meteoritos, una forma de vida de implacable naturaleza hostil, se convirtieron en potenciales enemigos de la humanidad y una guerra sin cuartel entre ambos se dio con los siglos posteriores.

 

Los “Cryptian” poseen muchas formas y tamaños, el nivel de sus poderes varía con el monstruo en cuestión, no se sabe quién los erige o si algo los gobierna, algunas zonas han sido reclamados por aquellas monstruosidades, que han demostrado con su poder estar a la altura contra el hombre y su tecnología Nova, pero la humanidad nunca se rindió, en su ardua guerra contra estas bestia, continua la lucha hasta el día de hoy.

 

Marcando la aparición de los “Cazadores”, persona dedicadas al oficio de la caza de Cryptian, perseguidores de famas y fortunas en sus osadas hazañas en la lucha contra el enemigo de la humanidad.

 

__________________________________________________________________

 

Amy le relato a Peter con todo detalle sobre el Nova, los Cryptian, los cazadores y los Gear.

 

—Haber si entendí bien, los Cryptian son criaturas surgidas de esos meteoritos, básicamente vienen del espacio exterior como esta fuente de energía llamada Nova y hoy en día hay personas que dedican a pelear contra estas cosas como si fuera un trabajo normal,  haciendo uso de estos Gear, extraños aparatos con poderes mágicos o lo que sea…

 

— ¡Jajaja!, tonto, no es magia, son las cualidades especiales que posee la energía Nova moldeado en las herramientas que se usan, como las armas –Le corrige la chica con cola de caballo.

 

—Vi a una de esos cazadores hacer uso de esos poderes locos sin necesidad de un Gear, ¿cómo me explicas eso? –Le pregunto el chico peliblanco.

 

—Hablas de un “Novamancer”.

 

— ¿Un novaque?…

 

—Tiempo después en que los meteoritos cayeron, la invención de la tecnología Nova y la aparición de los Cryptian, surgieron individuos capaces de manipular la energía Nova generado en sus cuerpos, a este fenómeno se le conoció como “Novamancia” y “Novamancer” se convirtió en el título de aquellos que ejercían tal poder.

 

—¿Cómo una especie de mago o algo así?.

 

— ¡Jajaja!, nuevamente te lo repito, no hay nada de magia, todo es relativo de la ciencia, aunque la energía Nova aun desprende muchos misterios sin descubrir, fue gracias a ella y sus increíbles capacidades que permitieron a la humanidad crecer y ser lo que es hoy en día.

 

Era información bastante surrealista de digerir, pero relevante a fin de cuenta, era otro mundo con sus propias reglas, la existencia de monstruos de origen espacial y tecnología extraordinaria como fantástica, supusieron un reto para el muchacho de cabellera blanca para adaptarse al nuevo entorno en que se había envuelto.

 

— ¡La cena está servida, vengan a comer! –Aviso Nora.

 

—El tiempo de charlar acabo, a comer pues –Comento Amy.

 

Peter aun albergaba más duda, pero con su estómago gruñendo le dio importancia a su alimentación.

 

__________________________________________________________________

 

La sala principal de la cabaña era acogedora, desde una chimenea con un elegante cuadro colgado, pieles de osos y otros animales adornando en el suelo, una estantería repleta de numerosos libros y otros muebles aparte.

 

La mesa sobre la que comieron era tan grande que podría caber 6 a su alrededor, el platillo principal era estofado de carne de jabalí, cazado por la habilidosa Amy y preparado por la talentosa cocina de Nora.

 

Peter se encontraba disfrutando de la comida con el torso al descubierto por insistencia de Amy, pues su abrigo y camisa tenían un agujero a causa de la bala que dio en su brazo izquierdo, Nora aseguro que más tarde se encargaría de coser el daño de la ropa para arreglarlo.

 

— ¿Te sientes un poco más al tanto de las cosas? –Le pregunto la mujer mayor al chico de pelo blanco.

 

—Sí, aunque aún tengo ciertas dudas al respeto.

 

—¿Podría ser quizás sobre tu licantropía acaso?.

 

Una vieja muy audaz, pues era precisamente aquello a lo que quería hablar, la primera cosa con la que Peter se encontró en su desconocida llegada a Eliux, fue su encuentro con aquella bestia lupina de casi 2 metros, aun recordaba en su mente la dolorosa mordida que le provoco en su hombro derecho y fue que empezaron los extraños sucesos en su cuerpo.

 

—Una de esas bestias me dio una mordida, desde entonces cosas raras me están sucediendo, heridas en mi cuerpo sanaron sin dejar rastro, un fuerte dolor que surgió de la nada en el pecho, pude sentir en mi boca en cierto punto la presencia de dentadura anormal y luego ese extraño sueño con ese monstruo lobo…  dígame anciana, eso significa que me estoy convirtiendo en una de esas cosas, ¿no? –Consulto Peter.

 

Amy y Nora al escuchar sus anécdotas y la duda que lo inquietaban, se miraron entre si y luego se echaron a reír, eso causo que el muchacho se molestase.

 

—En verdad no sabes nada de nada y eso también es algo de conocimiento común –Opino la mujer mayor.

 

—Oye, explícate, ¿quieres? –Le dijo el chico con los brazos cruzados.

 

—La licantropía no puede transmitirse por mordidas, quizás hace mucho tiempo aquello fue posible, antes de que el Nova llegara a manos del hombre, pero actualmente cada persona en el mundo es incapaz de ser convertido en un hombre lobo aun si es mordido hasta el cansancio por uno, piensa en ello como el ejemplo de una enfermedad en el que se adquiere inmunidad a esta, simplemente los humanos se inmunizaron a la licantropía, los hombres lobos solo pueden nacer de manera natural.

 

—¿Qué?.

 

—Chico, quizás no lo sepas, pero uno de tus padres era un hombre lobo, para ser más específica, era tu padre, ya que si tu madre hubiera sido quien te transmitió la licantropía, desde el momento en que dejaste el vientre, habrías nacido como un hombre lobo desde el principio, pero según entiendo de tus preocupaciones, has empezado a manifestar tu licantropía de manera reciente, los hombres lobos nacidos entre una mujer humana y un licántropo, dan por resultado un humano con la posibilidad de heredar la licantropía en cierta parte de la vida –Explico Nora.

 

Aquello solo sembró más dudas, si los humanos no podían convertirse en hombres lobos aun si era mordidos por uno, ¿por qué el caso de Peter era diferente?, a este punto podría dudar de que realmente se estuviera transformando en uno, pero las ocurrencias recientes en su cuerpo no eran coincidencias, esos factores inhumanos era evidencia alguna, en sus venas corría por su sangre la esencia de la bestia por la que fue mordido.

 

Pudo sentir con solo imaginar la babeante lengua del monstruo lupino que le mordió y le infecto de su condición, sus largos y peludos brazos tomándole del tórax y su hocico respirar sobre su hombro derecho. El muchacho no negó los hechos, su cuerpo mismo estaba desprendiéndose de su lado humano poco a poco.

 

— ¿Hay alguna cura para revertir mi estado? –Pregunto.

 

— ¿Una cura?, jejeje, ¡no existe tal cura!, aquello que te está cambiando yace impregnado en lo más profundo de tus genes, es parte de tu naturaleza, debes aprender a vivir con ello –Le responde la mujer mayor.

 

—Usted sabe bastante sobre hombres lobos que digamos.

 

—Paso la mayor parte de mi tiempo leyendo y ese tiempo del que dispongo, es mucho –Comento Nora —Además, no es la primera vez que me encuentro con este caso, conocí una vez a un muchacho de tu edad que tuvo la misma situación, solo le quedo lidiar a su manera con el problema que acarreaba.

 

—¿Y cómo le fue?.

 

—Está muerto.

 

—Que alentador.

 

—Pero en tu caso puede ser diferente si te lo propones –Le animo la mujer mayor —Para empezar, yo que tu olvidaría toda idea de vivir en la sociedad humana, ya que apenas ellos se enteren de lo que eres, te asesinaran o te usaran de conejillo de indias para brutales experimentos con tecnología Nova, los humanos aborrecen con cada centímetro de su ser a las criaturas ajenas a su raza.

 

— ¿Dice que debo vivir con otros hombres lobos?, ¿y cómo viven ellos? –Pregunta el joven.

 

—Mmm… los libros no hablan mucho de sus sociedades, pero se describe mayormente que viven en cuevas o sitios oscuros en manadas, liderados por un macho alfa y una hembra alfa.

 

Vivir entre bestias primitivas como un animal salvaje o con la civilizada humanidad de este mundo, corriendo el riesgo de sufrir una agonizante muerte si llegara su identidad inhumana a ser descubierta.

 

—Al carajo, me iré al próximo poblado humano, no pasare ni de chiste el resto de mi vida durmiendo en una fría cueva, comiendo restos de animales crudo u oliéndole el culo de otros como lo haría un perro, ya sea un puto monstruo o no, hare de mi vida lo que me apetezca –Dejo el muchacho peliblanco en claro su determinación.

 

—Mmm… muy bien, entonces hare que Amy te escolte en el amanecer a la ciudad de Brahim, es el poblado más cercano que encontraras –Le asegura Nora.

 

—Una ciudad, ¿eh?, nada mal.

 

— ¿Cuentas con dinero?, si piensas vivir en la ciudad, tendrás que buscarte una manera de ganarte la vida.

 

—Hay algo de dinero en el bolso que llevo y en cuanto a cómo me ganare el pan, ya pensare en ello –Dijo el chico mirando su espada de plata.

 

El resto de la conservación se volvió monótona y sin importancia, tras terminar la cena, Nora invito a Peter a dormir en la habitación en la cual fue llevado cuando se le trajo, la cabaña contaba además de sala principal, con dos habitaciones, una era de Nora y la otra de Amy, el joven peliblanco estaría durmiendo en el cuarto de la chica y ella por esta noche acompañaría a su abuela.

 

__________________________________________________________________

 

Ya en cama, a Peter le costaba conciliar el sueño, tenía demasiadas cosas en que pensar, de su situación actual en otro mundo, podría haberle contado a la mujer mayor sobre su procedencia y de que sus padres eran en realidad humanos ordinarios, pero revelar tales anécdotas podría repercutir en que fuera catalogado como un desquiciado.

 

La puerta de la habitación es abierta, ingresando Amy al cuarto a altas horas de la noche, acercándose al chico al notar que aun seguía despierto.

 

— ¿Problemas para dormir? –Le pregunta ella.

 

—Sí, ¿puedo saber a qué viniste?.

 

— ¿Recuerdas sobre el favor que te pedí a cambio de la explicaciones que te di?, pues vengo a cobrarlo.

 

—Realmente no has venido por mis órganos, ¿o sí?.

 

— ¡Jajaja!, no, el favor que necesito que me haga es de otro tipo.

 

La muchacha pronto se desvistió hasta quitarse la última prenda que era su ropa interior, exhibiendo toda su desnudes ante el muchacho sin mostrar indicio alguno de vergüenza.

 

—Oh, ¿de verdad te apetece hacerlo con alguien que sabes que no es humano en sí? –Le pregunta Peter.

 

—Eso lo hace más excitante, últimamente no me basta solo con usar las manos, por eso quisiera que me hicieras este “favor”, ¿podrías hacerlo? –Le pide Amy.

 

El muchacho sin dudar comienza a quitarse los pantalones y luego el calzoncillo quedando su masculinidad al descubierto.

 

— ¿Eso responde a tu pregunta?.

 

Amy con mirada lujuriosa se tira a la cama acurrucándose con el desnudo cuerpo del chico, sintiendo el calor de su pecho y de su hombría erecta.

 

Continuara…

 

 

__________________________________________________________________

 

CAPITULO 4

 

Con sus desnudos cuerpos tocándose entre sí, Peter hundió sus dedos índice y medio de su mano derecha en la vagina de Amy, agitándolos en el interior de la muchacha, ella gemía con locura ante los hábiles movimientos del chico.

 

—Esa manera de usar los dedos, no es tu primera vez, ¿cierto? –Pregunto Amy.

 

—No es mi primera vez, ni segunda o tercera u octava vez –Respondió él.

 

— Mmm… que excitante, ¿cuánto años se supone que tienes con toda esa experiencia?.

 

—18.

 

— ¿Tienes 18?, pensé que tenías aún más, como 20 o 21.

 

—Estoy jodidamente seguro, de que no viniste solo a hablar.

 

Presiono aún más con sus dedos repercutiendo con un gemido aún más fuerte en ella.

 

—Así está mucho mejor.

 

En el instante en que retiro sus dedos de la vagina, esta empezó a chorrear sus lujuriosos jugos, el muchacho se situó encima de Amy quien se encontraba boca arriba esperando este momento, Peter acerco su erecto miembro sobre la feminidad de la joven.

 

— ¡Hazlo!, no me hagas esperar –Insistía ella ansiosamente.

 

De un solo empuje hundió su pene en el interior de Amy, empujando constantemente con fuerza a la vez que la muchacha aferro sus piernas sobre la cintura de su compañero y extendió sus brazos envolviéndolos en su cuello, con solo haber comenzado a coger apenas un minuto en la posición del misionero, Amy se sentía extasiada antes los estímulos que experimentaba.

 

Pero Peter en medio del libertinaje experimento otras percepciones de extraña índole, rodeado de la oscuridad del cuarto y entre los gemidos de Amy, en solo un parpadeo sintió ser abrazado por brazos inhumanos cubierto por un denso pelaje de blanco con gris con largas y filosas garras, la cara de la muchacha se envuelve en sombra y al aclararse el aspecto de su rostro la imagen de un tétrico lobo se manifiesta en su lugar lanzándose con un mordisco al hombro derecho de Peter.

 

Todo había sido producto de una alucinación, pues tal mordida nunca sucedió, el rostro de Amy regreso a la normalidad al igual que sus brazos, pero lo desconcertante de aquello alucinado, era el enorme grado de realismo que sintió al experimentarlo, desde la mordida hasta aquellos brazos que se habían envuelto sobre su cuello.

 

— ¿Qué sucede?, te noto algo distraído –Percibe la muchacha las lentas movidas de su compañero sexual.

 

—Nada importante –Contesta él regresando al ritmo normal de sus empujes.

 

Amy aferro aún más sus brazos y piernas, estaba llegando al clímax, el sonar de sus gemidos levanto volumen, su respiración se hizo más intensa y fue al cabo de un grito de éxtasis que llego al pico más alto de su placer, se había corrido en toda su gloria.

 

Peter por su parte sintió estar llegando al mismo punto y saco su miembro rápidamente de la vagina para eyacular fuera, soltando toda su descarga blanca sobre los pechos y el rostro de la joven quien prueba su sabor al tener parte de ello en sus labios.

 

__________________________________________________________________

 

Tras el placentero acto, el dúo se acomoda juntos en la cama con el aferrar de Amy a un costado de Peter.

 

—Mejor que usar las manos, eso sin duda –Opino la muchacha.

 

—Me encanta haber cumplido con las expectativas –Se elogia el joven peliblanco.

 

—Oye, cuando llegues a la ciudad, ¿tienes en mente ser cazador?.

 

Era como si hubiera leído su mente, lo que Peter tenía pensado hacer para ganarse la vida cuando Nora le pregunto sobre como lo haría, era hacer uso de aquella espada de plata el cual era un Gear y cazar aquellas criaturas para obtener su sustento en la vida.

 

—Lo sabía, en verdad lo harás –Comenta Amy.

 

—En este mundo no tengo a nadie, no conozco nada, ni un sitio al que volver, tan solo me queda la idea de un propósito, es todo lo que hay para mí –Expreso Peter.

 

—Podrías quedarte conmigo y la abuela –Le propuso ella —No me importaría tener que compartir mi cuarto contigo todas la noches –Le susurró al oído con un tono erótico.

 

—Tentador, pero desgraciadamente tengo razones personales para llevar a cabo lo que tengo en mente, si esas cosas se pueden matar y lucrar de ello, es lo más idóneo para mí.

 

—Es una pena –Suspira la muchacha de decepción—De modo que tendré que volver a usar las manos para cuando te hayas ido.

 

—Cierto –Le dice Peter para luego tomarla de la cintura y levantarla hasta tenerla arriba suyo —Hasta entonces creo que deberías aprovechar la ocasión, si tú me entiendes.

 

Amy besa apasionadamente sumergiendo su lengua en la boca del chico peliblanco.

 

—Mmm… ¿eso responde a tu pregunta?.

 

Y los dos se dejaron llevar por su libido con su segunda ronda…

 

__________________________________________________________________

 

Para el amanecer del siguiente día, el abrigo marrón y la camisa blanca son arrojados al rostro del durmiente chico por Nora quien había ingresado a la habitación encontrándose a los dos desnudo en la cama sin inmutarse un poco, Peter despierta al ver sus prendas arregladas por la costura de la mujer mayor.

 

—Muy buenos días, chico lobo, ya son las 10 de la mañana, tu ropa esta lista y hace un buen clima nublado como siempre en esta región –Le notifica Nora —Cuando los dos estén vestidos, Amy te guiara a la ciudad de Brahim.

 

—No parece importarle verme en una cama desnudo con ella –Comenta el chico peliblanco.

 

— ¿Acaso tengo cara de ser una maldita puritana?, he vivido mucho tiempo y ver dos cuerpos jóvenes desnudos es un bostezo para mí, además aunque ella me diga abuela, en realidad no estoy emparentada sanguíneamente con esa chica, dicho esto, te aconsejo prepararte cuanto antes, un largo día te depara hoy, lo presiento.

 

Con la salida de Nora en el cuarto, Amy despierta de un fuerte bostezo estirando sus brazos y saludando cordialmente al joven a su lado, quien le explica de la reciente visita hecha por la mujer mayor, los dos vistiendo con sus respetivas ropas, salen del cuarto ya listo, en donde Peter recoge la espada de plata y el bolso con todo el dinero que traía adentro así como la pistola (vacía de munición).

 

—Amy guía bien a nuestro invitado a su destino –Le encomendó la mujer mayor.

 

—¡Si abuela!.

 

—En cuanto a ti chico, buena suerte buscando tu lugar en este mundo.

 

—Je, lo tendré.

 

__________________________________________________________________

 

La guía de Amy por el bosque llevo a un recogido de una hora y media de caminata llegando hasta su esperado destino, entre los límites que salían de la zona forestal, a unos 500 metros a su frente en terreno de campo, se hallaba una enorme puerta que era la entrada a la ciudad de Brahim.

 

Enormes muro de 5 metros cubrían los alrededores, siendo la única entrada visible a la ciudad solo una a la vista, había guardias apostados tanto sobre los muros armados con fusiles mosquetes y torres de vigilancia con cañones de artillería como de las épocas coloniales apostadas en ellas.

 

—Supongo que esta es la despedida –Dijo Amy entre suspiros —Antes de separarnos, quisiera darte un consejo, los cazadores suelen frecuentar bares para reunirse, te aconsejaría ir allí para pedir algunos consejos y saber a fondo del oficio que quieres ejercer, el más popular de esta ciudad si mal no recuerdo es un sitio llamado “La Osa Golosa”.

 

— ¿Y se supone que un montón de rudos hombres te tomaran la molestia de ayudar a un recién llegado como yo?, je, si claro –Pensó el chico en voz alta.

 

— ¿”Montón de rudos hombres”?, creo que te equivocas, en realidad vas a encontrar más bien a un montón de rudas mujeres –Le corrige la muchacha.

 

—¿Eh?.

 

—Es lo natural, al fin de cuentas al ser el oficio de cazador un trabajo muy peligroso, las mujeres son las hábiles para ello.

 

—Creí haberte escuchado mal, ¿dijiste que las mujeres son las más capacitadas en este trabajo?.

 

—Pues claro, las mujeres son biológicamente más fuertes que los hombres, es algo de sentido común.

 

Peter recordó que los primeros cazadores que vio, eran cuatro mujeres, tomando en cuenta ese punto, pensó que las palabras de Amy podrían no ser tan falsa y exageradas como sonaba.

 

—Oye, ¿lo dices en serio, acaso realmente…?

 

Cuando volteo para mirar nuevamente a la muchacha de cola de caballo, ella había desaparecido por completo, no había rastro alguno de Amy a su alrededor, tras haber quedado solo, el chico sale de los límites del bosque y camina sobre el terreno de campo a la entrada de la ciudad.

 

Es recibido por la guarda que lo custodiaba, mayormente eran mujeres, 4 guardias armados con mosquete en manos y espadas Gear en la cintura le detienen, pero lo más llamativo era el quinto individuo que hacía de vigilante y guardián también, no era humano.

 

Era una especie de golem mecanizado de 2 metros y medio de altura, de robusto cuerpo metálico gris, su cabeza tenía un equivalente parecido a una humana, aunque su rostro se componía de un amplio ojo sintético negro con una luz roja que simulaba una pupila, sus extremidades inferiores las conformaba 8 patas de arañas de acero, en su brazo izquierdo llevaba un cañón de artillería y en su derecha una larga como filosa espada.

 

— ¿Eres un cazador? –Pregunta el guardia a cargo.

 

—Sí, acabo de llegar y me dijeron que aquí podría envolverme bastante bien como cazador –Dijo Peter con total calma.

 

—Mmm… muy bien, todo en orden, ¡abran las puertas!.

 

Con el girar de dos manivelas situadas sobre el muro, las puertas se abren dando vía libre a Peter de entrar, no sin antes, preguntar algo que precisaba saber.

 

—Disculpe, ¿sabe en donde se encuentra un local llamado “La Osa Golosa?, me dijeron que hallara ese sitio apenas llegue, pero no tengo idea de donde está.

 

__________________________________________________________________

 

Finalmente estaba en civilización, aunque mirando sus alrededores percibía una notable diferencia con la de su mundo, presenciando estructuras semejantes a un Londres victoriano, calles transitada por gente vestida con trajes en su mayoría negro con un estilo un tanto gótico.

 

Pese a ser de día, con la escasa luz del sol del nublado cielo, el aspecto de la zona con sus pocos árboles secos en su urbanizada área y la presencia de numerosos cuervos, fomentaban un ambiente lúgubre en el lugar, si tanto era así en el día, el chico ya se daba una idea de cómo sería la noche en estas calles.

 

Siguiendo las instrucciones que la guardia le dio, no fue difícil para el muchacho encontrar aquel local, pues estaba caminando varias calles adelante, hasta doblar a su derecha en la última, allí lo vio.

 

Un gigantesco establecimiento de dos pisos cuya publicidad anunciaba “¿Quiénes gastar tu dinero en un buen servicio?, La Osa Golosa te ofrece; Descanso, Comida, Alcohol y Lujuria”, revelando que no solo era un típico bar, sino un negocio con amplios servicios a su haber.

 

Pero al entrar se encontró con lo que consideraba lo más descabellado hasta ahora, si la existencia de criaturas sobrenaturales, armas tecnológicas únicas e individuos con poderes ya era algo surrealista, lo siguiente que presencio le llego a otro nivel.

 

El local por dentro tenía un claro ambiente de bar y sus clientes en mayoría, eran todas mujeres de diversas edades, algunos en los veinte e incluso treinta (y podría que más), algunas vestían de manera ligera con camisetas en conjunto con pantalones cortos, otros con gabardinas o musculosas y había quienes llevaban puesto protecciones metálicas, armaduras que cubrían un brazo o los dos, el torso o hasta incluso parte de la cintura y las piernas.

 

Pero cada una portaba como mínimo un arma blanca puramente metálica que deleitaba su naturaleza como un Gear, algunos otros llevaban aparte consigo un arma de fuego, desde un mosquete en la espalda o pistola en la cintura.

 

Cada una eran clientes y claramente cazadoras, su manera de comportarse era bastante llamativo a la manera en que Peter lo percibía, observo a varias bebiendo sin modales y charlando con groserías entre camaradas en sus respetivas mesas, a otro grupo observando la pelea entre dos mujeres de brazos fornidos quienes se daban con todo entre puñetazos y había quienes sostenían juegos de azar con cartas de Póker a la vez que fumaban y bebían.

 

Tal manera de comportarse, era como si fueran los “hombres” de este local, ahora Peter comprendió mejor a lo que Amy se refería con su último comentario, fue entonces que llego a una conclusión que le pareció inmensamente desconcertante.

 

—Si las mujeres son más fuerte que los hombres en este mundo, entonces quiere decir que los hombres… ¡son las perras en este mundo! –Fue su perturbador pensamiento en torno a ello.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s