Metalord Revolution Capitulo 86

CAPITULO 86

FARY SONTHEIL (Parte 2)

PERSPECTIVA: Tercera Persona

Sus miradas se entrecruzaron, hubo un momento de silencio, Fary no tenía respuesta alguna para tal situación, alguien cercano a su edad se había detenido frente a ella, sin miedo y le estaba hablando.

Pero para la pequeña era la primera vez algo así en tres años, por no mencionar que la persona a la que tenía ante sus ojos, no era una bruja, era un chico, mayores fueron sus razones para carecer de reacción alguna.

— ¿Estas bien? –Le pregunta el muchacho.

Cuando la joven volvió en sí, repentinamente toda esa carga negativa mental que soportaba de manera ardua repercute en ella físicamente al verse distraído por el muchacho, en consecuencia siente un dolor de cabeza acompañado de un severo agotamiento, desplomándose en el suelo.

— ¡Oye!, ¡oye! –Exclama el chico tratando de despertarla.

__________________________________________________________________

PRESENTE: Fary Sontheil (10 Años)

El homúnculo de Beganez Arboguea, Wigket, yacía completamente herido y con solo una pierna, en medio de su regeneración, la niña prodigio ataca a su dueña con su cinta blanca, extendiéndose con elasticidad y poseyendo una punta comparable a una lanza, dirige su trayectoria a la sien de la Khuja.

Pero el monstruo de origen alquímico interviene en el proceso, aun con su pierna restante regenerándose, salta a tiempo en el trayecto correcto para desviar el ataque de la niña, sacrificando en el progreso todo el lazo derecho de su abdomen, el cual enseguida comienza a regenerarse.

—Estoy más que emocionada, este es el tipo de combate que deseaba, contra una bruja prodigio con un poder de Nivel A+, muy cercano a ascender a Nivel S y todo con la mera edad de 10 años, en verdad, me llena de satisfacción –Opina con regocijo Beganez con su mano en el pecho y los ojos cerrados —Por eso, también espero satisfacer dicha emoción en ti.

Tras sus palabras, toma del cinturón que poseía varios frascos de cristal con preparados de alquimia en su interior, eligiendo uno de ellos, que poseía un líquido marrón, retira el corcho que cubre el recipiente y en su mano restante vierte aquel liquido el cual ninguna gota cae al suelo, pues esta había pasado a solidificarse en contacto con el mana de la bruja.

La Khuja mirando fijamente a Fary, sonríe y luego arroja bien alto aquel compuesto alquímico solidificado, alcanzando esta una considerable altura óptima, sufre otra transformación, se expande para convertirse en una inmensa nube apostado por encima de la niña prodigio, la bruja Wicau podía sentir fuerte mana emitir de aquel fenómeno climático antinatural.

—Déjame mostrarte, una probada de la alquimia Walgis –Dice la bruja de pelo verde con el chasquear de sus dedos.

La nube deja caer de su interior, varias estalactitas puntiagudas a modo de lluvia, la cinta blanca de Fary gira velozmente alrededor de ella varias veces y crea un escudo mágico encima suyo como medida defensiva, su defensa repele cada proyectil arrojado de la nube alquímica de la Khuja.

—Bien, ya entendí tu punto, dejémonos de pequeñeces –Comenta Beganez mirando fijamente a la nube con ojos serios.

La nube comienza a achicarse y concentra todo su tamaño restante sobre Fary, creando de su interior una estalactita gigantesca de gran grosor con 5 metros de altura, descendía velozmente hacia la bruja Wicau, su impacto contra el suelo genera un descomunal daño como sacudida a la tierra, levantando en el proceso una cortina de polvo que alcanza varias distancias a la redonda.

—Lo evadió sin problemas –Confirma la Khuja en sus pensamientos al sentir la presencia de Fary desplazándose en dirección hacia ella.

Toma dos frascos de su cintura retirando el contenido de su interior, los líquidos albergados toman forma sólida en cada una de sus manos transformándose en un escudo, de su mano derecha un líquido grisáceo se convierte en un escudo de tierra con una dureza equivalente o mayor al granito y de su izquierda uno de color aguamarina adopta la forma de un escudo de cristal.

Con ambos escudos producto de su alquimia e intensificados con la magia de fortalecimiento, se defiende los golpes enviados por la cinta de Fary, aunque la cortina de polvo seguía alrededor estorbando la visión, Beganez guiado con su percepción de la magia, le bastaba para saber dónde atacaba su rival.

Se defendía de sus golpes sin contraatacar, pues solo hacía tiempo ya que su homúnculo se había regenerado por completo y estaba encaminando hacia la Wicau para darle pelea, ella tenía en mente que su criatura le atacase desde un lado, para así la Khuja darse la chance de atacarle desde el otro, con el fin de arrinconar a la prodigio en ambos lados, sin embargo…

— ¿Qué es esta elevada concentración de poder mágico? –Se preguntó en sus pensamientos la bruja de pelo verde confusa.

Un gigantesco rayo emerge desde los cielos de manera sorpresiva sobre la Khuja e impacta de forma exacta en su ubicación desencadenando otra ronda inmensa de estragos sobre la tierra.

__________________________________________________________________

FLASHBACK: Fary Sontheil (7 Años)

Retomándonos en otra ocasión a sus recuerdos, la pequeña Fary a sus 7 años tras su primer encuentro con Marcos se desmaya del colapso.

Descansando de forma cómoda por sus expresiones, se encontraba en la cama de alguna habitación a la que nunca había estado con anterioridad, abre sus ojos y levantándose mira alrededor.

— ¿Dónde estoy? –Pregunta una somnolienta Fary.

—Estamos en mi habitación –Responde Marcos quien se encontraba a su lado, sentado y leyendo un libro —Me diste un buen susto cuando te desmayaste, como no sabía qué hacer y mi casa estaba cerca, te lleve hasta allí y luego mi madre te atendió, por fortuna no tenías nada serio, según mama, parece que tu malestar es producto de un fuerte estrés.

— ¿Tu madre es una curandera? –Pregunta ella.

—No, es una bibliotecaria, pero ha leído bastantes libros, entre ellos algunas relacionados con la medicina normal como mágica y conociendo lo básico, supo que hacer en tu caso, si hubiera sido algo bastante serio, creo que habríamos necesitado si o si una curandera, por suerte, no fue el caso, a propósito, ¿ya te encuentras mejor?.

No sentía dolor de cabeza o alguna aflicción de dicho síntoma en su cuerpo, estaba bastante recuperada, pues su mente había vuelto en equilibrio.

—Antes de que preguntes, llevas 5 horas durmiendo.

— ¿¡5 horas!? –Exclama la pequeña asombrada con preocupación.

—Mírale el lado positivo, ya te sientes mejor, ¿no?.

La niña se alegraba de ello, pues el sentimiento de aquel dolor extinto era agradable

— ¡Es cierto!, olvide presentarme si quiera, que malos modales los míos, jeje, me llamo Marcos Sabil –Estrecha su mano hacia Fary.

—Fary… Fary Sontheil –Responde la pequeña replicando la misma acción de Marcos de estrechar su mano sin conocer bien su significado.

— ¿Fary?, que nombre más bonito, lo es tanto como tus ojos –Opina con sinceridad el chico, haciendo que ella se sonrojase y dijese “gracias” con cierta timidez.

Nadie antes ajeno a su familia o los sirvientes de la mansión, habían elogiado el diferente color de sus ojos, por lo general su heterocromía era un rasgo que la hacía para muchos considerarla algo extraña, una víctima potencial de bravucones, pero dado a que ella era alguien fuerte, nadie se atrevía a burlársele, escuchar decir eso de la persona que tenía ante sus ojos, era una sensación más que agradable.

En medio del momento, una mujer de larga cabellera marrón y ojos avellana ingresa a la habitación, se trataba de Hanna Sabil, la madre de Marcos, quien venía a comprobar el estado de la “huésped”.

—Hola mama, buenas noticias, Fary se siente mejor –Le notifico su hijo a su madre.

— ¿Así que nombre es Fary?, que adorable, me alegra saber que está bien, dime pequeña, ¿tienes hambre o sed?, puedo traerte algo si gustas.

—E-estoy bien así, muchas gracias por su ayuda y la de su hijo –Agradece la niña con educación.

Sin embargo, pese a aquel dolor había desaparecido, la pequeña aun sentía preocupación, si llevaba 5 horas en cama, su madre en su regreso de su trabajo, podría haberse dado cuenta de que ella no ha vuelto y se preocuparía por ello, por lo que Fary ya recuperada, se levanta de cama con el fin de volver a su hogar.

Agradece nuevamente a la familia que le ayudo, Marcos le acompaña por la salida, pasando por supuesto, a la biblioteca que era atendida por Hanna, la pequeña estaba cautivada por la increíble cantidad de libros que había allí.

__________________________________________________________________

En la entrada de la biblioteca “Del Saber” Marcos y Fary se despiden, pero antes de que ella emprendiera rumbo a su hogar, la niña con timidez le pregunta.

—¿Podre… volver a verte?.

— ¡Pues claro!, ¿por qué no se podría?, siendo sincero, eres la primera amiga bruja que he hecho, ¡siento algo de vergüenza el arruinar el momento con alguna tontería!, ¡jejeje!.

—Amiga… -Repite ella la palabra con mucho apego.

__________________________________________________________________

Ya era el atardecer y en medio del camino a su casa, Fary es interceptada por dos sirvientes de su familia centrado en su protección personal, una Cait pelinegra de vestiduras ligeras con dos dagas gemelas enfundados en su cintura y un Draconiano fortachón de cuero cabelludo rubio, que usaba una armadura ligera dejando su pecho al descubierto con sus pectorales al aire y portaba una pesada espada en su espalda.

— Lady Fary, nos tenía preocupada, la ama se ha alterado bastante al ver que no regresaba, creía que había desaparecido y ordeno a todos los sirvientes a buscarle –Comunico la chica gata.

—Lamento los problemas, sucedieron cosas, pero estoy bien –Comenta Fary.

—Lo principal es que se encuentra bien, ahora debemos regresar a su hogar cuanto antes, la ama realmente se siente muy preocupada por usted –Dijo el Draconiano.

__________________________________________________________________

De regreso a la mansión Sontheil, Jhuora abraza a su hija acariciándola de suma felicidad al ver que se encontraba a salvo, le pregunta con cierta agitación el donde estaba y el porqué de su breve “desaparición”.

Fary explica brevemente que ella de regreso a su hogar, había colapsado por un intenso dolor que según la bruja de la familia que le había ayudado, era causada por un gran grado de estrés.

Jhuora tan solo podía sentí absoluta culpabilidad, pues sabía que todo lo que hacía, pese a ser la mejor forma de fortalecer a su hija para el futuro que le aguardaba, era demasiada carga para alguien de su edad, abrazo a su hija y repitió varias veces “lo siento” entre lágrimas.

— ¿Mama? –Pregunta la pequeña confusa al ver a su mama llorando.

—Fui demasiada egoísta de mi parte, disculpa mi niña.

Tras aquella declaración, Jhuora al ver las repercusiones negativas causadas en su hija a por su manera de “prepararla”, opta por aligerar aquellas responsabilidades, antes Fary tan solo descansaba los domingos, ahora todo el sábado y el domingo serían sus días de descanso. Los entrenamientos con su tutor de magia, ahora serian menos intensos, sostendrá combates de práctica contra él, pero con un nivel menor.

Con estos cambios aplicados en su vida cotidiana, la pequeña Fary ya no reflejaba una estresante conducta contenida, pues se sentía emocionada ya que el fin de semana había llegado y tenía planes para ello.

__________________________________________________________________

En un sábado por la mañana, la pequeña Sontheil despierta contenta preparándose para el día que tanto ansiaba, dado a que su madre estaba en El Consejo Wicau, les comunica a los sirvientes que estaría con una amistad, por lo que podría volver algo tarde.

Corre emocionada hacia su lugar destinado, la biblioteca “Del Saber”, al entrar y ser atendido por Hanna, pregunta por Marcos, quien estaba lo bastante cerca, allí mismo perdido en la lectura de un libro.

—Hola Marcos –Le saluda toda animada.

—Hola Fary.

— ¿Qué lees? –Pregunta con curiosidad.

—Es un libro que detalla sobre monstruos, dado a que la mayoría se encuentra en sitios muy lejos de aquí como para ver uno en persona, se me da bien leer sobre ellos, por no mencionar que es más seguro, je.

—Oh, monstruos…

—Dime Fary, ¿te gusta leer?.

—Leo muchos libros en la escuela, Marcos, ¿por qué tu no vas a la escuela?.

—Bueno… digamos que no se permite la entrada a “personas como yo”.

— ¿Por qué?, eres una buena persona, amable y te encanta leer.

—Tampoco lo sé, mama solo me dijo que los sangre de bruja en Macur no pueden ir a la escuela.

—¿”Sangre de bruja”?.

—Pero no te preocupes, mama me brinda educación como si estuviera en una y leo alguno que otros libros para aprender.

—¿No te aburre leer tanto?.

—Al contrario, me gusta demasiado que pierdo la noción del tiempo y si no fuera por los aviso de mi mama, creo que estaría días leyendo uno hasta terminarlo por completo, simplemente, me fascina.

—Los libros de la escuela son aburridos.

—Hmmm… creo que tengo la solución para ese mal sabor literario.

Marcos se levanta buscando en una estantería en concreto un libro especifico, regresa con dicho libro para mostrárselo a su amiga.

—Te encantara este, es un libro que recompila muchos relatos y cuentos interesantes, uno de los que más me gustan es “Grog el rojo”.

Fary tomo el libro y el primero que empezó a leer fue “Grog el rojo” por recomendación de Marcos, la pequeña sumergida en la lectura de aquellos escritos, sintió un gusto que no experimentaba con los libros de la escuela, pues los cuentos y relatos les parecían más entretenidos.

Los dos pasaron su tiempo leyendo aquel libro e intercambiando opiniones sobre lo agradable que era, Fary quien no conocía muy bien la “amistad”, sintió un inmenso jubilo al estar en compañía de Marcos. Siendo el atardecer, Fary decide regresar a casa para no preocupar a su madre, se despide de su amigo el sangre de bruja, para volverse a encontrar con él al día siguiente.

Ambos se volvieron casi inseparables y se veían todos los fines de semanas, pasaron semanas y meses, además de libros, gustaban pasar el rato en las calles de la ciudad, Marcos quien tenía amistades con algunos huérfanos sangre de bruja, invito a Fary junto a ellos a jugar juegos infantiles, como “las escondidas” y “la traes”, para la pequeña Sontheil, estos momentos eran inolvidables, pues no podía experimentar aquel agradable sentir con las niñas de su edad.

Sin embargo, la vida no siempre hace que las cosas buenas perduren.

__________________________________________________________________

En la residencia Sontheil, su madre con seriedad en su rostro, plática con su hija un tema de suma importancia el cual estaba centrado en ella.

—Mi niña, me he enterado por los sirvientes, que aquella amistad con la que tanto pasas los sábados y domingo, es… un niño, ¿o me equivoco? –Pregunta ella como si contuviera su molestia.

— ¡Si!, se llama Marcos, ¡es un gran amigo…!

— ¡NO LO VUELVAS A VER!, ¡NUNCA!… –Exclamo su madre enfurecida interrumpiendo a su hija.

— ¿Madre…?

—Mi niña, siento decirte que Marcos, es un sangre de bruja.

— ¿Sangre de bruja?.

—Si, en esta ciudad los sangre de bruja no tienen la mejor reputación, solo puedo decirte que desde ahora, mantengas distancia de él y nunca jamás, reveles a nadie, que tuviste alguna relación con uno, la amistad con ellos, es algo que no debe salir de tu boca, ¿lo has entendido?.

— ¡Pero mama!, ¡Marcos es amable y…!

— ¡SUFICIENTE!, soy tu madre, hago esto por tu bien, por favor mi niña… no me desobedezcas, te lo suplico, somos la última existencia del linaje Sontheil, mis dos únicas hermanas han muerto y ya no puedo concebir más niños, eres lo más preciado en mi vida, y quiero lo mejor para ti.

—Si madre… hare lo que pidas.

Desde aquel día, Fary dejo de ver a Marcos, intento en secreto burlar las ordenes de su madre para encontrarse con él, pero Jhuora sabía que su pequeña haría caso omiso a sus palabras.

A sus más leales sirvientes y guardaespaldas de la niña, les encomendó vigilarla y hacer que mantuviera las distancia con el sangre de bruja, detestaban hacerle eso a Fary, pero las órdenes de su ama eran algo que no podían desobedecer.

Fary comenzó a sentirse triste, aunque las actividades de sus días se mantuvieron igual, llegado los fines semana, aquella pequeña animada y llena de vigor, ahora yacía desanimada y emocionalmente endeble, postrada en la cama de su habitación con el lagrimar de sus ojos.

Su madre intento hacer que se relacionara y fuera amiga de brujas de su edad, pero ella no quería amistades “huecas”, ella quería experimentar la verdadera amistad de júbilo que sentía solo por una persona en concreto.

__________________________________________________________________

Fary Sontheil (8 Años)

Para el día de su cumpleaños que había tocado en un domingo, solo podía sentirse profundamente decaída, preferiría estar en su cama que en el comedor, donde se llevaba a cabo un gran banquete en su honor con una apetitosa torta.

Alguien toca la puerta de su habitación, se trataba del Draconiano sirviente que era su guardaespaldas, la pequeña responde con que le dejasen sola, pero el semihumano sabía que al decir las siguientes palabras, ella respondería a la puerta.

—Traigo un regalo de una amistad suya, alguien con mucha fascinación “por los libros”.

La pequeña Fary se levanta de su cama limpiando las lágrimas de sus ojos y abre la puerta recibiendo una pequeña caja de madera adornada arriba de esta con una cinta blanca.

—Pensé que madre había dicho que me mantuvieras lejos de él –Dijo ella contenta.

—Oh, lo hizo, pero nunca dijo nada sobre que no pudieras aceptar un regalo suyo el día de su cumpleaños –Le responde él buen semihumano guiñándole un ojo —Que conste que “mi compañera” también está implicado en este detalle, jejeje.

Fary abraza a su guardaespaldas agradeciéndole por el gesto tanto a él como a la Cait que le sirven, deja a la pequeña con el presente de su amigo y se retira.

La pequeña abre el regalo y su interior había un libro, no cualquiera, era el primero al que Marcos le había enseñado y logro despertar su interés en la lectura, era aquel que redactaba varios cuentos y relatos en su haber, su preferido, era “Grog el rojo”.

—Marcos… -Dijo ella abrazando el presente de su gran amigo.

__________________________________________________________________

A pesar de que aún no podía ver a Marcos, aferrándose en su obsequio ella encontró confort emocional, para los fines de semanas, leía y releía una y otra vez, cada página de su contenido con el fin de mantener aquellos agradables emociones.

Repetía esto cotidianamente, más nunca conocía el aburrimiento al querer revivir cada segmento de aquellos recuerdos con Marcos, tenía la esperanza de que algún día volvería a estar con el cómo en aquellos días, aun si debía esperar años para ello, con solo esa idea en mente, sentía que podría soportar esta angustia de estar alejada de él.

__________________________________________________________________

Un día de regreso de la escuela, la pequeña Fary antes de su práctica de magia con su instructor privado, anhela ver el libro una vez más antes de la lección de hoy, pero para su agobio, este había desaparecido, ella siempre lo ocultaba bajo su cama.

—Fary, mi niña –Le habla su madre tras tocar la puerta.

Al abrir la puerta, se encuentra con su madre con aquella misma expresión de seriedad de aquel día cuando le prohibió rotundamente nunca más ver a Marcos.

—Hija, acompáñame.

—Si… madre.

Obedecía a su madre sin discutir, pero sentía en el aire esa presión de un mal augurio, algo inquietante se asomaba y la pequeña Fary temía lo peor. Su madre la había llevado hasta un amplio salón, mismo donde yacía su instructor de magia privado y donde se llevaban a cabo las lecciones.

—Antes de que tu lección de hoy comience, hija, podrías decirme, ¿qué es “esto”? –Enseño su madre en sus manos la caja regalo de Marcos.

Fary miro estupefacta tal pesadillesca situación.

—Adentro hay un libro, eso me recuerda, el sangre de bruja con quien solías juntarte… su madre dirige una biblioteca –Miraba ella la caja con repelús.

—Madre… por favor… no…

—Hija, te lo había dicho antes, sé que es difícil para ti aceptarlo, pero es por tu propio bien, no puedes bajo ninguna circunstancia… ¡tener algo que te relacione con él!.

Tras aquella declaración, Jhuora arroja la caja hacia arriba, acto seguido realiza el encantamiento 54 “Bola Ígnea” y lanza una bola de fuego hacia el preciado obsequio, destrozándolo en llamas. La pequeña Fary solo podía sentir una cosa, devastación pura, de todas aquellas emociones jubilosas, acompañadas de sus esperanzas, cae de rodillas mirando con decepción el suelo.

— ¡Levántate!, debes ser fuerte mi hija, ¡por el bien del linaje Sontheil!.

Pero sin importar cuanto le ordenase a todo pulmón su madre de volver en sí, su hija estaba inmersa en su decaída, ignorante de todo lo que sucedía a su alrededor.

— ¿Fary?, ¿hija? –Le hablaba Jhuora en vano — ¡Usted! –Señala al instructor —Atáquela.

— ¿Cómo dice? –Reacciona él abrumado de dicha orden.

—Ya me ha escuchado, necesito que haga despertar a mi hija de su demacrado estado emocional, atáquela.

—Pero, mi señora, eso…

— ¿Qué?, ¿acaso escuche un “pero”?.

La mirada y tono desafiante de la Sontheil adulta hicieron que el instructor obedeciese sin vacilar, situándose al frente, adopta una posición de pelea, aun sentía nervios de atacar a Fary, sobre todo en su fatal estado, pero su carrera como instructor podría verse afectado si no obedecía a su contratista.

—En verdad, lamento hacer esto…

Comienza a concretar poder mágico en su puño izquierdo, mientras Fary seguía aun en shock por tal suceso, en eso, un pedazo de la cinta blanca procedente de la caja obsequio de Marcos, cae cerca de ella, la pequeña reaccionando al verlo lo recoge con ambas manos, estaba algo chamuscada, pero al ver que algo de aquel bello recuerdo seguía intacto, ella se emociona desde el fondo de su ser.

—Marcos…

En sus pensamientos repitió su nombre mientras abrazaba con los ojos cerrados aquel sobreviviente fragmento de obsequio su preciado amigo, los recuerdos de sus días se envolvieron en su mente y en consecuencia, su cuerpo por voluntad propia manifiesta un aura de su mana que cubre también la cinta blanca.

—Marcos… por ti… voy a luchar… porque aun… quiero verte… aun… deseo volver a estar contigo… aun… te necesito…

El instructor canalizando parte de su magia en su puño izquierdo, lanza un ataque a distancia dando un puñetazo en el aire que dispara un proyectil de mana con la forma de su mismo puño en dirección hacia Fary.

La cinta blanca reaccionando con el mana de la pequeña, sufre una inexplicable transformación, todo el daño de quemadura que poseía desaparece sin dejar rastro alguno, y luego crece de tamaño enredándose en todo el brazo derecho de Fary, tal transformación también afecto su cabello, su crecida cabellera negra le surgieron mechones de color platino.

La cinta gira velozmente por su cuenta creando un escudo mágico que protege a su portadora del proyectil y acto seguido, con el movimiento de su dueña, ataca al instructor extendiéndose rápidamente hacia él y deteniéndose justo a unos centímetros de su rostro, deleitando una punta tan afilada como una lanza, lo que hizo que el tutor privado cayese de espalda al suelo.

Fary se había puesto de pie, la fuerte aura que envolvía su cuerpo denotaba un formidable poder mágico para su edad, su madre estaba más que asombrada, incluso noto algo que le resulto curioso ante los cambios físicos manifestados en su cabello, aquel color platino en sus mechones eran de su progenitor masculino, pues el padre de Fary era alguien con el cabello de dicho color, no solo había heredado su ojo azul, sino incluso otros rasgos suyo.

—Seré fuerte, lo hare, por ti… Marcos, hasta que volvamos a estar juntos como en aquellos días –Dijo en su mente con las caricias de la cinta en su rostro.

Era un suceso inexplicable, la cinta no era una materialización temporal, tal objeto había sufrido una transformación permanente que le hizo enlazarse de forma espiritual a la pequeña Fary, como si fuera una parte más de su cuerpo, una parte “viviente”.

Muchos eruditos y científicos que estudian la magia en sí, aun encuentran muchos hechos sin explicar con respeto al tema. Una teoría sostiene, que la magia puede verse influenciada por las emociones en sí, con la auténtica intensidad de una emoción en concreto, esta puede influir y convertirse en el epicentro de un fenómeno único.

__________________________________________________________________

PRESENTE: Fary Sontheil (10 Años)

De regreso al presente, un rayo había caído sobre la Khuja, cuando todo el polvo levantado en el aire finalmente se disipa, se revela como Beganez había juntado sus dos escudos y levantándolos hacia arriba, los uso para defenderse de tal devastador ataque eléctrico, por supuesto aunque logro repelerlo con éxito, había recibido cierto daño de aquel impacto, sin embargo, ese fue el plan de Fary.

Con su cinta blanca, había aprovechado ese momento en que ella levanto sus escudos para defenderse del rayo y le apuñalo en su pecho, directo a su corazón.

—Usar un encantamiento de Astado de grado B… como una artimaña… y seguir respirando… eres fuerte… descendiente de Úrsula Sontheil… no… Fary Sontheil…

La joven Fary jadeaba intensamente pero seguía totalmente en pie sin problema alguno, pues aquel encantamiento era algo pesado de ejercer, más tomando en cuenta que había realizado varios otros encantamiento que desgastaron parte de su mana, aquello era una hazaña para una bruja Wicau de su edad.

Beganez Arboguea cae al suelo muriendo y desapareciendo en partículas de luz, su homúnculo al no sentir a su dueña, regresa a su forma de piedra rombo color verde, la bruja prodigio había ganado el asalto.

__________________________________________________________________

Con el pasar de las horas, las demás brujas Wicau vencieron en sus combates, la segunda en ganar su pelea fue Aymie Nigme y luego la tercera integrante gana la suya, completándose así la victoria definitiva de las brujas Wicau.

Siendo transportadas de regreso a la plataforma del coliseo, las representantes victoriosas son invocadas encima de esta, caso contrario al equipo derrotado, que son devueltas del Magnus Kali fuera de esta. El público grita eufórico, pues la culminación de entre estos dos aquelarres fue una emoción única que solo podía verse cada 5 años, con algo de suerte.

—Fue un gran combate, representantes de Wicau –Dice Beganez Arboguea a sus rivales —Ha sido un placer luchar, ansiamos volver a repetirlo alguna vez, aunque creo que es dudoso que vuelva a ocurrir, adiós y mucha suerte en sus futuras luchas.

Dicho eso, la líder representante del aquelarre Walgis se marcha junto a sus compañeras camino hacia la salida del coliseo, mientras que las jóvenes Wicau son aclamadas por el público, Fary sin siquiera prestar atención a los elogios o mostrar alguna reacción de satisfacción en concreto, se baja de la plataforma marchándose a la salida del sitio.

— ¿Cuál es su problema?, ¿no puede siquiera disfrutar del momento?, que chica tan rara –Opina una de sus compañeras de equipo.

—Déjala en paz, tiene tanto derecho a hacer lo que quiera –Comenta Aymie por su parte —Para ella… esta lucha nunca tuvo la menor intención de ser por la gloria o reconocimiento, en sus ojos lo noto, no hay “deseo” o “pasión” por lo que hace, no es sincera consigo misma.

Fary se marchó del coliseo en medio del anuncio de la victoria de su equipo por la Eldar Carina quien dedico palabras de entusiasmo al combate llevado a cabo entre ambos bandos, a ella no le importaba esas cosas, a ella solo le interesaba una cosa, o más bien, a alguien en concreto.

Caminando por las calles de Macur la cual estaban casi desolado de gente, dado a que muchísimos de ellos yacían en el evento del día de hoy, la joven prodigio recuerda algo inquietante, algo referente a su pasado que esperaba olvidar.

__________________________________________________________________

FLASHBACK: Fary Sontheil (7 Años)

Fragmentos breves y confusos, nos lleva a un recuerdo de ella de hace tres años, en aquellos días en que jugaba con Marcos por las calles Macur, la escena nos deleita un momento trágico situado en un callejón de la ciudad, con Marcos tirado en el suelo boca arriba, inconsciente y la pequeña Fary a su lado de rodillas tratando de despertarle entre lágrimas, sumida en una intensa desesperación.

— ¡Marcos!, ¡Marcos!, ¡Por favor despierta!…

Fary poniendo su mano en la cabeza del chico, siente una roja humedad cubrir su palma, era la sangre de él, un sangrado leve pero mortal, causado por un fuerte trauma en concreto en su cabeza, el muchacho seguía respirando, pero estaba en un grave estado, pues los traumas de cráneo con leves sangrado eran señal de una posible contusión cerebral que desemboca mayormente en la muerte de la víctima.

—No… ¡Marcos!… no quiero perderte… ¡por favor!, ¡que alguien me ayude!, ¡QUIEN SEA!…

Su llamado atrae la atención de un enigmático individuo de túnica marrón con capucha, quien situándose al lado del muchacho herido, se arrodilla con una pierna y acerca una de sus manos revelando tener una inusual piel azul, colocando la palma sobre donde yace la herida, al cabo de solo unos segundo, la retira y Marcos reacciona con un leve gemir aunque aún permanecía inconsciente, tal herida había sido curado y el chico en cuestión ya estaba totalmente fuera de peligro.

—Gracias… ¡muchas gracias!… ¡en verdad se lo agradezco mucho!…

El enigmático hombre susurra unas palabras que solo ella escucha y luego se retira dejándolo a los dos solos.

__________________________________________________________________

PRESENTE: Fary Sontheil (10 Años)

—Nunca más, dejare que algo malo vuelva a ocurrirte, Marcos –Declara tales palabras con el tocar de la cinta blanca en su rostro.

Continuara…

EPILOGO 1:

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

La batalla entre representantes de dos aquelarres antiguos ha finalizado, ahora nos tocaba a nosotros subir al escenario y dar lo mejor en esta lucha.

—Buena suerte, las chicas y yo te apoyaremos –Dice Rirac señalando a sus compañeras quienes estaban muy cerca.

Pero no era la única, Geha Guilbluez del aquelarre Belganes junto a sus dos compañeras también estaba allí como espectadora, y no hace falta olvidar que Valee Diavantora y las suyas también yacían presentes, todas ellas, rivales anteriores, ahora nos brindaban su apoyo incondicional.

—Sí que será algo que quedara para la posteridad –Opino Liha.

Tanto ella, como Livia, yo (y Allum), marchamos hacia la plataforma encontrándonos cara a cara con nuestros rivales, los representantes del aquelarre Grimar, su líder me miraba ansiosa por hacerme sufrir en el encuentro, pues yo le devolvía la mirada con la misma agresividad visual.

La Eldar da un breve discurso y finalmente se da por iniciado esta contienda, el Magnus Kali brilla con intensidad, pero algo extraño ocurre, al hacerlo por lo general éramos absorbido al instante, pero en esta ocasión, no lo hacía.

¡De pronto!, del suelo arenoso del mismo estadio salen disparados de ella, varios fragmentos de cristales blanquecinos flotantes, dichas piezas se unen para formar un cristal completo de forma rómbica y este se eleva por encima hasta alcanzar una determinada altura en concreto, acto seguido una barrera domo se crea por medio de aquel misterioso cristal cubriendo a todo el estadio como si nos encerraran.

—Ahora si no dudo, de que será algo que quedara para la posteridad –Dije en voz alta.

EPILOGO 2:

PERSPECTIVA: Tercera Persona

Ubicación desconocía de algún subsuelo en el que se hayan reunidos numerosos sangre de bruja, el enigmático encapuchado de negro, quien yacía sentado sobre gruesas cajas pesadas aun selladas, se pone de pie bajando de estas y levantando su mano derecha las abre a todas al mismo tiempo de forma sobrenatural, los sangre de bruja presentes se acercan a las ya abiertas cajas tomando los artefactos mágicos de su interior.

— La energía acumulada de los combates ha sido más que satisfactorio, con esto… ¡los preparativos están completo!, ¡llego la hora! –Exclamo con el levantar de ambos brazos.

Tres puertas a modo de portal surgen del mismo sitio con la finalidad de ser usado por los sangre de bruja para cruzarlos y ser llevado a las calles de Macur.

— ¡Marchen mis queridos sangre de bruja y hagan que Macur reconozcan su existencia!, que empiece el caos…

Continuara…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s