GDW Capítulo 113: Feroz L2

GDW Capítulo 113: Feroz L2

Después de un sonido cortante que perforaba el aire, Yue Zhong había utilizado su poder en la cintura del L2 para cortar una pequeña grieta fina. Incluso cuando él había añadido estadísticas a su fuerza y ​​poder y utilizando la afilada Espada Tang, sólo podía cortar este poco. Los huesos ni siquiera eran visibles.

El exterior de la membrana de queratina negra era como el acero.

El L2 miró a Yue Zhong como si fuera un pequeño insecto zumbando delante de sus ojos. Implacablemente golpeó su gran mano hacia Yue Zhong.

La agilidad de Yue Zhong superó con creces la del L2. Su cuerpo se movió ligeramente, evitando del L2 y usó la espada para cortar el codo del L2.

Inesperadamente innumerables chispas salieron volando tan pronto como la Imitación de la Espada Tang aterrizó en el cuerpo del L2, y fue incapaz de cortarlo.

El L2 agitó una mano para golpear a Yue Zhong.

Tan pronto como el L2 se movió, Yue Zhong dio un paso al lado, y rodeó alrededor del L2. Comenzó la habilidad de Llamas Demoniacas y una Bola de Fuego rojo escarlata se iluminó en su mano derecha.

Yue Zhong utilizó una mano Cómo un cuchillo para cortar en el muslo del L2. Las Llamas Diabólicas empezaron a quemar locamente un enorme agujero tan pronto como aterrizó en el muslo del L2.

Yue Zhong rodeó el muslo del L2 y lo corto inmediatamente en dos con sus Llamas Diabólicas.

El L2 perdió el equilibrio y cayó pesadamente en el suelo.

Yue Zhong dio un gran paso adelante pisando la frente del L2. Una Llama Diabólica roja escarlata momentáneamente estalló de su pie, convirtiendo el cráneo del L2 en cenizas.

Un gran orbe de experiencia entró el cuerpo de Yue Zhong tan pronto como el L2 murió. El cadáver del L2 también dejó caer un Libros de Habilidad y una caja de tesoro verde.

Yue Zhong puso rápidamente el Libro de Habilidad y la caja de tesoro verde en su bolsa.

Después de terminar con el L2, Yue Zhong finalmente se volvió y miró con una cara lívida a los que abandonaron a su comandante Xiao Ming y huyeron.

Aquellos que habían abandonado sus armas y huido fueron todos detenidos y llevados ante Yue Zhong por sus subordinados.

Uno de los subordinados de Xiao Ming miró a Yue Zhong con miedo y se arrodilló ante Yue Zhong, suplicando: 

“¡Lo siento! ¡Capitán Yue! ¡Perdona mi vida! ¡¡A partir de hoy enfrentaré al enemigo sin miedo!! ¡Por favor, permítame expiar mis pecados! ”

“¡Capitán Yue!! ¡Perdónanos esta vez! ¡No volveremos a cometer una ofensa después de hoy! ”

“¡Te suplico que nos perdones la vida! ¡Ese monstruo era demasiado fuerte! No éramos sus oponentes. ¡¡Estar ahí simplemente seria cortejar a la muerte!! ”

Los subordinados de Xiao Ming que habían huido, se arrodillaron ante Yue Zhong y comenzaron a mendigar.

Xiao Ming miró a los que huyeron y luego le dijo a Yue Zhong un poco vacilante: 

“¡Capitán Yue, debemos darles otra oportunidad!”

Yue Zhong miró a los ocho subordinados de Xiao Ming y fríamente dijo: 

“No importa cuál sea la razón, todos ustedes cometieron el delito de huir del campo de batalla. ¡Todos ustedes serán fusilados en el acto! ”

Xiao Ming no pudo evitar persuadirlo: 

“¡Capitán Yue! ¡Entrenar a un miembro del equipo no es tan fácil! ”

Si los ocho hombres del grupo de Xiao Ming fueran asesinados, entonces perdería mucha capacidad de combate en su equipo. Aunque los ocho hombres se dieron vuelta y corrieron, todos eran jóvenes fuertes. También entendían cómo usar armas. Sería problemático entrenar y reclutar gente nueva y tomaría algún tiempo prepararlos para el combate.

Yue Zhong miró a Xiao Ming y fríamente dijo: 

“La ley militar es despiadada. ¿De qué sirve la ley militar si no se lleva a cabo sin piedad? ¡Ponte a trabajar!”

Recibiendo el mando de Yue Zhong, sus subordinados directos sacaron sus armas y apuntaron a las cabezas de los ocho hombres, luego apretaron el gatillo.

Tras el sonido de ocho disparos, los ocho subordinados de Xiao Ming fueron ejecutados.

Mirando la escena miserable, Xiao Ming solo podía soportar y girar su cabeza. Los subordinados circundantes que miraban esta escena temblaban de miedo en sus corazones. Ahora tenían una familiarización mucho más profunda con la ley militar.

Yue Zhong miró a Xiao Ming y le dijo: 

“El comando de Xiao Ming es perjudicial. Disuelva la quinta posición de capitán líder del equipo. La quinta unidad será absorbida en la segunda unidad. Xiao Ming es degradado a un miembro del equipo preliminar. ”

En ese momento, Xiao Ming descubrió la fuerza indomable de un L2, el debería haber dado el mando de retirarse. Pero no dio la orden de retirarse, y este es un error imperdonable.

Pero Xiao Ming era un soldado calificado. Su entrenamiento era el más regimentado y poseía una capacidad innata de tiro extremadamente poderosa. Ya tenía una tasa de acierto de setenta por ciento a menos de cien metros.

El corazón de Xiao Ming estaba un poco decepcionado, asintió y respondió: 

“¡Sí!”

Yue Zhong miró a Xiao Ming y dijo:

“Ve a la segunda unidad y has el informe, maten a los Zombis restantes.”

“¡Sí!”

Xiao Ming gritó una respuesta y llevó a su gente a la segunda unidad de combate de Da Gouzi.

El comando de la segunda unidad de combate fue entregado temporalmente a Da Gouzi después de que Ji Qingwu se fuera. Yue Zhong no tenía mucha gente en quien confiar bajo su mando.

El poder principal en el centro de la ciudad fue aniquilado. Los pocos Zombis dispersos restantes no podían soportar las fuerzas armadas.

Uno de los miembros del equipo de Liu Yan se acercó a Yue Zong y reportó: 

“¡Capitán Yue! ¡Descubrimos sobrevivientes! ¡Quieren conocerte!

Yue Zhong preguntó: 

“¿Quién es?”

El miembro del equipo dijo: 

“Uno se llama a sí mismo el alcalde del Pueblo Caballo de Piedra.”

Yue Zhong pensó un momento y luego le dijo al soldado: 

“Llévame a echar un vistazo.”

Yue Zhong llegó a una espaciosa casa solariega bajo la dirección del soldado.

Podía ver dentro de la mansión que cuatro sobrevivientes estaban siendo vigilados por cuatro soldados con armas.

Un viejo con un vientre como si estuviera embarazado de nueve meses gritó: 

“¡¡Quiero conocer a tu líder!!”

Los soldados miraron fríamente a los sobrevivientes sin decir una palabra.

Yue Zhong caminó ante el hombre de nombre Wei Cheng y dijo:

“¿Quieres conocerme?” 

Wei Cheng señaló al joven que tenía una mirada de arrogancia y dijo: 

“Soy Wei Cheng, el alcalde del Pueblo Caballo de Piedra. Esta persona es el hijo del secretario de la ciudad de Longhai. Mientras nos acompañen a la base de sobrevivientes de Longhai, la secretaria no olvidará su acto de bondad.

Yue Zhong miró al joven.

El rostro del joven era arrogante y dos hermosas mujeres de veintiún o veintidós años se aferraban a él. Sus rostros permanecieron sin cambios aunque estaban rodeados por los cuatro soldados. Mirando a Yue Zhong con un ojo inclinado, dijo con orgullo: 

“¿Eres el jefe de este ejército? ¡Soy Qian Yiming! Sólo necesitas acompañarme a la base de sobrevivientes de Longhai. Mi padre sin duda hará de usted un gran funcionario.”

“¡Idiota!” 

Una palabra burbujeó en la mente de Yue Zhong mientras miraba la cara arrogante de Qian Yiming.

En ese momento, dos soldados trajeron a cuatro mujeres desnutridas usando ropa desgastada. Todas eran de diferentes tamaños.

Liu Yan miró a una del grupo que era bastante bonita y dijo: 

“¡Este es nuestro líder, Yue! ¡Las palabras que quieras mencionar, díselas a nuestro capitán Yue!”

La mujer bastante bonita estalló en lágrimas cuando vio a Yue Zhong. Ella se arrodilló ante él y señaló a Qian Yiming, suplicando: 

“¡Poderoso Capitán Yue! ¡Te lo ruego, ayúdame a matar a esa escoria!”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s