Werewolf & Assassin Capitulo 18

CAPITULO 18

 

La Osa Golosa en su horario nocturno era tan bulliciosa como siempre, cercano a las 10 de las noches, ofrecían sus mejores eventos a sus preciados clientes cazadores, las cuales en resumidas cuentas todas eran mujeres, ¿y el espectáculo?, atractivos y sensuales strippers masculinos.

—Vayamos a aquella mesa –Sugirió Lyra.

 

Con una mesa libre de 5 sillas vacías, el dúo toma lugar en ellas, Lyra en vez de sentarse en una silla en el otro extremo de la mesa, prefirió estar al lado de su compañero, frotando su hombro contra el de él.

 

— ¿Conoces el concepto de “espacio personal”?, que seamos compañeros de caza, no es sinónimo de pareja felizmente casada.

 

—Es necesario que haga esto, ya que debo dejar bien “marcado” mi mensaje para todas ellas –Contesto su compañera lupina.

 

—¿”Ellas”?.

 

Sobre la barra de bebidas, algunas cazadoras miraron con cierto interés hacia la mesa donde se encontraba Peter, pues era el único hombre del local ajeno a los empleados, tres de ellas se levantan caminando hacia donde estaba él.

 

—Vaya, ¿qué tenemos aquí? –Dijo una bella mujer en sus 24, con brazos fornidos, larga cabellera marrón con tintes negros, gabardina café sin mangas y una larga espada pesada enfundada en su espalda, sentándose en el otro extremo de la mesa —No hay muchos clientes hombres en este lugar, ¿eres un cazador de casualidad?.

 

Las otras dos mujeres semejantes a su edad y que le seguían ocuparon los últimos lugares, una de ellas era una pelinegra con un bastón de acero decorado con un cristal mágico rojizo en la punta y la segunda era una rubia que usaba sombrero y llevaba un mosquete a espaldas.

 

—Pues sí, lo soy, comencé no hace mucho –Respondió Peter.

 

—Mmm… luces como alguien fuerte, además de atractivo, dime, ¿formas parte de algún grupo de caza?, en caso de que aún no lo tengas, no nos vendría mal tenerte en nuestro grupo, todas somos nivel 4, a propósito, me llamo Verónica, un gusto conocerte –Proponía la mujer presentándose a la vez.

 

—Siento decirte que apenas soy nivel 2, no creo que de un buen balance a un grupo bien nivelado como el suyo –Opino Peter.

 

—No le veo problema con que seas nivel 2, eres joven y estas creciendo, con gusto estaríamos dispuesto a ayudarte a pulir tus habilidades y así tu nos “ayudarías” a la vez, todo es cuestión de camaradería –Expreso Verónica.

 

Mientras la mujer de brazos fornidos seguía hablando, intentando convencer al joven peliblanco de unírsele a su grupo de caza, en medio de la charla, ella aprovecha extendiendo su mano para tomar la cara del chico con cierto aire seductor, pero pronto es detenida por Lyra quien la toma de su muñeca deteniéndola.

 

—Vaya descortesía, ¿acaso no vez que esta mesa ya está ocupada? –Asevera una Lyra toda serena.

 

—No le veo el problema, aquí hay suficiente lugar para todos –Contesta ella tras su mano ser soltada por la chica loba.

 

—Además, es bastante grosero intentar robarte a mi compañero de caza, los dos conformamos nuestro propio grupo de caza.

 

— Je, que adorable, pero no creo que dos personas sean suficiente para hacer un “grupo de caza”, como una regla entre cazadores, se dicta que mínimo con tres miembros se conforma un grupo oficial, y estoy segura de que el chico sacaría mayor provecho en un grupo más numeroso y con mejor experiencia, como el nuestro.

 

—Oh, ¿dices que tienes más experiencia de caza que yo?, eso suena como un reto –Dijo Lyra tras hacer sonar su cuello.

 

—Intentas hacerte la dura, muy tierna, pero si fuera tú me daría la vuelta antes de que tu bonito rostro termine estropeado y tus pechos las use para sacarle jugo en un exprimidor –Amenazo Verónica a la licántropa.

 

—Cielos, me siento tan asustada, pobre de mí –Expreso con todo sarcasmo la amenaza de su rival.

 

—Jejeje, me agradan las tipas como tú, ¿sabes porque?, porque me dan bastante razones de sobra para practicar con mi espada, cazar Cryptian es bastante divertido, pero es más satisfactorio sacarle la mierda a engreídas como tú, por lo que yo veo, ¡para mi eres tan solo carne de cañón para mis “bendiciones”!.

 

Las “bendiciones” eran la manera original en que se llaman al nivel, habilidades y estadísticas, el mundo fue moldeado de esa manera por dioses, otorgándole a cada ser existente de este planeta, una clasificación de sus actitudes en torno a tres aspectos en concreto; las estadísticas que rigen sus talentos básicos general físico y mágico, las habilidades que complementan su potencial y el nivel que mide su progreso.

 

Aunque actualmente solo hay un dios existente (Artemisa), el mundo sigue funcionando con las mismas mecánicas que lleva desde hace bastante tiempo, solo que con la diferencia de que el actual y único regente divino, ha optado por beneficiar el crecimiento de las bendiciones a los pertenecientes de  “Las Tres Razas”, siendo los humanos uno de ellos.

 

—Parece que Lyra está en problemas, meh, no es mi problema –Pensó él muchacho sin el menor interés en involucrarse.

 

El cruce de mirada entre Lyra y Verónica solo aumento la tensión, y mayor fue cuando la cazadora de brazos fornidos puso sus manos sobre la empuñadura de su espada, eso hizo que la chica loba tuviera las suyas sobres sus dagas y motivo también a que las acompañantes de Verónica, tuviesen una mano en sus propias armas.

 

Todo parecía estar plantado para dar el estallido a una típica pelea de bar, solo que esta involucraría fuerzas sobrehumanas y magia, cuando el silencio que lo hacía más incómodo estaba a su punto fuerte, una sola presencia basto para calmar ambos grupos problemáticos.

 

—Ya es suficiente señoritas –Dijo el barman de turno —Saben que las peleas no están permitido en este negocio, ¿o debo comunicarle a la señorita Olga sobre este pleito?

 

Tan pronto aquel nombre hizo eco a los oídos de las mujeres, alejaron sus manos de sus armas y se calmaron haciendo a un lado sus problemáticos contra el otro.

 

—Solo pasábamos a saludar, eso es todo –Dijo Verónica poniéndose de pie junto a sus compañeras —Nos retiramos, ya nos veremos en otra ocasión, con más privacidad –Dijo aquellas últimas palabras mirando maliciosamente a Lyra, y luego se retiró.

 

Cuando las cosas se pusieron en calma, el barman tomo el pedido de los dos, quienes hicieron elección de su comida y la bebida con la que acompañarían, luego de anotarlo, se marcha para notificarlo en la cocina.

 

— Sabes que ahora esas cazadoras querrán dar contigo tarde o temprano y darte una paliza, ¿no? –Le aclaro Peter.

 

—Para cuando quieran dar conmigo, ya no estaremos en esta ciudad –Responde ella toda relajada ante ese problema —Ahora que eres un hombre lobo, debes saber que no es aconsejable quedarse bastante tiempo en un poblado humano.

 

—Si es así como socializan con otras personas, no me extraña que tengan que cambiar de poblado a otro –Opino él chico peliblanco.

 

—Oye, una mujer tiene que defender sus principios, además en verdad era bastante grosera.

 

—No sé qué a que llamas “tus principios”, pero espero que esas cazadoras no jodan mi estilo de vida, puede que tengan su mira fijada en ti, y como somos compañeros de caza, tengo la certeza de que también lo es para los problemas.

 

—Tu tranquilo, yo nerviosa, de mis problemas no tienes que preocuparte –Aseguro ella con toda confianza.

 

La comida llego al cabo de una media hora, deleitándose con la carne más jugosa acompañada de una suculenta salsa, Peter había ordenado la mejor cerveza, la fría bebida tras deglutir su plato era una experiencia placentera digna de la gula, tales comida era muy difícil de hallar en aquellos días de su anterior vida.

 

Para cuando finalizaron su cena, pagaron la cuenta y hablaron con el barman para solicitar una habitación en la cual descansar, Peter iba a pedir la de siempre aquella barata a la cual ya llevaba usando, pero su compañera tenía otros planes.

 

—Una habitación VIP para dos –Solicito Lyra.

 

—Una habitación VIP cuesta 10.000 la noche, como son para dos, se cobrara un extra de 5000 por cada persona para compartir el mismo cuarto, el total serán 15.000 Ralods –Notifico el barman.

 

—Aquí tiene –Entrego la chica loba los billetes acorde al pago.

 

Se le entrega una llave dorada con el número 14 en él, ambos se encaminaron a las escaleras que conducían al segundo piso que en donde estaban las habitaciones VIP, el pasillo era sin dudar más elegante que el de abajo, con decorativos floral y cuadros costosos en las paredes, por no olvidar a la alfombra roja del suelo, entre tanto caminar y pasar por puertas, llegan a su correspondiente habitación marcada por el número exacto y Lyra procede a abrirla.

 

Comparada a la habitación barata, las lujosas hacían denotar su nombre, no solo era increíblemente espaciosa, con muebles de cálida, los típicos decorativos similares al pasillo, un gramófono, su propio baño y la cama no solo se miraba bastante cómoda, sino que era lo suficiente espaciosa como para que 5 personas se durmieran en ella.

 

— ¡Carajo, a este lugar sí que se le escurre lo fino! –Fue la impresión de Peter.

 

—Sabía que te gustaría, mejor que dormir en un pequeño y frio cuarto, ¿eh? –Comento su compañera.

 

—Sí que gastaste una buena pasta por esta habitación, ¿qué acaso tienes dinero ilimitado o qué?.

 

— ¡Jajaja!, ya quisiera, pero mi dinero es limitado, solo que me ha ido bastante bien en la caza los últimos 6 años.

 

—¿Qué edad se supone que tienes?.

 

—20.

 

— ¿Me superas en edad?, vamos, con ese cuerpo creí que tenías 18 como yo.

 

—Oh, buen halago humano, a sus mujeres con decirle que tienen menos edad lo consideran un cumplido, a las licántropos es lo contrario, para nosotras tener más edad es sinónimo de sabiduría, recuerda eso cuando hables con otras como yo.

 

—Gracias por el consejo doctora corazón, quizás si tengo suerte la próxima mujer lobo que me encuentre no intente matarme, después de violarme.

 

La primera cosa que Peter quería hacer era usar la ducha, entro al baño para darse el gran gusto de saber que la bañera tenía regadera, ya estaba al tanto de que los inodoros en este mundo eran como los que conoce, pero saber que las tinas de baño aunque no eran tan modernos como los de su vida anterior, pero si lo bastante para resaltar una semejanza, fue más que a gusto.

 

Se quitó toda la ropa y giro la llave que indicaba agua caliente, toda la bañera parecía estar conformado por ingeniera mágica como muchos otros artículos tecnológicos, el agua caliente tenía la temperatura idónea, el chico suspiro con relajación al sentir como todo su cuerpo se empapaba de esta, mientras se higienizaba con el jabón que tenía en su respetiva jabonera.

 

—En serio necesitaba esto, aunque no hay champo, pero puedo vivir sin eso –Pensó el muchacho en voz alta.

 

Al terminar y secando su cuerpo con una toalla, se dio cuenta entonces que tan solo disponía de un conjunto de prendas, aquel que tomo del chico muerto con el que encontró en la cabaña en su primer día en este mundo, pronto necesitaría comprar ropa nueva, aunque la higiene no era su fuerte, tenía el sentido común de no verse como una ruina, escucha el sonido de la puerta siendo abierta, supuso que se trataba de Lyra.

 

—El baño está listo si quieres darte una ducha, yo ya…

 

Cuando se dio vuelta se topó con una Lyra completamente desnuda, posando lujuriosa sobre la puerta, con sus rasgos lupinos como sus orejas y la característica cola animal al descubierto, quien con lo segundo toma al muchacho de la cintura y lo atrae hacia sus brazos.

 

—Oye, ¿no piensas primero darte un baño? –Pregunto Peter.

 

—Baño después, espere bastante por esto –Dijo Lyra arrastrando al chico peliblanco fuera del baño.

 

Con su fuerza sobrehumana lanza al muchacho hacia la cama y acto seguido ella salta cayéndole encima de él y frotando su rostro contra la mejilla de Peter, a los cuales luego acompaño de besuqueo y lamidas como si fuera un perro, no perdió el tiempo con sus manos, con solo una empezó a manosear todo el paquete de su compañero.

 

—Esto te excita bastante, ¿verdad? –Pregunta Lyra.

 

—Estas tocando toda mi HOMBRIA en su más erecta forma, ¿no es obvio? –Contesto él muchacho.

 

En medio de tan placentero estimulo, una extraña punzada se hizo presente en el cuerpo de Peter, un aumento drástico de calor incomodo seguido de un alterado ritmo de su respiración, haciéndose agitada y pesada.

 

— ¿Qué?… ¿qué me pasa?…

 

—Lo sabía –Dijo Lyra haciéndose a un lado para darle algo de espacio a Peter — ¿Recuerdas que te dije que en tu condición actual nunca tuvieras relaciones sexuales con una humana?, eso se debe a que en enormes pico de excitación y a tu falta de control en tu propia naturaleza como hombre lobo, agitas a tu lado licántropo a tomar control de ti, ya está ocurriendo, solo échale un vistazo a tus manos.

 

Las uñas de Peter crecían para asomarse a garras, sus dedos desprendía un poco de pelaje y lo mismo iba para sus pies, notaba sobre su boca la aparición de un par de colmillos, sus rasgos de lobo se manifestaban sin poder controlarlo.

 

—Mierda… duele… y a la vez… excita… que sensación tan rara… jejeje…me siento como un completo fenómeno… -Agrego Peter.

 

—Me sorprende que puedas mantener la calma en tu situación, alguien normal habría perdido el control y se había inmerso en desesperación –Opino Lyra.

 

—Esa es la razón, “alguien normal”, ¿cuánta normalidad has visto en mi desde que nos conocimos?.

 

—Je, cierto, tienes una manera peculiar de ser, llegado a este punto, ya es hora de que aprendas a “domesticar” a ese lobo salvaje.

 

—Ahórrate la explicación científica tediosa y aburrida, ve al grano…

 

—De acuerdo, lo que tienes que hacer a continuación es… “luchar con la bestia”.

 

Peter reacciono con total confusión, lo último que le dijo fue un “¿¡QUE!?” antes de que toda su visión se volviese borrosa y oscura, cuando la luz en sus ojos regreso, se percató de estar en otro sitio, uno onírico, el mismo bosque de noche de tinte sobrenatural a la que estuvo las últimas veces en sueños, con una leve diferencia, entre su desnudes, noto en esta ocasión que llevaba calzoncillos.

 

—Es un buen comienzo –Opino con optimismo sobre ese último detalle.

 

Pisadas se oían, no eran humanas, Peter sentía su sed de sangre, de aquello acercándose lentamente, sobre una densa niebla una figura animal se hizo en presencia y se revela como un fiero lobo blanco de tenebrosos ojos rojos que brillaban como fuego, se parecía al lobo blanco con las marcas tribales de pintura roja en el rostro, pero no tardó en darse cuenta que no era el mismo.

 

—Voy a adivinar, tú debes ser la representación subconsciente de mi licantropía, ¿no?, alias “la bestia”.

 

El salvaje animal le gruñe y levanta su hocico aullándole a la luna llena.

 

—Como sea, tengo bastantes asuntos contigo, pues esto es personal –Dice el muchacho todo calmado haciendo sonar todos los dedos de ambas manos.

 

 

DIARIO DE UNA VIDA PASADA:

 

25 DE DICIEMBRE DEL 2014: 7 de los matones vinieron al salón esta vez, llamado por uno de ellos cuando su compañero quedo aquí, todos los recién llegados por primera vez sintieron asco con la escena que percibían, pero uno de ellos avisto al cuerpo del hombre que había matado.

 

— ¡Mierda!, ¿¡que le paso!? –Pregunta atónito.

 

Pronto empezarían a sospechar, miraban sus heridas esperando sacar una conclusión rápida, los conté a todos, 7 en total, no había nadie tras la puerta o a alguien más allá de ella, ¿cómo lo sabía?, esta nueva “perspectiva” que disponía, también tenía otras cualidades especiales.

 

No solo veía esas auras rojas, sino incluso los sentía, podía sentir sus “presencias” como si en mi cabeza tuviese un radar, no sé qué era lo que sentía en las personas al captarlo en este “radar” de mi cabeza, pero sabía que era malo, un mal que quería hacerme daño y yo quería evitarle cuanto pudiera.

 

Al no percibir a nadie más venir y estar ellos 7 lo suficientemente distraídos, desde mi posición ejecute mi plan, me levante rápidamente y apunte al primero, jamás en mi vida he disparado un arma, lo más cercano fue un rifle de aire comprimido y tan solo practicaba tiro al blanco con dianas.

 

Nunca le he disparado a un ser vivo y mucho menos a una persona, ¿pero me cuestionaría eso en este momento?, ¡jamás!, ya he matado, ya he experimentado la experiencia de asesinar a alguien y lejos de impactarme, quede fascinado con los resultados que sentí, razón suficiente para jalar del gatillo y algo de inusual sucedió.

 

Sentía que mi propio brazo con el que ejecutaba el arma, disparaba y se movía por su cuenta, cada bala daba en un punto vital en los matones, 7 disparados en total y 6 muertes resultantes, el ultimo recibió el disparo en su hombro izquierdo, cayó al suelo agonizando de fuerte dolor, me pongo de pie y me acerco a él con el arma apuntando a su cabeza.

 

El hombre notando mi presencia y el arma en mis manos, empezó a temblar, me di cuenta que él era el mismo tipo que entro primero con el otro sujeto que había matado, no tardó en darse cuenta que todo el macabro escenario a su alrededor había sido fruto de mis esfuerzos, en su mirada notaba como si en su mente intentara procesar toda esa información, de como un niño de tan solo 10 años causo todo esta matanza y ahora lo tenía en frente de sus ojos, con el instrumento que podría ponerle fin a su propia vida, estaba perplejo y asustado, sobre todo lo último.

 

— ¿Quién carajos eres? –Pregunto el herido individuo como si viera en mí la imagen de algo diabólico.

 

—Un asesino –Conteste con sinceridad reflejando mi actual “yo”.

 

Jale del gatillo y la bala dio en su cabeza dejándole un notable agujero del cual la sangre salía a chorros mezclándose con todo los desparramos intestinales e viscerales de los cuerpos adyacentes.

 

Tenía vía libre para irme por esa puerta, pero no tenía en mente escaparme aun, pues antes de salir de este sitio para siempre, tenía una necesidad urgente de matar a cierta persona, anhelaba venganza y carajo que la tendría de una u otra forma.

 

—Voy por ti, culo gordo.

 

FIN DE LA ENTRADA 17

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s