Werewolf & Assassin Capitulo 16

CAPITULO 16

 

El ogro carga a toda velocidad contra Peter, en términos de rapidez no era precisamente amenazante, pues el chico peliblanco sin necesidad de predecir su movimiento le basto con retroceder hacia atrás al momento en que el Cryptian alzo el árbol para aplastarle.

— [Salto Asesino LV5] –Susurro la chica loba.

 

Realizando un ágil salto de varios metros con una mirada asesina y las cuchillas de sus dagas apuntando de frente, desciende veloz impactando sobre la cabeza del ogro, su objetivo era causarle una muerte instantánea apuñalando su cerebro, pero descubre que apenas la mitad de sus armas habían logrado atravesarle, el cráneo y la piel del monstruo eran formidablemente resistente a su letales técnicas de puñaladas.

 

—Maldición… -Reacciona abrumada Lyra retrocediendo de un salto de varios metros al ver que el Cryptian nota su presencia —Hasta su cabeza es como una coraza… Peter, luchar contra esta monstruosidad es una locura, es demasiado resistente y un solo golpe suyo puede dejarnos en serios problemas, ¡debemos retirarnos!.

 

—Tu retírate si quieres, yo pienso cargarme a este culo gordo –Objeta el muchacho al consejo de su compañera.

 

El ogro vuelve a enfocarse en Peter, mostrándose molesto.

 

—No te voy a hacer esperar –Le apunta el chico con su espada.

 

Corre directo hacia el obeso monstruo, este levanta su brazo que sostenía el árbol ondeándola como un mazo para golpear al chico, Peter prediciendo la dirección de su ataque rueda fuera del alcance de este.

 

Acto seguido continúa su avance hacia el ogro y antes de que volviese a atacarle, agita su espada propinándole un fuerte corte en el estómago, pero al igual que Lyra termina abrumado al ver que este lograba resistir y el daño era meramente mínimo, el ogro ríe con tono burlón y usa su árbol contra el chico.

 

— ¡Carajo no…! –Exclamo en su haber el muchacho.

 

No había forma de esquivarlo, aunque podía ver la sed de sangre del monstruo y saber dónde atacaría, carecía del tiempo y velocidad para distanciarse del rango de ataque del inhumano ser, inevitable era que iba a recibir otro de esos “batazos” descomunales.

 

— ¡Peter cubre tus ojos ahora! –Le ordeno su compañera.

 

Al hacerlo, un ítem arrojadizo cilíndrico de color marrón y hecho de madera estalla en el aire en la línea de visión del Cryptian causando un haz de luz que ciega al monstruo e interrumpe su ataque, Peter es tomado del cuello de su abrigo por Lyra y alejado varios metros del ogro mientras seguía recuperando su visión .

 

—Estuvo cerca, gracias por eso “Lassie”.

 

— ¿Ahora lo entiendes?, este monstruo es demasiado para nosotros, su cuerpo resiste sin problemas nuestras armas, incluso mis técnicas… no hay forma de dañarle de manera considerable, tenemos que retirarnos.

 

Lyra se mostraba decidida en su idea del retiro, pues era inútil intentar abatir a un monstruo con todas las posibilidades en contra, a Peter aquello no le causaba gracias, no quería huir y fue por su perseverancia que empezó a notar algo, su [Instinto Asesino LV1] volvió a manifestarse en su ayuda, señalaba un punto palpitante en el aura roja del ogro, más concretamente bajo su nuca, era su “punto débil”.

 

—Jejejeje… lo tengo –Dijo en sus pensamientos con una macabra sonrisa.

 

—Aunque me quedan dos “Bombas cegadoras”, bastara con una para escapar, apenas la arroje corre hasta con tu último aliento –Le aconsejo Lyra.

 

—Guarda eso –Dijo su compañero con unos pasos al frente.

 

—¿¡Todavía insistes en querer luchar!?, ¡ya te dije que es inútil, esa cosa es casi inmune a nuestros ataques!.

 

—No, acabo de notar que hay una parte de su cuerpo donde no es tan resistente.

 

—¿Eh?… ¿qué cosa?.

 

—Si esto no funciona, entonces hare caso a tu plan de retirada.

 

Aunque Peter dijese eso, Lyra no confiaba en que saliese bien si su compañero fuera a recibir otro ataque del Cryptian, pero tampoco podía reprochar su decisión de intentar lo que tenía en mente.

 

—Tienes dos de esas cosas cegadoras, ¿no?, y solo necesitamos una para huir en caso de retirada, entonces bastara utilizar una para la estrategia que tengo en mente –Planteo el peliblanco.

 

—¿Qué idea loca tienes en mente?, ¿un plan suicida acaso?.

 

—Mi querida y peluda compañera, casi la mayor parte de mis planes e ideas son locos y suicidas.

 

—Eso no me inspira confianza.

 

—Tu calla y confía, “trabajo en equipo”, ¿no?.

 

Acepto su alocado plan, el muchacho le dijo que cuando le indicara, arrojase otro de sus ítem cegador, con todo planificado y el ogro recuperando por completo su vista, Peter carga contra el Cryptian.

 

Percibe la sed de sangre de su monstruoso rival y nota que este pensaba defenderse, no con el árbol que usaba de maza, sino con otra cosa, levanta su brazo izquierdo aquel que yacía desarmado y realiza su movimiento.

 

— [Raíz de Espinas LV4]

 

Hace uso de su única habilidad, sobre el suelo un enorme círculo mágico se hace presente cuyo rango de alcance se encontraba Peter dentro, extensas raíces surgen del circulo portando puntiagudas espinas largas y filosas.

 

—Puedo verlo…

 

Su visión única le permitía al joven peliblanco saber con exactitud la ubicación de aquellas raíces, pero no evitarlas con totalidad, una de ellas logro acercársele y propinarle un corte sangrante aunque no profundo en su mejilla derecha, ignora el dolor y continúa su avance hasta notar que el ogro levanta su brazo derecho, aquel armado.

 

— ¡Ahora! –Exclama a su compañera.

 

Lyra habiéndose movido a un costado del Cryptian, hace uso de otro de sus ítem cegador, del cilindro marrón retira un anillo de cobre cuyo mecanismo activa la detonación de esta, la arroja el aire cayendo sobre los ojos del ogro y detonando su haz deslumbrante de luz.

 

La criatura ante tanta luminosidad en sus ennegrecidos ojos, no solo la ceguera temporal le acompaño, sino un fuerte dolor visual, se cubrió con ambas manos soltando el árbol que sostenía, Peter quien se cubrió sus ojos al momento justo no se vio afectado y al ver que todo salía según su plan lleva a cabo la siguiente fase de su loca idea.

 

— ¡Lyra, tómala! –Arroja Peter su espada hacia ella quien la toma sin problemas.

 

El muchacho consciente de que no era humano, si poseía la capacidad de regenerarse, supuso que también poseía de condición física una fortaleza sobrehumana, flexionando sus rodillas realiza un elevado salto de varios metros alcanzando con sus manos el hombro del monstruo, se sube a él y le hace seña a Lyra se lanzarle su arma, la chica hace caso a su orden y arroja de manera peligrosa la espada como si de una daga se tratara, el joven peliblanco la atrapa desde el aire en su empuñadura con total calculo y luego miro la espalda del Cryptian de forma sombría.

 

Aprovechando el aun cegado ogro, Peter corre hacia retaguardia de la bestia obesa clavando su espada justo en el área donde señalaba su [Instinto Asesino LV1], el monstruo rugía del dolor al sentir su carne ser atravesada por más de la mitad del filo del arma del chico.

 

—Lo sabía, no eres duro desde aquí –Dijo el muchacho con euforia —Puede que tu gordo trasero te proteja bien, pero si no puedo dañarte por fuera…

 

El ogro enfurecido aun sin recuperar del todo su vista, toma con su mano derecha el árbol estando apunto de usarlo sobre Peter con todas sus fuerzas, hasta que su misma mano que empuñaba la dura planta es apuñalada desde su dorso por la chica loba quien se había subido a su brazo, puede que no lograra causarle gran daño, pero el dolor que le infligía al gigante ser, entorpecía su intento de defenderse contra el chico de cabellera blanca.

 

— ¡…Entonces te joderé por dentro! –Completo Peter su oración final.

 

Peter movía su espada entre la carne del monstruo como un cirujano blandiendo un bisturí, haciendo la herida lo suficiente grande para introducirse adentro del cuerpo de la obesa bestia, aquello era su descabellado plan.

 

Lyra salta y toma una considerable distancia segura, observa como el ogro gemía con intenso dolor, una dolencia incapaz de curar o detener, de su boca vomitaba una aberrante cantidad de sangre verde, inclusos por sus orificios nasales le salían a chorros su verdosa esencia vital.

 

Y fue entonces que su barriga exploto, esparciendo todas sus viseras e intestinos en el suelo en conjunto con la sangre y pedazos de carne laceradas, era un repulsivo festín digno para buitres de la nobleza. El muchacho sale del agujero expuesto en el ogro y aterriza a salvo mostrándose sostener en su brazo izquierdo el corazón del Cryptian, cuyo tamaño era semejante al doble de una cabeza humana, lanzándolo por ende hacia el suelo y reventándose.

 

— ¡Anotación! –Exclamo en su victoria.

 

Continuara…

 

 

DIARIO DE UNA VIDA PASADA:

 

25 DE DICIEMBRE DEL 2014: Era navidad, y como se había acordado, a todos nos dieron día libre, llevándonos a la sala de receso y dándonos en vez de las 3 horas típicas, unas 7 horas en total, sin vigilancia y con “total” libertad de lo que hagamos mientras respetemos las reglas.

 

No pasaron ni 5 minutos desde que estaba allí y ya me encontraba en serios problemas, el trio de adolecentes sádicos me tenía rodeado, querían cobrar su venganza, en especial su líder quien enfurecido, iba a tomar el primer golpe, estaba esperando este momento con ansias.

 

—Te voy a dejar bien jodido hijo de puta, ¡esta será una navidad a la que nunca te vas a olvidar! –Declaro el enojado líder matón puberto.

 

Tenía razón en una cosa, esta será una navidad que no pensaba olvidar jamás, en el instante en él estiro su brazo dominante con el que pensaba golpearme, observaba con claridad en el aura roja de su cuerpo, un punto palpitante que me señalaba su garganta, a pesar de que no entendía muy bien de que se trataba, mi cuerpo en su lugar lo comprendía.

 

En mi mano derecha sostenía el clip con el que me había hecho ayer, había doblado el ligero metal de este pequeño ítem ajustándolo de manera que tuviera un potencial objeto afilado con el cual apuñalar, siquiera tuve que pensar cuando era el momento ideal, mi cuerpo mismo actuó por inercia.

 

Al instante en que aquel punto palpitante rojo se mostró, mi mano con el clip se desplazó rápidamente embistiendo la parte punzante en el cuello del matón, insertándolo todo lo que se podía, al apuñalar con éxito comencé a desplazarlo hacia un lado agraviando la potencial herida y provocándole un considerable daño al adolecente con solo este pequeño objeto de oficina.

 

Aunque no era un daño semejante a recibir la puñalada de un cuchillo, fue suficiente para que empezase a perder bastante sangre y pusiera su vida en peligro, con sus manos cubrió la hemorragia pero era inútil, se estaba debilitando poco a poco, cayo hacia el suelo boca arriba intentando hablar, pedir ayudar, pero aquello solo empeoraba su condición.

 

Sus amigos se le acercaron intentando socorrerle, pero nada podían hacer, en cuestión de minutos termino muriendo, ambos estaban impactados psicológicamente, aunque ver morir a alguien aquí no era novedad, jamás pensaron que el próximo sería uno de ellos.

 

—Mate a alguien… yo… asesina a una persona… -Dije en mis pensamientos.

 

Era la primera vez que cometía un asesinato, no sería la primera cosa viva que matase, pero asesinar una vida humana no era lo mismo que matar a un ave o aplastar un insecto, la sensación era diferente, la mayoría estremecería y quedaría conmocionado, quizás traumado de por vida y con años de terapia para superar tal acontecimiento, pero para mí esta experiencia había sido…

 

—Emocionante… -Susurre en voz baja.

 

Una euforia sin igual hizo eco en mis emociones, como si probara por primera vez una hamburguesa o usara una consola costosa muy entretenida, un estímulo de júbilo sacudió mi ser, era consciente de mis actos, era mi voluntad, yo lo había asesinado y pese a saber todo ello, me sentía regocijado, ¡un placer como ninguno se había hecho presente en mi vida!, además siendo alguien que despreciaba bastante, mejoraba aún más el sabor de esta experiencia.

 

Mientras los dos se encontraban completamente distraído en el cuerpo de su fallecido líder, aquella aura roja me señalo con el punto palpitante en donde debía realizar mi siguiente movimiento, con el clip apuñale el cuello del próximo con rapidez casi atlética, desplace el objeto empeorando lo suficiente su herida, todo en cuestión de tres segundos.

 

Al igual que su ya muerto amigo, paso los siguientes minutos, los últimos que le quedaba sufriendo, inútilmente trato de parar la hemorragia pero sin ayuda médica o unas vendas mínimamente decentes con que pudiera cubrir aquella lastimadura, era cuestión de tiempo para que al final terminara convirtiéndose en otro cadáver fresco.

 

El último de ellos estaba con un shock emocional aun peor, pasó de mirar los cuerpos sin vida de sus amigos a mi rostro sonriendo de forma diabólica cubierto de sangre, sintiendo un profundo miedo hacia mí, retrocedía torpemente como viese la figura de un monstruo en mi persona.

 

— ¡Aléjate de mí desquiciado de mierda!… ¡ALEJATE DE MI! –Exclamaba tembloroso.

 

Con solo dar un paso adelante y sosteniendo el clip en mi mano hábil, el corrió despavorido para huir y en su inmenso descuido, sin observar bien adelante, tropezó contra el banco de pesas cayendo violentamente al suelo y quedando parcialmente atontado.

 

Mientras aún se encontraba recuperándose, antes de que pudiera ponerse en pie, me acerque a él, no sin antes primero recoger algo en el corto camino, no iba a usar el clip contra él, no, un “instinto” a modo de llamarlo de alguna manera, me dio una mejor idea y tome un disco de 10 kilos del banco de pesas.

 

Estaba parado justo a unos insignificantes centímetros de él, del último del trio adolecente que era aborrecido por todos por sus bravuconas acciones, él noto mi presencia, nervioso, asustado y pálido, estas eran las características que describían mejor el cómo se sentía

 

—Por favor… no… no… -Suplicaba clemencia pues era consciente de lo que iba a hacerle.

 

Arroje el disco pesado a su rostro con fuerza y antes de que el pudiera cubrirse con sus manos a tiempo, el disco golpeo su cara con brutalidad, pero no me detuve allí, tome el disco y se lo arroje una vez más, y luego otra, y otra, ¡Y OTRA VEZ!… lo hice tantas veces que su rostro destrozado ya era irreconocible, así fue como mate al tercero.

 

Sonreí macabramente y aquella sonrisa luego se convirtió en una desquiciada risa que se sintió en todo el salón, mis “compañeros” de alrededor habiendo atestiguado cada detalle de los eventos, se sentían estremecidos y no los culpaba.

 

Voltee mirando hacia ellos y su pavor se hizo aún más inmenso, luego observe el cadáver de cada una de mis víctimas y por consiguiente al clip con el que logre abatir a dos de ellos, ideas siniestras se hicieron en mi imaginación, algo lúgubre se me ocurrió y había planificado una cosa, escapar de este lugar, desde mi punto de vista, tenía todos los “elementos” necesario para llevarlo a cabo.

 

—Aún quedan bastantes horas antes de que termine el receso, bien… ¿quién quiere ser el próximo en “jugar” conmigo? –Pregunte con una maliciosa mirada de alegría hacia mis “compañeros”.

 

FIN DE LA ENTRADA 15

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s