Metalord Revolution Capitulo 103

CAPITULO 103

EL ENCARGO DE LA ZONA PROHIBIDA

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Ingresamos al gremio de aventureros, lo recuerdo tal como era la primera vez que vine aquí, hombres y mujeres alrededor vistiendo con armaduras de diferentes pesos y materiales, envainando armas blancas tanto cuerpo a cuerpo como a distancia y poseyendo otros artículos de posible naturaleza mágica, bebiendo alcohol y charlando en comodidad con sus conocidos y socios.

La siguiente cara conocida que vi en mi llegada fue Hersel, de quien apenas me acerco, me saluda amigablemente.

 

—Bienvenido de vuelta, chico.

 

—Es bueno volver al negocio –Le devuelvo el saludo con un apretón de mano.

 

—Vaya, te veo bastante crecido desde la última vez, ¿la Lupian es tu compañera?.

 

— ¡Si, somos compañeros aventureros! –Afirma ella respondiendo la pregunta por mí.

 

— ¡Jaja!, apenas vuelve y ya consigues una adorable compañera, ¿y ese chico es…? –Mira a Allum.

 

—Soy Allum –Se presenta el slime saludando.

 

— ¿Te acuerdas del slime de metal que había en ese baúl del extinto reino de Valkarian? –Le refresque la memoria.

 

—No me digas, ¿qué ese chico de allí es…?

 

Hersel muestra impresionarme de volver a ver a ese pequeño slime hecho hombre (por su transformación), aunque no al nivel de como Riha se asombró.

 

—Y ya que vuelves a las andadas, ¿qué encargo tienes en mente hacer? –Me pregunta él.

 

—Lo de siempre, el de más alto nivel que pueda tomar, para hacer dinero y subir rangos rápido –Conteste.

 

—Hmmm… creo que tengo algo para ti que podría interesarte –Saca debajo de la mesa donde atendía una hoja con un encargo y me la muestra.

 

Era una solicitud para un encargo propuesto por el mismo gremio de aventureros del reino, uno destinado al reino de Nagret (la nación de los enanos), con rumbo a un sitio peligroso conocido como “La zona prohibida”.

 

—Según esto, se requiere mínimo ser rango 4, sabes que yo y mi compañera apenas somos rango 2, ¿no? –Le aclare.

 

—Que quede entre nosotros, mis superiores han oído de tus “hazañas” como aventurero, pese a ser un no mago que a los 8 años consiguió romper el record de subir su primer nivel en solo 3 semanas, cargarse por completo a un ciclope, según los registros venciste a un Wyvern de granito y se rumorea de lo más fuerte que tuviste un encuentro amistoso contra Aarón Ainz Rysther, el joven mago de nivel SS y lograste herirlo –Describió mis logros de aventureros que realice años atrás —Me han ordenado que apenas te vea, te reclute para este encargo.

 

—Tomando en cuenta que pide dos rangos más de que lo que poseo y dices que me han ofrecido participar, ¿significar que eso contaría como un encargo privado?.

 

—Precisamente, los encargos que provienen del mismo gremio, pueden reclutar aventureros siguiendo el procedimiento normal al solicitar estos participar cumpliendo los requisitos de rango o ser invitado por el gremio que provee el trabajo, ignorando si el rango del aventurero en cuestión es menor de que pide el encargo.

 

En resumidas cuentas, tenía vía libre para realizar este encargo de rango 4, pero tenía mis dudas de aceptarlo.

 

—La zona prohibida… oí de ese lugar, los enanos trabajaban con un artefacto extraño y este provoco una explosión que desato la liberación de una misteriosa energía no mágica que reclamo todo el norte del reino de los enanos y haciéndolo peligroso para habitar –Comente respeto a ello.

 

—No voy a mentirte chico, este encargo es más peligroso de lo que aparenta, originalmente se tenía en mente que fuera de rango 6 –Revelo con honestidad Hersel.

 

—No es de extrañar, una suma de 50.000 Bals es solo posible en encargos de dicho nivel, y con suerte hay de rango 4 que se acerquen a esa suma, pero no aplican el meterse en lugares extremadamente peligrosos como la zona prohibida –Afirme tomando en cuenta el punto del hombre adulto.

 

—Depende de ti aceptar este encargo o no, solo estará presente los siguientes 4 días, después se cerrara el reclutamiento de aventureros para el trabajo y se quitara del tablón.

 

Decisiones, otra vez me encuentro a merced de elegir, por una parte si la realizo, al tratarse de un encargo con dos niveles mayores al mismo, de conseguirse, subiré de rango de inmediato al finalizarla, incluso la recompensa es una buena suma, además se puede obtener ganancia en caso de que este encargo falle, consiguiendo la mitad (25.000 Bals)

 

—Señor Hersel, es posible que si llegase a fallar el encargo, ¿se reconozca los méritos de participación? –Pregunte.

 

— ¿Hablas sobre si es posible recibir los méritos de su partición para subir de rango aun si este trabajo resultase ser un fracaso?, pues si, de manera cómo se otorgara la mitad de la recompensa, también se reconocerá en la marca del aventurero su participación y sus méritos para subir su rango –Respondió.

 

La marca de aventurero registra todo lo que suceda en relación a los encargos del gremio, por ello, no precisan vigilar por si a los aventureros se les ocurre hacer trampa y fingir que el trabajo resulto más difícil de lo esperado sin siquiera haber puesto un pie en el lugar, la marca lo dirá todo con o en contra de su voluntad, una herramienta útil de registro.

 

En cuanto a mi idea sobre participar, sigo pensándolo, por una parte tengo una increíble chance de obtener una subida rápida de rango y ganar un buen dineral, pero el peligro al que me expongo es alarmante.

 

Por otra parte tengo la opción de rechazarlo y realizar otros encargos acorde a mi rango, trabajos menores y frustrantes, que me llevaran quien sabe cuánto tiempo para subir otro rango, mi idea es subir escalones para poder hacer encargos de rango 5, en ese punto es donde los aventureros empiezan a alcanzar el mejor momento de su oficio.

 

Era complicado, la zona prohibida por lo que he oído hablar, hoy en día es transitable, si bien existen medios de protección mágica para evitar ser envenenado con la energía misteriosa que irradia el sitio, pero la sola exposición de una pequeña cantidad de esta, por lo que tengo entendido, ya es letal para la salud, demasiado riesgo.

 

—Necesito pensármelo –Dije tras meditarlo.

 

—Lo entiendo, la invitación estará disponible hasta el último día de reclutamiento, tomate tu tiempo –Me deseo de buena gana el confiable hombre.

 

Me retire del gremio por momento, Riha y Allum me siguieron por detrás, afuera empezamos a hablar respeto a ello, como no había mucha gente transitando alrededor y lo que estaban yacían lo bastante lejos como para oírnos, nuestra charla seria lo bastante privada.

 

—Amo, ¿rechazara el encargo que le propone el señor Hersel? –Pregunta Allum.

 

—Sería un desperdicio, la posibilidad de subir de rango con solo participar y la cantidad de dinero que ofrece pudiendo durarte para varios meses o casi equivalente a un año si llegaras a obtenerlo, ¿estás realmente seguro de no aceptarlo? –Expreso la Lupian.

 

—Riha, el lugar al cual se centra ese trabajo es uno de los sitios más peligroso conocido en este continente, deberías pensar más en tu seguridad –Le aconseje.

 

—Los Lupian tenemos la costumbre de guiarnos por el dicho “el que no arriesga no gana”, nuestra raza ha confrontado tantas adversidades de vida o muerte, de esas dificultades nos hacemos fuerte, ¿crees que me aterra o pone de los nervios el adentrarme a una de las zonas más peligrosas del mundo?, ¡todo lo contrario!, esta es mi manera de ser, Roz –Contesto ella —Además no olvides que somos compañeros de aventura, la mitad de los peligros y la emoción son mías, jejeje…

 

Por su forma de expresarlo, no mentía, no había duda en que le daba igual adentrarse a “la zona prohibida” conmigo, era alguien peculiar en su estilo, pero por mi mente aún seguía el pensamiento de que era demasiado arriesgado, por tentador las recompensas de por medio, si morimos, no nos servirán de nada.

 

—Aun así es demasiado para nosotros, de momento es preferible hacer otros trabajos, ¿estás de acuerdo? –Le pregunte a Riha.

 

—Ni modo, si mi compañero lo cree así, entonces hagamos otros encargos –Acepto la loba de buena gana — ¡Acabo de darme cuenta de algo!, entramos al gremio, pero yo olvide reclamar la recompensa por el criminal que capture.

 

—Entonces no pierdas el tiempo y ve a cobrarla –Le sugerí —Yo meditare aquí un rato.

 

— ¡Jaja, no hay problema!, tampoco es que muchos se animen a hacer trampa para reclamar unos 600 Bals.

 

La loba exclama “volveré lo más rápido posible” mientras corría hacia adentro del edificio para reclamar la recompensa, quedando Allum y yo a la espera hasta su regreso, pero no sería una espera ordinaria.

 

—Amo… -Me avisa discretamente mi pegajoso compañero.

 

—Lo se Allum, también lo note.

 

Un encapuchado de túnica marrón, aparentemente un hombre adulto nos observaba a la distancia, pronto cambio su postura y prefirió dejar la observación y acercarse a nosotros, no a unos cuantos metros, sino lo bastante cerca hasta tenerlo a unos centímetros frente de los dos, el enigmático individuo me mira fijamente y pronuncia mi nombre.

 

—Rozuel…

 

Tan pronto escuche el tono de su voz me calme, pues la enigmática persona revela su cara como un hombre con pinta de cuarentón de piel morena, ojos de color oscuro y cabello ámbar, un parche cubría su ojo derecho y el rasgo más notorio en él, eran sus orejas puntiagudas, pues se trataba de un elfo oscuro, a quien conozco.

 

—Einquel, como siempre luces como un asesino al acecho –Opine citando su nombre.

 

—Je, gracias por el cumplido –Contesto el elfo amigo —Por lo visto, tú y Allum acaban de llegar y emprender su rutina de aventurero.

 

—Supongo que no vienes a hablar solo de eso, ¿y bien?, ¿qué es lo interesante que tienes para contarme?.

 

—Nuestros informantes sospechan de actividad por parte del “Nexus” –Me notifica teniendo toda mi atención.

 

—¿En dónde?.

 

—En el reino de Nagret, en las peligrosas tierras de “la zona prohibida”.

 

Parecía coincidencia, pero Einquel no vendría con información errónea o de mera especulación. El encargo que el gremio de aventurera tiene planteado realizar en dicha zona, se originó por una serie de desapariciones de aldeanos de pequeños pueblos y asentamientos del reino de Luthe, se cree que los responsables son extraños hombres lagartos que provienen de “la zona prohibida”.

 

— ¿Qué piensas tú? –Me pregunta Einquel.

 

—Ciertamente es sospechoso, un encargo del gremio de aventurero piensa tomar acciones al respeto de las desapariciones de poblaciones de este reino, irán a “la zona prohibida” –Le respondí.

 

—Es bastante conveniente –Opina Einquel —Escucha Roz… la “Ordinem Deam” no quiere presionarte, sabemos lo peligroso que es ese lugar, podemos enviar a alguien más…

 

—Aprecio tu preocupación, Einquel –Le interrumpí —Pero se de mala gana lo peligroso que son aún más el “Nexus”, si tienen interés en ese sitio, lo que sea que intenten obtener de ahí, tengo el mal presentimiento que podría jodernos a todos, además, dado a que soy un aventurero, evitaría llamar menos la atención y mataría a dos pájaros de un tiro.

 

—Entonces, ¿de verdad piensas ir para allí?.

 

—Sí, lo hare, notifícaselo a la “Arkana” –Confirme mi participación en el asunto.

 

—Allum también dará lo mejor de si –Expresa el slime su lealtad a la causa.

 

—Se lo hare saber a la “Arkana”, buena suerte a los dos, les enviaremos suministros para que puedan prepararse, y refuerzos si precisas de ello –Me avisa Einquel.

 

—Entendido, nos pondremos en contacto en otra ocasión –Le dijo de mi parte.

 

—Cuídese, señor Einquel –Le desea Allum por la suya.

 

Einquel se despide de los dos, justo a tiempo, Riha sale del gremio con la recompensa en unas cuantas monedas de Bals que cargaba en una mano.

 

—Ya cobre la recompensa, ¿te parece si vamos a solicitar un encargo?, ¿o tienes algo en concreto en mente? –Me pregunta mi compañera de aventura.

 

—Sí, aceptare el encargo de “la zona prohibida” –Le reitere.

 

— ¿Eh?, ¿¡de verdad!? –Pregunta emocionada — ¿Qué te hizo cambiar de parecer? –Una curiosa mirada de sospecha se torna en su rostro.

 

—Solo digamos que han surgido ciertas “situaciones”.

 

Volvimos al gremio, y tan pronto ingresamos, me acerque a Hersel para decirle que aceptaría realizar el peligroso encargo de la zona prohibida.

 

—¿¡De verdad!?, ¡muy bien chico, tienes agalla y eso se aprecia en este gremio! –Me elogia el buen hombre.

 

—Solo una cuestión, ¿qué hay de mi compañera?, ¿la invitación se limita a mi o ella puede venir? –Le pregunto.

 

—Hmmm… siento decirte que la invitación solo es para ti, tu slime es una excepción porque se lo considera como de la misma categoría que un “familiar”, pero temo que tu amiga la Lupian no puede venir al menos que tenga el rango mínimo que solicitad el trabajo –Contesta él con sinceridad.

 

— ¿¡Eeeeh!?… no es justo, ¡también quiero ir! –Protesta la loba deprimiéndose con sus orejas bajas.

 

—Mmm… podría quizás… -Dice Hersel pensativo con una mano en el mentón —Tengo una propuesta, podría dejar participar a tu compañera en el encargo, me arriesgo bastante a hacerlo, pero…hay una condición.

 

— ¿De qué se trata? –Pregunte.

 

—Ella podrá hacer el encargo, pero temo que no podrá cobrar la recompensa monetaria del trabajo –Aclaro Hersel —Por lo general, en este tipo de encargo, si dos personas conforman un equipo, ambas partes pueden cobrar la misma recompensa por separado, pero la condición de tu compañera será el no poder obtener esos 50.000 Bals, ni siquiera la mitad si el encargo llegase a fracasar.

 

— ¿Pero podría recibir los méritos del trabajo con la posibilidad de subir de rango? –Pregunta aparte.

 

—Por supuesto, puede que no pueda hacerse con la recompensa monetaria, pero recibirá los méritos de su participación en el encargo, ¿estás bien con eso señorita Lupian?.

 

— ¡Si, acepto el trato! –Riha recupera su anímico estado optimista levantando sus peludas orejas

 

— ¡Jaja, muy bien!, los apuntare a los dos en el encargo entonces –Dice Hersel —Deben ir al pueblo fronterizo de Natgh, allí se reunirán con todos los aventureros que han aceptado este trabajo, si te interesa, puedo contactar con alguien que te prepare una carreta con rumbo hacia Natgh, tomara un día llegar.

 

—Agradeceré si me haces ese favor, señor Hersel, mientras tanto, nosotros iremos a prepararnos –Avise de nuestra parte.

 

Hersel se retírelo a hacer el papeleo, mientras tanto nos quedaba a nosotros el estar listo, antes de salir del gremio, primero necesitaba retirar un objeto que se encontraba guardado en mi depósito personal para los aventureros ubicado en el segundo piso del edificio.

 

—Riha, hay algo que tengo para ti, podría sernos útil en ese encargo –Le dije a ella.

 

— ¿De qué se trata? –Me pregunta con curiosidad canina.

 

—Ya lo veras, de momento subamos –Señale las escaleras que conducían al segundo piso.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

En algún lugar del reino de Luthe – reunión de miembros burocráticos del gremio de aventurero – 1 día después…

 

Ubicados en la misma sala media oscura, 10 entidades conformadas por 7 hombres y 3 mujeres se reúnen a discutir sobre el encargo de la zona prohibida, del cual Hersel se hallaba presente.

 

—Cómo deben saber, el muchacho no mago, Rozuel Drayt, me he encontrado con él y lo he convencido de aceptar el encargo, por supuesto, tuve que aceptar también el dejar participar a su compañera de aventura, una simpática Lupian –Informo Hersel a los demás miembros.

 

—Hmmm… va en contra del gremio aceptar a aventureros de rangos menores a encargos que superan su nivel, si no han recibido un permiso aparte, pero haremos la excepción, si este joven no mago es tan fuerte como se dice –Expresa la mujer mayor burocrática.

 

—Jeje, no se arrepentirá, del poco tiempo que conocí a ese chico a sus 8 años, sin duda deslumbro bastante talento, quien sabe que nuevos juguetes se sacara de la manga en esta ocasión –Opino el hombre de brazos fornidos.

 

—Resuelto ese tema, ahora quisiera que discutiéramos el asunto de los templarios… -Sugirió otro miembro.

 

— ¡Ya lo hemos aclarado! –Dijo la mujer mayor —La participación de los templarios constara de un pequeño batallón, dirigido por el comandante Frederic, vuelvo a aclarar que ellos no estarán a cargo de este importante trabajo, cada grupo, aventurero y templarios colaboraran en equipo, siguiendo sus respetivas ordenes e indicaciones del gremio.

 

—Tsk… no confió en ellos –Opino el hombre que sugirió hablar de dicho asunto.

 

—Hay una cosa de la que quisiera informar a todos, nuestros amigos enanos nos comunicaron de un llamativo reporte, se trata de un extraño avistamiento que según se ha avistado en más de una ocasión –Habla otro miembro presente, otra mujer de mayor edad.

 

—¿De qué se trata?.

 

—Según el reporte, varios enanos exploradores han informado de haber visto a un niño merodeando por la zona prohibida.

 

—¿Un niño enano?.

 

—No, según se cree, es un niño humano, pero no hay certeza del tema.

 

—Absurdo –Opino otro de los presente — ¿Qué haría un niño humano en una zona tan nociva como esa?, lo que deben de haber visto más bien pudo ser una de esas monstruosas aberraciones de la naturaleza que hay en la zona prohibida, ¡je!, esos enanos exploradores no deberían beber tanto alcohol en sus horas de trabajo.

 

—Solo espero que sea solo una confusión por parte de los enanos –Comento la mujer mayor —Presiento que este encargo oculta más de lo que sabemos por desgracia.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s