Werewolf & Assassin Capitulo 20

CAPITULO 20

 

Los dos se abrazaban mutuamente con lascivos toqueteos en el otro, mientras sus lenguas se golpeaban entre sí, con todo su cuerpo cubierto por sus rasgos lupinos, tan solo sus cabezas y parte del vientre conservaban su imagen humana, Lyra aparto su boca de su compañero para dar al siguiente paso.

Le pidió a Peter que se quedase acostado boca arriba, de esa manera ella se dio vuelta deleitando toda su femenina salvaje delante de los ojos del chico, mientras Lyra tomo toda su hombría ya dura como una roca, comenzó lamiendo la punta lo que incito al chico “atacar” de su parte también.

 

—Espera –Le dice Lyra antes de que Peter pusiera sus manos sobre su “cueva” —No te olvides de retraer tus garras, ¿no querrás meterme esas cosas filosas en mi “cosita”?, jejeje.

 

Ciertamente sus garras podrían lastimar con cortes accidentales la vagina de su compañera.

 

—Si era posible guardarlas, entonces lo hare -El muchacho puso en manifiesto aquel pensamiento en su mente.

 

Sus filosas cuchillas naturales obedecen a su psiquis, se retraen y dan lugar a dedos similares a su forma humana, con la diferencia de que yacían cubierto de su blanco pelaje.

 

—El tema de las garras está solucionado, ¡ahora buen provecho! –Dice lamiendo la vagina de su compañera.

 

Su lengua manoseaba sus carnosas paredes y un líquido empezó a salir descontrolado de su interior, los jugos lujuriosos de Lyra se segregaban a un ritmo mayor que el de una persona normal.

 

—Mira cuanta “jalea” tenemos aquí, en verdad estas caliente, ¿eh, loba cachonda? –Se mofa su compañero dándole una nalgada suave que hace gemir a la loba.

 

—No hagas eso… entre tu lengua y ese nalgada… mi cabeza va a reventar –Su rostro se ruboriza bastante.

 

—Pensaba que alguien como tú ya había experimentado el sexo tantas veces, pero pareces una primeriza.

 

—Lo he hecho antes, pero… nunca con alguien de mi propia especie, la sensación es… más excitante, más placentera, única en su tipo… ¡siento mi cabeza temblar!, de solo lo agradable que es…

 

El tacto entre sus cuerpos, el contacto con sus fluidos y el olor de sus hormonas, los hombres lobos llevan su placer a otro nivel con los factores mencionados, con sentidos más desarrollados en la intimidad hacen gran uso de su provecho.

 

— ¿Haber como reaccionas a esto? –Peter metió su dedo índice y del medio en la vagina de la loba.

 

Los sacaba y volvía a meterlos, los empujaba una y otra vez, eso hacia gritar del placer a la inhumana chica, tanto era el gusto que ella sentía que con que solo él aumentara un poco la velocidad de sus movimientos, Lyra se corre repentinamente manchando toda la cara del joven peliblanco de sus jugos personales

 

—Jajaja, que fácil fue hacerte venir primero, de haber sido esta una apuesta me habría forrado bastante.

 

—Eres malo Peter… disfrutas demasiados más que yo de esto, ¡pero no creas que pienso quedarme atrás!.

 

Lyra se recupera y comienza su contraataque tragándose todo el pene de su compañero, pero una felación no era lo único en que pensaba, con sus manos sujeto los testículos y comenzó a jugar con ellos.

 

— ¿¡Que caj…!? –Fue la reacción inesperada del chico.

 

No los presionaba con intención de sentir dolor, era más bien como un masaje, tal placentera sensación hacia al chico desconcentrarse y no poder usar bien su lengua en las partes intimidas de ella.

 

— ¡Mierda, aquí viene…!

 

Eyaculo en la boca de la misma loba, ella ni por asomo pensó que tal esencia se dispersara en su cara, ya que anhelaba saborearlo, su olor de por sí ya causaba cierta embriagues de placer, pero experimentar su sabor era otro grado.

 

—El semen de un hombre lobo… ¡en verdad es delicioso! –Expresa su gusto con todo su labio manchado por la blancura de Peter.

 

—Que exagerada, ¿tengo que recordarte que ya me “probaste” en la cueva cuando me tenías amarrado? –Le dice su compañero.

 

—No es lo mismo, puedo notar la diferencia, ya no es igual, no percibo “humanidad” alguna en tu semilla, oficialmente eres un hombre lobo tanto por dentro como por fuera.

 

—Je, ¿cuándo considere desde un principio tener “humanidad”? –Se pregunta personalmente el muchacho en sus pensamientos.

 

—Bien, es hora de ir al plato principal –Se da vuelta Lyra mirando de frente a su compañero.

 

Toma el miembro con solo una mano  y se sienta en el hundiéndolo en toda su feminidad, de un solo movimiento tomo por completo toda la virilidad de Peter, ella no pudo evitar pegar un fuerte gemido de éxtasis, al igual que todos los clientes calenturientos del local.

 

—Carajo, tu grito debió oírse hasta en las habitaciones de ambos lados –Comento con cierto gracia Peter.

 

—No me importa, quiero que sepan como mi pareja me “llena” –Abraza ella a su amante peludo.

 

—Entonces, hare todo de mi parte para que esa “pareja” cumpla las expectativas –Una mueca lasciva se hace menester en los labios de Peter.

 

Toma a su compañera de la cintura y comienza a moverla rudamente de arriba hacia abajo, golpeando con su dura verga el interior de la loba, el ritmo con el que lo hacía era lo bastante rápido para hacer que Lyra mostrase una expresión en su cara sumida en el placer, sus ojos lagrimando, con su boca abierta, su lengua afuera y parte de su saliva filtrándose entre sus labios, era prueba de ello.

 

Peter por consiguiente muerde uno de sus pechos y luego comienza a chuparlo, su lengua golpeaba sin piedad el pezón, moviéndolo de manera circular, cuando los gemidos de la loba aumentaban con más intensidad, el joven peliblanco supo lo que se avecinaba.

 

—Vas a correrte de nuevo, ¿no es así?.

 

Ella gemía con tal volumen que sus palabras eran inentendibles.

 

— ¡Pues no será aun! –Dijo el muchacho de un movimiento retirando todo su pene fuera de la vagina de Lyra.

 

— ¿¡Porque!?… ¡estaba tan cerca!.

 

—¡Porque es ahora cuando las cosas se ponen mejor!.

 

Puso a Lyra contra la cama boca abajo y levantando su cadera, hundiendo por consiguiente todo su miembro en ella, se balanceo sobre la espalda de la loba montándola, penetrándola en una posición que hacia asemejar a ambos como un par de perros en celo.

 

—¿¡Que te parece!?, ¡hacerlo casi de la misma forma que lo hacen los perros!, ¡debes sentirte indignada!, ¿¡eh!?.

 

—¡No me importa!, ¡viólame como te apetezca, solo no te pares!, ¡AAAAAH!, ¡es el maldito paraíso, que bien se siente ser cogida de esta manera!.

 

—Eres una “perrita” caliente después de todo, es su naturaleza lujuriosa sucumbiendo en su totalidad en tu cuerpo, jeje, sin duda disfrutare mi nueva “inhumanidad” –Dijo el muchacho en sus pensamientos riéndose en su cabeza con cierta malicia.

 

— ¡Ya estoy cerca… por favor no te vayas a detener de nuevo! –Suplica Lyra.

 

— ¡Yo también lo siento, voy a correrme de nuevo! –Respondió Peter.

 

Los dos culminaron en el clímax al mismo tiempo con el unísono de sus voces extasiadas por el orgasmo, el fuerte blanco del muchacho se mezcló con los jugos lascivos de la loba, Peter había sentido que su corrida fue incluso mucho más que antes, cantidades mayores a comparación a cuando era humano.

 

—Te doy la razón, es el mejor maldito sexo que haya tenido –Dijo el chico recostándose sobre la almohada.

 

—Te lo dije, ¿pero de verdad piensas que hemos terminado? –Le dice su aun excitada compañera poniéndose encima de él y frotando su vagina contra su erecto miembro.

 

—Pero si ni ha pasado un minuto desde que terminamos…

 

—Tonto, ¿acaso realmente te sientes cansado?.

 

—¿Eh?.

 

Peter lo noto enseguida, no sentía rastro alguno de fatiga, incluso su libido persistía fuertemente en él, como humano una segunda eyaculación seguida bastaba para hacerle entrar en periodo refractario, haciéndole perder su excitación y causándole somnolencia, pero bajo su nueva condición, esas penalizaciones estaban ausente.

 

—Es cierto, no me siento cansado aun y fueron dos corridas con grandes volúmenes –Dijo en voz alta.

 

—Es tu nuevo vigor, debes saber que nuestra especie es sexualmente activa, mientras que un humano tiene necesidades sexuales, un hombre lobo posee el doble de esas necesidades sexuales, triple si involucramos a la luna llena de por medio, ¿ahora lo entiendes? –Vuelve a meter todo el pene del chico en su interior.

 

—Y por lo general, ¿cuántas veces seguida puede hacerlo un hombre lobo? –Pregunta el joven con curiosidad.

 

—6 o 7 veces es lo mínimo, 8 o 9 lo normal, incluso más de 12, en verdad nos encanta el sexo… y pienso disfrutar de ese placer contigo por un bueeeeen rato.

 

Por la mente del muchacho concurría pensamientos como “que especie tan ninfómana” pero a la vez no podía evitar seguir los impulsos naturales de su licantropía, su “nuevo yo”, ahora él también era uno de ellos, en los últimos tramos de su vida humana se la paso llenando su manos de sangre, con la esencia vital de sus enemistades.

 

Ahora no le importa llenarse de la pegajosa e lujuriosa esencia femenina y repartir en el trascurso de la suya, lo gozaba, el sexo en su anterior vida solo era algo pasajero, pero ahora lo experimentaba a un nivel aun mayor, ese era el libido de su nueva identidad, del hombre hecho bestia.

 

__________________________________________________________________

 

Las horas transcurrieron, los dos yacían sumidos completamente en sus deseos carnales, ya era incontable el número de veces que Peter empujaba profundamente su endurecida hombría lupina en el carnoso interior de Lyra y las numerosas eyaculaciones, todas hacia adentro.

 

En la posición del misionero, los dos abrazándose mutuamente se corrieron por última vez disfrutando la cúspide de su sentir, su orgasmo final en unión se expresa como la primera vez en una fuerte voz de éxtasis, su record actual era de 10 veces seguida, tras tanto sexo seguido había llegado el punto en que sobre ellos mismo tenían el olor impregnado de los fluidos de su pareja.

 

Peter cae rendido a un costado y Lyra se le arrima sujetando la cintura de su compañero con su cola con intención de no desear despegarse de él ni por un centímetro, la somnolencia se hace presente en los dos y caen en profundo sueño.

 

__________________________________________________________________

 

El amanecer había llegado y la consciencia de Peter despierta percatándose de algo importante que paso de largo aquella noche, algo que consideraba “vital”.

 

— ¡Mierda, lo olvide! –Exclamo todo preocupado.

 

Lo primero que ve al abrir sus ojos y estar atento era que su cuerpo mayormente estaba en su forma humana, solo sus orejas, parte de su pelaje en sus muñecas y tobillos y su cola de lobo eran sus únicos rasgos de lobo presente. Lo segundo que vio era a Lyra (con el mismo estado en su cuerpo que él) ya despierta lamiendo su erección matutina.

 

— ¿Por qué tanto el alboroto? –Pregunta ella sin distraerse con su cometido.

 

— ¿En serio?, ¿incluso en la mañana?, eres toda una adicta a mi verga –Comenta su compañero —Bah, olvidado, escucha necesito preguntarte algo serio.

 

— ¿De qué se trata? –Deja el erecto miembro de Peter a un lado para prestar atención a sus palabras.

 

—Ayer en la noche cuando lo hicimos, ¿era tu “día seguro”?.

 

—¿”Día seguro”?, ¿qué es eso?.

 

Los ojos de Peter se entreabrieron denotando un asombro inescrutable al escuchar su respuesta.

 

—Tiene que ser una broma… yo ni siquiera recordé en un usar un maldito preservativo, ¿siquiera existen aquí?, ¡carajo!, ¿cómo puedes olvidar algo tan importante en una puta relación sexual?, y no lo digo solo por las ETS.

 

—Mmm… ¡oh, ya lo capte!, esas son cosas humanas, ¿verdad? –Choca Lyra sus manos en señal de comprensión.

 

—Sí, son cosas humanas “importantes”, ¿lo entiendes?.

 

—Si lo entiendo ahora y te preocupas demasiado por nada –Asegura la loba.

 

—¿Eh?, ¿y eso porque?.

 

—A diferencia de los humanos, los hombres lobos pueden hacer que sus órganos sexuales sean estériles o fértiles a voluntad, en el caso de las hembras, su interior rechazara toda semilla si eligen no desear concebir, en cambio los machos, pueden hacer que su esperma sea acto para embarazar o no, pero deben decidir antes de correrse, ya que una vez que se corren no puede ser manipulada, con que solo uno de los dos elija ser estéril bastara para evitar un embarazo –Explico la loba relevando algo que el muchacho peliblanco desconocía por completo —Y no te preocupes, en todo momento mi ovulo permaneció estéril, lamentablemente sé que la idea de ser padre, no viene por tu cabeza por ahora, ¿ahora te sientes mejor? –Menea su cola lobuna en conjunto a una sonrisa.

 

—“Necesidades sexuales al doble”, “un libido capaz de brindar resistencia sexual por horas” y “la capacidad anatómica de no tener que preocuparse por embarazos no deseados”, no hay duda, ustedes son la especie más ninfómana que haya conocido –Expresa Peter.

 

—Nah, los súcubos se llevan ese título por mucho, ahora volviendo a lo que estaba –Vuelve a centrar toda su atención en el miembro de Peter.

 

—Ya que… -Suspiro el muchacho peliblanco dejando a la loba darse el gusto.

 

Continuara…

 

 

DIARIO DE UNA VIDA PASADA:

 

25 DE DICIEMBRE DEL 2014: Las diabólicas ganas que tenía de poner mi mano sobre ese gordo eran incontenibles, una faceta endemoniada inunda mi rostro pues ansiaba con cada fibra de mi cuerpo el provocarle una intensa agonía del más pequeño estimulo de dolor, pero al cruzar la puerta y entrar a la habitación me halle con algo inesperado.

 

El pelón y calvo de mierda estaba amordazado y atado de brazos y pierna sobre su cama, desnudo y completamente descuartizado, su enorme barriga había sido abierta como un cerdo rostizado en un banquete, todas sus tripas y demás repugnantes contenidos estaban esparcidos hacia afuera decorándolo como un charco de su propia sangre, alguien se me adelanto y lo mato primero.

 

Entonces me di cuenta tarde, estaba tan centrado en su gordo cadáver que no note con rapidez la sed de sangre de alguien más en la habitación quien se desplaza desde uno de mis lados a tan veloz paso, una figura me ataca tomándome por sorpresa.

 

—Entonces la presencia que sentí era de… -Aclare en mi mente.

 

Una ágil patada por parte del atacante quien era un adulto me quita la pistola de la mano, observe que su siguiente movimiento lo haría con un cuchillo con el cual estaba armado, a pesar de saber dónde atacaría, era veloz y no podía evitarlo.

 

Me defendí con la sierra, la punta de su cuchilla golpea contra los dientes de mi única arma e inesperado me sorprendo al ver cómo me arrebata mi único medio para defenderme haciendo una maniobra bastante hábil con su cuchillo, mirándole detenidamente me fijo que el agresor era una mujer de corta cabellera negra que superaba quizás los 30 años.

 

No era una mujer cualquiera, sabia pelear y no de una manera corriente, sino con técnica, tan pronto me arrebato la sierra recibí un codazo suyo imprevisto en mi pecho, para cuando me levante recuperándome de su golpe, me estaba apuntando con la misma pistola que me quito en primer lugar, una mirada fría y asesina posaba en su cara.

 

FIN DE LA ENTRADA 19

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s