Metalord Revolution Capitulo 95

CAPITULO 95

INVASIÓN GAKI

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

La ciudad de Macur a solo unos instantes paso de un conflicto civil a ser azotado ante las criaturas más malvadas por naturaleza mágica, gigantesca armaduras superiores a los 10 metros y en grandes números de ellos quienes circulaban como manada, causaban el terror en las calles, destrozando y matando a su paso, el gusto por almas era su finalidad sin fin, algunos civiles con cierto talento a la magia trataron de defenderse, pero uno ya era demasiado y tres una pesadilla.

 

Cuando las fuerzas del aquelarre centraron toda su atención y poderío en ellos, una lucha sin cuartel se desato entre la Wixau y estas diabólicas criaturas, pero la Wixau no era la única luchando por Macur, Eldar y brujas de otros aquelarres intervinieron con intención de acabar con la malicia que invadía esta ciudad.

 

Galeones voladores abrían fuego a discreción, sus cañones al tener fijado su blanco, manifiestan un círculo mágico al frente de la boca del arma y disparan bolas de energía mágica cada 12 segundos, mientras que la mayoría hacia uso de proyectiles mágico básico otros usaban del tipo elemental.

 

La brujas de la Wixau empleando los encantamientos de Astado, invocaban las fuerzas de los elementos para apoyar su ofensiva, o el uso de cadenas u enredaderas para inmovilizar al enemigo y que su espada hable por ellas, Brala Nigme, además de dirigir a sus escuadrones junto a sus sargentos, con su espada pesada impartía gran poder sobre la malicia viviente, no por nada era la capitana y líder de la Wixau.

 

Las Eldar no se quedaban atrás, Mabel Reenalgo liberando su poder sellado a través del monóculo de su ojo derecho el cual desaparece, convierte el par de pulseras de metal que tenía sobre sus muñecas en guanteletes descomunales, un solo puñetazo suyo cargado por una intensa cantidad de magia mandaba un Gaki a volar varios metros atrás.

 

Laabe Diavantora se equipa con una armadura de cuerpo completo semejante a la que su hija Valee hizo uso en la competencia, de su espalda en su vestidura metálica toma dos cuchillas las cuales lanza hacia los Gaki, tales cuchilla se multiplican numerosamente y giran como sierras potenciada por magia, despedazando a cuanto Gaki pasaban por su trayecto, pero eso no era su única arma, de su cintura desenfunda dos espadas eléctricas con las cuales se lanza a la carga apoyada sobrehumanamente por su armadura.

 

Forzda Bra´arm sin necesidad de usar “Gladio Animalis” combatía contra los Gaki con su cuerpo fortalecido con magia, demostraba extraordinarios talentos físicos con su espada que superaban a los representantes caídos de su aquelarre partiendo en pedazos a cuantos monstruos se le cruzaban.

 

Merga Voetxac por su parte, deja que su grimorio haga el trabajo sucio, el libro levita al dejar de ser sostenido por su usuaria y crece de tamaño abriéndose hasta dar en medio de páginas en blanco, sobre tales paginas surgen numerosos dibujos de esferas seguidas una tras otra y pronto estas se convierten en proyectiles mágicos reales lanzados desde el libro hacia numerosos Gaki.

 

Carina por su parte era apoyada por dos espíranos invocados por su mano, el primero era un león albino adulto con un cuerno dorado, un rostro protegido por una protección de plata y su cola tenía la forma de un aguijón, su segundo espíritu se asemejaba a un gato negro que usaba un sombrero puntiagudo, vistiendo una túnica igual al color de su piel y volaba con una pequeñas alas de murciélago.

 

Cuando varios Gakis la avistaron se acercaron a ella con intenciones hostiles, el león albino se puso al frente con el brillo de su cuerno emite un rugido omnipotente que provoca un efecto paralizante sobre las armaduras maliciosas, la Eldar Carina aprovecha y levantando su mano izquierda invoca un encantamiento de Astado que desata una lluvia de carámbanos sobre los objetivos paralizados, pero no antes de ser potenciados por su segundo espíritu, el espirano gatuno levanta sus patas delanteras y crea un inmenso círculo mágico azul en el aire por donde los carámbanos cruzan y su poder de penetración como velocidad aumentan drásticamente haciendo trizas a los Gakis con simpleza.

 

__________________________________________________________________

 

 

Allí entramos nosotros, desde las brujas representantes del aquelarre Belganes y Cognitio, el grupo de insurgentes sangre de bruja, como también Liha, Allum y yo mismo, justo antes de entrar por un cruce de 4 direcciones (dándonos a elegir 3 caminos por el cual tomar) fue que empezamos a coordinarnos.

 

— ¡Debemos dividirnos en tres grupos y cubrir más terreno, Geha conforma con tu equipo de brujas el primero con algunos sangre de bruja contigo y liderados en el ataque, Valee conforma el segundo grupo y Liha, Allum y yo tomaremos el tercero! –Direccione a todos.

 

— ¡ENTENDIDO! –Contestan al unísono tanto Geha como Valee.

 

Cada trio de brujas toma un puñado de sangre de brujas a su liderazgo y conforman un equipo, Geha en el cruce elige el camino izquierdo, Valee el derecho y eso nos deja a nosotros el de frente, no tardamos en dar con nuestros primeros Gakis, equipándome en el transcurso con mi armadura.

 

—Intense Iron – Modo Knight.

 

5 de ellos estaban en nuestro alcance, Liha haciendo uso de su manipulación de viento, crea una hoz de aire la cual mezcla con un líquido obtenido de otro tubo de ensayo guardado en los numerosos bolsillos de su cinturón, con agiles pasos se acerca a los pies de la armadura viviente y propina un corte de su arma elemental ponzoñosa, el resultado produce una cortada que corroe el metal de las piernas y hace caer al malicioso ser de rodillas, situación que la bruja de pelo naranja aprovecha subiéndosele encime para arrimarse a su cabeza y decapitarle.

 

La decapitación era la forma más eficiente y rápida de eliminar a un Gaki, aunque si le causaba suficiente daño en el resto de su cuerpo también caería, pero la opción más viable era cortar la cabeza.

 

Los sangre de bruja que nos acompañaron brindaron su apoyo contra dos Gakis, contaban entre las filas con miembros usuarios de artefactos mágicos que les permitan atacar tanto a distancia como a cuerpo a cuerpo y más el plus “afinidad de Astado”, era una victoria segura para ellos.

 

Con la escopeta cerbero en manos me decidí por mi objetivo, Allum realizaba disparo con el rifle Mosin-Nagant, aunque las balas del calibre del arma que disponía no eran suficiente para causarle un daño considerable al blindaje de tal monstruosidad, era perfecto para atraer la atención del monstruo, me daba una buena chance de tomar desprevenido a la criatura.

 

De un salto sobrehumano conseguido por Intense Iron, me apoyo sobre el hombro del monstruo metálico, apuntándole con la escopeta, fue un disparo a quemarropa, y por si fuera poco, el cartucho empleado no era munición ordinario, sino de la especial, aquella de raya verde que proporcionaba daño corrosivo.

 

Como Liha, emplee medios de corrosión en mis armas de fuego todo gracias a la buen alquimia, de hecho de no ser por ella, no podría haberse realizado la creación de las municiones elementales más efectiva para mis armas actuales, de lo debo a la alquimista de Windaz, me ayudo bastante en ello.

 

El primer disparo dejo un considerable hueco en la cabeza del Gaki causándole media decapitación, la expansión del ácido corrosivo residual se encamina por el metal del malicioso ser, pero no era suficiente, propine un segundo disparo quitándole su cabeza por completo y culminando con su existencia.

 

La criatura cae volviéndose su cadáver polvo oscuro en el aire, aprovecho y salto hacia un techo para avistar a mi siguiente objetivo, realizo la misma proeza y acabo con el ser, empleando de nuevo la táctica usada con el anterior, me sobraban bastante municiones corrosivas, pues no les di un buen uso en la competencia.

 

__________________________________________________________________

 

 

Al cabo de unos cuantos minutos logramos acabar con los 5 Gakis, los pocos civiles de alrededor viéndose a salvo, aprovechan para alejarse sin siquiera agradecer a las personas que liquidaron a las amenazantes armaduras (tampoco es que me importase).

 

—Todo despejado aquí –Confirme con el área limpia de Gakis —Continuaremos movilizándonos y acabar con…

 

Mis palabras hacia el resto son calladas con el oír de fuertes pisadas, algo se acercaba hacia nosotros, era otro Gaki, pero este resaltaba aún más que el resto, hasta ahora nos habíamos enfrentados a armaduras vivientes que llegaban entre los 13 o 14 metros de altura, el que se nos presentó, media por arriba de los 20 metros, a lo sumo calculaba con rapidez, unos 22 y medio.

 

—Es… enorme… -Dijo un sangre de bruja intimidado.

 

Cuanto más grande es el Gaki, más fuerte son, eso fue una de las enseñanza básicas que se me inculco sobre estas criaturas, ciertamente se veía más formidable con mayor altura y su rugido, era aún más bestial, una pesadilla de metal corrompido andante capaz de aplastar y devorar a los vivos, eso era lo que la gente veía en estos seres maliciosos.

 

—Je, cuanto más grande son, más fuerte caen –Dije en voz alta —A este, déjenmelo a mí.

 

Incluso le pedí a Allum no interferir, decidí hacerme cargo de la gigantesca criatura por mi cuenta, ¿me estaba probando otra vez acaso?, quizás, pero no conocía otra mejor manera de sacarle brillo a estas creaciones mías que aprovechar la situación que me brindaba, ahora enseñare todo lo aprendido para lidiar con tal amenaza por mi cuenta, abrí los cañones de la escopeta cerbero y coloque los cartuchos para rellenar todos los huecos vacíos de la recamara.

 

— ¡Intense Iron – Modo Juggernaut!.

 

Equipándome con la mejor forma de mi armadura, avance con una zancada sobrehumana hacia la criatura quien emerge entre sus manos una espada tan gigantesca como el, listo para usarla contra mí, en ese instante compartí un breve dialogo con mi compañero espíritu enlazado a esta armadura.

 

—Estoy pensando en llevar a cabo una tarea demencial y puede que algo suicida, ¿crees poder echarme una mano?.

 

—“Je, ¿te burlas de mi mocoso?, se lo que tienes en mente y aun con ese debilucho y pequeño cuerpo tuyo, mi fuerza complacerá tu caprichoso acto de locura”.

 

—Como se esperaba de un poderoso dragón ancestral, aun como un alma residual, das con la expectativa de tu imagen.

 

El Gaki dirige el corrompido filo de su arma de malicia hacia mí, el paso era lento pero la fuerza empleada en ese movimiento era enorme, su hoja golpeo el suelo mismo haciéndolo temblar y quebrantándolo a la vez, era de esperar un monstruoso poder físico venir de esta cosa.

 

Pero para su desgracia, la velocidad destaco más que su fuerza, me era ridículamente fácil esquivarle contando con una agilidad y destreza superior a la humana, cuando su arma se balanceaba hacia el suelo, yo había brincado varios metros hasta aterrizar en su pierna izquierda y conseguir mi temerario desafío.

 

Solo lo había visto en series y videojuegos en mi mundo natal, pero jamás creí o me plasme la sola idea de que yo mismo lo haría alguna vez, hasta ahora, me hallaba corriendo velozmente sin parar, escalando al Gaki con solo mis pies y una velocidad innatural, detenerme o mermar mi ritmo en unos microsegundos podría provocar que falle y me caiga.

 

El monstruo era lento para reaccionar a mi paso, para entonces ya me encontraba en frente de su rostro, y continuando mi marcha salte usándole como soporte hasta tenerlo bajo de mí y de la mira de cerbero.

 

—Cañones cargados, selector seleccionado y posición segura –Recite los tres requisitos esenciales del disparo secundario de la escopeta.

 

La criatura voltea su cabeza para enfocar sus inhumanos y oscuros ojos hacia mí, pero lo último que llego realmente a observar fue el demoler poder del “Big Shot”, empleando tres cartuchos elementales corrosivos, era un poderoso disparo ácido de la escopeta que penetro no solo su cara, sino a todo lo que se cruzó en el trayecto del trio de proyectiles.

 

Dicho de otra forma, el enorme Gaki de más de 20 metros de altura, fue partido en dos por el disparo secundario de la escopeta que llego hasta el suelo pasando por toda la maliciosa criatura desde adentro, ambas mitades de la monstruosa armadura viviente empiezan a caer a sus costados pero antes de que tocasen alguna estructura ajena, estas se vuelven con rapidez polvo oscuro llevado por el viento, menuda suerte que su caída fuera lo suficiente lenta antes de que sus restos se desintegrara.

 

Con el enorme Gaki vencido, ahora me encontraba con otro problema, soportaría mi cuerpo el aterrizaje de una altura de más de 20 metros aun con el Intense Iron equipado, si bien la armadura me brinda cualidades sobrehumana al equipármela y en su mejor forma dichas características eran de las mejores de momento, pero no era lo mismo ser más fuerte que ser resistente, al recibir daño, la presión de los golpes provoca dolor en mí y una caída de semejante altura sin duda será una presión sumamente dolorosa, no planee esto, que idiota fui.

 

— ¿Eh?… ¿viento?…

 

A solo unos pocos metros de tocar suelo, una suave brisa se acumula sobre mi hasta convertirse en un fuerte viento que merma mi velocidad de caída, consiguiendo aterrizar sano y salvo, solo una persona pudo hacer eso.

 

—Como se esperaba de la imprudencia de cierto sangre de bruja, nunca dejas de llamar la atención, ¿eh? –Se mofa la bruja de cabellera naranja.

 

—Tsk… lo dice la persona que se la pasa manipulando a las masas todo el tiempo –Contra respondí de mi parte con la misma lógica burlona.

 

Quitando Intense Iron de mi cuerpo confió plenamente en que esta área fue limpiada de ellos, aun con la inesperada aparición de un inmenso Gaki, las cosas no se pusieron tan feas como uno creería, quizás por esa razón los demás sangre de bruja me veían con demasiado asombro, acabe fácilmente con una criatura que desde su perspectiva rozaba más allá de su nivel.

 

__________________________________________________________________

 

 

Cerca de dos horas transcurrieron culminando la erradicación de los Gakis, la calma finalmente se hace menester cesando el caos que asolaba la ciudad de las brujas, aunque en su consecuencia dejo tanta destrucción y muerte a su alrededor, pero Macur se recuperaría de este mal tiempo.

 

La guardia Wixau seguía patrullando los alrededores, al igual que los galeones voladores lo hacían desde el aire, ser precavido aun con las cosas calmadas era algo lógico considerando las experiencias problemáticas que pasó esta ciudad y su gente.

 

Los tres grupos conformados por brujas y sangre de bruja que conforme hace rato, se reúne en un cruce detallando la exitosa victoria de sus batallas, los Gaki en grandes cantidades eran un potencial peligro, además de tener que cuidarse de sus fieras mordidas y armas blancas que materializan con su oscura magia, también era necesario evitar el miasma que estos irradiaban, no me preocupo a mí ya que mi armadura me protegía de la corrupta energía de estos y parece que los demás tampoco fueron expuestos, tuvieron sumo cuidado en su lucha contra estas cosas.

 

El trabajo en equipo entre brujas y sangre de brujas fue más satisfactorio de lo que pensaba, la confianza con la que todos ellos se comunicaban entre sí, supero mis expectativas, creía que los sangre de bruja tendrían cierto resentimiento o incomodad en luchar al lado de las brujas o en menor medida lo contrario, me alegro de haberme equivocado.

 

—Roz, ahora que las cosas están más calmadas, necesito hablar contigo a solas, es algo privado –Me comunica una Liha con cierta seriedad.

 

—Está bien, pero antes necesito ir a un lugar primero, es importante –Le dije a Liha dejando ese asunto privado que menciono para luego, dado a que acepto deduzco que no tenía prisa en decírmelo.

 

Me retire avisándole de ello a todos los que tenía a mí alrededor, pues es asunto importante que tenía era algo personal, mientras avanzaba por las calles podía observar como miembros de la Wixau y ciudadanos de la Macur se encargaban de juntar los cuerpos de los difuntos en filas y cubrirlos con una manta blanca.

 

—Espero llegar a tiempo –Dije en mis pensamientos.

 

__________________________________________________________________

 

 

El sol mostraba indicios de que pronto se ocultaría, había perdido la noción tiempo y no era de extrañar, pues estaba inmerso en todo el dilema caótico del que Macur se encontraba, ya estaba cerca de llegar a mi destino, el lugar era frente a la entrada del cuartel de la Wixau.

 

—Como pensaba… está aquí… -Dije en mi mente al verla.

 

Forzda Bra´arm, la Eldar del aquelarre Wildsword se hallaba de pie, sin moverse y con sus ojos cerrados, sus manos yacían sobre la empuñadura de su espada y la punta de su hoja tocando el suelo, como si de una formal ceremonia de respeto se tratara, era idónea tomando en cuenta a quien con sus ojos enfocaba, eran los cuerpos apilados de las jóvenes brujas representantes de su pueblo, Rirac y sus compañeras recibían la “despedida” de su líder.

 

—Tenía la certeza de que vendrías, Rozuel Drayt –Dijo la bruja morena notando mi llegada.

 

—Quería mostrar mis respeto, si sigo vivo, fue gracias a ellas, en especial Rirac –Me situé al lado de la Eldar con mis ojos mirando a las brujas caídas.

 

Sin duda alguna, si Rirac no hubiese llegado en ese preciso momento, habría muerto, es por ello que necesito mostrarle mis respetos, el digno respeto a una guerrera expresado con el sentido moderno de mi mundo natal, me puse firme como lo haría un soldado y levante mi brazo derecho con los dedos juntos hacia la altura de mi sien, replicando el saludo militar.

 

— ¿Qué es esa pose? –Pregunto con curiosidad la Eldar notando mi saludo.

 

—Una expresión de respeto para guerreros, es mi manera de decirle a Rirac, “gracias” –Conteste resumidamente.

 

—Es una buena expresión.

 

—No puedo dejar de pensar… que su muerte fue culpa mía, por involucrándola en…

 

— ¡No lo es! –Interrumpe la Eldar Forzda mis palabras —Las brujas de Wildsword nacemos y morimos con el orgullo de blandir nuestra espada, ya sea en batalla o en la calma, todas nuestras acciones son nuestras consecuencias y si la muerte es una de ellas, la aceptamos con dignidad, Rirac nunca murió por tu culpa, ella siempre abrazo el destino de una espadachín, para Rirac, ha sido más que un honor luchar a tu lado, Rozuel Drayt.

 

Nos quedamos unos minutos en silencio para velar por el descanso de las tres, aunque la Eldar se enteró de la destrucción de la reliquia Logiano, la espada Stigma, ni se inmuto, pues la líder valoro más el sacrificio de sus brujas que el de un artefacto mágico legendario, era digno de llevar su título.

 

— ¡ROZUEL! –Mi nombre es gritado varias veces por una muchacha de voz familiar que se acercaba hacia mí.

 

Por su pelo azul y uso de lentes, no tarde en darme cuenta que se trataba de Valee, corría a toda prisa con fortalecimiento jadeando intensamente.

 

—Por fin… te encuentro… -Dice ella tratando de recuperar el aliento.

 

— ¿Qué sucede?, estas tensa –Comente al solo verla.

 

— ¡Hay problemas!, ¡necesito que me acompáñame rápido! –Toma mi brazo mostrándose bastante alterada.

 

—¿¡Que ocurre!?.

 

—Es sobre los sangre de bruja, ¡los ciudadanos de Macur han empezado a concentrarse en masas para manifestarse en contra de ellos!, ¡esto podría volverse un baño de sangre en cualquier segundo!.

 

—¿¡Que!?, ¿¡en donde está ocurriendo esto!?.

 

—Todo está ocurriendo al frente de un orfanato llamado “Niños de Astado”.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s