Yuiitsu no Shinjitsu-Extra

Capítulo -1: La Cálida Verdad

Es cálido.

Es todo lo que puedo decir.

No puedo ver.

No puedo oír.

No puedo oler.

No puedo saborear.

Sólo puedo sentir. Y lo que siento es esta calidez.

¿Es una especie de bolsa? Estoy dentro de ella. Y hay un líquido alrededor, pero no me ahogo. Es muy cómodo, así que no hay necesidad de moverse.

Sólo tengo que quedarme aquí, quieto/a, sin hacer nada. Hay un leve movimiento, pero nada más me arrulla, hasta quedarme dormido/a. Ya siento como la somnolencia invade mi mente. Me recuesto en esta delicada calidez, perfecta en todo sentido.

¿Hmm? Es extraño. Debería haber más espacio. Siento algo más aquí.

Con dificultad, me muevo todo lo que puedo. Es difícil, pues mis brazos y piernas son muy cortos y torpes. Además, estoy en esta bolsa cálida, flotando. Me cuesta incluso darme la vuelta. Entonces, me doy cuenta de que estoy atado/a, pero no por una soga. Hay algo saliendo de mi interior, una especie de tubo que cubre mi ombligo.

No puedo decir nada más, ya que no soy capaz de verlo. Sin embargo, deshecho esa incógnita, pues siento que es algo natural. Lo que no es natural es esta cosa extraña a mi espalda, que se presiona contra mí.

Finalmente, logró darme la vuelta. Mis dedos gordos se alargan, tratando de tomar aquello que me quita el espacio. Pero… Esto… ¿Qué es?

Estoy sintiendo mis dedos. Son míos. Pero no es mi otra mano.

Oh, ya veo. Me he preocupado por nada.

Sólo soy yo. Eso era lo que me restringía el espacio. No había ningún problema. Sólo era yo, que no me había dado cuenta de que me daba la espalda.

Es curioso cómo una vez te das cuenta de que lo que creías extraño es normal, lo naturalizas. Hace un momento, sentía que había algo estorbándome, pero ahora ya entiendo, es normal. Y sólo tuve que agarrar mi mano para darme cuenta.

Me recuesto en esta calidez, sujetando mi mano. Esta igual de cálida que la bolsa. Me arroja nuevamente a esa sensación de comodidad que me provoca somnolencia. Me arrulla a un sueño largo, lento, indefinidamente delicioso.

No me siento solo/a. Porque estoy aquí conmigo.

Porque mi otra mitad, que hasta ahora no me había dado cuenta que existía, está aquí a mi lado, sujetando mi mano, contagiándome esta deliciosa calidez.

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s