Metalord Revolution Capitulo 98

CAPITULO 98

EL ADIÓS A LA CIUDAD DE LAS BRUJAS

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Observaban desde la altura de un techo de dos pisos, el éxodo de los sangre de bruja, tomados de la mano y con una larga cinta blanca enredando sus brazos en unión, aquellos eran Fary Sontheil y Marcos Sabil.

— ¿Estás seguro de haber elegido no marcharte con ellos? –Pregunta Fary.

 

—Sí, este es mi hogar al fin de cuenta y el de mi madre, ella ha pasado por demasiado cuidándome, no quiero darles razones para que deje Macur por mí –Responde el joven sangre de bruja —Además… si me fuera, ya no podría verte nunca más.

 

—Me alegro que te hayas quedado –Dice una ruborizada Fary.

 

Los dos contemplan con unos minutos de silencio los últimos vistazos de la caravana de sangre de bruja perderse a la vista.

 

—Fary… ¿estas segura de esto?, agradezco lo que haces por mí, pero no quiero que te metas en problemas por mi…

 

—Es mi decisión –Interrumpe la pequeña bruja a su amigo —Si siguiera negándolo… –Coloca su mano restante sobre su pecho —Viviría frustrada para siempre.

 

—Pero tú sabes lo que esto podría significar, las cosas en Macur ya no serán lo mismo, tengo un mal presentimiento, uno… lleno de inseguridad.

 

—Está bien, yo te protegeré, ya sea de otras brujas o el mismo pueblo, usare este poder con ese fin –Acurruca su cabeza sobre el hombro de Marcos —¿Confías en mi Marcos?.

 

—Sí, lo hago desde antes y lo seguiré haciendo hasta ahora.

 

Tras lo ocurrido en la biblioteca “Del Saber”, las 9 brujas hostiles terminaron siendo vencidas por una enfurecida Fary que tomo la vida de 3 de ellas y dejo al resto heridas, la hábil niña perdono las vidas de las restantes con la condición de que nunca más pusieran un pie sobre el lugar o intentar agredir nuevamente a Marcos, ellas aceptaron sin dudar y se marcharon llevándose a sus compañeras caídas en silencio.

 

Cuando Hannah, la madre de Marcos despertó tras haber quedado inconsciente por recibir un golpe por parte de las hostiles brujas, despierta recostada en la cama de su habitación, pronto recuerda lo ocurrido y corre hacia la biblioteca encontrándola ya ordenada, había un papel sobre la mesa escrita por su hijo.

 

“Fary y yo nos encargamos de ordenar el desastre de la biblioteca, para cuando leas esta nota estaré afuera con ella, volveré algo tarde, no te preocupes por mi madre, estaré bien, tu hijo, Marcos”.

 

La madre suspiro abrazando la nota, pues aunque no conocía del todo a Fary, siempre supo que ella se traía algo entre manos con su hijo, confió en la pequeña niña, dejando a su único primogénito a su cuidado, llevándonos entonces a la escena donde los dos yacían observando el éxodo.

 

—Fary Sontheil… -Su nombre es citado por alguien a sus espaldas.

 

La niña voltea hallándose a un enigmático hombre de túnica marrón con capucha, la pequeña no pudo evitar sentirse fuertemente en alerta y mirar al desconocido con ojos hostiles.

 

—He venido en nombre de “la persona” que te ayudo hace tres años con tu amigo –Dijo el enigmático hombre.

 

Fary se sintió abrumada por su declaración, Marcos no lo entendía, pero ella lo comprendía a la perfección, era hora de que aquel “favor” del pasado fuese cobrado según lo acordado, por su mente paso rápido el recuerdo del enigmático mago de la mano azul que sano a su amigo, pues él le susurro unas palabras.

 

—“Cuando llegue el momento, me devolverás el favor, hasta entonces, pequeña bruja” –Fueron sus palabras.

 

El día llego y Fary siempre supo que esta posibilidad era real, pues sintió que aquel mago no era alguien ordinario, el hombre misterioso que estaba frente a él no era el que le ayudo, pero viene en nombre de aquel, por lo tanto la situación era la misma.

 

— ¿Qué es lo que necesitas para retribuir el “favor”? –Pregunto Fary decidida a cooperar en los planes del desconocido individuo.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

El amanecer había llegado, nos levantamos preparándonos para el viaje, Liha revisaba su morral al igual que yo el mío, la bruja de cabellera naranja se tomo la molestia de comprar provisiones para los dos para nuestro retorno a Windaz.

 

Detenidamente me doy cuenta de que hasta ahora no hemos mencionado palabra alguna sobre Livia, pese a que su ausencia no era tan desapercibida, me torne con ese pensamiento al mirar la cama en donde ella solía dormir.

 

—Estás pensando en Livia, ¿no? –Liha nota mi observación —Debe ser difícil de creer aún que ella realmente nos haya “abandonado”, optado por elegir un oscuro camino.

 

—No es difícil de creerlo, cuando miras detenidamente la traición de frente, es simple de entenderlo, Livia escogió a sus aliados según sus preferencias personales, independientemente de que haya sido una compañera, aliada o amiga antes, no deja de ser una traición en todo aspecto y nada va a cambiar eso, así son las cosas, nada más y nada menos –Exprese de mi parte.

 

—Una reflexión bastante madura de tu parte, ¿en verdad tienes 10 años? –Pregunta la bruja Gramwind mayor.

 

—¿Acaso luzco como alguien tan viejo?.

 

—En cuerpo no, pero en mente… casi parecieras un adulto en el cuerpo de un niño –Comento con cierto tono bromista.

 

Los dos estábamos preparados para irnos, cargando nuestros respetivos equipaje, Allum se subió a mi hombro y nos marchamos de la habitación para siempre, al bajar al primer piso, Liha paga la estadía restante de la posada a la dueña y con ello nuestra estancia aquí culmina.

 

 __________________________________________________________________

 

Tan pronto cuando salimos, una tarea pendiente surgió en mi mente, pues anoche cuando se preparaban las caravanas de los sangre de bruja para irse de la ciudad, vi a Rudy, aquel sangre de bruja rubio llevar una urna en sus manos en una dirección en concreto, si mal no recordaba, siguiendo esa trayectoria se iba al cementerio.

 

— ¿Entonces él se ocupó de sus restos? –Me pregunte en mi mente —Disculpa Liha, hay algo urgente que debo hacer antes de irme de Macur –Le comunique.

 

—Ya veo, casualmente también debo hacer algo antes de irme, debo encontrarme con cierta “Informante” para una última notificación suya, después de eso podemos juntarnos, ¿quieres quedar en algún lugar en concreto?.

 

—Hmmm… ¿conoces una biblioteca llamada “Del Saber”?.

 

—Sí, se dónde está, entonces, será nuestro punto de encuentro cuando culminemos nuestros asuntos personales, ¿estamos de acuerdo?.

 

—Sí, estamos de acuerdo.

 

Con ambas partes en concuerdo, nos separamos para reencontrarnos en otro momento, se esa manera junto a Allum fui a parar a mi siguiente destino antes de marcharme de aquí para siempre.

 

__________________________________________________________________

 

—Aquí estoy…

 

El cementerio de Macur, específicamente, en la parte donde los sangre de bruja eran enterrados, no me tomo tanto tiempo encontrar una tumba que no estaba antes, una hecha recientemente, lo conformaba una cruz de madera y una urna enterrada en la tierra, los restos de Ermando yacían allí adentro.

 

Eso me recordó a todos los sangre de bruja que murieron durante su levantamiento, ninguno de ellos fueron recibidos aquí, es cierto, sus cadáveres habían sido transportados junto al resto de los exiliados en carretas, me imagino que su intención es enterrar a los suyos con dignidad.

 

—“Amo, siento una presencia venir a nuestras espaldas” –Me advirtió Allum.

 

—¿Rozuel?.

 

Mi nombre es mencionado dando veracidad al aviso de mi pegajoso compañero, me doy vuelta y aquella citación salió de la boca de Macos Sabil.

 

—Parece que no soy el único que ha venido a visitarle –Dije en voz alta.

 

—Ya veo, ¿tú también?, Ermando se sentiría emocionado de saber que tres han venido a visitarle, bueno, cuatro si tomamos a Allum en cuenta.

 

—¿Cuatro?.

 

—Rudy sería el primero.

 

Tiene sentido, pues él debió haber hecho esta tumba para el joven invidente.

 

—Rozuel, ¿tú sabes cómo murió Ermando? –Pregunta Marcos —Tengo entendido por Rudy que él murió en medio del conflicto entre brujas y sangre de bruja, Erm estaba afuera cuando ocurrió todo, cuando me entere de que falleció… no lo creía, hasta ahora.

 

Tal parece que el hijo de la bibliotecaria, desconocía sobre las intenciones ocultas de Ermando y de que la causa de su muerte, fui yo.

 

—¿Por qué me lo preguntas?.

 

—Rudy dice que fuiste el primero en encontrar su cuerpo, o lo que quedo de él.

 

Rudy ni siquiera se tomó la molestia de decírselo, ¿Marcos seguiría pensando bien de Ermando cuando supiese que él era “Jack”?, ¿qué ayudo a orquestar este lio conflictivo entre los dos bandos y encendió las llamas del odio?.

 

—Solo puedo decirte que Ermando murió… confiando en que el futuro, tanto brujas y sangre de bruja convivirán juntos algún día.

 

No era mentira, esas fueron sus últimas palabras, cuando me pregunto sobre si tal convivencia era posible, lo es, pero el camino hacia tal día, tomara su largo tiempo para desenvolverse.

 

—Eso es bueno, también confió en que día llegara –Dijo Marcos acompañado de una sonrisa.

 

Un viento relajante soplaba hacia nosotros, un silencio se tornó entonces mientras mirábamos la tumba de Ermando, me doy cuenta de algo en mi mirada a la tumba de mi fallecido amigo, estaba enterrado cerca de la tumba del tal Andy, a quien una vez fui con él para visitarle, estaba a tan solo dos metros a su izquierda.

 

—Al menos en la otra vida, podrás ver a tu preciado amigo, ¿eh, Ermando? –Dije en mis pensamientos.

 

Fue entonces que un tercero llego, por su cabello rubio y sombrero de cowboy no tarde en darme cuenta de quien se trataba.

 

—Una visita a su tumba antes de irte para siempre de Macur, un gesto noble –Dice Rudy acercándose a mi lado con su vista sobre la tumba.

 

— ¿Irte para siempre de Macur?, ¿por qué? –Pregunta Marcos desconociendo totalmente sobre mi expulsión.

 

—Digamos que cierta Eldar no le caigo bien, cuando me vaya de Macur, por ley no podre pisar de nuevo este lugar o seré considerado un invasor, teniendo a todo el peso de las fuerzas de esta ciudad sobre mí –Explique resumidamente mi situación.

 

—“Una Eldar mala” –Opino Allum.

 

—Eso es terrible, además de los exilios hacia los sangre de bruja que han vivido en esta ciudad por años, ¿también te prohíbe a ti nunca más volver? –Dice un entristezco Marcos.

 

—Oye, quita esa cara larga, a Ermando no le gustaría verte tan miserable por mi culpa, además quien sabe, quizás en un futuro haya un cambio de gobierno en Macur y puede que las cosas vayan para mejor –Trate de animar con una posibilidad bastante lejana.

 

—Suena difícil, pero algo creíble –Apoyo Rudy mi comentario.

 

—Cierto… aun ante tanta incertidumbre, algo bueno ocurrirá –El ánimo de Marcos subió tras esas palabas.

 

Los tres nos quedamos observando un minuto de silencio la tumba de Ermando, Rudy fue el primero en hablar para relatar.

 

—Es un buen momento para contarles algo, es una anécdota que Chrisha Morina, la encargada del orfanato “Niños de Astado” me dijo una vez, es sobre Ermando, más precisamente, sobre su madre biológica –Las palabras de Rudy fijan nuestra atención.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

PASADO: Ermando (6 años)

 

Una mujer adulta pelinegra en un arranque de ira, calla a su hijo dándole una bofetada que manifiesta con magia de fuego, quemando todos los dedos de sus manos y también afectando parte del rostro de aquel pequeño, más concretamente, sus ojos, el destino del niño tras este acto seria la ceguera permanente.

 

Aquel pequeño era Ermando y tras la bofetada ígnea, llora del inmenso dolor tumbado en el suelo, la madre al ver esto, repentinamente cobra la compostura deshaciendo todo rastro de aquella ira y vuelve en sí, mortificándose de lo que hizo.

 

— ¿Kilian?… –Cito la madre el nombre original de su pequeño con afecto —Por Astado… ¿que… que he hecho?.

 

Ella observo con horror el fruto de su enojo acumulado, que le causo tal trágico suceso a su único hijo.

 

—Mi niño… ¡lo siento tanto!, ¡yo no quería…!

 

Pese a sus palabras de arrepentimiento, su pequeño estaba más sumido en el miedo que en la atención de sus disculpas, ella pensó que lo único que podía hacer era abrazar a su ahora ciego hijo y tratar de enmendar las cosas, comenzó a acercarse hacia él.

 

Ignorando que Ermando había tomado la daga encantada de su padre y retirándolo de su funda, la bruja se acerca a su herido hijo deseoso de abrazarle, para apaciguar su miedo y calmar su dolencia con amor maternal.

 

— Kilian… lo siento tanto… yo…

 

— ¡DEJAME EN PAZ!… –Exclamo a todo pulmón Ermando.

 

La madre solo encontró en su primogénito, el frio metal de su daga atravesarle el pecho, observando las expresiones rencorosas de su hijo quien empujaba aún más la cuchilla para hundirlo en su carne.

 

—He fallado como bruja… como mujer… y como madre… lo siento tanto mi niño… por todo el dolor que te he causado… no espero que me perdones… y lo entiendo perfectamente… soy de lo peor…

 

Resistiendo al dolor y con sus últimas fuerzas, abraza a su hijo quien seguía apuñalándole, Ermando era incapaz de sentirlo quien estaba inmerso en su hostil acto, la madre derrama lágrimas y cae de espalda hacia el suelo con su última confesión para su hijo.

 

—Se feliz mi niño… tu tonta madre te quiere… tanto… mi… pequeño… Kilian…

 

Mira hacia el cielo, sonriéndole a la muerte, una sonrisa que dedico a su hijo junto a sus últimas palabras. Varios testigos presenciaron lo ocurrido, entre ellos, Chrisha Morina, quien más tarde adoptaría al huérfano.

 

Tal anécdota nunca pudo llegar a oídos de Ermando, Chrisha se sentía insegura de poder hablar sobre ella, pues el pequeño Erm había quedado demasiado traumatizado con el suceso, nunca se lo pudo contar jamás, al único que esta historia había llegado, era a Rudy, quien se había hecho bastante amigo del joven ciego.

 

 

__________________________________________________________________

 

PRESENTE: Actualidad

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Ella se arrepintió al final, a pesar de que fue apuñalada, no se resistió, prefirió dejar que su hijo le siguiese hiriendo y con sus fuerzas restantes le dedico un abrazo en lugar de quitárselo de encima, una madre después de todo, ¿no?.

 

—Es una pena que Erm nunca lo haya sabido –Opina Rudy —A propósito, pude hablar con Chrisha y decirle sobre lo ocurrido con Ermando antes de que se fuera –Hace una pausa suspirando —La pobre puso un rostro tratando de resistir el impulso de llorar para no preocupar a sus niños, debe ser difícil para ella el tener que comunicarles tal tragedia luego a los demás niños para notificarles de su ausencia.

 

Tras aquella declaración, Rudy se dio vuelta y empezó a irse.

 

—Hasta la próxima vez que nos veamos, Rozuel Drayt, que tu camino te fortalezca, aun si la incertidumbre se cruza en tu camino –Deseo el sangre de bruja rubio.

 

—También es hora de retirarme, ha sido un placer conocerte Rozuel, no olvidare las horas que tuvimos en la biblioteca, si alguna vez llegara a ser posible tu regreso, te esperare con el próximo libro que quieras leer –Me dedico Marcos como despedida.

 

Un apretón de mano culmino nuestro encuentro y nos despedimos, me quede solo en el cementerio, observando la tumba de Ermando, le un vistazo por última vez y le dije adiós, cuando me di vuelta para retirarme…

 

— ¿¡Eh…!?

 

Volví a voltear mirando fijamente de nuevo su tumba, había sentido algo, algo tocando mi hombro, una mano, pero no había nadie alrededor, Marcos y Rudy ya se habían marchado, aquel breve toque repentino, de alguna manera transmitía cierta calidez, como si de un gesto de agradecimiento se tratase.

 

—“¿Qué ocurre?, ¿amo?, ¿está bien?” –Pregunta Allum preocupado por mí al notar mi extraña reacción.

 

—Si… no es nada de qué alarmarse, estoy bien.

 

Tan solo pude mirar a la tumba de Ermando y sembrarme de dudas, en lugar de pensármelo demasiado, le dedique una corta sonrisa de mi parte y entonces volví a despedirme de él.

 

—Hasta luego, mi amigo –Fueron mis palabras y luego me retire del cementerio.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

En un callejón de las calles de Macur, la bruja de caballera naranja se había reunido con su informante, Najya Scheer.

 

— ¿Dices que no hay nada al respeto? –Pregunta Liha con serios ojos.

 

—Eso me temo, ni el Consejo Wicau tiene la menor idea de cuáles fueran las razones de que Alice Kyte atacara Macur –Contesto con la misma seriedad la informante.

 

—El hechizo que Alice uso…

 

Liha recordó la escena de los círculos mágicos invocado en los cielos, quienes se unieron produciendo uno aún más grande y repentinamente produce una onda expansiva blanca que no provoca daño y pasa sobre todo ser vivo u objeto inanimado.

 

— ¿Cuál fue la finalidad de aquello? –Se preguntó Liha en voz alta.

 

—No lo sabemos a ciencia cierta, pero creemos que ella podría haber venido aquí buscando algo quizás, la pregunta es… “¿qué cosa?” –Reitera Najya —Pero hay algo más, algo inquietante, tal parece que Alice, esta aliado con “tú sabes quién”.

 

— ¿Qué?, ¿por qué la peor Yudaz de la historia buscaría aliarse con “aquellos”? –Pregunta una incrédula Liha.

 

—No lo sé, tendrá sus motivos.

 

—¿Estas totalmente segura?.

 

—Nuestros informantes me lo notificaron tras presenciarlo, algunos murieron en el transcurso, pero los sobrevivientes han visto a Alice Kyte, en compañía de “el mago sombra”, temiendo que no haya sido un simple encuentro de coincidencia entre ellos.

 

—Maldición, las cosas empeoran, la “Ordinem Deam” debe haberse tornado bastante intranquila con esta noticia, ahora la peor Yudaz se ha vuelto nuestra potencial enemiga en la mira y nosotros en la suya.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Al salir del cementerio, con la persona que di al llegar a las calles era la que menos esperaba ver, la Eldar Carina en compañía de la capitana Brala Nigme y su sargento Madaleg Vesh, los tres estaban en mi trayecto y me miraban fijamente.

 

—Solo quedan cerca de dos horas y media para el mediodía, ¿no has olvidado el aviso?, ¿verdad? –Me notifica la bruja líder del aquelarre con una pose arrogante en compañía de su búho blanco en su hombro.

 

—“Que molesta” –Comento con un tono amargo mi pegajoso slime.

 

Comparto su opinión, pero ante todo sigue siendo una Eldar, de hacer a un lado su advertencia, solo me pasarían cosas problemáticas, pero antes de irme, detuve mis pasos para mirar a la Eldar cara a cara y darme la necesidad de dedicarle algunas palabras que espero nunca lo olvide.

 

—Sabes Eldar, puede que tú no entiendas el concepto del “progreso”, pero para que dicha existencia se haga menester en una sociedad, es necesario ciertos cambios, cambios que tienen la finalidad de adaptarse a los nuevos tiempos, que fomente un futuro más estable tanto para la ciudad y como su población general  –Dije.

 

— ¿A qué quieres llegar con tus palabras? –Pregunta ella.

 

—En los transcursos de esos cambios, eventualmente la cultura moral y del sentido común que abarca actualmente Macur, también se verá inmersa, tarde o temprano brujas y sangre de bruja vivirán en comunidad y llegado ese día que podría tomar bastante tiempo, los anales de la historia nunca se olvidaran de ti –La señale con la palma de mi derecha.

 

—Oh, ¿de verdad?.

 

—Por supuesto, quedaras registrada como una de las figuras más infame en la historia de las brujas que alguna vez promovió el odio y la intolerancia entre los dos grupos.

 

— ¡Miserable irrespetuoso…! –Exclama molesta la sargento Madaleg con intención de desenvainar su espada, pero es detenida por Brala quien con solo su mirada hace retroceder de su decisión y calma su enojo.

 

—Cuando alguien en las futuras generaciones de este aquelarre pregunte por “Carina Svensdotter”, la historia siempre te recordara como “la Eldar tirana y racista”, serás una antagonista marcada en los registros históricos de las brujas, como lo son las Yudaz, jeje… satírico tomando en cuenta tu posición social, adelante, aproveche y continúe con su “buen” liderazgo Eldar, pues al final todo reinado nefasto no dura para siempre –Fueron mis palabras dejada a ella.

 

—Eso ya lo veremos, pues la historia lo escriben los ganadores –Asegura la Eldar con confianza en sus talentos.

 

—Pues que gane el mejor entonces –Conteste y luego seguí mi camino.

 

Nuestras miradas de enemista se cruzaron por última vez, como si una declaración de guerra entre los dos fuese anunciado, marche con destino al frente de la biblioteca “Del Saber”, más temía el presagio, de que esta no sería la última vez que me viese cara a cara con la Eldar del aquelarre Wicau.

 

__________________________________________________________________

 

Eventualmente me encontré con Liha quien ya estaba allí esperándome.

 

— ¿Están listos para irnos? –Pregunta ella con su optimista actitud de siempre.

 

—“Si” –Contesto Allum, siendo siempre el único en oírle.

 

—Todo está zanjado, vámonos –Respondí.

 

Fue nuestra despedida de esta ciudad, a todos aquellos que conocimos en Macur, a todos los amigos y enemigos que hicimos.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s