Metalord Revolution Capitulo 94

CAPITULO 94

INTENCIONES DESCONOCIDAS

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

La bruja criminal fue rodeada por las fuerzas del aquelarre Wicau, desde brujas de la guardia Wixau posicionados estratégicamente, hasta la presencia de galeones voladores que la tenían en el blanco de sus cañones mágicos, por no faltar además la presencia de 5 brujas de rango Eldar, contando a la misma Carina Svensdotter en persona.

 

—Es extraño que no decidieran usar su pequeña flota de barcos de guerra voladores antes, les habría dado cierta ventaja contra los sangre de bruja –Asevero Alice —Supongo que no podían despegarse sin el requerido “permiso” de cierta persona –Miro a la capitana Brala Nigme.

 

Rozuel al verse rodeado de tanta compañía, suspiro de alivio al ver que su suerte estaba de nuevo a su favor, pero no fueron los únicos en acudir, más brujas llegaron, desde el grupo del aquelarre Belganes y hasta los representantes del aquelarre Cognitio, pero la que más resalto en su llegada fue cierta bruja de cabellera naranja.

 

—Cierto la tardanza, me alegra verte de una pieza –Saludo Liha acercándose al paralizado Rozuel.

 

—Liha, Livia…

 

—Lo sé, ella colabora con Alice Kyte, incluso yo quedé sorprendida al enterarme –Comento la bruja antes de que su compañero se lo notificase.

 

— ¿Cómo…?

 

—La misma informante que me aviso del asesino que te acechaba, me lo confirmo, más importante, ¿estás bien? –Pregunto su compañera centrado en su condición.

 

—El amo no puede moverse, un veneno paralizante es el causante –Resalto Allum.

 

La herida proveniente de la flecha seguía allí, pero no el proyectil ya que este despejo la pierna de Rozuel cuando él hizo uso de Intense Iron apoyado por Myldark para brindarle la chance de moverse en un escaso intervalo de tiempo.

 

—Veneno, ¿eh?, creo que puedo ayudar con eso –Revisa Liha uno de sus numerosos bolsillos de su cinturón.

 

Sacando un tubo de ensayo cerrado con corcho que albergaba un líquido grisáceo con verde de preferencia toxica, retira el corcho y haciendo uso de su manipulación del viento, toma algo del veneno de su interior y lo introduce en la herida en la pierna de Rozuel causada por aquella flecha envenenada de Livia.

 

— ¡Oye espera!, ¿¡que me estas metiendo al cuerpo!? –Pregunto el chico con cierta preocupación.

 

—Un veneno –Contesta al instante ella.

 

— ¿¡Me estas envenenando sobre que ya estoy envenenado!? –Pregunta molesto el sangre de bruja.

 

—Oh, pero este veneno es beneficioso, para tu actual condición claro –Aseguro Liha.

 

Al cabo de unos cortos segundos, el muchacho empezó a sentir leves movilidad en su cuerpo y en un minuto, recupero gran parte de sus capacidades motrices, pudiendo levantarse con cierta dificulta pero logrando ponerse de pie, para luego rascarse la nuca.

 

—Como me picaba… ¿qué clase de raro veneno me metiste al cuerpo?  –Le pregunto Rozuel.

 

—Un veneno que “envenena” a otros venenos y los consume.

 

—Suena como un trabalenguas.

 

Liha mira detenidamente a Livia, con seriedad se muestra asombrada del aura oscura que envolvía a su traidora ex-compañera, ya que reconocía tal oscuro poder.

 

—Eso es “Umbra”, un arte mágico centrado en brindar un enorme poder al usuario usando las emociones negativas de la mente, una magia creada por el ya inexistente aquelarre “Dunkel”, ¿cómo pudo Livia hacerse con tal técnica casi desconocida? –Se preguntó la bruja de cabellera naranja en su haber —Por supuesto… tiene que ser cosa de esa Yudaz, incluso así, siembra bastante dudas.

 

Alice Kyte bosteza con toda calma aun ante la situación que se envolvía a su alrededor en su contra, la bruja criminal no parecía tomarle importancia, ni en el más mínimo aspecto.

 

—Alice Kyte –Cito Carina su nombre teniendo la atención de la Yudaz —No sé qué ha traído a la Yudaz más buscada y despreciada de cada aquelarre existente en toda Avalia, fue una tontería haber venido a parar en Macur, no te será fácil salir de aquí.

 

—Oh, Eldar Carina no diga eso, yo solo vine de visita, pero descuida, pronto se decidirá mi conclusión en esta ciudad –Se expresó con mera serenidad la Yudaz —Ahora, pongamos en marcha lo preparado…

 

Alice aplaude dos veces y un temblor empieza a sentirse en casi toda Macur, la mayoría de los habitantes se sentían aterrados, aferrados a sus seres queridos, en cuanto a la guardia Wixau o las Eldar, mantuvieron la compostura sin quitarle un ojo se encima a la Yudaz.

 

En medio del temblor numerosas esferas blancas surgen en diferentes calles de Macur y se elevan a cierta distancia en el cielo alcanzando una altura deseada para detenerse y luego convertirse en círculos mágicos de pura blancura que irradian grandes cantidades de energía mágica cada una, todos los círculos se atraen a un punto en concreto y se fusionan, el temblor cesa.

 

De la unión surge un enorme círculo mágico ubicado en el centro de la ciudad, este emitía un fuerte ruido de estática y acto seguido, produce una enorme onda expansiva blanca que no provoca daño y pasa sobre todo ser vivo u objeto inanimado, esta onda alcanza cada rincón de la ciudad y luego desaparece volviendo toda a la calma.

 

—Hmmm… no hay resonancia, ¡muy bien!, nuestra estadía aquí termino, ¡”Darki”  y Livia!, ¡es hora de irnos! –Llamo la bruja a sus sirvientes.

 

Los dos al unísono saltan sobrehumanamente ubicándose en el mismo techo de su ama, a su lado.

 

— ¿De verdad piensas que te dejaremos ir después de todo el disturbio que has provocado? –Le pregunta la Eldar Carina.

 

Sonidos de numerosas cortes precisos y hábiles son oídos por Alice, volteando en dirección a donde están los sangre de bruja y los miembros de la guardia Wixau que había incapacitado por las enredaderas que invoco por un encantamiento de Astado, observa el como todos se encontraban libres de ellas, Forzda Bra´arm, la Eldar de Wildsword con su espada en mano los había liberado, la bruja morena miraba con ojos rencorosos a la Yudaz.

 

—Se acabó, Alice Kyte, estas rodeada, tus años de terror terminan aquí, es hora de que mueras por todos tus crimines –Sentencio Carina a la bruja criminal.

 

—Mmm… en verdad, la cosa se ve bastante problemática, pero en serio mi estimada Eldar, ¿de verdad crees que vendría a la ciudad donde reside el aquelarre proclamado como el más fuerte de entre todos los conocidos sin un plan de escape pensado con anterioridad?, ¡definitivamente claro que no! –Reitero la Yudaz con suma confianza en sus palabras.

 

—Jo, ¿me pregunto qué plan de escape tienes en mente?, ¿y si será más rápido que los cañones bombardeando tu posición? –Se expresó la Eldar Carina.

 

—Tu misma lo veras –Contesto Alice con una maliciosa sonrisa y el aplaudir de una sola vez con sus manos.

 

En las calles de Macur numerosos cubos negros surgen en diferentes localizaciones y se alzan a los cielos igual que las esferas blancas, pronto estos se rompen liberando a las alturas una corrompida energía mágica que sensorialmente capta la atención de todos los grupos presentes.

 

—Esta sensación… esa energía en el cielo es… -Pensó Rozuel.

 

—Miasma… ¡en enormes cantidades! –Exclamo Liha en voz alta con cierta preocupación.

 

Sobre cada sitio en donde aquella energía corrupta fue liberada, una grieta oscura que toma la forma de un portal con apariencia de ojo maligno se manifiesta en ellos, eran portales de malicia, montones de ellos y solo un tipo de criatura surgía de tales entradas antinaturales.

 

— ¡GAKI!

 

Armaduras vivientes superiores a los 10 metros de altura, emergen como plaga de los portales cayendo a las calles de Macur, una invasión, una maliciosa invasión se cierna sobre Macur con diabólicas criaturas con ansias de devorar el alma de todo ser vivo que se cruce en su camino.

 

— ¡Tú decides Eldar Carina!, ¿¡que es más importante!?, ¿¡encargarte de mí o salvar a tu gente!? –Señalo la Yudaz en dirección a la enorme concentración de Gaki sobre las calles.

 

Numerosos gritos desgarradores se oían millares a la redonda, la Eldar podía escucharlo, apretaba sus manos en señal de frustración, si eliminaba a Alice Kyte, un gran mal seria erradicado del mundo, pero en consecuencia Macur sufriría enormes pérdidas civiles, si salvaba a su gente, Alice huiría y continuaría con sus fechorías, no le tomo mucho decidir qué hacer.

 

— ¡A toda la guardia Wixau, concentren cada fuerza en eliminar a los Gaki, la seguridad de la gente de Macur es su prioridad! –Ordeno la Eldar Carina a sus fuerzas.

 

Todas la guardia Wixau de su alrededor lideradas por Brala Nigme y los tres galeones voladores ignoraron a Alice y se centraron como objetivo principal en vencer a los Gaki y salvar a los ciudadanos de Macur.

 

—Sabía decisión Eldar, veraz, aunque hubieras escogido intentar matarme, habrías fallado de todos modos –Dijo la Yudaz arrojando una gota de su sangre en el suelo mezclado con su energía mágica.

 

La gota brilla produciendo un portal bajo sus pies que invoca un espirano que se traga tanto a ella como a sus sirvientes, una orca gigante morada con tres largos pares de alas semejantes en apariencia a la de un murciélago, emerge alzando vuelo a una velocidad descomunal hacia una altura que los galeones no podrían alcanzar ni en toda su máxima velocidad.

 

La orca abre su boca revelando contener en su interior a salvo tanto a su invocadora, como a Dark Wolf III y Livia.

 

—Ha sido un viaje lleno de emociones, ¿eh? –Pregunto con humor optimista la Yudaz.

 

—Las cosas han salido bien –Expreso Dark Wolf III.

 

—Si… así ha sido –Dijo una depresiva Livia mirando el arco que sostenía, desvaneciendo todo rastro de la energía oscura en su cuerpo.

 

— ¿Sucede algo?, ¿acaso sientes algún efecto secundario de “Umbra”? –Pregunta su ama con cierta preocupación.

 

—No, tan solo… pensaba.

 

—La echas de menos, es normal –Opina Alice notando el pesar de su sirvienta —Fue una gran seguidora, de eso no lo dudo.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

PASADO: Livia (11 años)

 

Bajo la intensa lluvia de un campo rocoso, una joven de pelo verde oliva llora por la muerte de su ser querido, sumida en profunda tristeza, cae de rodillas derramando lagrimas sobre su cuerpo, intentando en vano despertarla, pese a saber la cruda verdad, ya no había rastro de vida alguna en ella.

 

—Que trágico suceso –Expresa una joven de larga cabellera negra, oscuro vestido de estilo gótico y pantimedias oscuras con calzado del mismo color, acercándose a la pequeña solloza.

 

— ¿Quién eres? –Pregunta una asustada Livia.

 

—Alice, Alice Kyte –Se presenta amablemente —La persona que yace sin vida ante sus ojos, también era alguien muy preciada para mí –Una funesta expresión se torna en su rostro.

 

Alice se acerca al cuerpo mirando detenidamente las heridas, como si las examinara.

 

—Tú eres su pequeña hermanita, Livia, ¿no? –Pregunto la Yudaz.

 

—Si… -Contesto con cierta timidez.

 

—Ella hablaba mucho de ti, incluso cuando no estaba en encargos encomendados por mí –Suspira la bruja criminal —Pero ahora… ella ha muerto, no hay duda de quién es el responsable.

 

— ¿Q-quien? –Pregunto Livia.

 

—Se hace llamar “el sabueso rastrea brujas”, un mago mercenario de hábiles habilidades, sobre todo para lidiar con brujas, jamás pensé que tal individuo estaría merodeando por estas áreas, de haberlo sabido, habría podido advertirle a tiempo a Tarria.

 

—“El sabueso rastrea brujas” –Repite la pequeña de pelo verde oliva apretando sus puños y convirtiendo toda esa tristeza en rabia.

 

Livia recuerda con dolor, su último encuentro con su hermana, ocurrido horas atrás cuando el sol empezaba a ocultarse, escondiéndose detrás de una enorme elevación rocosa picuda, Talía con ciertos nervios le pide a su pequeña hermana permanecer allí, quieta y no salir hasta que ella regrese.

 

— ¿Lo entiendes?, ¡bajo ningún concepto salgas de aquí!, ¡no salgas hasta que yo te diga! –Le pidió Talía con suma preocupación.

 

—S-si…

 

—Eso es, buena chica –Abraza Talía a su hermana —Te quiero mucho, Livia –Besa su frente y comienza a alejarse de ella.

 

Como último gesto, Talía Archan invoca un espirano con la forma de una túnica con capucha viviente, tal espíritu flota y viste en la pequeña Livia, después de eso su hermana mayor se retira despidiendo finalmente de su hermana menor dejándola sola.

 

__________________________________________________________________

 

 

Las horas transcurrieron y la noche callo, la pequeña Livia en torno a la espera había oído fuertes ruidos de muchas explosiones, algunas grandes otras pequeñas, como si dos fuerzas estuviesen luchando entre sí, dándolo con todo, la pequeña se cubría los oídos con horror, tratando de ignorarlas, pues solo fuertes pesares sentía de imaginar que ocurría.

 

Como una buena hermana menor, ella no desobedeció la orden de Talía, mientras esperaba noto algo en el transcurso de su paciencia, aquel espirano invocado por ella, como que en cierto momento, se aferró a un más a la pequeña de cabello verde oliva, como si empezara a consumir su mana, no era una cantidad muy notable, pero lo sentía, desconocía el porqué.

 

Livia ya había visto a tal espíritu con anterioridad en sus previas cazas en conjunto con Talía, conocía el efecto de aquella entidad, cada vez que su hermana mayor se vestía con tal prenda viviente, su presencia era indetectable, mientras mantuviera la calma y permaneciera quieto, lo usaba bastante como estrategia para dar un ataque sorpresa sobre los animales que cazaba para comer posteriormente, una vez que realiza alguna acción brusca su “invisibilidad” deja se surgir efecto, pero estando completamente quieta no podía ser sentida por nadie alrededor, pero si visto visualmente por supuesto.

 

¿Por qué Talía dejo tal preciado espíritu con su hermana?, la pequeña Livia se incomodada con solo pensarlo, y entre su paciente espera empieza a sentir que su cuerpo se somnolienta y sin darse cuenta sus ojos cierran quedando dormida.

 

— ¿¡Eh!?…

 

Despierta dándose cuenta de dos cosas, la túnica espirano con el que vestía había desaparecido y una lluvia empezó a tornarse sobre la zona, haciéndose fuerte a cada segundo, pero Livia tan solo le preocupaba una cosa y no podía esperar más por saber cómo estaba.

 

Desobedeció a Talía y corrió de noche bajo una intensa lluvia buscando por el lugar, gritando “¡hermana¡” a todo pulmón con la leve esperanza de dar con ella.

 

—¡HERMANA!, ¿¡DONDE ESTAS!?, ¡HERMANA!.

 

Su búsqueda dio resultado, había encontrado a su preciada hermana, pero no de la manera en que esperaba, al verla allí en el suelo, inmóvil y en severo mal estado, la pequeña por reacción se acercó y tomándole de los brazos la agito en desesperación gritándole para que abriera sus ojos, todo en vano.

 

Al aceptar las cosas como eran, que ya nunca volvería a verla, que se había ido para siempre, su llanto se hace aún más intenso, su tristeza se hace uno con la lluvia y el fúnebre ambiente que lo envuelve.

 

__________________________________________________________________

 

 

Tiempo después Alice aparecería y se identificaría como alguien cercano a Talía, la bruja criminal al ver que su seguidora ha muerto y dejado atrás a su pequeña e indefensa hermana menor, decide hacerse cargo de ella con una propuesta irrechazable para la niña.

 

—Dime, Livia, ¿quieres ser fuerte?.

 

—Si… quiero ser fuerte, ¡quiero ser lo bastante fuerte!… y matar al maldito que asesino a mi hermana… -Contesto la pequeña con ojos cegados por el odio.

 

—Hmmm… me encanta esa mirada, conozco una forma de sacar todo tu potencial con esa ira que sientes y ese odio que alimenta tu determinación, aunque claro, debo advertirte que es algo peligroso, veras, se lo propuse a tu hermana pero ella lo rechazo ya que…

 

— ¡Lo quiero! –Expreso de inmediato su respuesta la pequeña sin titubear —No me importan los riesgos, ¡quiero ser fuerte!, ¡seré fuerte!, ¡no me importa si muero por intentarlo!, yo… en verdad quiero poder, ser alguien fuerte y capaz de valerme por mi misma, ¡por favor concédame ese poder!, hare lo que sea, incluso si vender mi alma es el precio.

 

—Está decidido entonces –Dice Alice contenta con la respuesta de Livia.

 

Dark Wolf III llega con su ama tras vigilar los alrededor.

 

—Es hora de irnos, hay mucho que hacer y el tiempo que precisa, lo vale a casa segundo –Toma Alice del brazo con gentileza a la pequeña Livia como Talía lo hizo alguna vez cuando fue encontrada por ella.

 

Había hallado otra figura cercana a la cual aferrarse, pero su ser no se llenó de aquel reconfortante sentir, la joven de cabello verde oliva solo anhelaba una cosa, poder, y las emociones negativas que fluían en su mente erradicaban cada gramo de aquella niña llorona y emocionalmente debilucha que alguna vez fue.

 

__________________________________________________________________

 

PRESENTE: Macur

 

La ciudad era atacada por numerosos Gakis, las fuerzas de Macur respaldadas por las Eldar acuden a eliminar a la peligrosa amenaza, Rozuel junto a su compañera Liha y Allum, observan el panorama en compañía de las brujas representantes del aquelarre Belganes y del aquelarre Cognitio.

 

— ¿Ahora qué? –Pregunta Valee Diavantora.

 

—Yo digo que nos unamos a la fiesta y destrocemos unos cuantos chicos malos –Contesto Rozuel equipándose con la escopeta cerbero.

 

—Suena como un buen plan, me apunto –Choca Geha Guilbluez sus descomunales puños de acero dando a entender sus intenciones.

 

—Así será, amo –Recarga Allum su rifle Mosin-Nagant con la fiel determinación de seguir a su amo.

 

—Jejeje, no hay para aburrirse contigo, ¿eh? –Expresa Liha apoyándole también.

 

Pero no fueron los únicos en seguirle, varios otros se acercaron al sangre de bruja trotamundos, todos ellos eran sangre de bruja también como él, se trataban de los mismos que le habían declarado guerra a la guardia Wixau y a toda las brujas de Macur, ahora querían enmendar su error.

 

—Queremos ayudar también –Dijo uno de ellos hablándole a Rozuel —Sabemos de ti, por favor, déjanos seguirte, puede que esta ciudad nos haya tratado mal en el pasado, pero sigue siendo nuestro hogar al fin de cuentas y lo defenderemos con nuestra vida.

 

—Me parece justo y cuanto más mejor, adelante entonces –Dice Rozuel Drayt señalando el camino con su escopeta y emprendiendo marcha a paso rápido junto a todos ellos al unísono.

 

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s