Rules-free capítulo 17

Kon’nichiwa minna-san ~~♫♫ !Shu-chan reportándose¡ Disfrutad de la droga semanal.

Traductor: Shu-chan
Editor: Bro-chan

Capítulo 17

<Zayn POV>

Fue agradable aprender más sobre mis mascotas. Que Severa estuviera realmente relacionada con la familia real de Caledon era algo sobre lo que pensaría luego. Si mis viajes me llevaban allí, probablemente tendríamos que tener cuidado. Tenerla sería hacer las cosas más fáciles, o mucho, mucho más difíciles. Complicado en cualquier caso.

 

De todos modos, ¡el mercado de esclavos! Fue… casi como yo esperaba que fuera. Caminando a través de la puerta, llegué a una recepción bien equipada. La forma en que funcionaba el mercado era la siguiente: hablabas con un agente o una anfitriona mientras te relajabas en una habitación privada y les decías los requisitos que deseabas para el esclavo. Luego irían y traerían a varios esclavos para que los descartases, y eventualmente encontrarías lo que querías, y podrías discutir el precio. Hubía dos razones para esto. En primer lugar, significaba que no tenían que tener todos sus productos en exhibición todo el tiempo, lo que reduciría sus condiciones de vida. Segundo, fue la táctica honrada de elaborar el precio una vez que enganchaste a tu cliente con algo que quería.

 

La anfitriona nos llevó a una habitación privada, me senté en una silla suave, y ordené a mis mascotas que se arrodillaran a ambos lados. Parte de esto era para mi propio ego, naturalmente, pero la razón principal era el teatro. Enmarcar la escena de la manera que yo deseaba, para obtener las respuestas apropiadas tanto de los esclavos como de los esclavistas. Si el esclavo reaccionase mal a mi pequeño harén, eso me decía algo sobre la persona. Además, transmitirle al esclavista que yo no estaba desesperado ayudaría a mantener el costo de irse por las nubes.

 

Cuando una sirvienta me trajo un vaso de vino, la anfitriona entró y dijo: —¡Bienvenidos al emporio esclavo de Zacarías! —mientras hablaba, tomé un momento para observar a la mujer. Era una hermosa pelirroja, pero pude ver un collar de esclavo en ella. ¿Así que ponen a un esclavo de confianza a cargo de las ventas? Bueno, el sexo vende, así que puedo ver el punto. —¿Con qué podemos ayudarle hoy?

 

—Ah, primero, me gustaría ganar entrenamiento en la profesión de [Entrenador de esclavos]. En segundo lugar, soy un aventurero, y pronto partiré en un largo viaje. Como tal, preferiría tener un luchador adicional en mi compañía.

 

—Entendido. ¿Preferirías un esclavo o una esclava?

 

—Hembra.

 

—¿Algún otro requisito?

 

—Preferiría algún tipo de guerrero.

 

—Muy bien. Regresaré pronto con una selección —inclinándose un poco, la anfitriona se dio la vuelta y salió de la habitación, sus caderas se balanceaban seductoramente mientras ella se marchaba. Sí, el sexo vende, definitivamente. Este Zacarías era un hombre inteligente.

 

Bebí el vino con cuidado, no deseaba que se me subiera a la cabeza. Que el vino fuera proporcionado gratuitamente era otro punto que demostraba que Zacarías conocía bien de lo que trataba su negocio. En poco tiempo, un hombre entró y me hizo un gesto con la cabeza. —Ah, así que eres tú de quien me ha contado Shelly, ¿eh? Ya tienes un comienzo como Entrenador de esclavos, ya veo, pero, ¿necesitas entrenamiento completo, entonces? Oh, y yo soy Zacarías, si debo decirlo.

 

Me levanté para ofrecer al hombre mi mano, con un respetuoso cabeceo. —Un placer, señor. Sería un honor para mí aprender la profesión de uno tan, obviamente, experimentado como usted. Rara vez he visto un mercado de esclavos tan bien dirigido.

 

—¡Buena adulación! ¡Pero eso no te conseguirá un descuento! —Zacarías se rió, y luego dijo: —Bueno, el costo del entrenamiento será de cinco de plata. Eso no será un problema, ¿verdad?

 

—No, en absoluto —entregué el dinero obedientemente. No tenía las ganas de cabrear a la gente de la que necesitaba cosas. Ser educado podría conseguirme un trato mejor, después de todo.

 

1

 

Hoh. Así que además de las otras cosas, me dieron un bono a mis habilidades de {Entrenar} y {Maestría en látigo}. Supongo que tenía sentido. Eso me recordó, que tendría que conseguir un látigo. Della ya tenía uno gracias al equipo que obtuvimos de la Sacerdotisa, pero necesitaba uno propio. Más cosas para comprar después de conseguir un nuevo esclavo. Ah, bueno.

 

Mientras esperaba, Zacarías y yo conversamos sobre cosas. Nada que sacudiera el mundo, por supuesto, pero cuando se encontró con que yo era un Viajero, rápidamente empezamos a compartir información. La información general sobre este mundo era de poco valor para él, mientras que la información sobre mi mundo era de gran valor, ya que sería mejor que le permitiera vender sus mercancías a los viajeros que venían. De igual modo, lo que necesitaba era información sobre este mundo. No se necesitaban contratos ni acuerdos, y creo que cada uno de nosotros aprovechamos más de la conversación que el otro.

 

Ahora la anfitriona volvió, liderando a un grupo de diez mujeres, todas vestidas con una armadura básica de cuero, estilo gladiador. Hubo una mezcla de razas presentadas, incluyendo tres humanos, dos enanos, cuatro gentes bestia (dos tigres, un zorro y un lobo), ¡y una draconiana! Los observé cada uno.

 

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

 

Casi me ahogué al ver los niveles de un par de ellos. Mirando hacia Zacarías, le dije: —Me pregunto, ¿cómo te encontraste con esa enana y la draconiana? Parecen, extrañamente, tener un nivel demasiado alto para ser esclavos.

 

Zacarías se rió y dijo: —Bueno, nunca me molesté en preguntar demasiado, pero parece que la enana tiene un mal hábito. Ella predica sobre la Luz y todo eso si nadie la ordena guardar silencio. Mi suposición personal es que alguien le dio una bofetada para callarla.

 

Me reí, y dije: —Incluso en otro mundo, los fanáticos serán fanáticos. ¿Y qué hay de la draconiana?

 

—Ah, bueno, ella es un caso especial. Parece que mató a varios hijos de nobles en una pelea. Los tribunales la condenaron a la esclavitud. Normalmente sería la muerte por algo así, pero parece que uno de los muertos lo inició, por lo que el juez le dio la opción de la esclavitud en su lugar.

 

Asentí. Matar a una persona podría causar problemas, dependiendo de quién fuera. ¿Matar a los hijos de varios nobles? Eso te iba a meter en una mierda bastante profunda, a menos que lo hicieras en algún lugar fuera de la vista, y dispusieras de la evidencia. Al igual que en el mundo real. Matar a un drogadicto en un callejón no va a llamar la atención de los policías. Matar al hijo del Presidente en medio de Times Square te va a matar, si tienes suerte.

 

—¿Y las dos Gente Tigre? ¿Son hermanas?

 

—¡Ah, buen ojo! De hecho, lo son. Desafortunadamente, su padre no pudo pagar sus deudas, y vendió a sus hijas como pago. Pueden venderse por separado o como un conjunto, si quieres.

 

Hmm. ¿Un pack de gente tigre? Eso era sin duda algo que valía la pena pensar. Pero mis ojos volvieron a la gente zorro. Ese nombre y clase… nah, no podría ser. —¿Y la chica zorro?

 

El rostro del hombre cayó. —Ah. Una adquisición reciente, y aún no domesticada. Ella es un Viajero. No estoy seguro, pero puede haber ofendido a uno de los dioses, cuando de repente apareció en la sala de recepción un día, con un collar ya en el cuello.

 

—¿Así que aún no está rota?

 

—No, pero pediste guerreros. La mayoría de nuestros esclavos están aquí para otros fines.

 

—Por supuesto, por supuesto. ¿Y cuál es el precio de esta gente zorra?

 

—Si estuviera completamente adiestrada, una Viajera además de esclava sexual con un collar que permanecerá con ella incluso después de que regrese de la muerte valdría por lo menos mil de oro. Para un esclavo de combate, al menos un par de cientos. Sin entrenamiento, sin embargo, y como esclava de combate, diría que veinte de oro, y no tengo ninguna responsabilidad por lo que suceda después.

 

—¿Y las armas y la armadura con las que apareció?

 

—Incluidas, naturalmente.

 

—Hmm. Veinte es demasiado para algo como esto, especialmente si voy a tener que entrenarla mientras viajo por la naturaleza. Diez de oro.

 

—¡Oh, una broma, sin duda! ¡La capacidad de un viajero para resucitar de la muerte vale dos veces eso, por lo menos! ¡Dieciocho!

 

Regateamos hacia adelante y hacia atrás, y finalmente se estableció en 15 GP, 3 SP y 5 CP. Con eso, terminé el proceso de transferir la propiedad del collar de esclavo a mí mismo, y ahora tenía un nuevo esclavo.

 

12.112,212,3

 

Mientras miraba las estadísticas de Yukiko, vi otra ventana emerger

 

13

Anuncios

Un pensamiento en “Rules-free capítulo 17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s