Werewolf & Assassin Capitulo 23

CAPITULO 23

 

Habiendo partido de Brahim desde el norte, Peter y Lyra viajan con rumbo al calabozo Moldevil, siguiendo a pie por un extenso camino rural en un amplio campo a su alrededor, llevaban varias horas de viaje y el atardecer estaba llegando.

— ¿Cuánto camino nos falta? –Pregunta Peter.

 

—Hemos recorrido cerca de 60 de los 115 kilómetros, no llegaremos para antes del anochecer, ¿te place acampar en la noche? –Le propone la loba.

 

—Podríamos llegar para este día si seguimos sin detenernos, además, ¿no sería demasiado molesto para tu contacto el que te tardes más en llegar para que se encuentren?.

 

—No te preocupes, estamos al día, la fecha límite de espera es de mañana, de hecho, íbamos a llegar con tiempo de sobra.

 

—No quiero imaginarme cómo íbamos a matar el rato si teníamos que esperarle nosotros.

 

—Oh, creo que lo sabes –Una expresión de picardía se hace menester en su rostro.

 

Siguieron transitando hasta toparse en su recorrido con algo que llamo su atención, con el camino de tierra se encontraron con una carreta detenida fuera del mismo por el que debería circular, una sospecha hizo eco en la intuición del dúo lupino.

 

Avanzando discretamente se encuentran con que su conductor, un joven hombre de la misma edad de Peter, yacía tirado en el suelo por cuatro bandidos, responsable de detenerle y asaltando al pobre muchacho desarmado, la banda de criminales se componía totalmente de mujeres.

 

La bandida más joven rosaba a una edad de 19-20 años, otras dos deleitaban edades cercanas a los 28 años y la cuarta mostraba estar en sus 30 y picos, siendo la ultima la líder del revoltoso grupo delictivo, cada una equipada con protecciones ligeras de tela y cuero, armada con dagas, espadas y ballestas, todas en común usaban una bandana roja sobre su cabeza.

 

—Especias, verduras, carne, mmm… esperaba un cargamento de armas o joyería, pero esto promete también dar buenos ingresos –Analizo la líder de las bandidas el contenido de la carreta.

 

—Y lo mejor de todo es que tenemos un “botín extra” para nosotras –Dijo una de la segunda bandidas cercanas a los 28 con sus manos sujetando al desarmado chico.

 

— ¡Por favor no me hagan daño!, ya tienen las mercancías, no tengo nada más para entregarles –Suplica el conductor de la carreta entre lágrimas.

 

—Pero te tenemos a ti y tenemos pensado mucha diversión para pasar el rato, ¡me pido el primer turno! –Una risa al unísono se da entre todas las bandidas con ese comentario.

 

Peter quien veía toda la escena junto a Lyra sin aun ser descubierto, aprieta los puños con ira, acercándose a ellas para eventualmente ser descubierto por la líder criminal quien le plantea cara.

 

—Vaya pero tenemos aquí, un muchachote bien guapo que viene a jugar de héroe, ¿eh?, escogiste un mal camino chico –Desenfunda ella una espada con la cual amenaza a Peter.

 

El joven peliblanco anticipando el siguiente movimiento de la bandida con su [Instinto Asesino LV2], le esquiva fácilmente para luego sujetar su espada con su izquierda desde la hoja y detener todo intento de la criminal para atacar otra vez, acto seguido el muchacho cierra el puño de su mano libre con solo un propósito en mente.

 

— ¡Quítate bruja! –Un fuerte puñetazo de su derecha golpea el rostro de la bandida, pedazos de varios dientes y sangre salen volando de su boca.

 

La criminal queda absolutamente inconsciente, sus subordinadas al ver a su líder fácilmente derrotada por el muchacho sin siquiera haber desenfundando la espada que cargada en su espalda, pierden su confiable moral y su aura de intimidadoras se convierte en una de cobardes, Peter continua caminando dirigiéndose al chico que maneja la carreta, la bandida que le tenía sometido al ver que este se le acercaba, se aleja rápidamente con intención de no buscar conflicto contra él.

 

— ¡Tu! –Peter agarra al joven conductor levantándolo del cuello de su ropa y forcejeándole —¿¡Es en serio!?, ¿¡me tomas el pelo!?, ¿¡dejas que cuatro mujeres te vuelvan su perra así nada más!?, ¡me enfermas!, ¡no mereces tener esos dos par de huevos!, ¡carajo, debería cortártelos y dárselos a una roca, que seguro le encuentra más utilidad que tú!.

 

El joven conductor ante los furiosos gritos de Peter, empieza a sufrir de enorme pico de nervios que le hacen temblar del miedo, espuma le sale por la boca por consiguiente y queda completamente desmayado.

 

—Tsk… marica –Suelta al chico dejándolo caer bruscamente al suelo.

 

Peter le mosqueaba ver lo cambiado que eran las cosas en esta nueva realidad, pero sabía que discutir su “sentido común” con el de otro mundo era en vano, adaptarse era lo primordial, aceptar la existencia de la magia fue fácil como agradable, pero conocer que su sexo era “denigrado” y tenía el rol de ser el “mas débil”, le irritaba intentar acostumbrarse a ello.

 

Tan pronto su atención en el chico de la carreta se esfumo, los ojos del muchacho peliblanco se enfocaron en las criminales que quedaban.

 

—Puede que hayas vencido a nuestra líder, pero no es nuestro fin aun –Dice una de las bandidas alentando su confianza.

 

— ¡S-si!, si combatimos unidas, podemos ganarle –Reafirme una segunda para subir el ánimo.

 

—Adelante zorras, acepto el reto –Dice Peter con un tono intimidante e iracundo revelando a sus hostiles figuras sus ojos amarillentos inhumanos y un par de colmillos bestiales en su boca.

 

Tales rasgos detectados al instante por las criminales, les hizo temer aún más del chico y destrozando por completo todo su espíritu de lucha, porque habían reconocido su monstruosa identidad.

 

— ¡No jodas!, ¡es un hombre lobo! –Exclama la primera totalmente asustada.

 

— Es demasiada para nosotras… ¡vámonos al carajo! –Sugiere una segunda.

 

—Oh no, no se irán vivas de aquí.

 

La voz de Lyra se escucha a oídos de las bandidas y acto seguido, hunde sus dagas en el cuello de dos de ellas, un grito seco sale de la boca de sus víctimas y la sangre escurre a chorro al retirar la loba sus cuchillas sobre la apuñalada carne de las criminales.

 

La joven bandida al ver a sus dos compañeras morir y quedar sola, tiembla inmensamente y suelta su arma, comprendiendo que luchar por su vida es inútil, elige por instinto correr para huir de la licántropa.

 

Lyra envaina sus dagas y corriendo a velocidades superiores a la chica humana, logra en cuestión de poco tiempo atraparla fácilmente.

 

— ¡Te tengo, carne! –Marca a su presa con una profunda lamida desde su cuello hasta su mejilla derecha.

 

Le da un fuerte golpe en la nuca que deja a la bandida joven inconsciente, para después cargarla sobre su hombro y regresar con Peter.

 

La líder criminal empieza a mover sus manos, estaba a punto de despertar, pero antes de que eso fuera a pasar, el joven peliblanco se le acerca y poniendo su pie derecho sobre el cuello de ella, presiona con brutal fuerza y se la rompe matándola en el acto.

 

— ¿Vas a matarla? –Le pregunta Peter a su compañera, señalando a la bandida joven que cargaba.

 

—A su debido momento, ¿y que harás con él? –Pregunto Lyra señalando al conductor desmayado de la carreta —¿Vas a cortarle las bolas y dárselo a una roca?.

 

—No, no me dan ganas de ensuciarme las manos con la sangre de un maricotas como este, vámonos de aquí, solo terminamos perdiendo el tiempo.

 

—Jejeje, yo no diría eso –Manosea Lyra el trasero de la inconsciente criminal a la que capturo.

 

__________________________________________________________________

 

Tras el anochecer, el dúo decide acampar (por insistencia de Lyra) encontrando un punto interesante en el campo rodeado de follaje y algunos árboles que podría darles seguridad para esconderse al dormir en el aire libre.

 

Lyra saca de su cofre de cobre flotante la estaca de acero que habría comprado en la tienda de Brahim, luego la clava en el suelo y toma distancia, el objeto mágico comienza a hacer efecto, un circulo de energía mágica se manifiesta a su alrededor y crea una tienda de campaña que se veía lo suficientemente espaciosa como para albergar 4 personas

 

—De acuerdo, esos 15.000 Ralods valieron la pena –Reconoce Peter la sabia compra de dicho objeto por parte de su compañera.

 

Al entrar la tienda se veía más acogedora y cálida de lo que aparenta por fuera, su interior estaba detalladamente iluminado por un foco mágico que irradiaba magia de luz y podía apagarse como prenderse con solo dos aplausos.

 

El suelo estaba decorado con piel fina de animal suave y de tacto cálido, le temperatura moldeada por la magia de su interior para proveer calor, frio o un ambiente cálido acorde a la situación del exterior y de sus huéspedes y el toque final eran dos cómodos colchones lo bastante grande para que cada uno pueda ser ocupado por dos personas.

 

— Aaah… no será una cama VIP como la de “La Osa Golosa” pero se siente bien recostar el culo en esto –Expresa un relajado Peter ya acostado boca arriba sobre uno de los colchones.

 

Lyra había metido a la bandida que capturo dentro de la tienda, la chica ya estaba despierta pero le era inútil escapar, la mujer loba había atado sus brazos y pierna con gruesas cuerdas que le impedían todo intento de ello y su boca la cubrió con un trapo para callar todos sus griteríos.

 

— ¿Qué clase de perversión tienes en mente con esa mocosa? –Pregunto su compañero.

 

—Algo “candente”.

 

Lyra se desviste por completo quedando completamente desnuda, sus rasgos lupinos se manifiestan en su cuerpo, su pelaje grisáceo crece cubriendo parte de su espalda, la mayor parte de sus extremidades superiores e inferiores y parte del torso y cintura, sus orejas se vuelven puntiagudas y peludas, sus ojos amarillentos y de su boca sus canidos de bestias emergen.

 

La bandida estaba aterrorizada, aún más de cuando huía de ella, tener a tal monstruo de frente y a su merced, tanto fue su susto que por acto involuntario termino orinándose.

 

— ¡Jajaja!, ¡mírala se acaba de orinar!, los humanos son hilarantes –Se mofa Lyra acercando un dedo con la uña filada características de sus garras al cuello de ella —Bien pequeña perrita meona, hoy serás mi “juguete” de entretenimiento, si sabes a que me refiero, y en caso de que no, aquí te va una muy buena pista…

 

Con salvajismo, Lyra arranca todas las prendas de la muchacha hasta dejarla tan desnuda como ella, luego retira las cuerdas que aprisionaban sus extremidades y el trapo en su boca permitiéndole hablar nuevamente, lo primero que hizo fue rogar.

 

— ¡Por favor… no me haga daño… por favor… lo siento mucho… yo ni…!

 

—Shhhh –Lyra cubre su boca con uno de sus dedos callando sus ruegos —Mis juguetes no deben ser ruidosos, ahora abre esas piernas y ni se te ocurra volver a decir alguna mierda como “déjame vivir” o “ten piedad”, o te causare un intenso dolor del infierno, ¿lo has entendido mi preciado juguete?, contesta obedientemente a mi pregunta.

 

—S-si…

 

Ella separo sus piernas por orden de su “ama” y la loba empezó metiendo uno de sus dedos (con sus garras retraídas) en la vagina de la joven bandida, la muchacha entre lágrimas y temor, no puede evitar gemir por reacción.

 

—De verdad piensa cogértela, no bromeabas con lo que los licántropos son ninfómanos por naturaleza –Comento Peter.

 

—Ella tenía en mente con su grupito el violar de forma brutal a ese indefenso chico, creo que esto se adecua bastante como su castigo –Ríe la loba con perversidad.

 

Lyra metía su dedo una y otra vez en la vagina de su juguete humano, la joven gemía con respiraciones intensas hasta que su ama se detuvo y reemplaza su dedo por su lupina lengua, lamiendo las húmedas y carnosas paredes de la humana.

 

La bandida se estremecía ante tanto estímulos, agarrando la piel de la tienda para presionarlo con fuerza como si soportara un intenso placer, sumándole su miedo y el pavor de verse rodeado de bestias inhumanas, su confusión y libido se entremezclaban, sentía estar acercándose al clímax, pero su ama se detiene y retira rápidamente su lengua al notarlo.

 

—No tienes un mal sabor, es hora de pasar al plato principal.

 

Lyra acerca su licántropa vagina con la de la humana y se chocan entre sí, frotándose sus órganos sexuales con inmensa lujuria, ambas partes emiten cachondos gritos de gozo, la loba aumenta el ritmo y la bandida era quien más fuerte gritaba, para los ojos de la chica lupina era una principiante.

 

Tan gustosa quedo Lyra de las expresiones primerizas de placer de su presa, que no puedo evitar besarla y violar el interior de su boca con su lengua, mientras aumentaba aún más la velocidad del rozo entre sus lujuriosas vaginas, culminando con una corrida entre las dos donde sus lascivos jugos se mezclan.

 

Entre verlo, escucharlo y el olor que se sentía en el ambiente al percibirlo con un olfato aún más desarrollado que el ser humano, Peter no podía evitar excitarse, sintió que su corazón se aceleraba un poco, su calor aumento levemente y con ello le creció su rabo carnoso entre sus piernas, Lyra al instante olfateo las feromonas masculinas de su amante peludo.

 

—Peter… -Pronuncio su nombre con deseo pasional.

 

La bandida queda casi fatigada con esa corrida, pero la loba no le permitió descansar, estando sentada, se coloca a espaldas de su juguete humano, con una mano manosea los senos de la joven presa y con la otra abre los labios de su vagina para ofrecérselo a su compañero.

 

—Vamos Peter, únetenos, esa verga tuya suplica penetrar “nuevas fronteras”, jejeje… -Una mirada lujuriosa de la loba viene acompañado de su invitación.

 

—No soy fanático de la tortura sexual y no me apetece, pero… siento que el cuerpo me cosquillea, ¡es molesto! –Peter se abraza a si mismo intensando calmar tal desagradable sensación.

 

—Te lo dije, somos una especie muy libidinosa en lo que respeta a la perversión sexual, déjate llevar Peter, por años has reprimido esa parte de ti, déjate experimentarlo, el placer más puro y dicho de nuestra bestial naturaleza.

 

Los rasgos lobunos de Peter se manifestaban en contra de su voluntad, no sentía que su lobo interior le intentara controlar, las razones eran otras, tal y como su compañera sugería, era su naturaleza incitándole a participar en tales actos.

 

Amaba matar, pues era un instinto obligatorio que tuvo que aceptar en su oscura niñez, cuando conoció la pubertad y el placer sexual, pese a agradarle, no le llamaba tanto la atención, hasta ahora donde su nueva identidad inhumana se lo refregaba en lo más profundo de su organismo.

 

—Conque mi nueva naturaleza, sí que es molesto que lo haga contra mi voluntad… aunque al menos me ofrece opciones agradables para variar –Dice el muchacho en voz alta.

 

Se levantó del colchón con su erecto miembro acercándose a la bandida.

 

—Ni modo, entonces me uno a ustedes –Se expresa el joven peliblanco con una mueca maliciosa en sus labios.

 

—Que sea una noche entre monstruos que esta perra meona no olvidara –Comento su compañera con una diabólica sonrisa dedicada a su juguete.

 

Continuara…

 

 

DIARIO DE UNA VIDA PASADA:

 

25 DE DICIEMBRE DEL 2014: Las escaleras nos llevó a una puerta, sentí la presencia de 4 individuos al otro lado y se lo advertí a la mujer, ella pidió prestada una de mis pistolas para hacerse con dos en las manos.

 

Tras posicionarnos, ella da la señal y abre la puerta rápidamente de un codazo apuntando a todo matón por delante, replique su acción y disparamos, los reflejos de la fémina eran impecables, a los dos primeros que abatió de un tiro a la cabeza poseían un arma de fuego (una pistola), yo no percibí ese detalle, fue fácil cargarse a los restantes ya que solo se valían de armas blancas.

 

—No sé cómo haces para “sentir” a las personas a distancia, pero es bastante útil –Me elogia ella.

 

Habíamos llegado parar a un salón estrecho, pasando por los cadáveres de los matones asesinados nos esperaba otra puerta y a la izquierda unas cortinas negras en donde se oían del otro lado silenciosos gemidos de sufrimiento, eso llamo mi atención haciendo dichas cortinas a un lado para ver lo que había en su interior, lo que encontré era lo que sospechaba.

 

Varias mujeres de diversas edades adolecentes (desde 13 años), jóvenes y adultas (30 años), retenidas en un angosto cuarto oscuro y poco iluminado, con poca ropa y signos de maltrato físico y sexual en sus cuerpos, encadenados a la pared con un grillete atado a su extremidad superior o inferior.

 

Pese a que aún seguían vivas, sus miradas denotaban expresiones muertas, obligadas a dormir sobre feos colchones con sabanas cortas y recibir una alimentación digna de un esclavo, por no mencionar su higiene descuidada.

 

—Con que aquí está la mercancía sexual, mira nada más cuantos tenía ese gordo de mierda en sus manos –Comento la mujer de hábiles talentos —No hay nada que hacer por ellas, han perecido en mente y pronto lo harán en cuerpo.

 

—Entonces les hare un favor a ellas.

 

—¿Qué piensas hacer chico?.

 

Tome un cuchillo de uno de los cuerpos de los matones y me acerque a las mujeres cautivas, ellas pese a haber notado mi presencia y ver que estaba armado, no hacían absolutamente nada. Al cabo de unos minutos termine mi favor hacia ellas, corte el cuello de cada una, las mate sin vacilar o dudar, ninguna se resistió, ninguna exclamo una sola palabra para detenerme e incluso creo que vi o imagine que algunas me dieron una leve sonrisa al sentir el cuchillo hundirse en su garganta.

 

—Vámonos –Dije tras arrojar el cuchillo manchado de sangre al suelo.

 

Nos fuimos por la siguiente puerta, por fin he abandonado este sitio de mierda.

 

FIN DE LA ENTRADA 22

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s