Metalord Revolution Capitulo 90

CAPITULO 90

TITIRITERO DE LA INCERTIDUMBRE

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

Mientras avanzaba por calles que mostraban indicios de violencia, me consulte al mismo tiempo a donde iría, no tenía pista alguna de Livia, mi idea para llegar a esa era encontrar al verdadero causante de esto, a quien le dio los medios y razones a Ermando para manipular a las masas, a la mayoría de los sangre de bruja de esta ciudad.

 

Se me ocurría un punto por dónde empezar, me palpitaba que quizás fuera allí, pero nada era seguro, tome el riesgo y me dirijo hacia allí, me sumergí aún más adentro de esta ahora problemática ciudad y su conflicto civil, el sitio al que tenía pensado ir era el cuartel general de la Wixau, la razón, si los sangre de bruja usan mínimo la cabeza, saben que la mejor idea es eliminar el punto en donde yacen concentrado la mayor parte de la fuerzas de esta ciudad, ahora que no estaban con todo su poderío militar al completo.

 

Me pregunto que estará haciendo Liha, de seguro debe pensar que me encuentro en la misma mala situación que Livia, aunque tampoco puedo decir que me hayo en una segura situación, solo me resta confiar en mi suerte y dirigirme al punto designado.

 

__________________________________________________________________

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

El conflicto se extendida en otras arenas de la ciudad, incluso lejos de la zona eje en donde todo comenzó, influyendo en las brujas civiles dispuestas a luchar y desatando una inevitable caza de sangre de bruja, involucrando hasta aquellos “parias” que nada tenían que ver con el estallar de este asunto violento.

 

—No tienes a donde escapar –Dijo una de las brujas.

 

Dentro de la biblioteca “Del Saber”, un grupo de 9 brujas habían desordenado el lugar luego de haber rodeado a Hanna Sabil y su hijo Marcos, la madre bibliotecaria era sostenida por una de las hostiles mujeres mientras otra se acercaba al pequeño de 12 años.

 

— ¡Por favor no le hagan daño!, les daré lo que quieran pero por favor no lastimen a mi hijo… -Suplica entre lágrimas la bibliotecaria por su niño.

 

—Me repugna tu “afecto” hacia esa “cosa” –Opina la bruja que le sostenía a la fuerza.

 

—Él es mi preciado niño… mi único y querido hijo… ¡déjenlo en paz!.

 

Una alterada Hanna intenta liberarse forcejeando, pero la bruja que intentaba mantenerla a raya se cansa de ella y le da un fuerte puñetazo en la nuca con una fuerza fortalecido por su mana, la noble madre cae inconsciente al suelo ante el golpe.

 

— ¡MAMA! –Exclama Marcos preocupada corriendo hacia ella.

 

— ¿¡A donde crees que vas!? –Le dice y a la vez detiene una bruja con una patada en el estómago.

 

El fuerte golpe hace retroceder a poca distancia al sangre de bruja cayendo boca arriba en el suelo, tose sintiendo el dolor de tal patada, al intentar ponerse de pie este es detenido por la misma agresora quien coloca su pies sobre el pecho del joven.

 

—Me encanta esa patética expresión tuya –Dice la bruja con satisfacción.

 

— ¿Por qué nos hacen esto?, ¡no tenemos nada que ver con los disturbios que ocurren allí afuera! –Comenta Marcos esforzándose en vano para levantarse.

 

—Si lo tienes, los sangre de bruja han revelado su auténtica cara, es el deber de todas las hijas de Astado restablecer el orden y acabar finalmente con la abominable existencia de la plaga que intenta asolar esta humilde ciudad para las brujas, debes morir sangre de bruja, sufre y muere como debe ser, como el resto de los tuyos.

 

Tras declarar sus palabras, la bruja se prepara para asestar el golpe que culminaría con la vida de Marcos, sin embargo, dos fuertes gritos que duran con brevedad, se oyen en todo el salón, era de las dos brujas hostiles que hacían guardia en la puerta, al voltear todos en dirección procedente a esas ruidosas vociferaciones y corroborar visualmente que ocurría, se dieron con una situación inesperada.

 

Las dos brujas que habían gritado al mismo tiempo ya se hallaban muertas, la primera mostraba signo de haber sido atravesada desde su retaguardia en el corazón por algo bastante fuerte como una lanza, la segunda en su lugar tenía el cuello roto, las dos mujeres habían sido asesinadas por una larga y sobrenatural cinta blanca, atravesando a una y enredándose en el cuello de la otra para rompérselo.

 

Ante ellas se encontraba la usuaria de aquella cinta, una niña de larga cabellera negra con mechones platinos, cuyos ojos tenía heterocromía, era Fary Sontheil, quien observaba a las problemáticas mujeres con una indignante mirada de desprecio absoluto.

 

—Ella es… -Dice una de las brujas entre nervios.

 

—E-es… l-la niña S-Sontheil… ¿qué hace aquí? –Pregunta una segunda sin poder quitarse el miedo de por medio que afectaba su habla.

 

Fary mirando detenidamente el escenario, observa a Marcos y a la bruja que tenía su pie sobre él, percibiendo que el chico había sido agredido físicamente.

 

—Ustedes lastimaron a la persona que más aprecio… -Declaro la pequeña Sontheil —No los voy a perdonar por lo que hicieron, ¡NUNCA!.

 

La ira de la niña se manifiesta con el surgir de una inmensa aura en su cuerpo que desata violentas ráfagas de aire en la biblioteca, su mirada se hizo más fría y siniestra, las brujas al sentir los ojos de la Sontheil, la furia de la pequeña prodigio, no pudieron hacer más que aterrarse y temblar, esperando lo inevitable, pues habían convocado la hostilidad de alguien de mayor poder a todas ellas.

 

 

__________________________________________________________________

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Guiándome por algunas calles que mínimo reconocía, supe por dónde debía avanzar para llegar hacia el cuartel de la Wixau, en el trayecto no hallaba hostilidad, solo destrucción y muerte en el pasaje, note los ojos de ciudadanos escondiéndose en sus hogares y edificios ajenos, evitando como sea este problema.

 

Era extraño que no viera a ninguna bruja por la ruta que escogí, pero en parte era mejor así, mi avance no se entorpecía y llegaría cuanto antes, solo por si acaso, llevaba el AK-47 en mis manos totalmente recargado por si se presentaba algún impedimento en el camino.

 

Podía oír el ruido de voces agitadas y estallidos de magia, estaba cerca, mis sentidos incluso me lo advertían, ahora sé porque no hallaba alguna bruja Wixau en el camino, habiendo finalmente llegado a mi punto de destino, fue que presencie el clímax de esta la batalla entre los dos bandos.

 

Frente a la entrada del cuartel de la Wixau, se hallaban las brujas guardianas quienes habían montado fuerte presencia allí de 100 unidades, un grupo lo conformaba con escudos largos de metal haciendo una formación defensiva que fomentaba la creación de una poderosa barrera, dicha defensa era dañado por proyectiles mágicos lanzados por sus enemigos, mientras que otras brujas a sus espaldas atacaban con flechas fortalecidas con magia o elementales.

 

Los sangre de bruja por su parte se habían concentrado a solo unos cuantos metros, montando una fuerte defensa con artilugios mágicos especializado en ello que les permitía hacerse con su propia barrera y a su vez atacando a distancia con otros hechos para la ofensiva de alcance.

 

Los bandos sostenían su lucha a una distancia de 12 metros, pues no hace bastante una batalla cuerpo a cuerpo dejo numerosos cadáveres de las dos facciones que decoraban las calles cercanos a ellos, la bruja tenían el número y el mejor equipo a su favor, los sangre de bruja pese a haber menos de un centenar de ellos presentes, tenían un gran potencial mágico para dar lucha ante las ventajas de sus rivales.

 

La sargento Madaleg Vesh quien lideraba la fuerte concentración de Wixau en la zona, levanta sus manos ordenando a sus guardianes arqueras desatar un ataque concentrado contra los “insurgentes”.

 

—“Encantamiento Numero 519: Flecha de Estallido” –Citaron las arqueras al unísono.

 

En sus arcos te tensa un proyectil hecho de energía mágica muy concentrado, todas son lanzadas al mismo tiempo y como una lluvia cae en chaparrón sobre los sangre de bruja, ellos con sus artilugios mágicos defensivos se preparan para el impacto, la barrera mágica resultante de sus artefacto recibe cada flechazo que explota ante el contacto, las explosiones acumuladas entre tantos sacude su defensa creando una grieta en ella.

 

—Je, ya casi los tenemos –Dijo la sargento con malicioso regocijo — ¡Aumenten el nivel de ataque!.

 

Las arqueras se preparan para otra ronda de proyectiles mágicos, por las palabras de su mandamás, deducía que esta podría ser aún más fuerte que la anterior, estaba a punto de soltar la orden de ataque hasta que ella noto mi presencia visualmente.

 

—Vaya, miren que tenemos aquí, hasta que el entrometido forastero sangre de bruja revela su verdadera cara –Dice la sargento sacando sus conclusiones sobre mí.

 

— ¡Te equivocas!, mi idea es detener esta lucha estúpida, ¡por si no lo entiendes, todo esto fue causado por alguien más!, ¡manipulo a todos los sangre de bruja aprovechando el odio y discriminación que sentía para hacer que hiciesen lo que quería!, ¡están bailando en sus manos como él sea quien sea quiere! –Trate de explicarle.

 

Los dos bandos hacían cesado sus ataques, tenía casi todas las miradas enfocados en mí, tras mi explicación, la sargento aplaude sarcásticamente.

 

—Muy interesante, pero prefiero la versión “los sangre de bruja son los responsables y deben ser eliminados” –Expreso ella — ¡Apunten a ese miserable sangre de bruja! –Ordeno a otro grupo de arqueros el tenerme en la mira de sus arcos.

 

Era de esperarse, no me extraña que esto terminase así, la Wixau tomaría ventaja del conflicto con el fin de tener una razón válida para asesinar en toda regla a cada sangre de bruja posible, al final de cuenta, ellas los odian, los desprecian, tal y como Ermando había dicho, el odio era más influyente y el resultado de ese sentir tiraría a la conclusión más lógica, no era posible una solución pacífica, ya era absurdo buscar culminarlo de esa manera.

 

La bruja sargento se prepara para hacer la seña y ordenar a sus brujas atacarme, solo me quedaba esperar lo inevitable y luchar por mi supervivencia.

 

— ¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!

 

Fuertes aplausos acompañados de una ruidosa risa juvenil que hacía eco en oídos de todos detuvo por momento esta peligrosa circunstancia, su causante era un enigmático encapuchado sentado en lo alto de un edificio de tres pisos, al voltear todos nuestras miradas hacia él, este cesa su contagiosa carcajada.

 

—El chico tiene razón, todo este tiempo han danzado para mí, pequeñas brujitas –Dijo el misterioso encapuchado.

 

¿Es “él”?, ¿el causante de todo?, ¿se muestra así nada más?, esto es demasiado oportuno como sospechoso.

 

—Tsk… otro revoltoso, todos y cada uno son los mismo –Opino la sargento.

 

—Jejeje, es un halago oírlo de la fría y recta sargento Madaleg Vesh, debes de haber tenido una dura infancia para reflejar una personalidad tan agresiva hacia los sangre de bruja, cierto… ¿cómo está tu madre? –Pregunto el encapuchado con un tono burlón.

 

—Ella esta… ¡muerta por un sangre de bruja!, ¡arqueros! –Ordeno enfurecida la sargento a que apuntasen al enigmático sujeto —¡Disparen!.

 

Otra carga de aquel encantamiento de proyectiles explosivos fue lanzado exclusivamente hacia la enigmática figura que provoco a la sargento, él ni de movía o mostraba señal alguna de preocupación, manteniéndose quieto allí se defendió de la hostilidad de la Wicau.

 

Extendió su brazo izquierdo creando a modo de escudo un extenso cristal rectangular que recibió cada una de las flechas, pero estas no explotaron, sino que al mínimo contacto contra la pared cristalizada, todas son absorbidas y luego al cabo unos escasos segundos vuelven a reaparecer del mismo lado pero en trayectoria opuesta.

 

Una lluvia de numerosas flechas mágicas que habían lanzados hacia él, fácilmente son reflejadas por una manifestación mágica de cristal y devueltas hacia sus lanzadoras con mayor potencia para el colmo, las brujas rápidamente concentran sus esfuerzos en erigir una potente barrera para prepararse ante el inminente daño, el impactar de cada una denota su efecto explosivo al unísono acompañado de gritos de la Wixau, tal ataque devuelto había traspasado sus defensas.

 

El humo levantado ante tal sacudida se disipa rápidamente y revela al centenar de brujas armadas en un momento de debilidad, las brujas centradas en la defensa en su mayoría habían caído y otras yacían mínimamente heridas o aturdidas (estando entre ellos la sargento Madaleg), casi la mitad estaba algo ileso pero desprotegidos de cualquier ataque inminente numeroso que le lanzasen.

 

— ¿¡Que esperan mis estimados sangre de bruja!?, ¡ahora los papeles están invertidos, ellas son quienes están en peligro!, ¿¡o piensan desaprovechar este momento para acabar con sus enemigas juradas!? –Les alienta el enigmático individuo a atacarles.

 

Los sangre de bruja se sentía incierto ante todos los repentinos sucesos, pero al ver a sus enemigas en una situación tan deplorable, no podían evitar en parte el regocijo de aquello y acabar con lo que habían venido en un principio.

 

— ¡Ya detengan esta idiotez!, ¿¡acaso no ven que es lo que ese sujeto quiere!?, ¡han sido sus malditos títeres desde un principio! –Exclame hacia ellos tras colocarme al frente de las debilitadas fuerzas Wixau — ¡Puede que parezca que tienen lo que deseaban, pero al final ustedes terminaban perdiendo más de lo que obtendrán y en el infortunio involucraran a cada sangre de bruja inocente que nada tuvo que ver con esto, arruinando y jodiéndoles por completo su vida!, en el instante en que este conflicto fue iniciado, nunca tuvo el más mínima propósito de ser para su causa, ¿¡no es así!? –Dirigí la última oración hacia el enigmático personaje.

 

Los sangre de bruja al oír mis palabras en su mayoría parecían dudar de seguir con el ataque, pero solo era temporal, pues podía sentir murmullos negativos hacia mi persona.

 

—Jejeje, eres peculiar e interesante, Rozuel Drayt –Cita mi nombre dando a entender que me conoce —Respóndeme lo siguiente, entiendo que seas un forastero en esta ciudad, ¿pero porque arriesgar tu vida por esa calaña?, aunque no seas de aquí, has visto con tus propios ojos e incluso experimentado a tu manera el indiferente trato hacia los de tu tipo, como un sangre de bruja que eres, ¿porque insistir en arriesgar tu propia seguridad por ellos? –Señalo hacia la debilitada guardia Wixau.

 

—No negare que siento deseos de partirle la cara a estas brujas, pero a diferencia de otros, yo puedo ver que la simple idea de iniciar una revuelta mediocre y causar estragos en toda una ciudad y su población con el fin de esperar conseguir una igualdad social, es tan ingenuo como tirarles piedras a una multitud que habla mal de ti y esperar a que lo olviden y te acepten –Me exprese, pero no me detuve allí —Por no mencionar que en términos de fuerzas para esta “resolución suya” los sangre de bruja siguen perdiendo por bastante, lo ocurrido en el coliseo ha sido cosa tuya, no dudo de eso, la guardia Wixau que se encuentra allí atrapada más las Eldar y entre otros elementos aparte, en el instante en que se liberen, ¡cosa que va a ocurrir!, esto terminara en un parpadeo para ellos –Señale a la concentrada fuerza de sangre de bruja que estaban cerca de mí —Y como consecuencia final, después de que terminen perdiendo esta lucha, este aquelarre tras su victoria con su “Consejo Wicau” tendrán la suficiente aprobación del pueblo para decretar de seguro alguna absurda ley sobre cada sangre de bruja restante que nada tuvieron que ver con esto y viven de forma pacífica en la ciudad, y arruinarles toda mínima posibilidad de una vida normal, terminaran metiendo a todos en el mismo saco –Comente analíticamente —Y eso nos lleva a ti, el “Titiritero”, como principal influyente y causante de esto, ahora me toca preguntar a mí, ¿cuál es tu propósito real al venir a esta ciudad y tentar a los sangre de bruja para iniciar un conflicto civil?, ¿venganza?, ¿placer?, o quizás… ¿estás buscando algo más en concreto?.

 

La enigmática figura encapuchada se torna un momento en silencio tras oír mi respuesta.

 

—Tu… eres mucho más interesante de lo que se menciona, con solo 10 años de edad y siendo capaz de responder con una capacidad reflexiva semejante al de un adulto cauto, además de portar en manos armas únicas de grandes capacidades que nunca antes había visto en toda mi vida, ¡jejejejeje!, decir que no eres un niño normal es quedarse corto, ¿qué eres exactamente?, Rozuel Drayt –Comento el enigmático sujeto.

 

Incluso aunque lo pregunta, ¿realmente desconoce lo que soy?, lo que me lleva al temor de pensar si de verdad sabe la auténtica naturaleza de lo que soy o solo está divagando para hacerme dudar, este sujeto… es aterrador, pero hay algo más, me he dado cuenta de algo hasta ahora.

 

La primera vez que me topé con el presunto asesino “Jack”, quien ahora sé que era Ermando y tres invocaciones humanoides suyas no-muertas quienes llevaban a cabo todos los hechos, mi primer encuentro con ese “Jack” denoto una experiencia escalofriante como si la misma parca pusiera su hoz sobre mi cuello, contra Ermando y compañía no tuve tal lúgubre sensación cuando estuve cara a cara con ellos, pero con este tipo el solo hecho de mirarlo a esta distancia, ya me hacía sentir bastante incomodo, ¿podría ser..?

 

Sin pensármelo demasiado, apunte con mi AK-47 hacia el mismo titiritero, quien no mostró reacción alguna de preocupación.

 

—Oh, piensas atacarme, te sugiero… que no lo hagas, por tu propio bien –Me advirtió con un frio y serio tono acompañado de un suspiro.

 

Un aura mágica se manifiesta en su cuerpo y en medio del contacto visual contra el objetivo, mis dedos sobre el gatillo empiezan a temblar, ¿estaba dudando de presionarlo?, pero lo más insólito fue el cómo me sentía, tras su advertencia, termino dominándome psicológicamente para no insistir en atacarle.

 

No había duda, ¡era él!, Liha tuvo la maldita razón después de todo, lidiamos con alguien “potencialmente problemático”, no me sentía así de intimidado desde mi encuentro con ese espíritu demoniaco hace dos años, sospecharía que podría tratarse de él, pero no… puedo percibir que este mal presentimiento involucra a alguien más, a alguien que desconozco, pero se lo peligroso y fuerte que era, ¿quién es este encapuchado?, ¿quién es la figura hostil, manipuladora y potencialmente peligrosa que se oculta bajo esa túnica?.

 

— ¿Quién… quién demonios eres? –Pregunta una recuperada Madaleg a la enigmática entidad con una mirada y tono sumamente serio.

 

—Creí que esa cuestión ya fue respondido, soy quien ha causado todo esto que ves a tu alrededor, pequeña sargento.

 

— ¡Deja de tomarme el pelo!, esa habilidad que usaste para devolvernos nuestro propio ataque… eso era… ¡un encantamiento de Astado! –Revelo la sargento — ¡Uno de los 1000 encantamientos de Astado!, ¡uno de grado A bastante poderoso que fuiste capaz de utilizarlo sin el más mínimo esfuerzo!, ¡solo la gente de nuestro aquelarre posee la bendición de portar estos poderosos encantamientos!, dicho esto… ¿¡QUIEN DEMONIOS ERES TU!?.

 

¿Eso era cierto?, ¡entonces este encapuchado es en realidad una chica!, ¿¡una bruja!?.

 

—Vaya, de modo que mi disfraz termina aquí, no esperaba que alguien reconociera la naturaleza de esa habilidad que use cuando me defendí, bueno… de todas manera ya me cansaba de utilizar esa voz falsa –Se expresa la entidad anónima revelando una juvenil voz totalmente cambiada, pues ahora era toda femenina.

 

—Lo diré nuevamente, ¿¡quién eres!? –Insiste la sargento en obtener su respuesta.

 

—Jejeje, ¿quieres ver quién soy?, ¡de acuerdo!, complaceré tus dudas –Contesta para luego retirar las vestiduras que ocultaban su anonimato.

 

Tanto la bruja sargento Madaleg como las Wixau que le acompañaban se hallan boquiabiertas del asombro al ver quien era, pues yo no tenía ni la más mínima idea, tras quitarse aquella túnica con capucha, la peligrosa bruja se revela como una muchacha joven de 18, larga cabellera negra, un oscuro vestido con un estilo gótico y unas pantimedias oscuras con calzado del mismo color.

 

—Puede que muchos ya sepan quién soy, pero para aquellos que no me conocen aun, me presentare, mi nombre es Alice Kyte, un placer –Saluda con formalidad sonriendo pero a la vez denotando una sombría apariencia.

 

Continuara…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s